613 leyes resumidas 
en una sola 
Homilía del 30° Domingo Ordinario, 
ciclo A, 26/10/14 
El Doctor de la ley pregunta a Je...
Tenemos algunas cosas que reflexionar, que me parecen fundamentales, 
primero el contexto en el que venimos, el cual es el...
mandamiento? ¿Cómo? No! Si ustedes se acuerdan cuando los estudiaron no 
decían “...amar al prójimo”, ¿cómo decía…? No exi...
Ahora a los Paraguayos, los Peruanos, Italianos, los Ingleses, a esos ya no. 
A esos no es necesario. Se entiende? Prójimo...
Bueno, y una palabra más que también me parece que clarifica, es la carta 
del Evangelista San Juan, la primera carta, dic...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

30OrdA-613 leyes resumidas en una sola

373 visualizaciones

Publicado el

El Doctor de la ley pregunta a Jesús: Cuál es el mandamiento más importante de la ley? Había 613 leyes, resumidas en los 10 mandamientos. Qué quiere decirnos esto hoy? Leer Mateo 22, 34-40

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
373
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
10
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

30OrdA-613 leyes resumidas en una sola

  1. 1. 613 leyes resumidas en una sola Homilía del 30° Domingo Ordinario, ciclo A, 26/10/14 El Doctor de la ley pregunta a Jesús: Cuál es el mandamiento más importante de la ley? Había 613 leyes, resumidas en los 10 mandamientos. Qué quiere decirnos esto hoy? Leer Mateo 22, 34-40 1. Pregunta
  2. 2. Tenemos algunas cosas que reflexionar, que me parecen fundamentales, primero el contexto en el que venimos, el cual es el de Jesús enfrentándose con los dirigentes religiosos de su Pueblo y que cuestionan a Jesús y que hacen preguntas a Jesús, pero preguntas que son tramposas, preguntas que lo ponen a prueba. Este es, en la ciudad de Jerusalén, allí en la zona del templo, donde se dan estos interrogatorios y estas controversias entre Jesús y alguno de los dirigentes religiosos. En este caso un doctor de la ley, es decir un conocedor de la Palabra que viene a Jesús con esta cuestión: le dice “Maestro cuál es el mandamiento más importante de la Ley? Imaginemos que esto que está preguntando el maestro no es una pregunta simple como parece, sino que los israelitas tienen más de seiscientos mandamientos y leyes que tenían que cumplir, como si nosotros dijéramos: ¿Cuál es la ley más importante de nuestra Patria? ¿Cuál es? Hay tantas leyes! Uno se pierde en el panorama ese. Esa era un poco la cuestión que le trae. ¿Qué resumiría la Ley? ¿Qué cosa sería la síntesis de la Ley? Esta es la pregunta. 2. Shemá Jesús va a decir y nos va a recordar a nosotros lo que aprendimos en la catequesis, lo que aprendimos cuando éramos niños en los mandamientos. Se acuerdan los mandamientos? O ya están medio olvidados? El primer mandamiento, dice Jesús, clarito, “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu”. A este mandamiento lo tenían bien clarito los Israelitas ya que esto constituía algo que ellos llevaban prácticamente en su cuerpo, porque lo llevaban escrito en su cuerpo, atado a su cuerpo, todo el tiempo. Lo rezaban varias veces al día. Ellos le llaman así: la “Shemá”. Shemá quiere decir “acuérdate”. Acuérdate de los mandamientos del Señor, lo que Dios nos ha entregado como su Ley. Entonces, decía, esto del amor a Dios, lo tenían bien clarito. Aún hoy, rezan la Shemá tres veces al día. Es decir, estamos ante algo que el Israelita conocía muy bien. 3. El segundo Pero la novedad viene en esto que dice Jesús después. Dice: “Y el segundo mandamiento…”, y ahí es donde nosotros ponemos el signo de pregunta: ¿cuál es el segundo mandamiento? ¿Se acuerdan ustedes cuál es el segundo
  3. 3. mandamiento? ¿Cómo? No! Si ustedes se acuerdan cuando los estudiaron no decían “...amar al prójimo”, ¿cómo decía…? No existe esto que dice Jesús del segundo mandamiento. Esta es la novedad que trae Jesús. El segundo se refiere al nombre de Dios, en el sentido de no tomar su nombre en vano. ¿Entonces, cómo Jesús pone como segundo otro? Lo que pasa es que Jesús está haciendo como un resumen de todos los mandamientos en dos. Y va a decir: “El segundo es semejante al primero…”, que no quiere decir igual, pero sí quiere decir que prácticamente es la otra cara del primer mandamiento: “Amarás a tu prójimo como a tí mismo”. El resumen de la Ley. 4. Tablas Si ustedes se fijan en los 10 mandamientos, los israelitas los tenían divididos en dos, las dos tablas de la ley. ¿Se acuerdan de eso, más o menos? Dos tablas, imaginen ustedes dos piedras donde están allí los 10 mandamientos. Pero no hay cinco en una y cinco en otra, sino que hay tres en la primera y siete en la otra. Porque los primeros tres mandamientos se refieren a Dios y los otros siete al prójimo. Entonces allí están: “Honrarás a tu Padre y a tu Madre”, “No Robarás”, “No mentirás”, etc o sea los siete siguientes. Se refieren entonces a los hermanos, al prójimo. Entonces los tres primeros a Dios, los siete restantes al Prójimo. Jesús resume en esto: Amar a Dios, amar al prójimo. ¿Se entiende más o menos el resumen que hace Jesús? Bueno, como les decía, los Israelitas tenían más de 600 mandamientos, normas, leyes, aparte de los 10 mandamientos, leyes que había que cumplir. Bueno. Primer punto ese. 5. Prójimo Segundo punto que también va a aparecer en esta controversia, porque cuando Jesús dice esto de amar al prójimo, si ustedes siguen los Evangelios, van a a encontrar que le dicen a Jesús: “Y quién es mi prójimo?”, otra pregunta que parece tan simple, pero que no es tan simple. Por qué? Porque los Israelitas entendían como prójimo a su propio pueblo, es decir los otros Israelitas. Como si nosotros dijésemos, tenemos que amar a los Argentinos.
  4. 4. Ahora a los Paraguayos, los Peruanos, Italianos, los Ingleses, a esos ya no. A esos no es necesario. Se entiende? Prójimo no eran todos sino el propio pueblo. Pero por otro lado, también entendían como prójimo, algunos que tenían un poco más abierto este criterio, a aquellos que vivían en el territorio de Israel, aunque no habían nacido allí, y seguían un poco las costumbres de Israel en todo sentido, incluso en el sentido religioso. A ellos también les cabía, para algunos, el concepto de prójimo. Pero al extranjero, era considerado más bien enemigo que amigo. Sea quien sea. Y a ésta realidad, Jesús va a decir una Parábola. 6. Buen Samaritano A “¿Quién es mi prójimo?” les va a contar la Parábola del Buen Samaritano. ¿Se la acuerdan? Alguien que es asaltado, lo dejan tirado medio muerto en el camino. Y pasa un sacerdote, se ve que estaba muy ocupado, y pasa de largo. Luego pasa un levita, que era de la tribu de Leví, que trabajaban en el templo, dedicaban su vida al templo y también pasa de largo. Y pasa un Samaritano, extranjero, enemigo, y lo asiste, se ocupa de él, lo lleva al poblado, lo hace cuidar y tratar. Y dice Jesús: Y cuál de los tres se portó como prójimo? Entonces dicen, el tercero. Era un extranjero, era un enemigo. Ése es el prójimo. Todo aquel que se “aproxima” a los nosotros es el prójimo. De la raza que sea, del color que sea, de la religión que sea, de las ideas que sea, el prójimo, el hermano. 7. Mandamiento Nuevo Yo creo, que una vez que Jesús dice esto, todavía no queda muy claro para el Israelita. Entonces Jesús va a dar una nueva enseñanza, resumiendo un poco la Palabra, que más o menos entendamos por donde va. Dice en la última Cena: “Les dejo un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros como yo lo los he amado”. Es decir que Jesús va a dejar como resumen, ya no como una ley, sino “Como Yo los amé”, ese va a ser el criterio. Entonces cuando nosotros nos preguntamos algo acerca de los Mandamientos de Dios, cómo será? Como Jesús, siempre va a ser el Modelo, el paradigma, el modelo claro de lo que Dios quiere. 8. Mentiroso
  5. 5. Bueno, y una palabra más que también me parece que clarifica, es la carta del Evangelista San Juan, la primera carta, dice más o menos así: “El que dice que ama a Dios, a quien no ve, y no ama a su hermano, al que sí ve, es un mentiroso.” ¿Se entiende? Por eso yo decía “semejante” al primero. Como que es la otra cara. Si nosotros no amamos al hermano, el que es concreto, el que todos los días encuentro, es mentira que amo a Dios. Imposible. Si a Dios no lo vemos, al hermano sí. Ese es el rostro concreto de la vida del cristiano. Amar a Dios, amar al hermano. Como Jesús dice: todo lo que le hiciste al más pequeño de los míos a mí me lo hiciste. Yo creo que cuando miramos el Evangelio de hoy, vemos toda la escritura, prácticamente resumida allí. 9. Amor Quizás hoy el tema sea, bueno, hacer un discernimiento de la palabra “amor”, porque hoy se ha desfigurado (como dice el guión de hoy) la palabra. Yo crea que se puede decir el amor es lo que sale de mí y va al hermano y termina en el hermano buscando el bien. Sin otro interés, desinteresadamente, gratis, ese es el amor. Como la madre ama a su hijo, no la ama por un interés, lo ama porque es su hijo. Entonces le da todo. Termina en el hijo. Dios ama así. Empieza en Él y termina en el Hijo. Y cuando nosotros estamos diciendo que amamos a alguien pero estamos buscando otra cosa, ya está, ya no es amor. Un poco eso. Para decir alguna palabra de esto que es muy difícil hoy porque las palabras tienen así como vida propia y se le va poniendo esta palabra a cualquier cosa. . El amor es eso, como Jesús. Hasta dónde ama Jesús? Hasta dar la vida. Cómo es el amor de Jesús? Total, Pleno. Entonces, quién es el que de alguna manera encarna el amor de Dios? Jesús. Ámense los unos a los otros como yo los he amado.

×