Una pareja de ratones vivía en un polvoriento desván
con su único hijo. El hijo se llamaba Matías.
En un rincón del desván...
Los ratones eran muy pobres,
pero tenían grandes
esperanzas puestas en
Matías.
Quizá llegaría a ser médico.
Entonces tendr...
Un día llevaron a Matías y a sus
compañeros de colegio al museo.
Era la primera vez.
Quedaron asombrados de lo que vieron allí. Había un enorme retrato del Rey Ratón IV,
vestido de general. y al lado había u...
Matías deambuló, maravillado, de sala en sala,
contemplando las pinturas. Había algunas
que al principio no entendió.
Una ...
Entonces, al volver un recodo, Matías se encontró
cara a cara con otro ratoncito.
Era una ratita y le sonrió: «Me llamo Ni...
Elsueño de matías2
Elsueño de matías2
Elsueño de matías2
Elsueño de matías2
Elsueño de matías2
Elsueño de matías2
Elsueño de matías2
Elsueño de matías2
Elsueño de matías2
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Elsueño de matías2

432 visualizaciones

Publicado el

fabulas y cuentos

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
432
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
129
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Elsueño de matías2

  1. 1. Una pareja de ratones vivía en un polvoriento desván con su único hijo. El hijo se llamaba Matías. En un rincón del desván, cubierto de telarañas, había montones de periódicos, libros y revistas, una vieja lámpara rota y los tristes restos de una muñeca . Era el rincón de Matías.
  2. 2. Los ratones eran muy pobres, pero tenían grandes esperanzas puestas en Matías. Quizá llegaría a ser médico. Entonces tendrían queso parmesano para desayunar , comer y cenar. Pero, cuando le preguntaban a Matías lo que quería ser , respondía: «No lo sé… quiero ver mundo».
  3. 3. Un día llevaron a Matías y a sus compañeros de colegio al museo. Era la primera vez.
  4. 4. Quedaron asombrados de lo que vieron allí. Había un enorme retrato del Rey Ratón IV, vestido de general. y al lado había un cuadro con queso que le hizo a Matías la boca agua. Había ratones alados que volaban por el aire, y ratones con cuernos y con rabos peludos. Y montañas, y ríos caudalosos, y ramas meciéndose en el viento. «El mundo entero está aquí», pensó Matías.
  5. 5. Matías deambuló, maravillado, de sala en sala, contemplando las pinturas. Había algunas que al principio no entendió. Una tenía el aspecto del pedazos de pastel pegoteados , pero, cuando la miró con más cuidado, emergió un ratón.
  6. 6. Entonces, al volver un recodo, Matías se encontró cara a cara con otro ratoncito. Era una ratita y le sonrió: «Me llamo Nicoletta». Dijo. «¿No te parece que estos cuadros son maravillosos?»

×