Gedeón, el valiente
Referencias: Jueces 6 ,7 ; Patriarcas y profetas, pp. 5??-5<?3.
Iguna vez has sentido miedo y no sabía...
-Esta vez, que el vellón esté seco y el suelo
mojado -pidió.
A la mañana siguiente, su pedido había sido
concedido otra ve...
S Á B A D O
-% Si es posible, sal a dar una caminata con tu familia por
el vecindario. Cuenta la cantidad de luces diferen...
J I t V V I t A a* £ 1
5 Repasa tu versículo para memorizar y repítelo
a tu familia durante el culto.
*> Cuenta la cantida...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 2 | Primarios | Gedeón, el valiente | Escuela Sabática Menores

1.184 visualizaciones

Publicado el

Lección 2 | Primarios | Gedeón, el valiente | Escuela Sabática Menores
http://escuelasabaticakids.com/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.184
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
608
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 2 | Primarios | Gedeón, el valiente | Escuela Sabática Menores

  1. 1. Gedeón, el valiente Referencias: Jueces 6 ,7 ; Patriarcas y profetas, pp. 5??-5<?3. Iguna vez has sentido miedo y no sabías qué hacer? ¿O fuiste despertado repentina­ mente y escuchaste ruidos extraños? Cuan­ do Gedeón aprendió a confiar en Dios,en lugar de tener miedo, le comenzaron a suceder cosas emo­ cionantes. C uarenta años después de que Débora y Barac derrotaran a Sisara, Israel se ol­ vidó de Dios y comen­ zó a adorar a los ído­ los nuevamente. Esto puso muy triste a Dios. Durante siete años, los madianitas y los amalecitas cau­ saron problemas a los israelitas. Les ro­ baban su comida y destruían sus casas. Muchos israelitas vivían en cuevas solo para sobrevi­ vir. Dios buscó un líder, alguien que confiara en él; encontró a Ge­ deón. Gedeón se estaba escon­ diendo de los madianitas mientras trilla­ ba trigo. El án­ gel del Señor apareció, y le dijo: -El Señor está contigo, varón valiente y es­ forzado. Gedeón se sorprendió: él no era ningún guerrero poderoso; su familia era una de las más pequeñas de la tribu de Manasés. Real­ mente, no sentía que fuera valiente. -Yo estaré contigo -le aseguró Dios a Ge­ deón-. Juntos, destruiremos al enemigo. Gedeón no estaba muy seguro. Pidió al án­ gel que lo esperara mientras le preparaba algo de comer. Luego, puso la comida sobre una roca, y fue consumida por fuego. Gedeón pidió a Dios dos señales más. Él quería estar seguro de que Dios estaría con él en su misión. Tomó un ve­ llón de lana, y habló suavemente: -Si vas a ayudar a Israel a derrotar a ios madianitas, que el vellón esté moja­ do mañana por la mañana, y que el suelo debajo de él esté seco. A la maña­ na siguiente, suce­ dió tal como Ge­ deón había pedi­ do: no había ro­ cío en el suelo, pero el vellón es­ taba empapado. Gedeón probó a Dios nuevamente.
  2. 2. -Esta vez, que el vellón esté seco y el suelo mojado -pidió. A la mañana siguiente, su pedido había sido concedido otra vez. Gedeón reunió un ejército para pelear con­ tra Madián, y treinta y dos mil hombres se unieron a él. Ahora, Dios probó a Gedeón. -Hay demasiados hombres -le dijo Dios-. Envía algunos a sus casas. Gedeón sabía que los madianitas y los ama- lecitas tenían un ejército enorme; pero obede­ ció a Dios, y envió a veintidós mil hombres a sus casas (Juec. 7:3). Nuevamente, Dios probó a Gedeón. -Lleva a tus hombres al río a beber. Busca a los que beban de a pie. Envía al resto a sus ca­ sas. Solo trescientos hom­ bres pasaron la segunda prueba. Al fin, Dios tenía un ejército suficientemente pequeño como para de­ mostrar su propio poder. Esa noche, Gedeón divi­ dió a su ejército en tres compañías. Armados úni­ camente con jarros de arci­ lla, trompetas y antorchas, se escondieron en tres la­ dos del campamento de los madianitas. Repentina­ mente, hicieron sonar sus trompetas, rompieron sus jarros, prendieron sus an­ torchas y gritaron: "¡Por la espada de Jehová y de Ge- deón!" Dios hizo el resto. Des­ pertados por el alboroto, los madianitas y los ama- lecitas corrieron de sus tiendas. ¡Y comenzaron a pelearse entre ellos! Estaban confundidos. Muchos se escaparon y, al hacerlo, Gedeón y sus soldados los siguieron. Dios quiere ayudarnos con nuestros proble­ mas más difíciles. Es fácil para él destruir a nuestros enemigos. Es fácil para nosotros serle obedientes; fácil, siempre y cuando permanez­ camos fieles y nos acordemos de él antes de realizar nuestras tareas. MensajeDios me puede utilizar cuando confío en él. Queridos padres: Recuerden que los maes­ tros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en lafecha señalada Los alumnos deberán estudiarla y hacer ias actividades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. 11
  3. 3. S Á B A D O -% Si es posible, sal a dar una caminata con tu familia por el vecindario. Cuenta la cantidad de luces diferentes que pue­ das encontrar. Por turnos, cúbranse los ojos y que alguien los guíe. Luego, charlen acerca de lo que significa confiar en alguien. Oren para que Dios les enseñe a confiar más en él. A Durante el culto, lee parte de la historia de Gedeón en Jueces 6:1 al 40. -#) Moja un trapo. Pon algunos pedazos de al­ godón seco encima. Déjalos durante una hora. ¿Se mojan o se mantienen secos? Durante el culto familiar, hablen acerca de aquellas cosas que te asustan. Oren para que Dios te ayude a confiar en él cuando tienes miedo. D 0_fA I _/^G _0 Haz una antorcha utilizando un pedazo de papel enrollado en forma de cono. Recorta ocho pedazos de papel en forma de llama, y escribe una palabra del versículo para memorizar en cada una de ellas. Enseña el versículo a tu familia. Pide a tres miembros de tu familia que te cuenten acerca de algún momento en que tuvieron que confiar en Dios al no ver una salida. £ 5 Ayuda a tu mamá a preparar la cena. Piensa en cómo se habrá sentido Gedeón mientras preparaba la comida para el án­ gel. Agradece a Dios, porque siempre puedes confiar en él. MA A.TJL $ A Lee la segunda parte de la historia de Gedeón, en Jueces 7:2 y ?. Bebe un vaso de agua. Llena una fuente de agua e intenta tomar de tu mano. ¿De qué manera es más fácil? O Crea un canto o un poema que trate acerca de la elección de los soldados que finalmente fueron con Gedeón. Ora, a fin de que puedas estar siempre listo para ayudar a las personas de tu comunidad. I R e O V Trata de escuchar alguna música de trompe­ ta durante el culto de hoy. Averigua los usos que tuvieron en la antigüedad las trompetas en las guerras. (Pista: busca en una enciclopedia.) Lean y comenten juntos la última parte de 2 Corintios 12:10. Si no estas seguro de lo que significa, busca hilo de coser. Trata de rom­ perlo. Ahora, trata de romper diez pedazos de hilo juntos. Cementen cómo se puede ser débil, pero hacerse fuerte al mismo tiempo. Ora pidiendo fuerzas para cumplir la vo­ luntad de Dios.
  4. 4. J I t V V I t A a* £ 1 5 Repasa tu versículo para memorizar y repítelo a tu familia durante el culto. *> Cuenta la cantidad de luces que hay en tu habi­ tación. ¿Cuál de ellas brinda la mayor iluminación? ¿i es posible, oscurece la habitación para la hora del culto familiar. Explica a tu familia que quieres realizar un experimento. Apaga las luces y haz un ruido fuerte; luego, prende las luces. Pre­ gúntales cómo se sintieron. ¿Cómo se compara esto con la manera en que se sintieron los madia- nitas cuando Gedeón y sus hombres los ataca­ ron? Ora pidiendo a Dios que bendiga a los líde­ res de tu comunidad. % Repasa la historia de Gedeón y represéntenla juntos en familia. Comparte el canto o el poema que escribiste el martes. Repitan el versículo para memorizar juntos. Ora por cada miembro de tu familia. Gedeón, el valiente Acertijo Pon en orden correcto las figuras de la historia de Gedeón, poniendo un número del I al 6 en la casilla que se encuentra debajo de cada figura.

×