Encargado: Arq. Luis Omar Rancier Valdez
Materia: Urbanismo
Asunto: Reporte de Lectura
Base del reporte: Arquitectura de l...
Arquitecto, teórico, artista y profesor;
Nacido en Milán, Italia, estudió en el
Politécnico de Milán y se tituló como
arqu...
•

A través de la lectura analítica del libro en cuestión, se logra
comprender el fenómeno del origen de una ciudad desde ...
Otro instrumento que aporta este estudio, es el que
respecta al siguiente orden: Político, Social, Económico,
Arquitectóni...
Lo anterior es acompañado por el símil que se establece entre la arquitectura y
el arte (ambos son fáciles de analizar, pe...
En base a lo anterior, vemos como Aldo Rossi
expresa claramente: “Los Problemas Urbanísticos
siempre han existido”, es por...
En palabras del mismo Aldo Rossi: “La historia de una
ciudad es también la historia de su arquitectura”. Aquí
nace otro as...
Halbwachs estipulaba, y por ende, le considero
una muy buena frase para entender la necesidad
de distinción y de la necesi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Arquitectura de la ciudad (Aldo Rossi)

10.407 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Empleo
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
10.407
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
182
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Arquitectura de la ciudad (Aldo Rossi)

  1. 1. Encargado: Arq. Luis Omar Rancier Valdez Materia: Urbanismo Asunto: Reporte de Lectura Base del reporte: Arquitectura de la Ciudad (Aldo Rossi) Sustentante: José Antonio Estévez Tejeda Matricula: 12-0625
  2. 2. Arquitecto, teórico, artista y profesor; Nacido en Milán, Italia, estudió en el Politécnico de Milán y se tituló como arquitecto el año 1959. Junto a un grupo de arquitectos, dieron forma a un pensamiento urbano que sería muy influyente en Europa.
  3. 3. • A través de la lectura analítica del libro en cuestión, se logra comprender el fenómeno del origen de una ciudad desde el todo que lo conforma, hasta la incontable cantidad de partes que la contienen, y por tanto, la hacen ciudad. Al momento de abordar cada idea, cada oración y cada palabra se ha de tomar en cuenta que el texto no se impone sino que se presenta desde un punto de vista analítico y minucioso, otorgando un resultado más fácil de comprender. Es usual que Aldo Rossi mencione a incontables arquitectos, especialistas y hasta obras para hacer comprensible y palpable que la arquitectura es el resultado de una serie de ciencias y estudios que se complementan entre sí. • Un término que ayuda a entender por qué muchos estudios y soluciones urbanísticas no son más que lo externo, lo simple, lo “inservible”, es el simple hecho de que lo primero es que no se reconoce que la “arquitectura” (tanto en edificación como en imagen) es una suma de varios puntos de vista, el mismo autor hace hincapié incontables veces en como dichos estudios no toman en cuenta, para nada, aquel artefacto urbano (desde una simple calle hasta el más complejo de los edificios) como un este especifico, sino que se le torna la característica de cuantitativo mas no de calificativo. Rossi define una ley que considera pilar al momento de planificar, es la “Ley de la Realidad”, donde los estudios a realizar en base a algún fenómeno que parezca grupal (guerras, desastres, entre otros), en verdad son una serie de eventos que afectan de forma distinta y en diferentes niveles a toda la ciudad.
  4. 4. Otro instrumento que aporta este estudio, es el que respecta al siguiente orden: Político, Social, Económico, Arquitectónico, Geográfico. Obviamente lo anterior no es algo fijo, pero si es una buena guía para alcanzar resultados que ciertamente no hayan sido producto de aquellos “enunciados” que muchos toman como generales, y por ende, definidores (como limitantes) del aspecto urbano de cualquier artefacto. En base a lo anterior, se puede citar un ejemplo histórico, la invasión de un país hacia otro, basado en la materialización de la necesidad de habitar por parte del invasor en base a una serie de condicionantes propias del entorno invadido, esto es, que por más que parezca que todo se impuso, en verdad no es cierto. Por ende, cada artefacto urbano, cada ciudad, responde a la suma de experiencias, las cuales se convierten en materiales. Aldeo Rossi suele citar a la arquitectura de la ciudad en dos vertientes, para ayudar a comprender poco a poco el génesis de cualquier ciudad: A-Como un objeto gigante hecho por el hombre. B-Como los aspectos de la ciudad.
  5. 5. Lo anterior es acompañado por el símil que se establece entre la arquitectura y el arte (ambos son fáciles de analizar, pero difíciles de definir). Es por tanto necesario, que para poder referirse a algún plan de acción, es necesario tener la experiencia propia. Esto se observa bastante en el plano nacional cuando, por ejemplo, el concepto de una persona sobre una zona marginada del país es diferente al de la persona que vive en dicha zona (uno lo asocia con problemas que generaron dicha respuesta urbana, otros lo ven como una necesidad que se genera a partir de ciertas condicionantes). De lo mencionado anteriormente, nace un factor común, el “ciudadano”, que es quien otorga el valor a cualquier cosa, para esto cito una frase de Cattaneo en el libro: “Este terreno no es resultado de la naturaleza, sino de nuestras manos”. Haciendo referencia a esto, puedo decir que es obvio que la naturaleza condiciona a un ambiente mas no lo define. Es por tanto necesario investigar y descubrir aquellos factores que realmente incidieron en aquel producto final que conocemos como “Ciudad”. Para comprender el origen de una ciudad, se habla de “Locus” (aquella relación entre una cierta localización específica y las construcciones que habitan en el), el cual puede surgir desde lo mas lógico hasta lo más impensable, en palabras de Adolf Loos: “si encontramos una zona de seis pies de largo por tres de ancho, en forma de pirámide, algo dentro de nosotros nos dice que alguien TIENE que estar enterrado ahí”, eso es locus, por tanto arquitectura. Entonces, como se ha demostrado, muchos factores inciden en una ciudad, por ende, considerar que todo se mantendrá de una forma, es la mayor falacia. El urbanismo “une distintas épocas, regiones, tomando varios factores que inciden en la interacción de una enorme malla urbana perteneciente a una ciudad y a su entorno como fenómenos existenciales, unidos tanto desde el punto de vista abstracto como físico. Por ejemplo, citemos a Roma o Grecia, eran y son la muestra por excelencia de como un pensamiento rompe los límites de lo intocable, hasta tomar forma, hasta lograr un “sitio”, y es en torno a este sitio que empiezan a surgir incontables cambios. Es ahí cuando comprendemos aquella fuerza misteriosa que nos hace enaltecer y admirar tanto las construcciones antiguas por encima de las modernas, ya que suelen ser el génesis, un génesis basado en una serie de sucesos que marcaron una sucesión de cambios que poco a poco fueron formalizando el fenómeno de cambio que sufre cualquier sociedad.
  6. 6. En base a lo anterior, vemos como Aldo Rossi expresa claramente: “Los Problemas Urbanísticos siempre han existido”, es por tanto necesario entender que la solución siempre ha sido la misma, pero que gracias a la imposición de reglas y demás términos que “definen” (como elemento delimitador) las distintas zonas, no se logra conseguir reflejar la “imagen urbana”, y dicha imagen solamente será el resultado, como se recalca bastante en el libro, de una investigación exhaustiva puesto que lo que se busca es generar armonía entre todas esas épocas distintas que conforman una ciudad. Otra forma de abordar lo anterior, es verlo desde el punto de vista de los monumentos que están dispersos en toda una ciudad, los mismos son los símbolos palpables de ideas, sucesos y acciones que conformaron una época. Con esto, nacen las “zonas de referencia”, que son excelentes instrumentos para generar planes urbanísticos más humanos. Esto es usualmente ignorado por muchos, y es la razón por la cual no comprenden por qué aquellas personas que habitan en ciertas zonas suelen regresar a pesar de haber sido reasignados, y es porque, aunque no lo parezca, la decisión de querer “dotar” de característica a un lugar, no es más que calificar un entorno, es decir, se le está diciendo a aquel hombre y mujer que su entorno “no vale nada”, y esto no es cierto, ya que si ellos habitan en “X” o “Y” espacio es debido a una serie de eventos. Por tanto, cuando se habla de ciudad, se debe de comprender que aunque la ciudad sea una, está compuesta de varias partes, es rica en historia, en significado, en ideas, resultando en una serie de respuestas que no se pueden calificar más que obsoletas debido a que “aíslan” zonas en vez de interrelacionarlas. Entonces, como se reduce el factor de aislar una zona, se reduce cuando se comprende que en el urbanismo ha de primar la “libertad de decisión” para los ciudadanos, en vez de sustituir a una solución por otra. El mismo Viollet-Le-Duc decía que “ya que la arquitectura es cambiante, entonces, las soluciones también lo serán”, esto no hace más que reflejar el motivo principal del urbanismo, que es el de “reconciliar” necesidades a través de condiciones urbanas.
  7. 7. En palabras del mismo Aldo Rossi: “La historia de una ciudad es también la historia de su arquitectura”. Aquí nace otro aspecto muy mencionado en la lectura, la “permanencia” del artefacto urbano. Entonces, si ya es reconocible el “locus”, y el “simbolismo”, es ahí cuando nace la “materia física”, pero todo lo anterior se mantendrá, si y solo si responde totalmente a una serie de necesidades y aporta algo nuevo. Por ejemplo, el fenómeno de la permanencia lo podemos observar con aquellas edificaciones representativas de cada “estilo” que surgió (barroco, neoclasicismo, entre otros), las cuales destacan por encima de aquellas “copias” insípidas que dejaron de “funcionar” y hasta que “nunca empezaron a funcionar”. Retomando lo anterior, es comprensible por qué la ciudad (como sinónimo de arte), responde a la composición, y es ahí donde entra el juego el famoso plan, plan que responda, plan que origine cambios, pero que sobre todo mantenga la esencia original del entorno, dicho de otra forma, la individualidad de las formas es la que hace tan rico compositivamente a un lugar, y es, por ende, el motivo principal por el cual los planes urbanos han de mimetizar con el lugar donde se van a localizar. El diseño urbano gira en torno a un contexto, en hacerlo continuo, en hacerlo “paisaje”, es por tanto una proyección de “como deberían de ser las cosas”.
  8. 8. Halbwachs estipulaba, y por ende, le considero una muy buena frase para entender la necesidad de distinción y de la necesidad de interconectar espacios: “cuando un grupo es introducido a un espacio, lo vuelve su imagen, al mismo tiempo se adapta a formas materiales que lo resistan”. Esto ayuda a comprender que la ciudad es el “locus de la memoria”, con esto se forman imágenes urbanas y nacen nuevas memorias, asegurando un cambio positivo y moldeando la ciudad. Claro está, Aldo Rossi deja más que claro, que todo desarrollo no nace necesariamente de lo bueno, sino también de ciertos procesos de decline (propiedades privadas casi kilométricas, emigración de núcleos urbanos, nacimiento de industrias). Entonces, si existen tantos factores es imposible concebir un plano urbano que no responda a una voluntad, ya que en la historia, no existe lo involuntario. Por ende, los análisis han de ser neutrales para brindar resultados con múltiples opciones. En definitiva, la lectura de “Arquitectura de La Ciudad”, aporta aquello que hace rico a la ciudad, ayuda a comprender sus partes, a expandir el horizonte de aquello que se toma por sentado al momento de analizar cualquier ambiente para darle una solución, pero sobre todo, ayuda a reconectarnos con esa esencia del pasado en el cual la arquitectura respondía a todas las necesidades desde la más espiritual hasta la más física.

×