Electronic portfolios and lists

83 visualizaciones

Publicado el

Portafolios electrónicos y listas-e
Jhobana Herrera Díaz

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
83
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Electronic portfolios and lists

  1. 1. Electronic portfolios and lists, and promoting skills for textual composition in college students Jhobana Herrera Díaz Abstract: The paper deals with an outline of instructional approach in which values the use of electronic portfolios supported by a lists-e to promote scriptural skills, especially those related to discourse and grammar skills, from the presentation of a brief theoretical and conceptual guidelines around: lists-e, electronic portfolios and textual composition process. Keywords: Lists-e, Electronic portfolios, Scriptural Skills, Grammatical Competence and Discourse Competence. I. INTRODUCCIÓN on gran frecuencia, los profesores universitarios de los niveles iniciales de diferentes carreras advierten con suma preocupación la pobreza en la expresión escrita de sus estudiantes. Quienes parecen estar muy alejados del hábito de la lectura, padecen de un amplio desconocimiento en materia de cultura general y carecen, por lo tanto, de la capacidad de abstracción y de comprensión de textos escritos de mediana dificultad. Se trata de un fenómeno muy generalizado en el mundo contemporáneo, un mundo que da prioridad a la comunicación oral e informal a través de los medios audiovisuales, aunque resulta más ostensible en los países del tercer mundo. Una amplia población académica está de acuerdo en afirmar que existen serias dificultades en la escritura de los estudiantes universitarios y esto está influyendo poderosamente en la baja calidad académica. La competencia para escribir es tan importante como la competencia de abstracción, la competencia para la investigación, para aprender y actualizarse, etc., que son comunes a todas o a casi todas las titulaciones: “en una sociedad en transformación, donde las demandas se están reformulando constantemente, estas competencias genéricas se vuelven muy importantes” (Tuning América Latina, 2007, p. 37). Frente a lo que se observa y se lee en la literatura especializada sobre las dificultades que presentan los estudiantes universitarios a nivel de competencias gramatical y discursiva y, ante la imperiosa necesidad de hallar soluciones, esta investigación recurre al escrutinio de nuevos medios instruccionales basados en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para explorar estrategias instruccionales que promuevan las competencias comunicativas de escritura en estudiantes universitarios. Las Tecnologías de la Información y la Comunicación están teniendo una gran capacidad para penetrar en todos los ámbitos de la actividad humana. En la mutua interacción entre sociedad y tecnología, se observa sin duda alguna la inserción de las TIC en la educación, y muy especialmente en la educación superior. En este sentido las universidades deben dar ejemplo en el aprovechamiento del potencial y las ventajas que ofrecen las TIC en los diferentes campos de la actividad académica, como dicen Valverde y Garrido (1999) quienes afirman que “si se utilizan correctamente, pueden convertirse en importantes apoyos para el desarrollo de procesos de aprendizaje y de enseñanza de gran calidad”. (p. 2) Las listas de discusión electrónicas por ejemplo, constituyen uno de los recursos de la Internet que se presenta como una vía potencialmente aplicable para el tratamiento de las situaciones mencionadas. Al respecto, autores como Malbrán y Pérez (2004) y Arango (2003), afirman que las listas electrónicas de discusión brindan la oportunidad para expresar ideas y sustentarlas, lograr elaboraciones coherentes de los argumentos, fundamentar el punto de vista, la construcción de lenguajes coherentes, etc. C
  2. 2. Las listas electrónicas cuentan con la posibilidad tecnológica de crear carpetas de manera individual y/o grupal. Cada estudiante puede “colgar” o guardar sus archivos en cualquier formato en esas carpetas. El sistema ordena el registro del ingreso de los archivos de manera cronológica, permitiendo que el estudiante lleve un control de las producciones textuales, convirtiendo a las listas en espacios ideales para desarrollar competencias comunicativas en escritura. II. LAS LISTAS DE DISCUSIÓN COMO MEDIO INSTRUCCIONAL Entre las definiciones sobre lo que es una lista electrónica, está la de Merlo (1999), quien dice que es una agrupación de usuarios de correo electrónico que basa su trabajo en un software de envío simultáneo de mensajes, de modo que todos los suscriptores de un grupo reciben cada mensaje remitido por los participantes al servidor en el que se encuentra instalado este programa. En consecuencia, en las listas electrónicas intervienen cuatro agentes: los suscriptores, la tecnología del correo electrónico, el programa de distribución de mensajes y el servidor al que llegan y del que salen los mensajes enviados por los miembros de una lista. Son varios los autores que han investigado alrededor de las listas electrónicas de discusión como recursos o herramientas que pueden emplearse a favor de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Muchos coinciden en que a través de este recurso de Internet, se favorecen entornos de enseñanza más dinámicos y significativos para los estudiantes, Arango (2003) afirma: En el ámbito educativo, el ejercicio asincrónico propio de los foros virtuales permite a los estudiantes articular sus ideas y opiniones desde distintas fuentes de discusión, promoviendo el aprendizaje a través de varias formas de interacción distribuidas en espacios y tiempos diferentes (p. 3). Los foros o listas de discusión son el lugar idóneo para la confrontación de ideas, teorías y opiniones, aparte de servir a otros fines como el intercambio de experiencias. Al respecto, Malbrán y Pérez (2004) afirman que las listas de discusión abren la posibilidad de generar proyectos colaborativos. De igual forma, declaran que las listas de discusión permiten:  La participación horizontal en una atmósfera amigable.  La oportunidad para expresar ideas y sustentarlas.  El aprendizaje colaborativo.  La selección de temas y problemas que ameritan análisis cuidadoso.  Advertir aspectos novedosos en la información circulante.  Detectar errores, falacias y dificultades de interpretación.  El enriquecimiento de la información disponible.  La responsabilidad de los participantes por su propio progreso.  Aumentar la cantidad y calidad de los intercambios.  El aprovechamiento de las capacidades y talentos de los participantes.  La evaluación formativa del curso.  Ampliar los roles de los docentes y de los pares como moderadores o tutores.  Distribuir de modo más equitativo las responsabilidades de enseñar y aprender.  Descubrir las habilidades y disposiciones de aquellos participantes a quienes no se les habían sido detectadas. Las listas electrónicas de discusión como medio instruccional promueven variadas posibilidades no sólo a nivel intelectual, sino también a nivel afectivo. Son sin duda un espacio para el intercambio virtual de conocimientos, habilidades y valores. Al respecto, investigadoras como Malbrán y Pérez (2004) ratifican que este tipo de medios ayuda a favorecer la profundización del contenido, el despliegue de habilidades cognitivas de nivel superior y el estímulo de procesos motivacionales en un escenario de discusión virtual ya que disminuye la reticencia de algunas personas a participar en los intercambios cara a cara proveyendo la ocasión para un conocimiento que involucre a un mayor número de actores educativos. III. LAS LISTAS-E Y EL PORTAFOLIO ELECTRÓNICO Entre las Tecnologías de la Información y la Comunicación, se hallan las listas electrónicas como uno de los tantos recursos que ofrece Internet y que pueden ser utilizadas para la formación y la investigación. En la actualidad, las redes de comunicación y las nuevas tecnologías introducen cambios en el contexto pedagógico y
  3. 3. exigen modificaciones en los modelos educativos, al igual que en los escenarios donde ocurre el aprendizaje, lo mismo que en la forma de planificar y desarrollar los procesos de enseñanza y aprendizaje que promuevan la participación sincrónica y asincrónica de cada uno de los actores de estas dinámicas. Con respecto a la participación asincrónica se viene observando que cada día es más notorio el incremento del uso de las listas de discusión, tanto en la modalidad de la educación formal como no formal e informal. En la educación superior, por ejemplo, éstas se vienen incorporando cada vez más, gracias a las utilidades que brindan, tal y como lo afirman Malbrán y Pérez (2004): Las listas de discusión brindan la oportunidad de expresar ideas y sustentarlas, seleccionar temas y problemas para analizarlos, fundamentar el punto de vista. Estas requieren, a su vez, un usuario que reflexione sobre el contenido y precise respuestas, que plantee cuestiones atendiendo al núcleo de un concepto, que organice ideas alrededor de un tema, entre otras condiciones (p.3). Las listas electrónicas cuentan con la posibilidad tecnológica de crear carpetas de manera individual y/o grupal. Cada estudiante puede “colgar” o guardar sus archivos en cualquier formato en esas carpetas. El sistema ordena el registro del ingreso de los archivos de manera cronológica, permitiendo que el estudiante lleve un control de las producciones textuales, convirtiendo a las listas en espacios ideales para desarrollar competencias comunicativas en escritura. La estrategia de trabajo por portafolios soportados en listas electrónicas, constituye una alternativa valiosa para el trabajo instruccional porque no sólo resulta atractiva por la integración de múltiples posibilidades de interacción que ofrece el ciberespacio para favorecer la escritura como los foros, redes sociales, creación de archivos en línea, distribución colectiva de información de interés general, acceso a material Web de consulta, etc., sino también porque resulta ser una estrategia evaluativa para los propios estudiantes y para el docente. El acceso personalizado que los docentes tienen de cada una de las carpetas alojadas en la lista, le permite hacer un seguimiento del proceso escritural que está llevando el estudiante. De igual manera, los estudiantes tienen acceso no sólo a su propia carpeta, sino también a la de los demás. Lo anterior les permite ver y reflexionar sobre las estrategias escriturales que han empleado los compañeros para producir los textos, las fuentes bibliográficas consultadas, los errores gramaticales y discursivos, etc., que se convierten en los puntos de referencia para mejorar el nivel escritural que poseen. Sin embargo, se debe aclarar que aunque la literatura especializada expone que las listas y los portafolios promueven competencias comunicativas en escritura, la eficiencia y eficacia de estos recursos dependerá en gran medida de las estrategias instruccionales que diseñe y plantee el docente. Es así que sólo atendiendo minuciosamente al proceso que lleva el estudiante, se podrán hacer intervenciones para mejorar la instrucción, emprender actividades de corrección y encaminar al estudiante hacia el logro de los objetivos planteados a nivel de las competencias gramatical y discursiva. El portafolio electrónico es cada vez más utilizado en la educación por su versatilidad para llevar a cabo el seguimiento del proceso de avance de los estudiantes de una manera sencilla y cómoda. Al encontrarse los portafolios en formato electrónico, se posibilita la gestión y la actualización del material que vayan desarrollando los actores involucrados en los procesos de enseñanza y de aprendizaje. Hoy por hoy, los portafolios están presentes en todas las etapas educativas y en el desarrollo profesional, tanto en el aprendizaje como en la promoción y la evaluación. Un trabajo de portafolios puede usarse para el desarrollo y valoración del conocimiento de una asignatura y para la adquisición de habilidades de auto- aprendizaje y prácticas reflexivas. El portafolio responde a dos aspectos esenciales del proceso de enseñanza y de aprendizaje: implica toda una metodología de trabajo y de estrategias didácticas en la interacción entre docente y estudiante. Por otro lado, es un método de evaluación que permite unir y coordinar un conjunto de evidencias para emitir una valoración lo más ajustada a la realidad que es difícil de adquirir con otros instrumentos de evaluación más tradicionales. Al respecto, Hernández, M (2006) dice: Es un método de enseñanza, aprendizaje y evaluación que consiste en la aportación de producciones de diferente índole por parte del estudiante a través de las cuáles se pueden juzgar sus capacidades en el marco de una disciplina o
  4. 4. materia de estudio. Estas producciones informan del proceso personal seguido por el estudiante, permitiéndole a él y los demás ver sus esfuerzos y logros, en relación a los objetivos de aprendizaje y criterios de evaluación establecidos previamente (p. 1). Son muchas las utilidades que se pueden obtener al emplear los portafolios electrónicos como estrategia de instrucción y/o de evaluación. Entre las utilidades que menciona Hernández, M (2006) están:  Ofrece información amplia sobre el aprendizaje.  Admite el uso de la evaluación continua para el proceso de aprendizaje.  Tiene un carácter cooperativo, implica a profesor y estudiante en la organización y desarrollo de la tarea.  El estudiante al desarrollar esta estrategia proyecta la diversidad de aprendizajes que ha interiorizado.  Se detectan los aprendizajes positivos, las situaciones problema, las estrategias utilizadas en la ejecución de tareas, etc.  Se pueden compartir los resultados con otros compañeros y con otros profesores.  Promociona la autonomía del estudiante y el pensamiento crítico reflexivo que por una parte asegura el aprendizaje mínimo y por otra aquél que cada uno desea adquirir y profundizar.  Proporciona buenos hábitos cognitivos y sociales al estudiante.  Tiene un gran componente motivador y de estímulo para los estudiantes al tratarse de un trabajo continuado donde se van comprobando rápidamente los esfuerzos y resultados conseguidos.  Cuenta desde el principio con los criterios con los que serán evaluados los estudiantes.  El portafolio es un producto personalizado, por lo que no hay dos iguales. Igualmente este autor destaca que a través del empleo de portafolios se estimula a los estudiantes para que no se conformen con los primeros resultados, sino que se preocupen de su proceso de aprendizaje. De igual forma destaca que ayuda a resaltar lo que un estudiante sabe de sí mismo y con relación al curso y a desarrollar la capacidad para localizar información, para formular, analizar y resolver problemas. La evaluación que se plantea para acompañar el proceso de instrucción mediado por la lista de discusión electrónica, debe estar centrada en el desempeño del estudiante a través de diversas situaciones de aprendizaje significativas y evaluaciones que le permitan al estudiante universitario adoptar un papel activo de manera que pudiera ejercer sus conocimientos, habilidades y conductas de manera práctica. Tabla Nº 1 Rúbrica diseñada para evaluar los portafolios de los estudiantes El siguiente instrumento adopta juicios de evaluación formativa y sumativa del portafolio escritural que los estudiantes han estructurado a lo largo del lapso académico. Criterios: Presencia: MB. Muy Bien (3); B. Bien (2); A: Aceptable (1) No presencia: 0 Nombre: Curso: Sección: Lapso: Criterios Tópicos Presencia Sí No MB 3 B 2 A 1 0 Cantidad Ha producido todos los textos que se han establecido Ha tomado la iniciativa de escribir espontáneame nte Ha elaborado producciones intermedias Ha escrito de manera continua durante el lapso Ha realizado actividades de escritura libre Ha suministrado documentos en la carpeta grupal Calidad Utiliza espontáneame nte técnicas de composición escrita Colabora con sus compañeros
  5. 5. para planificar y revisar textos Hace caso de las sugerencias que le hace el docente Consulta manuales de referencia como diccionarios y gramáticas Usa Tecnología informática (procesadores de texto) para la revisión de los escritos Hace un compendio de fuentes bibliográficas empleadas para redactar sus textos Lleva una organización cronológica de sus escritos Progresión Autoevalúa su proceso de composición escrita con objetividad Mejora la calidad gramatical y discursiva de los escritos Incrementa la cantidad de producciones intermedias para un solo texto Se interesa por elaborar ayudar para redactar mejor Se convierte en evaluador de los textos de sus compañeros Comentarios y/u observaciones: Por ser el proceso de composición textual, un proceso eminentemente recursivo, se hace necesario evidenciar el nivel de progreso que pueda alcanzar el estudiante a partir del desarrollo de variados ejercicios de aplicación que puede ir sistematizando en el portafolio. Cada uno de los textos guarda las versiones del proceso de composición textual de acuerdo con los lineamientos que sobre ello establece Cassany (1997). La posibilidad que tienen los portafolios ubicados en la lista electrónica es que los compañeros de clase pueden acceder a cada uno de los escritos producidos para revisar las estrategias empleadas, los estilos escriturales y cada uno de los bocetos escriturales empleados por cada estudiante durante la composición textual. Así que los procesos de planificación, textualización y revisión podrán ser evidenciables en el portafolio de manera cronológica a lo largo del semestre si se cuenta para ello con otras rúbricas de seguimiento tipo formativas o sumativas, tal y como se observa en la siguiente tabla: Tabla Nº 2 Rúbrica para autoevaluar el proceso de composición escrita Proceso Indicador Sí No Planificación Genera ideas a través de estrategias como lluvia de ideas, escritura libre, dibujos, palabras clave, etc. Organiza ideas a través de un mapa de ideas, flechas, enumeración de las ideas a tratar en el texto. Al organizar el texto revela la estructura del mismo (ideas principales y secundarias por párrafos) Enuncia claramente los objetivos del texto. Expone claramente la intencionalidad del escrito. Expresa claramente la audiencia a la cual va dirigido el escrito. Analiza el contexto comunicativo en el cual se inscribirá el texto. Explora el tema del texto a través de variadas fuentes de consulta. Textualización Ejecuta el plan elaborado. Emplea referencias bibliográficas impresas y/o electrónicas. Realiza varios borradores del texto. Presenta en el borrador una introducción, un cuerpo y una conclusión. Escribe párrafos,
  6. 6. Revisión presentando en ellos concordancia entre verbo y sujeto, sustantivo y adjetivo, pronombre y sustantivo Elabora una idea principal en cada párrafo. Agrega nuevas ideas a las generadas en la planificación. Elimina ideas generadas en la planificación. Realiza correcciones en las ideas organizadas. Agrega nuevos argumentos o ejemplos a las ideas expuestas en el borrador. Corrige la ortografía y cambia los vocablos. Muestra correspondencia entre las ideas y los párrafos elaborados. Elimina las ideas que se repiten. Corrige las ideas que resultan contradictorias. Expresa una relación entre el título y el contenido. Acomoda adecuadamente los conectores. Ajusta los signos de puntuación adecuadamente. Verifica que los pronombres se estén empleando correctamente. Adecua los tiempos verbales. Adecua el registro al contexto donde va a circular el texto. Evita el empleo de giros dialectales o coloquiales. REFERENCIAS [1] Arango, M. (2003). Foros virtuales como estrategia de aprendizaje. LIDIE: Laboratorio de Investigación y Desarrollo sobre informática en Educación. Universidad de los Andes. Bogotá. [2] Cassany, D. (1997). Describir el escribir. Cómo se aprende a escribir. Editorial Paidós: Barcelona, España. [3] Hernández, M. (2006). El portafolio del estudiante. Ficha Metodológica. Portal GV: Generalitat Valenciana. Disponible en: http://www.recursoseees.uji.es/fichas/fm4.pdf [4] Malbrán, M. & Pérez, V. (2004). La lista electrónica de discusión y su utilización en el ámbito universitario. Revista de Informática Educativa y Medios Audiovisuales. Buenos Aires. [5] Merlo, J. (1999). Las listas de distribución como herramienta profesional. Revista Métodos de información. Vol. 31. Universidad de Salamanca, España.

×