Tengo algo que decirte...!Homilía del domingo 11º Ordinariociclo C, 16/6/13El fariseo es aquel que vive enjuiciando a los ...
"vino a comer a casa de un fariseo"; soy medio fariseo..., somos medio                       fariseos..., o somos enteros ...
dedo, y podía hacerlo! No vino a eso. Vino a tendernos la mano. Y a hacer que                               aquellos que e...
­ “Somos los campeones del mundo. Por supuesto, si somos los mejores!                     Qué duda hay?”¿Quién nos puso en...
ver en: http://pquiacristoredentor.blogspot.com.ar/2013/06/tengo­algo­que­decirte.html
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Tengo algo que decirte...!

132 visualizaciones

Publicado el

El fariseo es aquel que vive enjuiciando a los demás, que los tiene a todos clasificados, a todos los parientes, a todos los vecinos, a todos los compañeros, a todos los que conoce. Quién se salva de esto? Todos somos fariseos. Leer Lucas 7, 36-8, 3

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
132
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tengo algo que decirte...!

  1. 1. Tengo algo que decirte...!Homilía del domingo 11º Ordinariociclo C, 16/6/13El fariseo es aquel que vive enjuiciando a los demás, que los tiene a todos clasificados, a todos los parientes, atodos los vecinos, a todos los compañeros, a todos los que conoce. Quién se salva de esto? Todos somosfariseos. Leer Lucas 7, 36­8, 3FariseosPara la reflexión de hoy vamos a partir de un ejercicio de imaginación (no                         tanto, porque es nuestra realidad, pero vamos a tratar de meternos). Ustedes                     saben que Jesús está Vivo. Está vivo? Si. Y dónde vive Jesús? En los                         corazones de la gente, me dicen acá...! Vive en nuestro corazón. Entonces,                     ahí tenemos que apuntar el Evangelio de hoy. Jesús vino a mi vida, está                         compartiendo la vida conmigo, vino a comer conmigo. Dice el texto de hoy:                       
  2. 2. "vino a comer a casa de un fariseo"; soy medio fariseo..., somos medio                       fariseos..., o somos enteros fariseos..! Yo diría, entre comillas, "hay un fariseo                     escondido en mí...!"; por qué? porque el fariseo es aquel que vive enjuiciando                       a los demás, que los tiene a todos clasificados, a todos los parientes, a todos                           los vecinos, a todos los compañeros, a todos los que conoce. Quién se salva                         de esto? Todos somos fariseos. Y cuando nosotros juzgamos nos colocamos                   en un lugar que no nos corresponde.Fariseo y PublicanoJesús nos muestra la oración del fariseo y del               publicano, en un texto del evangelio para que             captemos a dónde va la cosa. Dice "el fariseo               estaba adelante en el templo, y decía a Dios:               <<Gracias Señor, porque no soy como ese,           que es un pecador>> Terrible lo del fariseo!             Qué decía el publicano? <<Señor mío, ten           piedad de mí, porque soy un pecador>> Dice             Jesús que sale del templo el publicano           perdonado, en cambio el fariseo, sigue en la             suya.EtiquetadosLos pecadores son los otros. Yo soy el bueno, los otros son los pecadores.                         Entonces yo tengo a todos etiquetados, entonces tengo: Hugo es tal cosa, lo                       tengo ya...; Troyano, tal cosa, todos, cada uno. Los tengo marcados en mi                       cabecita, los tengo ahí, ya los tengo juzgados. Este Jesús, que está comigo,                       que está en mi interior y está comiendo conmigo, cuando se acerca a mi otra                           persona, yo ya la estoy etiquetando: "este es tal cosa", y Jesús también me                         está mirando.Tengo algo que decirte...!Veamos lo que dice el Evangelio de hoy: (ahí vamos a poner el nombre                         nuestro...!), "Simón, tengo algo que decirte...!" Y bueno, aqui, Juan José,                   tengo algo que decirte...! ¿Qué me irá a decir?,Jesús nos dice: "Yo no vine a condenar, sino a salvar. No vine a señalar con el                               
  3. 3. dedo, y podía hacerlo! No vino a eso. Vino a tendernos la mano. Y a hacer que                               aquellos que el mundo despreció sean tenidos en cuenta igual que los demás.                       Y aquellos que desprecian a los demás, descubran que son iguales a los                       demás.DespreciadosEn tiempos de Jesús, unos de los que estaban así excluídos eran las                       prostitutas, otros de los que estaban         excluídos eran los publicanos, los       leprosos, y también las mujeres.       Las mujeres eran consideradas     nada. Que dice el Evangelio: "Junto         con los doce también había un         grupo de mujeres que lo       acompañaban". Jesús no dice:     "váyanse!, no tienen que estar       aquí!". La actitud de Jesús es la de             "abiertos a todos". Conversa con la Samaritana. No tiene problemas de                   conversar con una extranjera, o con Poncio Pilato, otro extranjero. Cuando un                     judío conversaba con un extranjero se hacía impuro. No se si entendemos lo                       que esto significa. O sea, rompe todas las barreras que no hacen al otro                         hermano, y una de las barreras que hacen que el otro no sea mi hermano, es                             el juicio.Yo no soy asíMi juicio. Yo cuando le digo a alguien: "este es tal cosa", estoy diciendo algo                           más. Aunque no lo digo, esto está estudiado en psicología, cuando digo este                       es tal cosa lo que estoy diciendo es: "Yo no soy así", "Yo soy mejor",                           Obviamente. Yo soy mejor. Y aquí entramos a otro tema.ArgentinosUstedes saben como son considerados los argentinos           en el mundo? Como qué nos ven a nosotros?               Soberbios. ¿Qué son los soberbios? Los que se             creen más de lo que son.
  4. 4. ­ “Somos los campeones del mundo. Por supuesto, si somos los mejores!                     Qué duda hay?”¿Quién nos puso en ese lugar? Somos hermanos. Los que compiten allí en                       este o aquel deporte, o lo que sea, son hermanos. Creemos: "pobrecitos                     estos que tienen que jugar con nosotros..."; son hermanos. Como nos                   creemos que somos mejores que todos, ahí está un poco el fariseo                     escondido en mí. Este fariseo que se hace hasta social, hasta pueblo se                       hace. ¡Cuánto tiene para decirnos Jesús a nosotros! Sin embargo, no vino a                       juzgarnos, sino vino a hermanarnos, Cuando nos hermana, nos dice vos sos                     igual que los demás. Nos baja los humos.HermanosY al que está considerado en nada, al último de todos, a ese lo levanta, a ese                               también le dice, vos sos igual, vos también sos hermano, hijo de Dios. Y                         entonces miro, éste es igual que yo? No yo soy mejor...; ahí nos enojamos                         nosotros. El fariseo dice: "si fuera profeta este,             sabría quién es esa que está ahí, cómo va a dejar                   que lo toque? El juicio. Jesús vino a hacer que                 todos seamos hermanos. Y cuando decimos Padre           nuestro, estamos poniendo una palabra tremenda.         estamos diciendo somos todos iguales Y eso es lo               que nos cuestiona profundamente.ConclusiónPero también es lo que nos libera. Nos libera de creernos que somos más,                         que somos mejor, que estamos arriba, que somos iguales, hermanos. Y a los                       que se consideran menos, por ser despreciados por los demás, Jesús les                     dice: "vení, hermano, Dios es tu Padre, te ama, sos digno. Y estos son tus                           hermanos, porque son iguales. Así que hay un fariseo dentro nuestro, Jesús                     vino a comer con nosotros, le abrimos la puerta, entra a nuestra vida y                         empieza a mirar: "¿qué es todo esto?" "¿qué es todo esto de que somos los                           mejores del mundo...?", ¿qué es esto..? Por allí va la cosa. Por allí vamos a                           decir con mucha más soltura: Padre Nuestro!, nuestro!, y va a decir al otro,                         hermano, hermano mío. Porque somos de la misma madera, no somos de                     mejor calidad nosotros, somos iguales, no es que hay un color que sea mejor                         que otro, quién nos dijo eso? Los hombres somos hermanos.
  5. 5. ver en: http://pquiacristoredentor.blogspot.com.ar/2013/06/tengo­algo­que­decirte.html

×