3 carisma fundacional   antonio velasco 120731
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

3 carisma fundacional antonio velasco 120731

on

  • 769 reproducciones

Archivo Anexo a la conferencia "Jaime Bonet: carisma del

Archivo Anexo a la conferencia "Jaime Bonet: carisma del
fundador y carisma
fundacional"

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
769
reproducciones en SlideShare
769
reproducciones incrustadas
0

Actions

Me gusta
0
Descargas
12
Comentarios
0

0 insertados 0

No embeds

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft Word

Derechos de uso

CC Attribution-NonCommercial LicenseCC Attribution-NonCommercial License

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

3 carisma fundacional   antonio velasco 120731 3 carisma fundacional antonio velasco 120731 Document Transcript

  • VERBUM DEI: DEL CARISMA DEL FUNDADOR AL CARISMA FUNDACIONAL Antonio Velasco Jiménez [Tema provisional hasta la publicación del libro de las actas]ESQUEMA Introducción: “Si conocieras el don de Dios, le pedirías y él te daría” 1. El dinamismo vivo del carisma 2.1 Carisma, carisma de fundador, carisma fundacional 2.2 Fundador y comunidad fundacional 2.3 Elementos fundamentales del carisma 2. “Cada paso determinar el posterior” 3.1 La difícil aventura de la fundación 3.2 De la vocación del P. Jaime Bonet a la aprobación pontificia 3. ¿Cómo transmitir un carisma? Conclusión ---------------------- 1. Introducción “Si conocieras el don de Dios, le pedirías y él te daría” (cf. Jn 4) Muchas veces y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo (Cf. Hb 1)Un carisma es algo vivo, algo fluido como el agua, por ello, las palabras de Jesús a la Samaritananos sirven: “Si conocieras el don de Dios, le pedirías y él te daría”… En realidad, nuestra propiavida es un don (para nosotros y para los demás). Si tú conocieras el don que es tu vida y que eldon que puede ser para los demás… [Encima del sagrario de la capilla donde Jaime descubrió su vocación estaba escrito: “El Maestro está ahí y te llama”]Proyecto de Dios… De muchas maneras Dios habló Dios en la historia… Trinidad actuando, en elculmen de la historia Jesús... Esta historia de amor se hace don en personas, en el AT, en laplenitud de la historia en Jesús, después de una manera definitiva en Jesús; sin embargo este donde Dios continua en la historia (en la Iglesia, pero no solo…. De muchas maneras)…. Y llegamos anuestro hoy, aquí, ahora, contigo… Dios sigue llamando, sigue dándose de muchas maneas… unade ellas son los carismas.
  • Tenemos una sola vida, y el acierto de nuestra vida cristiana, el gozo y la fecundidad de nuestravida está en proporción directa a la búsqueda sincera y apasionada de la voluntad de Dios. Estavoluntad, se concreta de forma fundamental, para aquellos que han sido llamados en unavocación particular, en la vivencia plena de esa misma vocación. Carisma es o supone una forma concreta en la que Dios quiere que tu vida sea un donEl carisma es un don de Dios, un don trinitario que se suscita como un dinamismo de vida yvivificante para la vida del mundo. Como dinamismo vital, del que participa misteriosamente laTrinidad, no es tan fácil definirlo, sino que necesitamos expresarlo más bien de formasdiversas para podernos acercarnos al don del Espíritu Santo que se transmite en una historiaconcreta con sus vicisitudes y contingencias.Desde el Concilio Vaticano II, la teología sobre el carisma, ha ido tomando una importancia yclaridad en la Iglesia ausente en los siglos anteriores. Los carismas no se sitúan al margen de laIglesia, sino que pertenecen necesariamente a la esencia de la Iglesia al igual que los ministeriosy los sacramentos (K. Rahner). La diferencia estriba en el hecho de que el carisma, que pertenecea la acción libre e imprevisible del Espíritu, emerge en la historia de forma siempre nueva y,consiguientemente, toda la Iglesia ha de acogerlos también de una manera nueva. Corresponde alministerio jerárquico examinar y cultivar estos dones del Espíritu, de acuerdo con la identidadoriginal para la cual fueron dados en el seno del pueblo de Dios (cf. 1 Ts 5,19)1. La misma vidaconsagrada se ha descrito desde el Vaticano II como carisma que pertenece a la vida y santidadde la Iglesia2.La sociología ha ayudado a profundizar en la visión sobre el carisma, pero no alcanza a distinguirlo que es realidad del Espíritu, los carismas, de la realidad humana, los talentos, es decir lasaptitudes naturales que pertenecen al hombre en razón de su misma humanidad.Dios nos ha llamado en un carisma concreto, el “Verbum Dei”. Un carisma que se nos hatrasmitido con la mediación de la persona de su fundador, el P. Jaime Bonet, o bien directamente,o bien nos ha llegado a través de una primera comunidad de discípulos o comunidadgeneracional. La mirada al pasado, con sus hitos fundamentales, es fundamental para entender yreavivar en el presente las dimensiones esenciales del carisma, y para abrimos como comunidadmisionera a una proyección del futuro.En este tema veremos algunos momentos importantes, que tienen una particularidad: son puntode llegada y punto de partida son: 1940, 1963, 1969, 2000, 2012. 2. El dinamismo vivo del carisma32.1 Don trinitario en la historiaEl carisma es un dinamismo vivo a través del que Dios Padre quiere derramar su vida y amor en lahumanidad, y lo hace en forma de don particular que el Espíritu Santo concede a una fundadorao fundador, o puede ser también a un grupo de fundadores, como es el caso de los siervos deMaría. Y algo importante, es un don para la edificación del Cristo Total.1 Sobre el tema: Evangelicatestificatio 11 y Mutuaerelationes clarifican la dimensión carismática de la Vida consagrada;L’ecolecatholique (19 mayo 77); Religiosos y promoción humana. Dimensión contamplativa de la vida religiosa (1980);Elementos esenciales de la vida religiosa; Juan Pablo II, Redenmptotionisdonum (1984); Juan Pablo II, Exhortaciónapostólica postsinodal Vita consecrata, n. 37; CIC 573-746.2 LG 4. 12. 43-45; PC 1-5. 15; AG 19. 23. 40; EN 693 Nota: Es importante entender esto. Carisma no es “oración y ministerio de la palabra”… ES algo más. Tampoco escorrecto decir nuestro carisma es la Palabra, o es el amor. Es cierto, pero es demasiado genérico. Es como si paradefinir o explicar el agua, quisiera decir que es algo mojado. Es fundamentalmente cierto, pero no explica en concretoque es el agua.
  • Un carisma uno don del Padre por el Espíritu Santo que se concreta en un camino deseguimiento de Cristo que prioriza algún aspecto particular de su misterio y de sumisión, yque se caracteriza por un estilo de vida y de amor fraterno, una espiritualidad, unamisión propia, y también en itinerarios concretos de crecimiento y de situarse en la Iglesia y en elmundo.El carisma no se concibe como un fin en sí mismo, sino como un don para la Iglesia y lahumanidad. Por ello, se encarna en un determinado lugar y tiempo, conociendo las visicitudes ylimitaciones históricas, pero llamado a continuar más allá del espacio local de su fundación o deun determinado tiempo. Aún siendo un don trinitario se encarna en la historia asumiendomediaciones humanas.El misterio de la Encarnación, se convierte en un paradigma de este don. El don de Dios, quees el carisma, solo puede expresar y comunicarse a través de mediaciones humanas con todos suslímites normales. Esta clave es fundamental si queremos ser fecundos en la Iglesia y dar un frutoque permanezca.A continuación, detallamos algunos de los diversos elementos que entran en juego en estedinamismo teológico e histórico.2.2 El carisma de fundadorAlgunos autores distinguen entre carisma de fundador y el carisma del fundador. El primero es eldon para fundar, el don de Dios que capacita a una persona para iniciar una nueva fundación; elsegundo se refiere al contenido, a un don concretoque conlleva una forma de percibir, vivir ymostrar en la historia una experiencia particular del misterio de Cristo.Cuando el fundador recibe el don del carisma le habilita para crear una familia evangélica y, ensegundo lugar, le orienta de forma personal hacia un género de vida y forma de servicio concretoque se transmitirá a una comunidad. El carisma de fundador le corresponde como persona, es undon suyo; en el carisma del fundador coincidirá con los miembros de su grupo y con el tiempollegará a convertirse en el carisma del instituto.El carisma de fundador habilita a una persona para iniciar una nueva fundación, prescindiendo delas modalidades históricas de la actuación y de los contenidos espirituales. Es un donintransferible, pues corresponde solo al fundador inaugurar la iniciativa del carisma en la historiacon un nuevo y particular estilo de vida. Tiene unas características que no se pueden ideologizarni imitar, pues son únicas e irrepetibles. Incluye: persuasión, comprensión y expresión delcarisma, y desemboca en una santidad de vida. Los fundadores también tienen límites: rasgospsicológicos, ideas, rasgos ambientales… no todo es parte del carisma. [Jaime, durante un tiempo tenía dos camisas de ferroviario que le había cosido un cuello gris…. Esto, lógicamente no es parte del carisma Verbum Dei]Importancia del fundadorEl fundador/a es una persona que generalmente siente una llamada a seguir un modo de vida evangélica y a consagrarse a un cierto servicio de la Iglesia y siente por lo mismo haber recibido un carisma para ello ha comenzado a ejercer cierto influjo, atrayendo a otros al mismo género de vida y misión, ayudándoles a tomar conciencia de haber recibido el don de Dios en el mismo carisma. De este modo va dando lugar poco a poco una nueva familia evangélica ha descrito su vocación (por escrito u oral) viviendo y creando el núcleo de la regla.Pueden darse caso que exista el carisma del fundador, pero que no se dé, en la misma persona elcarisma de fundador. Así vemos en la historia casos de hombres o mujeres que reciben de Dios lainspiración de una espiritualidad, pero no la de poner en pie una obra, un Instituto religioso o unaCongregación. Se habla en ese caso del carisma del fundador, pero no del carisma de fundador.
  • Es necesario que se de el carisma de fundador y el carisma fundacional, pues larecepción del carisma está supeditado, en cierta manera, a la recepción por un grupo depersonas. Puede darse el carisma de fundador, pero si no encuentra respuesta en un grupo dehombres o mujeres, no se dará el carisma fundacional4.Los fundadores son personas con una particular percepción del evangelio y de la misma personade Jesús. La existencia de los fundadores apunta hacia el misterio de Cristo, hacia algún aspectofundamental. Son ellos los primeros en acoger ese don llamado carisma, a vivirlo desde unaexperiencia fundante y a compartir con otras personas esta vivencia que responde a una llamadade Dios.Los discípulos han de seguir a Cristo con y como sus fundadores. Su vida conlleva una forma deseguimiento que destaca fuertemente el don del carisma.Para una determinada institución o comunidad serán de vital importancia los escritosautobiográficos, pues en ellos se refleja la experiencia de Dios y de captación del don de Dios.Los fundadores fundan verdaderamente cuando narran la obra de Dios en ellos, porquesacan a la luz el fundamento que Dios ha puesto en sus obras. Ellos narran la experienciaoriginal. Posteriormente, en la transmisión del carisma será también fundamental la experienciade la historia narrada por testigos o por testimonios orales recibidos. Con el tiempo seráimprescindible la reflexión teológica sobre el propio fundador y su carisma. Esto da a veces danorigen a una escuela de espiritualidad.2.3 Carisma del fundador o carisma fundacionalCarisma de fundación y el carisma de fundador son dos vertientes de una misma realidadcomplementaria5.El carisma del fundador, una vez compartido en su camino histórico, se convierteen carisma del instituto. Lo que es transmisible es el espíritu del fundador, no el carisma defundador, sino el carisma fundacional. Esto permite a los discípulos vivir el proyecto y loscontenidos de la experiencia fundante original, sin necesidad de copiar literalmente los rasgospropios del fundador como tal.El carisma del fundador traza los lineamientos espirituales esenciales que caracterizan la identidadpropia de un instituto, su idiosincrasia particular, su vivencia peculiar del evangelio, su misión enla Iglesia.El primero en usar la expresión carisma del fundador es Pablo VI, queriendo significar aquel dondel Espíritu ofrecido por Dios gratuitamente a algunos fundadores, hombres o mujeres, paraproducir en ellos determinadas capacidades que les hacen aptos para alumbrar nuevascomunidades de vida consagrada en la Iglesia.Más adelante, en Mutua Relationes, n. 11, dice: “El carisma mismo de los Fundadores se revela como una experiencia del Espíritu6, transmitida a los propios discípulos para ser por ellos vivida, custodiada, profundizada y desarrollada constantemente en sintonía con el Cuerpo de Cristo en crecimiento perenne. Por eso la Iglesia defiende y sostiene la índole propia de los diversos Institutos religiosos (LG 44; cfr. CD 33; 35, 1, 2, etc.). La4 Algunos ejemplos concretos de la historia pueden ayudar a entender lo que es y lo que no es: - No siempre los fundadores han escrito las constituciones - No es siempre quien ha tenido la idea inspiradoras, pues algunas veces ha sido otra persona quien incita a un fundador a abrir un camino. Ejm: Beata Magdalena de Canossa sugirió a Antonio Rosmini que fundara el Instituto de la Caridad - A veces una orden nace después de la muerte del Santo (S. Juan de Dios, Charles de Foucauld) - Es diverso el fundador y el patriarca. Un patriarca es un ilustre fundador al que con el tiempo se agregan otras congragaciones o fundaciones. Ejm: Francisco de Asís (patriarca) y congregaciones franciscanas (fundadores)- Hombre y mujer a menudo van unidos en la fundación (Pacomio y María, Macrina y Basilio, Benito y ESco´´astica, Clara y Francisco, Teresa y Juan de la Cruz, Pedrode Poveda y Josefa Segovia). La causas varían, pero la complementariedad de los sexos es clara e importante.5 J. Alvarez Gómez, Jesús. Carisma e historia, Madrid 2001, 100-101; F. Ciardi, In ascoltodelloSpirito, Roma 1996, 58;G. Buccellato, Carisma e Rinnovamento,Bologna 2002, 28.6 EN 11
  • índole propia lleva además consigo, un estilo particular de santificación y apostolado que va creando una tradición típica cuyos elementos objetivos pueden ser fácilmente individuados.”2.4 El fundador y la comunidad fundacionalHay un paralelo, salvando las distancias, que pueden ayudarnos a entender esto: Jesús, palabradefinitiva del Padre, quien a través de su muerte y resurrección nos concede el don del EspírituSanto, quiso continuar su misión, su obra de salvación en y por la Iglesia. Y la Iglesia no esabstracta. En ella, la Primera comunidad cristiana, tiene un valor de referencia fundamental. Cadavez que la Iglesia desea renovarse acude a sus orígenes (tan admirablemente descritos en los 8primeros capítulos del libro de los hechos y en las cartas paulinas). La Primera comunidad haquedado como imagen de lo que debe ser la Iglesia para todos los tiempos, aunque los tiemposcambien. De forma similar, los orígenes, el fundador y con él, la primera generación son de vitalimportancia para el futuro. En la Iglesia el centro es Cristo, pero históricamente la comunidadprimitiva siempre será un punto de referencia. De modo análogo, la figura del fundador esimportante y la comunidad fundacional permanecerá para el instituto como una referenciairrenunciable.El don de carisma, a través del fundador, se comparte con personas, queen una relación fecundacon la misma experiencia del fundador, dan cuerpo histórico a una nueva y peculiar forma de vidacristiana en la Iglesia. El fundador no da el carisma, sino vive el carisma, lo describe y ayuda a losotros a tomar conciencia. Ofrece la atracción y el ejemplo de su propia vida que atrae a otros. Esel Espíritu que comunica los carismas. El carisma fundacional, no es por tanto un don individualsino más bien un proyecto de vida global compartido, de modo especial con los discípulos dela primera generación.La generación fundacional abarca los discípulos que han compartido con el fundador la graciade los orígenes, en el periodo de tiempo que va desde la fundación hasta la muerte del fundador,o incluso algunos autores dicen que llega hasta la muerte de los primeros discípulos.Es un tiempo rico de gracia donde se fraguan los elementos esenciales del carisma. Muchas vecesal lado de grandes santos o fundadores hay también un grupo de santos7.2.5 Elementos fundamentales del carismaUn carisma fundacional es algo más que una serie de elementosmás o menos homogéneos,aunque estos sean esenciales. El carisma es un don de amor, don del Dios Trinidad, que setransmite a través de personas para la edificación del Reino, de una humanidad según el proyectode Dios. Sin embargo, para entenderlo, se necesita descubrir lo que lo compone. No basta decirque el carisma es el amor. Se necesita hablar de sus rasgos fundamentales suscitados por elEspíritu Santo en condiciones humanas contingentes, dispuestos según un cierto estilo y orden, deforma que constituyen un trazo unitario y armónico. 1) La experiencia fundante: Es laexperiencia espiritual fundamental que se crea entre el fundador y la primera comunidad que surge. Se crea en el periodo del nacimiento de la nueva comunidad y a lo largo de todo el arco vital del fundador, dando así vida a las líneas espirituales fundamentales, el propium de la vida y de la misión de la comunidad.Con el mismo paralelo de los orígenes del cristianismo, la experiencia fundacional del cristianismo es la vida, muerte y resurrección de Cristoy su continuidad se nos ha ofrecido a través de la Primera comunidad cristiana.7 Nota: Hace falta mucha santidad para ser fundadores y para ser fundidos, es decir, compañeros delfundador. Aquí, por ejemplo, hay primeras misioneras de AL, primeras experiencias de Familia. Somos laprimera generación…
  • Esta experiencia fundante, tiene una importancia que radica sobre todo en: - ser nexo entre la experiencia fundante del fundador y las demás generaciones - Ayudar al fundador a plasmar el carisma - Ser ejemplo de la recepción del carisma - Ayudar a encontrar el centro del carisma y a encarnarlo en cada circunstancia - Ayuda a fijarlo en escrito… pero más importante con el ejemplo, que debe durar hasta el final de la vida - Por el amor que se tiene a la obra, ayudar a su renovación, trasmisión 2) Núcleo central y rasgos de un carisma El núcleo central del carisma, o propium,son los elementos nucleares o esenciales participadosa la comunidad generacional. Para acercarnos a este núcleo hay que preguntarse: ¿cuál fue la intención fundamental o primera del fundador?A veces puede ser un estilo de vida (ejm. Foucould, Benito, Francisco) o un servicio (Bosco).En un primer momento el fundador advierte una necesidad de la Iglesia (local) con proyección universal, pues toda comunidad nace para la Iglesia. El núcleo central responde a esta necesidad para la cual nace el instituto. Posteriormente puede ser que se convierta en un instituto religioso. Alrededor de este núcleo central se forman las demás elementos del carisma, participado, incluida la vida consagrada. 3) Otro elemento fundamental es el género de vida abrazado por el fundador y sus primeros compañeros. Algunos elementos peculiares que toman diversas formas en cada carisma son la vivencia de los consejos evangélicos, el estilo de vida comunitaria y fraterna, el tipo de compromiso apostólico, la estructuración de comunión en la diversidad de los estados, ministerios, y situaciones vitales. 4) La espiritualidad en este núcleo carismático es el modo concreto de vivir la vida en el Espíritu, la manera como se restringe y se diversifica la riqueza del misterio de Cristo a al informar la experiencia espiritual de la persona. La espiritualidad tiene dos aspectos fuertes: orientación predominante hacia ciertos aspectos del misterio de Dios (Trinidad, Encarnación, ministerio profético, pasión, etc.) y, en segundo lugar, ciertos rasgos de la vida cristiana (el celo apostólico, amor contemplativo, compasión, etc.). 5) Un elemento de una importancia fundamental este laRegla de vida o Constituciones. Las Constituciones nacen del núcleo central del carisma y concretan la vida seguida por el instituto. Incluye un modo de entender la vida en comunidad, formas y actos de oración, caminos de formación, la misión específica. Las constituciones y reglas ayudan a traducir en autoconciencia y en memoria colectiva las inspiraciones fundamentales del fundador que distinguen el rostro único y singular de cada comunidad. Habitualmente es un documento fundante porque es el documento en el que los fundadores intentan plasmar su obediencia al Espíritu. Ciertas estructuras de gobierno, claramente definidas por el fundador y en consonancia con el fin del instituto pueden formar parte del don del carisma. Aunque en general los gobiernos suelen reproducir sistemas de gobierno ya existentes en su tiempo mudables de cambio.2.6 Institución y carismaElcarisma de fundación tiene una estrecha relación con el dinamismo de institucionalización, quese constituye como momento importante para traducir en estructuras carismáticas la memoriahistórica de los contenidos espirituales fundamentales que la comunidad vive ya.
  • Este proceso de encarnación del don de Dios en la comunidad concreta e histórica tiene suspropios riesgos, pero es un proceso necesario para que un carisma pueda subsistir en la Iglesia deforma concreta y estable.Las constituciones, se expresan con elementos históricos, sociológicos, filosóficos y telógicos deltiempo. Estos elementos humanos y contingentes caerán o cambiarán con el tiempo, mientrasque los elementos esenciales permanecen. Las constituciones custodian la esencia de loselementos ahistóricos irrenunciables del carisma. En cada tiempo estos elementos deberáninculturarse en cada cultura y traducir el evangelio en cada lugar y época.Una anotación importante. El carisma no se agota con la institución ni se identifica totalmente conuna forma jurídica. En el VD, este camino de institucionalización ha conocido diversas formas:  1959-1962 Un grupo germinal se va consolidando - Auxiliares diocesanas  1963: Pía unión: Misioneras diocesanas, misioneras de la Palabra  1964: Se inicia a usar el nombre de Verbum Dei  1968: Pía unión: Instituto Apostólico de Sacerdotes y Seglares Verbum Dei  1969: Pía unión: Instituto Apostólico de Sacerdotes, Misioneras y Seglares VD  1993: Institutos religiosos de Misioneras + I Religiosos Misioneros + Asociación de laicos + Agrupados en una FEDERACIÓN: Fraternidad eclesial Verbum Dei  2000: NUEVA FORMA DE VIDA CONSAGRADA de derecho pontificio: Fraternidad Misionera Verbum Dei. Renovación de la aprobación. 2012.  Desde el año 1994 hasta 2012: hemos ido consolidando la realidad de la Familia Misionera Verbum Dei (Cf. Carta Mons. Errázuriz a Jaime Bonet)En resumen, este núcleo carismático experimentará una continuidad con los orígenes y al mismotiempo una discontinuidad en las formas contingentes, según condicionamientos psicológicos,ambientales, teológicos y culturales a través de los cuales se expresa en la historia. En la historiaserá vital volver al fin apostólico para definir el género de vida, la espiritualidad, el estilo deformación, las formas de gobierno y las instituciones en las que se encarna el carisma.3 “Cada paso determina el posterior”3.1 La difícil aventura de ser fundadorCuando el tiempo transcurre, es más fácil evidenciar los aciertos y errores en la vida del fundadory en la experiencia fundante. Sin embargo, es importante tomar conciencia, que un requisitoesencial para que la Iglesia reconozca y apruebe jurídicamente un carisma es su carácter denovedad.Un carisma será un don nuevo hasta que se vaya gestando, expandiendo y consolidando.Posteriormente el carisma se puede percibir en su globalidad y con todos sus elementosclaramente definidos. Pero no es así en los inicios. La experiencia del fundador es siempre uncamino al filo de la navaja, abriendo surcos nuevos en la tierra. La experiencia bíblica deAbraham, de salir de la tierra y propias certezas, y abrir caminos en lo desconocido, es laexperiencia habitual de los fundadores, que viven la difícil aventura de ser fundadores de algonuevo.Toda vida comparte sufrimiento, pero la experiencia del fundador generalmente conlleva un gozovivísimo y un sufrimiento también muy vivo. Es común la oposición e incluso persecución queexperimentan los fundadores: interna al instituto (a veces han terminado marginados) o externa(instancias eclesiales o civiles). Son también comunes las dudas internas que experimentan losfundadores sobre la validez de la obra, sobre la autenticidad de su llamada, sobre su propiaindignidad, conscientes de sus límites ante obras que les sobrepasan, con pocas certezas sobrerasgos particulares del carisma, etc.
  • Al ponerlo en práctica, estos sufrimientos los purifican de todo apego de su sobras y deinclinaciones sutiles del propio orgullo que les pueden hacer espejarse en lo que han sabido crear.Por todo ello, es importante valorar el camino tomando distancia de la claridad con quepercibimos la experiencia fundante cuando han pasado muchos años y tomar conciencia de lo queha supuesto por el carácter de radical novedad.3.2 De la experiencia fundacional a la aprobación pontificiaLa fundación del carisma Verbum Dei ha sido una peregrinación en el Espíritu, en la que podemosidentificar varios momentos fundamentales: - 1940: Vocación de Jaime En su vocación están los rasgos esenciales de lo que será la fundación del Verbum Dei - 1963: fundación del primer nucleo de vida comunitaria El primer grupo de misioneras inician un estilo de vida consagrada y una vivencia comunitaria, con el lema de “oración y ministerio de la palabra”. Básicamente en este momento se dan los aspectos más importantes del carisma Verbum Dei - 1969: aprobación del Instituto apostólico Verbum Dei Primera aprobación del Verbum Dei con sus tres ramas como una misma institución - 1976: aprobación en Madrid… deseo de expansión - 1993: aprobación diocesana, transitoria - 2000: aprobación pontificia como nueva forma de vida consagrada. Aprobación de sus constituciones ad experimentum por diez años - 2012: renovación de las constituciones ad experimentum Supone la conclusión de un camino fundacional, en cuanto que están ya definidos los elementos esenciales del carisma y hay un reconocimiento de la Iglesia de una misma y única institución de vida consagrada. Por otro lado, también encontramos la estructuración de la Fraternidad – Familia… Aún con todo el camino sigue abierto3.3 ¿Cómo transmitir un carisma? - Conocerlo o Tomar conciencia del don de Dios. Los orígenes serán siempre un elemento vital para poder conocer una realidad, y más aún un carisma, por el peso que tiene la experiencia fundante o Saber explicarlo con concisión, claridad, precisión, con pedagogía, sabíendolo proponer a la Iglesia local con claridad - Vivirlo con toda su profundidad y con fidelidad: el apóstol enamorado de Cristo… (CFMVD 51) es el mejor medio y método; siendo signo de la fuente; siendo signo de la comunión de la fraternidad-familia - El carisma pide vivir en las virtudes teologales o Creer en la llamada de Dios y en el Dios que llama o Amarlo, porque amamos la vida, porque amamos a Dios y amamos su voluntad; o Vivir anclado en una fuerte esperanza, pues el don de Dios se transmite en realidades pobres y limitadas - Hay actitudes que ayudan a la transmisión: cuando es un contagio vivo y personal… es muy importante el ardor, la simplicidad, la alegría, la vida fraterna, el estar disfrutando de la vocación (de la vivencia del carisma) - Hay, además, momentos comunitarios que ayudan:
  • o encuentros, proyectos y estrategias, los medios de comunicación y un poco de buen márketing, o los instrumentos jurídicos también son herramientas para custodiar y proyectar un carisma 3. ConclusiónA modo de conclusiones quiero subrayar algunos puntos de esta exposición:  El carisma es un dinamismo vivo, un movimiento trinitario que nos envuelve  El carisma es algo vivo: tiene unos elementos esenciales que poco a poco han ido quedando fijados (las constituciones del 2012 es un buen punto de llegada) y una necesidad intrínseca de aculturarse y de crecer  Para la renovación de un carisma es importante reflexionar y volver siempre a la experiencia de los orígenes (cf.1Cor 12,1ss, Lumen Gentium 4, 7, 12).  Necesidad de mirar a la experiencia del fundador para una renovación y actualización, para la formación, etc. No tanto a los rasgos del fundador como persona, sino a cómo él ha recibido el carisma, lo ha expresado, lo ha narrado  Importancia de la comunidad cofundadora. Tomar conciencia que nosotros somos esa primera generación  En cada tiempo es vital la actualización del carisma y la inculturación del carisma  Por último, estamos en un tiempo, que también se precisa aprender a transmitir el carismacon eficacia… No solo vivirlo, sino compartirlo… Y aquí es fundamental el trabajo que estamos haciendo en la Familia Misionera Verbum Dei.Material de apoyo: 0. LG, PC, EvangelicaTestificatio, MutuaeRelatienes, Vita Consecrata, Ripartire de cristo 1. Sr.NiclaSpezzati – Congregazione Suore del PreziosissimoSangue Milano– CasaGeneralizia, Il carisma di fondazione, -7 aprile 2003. 2. Antonio Romano, “Carisma”, en Diccionario de Vida Consagrada, 142-158 3. Juan Manuel Lozano, “Fundador”, en Diccionario Pastoral vocacional, 756-768
  • ANEXO: CAMINO DE INSTITUCIONALIZACIÓN Carta del Mons. Errázuriz, Secretario de la Congregación de los Institutos de Vida consagrada y Sociedades de Vida consagrada, al Padre Jaime Bonet Roma, 30 de mayo de 1996Pbro.don Jaime BonetVerbum Dei - RomaTelefax: 21701538Muy estimado don Jaime, después de escuchar las reflexiones de Uds. en la reunión de ayer, pensé que la fundación buscauna institucionalidad con las siguientes características: 1. Existe una Familia Verbum Dei, a la cual pertenecen muchas entidades: Misioneras, losMisioneros, la Asociación de Matrimonios, el Movimiento de Matriminios, el discipulado, etc. Esta Famil¡apuede tener su presidencia - compuesta del Presidente y de otros miembros - con autoridad moral. En suconjunto, se persigue la plenitud de la vida evangélica y del compromiso con la Palabra de Dios. (Esto sepuede formular mejor). 2. Existe una Fraternidad Verbum Dei (con éste u otro nombre), que es una fraternidad misionera,compuesta de dos Ramas, y que exige plena disponibilidad para la predicación de la Palabra de Dios. Haymatrimonios que pueden asociarse a esta Fraternidad (¿para s¡empre? ¿temporalmente?), mediante unacuerdo de disponibilidad evagelizadora (¿total? ¿parcial?). Estos matrimonios pueden permanecer en laAsociación de Matrimonios (como comunidad de vida) y pueden tener representantes (¿en igualdad decondiciones?) en el Congreso general y en la Junta de la Fraternidad. Don Jaime, éstas son una ideas sueltas, pero que pueden abrir el horizonte de las posibilidadesinstitucionales. Naturalmente no les escribo a título de Secretario de laCongregación, sino de amigo de todos Uds. Deseándole abundantes bendiciones de Dios para la fiesta de mañana y para el mes que inician, cordialmente + Francisco Javier Errázuriz Ossa