Lección 5 para el 1 de agosto de 2015
«Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de
Israel, del linaje real de los príncipes, mucha...
Dios usó a los fieles exiliados en distintas
ocasiones para dar testimonio a los reyes
babilónicos, con el objetivo de con...
«El Señor se dio a conocer a los paganos
de Babilonia mediante los cautivos
hebreos. A esa nación idolatra se le dio un
co...
«Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores,
porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó e...
«Y le fue dado dominio, gloria y reino,
para que todos los pueblos, naciones y
lenguas le sirvieran; su dominio es dominio...
«Y procurad la paz
de la ciudad a la
cual os hice
transportar, y rogad
por ella a Jehová;
porque en su paz
tendréis vosotr...
«¡Qué vocación la de estos nobles hebreos!
Al despedirse del hogar de su infancia,
difícilmente pudieron haber soñado con ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 5 | Los exiliados como misioneros | Escuela Sabática Power Point

2.034 visualizaciones

Publicado el

Lección 5 | Los exiliados como misioneros | Escuela Sabática Power Point
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
5 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.034
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.071
Acciones
Compartido
0
Descargas
40
Comentarios
0
Recomendaciones
5
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 5 | Los exiliados como misioneros | Escuela Sabática Power Point

  1. 1. Lección 5 para el 1 de agosto de 2015
  2. 2. «Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes, muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos» (Daniel 1:3-4) En Babilonia, Daniel y sus compañeros tuvieron que vivir su fe sin los pilares básicos del judaísmo: El templo, el sacerdocio y los sacrificios. El testimonio que Daniel dio en esta tierra extraña queda registrado en los siguientes versículos:  Daniel 1:8. «propuso en su corazón no contaminarse».  Daniel 2:47. «Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses».  Daniel 5:12. «fue hallado en él mayor espíritu y ciencia y entendimiento».  Daniel 6:4. «no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel».
  3. 3. Dios usó a los fieles exiliados en distintas ocasiones para dar testimonio a los reyes babilónicos, con el objetivo de convertirlos. Daniel 2 Reconoció a Dios como superior a otros dioses. Daniel 3 Vio a Jesús y engrandeció a Dios ante sus súbditos. Daniel 4 Finalmente, fue humillado y convertido. Daniel 5 Tristemente, no aceptó a Dios.
  4. 4. «El Señor se dio a conocer a los paganos de Babilonia mediante los cautivos hebreos. A esa nación idolatra se le dio un conocimiento del reino que el Señor iba a establecer y sostener mediante su poder contra todo el poder y la habilidad de Satanás. Daniel y sus compañeros, Esdras y Nehemías y muchos otros, fueron testigos de Dios en su cautiverio. El Señor los esparció entre los reinos de la tierra para que su luz pudiera resplandecer brillantemente en medio de las negras tinieblas del paganismo y la idolatría» E.G.W. (Comentario Bíblico Adventista, tomo 4, notas sobre Daniel 2:47)
  5. 5. «Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino» (Daniel 6:3) A pesar de ser un ministro del gobierno anterior, su honradez y fidelidad le valieron a Daniel el respeto del nuevo régimen. Darío tenía plena confianza en él y conocía bien su relación con Dios: «El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre» (Daniel 6:16). Finalmente, el testimonio de Daniel revertió en un decreto real donde se ordenaba que «todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel» (Daniel 6:26). No importa el lugar donde estemos, ni las circunstancias que nos rodeen. Dios nos llama a ser testigos suyos viviendo una vida íntegra y de plena comunión con Él.
  6. 6. «Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido» (Daniel 7:14) Daniel recibió visiones para el tiempo del fin (Daniel 8:17, 19; 12:4, 9, 13). Éstas han sido un testimonio vivo para que muchas generaciones afirmaran su confianza en la Palabra de Dios. El punto principal de todas estas profecías está en el establecimiento del reino eterno de Dios sobre la tierra. Jesús mismo las usó al mencionar las señales que precederían a su Venida y las vinculó con la predicación del Evangelio en todo el mundo (Mateo 24:14-16).
  7. 7. «Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz» (Jeremías 29:7) Dios permitió que diversos hombres y mujeres vivieran en el exilio para que, ya sea activa o pasivamente, diesen testimonio. Ellos fueron una fuente de bendición tanto para el pueblo de Dios como para el país donde vivieron. Fue identificado como hebreo Dio a conocer sus convicciones religiosas Dios le protegió a él y a sus amigos. Testificó en lugares elevados para salvar su vida, junto a la de otras personas. No se identificó como hebrea. Mantuvo en secreto su religión. Dios la protegió a ella y a su familia. Testificó en lugares elevados para salvar su vida y la de su pueblo. Fue identificado como hebreo. Dio a conocer sus convicciones religiosas. Dios le protegió a él y a su familia Testificó en lugares elevados para salvar al país y a su familia.
  8. 8. «¡Qué vocación la de estos nobles hebreos! Al despedirse del hogar de su infancia, difícilmente pudieron haber soñado con el elevado destino que les esperaba. Su naturaleza fiel y firme se entregó a la dirección divina para que Dios pudiese cumplir su propósito por medio de ellos» E.G.W. (La educación, pg. 57) Entreguémonos a Dios de tal modo que Él pueda cumplir también su propósito a través nuestro.

×