Para el 15 de agosto de 2015 fl7Jesús, el Señor
de las misiones
PARA ESTA SEMANA: 2 Timoteo 1:8, 9; Isaías 42:1-9; Daniel ...
DOMINGO
09Agosto
7=
A
fí7
¿CÓMO VIVIÓ JESÚS?
¿Alguna vez entenderemos el misterio de la encarnación? Es esencial
para la m...
TENER UN CORAZÓN COMO EL DE JESÚS
"Id a trabajar, hermanos [...] el esfuerzo más humilde de amor abnega­
do será coronado ...
MARTES
11Agosto
<P
A
IÍ1 7
LA “VOLUNTAD” DE DIOS
En Éxodo 15, Moisés y los israelitas cantan una canción de alabanza
a Dio...
LA MAYOR AVENTURA
Crecí soñando con una vida emocionante. Soñé despierto sin parar,
creando historias cargadas de aventura...
JUEVES
13Agosto
LO IMPORTANTE ES A QUIÉN CONOCES
Como dice el dicho, lo importante es a quién conoces. Muchas personas
rec...
RECUERDA
La decisión de Cristo de intervenir en el dilema de la humanidad desafía
el entendimiento. Él renunció a su divin...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Joven | Lección 7 | Jesús, el Señor de la misiones | Escuela Sabática

628 visualizaciones

Publicado el

Joven | Lección 7 | Jesús, el Señor de la misiones | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
628
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
300
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Joven | Lección 7 | Jesús, el Señor de la misiones | Escuela Sabática

  1. 1. Para el 15 de agosto de 2015 fl7Jesús, el Señor de las misiones PARA ESTA SEMANA: 2 Timoteo 1:8, 9; Isaías 42:1-9; Daniel 9:24-27; Lucas 2:8-14; Mateo 10:5, 6; Hechos 1:1-14. TEXTO CLAVE: "-¡La paz sea con ustedes! -repitió Jesús-, Como el Padre Ble envió a mí, así yo los envío a ustedes" (Juan 20:21). PREVIEW D e acuerdo con las Escrituras, una actividad fundamental de la Trinidad es la misión. Padre, Hijo y Espíritu Santo están involu­ crados en salvar a la humanidad. Su Palabra comenzó en ocasión de la Caída, y continúa hasta el fin. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo restaurarán este mundo, una vez redimido, a la plena unidad con la voluntad divina. Según los evangelios, Jesús se sometió al cambio radical de tomar la forma humana que era necesaria para que su misión tuviera éxito. En Jesucristo, el significado de la historia llega a su sentido máximo, la actividad misional total de Dios llega a ser coherente y se cumplen las necesidades humanas más profundas para una existencia significativa. En el Nuevo Testamento nos enteramos de los propósitos de la encar­ nación de Jesucristo. Encontramos aquí cómo él bosqueja el programa para la misión, y obtenemos vislumbres del modo en que Jesús se enfrentó con gente de otras naciones, personas que profesaban una fe diferente. En la Palabra de Dios, podemos ver la increíble actividad salvífica de Dios en favor de la humanidad caída. SABADO 08Agosto Lección para jóvenes / 47
  2. 2. DOMINGO 09Agosto 7= A fí7 ¿CÓMO VIVIÓ JESÚS? ¿Alguna vez entenderemos el misterio de la encarnación? Es esencial para la misión de la Trinidad el cumplir la promesa de Génesis 3:15. El mismo Dios que creó a Eva nacerla como parte de su descendencia: un bebé humano, destinado a pisar la cabeza de la serpiente. Jesús no podía cumplir su misión de rescatar a los caídos a menos que se convirtiera en uno de nosotros. En el contexto del gran conflicto entre Dios y Satanás, solo Dios mismo podía contestar sus acusaciones de que él es egoísta y demandante, y que su sistema de gobierno está fallado. En lugar de defenderse, Dios se envió en Jesús, el Ser único e incomparable, el mo- nogenes. La misión de Jesús podía cumplirse porque él vino no solo a estar con nosotros, sino además a ser parte de nosotros. Dios respondió a las acusaciones de Satanás mediante la Encarnación, dando a su Hijo a la humanidad para siempre. Esta era la única forma (Juan 3:16, 17). Un acto final de la misión de Jesús en la Tierra fue enviar a sus discípu­ los. "Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizán­ dolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo" (Mat. 28:18-20). Fue el Cristo glorificado (Luc. 24:26) quien dio a sus seguidores la misión de ir a todo el mundo. Jesús dio a sus seguidores tareas específicas, como alimentar a sus ovejas, bautizar y enseñar. Él les dio poder para poder cumplir estas tareas a través de la presencia del Espíritu Santo (Hech. 1:8), quien derramó sus dones sobre ellos (Efe. 4:11 -13) para darles poder a fin de cumplir con la misión. Finalmente, Jesús dio a sus discípulos la seguridad de que siempre estaría con ellos. Como líder en una carrera de postas, Jesús nos pasó la antorcha a nosotros. Su misión ahora está en nuestras manos. Así como él respondió a la necesidad desesperada de un planeta en rebelión, nosotros podemos responder a las grandes necesidades de nuestro mundo. La misión que Dios nos encomendó hoy es hacer lo que él hizo: morir al yo y vivir por otros. En lugar de estar "llenos de nosotros mismos", podemos elegir hacer lugar para que el Espíritu Santo trabaje en y a través de nosotros, al vaciarnos del yo. Solo entonces podremos participar de la misión de Jesús de buscar y salvar a los perdidos. La elección es nuestra. Jesús tiene una misión para ti. "Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes" (Juan 20:21). ¿Irás? Biblia en mano —---- -— — —— .— —— —— -________________ _________ j Lee los siguientes textos del Antiguo Testamento, todos aplicados a Jesús. ¿Qué dicen acerca de él y de su función como Mesías? Isa. 61:1; Dan. 9:24-27; Isa. 7:14; 9:6; 42:1-9. j Medita en la increíble idea de que Jesús, el Creador, tomó sobre sí mismo nuestra humanidad, y en esa humanidad vivió y murió. ¿Qué gran esperanza te ofrece esto, en un mundo que, en sí mismo, no te ofrece ninguna esperanza? 48 / Lección para jóvenes
  3. 3. TENER UN CORAZÓN COMO EL DE JESÚS "Id a trabajar, hermanos [...] el esfuerzo más humilde de amor abnega­ do será coronado con su bendición, y recibirá su gran recompensa. Haced lo que podáis y Dios aumentará vuestra capacidad" (SC 21). "Acepta el trabajo donde sea que se presente. Haz lo que se presente más cerca de ti, en tus propias puertas, sin importar lo humilde o insig­ nificante que parezca. Trabaja solo para la gloria de Dios y el bienestar del hombre. Deja que el yo desaparezca de la vista, mientras con un propósito sincero y oraciones solemnes de fe trabajas para quien murió para que tú puedas vivir" (GW 92 336). "Un alma es de infinito valor; pues el Calvario habla de su precio. Un alma, ganada para la verdad, será el instrumento para ganar a otros, y habrá un resultado creciente de bendición y salvación" (SC 152). Jesús partió en el viaje misionero más grande de todos los tiempos: mostrar a la humanidad el carácter del Padre y buscar y salvar a los per­ didos. Pero, antes de volver al Padre comisionó a sus discípulos, así como a ti y a mí, a "ir y hacer discípulos de todas las naciones" (Mat. 28:19). Sin embargo, a veces nos sentimos inadecuados para responder a este gran trabajo. Pensamos que no somos tan buenos dando estudios bíblicos o que no tenemos experiencia en el trabajo misionero. Dedicamos más tiem­ po a pensar en nuestras incapacidades que en lo que Dios puede hacer a través de nosotros. Estos eran mis sentimientos cuando Dios me llamó al ministerio pastoral, pero luego me di cuenta de que las promesas de Dios son verdaderas sin importar mis sentimientos o supuestas incapacidades (Rom. 1:17). Dios llamó a Jeremías a ser "un profeta a las naciones" (Jer. 1:5). Él también dudó. "¡Ah, Señor mi Dios! ¡Soy muy joven, y no sé hablar! (vers. 6). Pero Dios le prometió que siempre estaría con él (7:7-9). Nosotros también somos llamados a hacer discípulos, en la iglesia local, el trabajo, entre amigos y familiares, en campos misioneros lejanos o en cualquier otro lugar en que nos encontremos. Si Dios te ha pedido que vayas, confía en él y ve. No te preocupes por ninguna incapacidad de tu parte. Reclama la promesa de Cristo de que siempre estará con nosotros. Biblia en mano .................—— —— ............................................................. / ¿Qué enseñan los siguientes textos acerca de la misión universal de Jesús al mundo? Luc. 2:8-14; Luc. 2:25-33; Luc. 3:3-6; Juan 1:29. Lección para jóvenes / 49 LUNES 10Agosto L A CY7
  4. 4. MARTES 11Agosto <P A IÍ1 7 LA “VOLUNTAD” DE DIOS En Éxodo 15, Moisés y los israelitas cantan una canción de alabanza a Dios luego de que él abriera el Mar Rojo. Este evento los salvó de los egipcios. Éxodo 15:13 dice: "Por tu gran amor guías al pueblo que has rescatado; por tu fuerza los llevas a tu santa morada". El uso del futuro simple (en inglés) tiene varios significados. Al sumarlo a un verbo activo (guiarás) puede significar: a) el orador está ofreciéndose a hacer algo voluntariamente; b) implica una promesa; c) puede ser una respuesta a una queja o a un pedido de ayuda; o d) es una predicción del futuro. Aquí, en Éxodo, podemos ver que Dios ha libertado a su pueblo según su voluntad. Ha prometido guiar a su pueblo. Ha escuchado sus quejas y llamado a Moisés para ser su líder. Y les ha prometido que los guiará hasta la tierra prometida de Canaán. Aunque este versículo forma parte de una canción de alabanza a Dios, también revela su carácter. Sabiendo que pecaríamos, proveyó de una forma de restaurarnos. Llegó a ser uno de nosotros para que lo podamos conocer mejor y que, a través de la muerte de su Hijo, podamos entender las consecuencias del pecado. Además de responder a nuestro dilema de pecado dándose a sí mismo libremente, también prometió guiarnos a su santa morada. La misión de Dios es restauramos, para que podamos estar en el cielo junto con él. Su Palabra nos guía, y su muerte y resurrección son nuestra esperanza para el futuro. ¿Por qué y cómo hace esto? Lo hace por su amor eterno por nosotros, lo cual es posible solo por su fuerza (Isa. 42:1). Tristemente, aunque Dios permaneció fiel y guio a los israelitas a la Tierra Prometida, ellos no permanecieron fieles a él. A causa de su des­ obediencia, Israel fue capturado por diferentes naciones. En 2 Reyes 15:29, vemos que los asirios asolaron a los israelitas. Pero Dios no los dejó sin esperanza. Envió a su Hijo en una misión para salvarnos y mostrarnos el amor de su Padre (Mat. 1:22, 23; Juan 17:1-5). Biblia en mano — — — ..............................- ! "No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel" (Mat. 15:24). j Lee Mateo 10:5 y 6. ¿Por qué diría Jesús esto? ¿De qué forma hemos de enten­ der estas palabras en el contexto del panorama universal de lo que Cristo vino a hacer y de las misiones, en general? Contrasta este texto con Mateo 28:19. ! Piensa en tu iglesia local. ¿Cómo sigue el modelo expresado más arriba, es decir, una base fuerte y estable que finalmente sea capaz de extenderse hacia otros? ¿De qué modo puede tu iglesia evitar el peligro, que muchas afrontan, de centrarse en sí misma, preocupándose por sus propias necesidades y descui­ dando la testificación y la misión? 50 / Lección para jóvenes
  5. 5. LA MAYOR AVENTURA Crecí soñando con una vida emocionante. Soñé despierto sin parar, creando historias cargadas de aventuras y osadía. Mi vida diaria, inclu­ yendo mi relación con Dios, parecía aburrida en comparación, hasta que comencé a orar pidiendo a Dios que me usara para compartir su amor. De repente, se abrió ante mí un mundo de oportunidades emocionantes (y, a veces, temibles). Descubrí que Dios toma en serio su comisión de ir a predicar el evangelio a todos lados. Me di cuenta de que la promesa de Jesús de darnos poder para testificar en Jerusalén, Judea y hasta los confines del mundo no se aplicaba solamente a los primeros discípulos: la promesa también se aplica a mí y a cada uno de los discípulos actuales de Jesús. Así como los discípulos recibieron eUlamado de ir a predicar a Jerusalén, Judea y hasta los confines de la Tierra, nosotros somos llamados a ir a nuestra esfera inmediata, a nuestra comunidad y al mundo. En nuestra esfera inmediata. Todos conocemos personas que están capacitadas perfectamente para compartir a Cristo. Podemos compartir nuestras experiencias personales con Dios, una sonrisa, una nota de ánimo, una oración o un estudio bíblico con nuestros familiares y ami­ gos. Dios puede usar las relaciones que ya tenemos para acercar a esas personas a él. En nuestra comunidad. A veces. Dios nos llama a salir un poquito más de nuestra zona de comodidad, para ¡nteractuar con desconocidos en nuestro vecindario o ciudad. ¿Ves alguna necesidad que puedes suplir? ¿Puedes trabajar cón tu iglesia o alguna organización cívica para alcanzar a quienes no conocerías de otra forma? En nuestro mundo. Cuando pedí a Dios que me diera alguna oportu­ nidad concreta para compartirlo con otros, una de las cosas que hizo fue enviarme al sur de Asia como misionero estudiante. Quizá, Dios también te esté llamando a dedicar algún tiempo a servirlo en el extranjero. O, tal vez, te esté pidiendo que apoyes a alguien que esté yendo. ¿Qué puedes hacer para alcanzar a los miles de grupos de personas que nunca han escuchado sobre Cristo? En ocasiones, el llamado de Dios de ir a predicar el evangelio a todo el mundo puede parecer avasallador e, incluso, aterrador, pero él promete ir con nosotros (Mat. 28:20). No hay nada más gratificante que saber que él te ha utilizado para tocar a otra persona. ¿Aceptarás su llamado a trabajar con él en la misión? Biblia en mano .................................................... - ............................. -■■■•- / ¿De qué modo las siguientes enseñanzas de Jesús indican la misión al pueblo no judío? Mat. 5:13,14; Mar. 14:9; Luc. 14:10-24; Mat. 13:36-43. j En la parábola que relató Jesús en Lucas 14:16 al 24, los invitados dieron toda clase de excusas para no ir a la cena. Lee otra vez esas excusas. En cierta forma, ninguna de ellas parece irrazonable. ¿Qué lección importante debemos tomar de esto para nosotros mismos? Lección para jóvenes / 57 MIÉRCOLES 12Agosto 8b A n 7
  6. 6. JUEVES 13Agosto LO IMPORTANTE ES A QUIÉN CONOCES Como dice el dicho, lo importante es a quién conoces. Muchas personas reconocen que llegaron a donde están por causa de alguna conexión que hicieron con otra persona. Construir relaciones importantes es una práctica altamente recomendable. Lo mismo sucede con divulgar el evangelio. Jesús vino a esta Tierra a restablecer la relación entre Dios y su novia, la iglesia. Cristo pasó treinta años viviendo en este mundo y construyendo relaciones con personas, antes de comenzar su ministerio. Él pasó tiempo con los rechazados, los acusados, los quebrantados, los orgullosos y los dubitativos. Él bajó a su nivel, y ellos bebieron de su verdad. Yo diría que tuvo una campaña evangelizadora muy exitosa. Pero algunos creyentes ven el ministerio de Jesús como agotador. Ven su perseverancia, su valor y su persistencia inalterable, y el llamado les parece intimidante. Muchos cristianos se excusarán de trabajar porque Jesús parece más capaz de lo que ellos se creen ser. Pero Jesús fue hueso de nuestros huesos, carne de nuestra carne; su habilidad de llegar a la gente no tenía nada que ver con sus capacidades. Tenía que ver con a quién conocía: él conocía al Padre; pasaba madrugadas y noches con él. Se vació de sí mismo, para poder llenarse de la pasión de Dios por otros. Si hay alguna esperanza en cumplir con la tarea que el Señor encomendó a sus seguidores, es siguiendo su ejemplo. La iglesia necesita comenzar a concentrarse en fomentar relaciones individuales con Dios, no solo en animar a la asistencia y a desarrollar una comunidad interna. El poder de creyentes llenos de espiritualidad encen­ derá el evangelismo de la iglesia, a diferencia de creyentes hambrientos de espiritualidad que vayan a ser alimentados una vez por semana. Cuando la gente tiene hambre, no es muy probable que compartan su alimento. No debiéramos ser reacios a compartir la comida; es abundante. Y no necesitamos temer estar expuestos a pecadores "mundanos". Jesús venció al mundo y el Vencedor siempre está cerca de nosotros (Mat. 28:20; Juan 16:33). Cuando los creyentes realmente comiencen a seguir el ejemplo de Je­ sús, las almas necesitadas lo notarán. Y cuando se pregunten qué hace diferentes a los seguidores de Cristo, qué hace a los creyentes bendecidos, estos podrán contarles que lo importante es a Quién conocen los cristianos. Biblia en mano j Hay seis momentos en los evangelios en los que se presenta la Gran Comisión desde diversos ángulos: sobre un monte en Galilea (Mat. 28:18-20); junto a una mesa (Mar. 16:15-20); en el camino a Emaús (Luc. 24:13-31); en el aposento alto (Juan 20:19-31); en la playa (Juan 21:4-25); y cuando fue llevado al cielo (Hech. 1:1-11). ¿Qué puntos clave tienen en común todos estos incidentes? ! ¿Qué has recibido de Cristo? ¿De qué modo tu respuesta a esta pregunta (lo que recibiste) debería influir sobre tu actitud hacia la testificación y la misión a otros? 52 / Lección para jóvenes
  7. 7. RECUERDA La decisión de Cristo de intervenir en el dilema de la humanidad desafía el entendimiento. Él renunció a su divinidad y vivió en la Tierra como un ejemplo para nosotros. Además, su muerte nos salva. Nuestra respuesta debiera ser dedicar nuestras vidas a cumplir con la comisión del evange­ lio (Mat. 28:18-20). Logramos esto a través de relaciones positivas que formamos con otras personas. Como testigos, podremos encontrarnos en roles de mayor responsabilidad espiritual; no temas. Recuerda que el Señor no siempre llama a los más capacitados, pero siempre capacita a quienes llama. VIERNES 14Agosto CONSIDERA » Prepara tu testimonio personal. Cuenta la historia de por qué decidiste seguir a Cristo. No la hagas muy larga. Decide un comienzo y un final. Practícala hasta que la sepas de memoria. Entonces, cuando estés en una situación en la que tu testimonio puede ser de bendición, estarás listo. » Crea una línea de tiempo visual de los milagros de Jesús según uno de los evangelios. Comienza con Cristo cuando se hizo humano. Termina con su ascensión al cielo. Cuando termines, incorpora milagros de algunos de los otros evangelios, o incluso de otros libros de la Biblia. » Prepara una comida especial para alguien que sabes que no lo espera. Sé intencionado y estratégico, y utiliza esta comida para crear un lazo con alguien que lo necesita. » Prepara una presentación de PowerPoint con imágenes que te recuer­ den el regalo de la salvación. Usa tu música cristiana preferida, y óyela un viernes de noche a la puesta del sol. » Usa un mapa de Tierra Santa para seguir los pasos de Cristo al avanzar de una región a otra. Busca fotos de esos lugares en Internet, para conectarte más con la región y con el ministerio de Cristo. » Elige un medio artístico (pintura, escultura, etc.) para crear un proyecto de arte que exprese tu respuesta al regalo de la salvación que Cristo ofrece. AMPLÍA Elena de White, La educación, pp. 28-30. Elena de White, Obreros evangélicos, cap. 9. Colaboraron esta semana: Kathy Goddard, Chattanooga, Tennessee, EE.UU.; Bryan J. Baños, Chattanooga, Tennessee, EE.UU.; Amanda Gómez, Ooltewah, Tennessee, EE.UU.; Lynette Allcock, Collegedale, Tennessee, EE.UU.; Paige Burnett, Lansdale, Pennsylvania, EE.UU.; Craig Mattson, Lake Tapps, Washington, EE.UU. Lección para jóvenes / 53

×