SÁBADO
15Noviembre
La humildad
de la sabiduría
divina
PARA ESTA SEMANA: Santiago 3:13-4:10; Deuteronomio 4:6; Gálatas 5:17...
LA HUMILDAD Y LA SABIDURÍA DIVINAS
"¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su
buena conducta, med...
LUNES
17Noviembre
tW
A
n
LA PRACTICIDAD DE LA SABIDURÍA
La pregunta que encontramos en Santiago 3:13 merece atención. La p...
LA HUMILDAD DE UN NIÑO
'"Con la medida con que medís, os volverán a medir'. 'Juicio sin miseri­
cordia será hecho con aque...
MIÉRCOLES
19Noviembre
Sb
A
O
HUMILDAD SIN REFUNFUÑAR
Una de las cosas que nos es más difícil evitar es la tendencia a siem...
¿PARTE DEL GRUPO?
Las personas tienen una tendencia natural a gravitar hacia aquellos con
quienes comparten intereses simi...
VIERNES
21Noviembre
RECUERDA
La verdadera sabiduría se remite al juicio de Dios. Una compañera
cercana a la sabiduría divi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 8 | Joven | La humildad de la sabiduría divina | Escuela Sabática

820 visualizaciones

Publicado el

Lección 8 | Joven | La humildad de la sabiduría divina | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
820
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
364
Acciones
Compartido
0
Descargas
10
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 8 | Joven | La humildad de la sabiduría divina | Escuela Sabática

  1. 1. SÁBADO 15Noviembre La humildad de la sabiduría divina PARA ESTA SEMANA: Santiago 3:13-4:10; Deuteronomio 4:6; Gálatas 5:17; Jeremías 3:6-10, 20; Hechos 19:13-16; Salmo 24:3-6. TEXTO CLAVE: "Humíllense delante del Señor, y él los exaltará" (Sant. 4:10). PREVIEW N unca he sido muy patriota. Aunque estoy feliz con el país en el que nací, este no define quién soy. Soy extranjera en esta Tierra, y oro para poder ver mi verdadero hogar en el Reino de los cielos. Sé que no siempre tengo la razón; en realidad, a menudo me equivoco. Cuando comparto mis pensamientos trato de ser consciente de que puedo estar equivocado, y estoy abierto a otras perspectivas. Cuando la gente me pregunta sobre mis preferencias políticas, siempre me pregunto: ¿Por qué razón? Parece que, en la mayoría de los casos, están buscando tener una discusión; yo, no. No necesito exaltarme a mí mismo con la gente popular, mientras destruyo con mis palabras las creencias de otra persona. ¿Me va a juzgar Dios sobre la base de mi partido político? No. Creo que él juzgará mi relación con Cristo y mi fidelidad a él. Uno de mis amigos me agradeció por un buen consejo que le había dado algunos días atrás. No recuerdo qué le dije, pero creo que si salió un buen consejo de mis labios provino de Dios, y no de mí. Oro para que cuando doy un consejo no aleje a las personas de Dios, sino que las atraiga a él, y que la sabiduría que declare derive de Dios. No conocemos nuestros propios corazones, y el consejo que damos puede ser, inconscientemente, egoísta. Debemos entregar nuestros deseos a Dios y sacarnos a nosotros de la ecuación. Algunas personas pueden parecer sabias, pero si no temen a Dios ni tienen fe en él, ¿qué tan sabias pueden ser? Pero ¿qué sé yo? Sé que Cristo, nuestro Señor y Salvador, volverá y dictará tu juicio final. Al estudiar la lección de esta semana sobre la humildad de la sabiduría divina, pregúntate a ti mismo qué tan bien conoces a Cristo, tu Señor y Salvador. 54 / Lección para jóvenes
  2. 2. LA HUMILDAD Y LA SABIDURÍA DIVINAS "¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabi­ duría" (Sant. 3:13). Todos, en cierto momento de la vida, queremos o preten­ demos ser sabios. Sin embargo, en ese momento, lo último en la mente de la persona es la humildad. Parece que estos dos términos son exduyentes. Pero, según Santiago, la sabiduría divina va de la mano con la humildad. La palabra hebrea kana' significa "ser humilde, ser humillado, ser su­ miso, estar bajo, someter".' Esto puede parecer muy negativo, excepto cuando se utiliza con relación a humillarse ante Dios o ser sumisos a él (2 Crón. 7:14; Isa. 57:15). En hebreo, la palabra chokma significa "sabiduría". Se refiere a la "cualidad de buen juicio desarrollada a partir de la experiencia, la obser­ vación y la reflexión. La sabiduría es una función de la mente educada que, según los escritores bíblicos, proviene del Señor (Job 28:20, 23, 27; Sal. 111:10), y la relacionan con la obediencia a los Mandamientos de Dios (Sal. 37:30, 31; Prov. 2:1, 2)".*2Esta sabiduría es necesaria para tomar cualquier tipo de decisiones. Cuando consideramos kana' y chokma bajo el paraguas del servicio divino, nos damos cuenta de que somos llamados a demostrar humildad y sabiduría en nuestras palabras, en nuestras vidas y en nuestras acciones. La sabiduría divina y la humildad nos ayudan a aceptar la salvación, y nuestros corazones humillados guiarán con el ejemplo en el trabajo, en la iglesia, en casa y en la escuela. Una sabiduría humilde nos hará realmente sabios. Se revelará en nues­ tras convicciones y en la manera amable, pero firme, en que dirigimos nuestras vidas y negocios. Permeará nuestro espíritu con bondad, per­ mitiéndonos pensar y hacer lo que necesitamos de maneras calmas e inteligentes. No nos permitirá ser arrogantes o malvados. Una sabiduría humilde hará desaparecer el yo. Biblia en mano i............................. ... / "¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta [...] con la humildad que le da su sabiduría" (Sant. 3:13, NVI), o con "sabia mansedumbre" (RVR 60). ¿Qué puede significar: "Humildad que le da la sabiduría, o sabia mansedumbre"? y Medita en la frase ‘ la humildad que da la sabiduría". ¿Cuáles son algunas de las situaciones en que esta sabiduría te resultaría muy útil? ' “Kana" * Recuperado el 9 de marzo de 2014 en http://www.biblestudytools.com/lexicons/hebrew/kjv/kana.html 2 "Sabiduría”, Diccionario bíblico adventista, Siegried H. Horn, Ed. (Buenos Aires: ACES, 1995), p. 1.020. Lección para jóvenes / 55 DOMINGO 16Noviembre A ■ I J
  3. 3. LUNES 17Noviembre tW A n LA PRACTICIDAD DE LA SABIDURÍA La pregunta que encontramos en Santiago 3:13 merece atención. La pa­ labra sabio que se usa en este versículo no se refiere a la sabiduría que Dios menciona como insensata (1 Cor. 1:20). Se refiere a la percepción moral que resulta en una conducta práctica. Las personas que son realmente sabias no hablan sobre la sabiduría ni se consideran sabios, ellos demuestran su sabiduría en sus vidas diarias. Las personas que tienen sabiduría también tienen discernimiento: la habilidad de comprender la sabiduría de Dios; habilidad que solo se obtiene experimentando una relación personal con Dios. Este tipo de sabiduría está permeada de humildad. No es egoísta, arrogante ni orgullosa. Es sumisa al poder de Dios. Someternos a Dios (Sant. 4:7-10) Someternos a Dios requiere someter nuestra voluntad a su voluntad. Haremos esto cuando creamos con todo nuestro corazón y mente que él es más poderoso, sabio y experimentado de lo que nosotros alguna vez podríamos llegar a ser. Resistir al diablo significa entregar a Dios nuestro impulso a pecar. Obedecer su Palabra y meditar en ella cada día nos ayu­ dará cuando Satanás nos tiente. Jesús no cedió, y lo logró diciendo: "Está escrito" cada vez que el diablo lo atacó de formas muy astutas (Mat. 4:1-11). Acercarnos a Dios significa acudir a él con humildad, honor y alabanzas. Al acercarnos a él, él se acerca a nosotros. En este proceso, aprendemos a cami­ nar en una nueva vida, porque al contemplar nos transformamos (Rom. 8:9; 2 Cor. 3:18). La santidad de Dios nos ayuda a entender que necesitamos ser limpiados del pecado. El salmista escribió: "¿Quién puede subir al monte del Señor? [...] Solo el de manos limpias y corazón puro” (Sal. 24:3-5). Santiago nos recuerda limpiar nuestras manos y purificar nuestro corazón, lo cual es posible solo cuando entregamos nuestra vida a Dios. Santiago finaliza esta sección con el mandato de humillarnos "delante del Señor, y él los exaltará". La parábola del fariseo y el cobrador de im­ puestos demuestra este precepto vividamente (Luc. 18:9-14). El cobrador de impuestos, considerado un pecador, fue humilde y sumiso a Dios, y llegó a ser más sabio que el fariseo, quien aunque era considerado por todos como un hombre religioso, no pudo ser humilde. El orgullo determinó su caída. Biblia en mano ......................................................... / Lee Santiago 3:15 y 16. ¿Cuál es su descripción de la sabiduría mundana? ¿Cuáles son algunas de las manifestaciones comunes de esta 'sabiduría' en el mundo, o aun en la iglesia? y Lee Santiago 3:17 y 18; Juan 3:3 al 7 y Colosenses 3:1 y 2. Juntos, ¿qué nos dicen estos textos acerca de la sabiduría 'celestial”? ^ Es muy fácil caer en los caminos del mundo, ¿verdad? Examínate: ¿cuánto influye la sabiduría del mundo sobre la forma en que vives, en contraste con la sabiduría del Cielo? 56 / Lección para jóvenes
  4. 4. LA HUMILDAD DE UN NIÑO '"Con la medida con que medís, os volverán a medir'. 'Juicio sin miseri­ cordia será hecho con aquel que no hiciere misericordia'. Dios no perdona a aquel cuya penitencia no produce humildad, y cuya fe no trabaja con amor para purificar el alma. Debemos estudiar el ejemplo de Aquel que fue manso y dócil; quien cuando fue agraviado, no agravió. Un verdadero cristiano no se permitirá tener un espíritu vengativo. Los padres debieran enseñar a sus hijos a ser pacientes ante los daños. Enséñenles el maravi­ lloso precepto en la oración modelo del Señor, que debemos perdonar a otros como nosotros hemos sido perdonados. Quien posee el espíritu de Cristo nunca se cansará de perdonar" (RH, 7 de mayo de 1895). "Considere la vida de abnegación, humildad y sacrificio de nuestro divino Señor. La Majestad del cielo, el Rey de gloria, dejó sus riquezas, su esplendor, su honor y gloria y, con el fin de salvar al hombre pecador, se rebajó a una vida de humildad, pobreza y vergüenza; 'el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio' (Heb. 12:2). Oh, ¿por qué nos afectan tanto las pruebas y las críticas, la vergüenza y el sufrimiento, cuando nuestro Señor nos ha dado tal ejemplo? ¿Quién puede desear entrar en el gozo de su Señor y no está dispuesto a participar de sus sufrimientos? [...] De corazón digo: dejadme tener parte en los sufrimientos de Cristo, de modo que pueda finalmente compartir su gloria. "La verdad de Dios nunca ha tenido éxito en el mundo. El corazón natural es siempre contrario a la verdad. Doy gracias a Dios por tener que renunciar al amor del mundo, al orgullo del corazón y a todo lo que lleva a la idolatría, con el fin de ser seguidores de Cristo. Los que obedecen la verdad nunca serán amados por el mundo. De los labios del divino Maestro, mientras andaba en humildad entre los hijos de los hombres, se escucharon las palabras: 'Quien quiera ser mi discípulo, tome su cruz y sígame' " (77 2:436). Biblia en mano —— —-----—----------------------- y "¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es preci­ samente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos?" (Sant. 4:1; comparar con Gál. 5:17.) I Lee Santiago 4:2 y 3. ¿Qué deseos pecaminosos específicos se mencionan, y cómo afectan a la Iglesia? Lección para jóvenes / 57 MARTES 18Noviembre f A no
  5. 5. MIÉRCOLES 19Noviembre Sb A O HUMILDAD SIN REFUNFUÑAR Una de las cosas que nos es más difícil evitar es la tendencia a siempre elevarnos ante los ojos de los demás. La Biblia describe esta tendencia como ser "engreído" u orgulloso (1 Cor. 4:6; 13:4; Col. 2:18). Cuando permitimos que los valores, las opiniones y las ideas de este mundo nos influyan, somos llevados a enorgullecemos, y olvidar que al orgullo "le sigue la destrucción; a la altanería, el fracaso" (Prov. 16:18). Si queremos evitar todos los resultados negativos que Santiago describió en los capí­ tulos 3 y 4, es importante que busquemos la "sabiduría divina" porque nos amonesta a ser "humildes". ¿Cómo debemos buscar esta sabiduría? Aprende todo lo que puedas sobre Dios a través de su Palabra. Cuanto más aprendemos lo que la Biblia dice sobre Dios y su Hijo, más aprende­ mos sobre nosotros mismos y sobre aquello que nos influye para bien. También, aprenderemos sobre nuestra naturaleza pecaminosa. Acepta el hecho de que sin Dios no somos nada. Cuando descuidamos nuestra naturaleza pecaminosa. Satanás puede acceder fácilmente a nuestro corazón para destruirnos. Decide cada día entregarte al Espíritu Santo. Permite que te ayude a desarrollar el fruto del Espíritu (Gál. 5:22, 23). Esta es la única forma en que podemos vivir recibiendo las bendiciones de Dios. Humildad sin refunfuñar: los valores morales no se derrumbarán. Humildad sin refunfuñar: no desaparecerán las buenas oportunidades. Humildad sin refunfuñar: el espacio en tu mundo no se desordenará. Humildad sin refunfuñar: las opiniones negativas sobre ti ni siquiera serán balbuceadas. Humildad sin refunfuñar: te desprenderás de las relaciones en ruinas. Humildad sin refunfuñar: en las trampas y los engaños de Satanás no tropezarás. Humildad sin refunfuñar: estarás en el Reino de Dios antes de que las cosas de este mundo se destruyan. Biblia en mano .....................•■■■■— —.......................................................... . / Lee Santiago 4:2 al 4. ¿Por qué Santiago llama a sus lectores 'almas adúlte­ ras"? (Ver Jer. 3:6-10,20; Isa. 54:5; Jer. 2:2; Luc. 16:13.) ! ¿Qué hay en ti que te hace digno de la salvación? ¿De qué manera tu respuesta te ayuda a percibir la gran necesidad de la gracia divina en tu propia vida? ¿Cómo la cruz, y únicamente la cruz, responde a esa necesidad? 58 / Lección para jóvenes
  6. 6. ¿PARTE DEL GRUPO? Las personas tienen una tendencia natural a gravitar hacia aquellos con quienes comparten intereses similares. Hay un antiguo dicho que dice: Noviembre "Pájaros de un mismo plumaje vuelan juntos", y en general es cierto. Esto no suele ser un problema; tiene sentido estar con personas con las que tenemos afinidades en común. Pero, ¿qué sucede cuando nuestra búsqueda de inclusión lleva a la exclusión de otros? Demasiado a menu­ do, en nuestros trabajos, escuelas e iglesias, podemos experimentar el sentimiento de soledad que deviene de la exclusión. Los compañeros de trabajo pueden decidir pasar juntos el tiempo del almuerzo, sin ti. O tus compañeros de clase pueden reunirse para alguna actividad, y no invitarte. "¿Y yo?" te preguntas. "¿No soy lo suficientemente bueno como para que me incluyan?" Puede ser que estas preguntas no se expresen en voz alta, pero son importantes. Quizá, no consideremos que la exclusión sea algo personal, pero no podemos evitar el sentimiento de soledad cuando somos dejamos de lado. Podríamos pensar que la exclusión no es algo que sucede en la iglesia pero, tristemente, ocurre: incluso allí vemos se­ gregación. Entre el pueblo de Dios, las justificaciones por dejar a alguien de lado se escuchan muy a menudo. A veces, consideramos que está bien decirle "sí" a alguien hoy y decirle "no" a otro mañana, por varias razones: la manera en que se viste o habla, el vecindario en el que vive o no vive o la calidad de educación que tiene o no tiene. Esta conducta daña la imagen del Creador y no ayuda a la iglesia en su misión de llevar personas a los pies de Jesús. De hecho, excluirlos puede llevarlos a sentir enojo y resentimiento hacia quienes los deja­ ron de lado; incluso, puede llevarlos a vengarse de diferentes maneras. Piensa en cómo los discípulos de Cristo le preguntaron si podían negar a cierto hombre hacer el trabajo de Dios porque no era uno "de ellos" (Luc. 9:49, 50). También reflexiona sobre cómo las autoridades religiosas de la época ridiculizaron a Jesús por causa de la gente con la que se rodeaba (Mat. 9:9-13). En cada caso, él buscó demostrar que el plan de Dios es inclusivo: él no quiere que nadie quede afuera. Biblia en mano — — ........ ....................................... / Lee Santiago 4:8 al 10. ¿Qué mandatos da Santiago, y cómo se relacionan entre sí? Además, ¿cómo se conectan con la sumisión a Dios? y "Humillaos delante del Señor, y él os exaltará" (Sant. 4:10). ¿Qué significa esto? ¿Cómo aprendes a humillarte? ¿Cómo puedes aprender a imitar la humildad que reveló Jesús? JU EV ES 20 Lección para jóvenes / 59
  7. 7. VIERNES 21Noviembre RECUERDA La verdadera sabiduría se remite al juicio de Dios. Una compañera cercana a la sabiduría divina es la humildad: reconocer que cada uno de nosotros depende de Dios. Santiago contrasta las ¡deas que tiene la sociedad acerca de la "sabiduría" con el concepto de Dios sobre lo que esta es. Él enfatiza los resultados de acercarnos a Dios y someternos a él: evitar la trampa del orgullo, aceptar a otros, tratarlos con respeto y disfrutar de relaciones sanas con los demás creyentes. CONSIDERA » Prepara un señalador de libros escribiendo Proverbios 9:10 de un lado y Santiago 3:17 del otro, usando tu versión preferida de la Biblia. De­ cora la tarjeta. » Compara y contrasta la sabiduría bíblica de Santiago con "Los siete hábitos de las personas altamente efectivas" (Steven Covey), u otros procesos de autoayuda populares (puedes encontrar más información en un buscador de Internet o en Wikipedia). » Crea un póster que muestre las características de la sabiduría divina como la que aparece descrita en Santiago 3:17. Busca el versículo en diferentes versiones para encontrar más palabras descriptivas, y mostrar cómo estos atributos se edifican entre sí. » Haz una lista de mitos sobre la humildad y desmiéntelos. Un ejemplo es "Ser humilde significa nunca sobresalir porque has hecho algo bien". Agrega ejemplos bíblicos cuando sea posible. » Pregunta lo siguiente a algunos amigos (o ponlo en tu página de Face- book): ¿Qué conexiones ves entre ser sabio y ser humilde? ¿En quién piensas como un ejemplo moderno de sabiduría y/o humildad? » Prueba orar en diferentes posturas durante la semana: arrodillado, postrado, con las manos en alto, etc. ¿De qué manera piensas que cada una de ellas afecta tu mentalidad al acudir ante Dios? AMPLÍA Salmo 111:10; Proverbios 1:5; 3:7; 19:7. Elena de White, Profetas y reyes, cap. 1. Colaboraron esta semana: Anderson Blackman, St. Michael, Barbados: Gladys 5. Guerrero, Silver Spring, Maryland, EE.UU.; Juan Cabrera, Burtansville, Maryland, EE.UU.; Elizabeth Darby Watson, Greensboro, Carolina del norte, EE.UU.: Marcus L. Taylor, High Point, Carolina del norte, EE.UU.: Ricardo Cortez Tucker, Ir., Pittsburgh, Pennsylvania, EE UU.; Sharon Wright, Silver Spring, Maryland, EE.UU. 60 I Lección para jóvenes

×