Lección 4 para el 24 de octubre de 2015
El
mensaje
de
Jeremías
• Los dos caminos (Jeremías 17:5-10)
• La denuncia del pecado (Jeremías 17:1-4)
La
respuesta
al
men...
• «Así ha dicho Jehová:
Maldito el varón que
confía en el hombre,
y pone carne por su
brazo, y su corazón se
aparta de Jeh...
«El pecado de Judá escrito está con cincel de hierro y
con punta de diamante; esculpido está en la tabla de su
corazón, y ...
«Cuando Jesús habla de un nuevo
corazón, se refiere a la mente, a la vida,
a todo el ser. Tener un cambio de
corazón quier...
«Y yo era como cordero inocente que llevan a degollar, pues no entendía que
maquinaban designios contra mí, diciendo: Dest...
«Justo eres tú, oh Jehová, para que yo dispute contigo; sin embargo,
alegaré mi causa ante ti. ¿Por qué es prosperado el c...
«Dios permite que los malvados prosperen
y manifiesten su enemistad contra él, para
que cuando hayan llenado la medida de ...
EL PROBLEMA
«Porque se
resquebrajó la tierra
por no haber llovido
en el país, están
confusos los
labradores, cubrieron
sus...
«El pecado se liga a cada
aspecto de la existencia
humana y la satura.
Jeremías experimentó
esto en forma drástica
cuando ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 4 | Represión y Retribución | Escuela Sabática Power Point

2.447 visualizaciones

Publicado el

Lección 4 | Represión y Retribución | Escuela Sabática Power Point
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
5 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.447
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.363
Acciones
Compartido
0
Descargas
30
Comentarios
0
Recomendaciones
5
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 4 | Represión y Retribución | Escuela Sabática Power Point

  1. 1. Lección 4 para el 24 de octubre de 2015
  2. 2. El mensaje de Jeremías • Los dos caminos (Jeremías 17:5-10) • La denuncia del pecado (Jeremías 17:1-4) La respuesta al mensaje • El ataque al profeta (Jeremías 11:18-23) • El lamento del profeta (Jeremías 12:1-5) La respuesta divina • La sequía (Jeremías 14:1-10)
  3. 3. • «Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová» (Jeremías 17:5) • «Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada» (Jeremías 17:6) • «Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová» (Jeremías 17:7) • «Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto» (Jeremías 17:8) «Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?» (Jeremías 17:9) Solo hay dos caminos: o ponemos nuestra confianza en Dios, o no lo hacemos. ¿Qué confianza podemos tener, aún en nosotros mismos, si nuestro propio corazón nos engaña?
  4. 4. «El pecado de Judá escrito está con cincel de hierro y con punta de diamante; esculpido está en la tabla de su corazón, y en los cuernos de sus altares» (Jeremías 17:1) El mal, como cincel de hierro, esculpe el pecado en nuestros corazones de piedra. Con cada pecado, la marca se hace más clara y contamina todas nuestras acciones (los cuernos del altar). Al denunciar el pecado de Judá, Jeremías hace un llamado al arrepentimiento; a aceptar el amor de Dios (Jeremías 31:3). Cuando dejamos que Dios actúe sobre nuestro corazón ocurre un cambio extraordinario: «siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón» (2ª de Corintios 3:3)
  5. 5. «Cuando Jesús habla de un nuevo corazón, se refiere a la mente, a la vida, a todo el ser. Tener un cambio de corazón quiere decir apartar los afectos de este mundo y aferrarse de Cristo. Tener un nuevo corazón es tener nueva mente, nuevos propósitos, nuevos motivos. ¿Cuál es la señal de un nuevo corazón?: una vida nueva. Hay una muerte diaria y de cada hora al egoísmo y al orgullo» E.G.W. (Hijos e hijas de Dios, 3 de abril)
  6. 6. «Y yo era como cordero inocente que llevan a degollar, pues no entendía que maquinaban designios contra mí, diciendo: Destruyamos el árbol con su fruto, y cortémoslo de la tierra de los vivientes, para que no haya más memoria de su nombre» (Jeremías 11:19) Al igual que los ciudadanos de Nazaret intentaron matar a Jesús, los hombres de Anatot intentaron matar a Jeremías para impedir que siguiera profetizando. Mientras denunciaba el pecado de Judá, Jeremías confiaba en que su familia, y sus hermanos, los sacerdotes, le apoyarían. Pero Dios le tuvo que mostrar que eran precisamente sus más allegados los que deseaban su muerte. Cuando Jeremías se enteró de la conspiración contra él, comenzó a comprender la actitud de aquellos que no quieren corregir sus pecados.
  7. 7. «Justo eres tú, oh Jehová, para que yo dispute contigo; sin embargo, alegaré mi causa ante ti. ¿Por qué es prosperado el camino de los impíos, y tienen bien todos los que se portan deslealmente?» (Jeremías 12:1) Habían atentado contra su vida; nadie quería escucharle. Jeremías estaba haciendo la voluntad de Dios, pero eran los pecadores los que prosperaban, mientras él padecía. Al igual que el salmista (Salmo 73), Jeremías interroga a Dios sobre esta injusticia. ¿Cómo podemos aprender a confiar en Dios a pesar de todas las cosas que ocurren, que parecen no tener sentido para nosotros? «Si corriste con los de a pie, y te cansaron, ¿cómo contenderás con los caballos? Y si en la tierra de paz no estabas seguro, ¿cómo harás en la espesura del Jordán?» (Jeremías 12:5) La respuesta de Dios a Jeremías parece dura, pero es en sí una promesa: si mantienes tu confianza, te daré fuerzas para soportar dificultades mayores.
  8. 8. «Dios permite que los malvados prosperen y manifiesten su enemistad contra él, para que cuando hayan llenado la medida de su iniquidad, todos puedan ver la justicia y la misericordia de Dios en la completa destrucción de aquellos. Pronto llega el día de la venganza del Señor, cuando todos los que hayan transgredido su ley y oprimido a su pueblo recibirán la justa recompensa de sus actos; cuando todo acto de crueldad o de injusticia contra los fieles de Dios será castigado como si hubiera sido hecho contra Cristo mismo» E.G.W. (El conflicto de los siglos, pg. 45)
  9. 9. EL PROBLEMA «Porque se resquebrajó la tierra por no haber llovido en el país, están confusos los labradores, cubrieron sus cabezas» (Jeremías 14:4) LA ORACIÓN «Aunque nuestras iniquidades testifican contra nosotros, oh Jehová, actúa por amor de tu nombre; porque nuestras rebeliones se han multiplicado, contra ti hemos pecado» (Jeremías 14:7) LA RESPUESTA «Me dijo Jehová: No ruegues por este pueblo para bien. Cuando ayunen, yo no oiré su clamor, y cuando ofrezcan holocausto y ofrenda no lo aceptaré…» (Jeremías 14:11-12) ¿Por qué no quiso Dios escuchar la intercesión del profeta? Aunque Jeremías entendía la raíz del problema (el pecado), el pueblo rogaba solamente para librarse del problema en sí (la sequía). No había arrepentimiento sincero, ni deseo de cambiar. No podemos pretender tener el favor de Dios y vivir apartados de Él.
  10. 10. «El pecado se liga a cada aspecto de la existencia humana y la satura. Jeremías experimentó esto en forma drástica cuando amenazaron su propia vida por causa del mensaje que predicaba. Le contó a Dios sus luchas de fe, y Dios le dio una nueva perspectiva: ¡tú puedes correr con caballos!» Imre Tokics (Guía de estudio para la escuela sabática, apartado de maestros)

×