El estado palestino entre la utopia y el realismo quehacer

349 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
349
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El estado palestino entre la utopia y el realismo quehacer

  1. 1. 70El Estado palestino entrela utopía y el realismoLeyla Bartet*INTERNACIONALEn Gaza, cruza un misil. La paz espera impaciente. El Estado de Israel, como tal, en el epicentro delproblema. (Foto: periodismohumano.com)
  2. 2. 71La noche desciende rápido en in-vierno. Son apenas las 5:00 y ya elperfil de la tres veces santa ciudadde Jerusalén (Al-Quods) se dibuja en labrumaarenosadelatardecer.Regresamosde Belén, del campo de refugiados deDeisheh donde nos acogió Naji Odeh,encargado del comité popular que loadministra. Pero, más que su discursosobre las ayudas internacionales y la his-toria de la creación del campo (casas deladrillo, calles de tierra, muros cubiertosde lemas llamando a la lucha y de afichesde mártires), me conmueve el testimoniodeljovenMurad.Conunavozcargadaderencores me cuenta las dificultades de lavidacotidiana,laimposibilidaddedespla-zarse libremente fuera del campamento,la humillación. A mi pregunta sobre loslímites de un futuro Estado palestino meresponde:“QuieroelretornoalaPalestinahistórica, sueño con un país que al nortelimite con el Líbano y al sur con Egipto”.Cuandolemencionoelanacronismodesuposición, hoy que la comunidad interna-cionalhareconocidocasiuniversalmenteal Estado e Israel, me dice “Israel no esmi problema. Mi problema es el pueblopalestinoysusderechos.Misantepasadosvivían en Jaffa pero yo nunca he visto elmar, ni siquiera conozco Jerusalén por-que carezco de salvoconducto y a pesarde su proximidad de Belén, no puedo ir.Quiero moverme libremente en mi país”.Es cierto que Murad está vinculado alFPLP (Frente Popular para la Liberaciónde Palestina), integrante minoritario y deizquierda radical de la OLP, pero si susopciones son extremas (no reconocerlederechos a Israel), sus preocupaciones ysentimientos son los de la gran mayoríade palestinos, dentro y fuera del espacioque nos ocupa. Baste para ello recordar lasituaciónextremadeloscampamentosdelLíbanodondesiguenteniendounestatutoderefugiadosdesde1967,sinpermisosdetrabajo (lo que les haría perder precisa-mente el estatuto de refugiados y por lotantolaayudainternacionalyelderechoal* Socióloga y escritora. Trabaja actualmente en laUnesco, en París. Su último libro es Las fronterasdisueltas. Voces árabes en el Perú. Siglos XIX y XX.Coedición del Fondo Editorial del Congreso yel Club Unión Árabe-Palestino (Lima 2011).A inicios de diciembre del año pasado, el mensual Le Monde Diplomatiquey la revista Témoignage Chrétien organizaron un viaje de estudios a Israel yCisjordaniasobreeltemadelasnegociacionesdepaz.Ungrupodeintelectualesyperiodistas, en su gran mayoría integrado por franceses, tuvo ocasión de visitar,discutir y palpar las múltiples contradicciones de una realidad compleja, dondediscurso y realidad no se dan la mano. Se trata, sin duda, de un espacio geográficoen el que evolucionan dos actores asimétricos y definitivamente heterogéneos ensu composición y sus opciones políticas. Palestinos e israelíes se construyen yde-construyencomoactorescapacesdeevocar(odesoñar)solucionesdivergentespara el problema común de su convivencia en espacios reales y simbólicos. Laautora de este artículo participó en este viaje. He aquí algunas de sus reflexiones.
  3. 3. 72retorno), sobreviviendo miserablementey sin horizonte alguno en el corto plazo.Más allá de los logros diplomáticos ydel triunfo político que ha significado elreconocimientodePalestinaenlaUnesco(como miembro pleno) y en la ONU(como Estado observador no miembro),Murad mira el futuro con escepticismo:“Sebarajanmuchasopciones;escomolasmodasoccidentales.Porépocassedefien-de la idea de un Estado bi-nacional o deuna federación que incluya a la antiguaTransjordania (hoy Jordania), luego lapropuestadedosEstadosautónomosunoal lado del otro y con fronteras seguras.Hoy, tras años de negociaciones inútiles,Leyla Bartet, reportera peruana, frente al mausoleo de Yasser Arafat en Ramallah, ciudad en la que fueacosado y resistió con un celular y una pistola.VivianePrémare
  4. 4. 73de acuerdos que Israel jamás respeta,vuelve a circular la idea de un Estadoúnico que acoja a los dos pueblos. Pero ajuzgar por lo que viven los llamados ‘ára-bes de Israel’ o los beduinos del Neguev,esta opción es absolutamente utópica. Enrealidad, lo que más nos ha permitidoavanzar políticamente y responder a lashumillacionescotidianasenloscheckpointshan sido las dos intifadas. Cualquier díaestalla una tercera”.Es cierto que la victoria de la coaliciónque el partido Likud de Benjamín Netan-yahu ha formado con el ultranacionalistaIsrael Beytenu de Avigdor Liberman, nodeja muchas esperanzas de negociar,como lo afirma un reciente documentointerno de la OLP. Sus dirigentes opinanque los partidos y la sociedad israelíeshan dejado de considerar el tema en laagenda, baste para ello observar el silen-cio que rodeó la cuestión de la paz y elposible Estado palestino en las últimaselecciones. “Este es el final de la solucióndelosdosEstados”,explicalalegisladoraHanan Ashrawi, integrante del ComitéEjecutivo de la OLP. “No es solo retórica,no es solo desafío lingüístico entre loscandidatos: este gobierno está destru-yendo, en el terreno, la solución a dosEstados. Construye más asentamientos.Roba más tierra. Intensifica y aumentala anexión de Jerusalén y la construcciónde asentamientos dentro y alrededor deJerusalén, aislando la ciudad de modocada vez mayor”.Israel: ganar tiempo y espacioUno de nuestros guías en este viaje esMichelWarschawsky.Estemilitantepaci-fistayantisionistaestabacontentoenesosdíasporquelaorganizaciónquedirige,elCentro de Información Alternativa (AIC,porlassiglaseninglés),1acababadeganarelPremiodeDerechosHumanosdelaRe-públicaFrancesa.MichelnacióenFranciaafinesdelaSegundaGuerraMundialyeshijodeunrabinoqueintegrólaresistenciaal nazismo, antes de decidir instalarseen un kibboutz (granja colectivista) en losañoscincuenta. Lamuerte progresiva delsueño socialista israelí, las guerras queensangrentaronestesueñoysuprofundosentido de justicia lo llevaron a asumirunaposicióncadavezmáscríticafrentealmodelo de Estado que se establece en supaís.“HablardeIsraelcomoEstadojudíoy democrático es un oxímoron. ¿Cómo sepuedeserdemocráticonegándoleespacioamusulmanesycristianos?”.Variasvecesdetenidoysiempreacosado,Warschawskyes hoy un símbolo de la resistencia pro-gresista israelí.Acompañado por Sergio Yahni, urba-nista argentino que también trabaja enel AIC, Michel nos invita a un recorridoporlosasentamientosquerodeanelcascohistórico de Jerusalén. Visitamos unacolonia cuya historia ilustra el discursoarriba citado de Hanan Ashrawi. Enefecto, lo que ocurre en Har Homa no esuna excepción. Se trata de una suerte defortaleza de piedra blanca erigida sobreuna colina pedregosa, a la salida sudestede Jerusalén. Los edificios de esta nueva1 Véase <www.alternativenews.org/english/>.
  5. 5. 74ciudad se extienden de modo concén-trico, pero solo existe una entrada. Pordentro es un pequeño paraíso de callescirculares, de jardines infantiles y demaceteros floridos. Como está situadoa cierta altura, la vista es espléndidasobre las colinas del desierto de Judea yBelén. El centro de Jerusalén está a diezminutos en automóvil o en autobús ysus habitantes se consideran a sí mismosjerosolimitanos.Sergionosexplicaqueenelgigantescojuego de Monopoly que ha desarrolladoIsrael, Har Homa es un lugar simbólico.Construido en los años noventa en loslímitesdelGranJerusalén,cuyasdilatadasfronteras jamás han sido reconocidas in-ternacionalmente,HarHomarepresentaladeterminación voluntarista del vasto pro-yecto de judaización de la ciudad. Comotodos los espinosos asuntos relativos a lacolonización,lahistoriadeHarHomaesunembrollo que asocia especulación urbanay tenacidad política. El proyecto se lanzasobre una colina situada entre Jerusalény Belén, en los terrenos boscosos de unárea protegida y emplazada dentro de laCisjordania ocupada. Har Homa se cons-truye al este de la Línea Verde, la línea dedemarcación del cese del fuego en 1949.Por lo tanto, la ley internacional la con-sidera como una colonia. La movilizaciónde la izquierda israelí y de los palestinoscontra el proyecto en los años noventa nopudo impedir su realización. Hoy, HarHoma tiene veintidós mil habitantes ynuevasfilasdeedificiossiguencreciendocomo hongos.El alcalde de Har Homa se instaló allíen febrero de 2002. Es un sionista reli-gioso convencido que no tiene miedo deexpresarsusconvicciones:“MeinstaléenHar Homa por razones ideológicas, parareforzarJerusalén”,dice.“Esoquieredecirtraer cada vez más judíos para ocupar elespacio y crecer, crecer y crecer”. A pesarde las leyes internacionales al respecto,Har Homa es considerado por las auto-ridades israelíes como parte integrantede Jerusalén y, en esta calidad, no se veafectado por la disposición de congelarlas construcciones que se dictó en 2010.Más tarde, Michel Warschawsky nosexplicaqueesteejerciciodeocupacióndelterritorio forma parte del razonamientoexpresado de modo explícito por ArielSharon hace más de diez años (2002).En declaraciones al diario Haaretz, el exdirigente israelí que se definía a sí mismocomo“unguerrero”,afirmóque“laguerrade independencia aún no ha terminado.El año 48 fue solo el comienzo”. Orgu-lloso de haber participado en todas lasguerras israelíes (1947, 1948, 1956, 1967,1973 y 1982 con la invasión del Líbano, elsitio de Beirut y las masacres de Sabra yChatila), dijo que era preciso continuar,ganar hectárea tras hectárea hasta aglu-tinar todo el territorio del Israel bíblico,esdecir,laantiguaPalestinadelmandatobritánico,incluyendoCisjordaniayGaza.“Ningunacoloniadebeserevacuada,nienCisjordania ni en Gaza. Todas tienen unaimportanciaestratégica,unaimportanciasionista.Esprecisorestablecerunapresen-cia judía en Eretz Israel [el gran Israel]”,
  6. 6. 75un ejercicio de derecho divino a juzgarpor las numerosas citas del Antiguo Tes-tamento. Y en relación con el estatuto deJerusalén, no pudo ser más concluyente:“Jerusalénnoesnegociableporqueperte-nece a los judíos de aquí a la eternidad”.Sharon, que Netanyahu aprecia y admiracomo gran estadista (aunque el uso delpresente es un exceso de lenguaje porquedesde 2006 el “guerrero” vive en estadode coma profundo), cree que es precisoavanzar sobre “el hecho consumado”.“Cada paso es irreversible —afirmó alHeeretz—, no podemos retirarnos dela zona de seguridad este ni del oeste[Cisjordania], no podemos dejar las víasque unen estos espacios, no podemosdejarJerusalény,naturalmente,debemosconservarlapropiedaddelsubsueloylascapasfreáticasporquedeallíprovieneuntercio del agua que consumimos”.Un objetivo paralelo es de tipo demo-gráfico:hayquefavorecerlainmigración.Su propuesta entonces era traer a unmillón de judíos, sobre todo originariosdeEuropadelEste,desarrollareldesiertodel Neguev y echar a andar una reformade la educación según los principios delsionismo.SiestaeslapolíticadeEstadodeIsrael,¿quéEstadopalestinosepuedeconstruir?¿Sobre qué bases, en qué territorio?Un Estado, dos Estados,otras propuestasElhistoriadorFarukMardamBey,directordelacolecciónSinbadenlaeditorialfran-cesa Actes Sud, sostiene que desde haceLa primavera árabe aún no calienta del todo ni ha modificado la opinión internacional en torno alconflicto israelí-palestino. (Foto: lamula.pe)
  7. 7. 76unos años las intervenciones, coloquiosy declaraciones sobre las perspectivasestratégicas del movimiento nacionalpalestinosehanmultiplicado.Perolasdosopcionesmásimportantessiguensiendo:• por una parte, la de un Estado pales-tino independiente en los territoriosocupadostraslaguerrade1967,juntoal Israel originario cuyos límites seestablecieronen1947enlaresoluciónde la ONU sobre la partición;• por otra parte, la de un Estado de-mocrático que cubriría la totalidaddel territorio y en el cual conviviríanisraelíes y palestinos.La segunda opción es la más antigua,aunque ha recuperado vigencia desdehace solo un lustro. En el seno de lacomunidad judía de Palestina, en elperíodo de entreguerras, muchos inte-lectuales defendieron la idea de un soloEstado democrático para dos pueblos.El filósofo Martin Buber creó, en 1925,el Brit Shalom (Alianza para la paz) encompañía de Gershom Sholem, ArthurRuppin y Hugo Begmann. Su credo era“promoverlacomprensiónentrejudíosyárabes para convivir en la tierra de Israel,en un espíritu de completa igualdad dederechos políticos”. En aquel momentonosetratabadeunaposiciónminoritaria:40% de los judíos que entonces vivían enPalestinaeranfavorablesaestaopciónquefue borrada tras la guerra del 48.Eric Hazan y Eyal Sivan, autoresisraelíes del libro Un Estado común entreel Jordán y el mar, son categóricos en suconstatación:“LadecisióndelaAsambleaGeneral de la ONU en 1947 no ha funcio-nado.Setentaycincoañosderesoluciones,declaraciones,misiones,conferencias,hojasde ruta, planes de relanzamiento y hastaahora no hay nada concreto. Esto no esuna solución, es un discurso”. Y, lo quees peor, un discurso que favorece el statuquoporqueentretantoIsraelpersisteensupolítica de ocupar territorio. Ariel Sharonsabía lo que hacía cuando lanzaba la con-signa de no fijar fronteras. A Israel no leconviene un trazado preciso de su espacioporqueasípuedeseguirloampliandodíaadía con nuevas colonias. Mientras tanto, lacomunidad internacional ha guardado unsilenciocómplicecargadodefalsassimetríasfrente a las responsabilidades palestinas.El filósofo Sari Nusseibeh, rector de launiversidad árabe Al Quods (Jerusalén),sabe que la idea de un Estado binacionales hoy rechazada por la mayoría de losdos pueblos. Pero la solución de dosEstados resulta también algo utópica. Yaen las negociaciones emprendidas por laanterior administración estadounidense(bajo la presidencia de George W. Bush),Condoleezza Rice debió implementar elconceptode“contigüidad”parareempla-zar aquel de “continuidad” con relaciónal territorio concedido a los palestinos.De hecho, las numerosas colonias im-plantadas en Cisjordania no dejan lugarpara ninguna “continuidad” territorial.La contigüidad, en cambio, suponía es-tablecer puentes, túneles y otras vías decontacto que permitieran a los palestinoscircular entre las colonias. En el terreno,esta opción resultaba inaceptable para laAutoridad Palestina.
  8. 8. 77En este contexto de frustraciones,Nusseibeh propone una tercera vía: unafederación. Esta opción había sido plan-teada en 1947 en el seno de la ComisiónEspecial de Naciones Unidas (UNSCOP)encargada de preparar la resolución de laAsamblea General, y apoyada por Irán,la India y Yugoeslavia. Pero Nusseibehquiere ser pragmático y realista. Se tratade proponer soluciones que puedan fun-cionar. Para que Israel acepte esta salidasería preciso, sin embargo, que en estahipotética federación los palestinos go-cen de derechos cívicos más no políticos.Permitiría, en cambio, la libre circulaciónde los palestinos que podrían trabajardonde mejor les pareciera y tendríanacceso a derechos comunes de salud,educación, seguridad y justicia. Pero laeventual implementación de un sistemafederado tendría que ser progresiva parapermitirlainstauracióndeunaconfianzarecíproca. En el sueño de Nusseibeh, estaopciónnoeliminalatransformacióndelaAutoridadPalestinaenEstadoautónomo,reconocido por la ONU pero con unaexistencia territorial y una población denacionalidad diferente.Otrapropuesta,muchomásdudosa,eslaquedefiendeelCentroBeguin-SadatdeEstudiosEstratégicos(BESA,porsussiglaseninglés).SetrataríadeadosarCisjordaniaa Jordania y de anexar Gaza a Egipto. Esdecir, un retorno a la situación anteriora la guerra de 1967. El BESA imagina,en un documento titulado “Alternativasregionales a la solución de dos Estados”,publicado en 2010, la constitución deLa dura suerte de los polacos judíos en 1942 se parece a la de los palestinos a principios del siglo XXI.(Foto: australiansforpalestine.org)
  9. 9. 78una federación jordano-palestina a laestadounidense, con un poder federalsituado en Aman. Esta parece la soluciónmás improbable. Cuando la terribleoperación israelí en Gaza conocida como“Plomo Fundido”, en enero de 2009, el exdiplomático estadounidense John Boltonevocó la posibilidad de una anexión deCisjordaniaaJordania,convocóelrechazototaldeAman:“JordanianopuedeserunEstadodesubstituciónparalospalestinosque ya son muy numerosos en nuestropaís”,indicóunaautoridaddeesanación.TantoparaMichelWarschawskycomopara Dominique Vidal, periodista de LeMonde Diplomatique y coorganizador denuestroviaje,eldebateteóricosobreunEs-tadobinacionalesmuyinteresanteperonofiguraenlaagendainmediata.Lospalesti-nosnotienenactualmenteningunarazónpararenunciarasuofensivainternacionalporelreconocimientodesuEstado.Vidalsostiene que si bien la idea de un Estadobinacional es generosa y tiene la ventajade resolver algunos puntos insolubles enlos programas de negociación —como lacuestión de las fronteras, el retorno delos refugiados que alteraría el equilibriodemográfico,lacuestióndeJerusalényeldesmantelamiento de las colonias—, porel momento ambos pueblos desean vivircada uno por su lado. “Pero —advierteDominique Vidal— si el reconocimientoen la Unesco y la admisión como Estadoobservador en la ONU no son seguidospor una verdadera voluntad de imponernuevasreglasdejuegoaIsrael,entoncessílos palestinos se verían obligados a sacarlas conclusiones de una batalla iniciadahace muchos años para lograr un mini-Estado reconocido. En ese caso tendríanque optar por soluciones alternativas”.Las esperanzas para un futuro cambioen la actitud de la comunidad internacio-nal se basan en las revueltas que sacudenel Mundo Árabe desde finales de 2010,pero también en las protestas de losindignados israelíes hartos del deteriorode su calidad de vida, en la perspectivade una unificación del movimiento na-cional palestino (Hamas y la OLP) y elaislamiento de Israel dentro del sistemade Naciones Unidas.CaminoalaeropuertodeTelAvivparatomarelvueloderegreso,nopuedoevitarel recuerdo de Murad indignado por lasasimetrías de la política occidental frentealMedioOriente.¿Porquésepudoaplicarun embargo y bloqueo al Iraq de SaddamHussein, tras la primera guerra del Golfo?¿Por qué se sanciona a Irán por sus inves-tigaciones nucleares? En una perspectivademocrática,resultaindignanteelbloqueodefactoenGazadebidoaltriunfoindiscuti-bledelHamasenlaseleccionespasadas.Encambio, no se sanciona económicamentea Israel por las numerosas violaciones detodas las resoluciones de Naciones Uni-das, por la aplicación de una política deapartheid frente a los palestinos y por lascomprobadas y denunciadas violacionesdelosderechoshumanos.Silacomunidadinternacional continúa aplicando el laisserfaire,laisserpasserfrentealgobiernoisraelí,lapaznoencontraráasiderosparahacerseun lugar en esta tierra. n
  10. 10. 79Michel Warschawsky:Israel es un Estado de estructuracolonialEntrevista por Leyla BartetEl 3 de diciembre, Jerusalén amaneció con sol. Michel Warschawsky sonríe en suoficina del Centro de Información Alternativa (AIC) y su labio superior levantainvoluntariamente sus grandes bigotes canos. No es para menos: a pesar de laspresiones del Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia(CRIF),elgobiernofrancésacabadeinformarlequehasidodesignadoganadordelprestigiosoPremioInternacionaldeDerechosHumanosdelaRepúblicaFrancesa.Su militancia se inició tras la guerra de los seis días en 1967, cuando Israel ocupóCisjordania, Gaza y parte del Golán sirio. Pero es solo en 1984 que logra crearel AIC como frente de organizaciones pacifistas israelíes y palestinas. En 1989es condenado a veinte meses de prisión por “prestar servicios a organizacionesilegales”. Autor de varios libros, en particular el notable Sobre la fronteradonde se interroga sobre los límites del Estado de Israel, país que no reivindicafronteras precisas porque estas van avanzando en función de las ocupaciones ylas anexiones. “Se trata, dice, de una frontera simbólica entre la legalidad y lailegalidad porque la frontera implica un cuestionamiento permanente sobre loque nos define y sobre lo que es el otro, la alteridad está detrás de la frontera”.Warscharwskyorganizaperiódicamenteviajesasupaísdeextranjerosdeseososdeconocer más y mejor la realidad de Israel y la situación de la población palestina.dentrodeIsrael.Másdecuatrocientasmilpersonas salieron a las calles de Tel Avivpara condenar las masacres de Sabra yChatila. Nuestros amigos palestinos nosdecían “No entendemos lo que ocurre.No esperábamos semejante moviliza-ción”. Había, pues, una demanda deinteligibilidad, era preciso un discursoque explicara lo que estaba ocurriendoen el país. Paralelamente, en Palestinatenía lugar en ese mismo momento unnuevo fenómeno: el surgimiento de un¿Cómo surge la idea de crear unaorganización como el AIC?En 1982 tiene lugar la guerra delLíbano, una campaña militar titulada“Paz para Galilea” y supuestamentedestinada a garantizar la seguridad denuestra frontera norte. Pero no nos con-tentamossiquieraconlailegalocupacióndel sur del Líbano. Tsahal [el ejército]llegó hasta Beirut, donde establecióun larguísimo sitio. Este alarde bélicoprodujo una inmensa ola de rechazo
  11. 11. 80movimientopopularautónomoquemástarde se convertiría en la primera Intifa-da. Creamos el centro con la voluntad dedar a conocer la realidad de la sociedadpalestina a los israelíes, a los mediosde comunicación israelíes, a los decitionmakers, a los militantes. Y también deexplicarles a los palestinos cómo funcio-naba la lógica israelí, tratamos de darleslas claves para comprender la evoluciónde la sociedad israelí.En la actualidad, ¿cuál es el eje de sulucha política?Una de nuestras preocupaciones esimponer en el debate político israelíel término “colonial”, pero no solo lasexpresiones “colonos” y “colonial” sinola historia de un Estado colonial, de unaDirigente palestina (FPLP) Johaina Seifi, miembro del Comité de Defensa del casco histórico árabe deSan Juan de Accre. A su lado, con sombrero, Michel Warschawsky, fundador y director del Centro deInformación Alternativa de Israel (AIC). (Foto: Leyla Bartet)
  12. 12. 81estructura colonial. A pesar de que laexpresión“procesodepaz”aparececons-tantemente cuando se habla del MedioOriente, en realidad el único momentoen el cual el tema figuraba en la agendahebrea fue en los meses que precedieronelasesinatodeItzakRabin(1995).Elúnicoproceso en curso desde hace mucho es elde la colonización.Enlosañosnoventahubounaimpor-tante movilización israelí denunciandola ocupación. Hoy la situación parecemás conforme a la política oficial. ¿Quéha pasado?Es cierto que hoy el movimientopacifista ha perdido peso. Los ochentay noventa fueron años de apertura dela sociedad israelí, y no solamente conrelación al conflicto. Con el proceso deOslo y la denuncia de la colonizaciónnuestro movimiento estaba inserto en elsentido de la corriente de opinión, erasolicitado por los medios progresistas ypor las universidades. Pero a partir delaño 2000 y hasta hoy nos miran casi concompasión, como utopistas, como genteque vive treinta años atrás. Nos dicen¿todavía creen en eso?El gran responsable del viraje de laopinión pública israelí a partir del año2000 es Ehud Barak, a pesar de habersido elegido, porque de alguna manerarepresentaba en ese momento la opciónpor la paz. A mediados de agosto de 2000regresó de Camp David habiendo sabo-teado ese encuentro. De hecho, RobertMalley, enviado especial de Bill Clintona ese encuentro, lo dice hoy claramente.Barak no tuvo problemas en afirmarque él había realizado ofertas generosasrechazadas por Yasser Arafat y que lospalestinos no querían la paz. Barak dijoalgo más que no circuló mucho en el ex-terior pero sí dentro de Israel: que en elfondo él había desvelado un plan secretodeArafatparahacerdesaparecerelEstadode Israel y echar a los israelíes al mar. YprecisamenteporqueBarakrepresentabalaalternativaprogresistaaNetanyahuenaquelmomento,sudiscursotuvounefectodevastador. Muchos pacifistas se dijeronentonces “Estábamos equivocados. Laderecha tenía razón”.El contexto actual no nos permite ima-ginarmovilizacionesdemasaimportantescomoaquellasdelosnoventa.Creoquelaopinión pública cierra los ojos frente a larealidadnacionalyregional.Loscambiosen las relaciones de fuerza regionales,el aislamiento internacional reflejadoen los resultados del voto en la ONU,el ostracismo que nos consume. Pero esla realidad la que modificará la opiniónpública israelí y no el discurso sobre losriesgosafuturo.Laausenciadepresionesinternacionales reales impide la toma deconcienciaporpartedelaopiniónpúblicanacional y reconforta al gobierno israelíen sus opciones y en un sentimiento deimpunidad.Nuestra esperanza es que la comuni-dad internacional asuma una posiciónmásfirme,dejedeladoelsimplediscursoquenoconduceanada.Soloasípodremosrecuperar la fuerza de movilización quetuvimos hace años. n

×