Lección 6 para el 7 de noviembre de 2015
«Y he hablado a los profetas, y aumenté la profecía,
y por medio de los profetas usé parábolas» (Oseas 12:10)
CAÍN Y ABEL
...
Señalaba a Jesús,
que sería
levantado en alto
y cargaría con
nuestros pecados
(Juan 3:14-15)
LA SERPIENTE DE BRONCE
(Númer...
El sacrificio sustitutivo de Jesús
La obra de Jesús como intercesor
El juicio previo al advenimiento
La eliminación final ...
«¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero,
oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el
barro en la mano d...
«Entonces quebrarás la vasija ante los ojos de los varones que van contigo, y
les dirás: Así ha dicho Jehová de los ejérci...
«¿Cuál es la condición del mundo hoy? ¿No está la fe
en la Biblia tan efectivamente destruida por la “alta
crítica” y la e...
«Este pueblo malo, que no quiere oír
mis palabras, que anda en las
imaginaciones de su corazón, y que va
en pos de dioses ...
«He visto que existe el peligro de que aun los
que profesan ser hijos de Dios se corrompan. La
disolución está cautivando ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 6 | Actos simbólicos | Escuela Sabática Power Point

1.577 visualizaciones

Publicado el

Lección 6 | Actos simbólicos | Escuela Sabática Power Point
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.577
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
827
Acciones
Compartido
0
Descargas
23
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 6 | Actos simbólicos | Escuela Sabática Power Point

  1. 1. Lección 6 para el 7 de noviembre de 2015
  2. 2. «Y he hablado a los profetas, y aumenté la profecía, y por medio de los profetas usé parábolas» (Oseas 12:10) CAÍN Y ABEL (Génesis 4:3-5; Hebreos 11:4) Salvación por las obras Salvación por la fe En la Biblia encontramos muchos símbolos. Escenas u objetos que enseñan una verdad espiritual.
  3. 3. Señalaba a Jesús, que sería levantado en alto y cargaría con nuestros pecados (Juan 3:14-15) LA SERPIENTE DE BRONCE (Números 21:4-9) «Y he hablado a los profetas, y aumenté la profecía, y por medio de los profetas usé parábolas» (Oseas 12:10) En la Biblia encontramos muchos símbolos. Escenas u objetos que enseñan una verdad espiritual.
  4. 4. El sacrificio sustitutivo de Jesús La obra de Jesús como intercesor El juicio previo al advenimiento La eliminación final del pecado «Y he hablado a los profetas, y aumenté la profecía, y por medio de los profetas usé parábolas» (Oseas 12:10) En la Biblia encontramos muchos símbolos. Escenas u objetos que enseñan una verdad espiritual.
  5. 5. «¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel» (Jeremías 18:6) Dios es el alfarero; nosotros, la vasija en sus manos… una vasija terca y obstinada. De este simbolismo se desprenden varias enseñanzas: Dios es soberano y tiene potestad sobre su creación (Romanos 9:20) Él asigna a cada uno una función (Romanos 9:21) Nos deja libertad para aceptar o estropear su obra en nosotros (Jeremías 18:6) Los propósitos de Dios para este mundo se cumplirán con o sin nuestras «vasijas» (Jeremías 18:7-11)
  6. 6. «Entonces quebrarás la vasija ante los ojos de los varones que van contigo, y les dirás: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de barro, que no se puede restaurar más; y en Tofet se enterrarán, porque no habrá otro lugar para enterrar» (Jeremías 19:10-11) Para representar esta parábola, Jeremías debía tomar consigo a los dirigentes de la nación (Jeremías 19:1). Ellos eran, en gran medida, los responsables de la degeneración del pueblo de Judá. Iban a ser representados como una vasija ya cocida, que no puede volver a ser moldeada. Habían amoldado sus costumbres a las costumbres de los pueblos que les rodeaban y habían perdido su relación con Dios. Habían endurecido de tal manera sus conciencias que ya no escuchaban a Dios. Serían quebrantados, como la vasija que quebró Jeremías. Dios los rechazaba.
  7. 7. «¿Cuál es la condición del mundo hoy? ¿No está la fe en la Biblia tan efectivamente destruida por la “alta crítica” y la especulación moderna como lo fue por la tradición y el rabinismo en los días de Cristo? ¿No tienen tan dominados los corazones de los hombres ahora como en aquel tiempo la codicia, la ambición y el amor del placer? En el mundo que se llama cristiano, y aun en las mismas iglesias que dicen ser de Cristo, ¡cuán pocos están gobernados por principios cristianos! En los negocios, en los círculos sociales, domésticos, y aun religiosos, ¡cuán pocos hacen de las enseñanzas del Cristo la regla diaria de su vida! ¿No es verdad que la “justicia se puso lejos, ... la equidad no pudo venir ... y el que se apartó del mal, fue puesto en presa”? Isaías 59:14, 15» E.G.W. (El ministerio de curación, pg. 101)
  8. 8. «Este pueblo malo, que no quiere oír mis palabras, que anda en las imaginaciones de su corazón, y que va en pos de dioses ajenos para servirles, y para postrarse ante ellos, vendrá a ser como este cinto, que para ninguna cosa es bueno» (Jeremías 13:10) SÍMBOLO Jeremías debía comprar un cinto de lino (de uso sacerdotal), usarlo, pero no mojarlo. Jeremías 13:1. Se quitó el cinto, fue al Éufrates para enterrarlo allí, y regresó a Jerusalén. Jeremías 13:2-5. Pasados muchos días, fue de nuevo al Éufrates, lo desenterró, comprobó que se había podrido, y regresó a Jerusalén. Jeremías 13:6-7. INTERPRETACIÓN El cinto es el pueblo de Israel. Dios, el que lo ciñe. No se moja, porque Dios no provoca la podredumbre. Jeremías 13:11. Israel sería deportado a Babilonia. Jeremías 13:19. Al alejarse de Dios, el pueblo se había corrompido. Se había vuelto igual que sus vecinos y se habían arruinado. Jeremías 13:10. 1 2 3 1 2 3
  9. 9. «He visto que existe el peligro de que aun los que profesan ser hijos de Dios se corrompan. La disolución está cautivando a los seres humanos. Parecen infatuados e incapaces de resistir y vencer sus apetitos y pasiones. En Dios hay poder; en él hay fuerza. Si tan sólo quieren pedirlo, el poder vivificante de Jesús estimulará a todos los que han aceptado el nombre de Cristo. Nos rodean peligros y riesgos, y estamos seguros únicamente cuando sentimos nuestra debilidad y nos asimos con la mano de la fe a nuestro poderoso Libertador» E.G.W. (Testimonios, tomo 3, pg. 519)

×