Lección 7 para el 17 de mayo de 2014
“No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun
en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán,
e...
“¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley,
sino bajo la gracia? En ninguna manera” (Romanos 6:15)
Pablo usa l...
““Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios,Mas ahora que habéis sido libertados del pecado...
“Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la
mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne...
“El pecado nos ha separado de la vida de Dios.
Nuestras almas están paralizadas. Somos tan
incapaces de llevar una vida sa...
“porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree”
(Romanos 10:4)
La palabra griega télos, "fin", pu...
La palabra traducida como ayo
(paidagogós), definía a un esclavo
que tenía autoridad sobre los hijos
del amo. No era un ma...
“Se me pregunta acerca de la ley
en Gálatas. ¿Cuál ley es el ayo
para llevarnos a Cristo? Contesto:
Ambas, la ceremonial y...
“En la transgresión de la ley, no hay seguridad ni reposo ni
justificación. El hombre no puede esperar permanecer
inocente...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 7 - Cristo, el fin de la Ley - Escuela Sabática PowerPoint

6.479 visualizaciones

Publicado el

Lección 7 - Cristo, el fin de la Ley - Escuela Sabática PowerPoint Segundo trimestre 2014

http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
1 comentario
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • En realidad el es fin de la Ley, como dice en Romanos 3:19 Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios;
    3:20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado, como tambien en el mismo capitulo, hablando de los gentiles, osea los que no conocen la Ley de Dios se cita en Romanos 2:14 Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, otro pasaje en el mismo libro Romanos 8:6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.
    8:7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;
    8:8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.
    8:9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Bueno hay que estudiar con la ayuda del Espiritu Santo de Dios, gracias.
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
6.479
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4.877
Acciones
Compartido
0
Descargas
38
Comentarios
1
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 7 - Cristo, el fin de la Ley - Escuela Sabática PowerPoint

  1. 1. Lección 7 para el 17 de mayo de 2014
  2. 2. “No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir” (Romanos 5:14) Pablo enseña en Romanos 5:12-21 que, así como el pecado y la muerte surgieron de Adán y pasaron a toda la raza humana, así también la justificación y la vida surgieron de Cristo para toda la humanidad, y se ofrecen a todos los que deseen aceptarlas.
  3. 3. “¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera” (Romanos 6:15) Pablo usa la expresión “bajo la ley” como sinónimo de haber pecado y estar bajo la maldición de la ley (Gálatas 3:10, 13) Por otra parte, estar “bajo la gracia” significa haber aceptado el perdón de nuestros pecados por la sangre de Jesucristo. ¿Haber recibido el perdón de nuestros pecados nos exime de guardar la ley, y nos da permiso para volver a pecar? “En ninguna manera”. La Ley y la gracia no son opuestas. La Ley nos dice de quién somos esclavos. La gracia nos libera de la esclavitud del pecado. Romanos 6:20 NVI. Cuando erais esclavos del pecado  estabais libres del dominio de la justicia Romanos 6:18 NVI. Habiendo sido liberados del pecado  sois esclavos de la justicia
  4. 4. ““Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios,Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna”tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna” (Romanos 6:22)(Romanos 6:22) E.G.W. (Fe y obras, pg. 30)
  5. 5. “Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado” (Romanos 7:25) ¿Dos leyes en conflicto? ¿Cuál es la ley de Dios? ¿Cuál es la ley del pecado? Violar la ley es una fuente de frustración. Sin embargo, en el contexto de Romanos 7, la persona aunque se vea impotente para cumplir la ley, no por eso pierde la esperanza. Para quien vive en el Espíritu, la Ley es un recordativo constante de que la liberación de la condenación viene por medio de Jesucristo.
  6. 6. “El pecado nos ha separado de la vida de Dios. Nuestras almas están paralizadas. Somos tan incapaces de llevar una vida santa como lo era el paralítico para andar. Muchos se dan cuenta de su desamparo; desean con ansia aquella vida espiritual que los pondrá en armonía con Dios, y se esfuerzan por conseguirla; pero en vano. Desesperados, exclaman: “¡Miserable hombre de mí! ¿ quién me librará de este cuerpo de muerte?” Romanos 7:24. Alcen la mirada estas almas que luchan presa del abatimiento. El Salvador se inclina hacia el alma adquirida por su sangre, diciendo con inefable ternura y compasión: “¿Quieres ser salvo?” El os invita a levantaros llenos de salud y paz” E.G.W. (Exaltad a Jesús, 14 de marzo)
  7. 7. “porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree” (Romanos 10:4) La palabra griega télos, "fin", puede ser interpretada de diversas maneras: 1. Cristo es la terminación de la ley. 2. Cristo es la meta o propósito de la ley (Gálatas 3:24) 3. Cristo es el cumplimiento de la ley (Mateo 5:17) 4. Cristo es la terminación de la ley como medio de salvación (Romanos 6:14) Como vimos en la lección anterior, Cristo no nos perdona nuestros pecados anulando la ley. Por esta razón, la primera interpretación es incorrecta. Las demás nos ayudan a entender la relación de la Ley con respecto a Cristo.
  8. 8. La palabra traducida como ayo (paidagogós), definía a un esclavo que tenía autoridad sobre los hijos del amo. No era un maestro (didáskalos) sino una persona que se ocupaba del niño desde los 6 años hasta su edad adulta. Sus funciones eran varias: por un lado, debía proteger, cuidar, enseñar virtudes morales y preocuparse por todas las necesidades de sus pupilos; por otro lado, debía corregirlos y castigarlos cuando fuese necesario. “De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe” (Gálatas, 3: 24) paidagogós
  9. 9. “Se me pregunta acerca de la ley en Gálatas. ¿Cuál ley es el ayo para llevarnos a Cristo? Contesto: Ambas, la ceremonial y el código moral de los Diez Mandamientos” E.G.W. (Mensajes Selectos, tomo 1, cp. 31, pg. 275) Al igual que el ayo de la antigüedad, la ley tiene una doble función: señalar al pecado y proveer instrucción; y reprendernos y condenarnos como pecadores. De esta forma, el código moral nos señala el pecado, nos reprende y nos condena. Por su parte, la ley ceremonial nos provee la instrucción necesaria, conduciéndonos al arrepentimiento ante Dios y la fe en nuestro Señor Jesucristo para obtener perdón y paz.
  10. 10. “En la transgresión de la ley, no hay seguridad ni reposo ni justificación. El hombre no puede esperar permanecer inocente delante de Dios y en paz con él mediante los méritos de Cristo, mientras continúe en pecado. Debe cesar de transgredir y llegar a ser leal y fiel. Cuando el pecador examina el gran espejo moral, ve sus defectos de carácter. Se ve a sí mismo tal como es, manchado, contaminado y condenado. Pero sabe que la ley no puede, en ninguna forma, quitar la culpa ni perdonar al transgresor. Debe ir más allá. La ley no es sino el ayo para llevarlo a Cristo. Debe contemplar a su Salvador que lleva los pecados. Y cuando Cristo se le revela en la cruz del Calvario, muriendo bajo el peso de los pecados de todo el mundo, el Espíritu Santo le muestra la actitud de Dios hacia todos los que se arrepienten de sus transgresiones. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:16” E.G.W. (Mensajes selectos, tomo 1, pg. 250)

×