UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA                                                 Guía de Aprendizaje:
SISTEMA DE EDUCACIÓN MEDIA...
quiere decir es esto, por esta causa”. Y esto lo hacemos con el mismo lenguaje humano. A 
esta  misma  persona  la  podemo...
 Peter Paul Rubens, Retrato de niña, 1616 
 

    En esta pieza de Massys nos encontramos con una vieja 
que jala sus cabe...
 
                                         Fra Angelico, La Transfiguración 

 




                                      ...
         Este es el caso de la obra de Rembrandt, que con sólo unos trazos logra plasmar las 
cualidades de un elefante, s...
Payador, Copia del guitarrero ciego de Picasso 
 

                                                        
       En conc...
muestra lo difícil que ha sido el avance de la civilización humana. La composición del cuadro 
es fantástica, con sus colo...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El Arte Y Los Artistas M 2 Act2

9.839 visualizaciones

Publicado el

El Arte y los Artístas

0 comentarios
4 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
9.839
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
72
Acciones
Compartido
0
Descargas
524
Comentarios
0
Recomendaciones
4
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El Arte Y Los Artistas M 2 Act2

  1. 1. UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA Guía de Aprendizaje: SISTEMA DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR APRECIACIÓN DEL ARTE BACHILLERATO GENERAL POR COMPETENCIAS Módulo 2. Actividad 2   El arte y los artistas     Autor:  Luis Alberto Pérez Amezcua, basado en el  texto Historia del Arte de Ernest Gombrich  Conocer el arte es conocerse a uno mismo. La vida moderna nos ha hecho creer que el arte  es aburrido, que es un asunto propio de la gente nerd, de personas que emplean su tiempo  en cosas que no les serán útiles o que no les resultan inmediatamente divertidas. Esto es  falso. El arte es sumamente útil y, si lo sabemos apreciar —y si lo sabemos compartir con  nuestros amigos—, puede ser algo en verdad divertido. El arte es, desde luego, una forma  de comunicarnos y de socializar.    Algunos  especialistas  afirman  que  no  existe  propiamente  el  arte,  que  tan  sólo  hay  artistas  (Gombrich  1995:  13),  y  los  artistas  se  manifiestan  de  distintas  maneras.  Estas  diferentes  manifestaciones  artísticas  —cine,  pintura,  escultura,  literatura,  música,  etcétera— son formas de comunicación humana. La palabra arte puede significar diferentes  cosas, según la época y el lugar en la que la encontremos. Pero, a fin de cuentas, aunque  hay muchas definiciones de arte, la que importa es la que nosotros mismos podamos darle.  ¿Qué significan para mí las diferentes manifestaciones artísticas? ¿Qué me dicen? ¿De qué  me informan? ¿Qué me hacen pensar? Pero, sobre todo, ¿qué me hacen sentir?    Estas preguntas son algunas de las que nos podemos plantear al estar ante alguna  manifestación  artística.  Son  preguntas  que  nos  pueden  ayudar  a  comprenderlas  y  disfrutarlas y, con ello —como dijimos—, comprendernos a nosotros  mismos. Quizás esta  sea una de las claves para que tú puedas apreciar el arte: hacerte preguntas, no quedarte  estático, sin hacer nada.   Es  como  cuando  entablamos  un  diálogo  con  una  persona que  no  conocemos.  Si  le  ponemos atención y nos esforzamos un poco por entender lo que nos dice, la comunicación  tiene  lugar.  Mientras  la  escuchamos,  en  nuestra  mente  nos  hacemos  preguntas  de  una  manera muy rápida para entenderla. Y también hacemos conjeturas. Decimos: “¡Ah! Lo que 
  2. 2. quiere decir es esto, por esta causa”. Y esto lo hacemos con el mismo lenguaje humano. A  esta  misma  persona  la  podemos  oír,  pero  no  escuchar,  y  entonces  la  comunicación  es  deficiente o no se da. Es la diferencia entre escuchar y oír, tal como ocurre con ver y mirar.  Cuando  ponemos  en  práctica  nuestras  capacidades  perceptivas  y  mentales  superiores  la  comunicación y el entendimiento aumentan.  El  arte  puede  gustarnos  por  cualquier  motivo.  Cualquier  razón  es  válida  y  buena.  Una  pintura  o  un  cuadro  nos  pueden  gustar  porque  nos  recuerdan  algo  agradable.  Nos  puede  gustar  un  paisaje  porque  nos  recuerda  unas  maravillosas  vacaciones;  o  un  retrato  porque nos recuerda a alguien querido. No hay nada malo en ello. Todos nosotros, cuando  vemos  una  manifestación  artística  cualquiera,  podemos  recordar  o  asociar  muchas  cosas  que  pueden  influir  en  nuestros  gustos  y  disgustos.  Si  estos  recuerdos  o  asociaciones  nos  ayudan a gozar de lo que vemos u oímos, no hay ningún problema. Pero cuando hay algo  que  se  convierte  en  un  obstáculo  para  disfrutar  de  una  buena  representación  artística  debemos  —de  nueva  cuenta—  hacernos  preguntas.  ¿Por  qué  hay  algo  que  me  aparta  de  esto?  Es  entonces  cuando  empieza  la  otra  parte  de  nuestro  autoconocimiento.  Podemos  identificar lo que nos gusta y recordar por qué nos agrada; pero acaso sea más importante  saber qué no nos gusta y, sobre todo, por qué.  En pocas palabras, lo que queremos decir es que hay causas equivocadas por las que  puede  no  gustarnos  una  obra  de  arte.  Estamos  en  nuestro  derecho  de  que  algo  no  nos  guste. Es perfectamente válido, y es incluso deseable. Sólo debemos asegurarnos de que no  sea por las causas equivocadas.  Observemos las figuras siguientes:  En  este  retrato  del  artista  flamenco  Rubens  podemos  apreciar  los  agradables  gestos  de  una  niña,  sus  rubios  cabellos,  su  sonrisa  tranquila,  sus  mejillas  coloreadas.  El  artista quería probablemente que nos congratuláramos con  él y que admiráramos a la pequeña.             2
  3. 3.  Peter Paul Rubens, Retrato de niña, 1616    En esta pieza de Massys nos encontramos con una vieja  que jala sus cabellos, desesperada o loca. Podemos ver sus  arrugas,  adivinar  la  falta  de  dientes,  y  la  ausencia  de  la  sonrisa que en cambio es franca en la niña.    Estamos  ante  dos  obras  que  provocan  quizás  sentimientos y reflexiones opuestos. Nos puede encantar la  belleza de la niña, pues lo que sugiere quizás es felicidad. La  vieja, en cambio, puede provocarnos cierta repulsión. Pero  rechazar  por  estas  razones  una  obra  como  ésta  Quentin  Massys,  Vieja  mesándose  los  cabellos,   probablemente sea un error. Si nos detenemos un poco en  Óleo  sobre  tabla,  55  x  40  cm,  Madrid,  Museo Nacional del Prado  ella  podemos  darnos  cuenta  de  que  es  una  gran  obra,  sumamente sincera, y que muestra los estragos de la vejez.  Si  nos  planteamos  preguntas  acerca  de  estas  obras  encontraremos respuestas interesantes.     En conclusión, y esto es muy importante, la belleza de una obra no depende de la  hermosura de su asunto.    El  concepto  de  belleza  varía  según  los  gustos  y  criterios  de  cada  persona.  Muchos  pueden preferir la obra de Fra Angelico, un pintor italiano renacentista, a la de Guido Reni,  un  pintor  igualmente  italiano  pero  del  siglo  XVII,  o  viceversa.  La  razón,  probablemente,  se  deba a la expresión. La expresión de una representación, en efecto, puede hacernos que un  personaje  nos  guste  o  nos  disguste.  Muchas  personas  han  sacado  consuelo  de  una  representación como la de Guido Reni, pero no por ello debemos desdeñar otras que acaso  resulten más complejas de interpretar. Cuando llegamos a comprender diferentes lenguajes  podemos  preferir  obras  de  arte  cuya  expresión  es  menos  notoria  que  la  de  Reni,  o  que  contiene más elementos.    3
  4. 4.   Fra Angelico, La Transfiguración      Guido Reni, Ecce Homo    Del  mismo  modo,  hay  artistas  a  quienes  les  gusta  representar  sus  obras  con  un  máximo  de  fidelidad  a  la  realidad.  Otros,  en  cambio,  prefieren  dejar  siempre  algo  a  la  imaginación y plasmar sus sentimientos con un mínimo de elementos.                 Rembrandt, Estudio de un elefante, Viena, Colección Albertina  4
  5. 5.   Este es el caso de la obra de Rembrandt, que con sólo unos trazos logra plasmar las  cualidades de un elefante, su piel rugosa, y acaso su personalidad. Por otra parte, Alberto  Durero  reproduce  de  una  manera  sumamente  realista  el  ala  de  un  ave.  ¿Cuál  nos  gusta  más?     Alberto Durero, Ala de una carraca (Corracias gerula), 1512, Acuarela y aguada   sobre pergamino, 19,7 x 20 cm, Viena, Graphische Sammlung Albertina      Lo  importante  quizás  sea  preguntarnos  si  nos  gusta  más  la  representación  realista  porque  nos  parece  una  falla  del  artista  no  “dibujar  bien”.  Sin  duda  Rembrandt  tenía  la  capacidad de hacerlo a la perfección, y hay muchas obras suyas que así lo demuestran. Pero  en este caso su elefante es igualmente bello. Aquí, una vez más, debemos plantearnos una  pregunta:  ¿cuál  es  la  intención  del  artista  al  plantear  así  su  obra?  En  ocasiones,  la  “deformación”  persigue  un  objetivo,  como  puede  ser  la  caricatura,  evidente  en  la  figura  siguiente:  5
  6. 6. Payador, Copia del guitarrero ciego de Picasso      En conclusión, lo que debemos hacer es despojarnos de todo prejuicio. La asistencia  a exposiciones, obras de teatro, performances o conciertos pueden ser experiencias vitales  gratificantes, intelectualmente estimulantes, sensiblemente placenteras. Hay obras tristes y  que hablan de las cosas horribles del mundo, pero aun éstas, bien miradas, son fuentes de  una reflexión que exalta el pensamiento. Y, como seres humanos, pensar siempre produce  placer: para eso estamos hechos.      Jacques‐Louis David, La muerte de Marat, 1793    En el cuadro de David estamos ante el cadáver del diputado Marat, en la época de la  Revolución  francesa.  A  nadie,  de  entrada,  le  resulta  agradable  ver  el  cadáver  de  un  asesinado,  de  alguien  que  pereció  por  la  mano  de  otro  ser  humano.  Sin  embargo,  su  representación alude a un hecho histórico de enorme importancia para nuestra cultura, y  6
  7. 7. muestra lo difícil que ha sido el avance de la civilización humana. La composición del cuadro  es fantástica, con sus colores y la distribución de los elementos. Hay armonía; es una obra  bella aunque su asunto sea terrible.  Aunque  hemos  hablado  de  pintura  y  cuadros,  muchas  de  las  “reglas”  del  arte  — puesto  que  el  arte  es  una  de  las  prácticas  humanas  más  inclinadas  a  la  superación  de  modelos y reglas— son las mismas. Los artistas buscan la armonía, la distribución correcta  de  elementos,  el  acomodo  perfecto  de  sus  materiales.  Una  obra es mejor  si  la  sonrisa  de  una mujer (como la de Monalisa) está colocada en el lugar correcto según la obra en la que  se encuentra; una nota más o menos aguda en una sinfonía la vuelve mejor; un sinónimo o  la palabra correcta en un poema pueden ser la clave de su funcionamiento.   Esto  es  lo  que  debemos  aprender  a  distinguir  para  que  podamos  apreciar  las  manifestaciones artísticas y volverlas parte de nuestras vidas. Cuando hemos comprendido  el gozo y el placer que produce su consumo (así es, somos consumidores de obras de arte, y  el mejor ejemplo es cuando vamos al cine) podemos convertirnos en asiduos asistentes a  diversos lugares que ofrecen estas oportunidades. Ya no sólo tendremos una opción, sino  muchas. Además, a través de Internet podemos acercarnos a millones de manifestaciones  artísticas. Con la ayuda de un buscador como Google o de un sitio como Youtube podemos  escuchar  y  ver  —las  palabras  clave  de  la  apreciación  artística—  prácticamente  lo  que  deseemos. Te invitamos a hacer la prueba tecleando los nombres de los artistas que pudiste  conocer en este texto.  Nunca  se  acaba  de  aprender  en  lo  que  al  arte  se  refiere.  Siempre  existen  cosas  nuevas por descubrir. Parecen tan inagotables e imprevisibles como los seres humanos. Es  un  inquieto  mundo  propio,  con  sus  particulares  y  extrañas  leyes,  con  sus  particulares  y  extraños lenguajes, con sus aventuras propias. Pero es importante que para gozar de estas  manifestaciones artísticas tengamos una mente limpia, capaz de percibir cualquier indicio y  captar cualquier armonía oculta.  Por  ello,  estamos  seguros  de  que  encontrarás  en  este  curso  las  competencias  necesarias para poder disfrutar de distintas manifestaciones artísticas, las que tú quieras, y  de que con ello disfrutarás más de ti y de tu mundo.  7

×