CARTILLA MEN. TIEMPO ESCOLAR

912 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
912
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
425
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

CARTILLA MEN. TIEMPO ESCOLAR

  1. 1. 1 Reflexiones sobre la gestión del tiempo escolar Ministerio de Educación Nacional Versión preliminar de discusión interna. Abril 30 de 2010
  2. 2. 2 Ministerio de Educación Nacional Ministra de Educación Cecilia María Vélez White Viceministra de Educación Preescolar, Básica y Media Isabel Segovia Ospina Directora de Calidad de Educación Preescolar, Básica y Media Mónica López Castro Subdirectora de Fomento de Competencias Maria Clara Ortiz Karam Coordinadora de Fomento de la Gestión Institucional Nohora Gisella Olivera Autores: Javier Caballero Sánchez Colaboración especial Jesús Alberto Mejía Peralta Impresión Ministerio de Educación Nacional ISBN: Copy Right 2010 primera edición
  3. 3. 3 Tabla de Contenido Introducción .............................................................................................................. 4 PRIMERA PARTE. Orientaciones sobre tiempo escolar ............................................. 5 ¿Por qué hablar de tiempo escolar?.......................................................................... 5 El tiempo para el aprendizaje; algunas precisiones importantes.......................... 6 a. Tiempo de los estudiantes................................................................................. 6 b. Tiempo de los docentes..................................................................................... 7 c. Tiempo del establecimiento educativo............................................................ 10 2. SEGUNDA PARTE. La gestión del tiempo escolar................................................. 13 2.1 Gestión del tiempo para el aprendizaje ........................................................ 14 2.2 Gestión del tiempo de trabajo de los docentes ............................................ 15 2.3 Gestión de la jornada escolar........................................................................ 16 2.4. Gestión del tiempo del recreo...................................................................... 18 3. TERCERA PARTE. Estrategias para la ampliación de la jornada escolar............... 20 3.1 Jornada Escolar Extendida J.E.E..................................................................... 20 3.2 Jornadas complementarias J.C ...................................................................... 22 4. A manera de conclusión ...................................................................................... 23 5. Bibliografía........................................................................................................... 23 Anexo 1. Marco Normativo ..................................................................................... 23 Anexo 2. Glosario..................................................................................................... 24
  4. 4. 4 Introducción El Ministerio de Educación Nacional desde el año 2002 ha realizado un importante trabajo de definición y orientación sobre la jornada laboral de los docentes, la jornada escolar y las intensidades horarias semanales y anuales, mínimas para cada nivel. De esta manera se ha superando uno de los cuestionamientos más frecuentes que sobre el tema predominaron al finalizar la década de los años noventa: “Se sigue hablando en los términos de 20 o 24 horas (de 45 ó 60 minutos) ¿Cuál es la norma?? No hay políticas claras del Estado. Hay vacíos en la ley y contradicciones con el Decreto 1791 ” Otro aspecto importante sobre el que se ha avanzado, es en lo que respecta a los reglamentos que expiden las secretarías de educación sobre calendario académico, para garantizar el derecho que tienen los estudiantes a 40 semanas de trabajo académico2 . Además de esto, al contar con cinco semanas de desarrollo institucional los establecimientos educativos y las secretarías de educación han encontrado una interesante oportunidad para encaminar procesos de formación docente; autoevaluación institucional; experiencias significativas, entre otras iniciativas pedagógicas. Este breve balance nos invita a continuar la reflexión sobre tiempo escolar, considerando como aspecto clave, su relación frente al tiempo que se requiere para desarrollar las competencias básicas y ciudadanas en los estudiantes. En esa perspectiva, el siguiente documento tiene como propósito brindar orientaciones sobre tiempo escolar, y proponer estrategias de gestión del tiempo, en el marco de la ruta del mejoramiento. Así las cosas, en la primera parte el documento realiza algunas precisiones necesarias frente a las inquietudes que frecuentemente se presentan sobre el tiempo de los docentes, el tiempo de los estudiantes y de la jornada escolar. La segunda parte propone cuatro estrategias para abordar la gestión del tiempo escolar, específicamente en cuanto al tiempo para el aprendizaje; del trabajo docente, de la jornada escolar y la organización de los periodos de recreo. La tercera expone brevemente dos estrategias para ampliar la jornada escolar a través de las jornadas complementarias y la jornada ampliada. Como anexos se presenta un glosario que tiene como propósito definir con claridad aquellos conceptos que con frecuencia son referenciados indistintamente. 1 MEN UNESCO. Programa Nacional de Ampliación de la Jornada Escolar. Más educación para la vida y la convivencia. Memorias del foro nacional sobre ampliación de la jornada escolar. Bogotá: agosto de 1999. 2 Una estrategia fundamental para organizar y reportar la información sobre los calendarios académicos expedidos por las secretarías de educación ha sido incorporarlos al Sistema de Gestión de Información de la Calidad SIGCE.
  5. 5. 5 PRIMERA PARTE. Orientaciones sobre tiempo escolar ¿Por qué hablar de tiempo escolar? El tiempo escolar ocupa un lugar importante en las reflexiones sobre gestión escolar y en los procesos de mejoramiento de la calidad educativa; especialmente cuando se quiere implementar transformaciones en la manera como se aprende y se convive en la escuela. Estas reflexiones nos invitan a pensar en el tiempo escolar más allá de su concepción lineal de tipo cronológico, o arquitectura de calendarios y horarios horizontales. Hablar de tiempo escolar implica entonces contemplar su directa relación con los diversos procesos que configuran el ambiente escolar. Por ejemplo, no podemos hablar del tiempo de permanencia de los niños en la escuela, al margen de lo que hacen durante este tiempo; o respecto de lo que se requiere para que los estudiantes afiancen sus competencias básicas y ciudadanas. Situación similar ocurre cuando pensamos en la jornada escolar, en el tiempo de los docentes y en los factores internos y externos que afectan el tiempo efectivo dedicado al aprendizaje: administrativos, familiares, comunitarios, pedagógicos, entre otros. Encontramos así formas diferentes de abordar tiempos diferentes en la escuela: tiempo de los docentes, del establecimiento, de los niños y del aprendizaje, los cuales para efectos de su estudio, se podrían abordar de manera aislada. No obstante, en la práctica estos tiempos se conjugan de manera compleja entorno a las interacciones cotidianas que dan forma al ambiente escolar. Insistimos entonces, que si bien se han realizado esfuerzos por definir orientaciones sobre el tiempo escolar, éstas sólo son operacionales en los contextos propios y diversos de los establecimientos educativos; de allí la frecuente alusión a la autonomía escolar cuando de gestión del tiempo se trata, y la invitación a reivindicar el papel del gobierno escolar en su análisis. Resulta importante entonces compartir las siguientes reflexiones que tienen como propósito retomar la conversación sobre el tiempo escolar y avanzar en posibles estrategias de gestión del tiempo, desde la ruta para el mejoramiento institucional. Estrategias que son el resultado del diálogo con la comunidad educativa; de allí que el insumo fundamental haya sido las principales inquietudes y propuestas que tienen los docentes, directivos y padres de familia frente al tema. Como ya habíamos advertido, el abordaje de los conceptos referidos a tiempo escolar exige una reflexión sobre sus componentes, lo que implica analizar cada uno de ellos de manera aislada, para ir despejando las dudas que se presentan en cada uno de ellos. No obstante, insistimos en que el tiempo escolar no transcurre de igual forma en los establecimientos educativos, lo que hace aún más compleja su reflexión; de allí la importancia de incluir algunos ejercicios, que nos permiten analizar uno a uno sus componentes.
  6. 6. 6 El tiempo para el aprendizaje; algunas precisiones importantes Como se observa en la gráfica 1, para desarrollar las competencias básicas y ciudadanas en los estudiantes, dentro y fuera de los establecimientos educativos transcurren diferentes tipos de tiempo, que para efectos de la presente reflexión se abordan a partir de los roles que tienen los actores y las dinámicas propias del establecimiento educativo. Estas precisiones son importantes si se tiene en cuenta que la gran cantidad de inquietudes que se presentan sobre el tiempo escolar, develan algún tipo de confusión entre sus componentes. Por ejemplo, cuando se reitera las siguientes preguntas: ¿El tiempo de los periodos de recreo hace parte de la asignación académica? o ¿Las intensidades que define el Decreto 1850 de 2002 incluyen el o los periodos de descanso que definen los establecimientos educativos? a. Tiempo de los estudiantes En Colombia el tiempo de los estudiantes y el tiempo de los docentes está definido en el decreto 1850 de 2002, que rreglamenta la organización de la jornada escolar y la jornada laboral de directivos docentes y docentes. Dicho decreto establece las intensidades horarias mínimas semanal y anual, de acuerdo con cada nivel del sistema educativo, de la siguiente manera: Jornada Escolar Preescolar Básica primaria Básica secundaria y media Intensidad semanal 20 25 30 Intensidad anual 800 1.000 1.200 Gráfica 2. Intensidades horarias mínimas lectivas para cada nivel educativo.
  7. 7. 7 Desde luego, los anteriores tiempos implican considerar aspectos administrativos, de infraestructura, accesibilidad, y fundamentalmente aquellos relacionados con el tiempo de los docentes, y en este sentido el tiempo dedicado al aprendizaje de los estudiantes implica pensar en una relación directa con sus docentes; especialmente cuando de asignación académica se refiere3 . La asignación académica como componente del tiempo de los docentes es un tiempo fundamental para garantizar el tiempo de los estudiantes, o el tiempo para que los estudiantes puedan desarrollar sus competencias básicas y ciudadanas. b. Tiempo de los docentes Para definir el tiempo de los docentes y directivos docentes tomamos como punto de partida su jornada laboral, la cual consta de 40 horas semanales. Esta jornada comprende actividades relacionada con la asignación académica y actividades curriculares complementarias. En ésta última se incluyen actividades tales como la evaluación, la calificación, planeación, disciplina y formación de los alumnos; las reuniones de profesores generales o por área; la dirección de grupo y servicio de orientación estudiantil; la atención de la comunidad, en especial de los padres de familia; las actividades formativas, culturales y deportivas contempladas en el proyecto educativo institucional; la realización de otras actividades vinculadas con organismos o instituciones del sector que incidan directa e indirectamente en la educación; actividades de investigación y actualización pedagógica relacionadas con el proyecto educativo institucional; y actividades de planeación y evaluación institucional. Sobre el tiempo de los docentes y directivos docentes, y su permanencia mínima en los establecimientos educativos se presentan muchas inquietudes; especialmente para el caso del nivel de básica secundaria y media. La siguiente gráfica nos muestra cómo se estructura la jornada laboral en los componentes anteriormente señalados: Gráfica 3. Tiempo de los docentes: jornada laboral y asignación académica Como señalábamos anteriormente, en el nivel de básica secundaria y media es donde se presentan la mayor cantidad de interrogantes. Estos obedecen a que en este nivel se presenta 3 Es el tiempo que, distribuido en períodos de clase, dedica el docente a la atención directa de sus estudiantes en actividades pedagógicas correspondientes a las áreas obligatorias y fundamentales y a las asignaturas optativas, de conformidad con el plan de estudios.
  8. 8. 8 rotación de docentes debido a la intensidad horaria que definen los establecimientos y el tiempo de asignación académica que tiene cada uno de los docentes. El siguiente ejercicio nos permite aclarar éstas inquietudes. Como observamos en el gráfico 2. la intensidad horaria semanal de los estudiantes de básica secundaria y media, es de 30 horas lectivas. Para atender este tiempo, el rector o director toma en cuenta que a cada docente le distribuye la asigna académica en horas efectivas de 22 horas semanal. Veamos el siguiente ejercicio. De esta manera, por cada grupo de básica secundaria y media se requiere 1.36 número de docentes. Este parámetro4 entonces define la cantidad de docentes que se necesitan para atender los estudiantes en básica secundaria y media. Pero ¿qué ocurre con los estudiantes de media técnica? ¿Es verdad que el tiempo de los estudiantes y docentes de media técnica es de 40 horas semanales? La respuesta es NO, veamos el ejercicio. En el gráfico 2. la intensidad horaria mínima semanal de los estudiantes de básica secundaria y media de 30 horas lectivas incluye los establecimientos de media técnica. No obstante, estos establecimientos para los grados décimo y once, organizan el 80% de áreas obligatorias y fundamentale y el 20% restante en áreas optativas de acuedo con las definiciones del PEI. Con cierta generalidad encontramos el siguiente ejercicio: 4 El artículo 11 del Decreto 3020 de 2002 señala como parámetro para ubicar los docentes en básica secundaria y media 1.36 docentes por grupo.
  9. 9. 9 Como se observa en la gráfica 5 los estudiantes de la media técnica tienen una intensidad de 30 horas lectivas, pero para las áreas de la media técnica, generalmente se subdividen en dos grupos, lo que hace que el número de horas de asignación para el caso del tiempo docente se aumente a 36 horas5 . ¿El tiempo de cada docente se aumenta a 36 horas semanales? La respuesta es no, esto se tiene en cuenta para calcular el tiempo de asignación académica que requiere el establecimiento educativo. Como los grupos se dividen, se hace necesario más tiempo de asignación académica para atender dichas horas. Por esta razón, surge el parámetro 1.7 de ubicación para los docentes de la media técnica. Miremos el siguiente ejercicio: El resultado 1.63 se aproxima a 1.7, convirtiéndose así en el parámetro para asignar los docentes de educación media técnica. Esto significa que no se aumenta el tiempo de cada docente ni de los estudiantes. Es importante resaltar en este acápite que los parámetros enunciados anteriormente son utilizados por las secretarías de educación como criterios para organizar la planta de personal docente y administrar así la prestación del servicio educativo, tal y como lo expresa el Decreto 3020 de 2002: Para determinar el número de docentes necesarios en un establecimiento educativo, las entidades territoriales ajustarán la asignación académica de todos los niveles y ciclos de acuerdo con lo establecido en el Decreto 1850 de 2002. Teniendo en cuenta la capacidad instalada, las entidades territoriales adelantarán acciones conducentes a la ampliación de cobertura, preferentemente en el grado obligatorio de preescolar. Si fuere indispensable por necesidades del servicio, los docentes serán reubicados en otras instituciones o centros educativos. Parágrafo del artículo 4 del Decreto 3020 de 2002. 5 Un establecimiento educativo de media técnica puede destinar el 20% de áreas optativas a su énfasis, pero también puede promover actividades relacionadas con teatro, investigación, danza, entre otros. El ejercicio se toma como ejemplo para señalar la manera como surge y se aplica el factor 1.7 en la media técnica pero no se constituye en un lineamiento para la media técnica.
  10. 10. 10 c. Tiempo del establecimiento educativo La jornada escolar es el tiempo diario que dedica el establecimiento educativo a sus estudiantes en la prestación directa del servicio público educativo, de conformidad con las normas vigentes sobre calendario académico y con el plan de estudios. En la gestión de la jornada escolar intervienen muchos factores: el contexto de cada establecimiento, el Proyecto Educativo Institucional, los estudiantes, los docentes, entre otros factores. Estos factores son importantes para definir las estrategias de planeación de la jornada. En lo que respecta al cumplimiento de las intensidades mínimas (tiempo de los estudiantes); la jornadas (tiempo del establecimiento) y la jornada laboral (tiempo de los docentes) también existen muchos interrogantes que frecuentemente giran entorno a las estrategias para organizar la jornada escolar; especialmente aquellos establecimientos que atienden más de una jornada. ¿Cómo organizan los establecimientos educativos más de una jornada? La siguiente grafica nos muestra un escenario en el cual un establecimiento educativo, busca organizar grupos de educación básica secundaria y media, tanto en la mañana como en la tarde. Si siguiéramos el ejercicio planteado, un establecimiento cuya jornada empieza a las 6:20 a.m. para atender las dos jornadas, terminaría a las 7: 35 p.m. lo que nos platea la siguiente pregunta ¿qué tan conveniente es que un estudiante, por condiciones de seguridad salga de su establecimiento educativo en esas horas de la noche? Desde luego, ninguna familia estaría de acuerdo en que su hijo salga en ese horario. ¿Qué hacen entonces los establecimientos para atender más de una jornada? Miremos el siguiente ejemplo, en el que además por el Proyecto Educativo Institucional, el establecimiento tiene dos jornadas y adicionalmente los estudiantes de la mañana tienen dos recreos:
  11. 11. 11 El rector del mismo establecimiento del ejercicio de la gráfica 7, propone una estrategia en la gráfica 8, para organizar las dos jornadas. ¿Qué estrategias ha implementado para organizar dos jornadas y lograr que los estudiantes no salgan en la noche? Estrategia implementada Organizar los grados de básica secundaria y media en la mañana y los de primara en la tarde; Los estudiantes de básica secundaria y media entran a las 6:20 a.m, tienen dos recreos de 20 minutos y salen a la 1 p.m. Los estudiantes de primaria entran a las 12 y salen a las 5:30 p.m. dado que tienen un recreo de 30 minutos Este ejercicio, implementado en diversos establecimientos educativos por sus rectores o directores6 permite garantizar el tiempo de intensidad mínima de los estudiantes sin extender la jornada hasta la noche. Pero existen otras situaciones en las que por disponibilidad de espacios, los estudiantes en la tarde no pueden ingresar hasta que los estudiantes de la mañana hayan terminado su jornada. ¿Qué pueden hacer los establecimientos en estos casos? Para esta situación, el Decreto 1850 de 2002, ha dispuesto lo siguiente: Mientras se ajustan a lo dispuesto en el artículo 85 de la Ley General de Educación, los rectores de los establecimientos educativos, que por necesidades del servicio vienen atendiendo más de una jornada escolar, definirán y desarrollarán, con el apoyo de las entidades territoriales certificadas, estrategias o actividades para cumplir con las treinta (30) horas semanales y las mil doscientos (1.200) horas anuales definidas para la educación básica secundaria y media en el articulo 2º del presente decreto, las cuales distribuirá el rector a los docentes de la institución, al comienzo de cada año lectivo en forma diaria o semanal, dentro o fuera de los mismos establecimientos educativos. Artículo 4 del Decreto 1850 de 2002 6 De manera reiterada, surge este ejercicio en los talleres sobre tiempo escolar y lo llevan cabo rectores y directores que han logrado organizar dos jornadas a través de procesos de concertación con las familias y representantes del gobierno escolar.
  12. 12. 12 Concomitante con esta disposición, la Directiva Ministerial 003 de 2003, ha propuesto que si una institución educativa funciona en varias jornadas (mañana, tarde y noche) en horarios apropiados para la región, y no logra completar la intensidad semanal establecida para los estudiantes en cada ciclo o nivel educativo, debe convocarlos para realizar actividades propias del plan estudios en tiempos diferentes. Estas actividades podrán realizarse en diversos espacios tales como: Aulas especializadas, Laboratorios, Talleres, Centros culturales o recreativos dentro o fuera del establecimiento educativo.
  13. 13. 13 2. SEGUNDA PARTE. La gestión del tiempo escolar A través de la ruta del mejoramiento institucional, el Ministerio de Educación ha definido un conjunto de características de aquellos establecimientos educativos en procesos de mejoramiento continuo. Entre estas características se resalta especialmente aquellos establecimientos que implementan estrategias para la gestión del tiempo escolar, entendidas como el conjunto de prácticas intencionadas que se realizan en función de los procesos de aprendizajes definidos en el PEI por parte de los establecimientos educativos. La gestión del tiempo escolar, se lleva a cabo a través de la planeación, el direccionamiento, el acompañamiento y la reflexión permanente sobre la diversidad de acciones que demanda tiempos, lugares y responsables, como una apuesta hacia el mejoramiento institucional. Es importante señalar que la gestión del tiempo escolar, implica un diálogo directo entre el equipo de calidad de cada secretaría de educación con las acciones de acompañamiento definidas en el Plan de Apoyo al Mejoramiento y los establecimientos, lo que la diferencia de los procesos de inspección y vigilancia. Este asunto es fundamental dado que el tipo de estrategias implementadas para gestionar el tiempo escolar, determinan o afectan el ambiente escolar. No en pocas ocasiones los rectores y directores se ven avocados a controversias frente al cumplimiento de la jornada laboral y la asignación académica. Muchos de ellos se generan debido a la falta de las precisiones que ya se acotaron anteriormente. Por otra parte los procesos de resignificación del PEI, demandan tiempo para afianzar el gobierno escolar, fomentar la participación de los padres de familia, promover procesos de acompañamiento pedagógico a los estudiantes, entre otros. Desde la perspectiva de la ruta del mejoramiento institucional y como parte de la reflexión sobre el tiempo escolar, que se ha venido promoviendo en diferentes regiones del país, se comparten cuatro estrategias que resultan de ejercicios desarrollados con directivos docentes y docentes frente a las estrategias de gestión del tiempo escolar. Gestión del tiempo para el aprendizaje Gestión del trabajo docente Gestión de la jornada escolar Gestión de los periodos de recreo Cada estrategia responde a diversas inquietudes presentadas sobre tiempo escolar, que han sido asumidas como situaciones de aprendizaje.
  14. 14. 14 2.1 Gestión del tiempo para el aprendizaje El Ministerio de Educación ha considerado que la autonomía escolar, es un principio que funda las relaciones entre la comunidad educativa, y de ésta con los procesos de aprendizaje. La autonomía escolar inspira todos aquellos procesos de innovación educativa que se realizan en coherencia con los contextos propios de las regiones. Por ello se insiste en que: Dentro de los límites fijados por la presente ley y el proyecto educativo institucional, las instituciones de educación formal gozan de autonomía para organizar las áreas fundamentales de conocimiento definidas para cada nivel, introducir asignaturas optativas dentro de las áreas establecidas en la Ley, adoptar algunas áreas a las necesidades y características regionales, adoptar métodos de enseñanza y organizar actividades formativas, culturales y deportivas, dentro de los lineamientos que establezca el Ministerio de Educación Nacional7 . La autonomía para poner en marcha el proyecto educativo institucional implica autonomía para gestionar el tiempo escolar. Por ello el Ministerio ha insistido en que el horario de la jornada escolar y los períodos de clase deben ser definidos por el rector o director del establecimiento educativo al comienzo de cada año lectivo y pueden tener duraciones diferentes de acuerdo con el plan de estudios, siempre y cuando el total semanal y anual, contabilizado en horas efectivas, sea igual a la intensidad mínima definida en el artículo 2º del mismo Decreto. Dado que esta organización se realiza en función del aprendizaje, deberá hacerse entonces en coherencia con los procesos que defina el PEI para el aprendizaje y en correspondencia con el contexto de cada establecimiento educativo. No obstante, pensar en periodos de clase con frecuencia nos conduce a pensar en horarios de clase y cuando se diseñan horarios de clase encontramos dos escenarios. Miremos un ejercicio a manera de ejemplo: Escenarios 1 Horario de clases rígido, horizontal y fragmentado 2. Horario de clases global. Ejemplo por proyectos Planeación del tiempo escolar HORARIO DE CLASES SEMANAL LUNES MARTES MIÉRCOL ES JUEVES VIERNES MATEMÁTI CIENCIAS LENGUAJE RECREO ED. FÍSICA SOCIALES EDUCACIÓN R Implicaciones Se corre el riesgo de que el tiempo para el aprendizaje se afecte por el cambio frecuente de actividades, docentes y estrategias, y que las competencias se aborden de manera aislada. Se tiene la oportunidad de llevar a cabo acciones integradas (coherencia horizontal) desde una perspectiva del currículo globalizado. 7 Artículo 77 de la Ley General de Educación.
  15. 15. 15 En el escenario 1 se presentan horarios fragmentados en los cuales los estudiantes experimentan con frecuencia cambios de docentes, así como de estrategias pedagógicas. En este estilo de gestión del tiempo escolar son frecuentes las siguientes preguntas: ¿cuál debe ser el tiempo de cada periodo de clase?, ¿cómo se puede garantizar las intensidades horarias semanales sin afectar el tiempo mínimo de permanencia de los docentes?; ¿el tiempo del recreo está en la asignación académica? Una estrategia diferente de gestión del tiempo escolar la encontramos en el escenario 2, en donde se propone un tipo de organización desde una perspectiva global. En esta organización se privilegia el trabajo por proyectos, dimensiones, ciclos, e implica, entre otros aspectos reflexionar sobre: a) la estrategia de trabajo y encuentro permanente de docentes, b) el tiempo ya no es el tiempo de la “hora de clase”, sino del proyecto; De esta manera, se propone que la gestión del tiempo para el aprendizaje contemple: Acciones coherentes con los propósitos y estrategias definidas en el P.E.I; Estrategias flexibles para contemplar formas alternativas de organizar los periodos de clase; Dinámicas de trabajo de los docentes que involucren el trabajo por área, ciclos y proyectos, y Acciones articuladas que propongan ejercicios de coherencia horizontal, de acuerdo con los estándares básicos de competencias. 2.2 Gestión del tiempo de trabajo de los docentes Retomamos la siguiente pregunta: ¿Cómo puede un rector planear 30 horas de trabajo efectivo para estudiantes de básica secundaria y media -sin incluir el recreo- teniendo en cuenta que lo debe hacer con una permanencia mínima de los docentes de 30 horas, en las que está incluido un periodo semanal de atención a los estudiantes durante el recreo? Esta pregunta alude especialmente al nivel de secundaria y media, dado que es en este nivel donde se generan con mayor frecuencia inquietudes en relación con el tiempo para el trabajo docente, debido a la rotación que se realiza. En ella se observan varios elementos que resultan interesantes para analizar: a) la necesidad de diferenciar el tiempo de los docentes del tiempo de los estudiantes; b) la importancia de considerar ampliamente el conjunto de acciones que se desarrollan en el tiempo de asignación académica, así como durante el trabajo complementario; y c) la urgencia de incluir en las reflexiones sobre la gestión del tiempo, estrategias para planear encuentros de docentes, experiencias significativas, formación docente; atención a padres; apoyo a estudiantes, proyectos transversales, entre otros. Esto último no quiere decir, que un docente deba realizar todas las actividades al mismo tiempo, sino que mediante la planeación se pueda considerar de manera compleja el conjunto de acciones que se realizan dándole a cada una de ellas su espacio y su tiempo. Algunas de las estrategias que implementan los rectores y directores para gestionar el tiempo en el nivel de secundaria y media, considerando las 30 horas de trabajo efectivo para estudiantes, con la permanencia mínima de 30 horas de docentes, son las siguientes:
  16. 16. 16 Distribuir horarios a los docentes de manera flexible proponiendo que no todos los docentes ingresen y salgan al mismo tiempo; Asignar los periodos de atención que realizan los docentes para el acompañamiento durante el recreo a los estudiantes; Considerar espacios y tiempos para el trabajo cooperativo de docentes; Incluir periodos flexibles para la atención a padres de familia; Organizar espacios para el apoyo pedagógico a los estudiantes. Desde luego, estas son sólo algunas estrategias. Los establecimientos, de acuerdo con sus procesos pueden contemplar otras alternativas. 2.3 Gestión de la jornada escolar Con frecuencia encontramos muchos maestros y maestras que dedican más del tiempo previsto en la normatividad a atender estudiantes, fomentar experiencias innovadoras, trabajar con padres de familia y sistematizar su experiencia. Como se observó en los ejercicios sobre las precisiones respecto del tiempo del establecimiento educativo, surgen escenarios diversos que demandan estrategias diferentes para gestionar el tiempo de la jornada escolar. Estas estrategias entonces, requieren considerar el tipo de establecimiento y la necesidad específica de acuerdo con su contexto. Así entonces, nos encontramos ante situaciones tales como: Establecimientos que atienden una sola jornada, que organizan las intensidades mínimas que define el Decreto 1850 de 2002; Establecimientos que atienden más de una jornada, con disponibilidad de espacios para planear franjas diferentes de entrada y salida de estudiantes; Establecimientos educativos con doble jornada que organizan la básica primaria en la mañana y la básica secundaria en la tarde, con franjas adecuadas para la salida e ingreso de los estudiantes, y Establecimientos que teniendo doble jornada, con básica secundaria y media tanto en la mañana como en la tarde, organizan espacios y estrategias diferentes dentro y fuera del establecimiento educativo para completar las intensidades mínimas. Estas son solo algunas de las estrategias que predominan para organizar la jornada escolar. No obstante, cada contexto implica reflexionar sobre el escenario para el que se debe contemplar una estrategia específica, aunque creemos necesario que toda estrategia de gestión del tiempo escolar, considere que: El PEI es esencialmente el horizonte articulador, y por lo tanto los establecimientos educativos, de acuerdo con las condiciones sociales, económicas y culturales de su entorno, definen las estrategias pertinentes para organizar la jornada escolar;
  17. 17. 17 Los establecimientos educativos, con el apoyo de la secretaría de educación definen las estrategias adecuadas para organizar la jornada escolar y resolver las inquietudes que se presenten. Las secretarías de educación por su parte, tienen en cuenta las directrices contempladas en los Decretos 3020 de 2002 y 1850 de 2002, para organizar las plantas de personal y organizar la prestación del servicio educativo; Por la diversidad de contextos, situaciones y factores que intervienen en la gestión del tiempo escolar, no se pueden definir directrices en un solo sentido. Los ejercicios anteriores surgen de la reflexión con rectores y directores frente a la multiplicidad de escenarios para gestionar el tiempo, con las precisiones realizadas. El enfoque de competencias, propone escenarios propicios para transformar la forma de aprender a través de situaciones enriquecidas. Esto implica considerar diversas alternativas de gestionar la jornada escolar, organizar los periodos de clase y generar prácticas pedagógicas que demandan estrategias flexibles tanto para planear el trabajo docente, como para llevar a cabo la exploración de escenarios y momentos con estudiantes. Al respecto, el uso pedagógico de los medios de información y comunicación nos reta a proponer formas alternativas de interactuar.
  18. 18. 18 2.4. Gestión del tiempo del recreo Frente al recreo o descanso pedagógico, de manera reiterada surgen tres preguntas: ¿El recreo está incluido en la asignación académica? ¿El recreo está incluido en la permanencia de los docentes? ¿El recreo está incluido en las intensidades mínimas de cada nivel que define el Decreto 1850 de 2002? Inicialmente nos parece importante reiterar lo que El Ministerio de Educación Nacional ha considerado sobre el recreo: “Las actividades lúdicas y recreativas que las instituciones educativas organizan durante la jornada escolar en tiempos comprendidos entre los períodos de clases, constituyen una actividad educativa muy importante para el desarrollo de actitudes y valores fundamentales en el desarrollo personal” Directiva Ministerial 003 de 2003. Ahora bien, responderemos cada una de las preguntas: a. ¿El recreo está incluido en la asignación académica? La asignación académica es el tiempo que, distribuido en períodos de clase, dedica el docente a la atención directa de sus estudiantes en actividades pedagógicas correspondientes a las áreas obligatorias y fundamentales y a las asignaturas optativas, de conformidad con el plan de estudios. Como observamos, la asignación académica y las actividades curriculares complementarias conforman la jornada laboral de los docentes. En este contexto, el tiempo dedicado a la atención del recreo de los estudiantes está incluido en las seis (6) horas diarias que como mínimo, debe permanecer el docente en el establecimiento y no está incluido en el número de horas de asignación académica. Es decir, el tiempo del recreo como actividad del docente, hace parte de las actividades curriculares complementarias. De acuerdo con este argumento, el recreo no hace parte de la asignación académica. b. ¿El recreo está incluido en la permanencia de los docentes? El tiempo del recreo, como lo señala la Directiva Ministerial 003 de 2003, “está incluido en las seis (6) horas diarias que como mínimo, debe permanecer el docente en el establecimiento y no está incluido en el número de horas de asignación académica”. La Directiva 10 de 2009 reafirma que los docentes deben permanecer mínimo 30 horas semanal en el establecimiento educativo, en las que se incluye un período de descanso por cada día de la semana. Este es el tiempo del docente dedicado a la atención del recreo de los estudiantes, por lo tanto el recreo sí está incluido en la permanencia de los docentes.
  19. 19. 19 c. ¿El recreo está incluido en las intensidades mínimas de cada nivel que define el Decreto 1850 de 2002? Las intensidades horarias mínimas semanales y anual, que define el decreto 1850 de 2002 en el artículo 2 para cada nivel, que hemos denominado tiempo de los estudiantes, están relacionadas con las áreas obligatorias y fundamentales y con las asignaturas optativas, y resultan de la sumatoria de los periodos de clase. Veamos el texto del artículo 3 del Decreto 1850 de 2002: “Los períodos de clase serán definidos por el rector o director del establecimiento educativo al comienzo de cada año lectivo y pueden tener duraciones diferentes de acuerdo con el plan de estudios, siempre y cuando el total semanal y anua, contabilizado en horas efectivas, sea igual a la intensidad mínima definida en el artículo 2” o tiempo de los estudiantes (negrilla fuera del texto). El tiempo de los estudiantes, entonces surge de la sumatoria de los periodos de clase8 , los cuales son diferentes a los periodos de recreo que defina el establecimiento educativo. Un establecimiento educativo, puede organizar las intensidades semanales que establece el decreto 1850 de 2002, más los periodos de recreo que defina el PEI, contando con las 6 horas diarias mínimas de permanencia de los docentes. Para ello, la Directiva Ministerial 17 de 2009, propone estrategias tales como: a) Invitar a los rectores a que organicen las actividades institucionales ordinarias y permanentes dentro de las 30 horas mínimas semanales; b) Adoptar horarios flexibles para los docentes de tal manera que cada uno pueda cumplir con sus 30 horas mínimas semanales de permanencia sin que deba iniciar o terminar su jornada a la misma hora cada día; y c) Distribuir el tiempo dedicado a la atención del recreo de los estudiantes, entre los docentes. Es importante señalar que para aquellos establecimientos con más de una jornada, el decreto en mención y la directiva 03 de 2003 señala que “Si una institución educativa funciona en varias jornadas (mañana, tarde y noche) en horarios apropiados para la región, y no logra completar la intensidad semanal establecida para los estudiantes en cada ciclo o nivel educativo, debe convocarlos para realizar actividades propias del plan estudios en tiempos diferentes. Estas actividades podrán realizarse en diversos espacios tales como aulas especializadas, laboratorios, talleres, centros culturales o recreativos dentro o fuera del establecimiento educativo. Recientemente, la Directiva Ministerial 15 de 2009, que aplica sólo para los colegios privados, señaló que se entiende por hora efectiva el lapso de 60 minutos destinado a la actividad académica con los estudiantes, excluido en todo caso el tiempo destinado al almuerzo o recreos escolares. 8 Los períodos de clase serán definidos por el rector o director del establecimiento educativo al comienzo de cada año lectivo y pueden tener duraciones diferentes. No obstante el Ministerio de Educación ha expresado en diversas comunicaciones y reuniones que si una institución educativa define que los períodos de clase sean de 55 minutos pero no exige el cumplimiento de la asignación académica de 22 horas efectivas, en realidad está disminuyendo en un total de 100 horas el tiempo anual que debe dedicar a sus estudiantes y también está disminuyendo en casi 2 horas (110 minutos) el tiempo semanal que cada docente debe dedicar a sus estudiantes en trabajos de aula.
  20. 20. 20 3. TERCERA PARTE. Estrategias para la ampliación de la jornada escolar La ampliación y mejor uso del tiempo escolar es uno de los cambios más radicales que afectan la cultura y gestión pedagógica de las escuelas. Sergio Martinic y Marco Villalta. El Tiempo escolar como objeto de políticas La Ley general de educación consideró la jornada única como una oportunidad para transformar la organización de los establecimientos educativos y hoy creemos que todo esfuerzo por aumentar el tiempo para el aprendizaje se convierte en una interesante oportunidad para afianzar las competencias básicas y ciudadanas en los estudiantes. Y aunque este lineamiento no es ajeno al desarrollo histórico del sistema educativo colombiano permite implementar estrategias flexibles y globales para gestionar el tiempo de la enseñanza. La implementación de la jornada única, en los términos propuestos en la ley 115 de 19949 implica un proceso gradual de ajuste a los diferentes factores que inciden en la gestión escolar y permanencia de los estudiantes. Algunos de ellos son el restaurante escolar, la infraestructura, el transporte y sobre todo amplios procesos de participación de la comunidad educativa. El artículo 85 de la ley 115 de 1994, sobre las Jornadas en los establecimientos educativos señaló que el servicio público educativo se prestará en las instituciones educativas en una sola jornada diurna. No obstante, la misma disposición advierte que cuando las necesidades del servicio educativo lo requieran, podrán ofrecer dos jornadas escolares, una diurna y otra nocturna, bajo la responsabilidad de una misma administración. Desde luego, los esfuerzos realizados por el Ministerio de Educación para lograr que más niños vayan a la escuela, han hecho que una gran cantidad de establecimientos organicen más de una jornada. Esto ha implicado grandes esfuerzos por parte de rectores y directores al momento de concertar estrategias para cumplir las intensidades que establece el decreto 1850 de 2002. Entorno a esta disposición, el Ministerio de Educación viene implementando dos estrategias que se convierten en una oportunidad para ampliar el tiempo del aprendizaje. Son ellas la jornada escolar extendida y la jornada complementaria. 3.1 Jornada Escolar Extendida J.E.E En el contexto anteriormente citado, la jornada escolar extendida (J.E.E) se convierte en una oportunidad para implementar proyectos pedagógicos innovadores y de esta manera ampliar las 9 El artículo 85 de la ley 115 de 1994 dispone que el servicio público educativo se prestará en las instituciones educativas en una sola jornada diurna.
  21. 21. 21 oportunidades para fortalecer las competencias básicas y ciudadanas; especialmente en el nivel de básica primaria10 . Sobre este aspecto, ya se había discutido la necesidad de implementar la ampliación de la jornada extendida “como una oportunidad para aumentar las posibilidades de aprendizaje de los estudiantes y posibilitar a los maestros espacios para adelantar actividades de planeación, reflexión, investigación e intercambio profesional. Busca una transformación de las diferentes formas de relación entre los actores de la educación con el entorno cultural próximo y distante”11 En este sentido, los establecimientos educativos cuentan con diversas posibilidades y escenarios para implementar estrategias de ampliación de la jornada. Los rectores y directores, de acuerdo con los procesos de seguimiento al Plan de Mejoramiento Institucional pueden presentar proyectos ante la secretaría de educación para implementar la jornada escolar extendida. Estos proyectos tendrán en cuenta los siguientes aspectos: Las competencias que se requieren fortalecer; Las estrategias pedagógicas; La organización y gestión del tiempo; El perfil de los docentes requeridos de acuerdo con las competencias; La infraestructura con que se cuenta y estrategia de planeación de los espacios; Los factores que aseguren la permanencia de los estudiantes en los programas como refrigerio y transporte. Otro aspecto importante es la concertación con la comunidad educativa a través de los órganos del gobierno escolar (rector, consejo académico, consejo directivo) así como otras instancias que representan a la comunidad educativa tales como el consejo de padres, consejo de estudiantes, comités de convivencia, entre otros. La concertación con estas instancias permiten por un lado hacer de la J.E.E una iniciativa institucional y no de unos pocos, y por otro lado promover la reflexión acerca de su importancia para los procesos de mejoramiento de la calidad, facilitando los pactos sobre aquellos compromisos fundamentales para su implementación: seguridad de los estudiantes, transporte, acompañamiento, comunicación. Una vez presentados los proyectos a la SEC, éstas analizan asuntos relacionados con la disponibilidad y requerimientos en cuanto a: Pertinencia de las propuestas pedagógicas en relación con la construcción propia de las comunidades, el perfil de la secretaría y sus procesos de mejoramiento; Perfil de los docentes según los proyectos, de acuerdo con el ajuste a la planta docente; Infraestructura y opciones para satisfacer necesidades (alianzas); Oportunidades y opciones según recursos y/o alianzas. 10 Esta estrategia permite considerar formas alternativas y flexibles para la organización de los procesos de enseñanza. Más allá de la organización de horarios de clase a través de franjas horizontales, la J.E.E es una oportunidad para implementar alternativas curriculares flexibles e integradores en la gestión del tiempo escolar. 11 MEN UNESCO. Programa Nacional de Ampliación de la Jornada Escolar. Más educación para la vida y la convivencia. Memorias del foro nacional sobre ampliación de la jornada escolar. Bogotá: agosto de 1999.
  22. 22. 22 El Ministerio de Educación, acompaña las secretarías de educación en la puesta en marcha de sus iniciativas con el objetivo de lograr que los establecimientos educativos asuman este reto, como una oportunidad para el fortalecimiento de la gestión institucional. 3.2 Jornadas complementarias J.C La segunda estrategia se relaciona con las jornadas complementarias12 consideradas como programas que complementan los desarrollos curriculares de los establecimientos educativos con el propósito de orientar pedagógicamente la utilización del tiempo libre en actividades que fortalezcan las competencias básicas y ciudadanas especialmente en los niños, niñas y jóvenes en condición de mayor vulnerabilidad. Estas jornadas se realizan con las cajas de compensación familiar, dentro o fuera de los establecimientos educativos, en cuatro modalidades: ambiental; escuelas deportivas; formación artística y cultural; y ciencia y tecnología. Las orientaciones sobre jornadas complementarias señalan que sus planteamientos deben tener correspondencia con el PEI de los establecimientos educativos, dado que las actividades desarrolladas en estas jornadas deben aportar al desarrollo de las competencias que se busca formar en los estudiantes. Para su implementación es importante tener en cuenta: Incluir en la formulación de las jornadas a la totalidad de la comunidad educativa, teniendo en cuenta que los docentes, padres de familia y demás miembros de la comunidad deben conocer el planteamiento de las mismas. Promover los materiales necesarios para que los niños, niñas y jóvenes desarrollen las destrezas y aprendizajes en el marco de la jornada. Coordinar la utilización de los espacios en los que se desarrollará la jornada. Dado que las propuestas debe ser públicas, propiciando su adecuada utilización, cuidado y promoción. Contemplar los factores que aseguren la permanencia de los estudiantes en los programas como refrigerio y transporte. 12 La circular externa del 11 de mayo de 2009, expedida por el Ministerio de Educación Nacional y la Superintendencia de Subsidio Familiar define los lineamientos para la formulación de las jornadas escolares complementarias.
  23. 23. 23 4. A manera de conclusión 5. Bibliografía 1. MEN. Memorias del Seminario Internacional sobre la Jornada Escolar. Bogotá. 1997 2. MEN UNESCO. Programa Nacional de Ampliación de la Jornada Escolar. Más educación para la vida y la convivencia. Memorias del foro nacional sobre ampliación de la jornada escolar. Bogotá: agosto de 1999 3. PREAL. El tiempo y el aprendizaje en América Latina. Marzo de 2002. 4. MARTINIC Sergio, VILLALTA Marco. El Tiempo escolar como objeto de políticas. Anexo 1. Marco Normativo Decreto 1860 de 1994.- Reglamenta parcialmente la Ley 115 de 1994, en los aspectos pedagógicos y organizativos generales. Decreto 1278 de 2002.- Establece el estatuto de profesionalización docente y en materia de jornada laboral insta al cumplimiento del calendario, la jornada escolar y la jornada laboral. Decreto 1850 de 2002.- Reglamenta la organización de la jornada escolar y la jornada laboral de directivos docentes y docentes de los establecimientos educativos estatales de educación formal, administrados por los departamentos, distritos y municipios certificados. Decreto 3020 de 2002.- Establece los criterios y procedimientos para organizar las plantas de personal docente y administrativo del servicio educativo estatal que prestan las entidades territoriales. Decreto 1373 de 2007: Establece una semana de receso estudiantil y desarrollo institucional en octubre en la semana anterior al día feriado. Aplica para todos los establecimientos de educación preescolar, básica y media. Directiva Ministerial 003 de 2003: Orienta aspectos relacionados con la aplicabilidad del Decreto 1850 de 2002. Directiva Ministerial 10 de 2009: Orienta sobre el tiempo de permanencia de los docentes en los establecimientos educativos. Directiva Ministerial 12 de 2009: Orienta aspectos que permiten la ccontinuidad de la prestación del servicio educativo en situaciones de emergencia. Directiva Ministerial 17 de 2009: Aclara el comunicado emitido por el comité ejecutivo de FECODE de fecha julio de 2009.
  24. 24. 24 Anexo 2. Glosario Actividades curriculares complementarias: Son todas aquellas actividades que implican la preparación de su tarea académica; la evaluación, la calificación, planeación, disciplina y formación de los alumnos; las reuniones de profesores generales o por área; la dirección de grupo y servicio de orientación estudiantil; la atención de la comunidad, en especial de los padres de familia; las actividades formativas, culturales y deportivas contempladas en el proyecto educativo institucional; la realización de otras actividades vinculadas con organismos o instituciones del sector que incidan directa e indirectamente en la educación; actividades de investigación y actualización pedagógica relacionadas con el proyecto educativo institucional; y actividades de planeación y evaluación institucional. Actividades de desarrollo institucional: Es el tiempo dedicado por los directivos docentes y los docentes a la formulación, desarrollo, evaluación, revisión o ajustes del proyecto educativo institucional; a la elaboración, seguimiento y evaluación del plan de estudios; a la investigación y actualización pedagógica; a la evaluación institucional anual; y a otras actividades de coordinación con organismos o instituciones que incidan directa o indirectamente en la prestación del servicio educativo. Asignación académica: Es el tiempo que, distribuido en períodos de clase, dedica el docente a la atención directa de sus estudiantes en actividades pedagógicas correspondientes a las áreas obligatorias y fundamentales y a las asignaturas optativas, de conformidad con el plan de estudios. Actividades de apoyo pedagógico: Consiste en actividades grupales o individuales que organice la institución educativa para estudiantes que requieran apoyo especial para superar las insuficiencias en la consecución de logros educativos como un componente esencial de las actividades pedagógicas ordinarias. Calendario académico: Esquema para la organización de la prestación del servicio educativo. Se realiza a través de la expedición de un acto administrativo y está a cargo de la secretaría de educación de la entidad territorial certificada. Jornada laboral de los docentes: Es el tiempo que dedican los docentes al cumplimiento de la asignación académica; a la ejecución de actividades curriculares complementarias tales como la administración del proceso educativo; la preparación de su tarea académica; la evaluación, la calificación, planeación, disciplina y formación de los alumnos; las reuniones de profesores generales o por área; la dirección de grupo y servicio de orientación estudiantil; la atención de la comunidad, en especial de los padres de familia; las actividades formativas, culturales y deportivas contempladas en el proyecto educativo institucional; la realización de otras actividades vinculadas con organismos o instituciones del sector que incidan directa e indirectamente en la educación; actividades de investigación y actualización pedagógica relacionadas con el proyecto educativo institucional; y actividades de planeación y evaluación institucional. Jornada escolar: Es el tiempo diario que dedica el establecimiento educativo a sus estudiantes en la prestación directa del servicio público educativo, de conformidad con las normas vigentes sobre calendario académico y con el plan de estudios.
  25. 25. 25 Jornadas escolares complementarias: Programa que complementa los desarrollos curriculares de los establecimientos educativos en actividades relacionadas con formación artística y cultural; educación ambiental; escuelas deportivas y ciencia y tecnología. Estas jornadas se realizan con las cajas de compensación familiar dentro o fuera de los establecimientos educativos. Periodos de clase: De acuerdo con el decreto 1850 de 2002, los periodos de clase son las unidades de tiempo en que se divide la jornada escolar para realizar las actividades pedagógicas propias del desarrollo de las áreas obligatorias y fundamentales y de las asignaturas optativas contempladas en el plan de estudios. Los periodos de clase son definidos por el rector o director del establecimiento educativo al comienzo de cada año lectivo y pueden tener duraciones diferentes de acuerdo con el plan de estudios, siempre y cuando el total semanal y anual, contabilizado en horas efectivas, sea igual a la intensidad mínima definida para cada nivel. Tiempo del recreo: Actividades lúdicas y recreativas que las instituciones educativas organizan durante la jornada escolar en tiempos comprendidos entre los períodos de clases. Este tiempo constituyen una actividad educativa muy importante para el desarrollo de actitudes y valores fundamentales en el desarrollo personal.

×