y, una p/iameAa de,teAiito£xx¿áti
OueAÍdoA, pyadAeA:
Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección...
PCdtáXXtTiiCuto- C¿CU¿&: En Jesús tenemos la resurrección y la vida
desde este momento.
VeAÁÍcuía pXiACL ttlCJITWJiJLfyClA...
había anunciado que era "la resurrección y la
vida". Y con el mismo aliento había manifes­
tado que cualquiera que cree en...
Jueves
1 Tesalonicenses
4:16 y 17.
Piens Según estos
versículos, ¿cuándo
ocurrirá la resu­
rrección de la vida?
¿Cuándo ir...
Cada uno podía sentir el am­
biente gélido y silencioso que
había allí. Nadie dudaba de que
Lázaro en realidad estuviera
m...
Lección 8 | Intermediarios | Lázaro y una promesa de resurrección | Escuela Sabática Menores
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 8 | Intermediarios | Lázaro y una promesa de resurrección | Escuela Sabática Menores

747 visualizaciones

Publicado el

Lección 8 | Intermediarios | Lázaro y una promesa de resurrección | Escuela Sabática Menores

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
747
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
432
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 8 | Intermediarios | Lázaro y una promesa de resurrección | Escuela Sabática Menores

  1. 1. y, una p/iameAa de,teAiito£xx¿áti OueAÍdoA, pyadAeA: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las acti­ vidades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. Domingo "Lázaro y una promesa de re­ surrección". el versículo para memorlzar y piensa en su significado. Piensi ¿Crees realmente en Jesús? ¿Crees que él quiere que tengas vida para siempre? tus respuestas en tu diario de estudio personal de la Biblia. Pídele a Dios que te ayude a creer sin ninguna duda que él puede resucitarte. Sábado para esta se­ mana la actividad de la página 59. S Kcuchaste acerca del hombre en la ciudad G d e Nueva York que ofreció venderle elpuen­ tede Brooklyn a un turista rico? Cuando el turista no pudo decidir si lo compraba o no, ¡le añadió el Titanic al negocio! Por supuesto, esta fue una broma. De la misma manera, algunos incrédulos dicen que la resurrección es también una broma. Pero esto no es lo que demuestra la resurrección de Lázaro. (Textos clave: ]uan 11:1-44; 1 Tesalo- nicenses 4:13-18.) María se arrodilló frente a Jesús, sollo­ zando. Las plañideras que la seguían lloraban también. Una gran tristeza embargó al Maestro, y comenzó a llorar. Lloraba por esas hermanas que no sabían lo que pensaba hacer. Lloraba por la gente en todo lugar: del pasado, del pre-
  2. 2. PCdtáXXtTiiCuto- C¿CU¿&: En Jesús tenemos la resurrección y la vida desde este momento. VeAÁÍcuía pXiACL ttlCJITWJiJLfyClA: "Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cie­ lo; y los muertos en Cristo resucitarán primero" (1 Tesalonicenses 4:16). sente y del futuro, que gime y se enluta. Lloraba por los incrédulos fariseos que pre­ tendían formar parte de la familia doliente, pero que tramaban un plan para matarlo a él y a Lázaro cuando resucitara. Veía claramente que su rechazo les aseguraba la muerte eterna después del juicio final. Por eso lloró jesús. -¡Miren cuánto lo amaba! -murmuraban algunos de los líderes judíos, pensando que jesús solamente estaba extrañando a su amigo. Entonces, jesús se puso de pie y se dirigió a la tumba. Se paró frente a la cueva donde el cuerpo de Lázaro había estado sepultado durante cuatro días. Hacía pocas horas que Lunes Juan 11:38 al 44. Pienst ¿Qué hizo Marta que pudo haber impedido que Jesús resucitara a Lázaro (vers. 39)? ¿Qué se le olvidó recordar a Marta? (vers. 25). Aprende Comienza a aprender el ver­ sículo para memo- rizar. Dale gracias a Dios por el poder de la resurrección.
  3. 3. había anunciado que era "la resurrección y la vida". Y con el mismo aliento había manifes­ tado que cualquiera que cree en él, vivirá, aun si estuviera muerto. Estaba, entonces, prepa­ rando a la gente para realizar un milagro. Entre la expectante multitud que allí se encontraba, estaban al lado de Jesús las dos tristes hermanas, María y Marta. Alrededor de Jesús estaban los discípulos. Los familia­ res tristes y los orgullosos fariseos rodeaban al grupo. Confiadamente, Jesús esperaba el momento para resucitar a su amigo, pero seguían las lágrimas y los lamentos. De pronto, las plañideras se callaron mien­ tras la multitud contemplaba a Jesús. -Remuevan la piedra -dijo. Marta abrió la boca asombrada; sus ojos se ensancharon de horror. -¡No! -dijo-. ¡Ha estado allí por cuatro días! ¡Piensen en el olor! El pensamiento de exponer un cuerpo descompuesto a la vista de todos era una humillación para Marta. Por un momento su orgullo se interpuso en su camino y la ben­ dición de Jesús. -¿No te dije que creyeras y verías la gloria de Dios? -le recordó Jesús con serenidad. Juan 5:24 al 27. ¿Qué versículo te prueba que tienes vida eterna ahora? Pregunta a un cris­ tiano mayor de edad si piensa que el ver­ sículo 24 significa "que no moriremos". una semilla de frijol (poroto). ¿Puedes ver en ella alguna señal de vida? Remoja la se­ milla cada noche. Pídele a Dios que tome ese cora­ zón tuyo tan seco, y lo moje con el agua de la fe y del amor. Juan 5:28, 29. ¿Qué dos clases de grupos dice Pablo que habrá en la resu­ rrección? ¿Qué grupo tendrá resu­ rrección de vida? ¿Qué es lo que marca la diferencia con aquellos que no la van a tener? Mira el frijol (poroto) que dejaste en el agua. Con cuidado, remueve la cascarilla y separa las dos mitades. ¿Qué señal de vida futura puedes ver? Pídele a Dios que te dé la seguridad de la vida eterna en el cielo.
  4. 4. Jueves 1 Tesalonicenses 4:16 y 17. Piens Según estos versículos, ¿cuándo ocurrirá la resu­ rrección de la vida? ¿Cuándo irán al cielo los santos que han muerto? ¿Por qué carece de sen­ tido orar a los santos que supuestamente están en el cielo? a Dios para que te mantenga hasta su venida. Entonces removieron la piedra. Y jesús elevó su mirada hacia Dios. -Padre -dijo-, gracias por escucharme. Tú siempre escuchas, pero quería que esta gente creyera en mí. Los fariseos, los que estaban parados al pie de la tumba, antes habían acusado a jesús de usar el poder de Satanás para curar. Además, no creían que Jesús era el Hijo de Dios. Esta resurrección probaría que su poder no era una broma, como algunos pensaban.
  5. 5. Cada uno podía sentir el am­ biente gélido y silencioso que había allí. Nadie dudaba de que Lázaro en realidad estuviera muerto. Nadie movía el menor músculo. Entonces, jesús perma­ neció erguido; su rostro resplan­ decía con una luz que provenía del cielo. -¡Lázaro, ven fuera! -dijo en alta voz. La multitud esperaba con­ teniendo el aliento, sin querer perder ningún detalle. Un estre­ mecimiento de vida sacudió al cuerpo que estaba en la cueva. De pronto Lázaro se paró en la puerta de la tumba, amortajado de pies a cabeza. -¡Desátenlo! -ordenó jesús, dando la oportunidad a los cu­ riosos que participaran. Mientras le quitaban las gasas, Lázaro apareció fuerte y salu­ dable, y mientras contemplaba los ojos de su Señor y amigo, se sonrió. De pronto la multitud ex­ plotó en júbilo. Las hermanas le dieron gracias a jesús y comenza­ ron a recibir las felicitaciones de sus amistades. Luego Jesús des­ apareció calladamente. Cuando comenzaron a buscar al Dador de la vida, ya estaba lejos. ¿Es la resurrección una broma? Tal como Lázaro resucitó de los muertos, y Jesús murió y resu­ citó, en ese mismo jesús tenemos la resurrección de la vida, y la tenemos ahora. Viernes un culto vespertino especial para reci­ bir el sábado. Cor el versículo de memoria con tu familia. unos títeres con medias y ponlos en las manos. Acuéstate mientras un miembro de tu familia lee 1 Tesalonicenses 4:13 al 18. Levántate y baja los títeres para ilustrar el texto. Can el himno "Viene otra vez nuestro Salvador", Himnario Adventista, N° 160. Escribe una nueva estrofa acerca de tumbas que han sido abiertas. pidiendo que tu familia y tú puedan ir jun­ tos al cielo y estar con jesús.

×