Para el 13 de diciembre de 2014 
Preparación para la siega 
PARA ESTA SEMANA: Santiago 5:7-12; Romanos 13:11; 1 Corintios ...
DOMINGO 
07 
Diciembre 
t = 
A 
MODELOS DE PACIENCIA 
Aunque todo lo demás en este mundo sea incierto, Santiago nos dice q...
¿VIVIR EN UN SUEÑO RELIGIOSO? 
"Cristo dice: 'Negociad entre tanto que vengo' (Luc. 19:13). Quizá pasen apenas unos pocos ...
MARTES 
09 
Diciembre 
LA LLAVE AL PARAÍSO 
Santiago 5:9 nos recuerda que "el Juez", o Jesús, "está a la puerta". Esto enf...
CONVERTIRSE EN UNA PERSONA PACIENTE 
La Biblia deja en claro que la paciencia es una virtud. Pablo dice que la paciencia e...
JUEVES 
11 
Diciembre 
PACIENCIA VERSUS PASIÓN 
El énfasis de Santiago sobre la necesidad de esperar y soportar nos recuer...
RECUERDA 
Esperar algo a menudo significa no hacer nada. Pero, al esperar que jesús regrese, debemos ser activos. Si no lo...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 11 | Joven | Preparación para la siega | Escuela Sabática

440 visualizaciones

Publicado el

Lección 11 | Joven | Preparación para la siega | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
440
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
126
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 11 | Joven | Preparación para la siega | Escuela Sabática

  1. 1. Para el 13 de diciembre de 2014 Preparación para la siega PARA ESTA SEMANA: Santiago 5:7-12; Romanos 13:11; 1 Corintios 3:13; Lucas 7:39-50; Colosenses 4:6. TEXTO CLAVE: "Así también ustedes, manténganse firmes y aguarden con paciencia la venida del Señor, que ya se acerca" (Sant. 5:8). PREVIEW Recuerdas la emoción que sentías de niño al pensar en la Navidad? Las luces de Navidad, el árbol, los villancicos en la iglesia, todo ello armando el momento para el gran clímax: el día de la Navidad. Para los niños es casi imposible irse a dormir temprano en Nochebuena. Quieren permanecer despiertos, para no perderse nada; quieren saborear cada momento. Así debieron de haberse sentido los seguidores de William Miller cuando lo escucharon predicar que Jesús regresaría el 22 de octubre de 1844. Muchos vendieron sus casas y descuidaron sus campos segados, con la seguridad de que ya no necesitarían más sus pertenencias terrenales. Y las personas que habían perjudicado de alguna forma a sus vecinos trabajaron duro para recompensarlos. Ahora, imagina despertar la mañana de Navidad y descubrir que fue cancelada. Quizás ocurrirá en algún momento en el futuro, pero nadie sabe cuándo. ¿Cómo te sentirías? Me imagino que te sentirías decepcionado, enojado y frustrado. Y así es como la gente se sintió el 23 de octubre de 1844. Desde que Jesús vino a la Tierra, los cristianos han estado esperando, paciente o impacientemente, que vuelva. A veces, estamos tentados a darnos por vencidos o ceder a la impaciencia y la frustración; pero, en la lección de esta semana estudiaremos de Santiago otra forma: aprender a esperar. Pacientemente. SÁBAQO 06 Diciembre Lección para jóvenes / 75
  2. 2. DOMINGO 07 Diciembre t = A MODELOS DE PACIENCIA Aunque todo lo demás en este mundo sea incierto, Santiago nos dice que podemos estar seguros de algo: que Jesús volverá (Sant. 5:7). Es más, nos dice que "la venida del Señor se acerca" (vers. 8). Podemos llegar a pensar que está equivocado; después de todo, hemos estado esperando por dos mil años a que Jesús regrese. Pero, Santiago no está hablando de la fecha literal del regreso de Jesús: se refiere a que la segunda venida es una realidad tanto espiritual como física. Si creemos esto, brinda un marco a nuestra experiencia presente en todo momento, y nos proporciona una perspectiva diferente sobre nuestras vidas. El ejemplo del agricultor (Sant. 5:7) Santiago compara la espera de un cristiano por el regreso de Jesús con un agricultor y su cosecha. Una vez que el agricultor sembró las semillas, no espera cosechar en ese momento. Él sabe que tiene que esperar a que lleguen las lluvias, para que el grano pueda crecer. En Palestina, esto se refiere a la lluvia temprana, que cae en octubre, y la lluvia tardía, en noviembre. Mientras tanto, el agricultor cuida de la tierra, saca las malezas, quita los insectos dañinos y fertiliza la tierra. Luego hay que arar, sembrar semillas y cuidar de las plantas. Finalmente, el "precioso fruto" (Sant. 5:7) está listo para la cosecha. Los adventistas, junto con muchos otros estudiosos de la Biblia, creen que el símbolo de la lluvia temprana y la tardía se aplica a, por lo menos, dos diferentes obras poderosas del Espíritu dentro de la iglesia: la experiencia del Pentecostés y los eventos que sucederán poco tiempo antes del regreso de Cristo. Al esperar la lluvia tardía, necesitamos seguir trabajando duro, como el agricultor. Debemos tener confianza hasta que llegue la cosecha. El ejemplo de Job (Job 2:10; 14:13-15; 19:23-27; Sant. 5:10,11) Santiago nos da más ejemplos de personas que sabían cómo esperar pacientemente. Los profetas del Antiguo Testamento, en general, son buenos ejemplos de "sufrimiento y de paciencia" (Sant. 5:10). Incluso cuando Job perdió su fortuna, salud y familia, mantuvo su fe en Dios, expresando las palabras: "El Señor ha dado; el Señor ha quitado. ¡Bendito sea el nombre del Señor!" (Job 1:21). Al final, la fidelidad de Job fue recompensada y su riqueza, restaurada. Así como Job tuvo que esperar a ser un hombre anciano antes de recuperar su riqueza y su familia, nosotros debemos esperar la segunda venida. Biblia en mano —.......■■■■■..... .......... I Lee Santiago 5:7. (Compara con Deut. 11:14; Jer. 5:24; 14:22; Joel 2:23.) ¿Qué se dice en el Antiguo Testamento acerca de la lluvia? ¿Por qué Santiago usó esta imagen en relación con la venida del Señor? (Ver también Ose. 6:1-3; Joel 2:28,29.) y Siendo que recién se puede distinguir el trigo de la cizaña en el tiempo de la cosecha, ¿cómo debemos vivir nuestra fe ahora, antes de la siega? 76 / Lección para jóvenes
  3. 3. ¿VIVIR EN UN SUEÑO RELIGIOSO? "Cristo dice: 'Negociad entre tanto que vengo' (Luc. 19:13). Quizá pasen apenas unos pocos años hasta que termine la historia de nuestra vida, pero debemos negociar hasta entonces" (EUD 68). "Algunos que poco antes habían sido llevados a la fe habían caído en errores en cuanto a los que habían muerto después de su conversión. Esperaban que todos serían testigos de la segunda venida de Cristo; pero se entristecían mucho a medida que los creyentes caían uno tras otro bajo el poder de la muerte, lo que les haría imposible contemplar ese deseable suceso: la venida de Cristo en las nubes del cielo. "Algunos que habían caído en el error de que Cristo vendría en sus días, creían firmemente la fanática ¡dea de que era digno de alabanza demostrar su fe renunciando a toda actividad, y resignándose a esperar en medio del ocio el gran acontecimiento que pensaban que estaba cercano" (CBA 7:921). "Cristo quisiera que cada uno se educase a sí mismo para reflexionar con calma en cuanto a su segunda aparición. Todos han de investigar la Palabra de Dios diariamente, pero sin descuidar los deberes presentes [...]. "Cristo declaró que cuando él venga algunos miembros de su pueblo que lo espera estarán ocupados en transacciones comerciales. Algunos estarán sembrando en el campo; otros, segando y recogiendo la cosecha; y otros, moliendo en el molino. No es la voluntad de Dios que sus escogidos abandonen los deberes y las responsabilidades de la vida y se entreguen a una contemplación ociosa, viviendo en un sueño religioso" (EUD 68). "Cristo encomienda a sus discípulos una obra individual, que no se puede delegar. La atención a los enfermos y a los pobres y la predicación del evangelio a los perdidos, no deben dejarse al cuidado de juntas u organizaciones de caridad. El evangelio exige responsabilidad y esfuerzo individuales, sacrificio personal" (MC 106). Biblia en mano .........................................................-..— ...■■■■■■... y ¿Qué dice Santiago cuando indica "afirmad vuestros corazones" (Sant. 5:8), y por qué llama "precioso” (tímios, vers. 7) al fruto esperado? (Ver 1 Tes. 3:13; 2 Tes. 3:3; 1 Ped. 1:19; 1 Cor. 3:12.) y Lee 1 Corintios 3:13. Considera tu vida. ¿Cómo es tu obra? Lección para jóvenes / 77 LUNES 08 Diciembre f A
  4. 4. MARTES 09 Diciembre LA LLAVE AL PARAÍSO Santiago 5:9 nos recuerda que "el Juez", o Jesús, "está a la puerta". Esto enfatiza la necesidad de una responsabilidad personal e implica un contexto más amplio que esperar la corrección de injusticias. Con seguridad, la época en que Santiago escribió tuvo gran cantidad de inequidades. La mayoría del "rebaño" al que le escribía era, probablemente, trabajadores pobres y explotados. La corrupción política se veía por doquier. En Jerusalén, el antiguo régimen de sacerdotes, condenados por Jesús como hipócritas, sepulcros blanqueados y serpientes, seguía en el mando. Santiago sitúa su consejo sobre vivir la vida cristiana en el contexto de que "el Señor está viniendo" (vers. 7). En los evangelios, las profecías de Jesús sobre la destrucción de Jerusalén y el fin del mundo tienden a unirse (ver Mat. 24:9-14). Como resultado, probablemente, los apóstoles y los primeros cristianos del Nuevo Testamento no captaron en seguida que los dos eventos estarían separados por largo período de tiempo. Es muy probable que la referencia principal de Santiago, aquí, sea a la destrucción de Jerusalén; a la cual le seguiría la segunda venida. Mientras este marco temporal no debilita su consejo, el cual se aplica a todas las generaciones de cristianos, le da cierto sentido de urgencia. Según un proverbio turco, "La paciencia es la llave al paraíso". Pero ¿qué significa exactamente la paciencia, en este contexto? Santiago utiliza dos palabras griegas diferentes, las cuales son traducidas como "paciencia". En el versículo 7, usa la palabra makrothymia, que en la mayoría de las traducciones modernas se traduce como "ser paciente".' Esta palabra tiene un sentido de espera y de no actuar rápidamente. Sin embargo, hypomone, la otra palabra que Santiago usa para referirse a la paciencia no sugiere una mera sumisión a las circunstancias.* 2 Al contrario, los autores de más de un comentario llegan a sugerir que Santiago está hablando de determinación: hasta un tipo de "paciencia militante". En conclusión, Santiago 5:7 al 12 puede ser un llamado a la acción, a rehusar la corrupción y la injusticia de la época, y a creer en la realidad de un mundo mejor. Biblia en mano y Por esto, Santiago 5:9 nos advierte: "Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta". ¿Qué quejas y rezongos tuviste contra otros, o aun contra la Iglesia (y tal vez con buena razón)? La pregunta es: ¿cómo los manejaste? ¿Con mansedumbre, humildad y perdón, al igual que fuiste perdonado por Dios (ver Luc. 7:39-50), o según las normas del mundo? ¡Sé honesto contigo mismo! / Mientras esperamos el retorno del Señor, ¿qué maneras positivas puedes usar para animar y elevar a otros? ¿Por qué es importante que lo hagas? ' Biblehub.com, s. v. "Makrothymia", recuperado el 9 de marzo de 2014 en http://biblesuite.com/greek/makrothumia_3115.htm 2 Blueletterbible.org, s. v. "Hypomone", recuperado el 9 de marzo de 2014 en http://www.blueletterbible.org/lang/lexicon/lexicon.cfm?strongs=G5281 78 / Lección para jóvenes
  5. 5. CONVERTIRSE EN UNA PERSONA PACIENTE La Biblia deja en claro que la paciencia es una virtud. Pablo dice que la paciencia es parte del fruto del Espíritu, junto con el amor, la alegría, la paz, la amabilidad, la bondad, la fidelidad, la humildad y el dominio propio (Gál. 5:22, 23). Y David describe a Dios mismo como "clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor" (Sal. 103:8). Si somos pacientes, es menos probable que nos apresuremos por tener cosas para las cuales no estamos preparados. La paciencia puede evitar que actuemos de manera impulsiva. Puede ayudarnos a aceptar nuestras limitaciones e intentar de nuevo. Y nuestra paciencia es beneficiosa para otras personas también. No es fácil para nadie tratar con alguien que está siempre ansioso y estresado; sin tiempo para nada. Sin embargo, no siempre es fácil ser paciente; es algo que tenemos que aprender. Aquí hay cinco consejos sobre cómo convertirnos en una persona más paciente. Define qué te hace impaciente. Generalmente, somos impacientes porque estamos apurados o bajo algún tipo de presión. ¿Por qué eres impaciente? Aprende a relajarte. Si te sientes impaciente, debes aprender a respirar profundo, relajarte y "soltar" esas cosas que te preocupan. Mantente positivo. Recuerda que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros. Todo saldrá bien. Observa la imagen completa. La gente hoy en día habla de "problemas del primer mundo". Estos son los problemas que solo tienen las personas privilegiadas. Tenemos que ver la imagen completa, y dejar de preocuparnos por pequeñeces. Por ejemplo, quizá no nos guste lo que tenemos para desayunar, pero somos afortunados por tener algo para desayunar. Descansa. Esto tiene dos significados. Primero, debemos tomarnos descansos cada día para sentarnos y pensar. Segundo, debemos reconocer que el mundo no es perfecto; nosotros no somos perfectos. Hay cosas que, simplemente, suceden. Quizá, no siempre sucedan cosas buenas a los que esperan, pero la mayoría de las cosas buenas que suceden no ocurren rápidamente. Después de todo, los israelitas pasaron cuarenta años en el desierto antes de estar listos para entrar en la Tierra Prometida. ¡Eso es paciencia! Biblia en mano ..........................— ...................—— y Lee Santiago 5:10 y 11. ¿Qué tienen en común Job y los profetas? ¿Por qué se subrayan estos ejemplos? ¿Qué lecciones personales podemos obtener de estas historias? y ¿Con qué estás luchando ahora mismo? ¿Qué oración estás haciendo, y todavía no fue contestada? ¿Perdiste la esperanza? Piensa en las pruebas de algunos personajes bíblicos; imagínate cómo se habrán sentido. ¿Cómo sus sufrimientos te pueden ayudar en los tuyos? Lección para jóvenes / 79 MIÉRCOLES 10 Diciembre Sb A ■f-f
  6. 6. JUEVES 11 Diciembre PACIENCIA VERSUS PASIÓN El énfasis de Santiago sobre la necesidad de esperar y soportar nos recuerda las palabras de Jesús en el Sermón del Monte (Mat. 5:1-5). Este es el aspecto de Jesús que Charles Wesley inmortalizó en el himno que escribió en 1742: "Dulce Jesús, manso y humilde, mira a este niño pequeño, ten piedad de mi simpleza, permíteme acudir a ti".3 Sin embargo, mientras el Jesús de las Bienaventuranzas dice: "Dichosos los humildes, porque recibirán la tierra como herencia" (vers. 5), el Jesús de Mateo 21 tiene una perspectiva diferente. Cuando vio que se estaba aprovechando de la gente que hacía sacrificios en el templo, perdió la paciencia, "entró en el templo y echó de allí a todos los que compraban y vendían. Volcó las mesas de los que cambiaban dinero y los puestos de los que vendían palomas. 'Escrito está -les dijo-: "Mi casa será llamada casa de oración"; pero ustedes la están convirtiendo en cueva de ladrones' " (Mat. 21:12, 13). Aquí lo vemos apasionado ante una injusticia. Él no está dispuesto a mirar mientras se aprovechan de alguien; incluso si eso significaba enfrentar la jerarquía religiosa y arriesgar su propia vida. Entonces, ¿cuál es? ¿Paciencia o pasión? Lo cierto es que ambas cualidades son necesarias para el liderazgo. Necesitamos pasión para tomar una causa y luchar por ella, y paciencia para completarla. Hay muchos ejemplos de activistas sufridos y perseverantes en nuestra época. Piensa, por ejemplo, en Mahatma Gandhi, quien luchó por los derechos civiles de la gente de India utilizando métodos no violentos. Aunque llegó a ser un líder mundial, siguió viviendo modestamente. También está Nelson Mándela, quién fue encarcelado durante 27 años antes de llegar a ser el primer presidente elegido democráticamente en Sudáfrica, en el año 2004. Recientemente, hemos visto ejemplos de informantes que están preparados para sufrir, con el fin de exponer verdades incómodas. Santiago nos anima a no perder tiempo en quejas y frustraciones sin sentido; a veces, eso significa ser paciente. A veces, también significa tomar una acción. Biblia en mano j Lee Efesios 4:15 y 29 y Colosenses 4:6. Medita con oración sobre el mensaje poderoso de estos textos. Piensa en cuán mejor sería tu vida si, por la gracia de Dios, siguieras estrictamente estas amonestaciones. 3 "Gentle Jesús, Meek and Mild", recuperado el 9 de marzo de 2014 en http:// wordwisehymns.com/2013/07/12/gentle-jesus-meek-and-mild/ 80 / Lección para jóvenes
  7. 7. RECUERDA Esperar algo a menudo significa no hacer nada. Pero, al esperar que jesús regrese, debemos ser activos. Si no lo somos, nos preocuparemos solamente por nuestra preparación al punto de que nos olvidaremos de las necesidades de los demás. Al esperar, podemos ser activos en alcanzar a un mundo herido. Siempre debes recordar que cuando Jesús regrese dirá a su pueblo: "[...] 'Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron' " (Mat. 25:34-36). VIERNES 12 Diciembre O CONSIDERA » Ve a un refugio para personas sin hogar una vez por mes, para ayudar en lo que se necesite. » Escribe una carta a un amigo sobre tu caminar con Cristo y cómo él te está guiando. » Comienza un proyecto en tu iglesia para ayudar a los necesitados; por ejemplo, preparar sopa y llevarla a quienes la necesitan. » Involúcrate en un Grupo pequeño de oración que se reúna semanalmente para orar por las personas en tu comunidad. » Visita a los enfermos en un hospital o ve a un hogar de ancianos a leerles o jugar juegos de mesa con ellos. » Escribe una redacción sobre lo que Mateo 25 significa para ti, y qué esperas que el Rey te diga cuando vuelva. » Responde a estas preguntas reflexionando sobre cómo será la segunda venida de Cristo: ¿Qué ves? ¿Qué oyes? ¿Qué sientes? Comparte tus pensamientos con tu compañero de pieza o uno de tus amigos. AMPLÍA Levítico 19:18; Mateo 10:42; 22:37 al 40; 25. Elena de White, El Deseado de todas las gentes, capítulo 70. Colaboraron esta semana: Jenny Waller, Reading, Inglaterra; Jennifer Rhodes, Milton Keynes, Inglaterra; Erica Hole, Binfield, Inglaterra; Margaret Arbuckle Paterson, Bracknell, Reino Unido; Charlotte Waller, Reading, Inglaterra; Elizabeth Rhodes, Havant, Inglaterra; Sergio Torres, Maitland, Florida, EE.UU. Lección para jóvenes / 81

×