Lección 2 para el 11 de julio de 2015
«Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu
tierra y de tu parentela, y de la casa de tu
padre, a la tierra que te mostra...
«Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los
nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los s...
«Por la fe Abraham, siendo llamado,
obedeció para salir al lugar que había
de recibir como herencia; y salió sin
saber a d...
Siquem
(Génesis
12:6-7).
Recibe la promesa de heredar
Canaán y comprende su misión.
Hebrón
(Génesis
13:18-
14:20).
Confía ...
«Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que
guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juic...
«Los padres deben considerarse en un sentido
especial como agentes de Dios para instruir a
sus hijos, como lo hacía Abrahá...
«La incondicional obediencia de Abraham fue uno de
los casos más notables de fe y confianza en Dios que se
encuentran en l...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 2 | Abraham, el primer misionero | Escuela Sabática Power Point

2.375 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.375
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.318
Acciones
Compartido
0
Descargas
51
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 2 | Abraham, el primer misionero | Escuela Sabática Power Point

  1. 1. Lección 2 para el 11 de julio de 2015
  2. 2. «Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré… y serán benditas en ti todas las familias de la tierra» (Génesis 12:1, 3) El llamado de Dios incluía: • El abandono de su ciudad natal y de su familia idólatra (Josué 24:2). • Una bendición para sí mismo (Génesis 12:2). • Una bendición para toda la humanidad (Génesis 12:3). Al igual que Abraham, todos somos llamados a ser misioneros de Dios en este mundo. Esto incluye: • El abandono de todo lo que nos estorbe para cumplir nuestra misión. • Una bendición para nuestra vida. • Una bendición para todo aquel que reciba nuestro mensaje (el Evangelio eterno). Abraham recibió el llamado divino cuando vivía en Ur, de donde salió hacia Harán con su padre Taré (Gn. 11:31); y desde donde se dirigió a su destino: Canaán (Gn. 12:5).
  3. 3. «Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan» (Génesis 14:14) Después de separarse de Abraham (Génesis 13:11), Lot fijó su residencia en Sodoma (Génesis 13:12). Allí, fue víctima inocente de la guerra (Génesis 14:1-12). Aunque la vida y el mensaje de Abraham eran pacíficos, no permaneció indiferente ante la injusticia (Génesis 14:13-24). Con sus actos demostró que el creyente:  Puede prestar un gran servicio a su país.  Es una persona de valor.  Se pone de parte del derecho.  Defiende a los oprimidos.  No busca obtener lucro con sus actos.  Es fiel a Dios en toda circunstancia.
  4. 4. «Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba» (Hebreos 11:8) Dios había dicho a Abraham que fuese a Canaán, pero esta referencia geográfica era demasiado ambigua (no es lo mismo decir “ve a España” que decir “ve a Madrid”). Tuvo fe al dar el primer paso que incluía dejar atrás su vida y comenzar una nueva. Una vida de total dependencia de Dios. Tuvo fe, ya en la tierra prometida, para crecer y avanzar; desde el primer altar que edificó en Siquem, hasta el que edificó para sacrificar a Isaac. Tuvo fe en las promesas de Dios para su vida: «Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia» (Génesis 15:6). Tuvo fe en las promesas de Dios para la eternidad: «porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios» (Hebreos 11:10).
  5. 5. Siquem (Génesis 12:6-7). Recibe la promesa de heredar Canaán y comprende su misión. Hebrón (Génesis 13:18- 14:20). Confía en Dios para rescatar a su sobrino y comprende el poder divino. Mamre (Génesis 18:1, 20-33). Intercede ante Dios por Sodoma y comprende la misericordia divina. Monte Moriah (Génesis 22:1-14). Obedece a Dios y comprende el plan divino para nuestra salvación. «Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito» (Hebreos 11:17) A pesar de sus errores, Dios pudo usar a Abraham porque éste anhelaba ser usado por Él. Dios usó las continuas peregrinaciones de Abraham a través de la tierra prometida para enseñarle importantes lecciones para su crecimiento espiritual.
  6. 6. «Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él» (Génesis 18:19) Las actividades misioneras tienen más éxito cuando están respaldadas por una vida familiar en armonía con los designios de Dios. Abraham contagió su fe y su obediencia a los miembros de su familia y a sus sirvientes (Génesis 24:12). «Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir… porque creyó que era fiel quien lo había prometido… Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras» (Hebreos 11:11, 20)
  7. 7. «Los padres deben considerarse en un sentido especial como agentes de Dios para instruir a sus hijos, como lo hacía Abrahán, a fin de que anden en el camino del Señor. Necesitan escudriñar diligentemente las Escrituras, para saber en qué consiste el camino del Señor, a fin de enseñarlo a su familia. Miqueas dice: “¿Y qué es lo que Jehová pide de ti, sino hacer justicia, y amar la misericordia, y andar humildemente con tu Dios?” Miqueas 6:8 (VM). A fin de ser maestros, los padres deben aprender, obteniendo constantemente luz de los oráculos de Dios e introduciendo por sus preceptos y ejemplo esta preciosa luz en la educación de sus hijos» E.G.W. (El hogar cristiano, pg. 163)
  8. 8. «La incondicional obediencia de Abraham fue uno de los casos más notables de fe y confianza en Dios que se encuentran en los anales sagrados. Con la sola promesa de que sus descendientes poseerían Canaán, sin la menor evidencia externa, siguió adonde Dios le llevaba, cumpliendo plena y sinceramente las condiciones de su parte y confiando en que el Señor cumpliría fielmente su palabra. El patriarca fue adonde Dios le indicó que era su deber ir; pasó por el desierto sin terror; vivió entre naciones idólatras, con el único pensamiento: “Dios habló; obedezco su voz; él me guiará y me protegerá”. Los mensajeros de Dios necesitan hoy una fe y una confianza como la que tuvo Abraham» E.G.W. (Testimonios para la iglesia, tomo 4, pg. 516)

×