i El reárelo del fugitivo 
^ Filemón I; Los hechos de los apóstoles, pp. 363-367. 
f^- ^1^ ^|t *■»- ~f|r' w^ *flr- »lV- 
P...
Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos d...
ÍR “ ^ | » “ “i » - - ^ “ * ^ - ^ 1 * ^ T “ - iR - - í p - "< |» “ “< |* - f ^ - "íl> - 
S Al A j> 
$r Salgan a pasear en ...
Junto con tu familia, lee y reflexiona sobre Filemón I? al 25. 
O Encuentra los nombres de dos sirvientes en los siguiente...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 3 | Primarios | El regreso del fugitivo | Escuela Sabática

693 visualizaciones

Publicado el

Lección 3 | Primarios | El regreso del fugitivo | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
693
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
265
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 3 | Primarios | El regreso del fugitivo | Escuela Sabática

  1. 1. i El reárelo del fugitivo ^ Filemón I; Los hechos de los apóstoles, pp. 363-367. f^- ^1^ ^|t *■»- ~f|r' w^ *flr- »lV- Pablo se puso de pie y colocó su brazo alrededor del hombro del joven. -Le he dicho que eres como un hijo para mí. Yo sé que en el pasado no fuiste tan útil para él como lo has sido para mí en estos últimos pocos meses; pero ahora has aceptado a Jesús, y lo amas. Yo sé que servirás a Filemón tan bien como me has servido a mí. El joven sonrió tímidamente. Pablo continuó: -Todos sabemos que él tiene derecho a estar enojado contigo porque te escapaste; pero yo le he dicho que tú me has ayudado como él me habría ayudado a mí si hubiera estado aquí. Espero que tenga esto en cuenta. También le dije que, aunque eres todavía su esclavo, también eres su hermano en Cristo; y que te has vuelto cristiano. Onésimo puso su brazo alrededor del hombro de Pablo. Luego, soltándolo, colocó la carta en la bolsa que colgaba de su hombro. Mientras agachaba la cabeza, se secó una lágrima. '¡Ojalá que nadie lo haya notado!', pensó. -Una cosa más -continuó Pablo, mientras los dos caminaban hacia la puerta-: yo voy a pagar la deuda que tienes con tu amo Filemón; en realidad, él me debe su vida, considerando que yo soy el que le contó acerca de Jesús: Pablo sonrió, mientras se detenía en la entrada. -¡Nunca voy a poder agradecerte lo suficiente! -exclamó Onésimo, y acomodó la bolsa sobre su hombro, demorándose un momento. -Tan solo vete a casa y sirve a Filemón tan bien como me has S ^Fe gustaría que alguien viviera en tu casa y te C m hiciera la cama todos los días? ¿Y si limpiara tu pieza? Si tuvieras un esclavo, eso sería probablemente lo que sucedería. Hace muchos años, un joven trabajaba como esclavo; pero él comenzó a sentirse infeliz y se escapó. Entonces, conoció a Pablo. Debió de haber sucedido así... Pablo levantó su vista, y vio a un joven alto que vino y se paró a su lado: el joven estaba vestido como viajero y llevaba una mochila sobre su hombro. Pablo sonrió, y luego bajó su vista y la posó sobre la carta que acababa de escribir. La firmó, la dobló y se la alcanzó al joven. -Aquí, Onésimo -le dijo-; esta es la carta que te prometí. Está dirigida a tu amo, Filemón. Entrégasela tan pronto como llegues a casa.
  2. 2. Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. Puedo servir a Jesús en casa. servido a mí. Eso es lo que hacen los cristianos; ellos se sirven unos a otros en el lugar en el que están. Ahora que tú eres un cristiano también, yo sé que ustedes dos se van a entender mucho mejor. Pablo palmeó a Onésimo en el hombro mientras este finalmente se daba vuelta para partir. -Si pudiera, yo te retendría comigo aquí para que me ayudaras. Pero, debes ir de nuevo a casa y estar dispuesto a servir a Filemón primero; puede ser que algún día te deje regresar conmigo. Pablo saludó con la mano, mientras Onésimo se alejaba por el camino. Versículo para memorizar “Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres” (Efesios 6:7, NVI). -Le he pedido a Filemón que prepare una pieza para mí -añadió-. Confío en que Dios responderá mis oraciones y me será posible ir a verlos pronto. Onésimo saludó por última vez por encima del hombro, y ya no volvió a mirar atrás. Estaba un poco temeroso de regresar al amo de quien había escapado. Pero, ahora era un cristiano y su corazón estaba lleno del amor de Dios; estaba preparado para intentar una vez más servir a Filemón de la manera correcta. Después de todo, Pablo le había enseñado que ser servicial en casa era, en gran parte, lo que significa ser cristiano.
  3. 3. ÍR “ ^ | » “ “i » - - ^ “ * ^ - ^ 1 * ^ T “ - iR - - í p - "< |» “ “< |* - f ^ - "íl> - S Al A j> $r Salgan a pasear en familia y encuentren un lugar tranquilo para compartir la lección. Imagina que tú eres Onésimo y dile a tu familia lo que piensas que sucederá cuando llegues a la casa de Filemón. Q Lee Efesios 6:7 y exprésale a tu familia lo que significa para ti. L»LA» t $ O Lee y analiza Filemón 7 al II con tu familia. Escribe tu versículo para memorizar en una servilleta de papel, dejando mucho espacio entre las palabras. Rasga o corta entre las palabras y coloca las partes del rompecabezas de servilleta juntas, en el orden correcto. Prueba hasta que puedas hacerlo sin mirar en la Biblia. ¿Por qué estás usando una servilleta para el versículo para memorizar? 6 Canta “Todo es bello en el hogar” (Mimar¡o Adventista, N° 541). Durante el culto de familia, lee y reflexiona sobre el comienzo de la carta de Pablo en Filemón I al 7. ¿Le diste a un miembro de tu familia el globo que decoraste en la Escuela Sabática? (Si no asististe a la Escuela Sabática, escribe en un globo Csín aire adentro] un acto de servicio realizado en casa [poner la mesa, etc.]. Sobre un papel, escribe el nombre de un miembro de tu familia e inserta el papel dentro del globo. Infla el globo y dáselo a ese miembro de tu familia.) Repite tu versículo para memorizar mientras imaginas que estás caminando a la casa de Filemón. rtiA r JL S Junto con tu familia, lean y comenten Filemón 12 al 14. v* Planea ser un siervo secreto hoy en casa; haz algo para ayudar a algún miembro de tu familia sin que se dé cuenta. ^ Coloca en orden el rompecabezas de servilleta sin que te ayuden. Lee y conversa acerca de Filemón 15 al 17 durante el culto de familia. Kfc Si es posible, encuentra un libro que hable sobre abejas y aprende por lo menos tres maneras en las que trabajan en su casa (colmena). Díbtga una abeja trabajando. ¿Cómo ayudaste en tu casa hoy? £Jr Crea una melodía para tu versículo para memorizar, y cántala.
  4. 4. Junto con tu familia, lee y reflexiona sobre Filemón I? al 25. O Encuentra los nombres de dos sirvientes en los siguientes versículos de la Biblia: £¡r Él cuidó de las ovejas de su familia (I Sam. 16:10-13):________________. ^¡ir Él sirvió a Dios en la casa de Eli, su segundo hogar (1 Sam. 1:20; 2:11): Jpr Dibuja una lámina que muestre lo que tu versículo para memorizar significa para ti y explícaselo a tu familia. Hoy es un buen día para servir en tu casa. ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu familia a prepararse para ei sábadoP Q En el culto, puedes representar la historia de Pablo escribiéndole una carta a Filemón: con tus propias palabras, escribe lo que estaba en la carta, y pásale la carta a alguno de tu familia que va a representar a Onésimo. Lee Gálatas 5:13. ¿Cómo puede tu familia i vivir este texto en casaP I ^ Arma el rompecabezas con tu versículo, sin ayuda; luego repítelo de memoria. *Acertijo Repasa el versículo para memorizar. Luego, observa: las líneas acomodadas dentro de la casa forman una palabra, Descúbrela tachando la línea extra que tiene cada una de sus letras. O ¡> / A l I

×