o ,    r Í 1 v  T-
IIÏÉNE VASCQÏ

Dáglasalomtín
y la] peluquera

o Iluétrado por Pedrro Ruíz o

Hlíarukirl

. A__L'L. ‘_LI...
IRENE VAÉCO

Don Salomón
y la ‘peluquera

o Ilustrado por Pedro Ruiz o

LOÏCCCFUFI L»!  zwrïsnhu
 (‘ARlflïf-i VALENCIA ÍÏI)...
,
Erase una vez,  en un bosque muy lejano,  un león
muy bravucón,  llanïado don Salonïón,  que iba sienïprc
retrasado a do...
Y por esos ITIÍSFFIOS días,  en c] n1isn1o bosque lejano, 
vivía una peluquera que ¡huy distraída era,  y por eso
nunca,  ...
Aunque al león Salomón casi nunca lo invitaban a
nada,  un día,  por ‘pura equivocación,  recibió una
invitación,  para ir...
El león Salomón recibió la invitación como una gran
atención.  Y a la fiesta quiso ir y muy elegante lucir.
r  

f‘: 

fi
'J

v/ aq, 

‘I’   ,  I V-Ïí;  , . .
‘ha’ 4 .  - 7/ w
y,  _- . gm ov-C-íf/ s-¿{Lg/  j
4; f‘ fl/ ‘a-¿vfijzz “-
....
Entonces contrató a la peluquera,  que tan distraída

era,  para que lo peinara el día de la fiesta.  o
"Que venga una pel...
¿y WWÍW/  T o _. . J L
ffl vawwwhv 4?“ u. «

r; =‘¡rf-; "=¡¡*

saffi t! !! 1 
w r/ «v/ /// /// /// /  
Sïex.  - .  .*‘I' ##4...
Practico varios estilos peinando a algunos vecinos. 

Al fín,  cuando tuvo todo listo,  se fue a la casa del
señor león.
t.    .  _

cuando llegó la peluquera,  el

O

señor león estaba bra ' o. 
Tenía un zapato sin cordón,  el pantalón sin bo...
‘ -. .» A ‘x 2*
 x‘ l-(ff_‘ r/ ‘z É JK Jr ‘r i y, 

El león estaba rnuy agitado porque todo le salía rnal. 
Unas mancuerna...
La peluquera se puso nerviosa de ver tanta cosa.  Sacó
los cepillos de sus dos bolsillos,  guardó la sombrilla y
sacó la p...
14

ll

¡Si no se da mucha prisa se me arruga la camisaV’, 
rugía y pataleaba el señor león,  mientras que la
peluquera bu...
11 '
Ó Dónde estará ini tijera?  No la encuentro en la

cartera",  gritaba la peluquera,  v no de cualquier

a

manera .
II

Í lVle tiene muy enojado! 
taba desconsolado e

¡Voy a llegar retrasado! ",
l león por otro lado. 

gri

tun! -

. _._...
La peluquera,  que tan distraída era,  miró en la cartera

y nada encontró.  Se puso tan triste que casi lloró,  le

dio t...
"Ï Sería usted tan amable de no ser desagradable! 

.  ¡Éste no es momento de llorar porque tarde voy a o
llegarl",  decía...
O

El señor león pensó que tanto regaño tal vez le haría
daño,  y haciendo un intento por lucir contento se fue
como estab...
a

instantes después,  la peluquera, 

Sin embargo,  unos

o su vez,  encontró la gran tijera escondida en la sopera y
lla...
i», 

¡Plif!  ¡Plaf!  ¡Plif!  ¡Plaf! 
¡Champ ChEiLÏCI,  chaca,  chac!  La peluquera cortaba y
cortaba y no terminaba.  Y e...
, que ya la cabeza parecia

Y tanto sería lo que cortaría
todos los invitados quedaron
maravillados y preguntaban asombrados: 
"¿Quién le hizo ese peinado al león maleducado? "

  ...
24

A] final de la fiesta todos fueron a buscar a la

peluquera para que los peinara de la misma manera. 
Pero ella estaba...
l león quedó bien calvo.  La peluquera está a salvo. 
El león contento se fue a paso lento.  La peluquera se

fue con el V...
IRENE VASCO
 

q

Le gustan las cosas ¡huy grandes,  corno las montañas y los mares.  Pero escri- v
be cuentos tan chiquit...
Don salomon y la peluquera
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Don salomon y la peluquera

651 visualizaciones

Publicado el

FABULAS Y CUENTOS

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
651
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
137
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Don salomon y la peluquera

  1. 1. o , r Í 1 v T- IIÏÉNE VASCQÏ Dáglasalomtín y la] peluquera o Iluétrado por Pedrro Ruíz o Hlíarukirl . A__L'L. ‘_LIA I: l)VI'| ()R+1-n v» ? /'. '—'/ -. NN/ Nfivx-x/ v-r f‘ ¡uvvu-Jvyfa- —. _v J z s" ¡ ‘ ‘x. ’ ¿x r ‘. _ . " K ¡_ _ '51 3:’ , 3 t _ "7 i‘ 4:‘ s "2 í ’ ,1 I , « ' 3 I}, J J ¡__ E» ¡
  2. 2. IRENE VAÉCO Don Salomón y la ‘peluquera o Ilustrado por Pedro Ruiz o LOÏCCCFUFI L»! zwrïsnhu (‘ARlflïf-i VALENCIA ÍÏI)IIL)RF. S
  3. 3. , Erase una vez, en un bosque muy lejano, un león muy bravucón, llanïado don Salonïón, que iba sienïprc retrasado a donde fuese invitado.
  4. 4. Y por esos ITIÍSFFIOS días, en c] n1isn1o bosque lejano, vivía una peluquera que ¡huy distraída era, y por eso nunca, nunca encontraba la tijera.
  5. 5. Aunque al león Salomón casi nunca lo invitaban a nada, un día, por ‘pura equivocación, recibió una invitación, para ir a la fiesta de boda de una rana rnuy simpática-
  6. 6. El león Salomón recibió la invitación como una gran atención. Y a la fiesta quiso ir y muy elegante lucir.
  7. 7. r f‘: fi 'J v/ aq, ‘I’ , I V-Ïí; , . . ‘ha’ 4 . - 7/ w y, _- . gm ov-C-íf/ s-¿{Lg/ j 4; f‘ fl/ ‘a-¿vfijzz “- . ¡ 4/ ' . * El problen1a era encontrar peluquera que pronto le hiciera lo que él quisiera. Busca‘) a la lornbriz bajo la raíz. Busca’) a la iguana bajo la ventana. Pero las dos estaban ocupadas pain-ando a otros invitados.
  8. 8. Entonces contrató a la peluquera, que tan distraída era, para que lo peinara el día de la fiesta. o "Que venga una peluquera, bien rápida y bien ligera", - rogaba el león despistado, todo, todo despeinado.
  9. 9. ¿y WWÍW/ T o _. . J L ffl vawwwhv 4?“ u. « r; =‘¡rf-; "=¡¡* saffi t! !! 1 w r/ «v/ /// /// /// / Sïex. - . .*‘I' ##4--""‘ a l I La peluquera se preparó con mucho cuidado para que o le quedara bien el peinado y para que don Salomón no 1 se pusiera bravo con ella. Encargó un cepillo a don Puercoespín, y muchas peinillas al tío Serafín.
  10. 10. Practico varios estilos peinando a algunos vecinos. Al fín, cuando tuvo todo listo, se fue a la casa del señor león.
  11. 11. t. . _ cuando llegó la peluquera, el O señor león estaba bra ' o. Tenía un zapato sin cordón, el pantalón sin botón, an-ugado el pañolón y el pelo" . sin ton ni son. Además, el cuello de la camisa le hada cosquillas y le daba risa.
  12. 12. ‘ -. .» A ‘x 2* x‘ l-(ff_‘ r/ ‘z É JK Jr ‘r i y, El león estaba rnuy agitado porque todo le salía rnal. Unas mancuernas quería usar pero nadie se las quiso o prestar. Buscando las zapatillas, se rasguñó las rodillas. ¡Y hasta su sombrero parecía un florero!
  13. 13. La peluquera se puso nerviosa de ver tanta cosa. Sacó los cepillos de sus dos bolsillos, guardó la sombrilla y sacó la peinilla. Pero, como de costumbre, no encontró la tijera por ninguna parte.
  14. 14. 14 ll ¡Si no se da mucha prisa se me arruga la camisaV’, rugía y pataleaba el señor león, mientras que la peluquera buscaba y rebuscaba la tijera.
  15. 15. 11 ' Ó Dónde estará ini tijera? No la encuentro en la cartera", gritaba la peluquera, v no de cualquier a manera .
  16. 16. II Í lVle tiene muy enojado! taba desconsolado e ¡Voy a llegar retrasado! ", l león por otro lado. gri tun! - . _._ _K‘ . vc.
  17. 17. La peluquera, que tan distraída era, miró en la cartera y nada encontró. Se puso tan triste que casi lloró, le dio tanto miedo que ¡ay! , se desmayo.
  18. 18. "Ï Sería usted tan amable de no ser desagradable! . ¡Éste no es momento de llorar porque tarde voy a o llegarl", decía el león despistado, todo, todo despeinado. 18
  19. 19. O El señor león pensó que tanto regaño tal vez le haría daño, y haciendo un intento por lucir contento se fue como estaba para la fiesta de la rana, sin mirar a los O
  20. 20. a instantes después, la peluquera, Sin embargo, unos o su vez, encontró la gran tijera escondida en la sopera y llamó al señor león, quien se sentó bien quietecito para que le hicieran un peinado a la moda. 20
  21. 21. i», ¡Plif! ¡Plaf! ¡Plif! ¡Plaf! ¡Champ ChEiLÏCI, chaca, chac! La peluquera cortaba y cortaba y no terminaba. Y el señor león, con resignación, con aire prudente, esperó paciente.
  22. 22. , que ya la cabeza parecia Y tanto sería lo que cortaría
  23. 23. todos los invitados quedaron maravillados y preguntaban asombrados: "¿Quién le hizo ese peinado al león maleducado? " En la fiesta,
  24. 24. 24 A] final de la fiesta todos fueron a buscar a la peluquera para que los peinara de la misma manera. Pero ella estaba tan cansada que se había ido de vacaciones.
  25. 25. l león quedó bien calvo. La peluquera está a salvo. El león contento se fue a paso lento. La peluquera se fue con el Viento, y en este monïentc’). .. ¡se termina el cuento! lx) 'l
  26. 26. IRENE VASCO q Le gustan las cosas ¡huy grandes, corno las montañas y los mares. Pero escri- v be cuentos tan chiquitos, que casi toca leerlos con microscopio. Irene vive en Bogotá con Leopoldo (su esposo), dos perros (Chucho y Ju- liana), tres hijos (Rafael, Santiago y [Vlaría del Sol), cuatro pescados (sin nombre) y ningún gato. Le encantan los libros de cuentos pero casi no tiene tiempo para leerlos porque siempre está trabajando pa ra poder cornprar más libros de cuentos. Nacio en la fría madrugada del 23 de enero del año 1957 en la ya no tan fría ciudad de Bogotá. . - Lo que le gusta en la vida es dibujar y pintar, pintar y dibujar. Sus héroes son, naturalmente, personajes del mundo artístico: Walt Disney, Pacho Galán, el agente O07, Picasso, Dalí, Louis Armstrong, el Correcaminos, Re- medios La Bella, Nfiguel Ángel Buonarroti, la Traviata, _ Botero, los Rolling Stones, Braque, Greta Garbo, Einstein, Eisensteiri y Rubinstein. En 1978 Pedro Ruiz viajo a París donde vivió feliz. apreciando a Matisse y el buen vino francés. En 1983 volvió a ver el paisaje sabanero y en un salón con vista a los cerros sigue pintando y dibujando. dibujando y pintando. Los luxies va al cine a "matinée y los viernes pone a bailar a sus amigos, pues es excelente disc jockey.

×