Disculpe es usted una bruja

3.336 visualizaciones

Publicado el

FABULAS Y CUENTOS

Publicado en: Educación
0 comentarios
7 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.336
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
182
Acciones
Compartido
0
Descargas
155
Comentarios
0
Recomendaciones
7
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Disculpe es usted una bruja

  1. 1. «Er Disculpe. . . ¿E. s' usted una bruja? Érnily Ïïnrn Ilustraciones de Pnwel Pnwlak x. .p; '. ‘I' ss '«'. nurum. .'-. - n Bogota. B‘ echa-nn Rua-ww. A Int"- (‘un ‘¡r -ÏÏI¡nI4-Ivlr| ', Lhnzn ‘Jéx’ n Mknnai. Pungnnm. Qu-r. .. SAVIJL-z-aé, S41 Juan. 34, kun-zum. Sangug-g «:2 fjiulw. Ïíaulu Una: n43.“ z“:
  2. 2. Iíoracio era un gato- l ¿n gato rnuy muy negro. ‘ufivía en 1a calle y no tenía Iuuchos anïigos, así quo ora bastante soïitario. En los días fríos, I-Ioracio iba a la biblioteca pública. La biblioteca era tibia y caunfortatvle, y ten ía muchos libros buenos para leer. . ._: ___: ._—. .. ___ . :.. .—__. ._ n-mnmun-anzamt-r;
  3. 3. Un día Ïïoracio encontró un libro llannado La enciclopedia de las brujïzz»; ¡Era realmente interesan le !
  4. 4. Entre otras tantas eos-as. decía: Las brujas usan medias de rayas y sombreros punliagudos. Las brujas viajan sentadas sobre ese-chas- Las brujas tienen grandes calderas para preparar pociones nïágicas- Las bruj as tienen toda clase de nnascotas: cuervos, lagarlij as, búhos y murciélagos. Pero sus ¡vrefericlos son los gatos negros. "¡Si logro encontrar una bruja para n11’, tal vez ya no tenga más frío ni me sienta solo nunca nlásl". pensó IIoracio. En tonces . . .
  5. 5. y . - - se dispuso a buscar una bruja- IvIic-nlras caminaba por la calle, Horacio vio a una niña que llevaba rnedías de rayas, ,exacta1ncnte corno aquellas que describía e] libro de brujas- ——]Ï0íseulpc, ¿es usted una bruja‘? —le preguntó.
  6. 6. Cuando la niña se volteó y vio a Horacio, dio un salto. —; /khhhhh! ¡Un gato negro! —gritó—. ¡Eso es señal de mala suerte! —_y huyó G01110 si hubiera visto un fantasma- “¿Acaso soy tan aterrador? ", se preguntó Horacio- Suspiró y siguió su canaino.
  7. 7. I-Ioracio escuchó algo así corno unos silbidos. Y vio que alguien harría los adoquines con una escoba que era exactamente igual a la que aparecía en cl libro. “Esta tiene que se: una bruja”, pensó. Disculpe- ¿es usted una brtria? —prcguntó Horacio.
  8. 8. La persona se (iio la vuelta. ¡Era un barre ndero! —, :,¿caso me veo corno una bruja‘? —1e preguntó a IIorac-io. ¡mientras se reía a través de sus gruesos bigotes. —¡Uuppsss! —dijo I-Ioraeio- . .
  9. 9. Lícspués, Horacio vio una rnujer a través de una ventana. Ella estaba cocinando en una enorme caldera, cxactaincntc corno la que aparecía en el libro- “Tiene que ser una bruja", pensó Horacio, i Horacio se acercó a la ventana. Disculpe, -' es usted una bruja? —1e preguntó-
  10. 10. 2 _ . ., __ - _ _ ‘Q .2 _ ’ . — k . . 3 N _, A _ . ,¡, .__ - _ _ ’ i ‘n " . k — — . ._ _ .3 , . 2.. ‘ _ ____ p,
  11. 11. —¡('Ión1o te atreves a llamarme bruja! —-g, ritó la rnujer—. ¡Largo de aquí, gato malvado! ¡Y no vuelvas a aparece rte por aquí ! —. To quise ofenderla. . . —n1urn1uró Horacio, y sc eseabulló rápidamente.
  12. 12. “No he tenido mucha suerte para encontrar una bruja” —pensó Horacio. mientras regresaba a la biblioteca. ‘Tomó un libro de la repisa y se dispuso a leer. No se fijó en las seis extrañas figuras que se encontraban detrás de la estantería- . -
  13. 13. . . . ¡pero las niñas sí se lljaron cn Horacio! Corrieron a alzarlo y lo abrazaron y acariciaron. —¡()ué gatito negro tan hertnnsn! todas. —gri ta ron ¡Horacio estaba n1uy abochornado! I-in ese ITIOITIEBIIÏC’), escuchó la V07. de una n1ujer: a¡Silencio, rnis pequeñas brujilas! ¡Recuerden que estamos en una biblioteca! Jfiisculpen, ¿acaso ustedes son brujas? égareguntó Horacio.
  14. 14. —Por supuesto —rcspondió la Inujcr—. Ellas son aprendices de brujas y yo soy la maestra brujau N ¡Y sin duda lo eran: tenían escobas y {medias de rayas y soxnbrcros ¡i puntiagudos. exactamente corno en las ilustraciones del libro!
  15. 15. Y tod as ipregu n taron si podían llevarse al gatito negro a casa“ . 1:}
  16. 16. -—l'vli nombre es Horacio —dijo IIoracio muy compuesto-g y desde luego que todas pueden llevarme a casa- _ . —Así ¿»S —concedíó la maestra». pero también podemos Hevarte a 1a escuela, si así lo quie-res--- —¡Sí, por favor! respondió Ïïoracio. Y todas las ujjias aplaudieron-
  17. 17. —Y ahora, niñas, guarden silencio, por favor. Escojan sus libros y resérvenlos —ordenó la maestra. —Tambíén tú, Iíoracio —agregó— - En seguida, rcgrcsarcrnos a La escuela para la clase dc Iïcchizos y Pensiones. .. y tt: mostrar-culos tu nuevo hogar. ¡Te van encantar ser el gato de una verdadera escuela dc brujas! .2- v2».
  18. 18. Titulos‘. d: ln Cocozlcr [Susana Piedra-s- - ¡faraón Berna-enla - I-J nun-int: de! bhn < (mila lhnpm y (¡to nano . c¡un= .u@—g-unuunu—s «¡uruapan-Jo . c.. ... .oa= avucu. —u. emu. -ian‘grzyearaun -laabueitnkarr_hny hehe nflulzrz, fk¡ar Lnnlusfiádenïvo oCL-gnluútniuo -IJInzc3ct-€Indel. hm2b: &¡po «rxipecnrnninsegsnh- -m‘: nnepodaueo n bïnïh Lredsfiswll o Z. fiin‘. ¡[Je get-infiel (nnJI-Iau -. - Pajas 4.: —'. w:2 ‘ lao aura-aman. - a ara-ap. - roam- . iz! uulngnetu . una. can Ines agua. “ v a -5». de ¡Ju-I —illcnq'; iniod ot»: rep-ente: -P3&nnan. :lap¿ n «Lnwávnknm aïnlglaafirflbqknzr a erzuítauunlnL-a - Vicens-mel «cams-n - ¡’a-inunda Mañanas drag-asu o dkvntt-iu n: —n: qu y 3:4 n la 534x211: niña ur—uh o Ilinïnauriu una; -h‘au¡ucecaoc. xculls ‘ LkM-stayhvfigxl >i: üombbcaaal - cummins-sl ¿adquieran-hu o Ni-cuur o Tena. - ——. -Ju a ¡o 1 u-nuau «Ezliazlcnnmpoicceïn -msñomnpnzhxcnnqnfinn -Dlsa¡ln«2 1.12413 una Lbauaufiu :1 unn-cuya luv’ CZRLIPC) ¡IJIIQMIAL ¡‘IDÍIÏIB

×