Lección 5 para el 1 de noviembre de 2014
Santiago 2:1-13 
Los mandamientos 
de la ley del amor 
1. Santiago 2:1-4. 
 No harás acepción 
de personas. 
2. Santiago ...
«Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea 
sin acepción de personas. Porque si en vuestra co...
«Nunca deberíamos actuar con indiferencia y falta de 
simpatía, especialmente cuando tratamos con los pobres. A 
todos deb...
«Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este 
mundo, para que sean ricos en fe y herederos del rei...
«Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo 
como a ti mismo, bien hacéis; pero si hac...
«Porque cualquiera que guardare toda la 
ley, pero ofendiere en un punto, se hace 
culpable de todos. Porque el que dijo: ...
«Así hablad, y así haced, como los 
que habéis de ser juzgados por la ley 
de la libertad. Porque juicio sin 
misericordia...
E.G.W. (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, sobre Santiago 2:13) 
«La Justicia y la Misericordia se mantuvieron separad...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 5 | El amor y la Ley | Escuela Sabática | Power Point

9.480 visualizaciones

Publicado el

Lección 5 | El amor y la Ley | Escuela Sabática | Power Point
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
9.480
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
7.956
Acciones
Compartido
0
Descargas
48
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 5 | El amor y la Ley | Escuela Sabática | Power Point

  1. 1. Lección 5 para el 1 de noviembre de 2014
  2. 2. Santiago 2:1-13 Los mandamientos de la ley del amor 1. Santiago 2:1-4.  No harás acepción de personas. 2. Santiago 2:5-7.  No afrentarás al pobre. 3. Santiago 2:8-9.  Amarás a tu prójimo. 4. Santiago 2:10-11.  Guardarás la ley. 5. Santiago 2:12-13.  Tendrás misericordia.
  3. 3. «Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?» (Santiago 2:1-4) Tendemos a mostrar más respeto a quienes percibimos que están «sobre» nosotros en la escala social, y a respetar menos a quienes están por «debajo» de nosotros. Ante Dios todos somos iguales. Por tanto, como cristianos, mostraremos el amor y la justicia tratando a todos por igual.
  4. 4. «Nunca deberíamos actuar con indiferencia y falta de simpatía, especialmente cuando tratamos con los pobres. A todos debemos tratar con cortesía, simpatía y compasión. La parcialidad manifestada hacia los ricos desagrada a Dios. Jesús es menospreciado cuando se desprecia a sus hijos necesitados. Estos no son ricos en bienes de este mundo, pero ellos son caros a su corazón amante. Dios no reconoce distinción de rango. Él no toma en cuenta las clases sociales. Ante su vista los hombres no son más que hombres, buenos o malos. En el día final del ajuste de cuentas, la posición, las clases sociales o la riqueza no alterarán ni en el espesor de un cabello el caso de ninguna persona. El Dios que todo lo ve juzgará a los hombres por lo que éstos son en pureza, nobleza y amor a Cristo» E.G.W. (Consejos sobre mayordomía cristiana, cp. 33, pg. 168)
  5. 5. «Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales? ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros?» (Santiago 2:5-7) Los pobres que son ricos en fe heredarán el reino Los ricos que oprimen al pobre blasfeman el nombre de Jesús Cuando, dentro de la iglesia, un hermano/a usa su riqueza o posición para obtener ventajas personales, blasfema el nombre de Jesús. Con su ejemplo, degrada a Jesús delante de los hombres.
  6. 6. «Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores» (Santiago 2:8-9) Como podemos ver por el versículo 12, Santiago habla aquí de los Diez Mandamientos. Ésta es una ley real, porque es la ley del REY DE REYES. Al igual que Jesús en el sermón del monte, Santiago se concentra aquí en los mandamientos que rigen nuestra relación con los demás, y que se resumen en el mandamiento «amarás a tu prójimo como a ti mismo». No amar, o hacer diferencia entre las personas, es pecar contra la Ley de Dios.
  7. 7. «Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley» (Santiago 2:10-11) Amar al prójimo no nos exime de guardar la Ley. Al contrario, cuando transgredimos cualquiera de los mandamientos, demostramos que no amamos realmente a nuestro prójimo. ¿Cómo puedo decir que amo a mi hermano y mentirle (Éxodo 20:16)? ¿Cómo puedo amarle e insultarle (Mateo 5:22)? Cualquier transgresión de la Ley de Dios daña, de cierta manera, nuestra relación con Dios y con los demás.
  8. 8. «Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad. Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio» (Santiago 2:12-13) Cuando aceptamos la salvación que Jesús ganó por nosotros en la cruz, nuestro sincero amor a Dios nos llevará ineludiblemente a compadecernos de nuestro prójimo. Aquel que no haya sido capaz de amar, se encontrará con un juicio sin compasión (misericordia). Pero el compasivo se enfrenta al juicio con alegre confianza, sin temor; sabe que Dios es compasivo con los que se compadecen.
  9. 9. E.G.W. (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, sobre Santiago 2:13) «La Justicia y la Misericordia se mantuvieron separadas, opuestas la una a la otra, separadas por un ancho abismo. El Señor, nuestro Redentor, revistió su divinidad con humanidad, y forjó a favor del hombre un carácter que era sin mancha ni tacha. Plantó su cruz a mitad del camino entre el cielo y la tierra, y la convirtió en el objeto de atracción que se extendía en ambas direcciones, uniendo a la Justicia y a la Misericordia a través del abismo. La Justicia se trasladó desde su elevado trono y con todos los ejércitos del cielo se aproximó a la cruz. Allí vio a Uno igual a Dios llevando el castigo de toda injusticia y todo pecado. La Justicia se inclinó con reverencia ante la cruz con perfecta satisfacción, diciendo: Es suficiente»

×