as deseado alguna vez saber algo y tu pa­
pá o mamá te dijeron "espera un minuto"?
¿Tepareció que no ibas a poder aguantar...
3«trar
a él
Queridos padres: Recuerden que los maes­
tros de Escuela Sabática enseñarán esta
lección en la fecha señalada....
8K1S8
£ gJ)J
-% Comparte la historia de la lección con tu familia.
Canten algunos himnos o canciones alegres; la clase de
...
1P Durante el culto, lean y comenten Ester 3:10-12;
3:3. Crea un sello para tu familia. ¿Qué símbolos te gus
taría incluir...
Instrucciones: Lee la letra del himno 444, “Cerca un alma agobiada es­
tá”, del mutuario adventista. En los recuadros en b...
41
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 8 | Primarios | ¡Rescatados! | Escuela Sabática Menores

1.180 visualizaciones

Publicado el

Lección 8 | Primarios | ¡Rescatados! | Escuela Sabática Menores
http://escuelasabaticakids.com/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.180
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
715
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 8 | Primarios | ¡Rescatados! | Escuela Sabática Menores

  1. 1. as deseado alguna vez saber algo y tu pa­ pá o mamá te dijeron "espera un minuto"? ¿Tepareció que no ibas a poder aguantar de tanta curiosidad?Así es como se sentía,proba­ blemente, el rey Asuero cuando asistió al segundo banquete de Ester. E l rey Asuero y Aman estaban disfrutando del segundo banquete de Ester. Pero al Rey se le despertó la curiosidad: quería saber lo que deseaba Ester. Además, ¿por qué daba tantas vueltas para decírselo? -Reina Ester -le dijo-, ¿Qué es lo que de­ seas? Tú sabes que puedes tener hasta la mi­ tad de mi reino. -M i rey. Si tan sólo te interesas verdadera­ mente por mí, por favor, permíteme vivir, y permite que mi pueblo viva también -rogó-. Me han dicho que todos seremos ase­ sinados. Si fuéra­ mos vendidos como esclavos, no diría nada. Pero seremos destruidos. -¿Qué? ¿Quién ha hecho esto? ¿Dónde está él? -exclamó el Rey, enojado. -Es Amán, ese hombre -dijo Ester, señalando a Amán. Amán dejó de comer. Estaba atemorizado. No se imaginaba que Ester lo supiera. Se daba cuenta de que el Rey estaba muy enojado. El Rey golpeó el vaso contra la mesa y salió eno­ jado de la sala. Amán sabía que el Rey lo iba a mandar matar, así que se abalanzó sobre Es­ ter para implorarle misericordia. Justo en ese momento, el Rey regresó a la sala del banque­ te. -iAmán! -explotó-. ¿Cómo te atreves a atacar a la Reina, especialmente delante de mi presencia? Tan pronto como el Rey pronunció estas palabras, sus siervos se adelantaron apresura­ damente, cubrieron el rostro de Amán y se lo llevaron. Uno de los siervos del Rey, Harbona, le dijo: -Amán ha construido una horca en el patio de su casa. La hizo construir para Mardoqueo, el hombre que le advirtió acerca del plan que había para asesinarlo. -¡Cuelguen a Amán en ella! -ordenó el Rey. Entonces, el rey Asuero entregó a la reina Ester to­ das las cosas que habían pertenecido a Amán. Ester le informó que Mardoqueo era su primo; le ex­ plicó cómo Mar­ doqueo la había criado. Luego, el Rey mandó a bus­ car a Mardoqueo y le colocó el anillo que le había quitado a Amán. El anillo era un símbo­ lo del poder que él le estaba dando a Mardo­ queo: ahora era el nuevo asistente del Rey. Ester no había terminado con su misión to-
  2. 2. 3«trar a él Queridos padres: Recuerden que los maes­ tros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. Versículo para memorizar “¿Y quién sabe si para esta Inora has llegado al reino?” (Ester 4:14). davía. Se presentó una vez más ante el trono del Rey y se postró delante de él. Entonces, le rogó que detuviera el plan de Amán. El Rey extendió su cetro una vez más, y Ester se pu­ so de pie. -Por favor, mi rey, ayúdanos. Por favor, haz algo para cancelar las órdenes de Amán -rogó Ester entre lágrimas. -N o puedo cancelar esa ley, porque está sellada con mi anillo -le contestó-. Pero pue­ do hacer algo: que Mardoqueo se encargue de hacer escribir a mis secretarios lo que sea necesario. Cuando terminen, puede sellar las órdenes con el anillo que yo le di. Mardoqueo dictó lo que debían escribir los secretarios. Los judíos podrían defenderse si alguno fuera atacado; podrían, también, tomar la propie­ dad de cual­ quiera que lo intentara. Pron­ to, las cartas fueron termina­ das y selladas con el anillo del Rey. Se envia­ ron apresurada­ mente mensaje­ ros especiales para repartir las cartas a todos los lugares del reino. Los judíos de Susa gritaron de alegría cuando escu­ charon las nue­ vas órdenes. En todos los lugares donde las recibían, el pueblo judío celebraba con alegría esta gran libera­ ción; hasta algunas personas se quisieron convertir en judíos. Desde ese día en adelante los judíos han celebrado la fiesta de Purir durante dos d as cada año, memoran cómo Ester y Mardocueo sirvieron a Dios. Ellos ayudaron a salvar al pueblo de Dios de la muerte.
  3. 3. 8K1S8 £ gJ)J -% Comparte la historia de la lección con tu familia. Canten algunos himnos o canciones alegres; la clase de cánticos que los judíos probablemente cantaron cuando celebraron su liberación. Pide a tu familia que compartan una oportunidad en la que ellos tuvieron que servir a Dios y a su pueblo. ¿Quién es su pueblo? 0 Pide a Dios que te ayude a servirlo cada día. Ayuda a tu mamá a poner hoy la mesa. -*j Pídele que te de un pedazo viejo de tela. Re­ corta un rectángulo para representar un mantel. 0 Escribe tu versículo para memorizar sobre la tela. Enseña el versículo para memorizar a tu familia durante el culto. O Vean cuántas historias bíblicas pueden recor­ dar que estén relacionadas con alimentos. m Agradece a Dios por la salud y las fuerzas que te da cada día. i M is¡¡¡t3 % Durante el culto de hoy, lean Ester 7A . ¿Cuán alta sería la horca que construyó AmánP ¿Puedes encontrar algo similar a esa altura? Mide la distancia sobre el suelo. W Planea sorprender, con un acto servicial, a alguien que no sea tu mejor amigo. Ora por tu plan de servicio. Durante el culto, lee Ester 6:1 y 2. Comiencen una crónica de la familia (una especie de diario). Escribe cada día algo que haya sucedido y que te parezca importante. 0 Crea un Premio Mardoqueo a la Valentía. Entrégaselo a alguien que co­ nozcas y que lo merezca, y explícale de qué se trata. Pide a Dios que bendiga a esa persona. % Una buena manera de testificar es compartir una comida. Durante el culto, planeen invitar a al­ guien para comer. Traten de que sea alguien que no conozca muy bien a Jesús. Trata de ayudar a tu mamá en los preparativos. Lee Ester 5:1-3; 7:1, 2. Observa un mapa de tu país: si Asuero hubiera sido el rey de tu país, ¿cuánto le habría ofrecido a Ester? O Ora por los gobernantes de tu país.
  4. 4. 1P Durante el culto, lean y comenten Ester 3:10-12; 3:3. Crea un sello para tu familia. ¿Qué símbolos te gus taría incluir? Piensa en un lema de la familia que pueda acompañar al sello. Repasa el relato completo de Ester. Representa los episodios que más te impactaron con tu familia. Pide a otros familiares que mencionen cuáles fueron los inci­ dentes que más les gustaron. ijf Repitan tu versículo para memorizar todos jun­ tos. Compartan lo que significa para cada uno. O Antes de orar, canten alabanzas a Dios. Enton­ ces, agradézcanle por las oportunidades que les da
  5. 5. Instrucciones: Lee la letra del himno 444, “Cerca un alma agobiada es­ tá”, del mutuario adventista. En los recuadros en blanco dibuja ilustraciones de cómo puedes ayudar a un mundo que está en necesidad. Como dice el himno: “Al débil sé escudo y viste al desnudo. ¡Oh, ve y ayúdale hoy!”
  6. 6. 41

×