Guía de Estudio de la Biblia
Lecciones de la Escuela Sabática
Para niños de 4 a 6 años
Año A
Cuarto trimestre
o,segí©h íQueridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta
lección en la fecha señalada. Los...
Jacob, y se levantará cetro en Israel”. ¡Eso era! ¡Ésta era la estrella de un nuevo Rey! Irían
inmediatamente y lo adorarí...
Hacer v decir *.
SABADO
Lean juntos la historia de la lección todos los días de
la semana y usen los siguientes ademanes p...
Lección 13 | Infantes | Regalos de cumpleaños para Jesús | Escuela Sabática
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 13 | Infantes | Regalos de cumpleaños para Jesús | Escuela Sabática

702 visualizaciones

Publicado el

Lecciones 13 | Infantes | Regalos de cumpleaños para Jesús | Escuela sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
702
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
224
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 13 | Infantes | Regalos de cumpleaños para Jesús | Escuela Sabática

  1. 1. Guía de Estudio de la Biblia Lecciones de la Escuela Sabática Para niños de 4 a 6 años Año A Cuarto trimestre
  2. 2. o,segí©h íQueridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante toda la semana, a partir de la fecha indicada. Sábado 27 diciembre Regalos de cumpleaños para Jesús ^ E H E N C í A s . Mateo 2:1, 2, 10, 11; El Deseado de todas las gentes, pp. 41-48. ¿Le has dado a alguien el regalo de cum pleaños perfecto? ¿Cóm o te sentiste cuando esa persona abrió tu regalo y se alegró m ucho por él? a noche en que nació el bebé Jesús, vinieron los ángeles y les cantaron a los pastores. Los pastores * fueron los únicos que escucharon a los ángeles, pero no fueron los únicos que los vieron. Lejos, muy lejos, en otro país, un grupo de hombres sabios estaba observando el cielo esa noche. Habían estu­ diado el cielo nocturno durante años, y conocían dónde estaba cada estrella. Pero esa noche había algo diferente: allí -justo allí- parecía haber una nueva estrella, una estre­ lla brillante; una estrella que nunca antes había estado allí. Estos hombres no lo sabían, pero estaban viendo al coro de ángeles que había cantado a los pastores. Luego de su canto, los ángeles desaparecieron en la distancia hasta que parecían otra estrella resplandeciente en el cielo nocturno. Nadie nota­ ría una estrella más entre las miles que brillaban en la oscuri­ dad; nadie, excepto los sabios que estudiaban los cielos. ¿Qué significaba eso? Estos hombres estudiaron la Biblia hasta que encontraron unas palabras especiales: “Saldrá estrella de MENSAJE Adoramos aJesús cuando le traemos nuestras ofrendas. 57
  3. 3. Jacob, y se levantará cetro en Israel”. ¡Eso era! ¡Ésta era la estrella de un nuevo Rey! Irían inmediatamente y lo adorarían. Pero no podían ir sin regalos. Le llevarían los mejores regalos que pudieran encontrar: oro, el metal más precioso; incienso, una especie de aroma dulce proveniente de países muy lejanos; y mirra, un perfume muy costoso. Eran tesoros dignos de un rey. Serían los regalos perfectos para el Rey del cielo. Cuando se hizo de noche nuevamente, revisaron el cielo una vez más. Sí; esa extraña estrella nueva todavía estaba allí. Estaban listos para partir. Seguirían a la estrella y ésta los guiaría al nuevo Rey. Cuando comenzó a aparecer la luz del día en el cielo oriental, la estrella desapareció de la vista. Entonces, los sabios se detuvieron a dormir. Pero tan pronto como llegó la noche sobre la tierra y pudieron ver la estrella, estuvieron listos para seguir su luz una vez más. Noche tras noche viajaron de esta manera, porque era un viaje largo; pero todas las no­ ches la estrella de ángeles estaba allí para guiarlos, hasta Jesús. Los sabios estaban felices de haber encontrado a María y al bebé Jesús. Se arrodillaron y adoraron al bebé. Luego, sacaron sus tesoros y le dieron el oro, el incienso y la mirra a Jesús. María y José estaban asom­ brados, pero contentos. Estos eran los primeros regalos que recibía el niño Jesús, y regalos perfectos de y adoración. 58
  4. 4. Hacer v decir *. SABADO Lean juntos la historia de la lección todos los días de la semana y usen los siguientes ademanes para repasar el versículo de memoria: esta: “Querido Jesús, entrego mi corazón y todo lo que soy a ti”. Hagan planes de llevar una ofrenda especial a la Escuela Sabática el próximo sábado. Agradezcan a Jesús porque tienen algo para dar a los que necesitan. “Dios ama al dador alegre” 2 Corintios 9:7 (señalar hacia el cielo). (cruzar las manos sobre el pecho) (hacer como que toma algo de una mano y lo extiende hacia otros). (sonreír). (palmas juntas, luego abrirlas como un libro). Permite que tu hijo “lea” las ilustraciones del folleto mientras comparten la historia de la lección. Ayúdalo a identificar las personas y los regalos. Cuenten, juntos, cuántos regalos y personas hay. Entonen un canto que hable acerca de dar. Agradezcan luego a Dios por el re­ galo más precioso de todos: Jesús. DOttINGO Acompaña a tu hijo a regalar lo que hizo en la Escuela Sabática a algún conocido, y a contarle de los regalos de los sabios. Si fuera apropiado, permite que tu hijo mues­ tre las ilustraciones del folleto. Ayuda a tu hijo a dibujar, colo­ rear y recortar una estrella amarilla que le recuerde que los sabios siguieron la es­ trella para encontrar al bebé Jesús. . Agradezcan aJesús por los ángeles que componían esa estrella. Permite que tu hijo ayude a preparar y servir un regalo especial para la familia, algo que todos dis­ frutarán; como, por ejemplo, una comida o postre especial para el almuerzo o la cena. Entonen un cántico de agradeci­ miento y agradezcan aJesús por su familia Conversen acerca de los regalos que los sabios le trajeron aJesús. Pregunta: ¿Qué dos regalos importan­ tes le puedes dar a Jesús? (Las ofrendas y el corazón.) Ayuda a tu hijo a hacer una oración sencilla parecida a a tu hijo a vestirse como un rey mago y a “leer” las ilustraciones de la lección a toda la familia. Pregunta a toda la familia: ¿Qué regalos podemos dar mañana a Jesús? Separen las ofrendas para el sábado, y entonen un cántico que hable acerca de la dadivosidad. Agradezcan luego a Jesús por regalarse a sí mismo a su familia. ilS I ■

×