MITOS Y LEYENDAS
MITOS:
Pie del niño Dios…
Cuando Simón Bolívar, paso por estas tierras, lo acompañaba “El Niño Dios”,
un ...
LEYENDAS
El demonio del Volcán…
A los borrachos que distraídos no observan el reloj y emprenden camino por la
ruta a “pich...
Si tienes suerte y viajas por esta zona a las horas de la tarde y logras ver los
dinosaurios con una estrella en la cabeza...
En una de estas caravanas un joven cansado se quedó en el camino y se
sentó a descansar en un valle cubierto de nubes. El ...
Un pueblo indígena habito el sitio enterrado en la montaña de la arenera. Allí
vivían y allí murieron con todas sus perten...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Mitos

198 visualizaciones

Publicado el

mitos y leyendas

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
198
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
111
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Mitos

  1. 1. MITOS Y LEYENDAS MITOS: Pie del niño Dios… Cuando Simón Bolívar, paso por estas tierras, lo acompañaba “El Niño Dios”, un niño muy travieso que como Espíritu se distraía y la pasaba jugando; en un descuido, piso por accidente una de las piedras ubicada en el camino que conduce a “Aguas Calientes”, dejando allí plasmada la huella de su pie. Tunjo… A personas muy selectas suele aparecerse un animalito en forma de marrano dorado como el oro, el cuál para evitar maldiciones o ser infectados por el demonio de la lepra debe capturarse con una cobija de lana limpia; y nunca tocarlo con las manos; cuando se apacigüe debe dejarse en libertad, para que busque su guarida en donde custodia un magnífico tesoro. El gallo de oro… Al igual que al anterior, este gallo dorado solo aparece en las lagunas encantadas, el cuál debe observarse inadvertidamente; este sale, se alimenta y se esconde en este sitio esconde un gran tesoro. Espíritus Monarcas… Nuestros antepasados solían sepultar a sus reyes o caciques junto con todas sus pertenencias, estos reyes eran muy celosos con sus tesoros y continuaban custodiándolos aún después de muertos para heredárselos a una persona de corazón noble y es por eso que sus espíritus permanecieron en su sepulcro y aparecían para enloquecer los avaros, y solo era visible verlos vestidos de blanco; y los de corazón noble, los cuales tenían que ir solos cerca de las 12:00 de la noche, con herramientas de cavar,
  2. 2. LEYENDAS El demonio del Volcán… A los borrachos que distraídos no observan el reloj y emprenden camino por la ruta a “pichincha”, llegando al volcán en el sitio llamado la carrera de la locas, suelen sentir a las 12:00 de la noche un tropel enfurecido guiado por un solo hombre, aparentemente gigante, el cuál atenta con arroyarlos. El distraído borracho se aparta del camino, siente que pasa con gran temor este bullicio a alta velocidad, pero nunca ve nada. La Serpiente del salado… Cuentan las malas lenguas que si sumergen cabello de mujer arrancado de raíz en un frasco con agua durante un año, este se convierte en serpiente, la cual se libera en la piedra del salado, ella busca refugio, y donde hace su guarida, nacerá en un año una fuente de agua salada. El Tropel al Barranco… Cuídese de pasar por el cultivo de caña dulce de la llanada, a las doce de la noche ya que uno de sus moradores, nos contó que iba con su hijo a vigilar los cultivos cuando de repente sintieron que salió de la nada un tropel de caballos que atravesaba todos los cultivos sin dañarlos a todo galope y desaparecieron en el barranco, amenazando en arrollarlos. El abuelo chicotero… En el roble a las seis de la tarde, suele aparecerse un abuelito fumando chicote. Si está de buenas y llega en el momento en que se acaba, no olvide brindarle un tabaco y el ha cambio le dejará como herencia un tesoro que conserva en lo profundo de un pozo pequeño, si no le brinda tabaco debe corres sin mirar atrás, y si no quedará completamente loco. Laguna de la domina… Cuando llegaron los colonizadores sometieron a los indígenas y robaron sus tesoros, los indígenas al igual que el dorado, escondieron los tesoros en el remolino de la laguna. Estos tesoros están custodiados por tres dinosaurios que alaban continuamente al creador. Es por eso que cuando alguien se acerca a la laguna los guardianes se enojan y desatan una gran tormenta con rayos y granizo que congelaban a cualquiera.
  3. 3. Si tienes suerte y viajas por esta zona a las horas de la tarde y logras ver los dinosaurios con una estrella en la cabeza, ellos serán tus amigos, calmarán la tormenta y tranquilizarán el remolino para que pueda sumergirse y sacar el tesoro. Colegio Encantado… En mediaciones del colegio “COLNUSEC” y la finca de los Otero, funcionaba un cementerio indígena, cuyas almas guardaban muchos secretos y alunas se quedaron para vigilarlas. Según algunos celadores de corazón noble y estudiantes que se han quedado hasta las doce de la noche, han oído pupitres, balones y gritos. Han visto a un sujeto alto jugando baloncesto, lanzando químicos del laboratorio al centro de la cancha, sube y baja los químicos del laboratorio al centro de la cancha, sube y baja las escaleras de la cancha, y apaga las luces y produce escalofríos. Si tienes suerte y visitas al colegio a las doce de la noche, sin compañía y se le aparece el espíritu bueno que tiene una camisa blanca resplandeciente y lo saluda debe brindarle un tabaco y a cambio lo colmará de inteligencia si no pregunte a Jaime García. “Testimonio de don Serafín, algunos estudiantes y don Pedro Duran” ♦ Laguna negra mojicones… Es costumbre del país pagar penitencia en Chiquinquirá en semana Santa por lo que viajan cientos de Kilómetros de herraduras, cuando no había carretera; viajaban familias enteras en caravana.
  4. 4. En una de estas caravanas un joven cansado se quedó en el camino y se sentó a descansar en un valle cubierto de nubes. El viento despejó las nubes y vio que abajo había un pueblo en fiesta, y bajó a pedir posada. Cuando llegó noto que era una gran casa y en el techo había un balde lleno de agua y piedras. Lo invitaron a pasar y había mucha comida, bebida y mujeres lindas, la jefe de ellas, que a toda hora fumaba tabaco, se le acabó y el joven le brindó uno nuevo, le dieron de comer y le dieron alojamiento, con la condición que no se quedará con ninguna niña y si no se quedaría de por vida. El balde era para atajar las piedras que niños lanzaban al techo agujerado, los cuales serían castigados; tenía que irse antes del tercer canto del gallo, a las 4:00 de la mañana sin despertar a nadie. El joven se quedó dormido. Cantó el gallo pro primera vez, pero se despertó y no se levantó, cantó por segunda vez y recordó el compromiso por lo que salió rápido y silenciosamente y subió la montaña, de la prisa subió cansado y se sentó, cuando vio que una gran nube cubrió la casa, al tercer canto del gallo, la nube desapareció y notó que a sus pies había una gran laguna por lo que asustado corrió a alcanzar la caravana y nunca más volvió. La dueña de la casa de la laguna, baja de vez en cuando al pueblo y pasa fumando tabaco, no olvide brindarle uno, si no le cae la maldición. Ella bajaba a advertir que no siguieran tirando piedra a la casa cuando iban a la laguna, si no una gran avalancha les vendría; si le da tabaco o chocolate ella saca de la mochila granos de oro y los da a cambio. En uno de sus viajes llegó cansada a una casa campesina. Allí vivía sola una mujer avara y malgeniada. Le pidió tabaco y no le dio, le pidió chocolate y le dio agua panela y le pidió posada y le dijo que no molestara, que no daba posada a mendigos. Luego la señora avara sacó maíz picado y les echo a las gallinas. El hada reclamó que porque daba mal alimento a estos seres, la señora se ofendió y le dijo que la dejara en paz. Ofendida el hada sacó granos de oro en forma de maíz y los lanzó a las gallinas. La dueña de la casa fue a la cocina a buscar una olla para recoger el oro y el hada la llamo y le dijo. Por su avaricia si recoge el oro y no lo deja comer de las gallinas, una avalancha se llevara media finca y acabará con sus cultivos. A los tres días la señora le dijo. Cuando la señora avara llegó con la olla de comer, la avaricia de aquella llegó a ser tan mortal, que mato a todas las gallinas para sacarles el oro. A los tres días paso la maldición, ella enloqueció y se fue. ♦ Pueblo Viejo…
  5. 5. Un pueblo indígena habito el sitio enterrado en la montaña de la arenera. Allí vivían y allí murieron con todas sus pertenencias. Sus espíritus se quedaron a cuidarla, esperando un hombre de corazón noble para darle el oro, pero se ofende si visitantes mal intencionados van a robárselo y amenazan con derrumbar la montaña.

×