-1070610210629500INFLUENCIA DE LA TELEVISIÓN EN EL APRENDIZAJE Y LA CONDUCTA DEL NIÑO Y ADOLESCENTE<br />4715510-21463000I...
Tarea 1 a
Tarea 1 a
Tarea 1 a
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Tarea 1 a

311 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
311
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tarea 1 a

  1. 1. -1070610210629500INFLUENCIA DE LA TELEVISIÓN EN EL APRENDIZAJE Y LA CONDUCTA DEL NIÑO Y ADOLESCENTE<br />4715510-21463000INFLUENCIA DE LA TELEVISIÓN EN EL APRENDIZAJE Y LA CONDUCTA DEL NIÑO Y ADOLESCENTE <br /> <br />977265331025500Ventana al mundo que les permite desarrollar una gran sensibilidad, entre otras cosas por la ecología y el mundo animalEntretención segura, sin riesgo de accidente, permite a padres realizar otras labores con tranquilidad.Es parte integral de nuestra sociedad, y no solamente es informativa sino que también es entretenida.Permite entregar educación ya sea directa o indirectamente en temas de salud pública.Características del niño y adolescente:En niños menores de 5 años existe una marcada capacidad de fantasía y perciben las imágenes de la TV como reales y verdaderas.Bajo los 10 años la capacidad de razonamiento como en los adultos está limitada.La adolescencia temprana es una etapa de desorganización de la personalidad y de inestabilidad de las conductas, en el púber la dinámica central es encontrarse a sí mismo y autodefinir la identidad.Programas de TV comunican una visión no realística en la resolución de conflictos o problemas y frecuentemente presentan una visión no real del mundo.Situación actualTV y Aprendizaje:Excesiva TV se ha relacionado con <br />Pobre rendimiento escolar y disminución de puntuación en test <br />Estandarizados en lectura, expresión escrita y matemáticas.“ Pantalla” cercano a la hora de dormir interfiere con el sueño, resultando en fatiga e inatención al día siguiente.En un estudio experimental en niños escolares, reduciendo la cantidad de televisión a la mitad, mejoraba su desempeño intelectual y aumentaba la cantidad de horas dedicadas a la lectura.De los niños que ven al menos 10 horas de TV por semana, su rendimiento escolar declina proporcionalmente a la cantidad de TV vista.Investigadores y profesores han encontrado que los entretenimientos electrónicos están llevando a una perturbadora declinación en la capacidad de juegos imaginativos entre los niños.Niños que tienen más capacidad imaginativa, desarrollan mayor destreza en su vocabulario en relación a niños que dedican menos tiempo a juegos creativos.El desarrollar precozmente estas destrezas, predice la habilidad para ser creativo y generar alternativas de soluciones en los problemas de la vida diaria.MEDIOS y CONDUCTAGeorge Gerbner, Universidad de Pennsylvania 100 preescolares observados antes y después de ver TV -Grupo I : caricaturas que contenían muchas actos violentos y agresivos. -Grupo II : caricaturas sin ninguna clase de violencia Conclusiones. Reales diferencias en ambos grupos, el grupo I destacaba que niños estaban más peleadores con compañeros, discutidores, desobedientes con autoridad y más impacientes . En horario “prime” hay 2 a 5 actos violentos por cada hora , comparado con el horario infantil en que hay 20-25 actos violentos por hora.George Gerbner, Universidad de Pennsylvania 100 preescolar observados antes y después de ver TV -Grupo I : caricaturas que contenían muchas actos violentos y agresivos. -3044190572960500Grupo II : caricaturas sin ninguna clase de violencia Conclusiones. Reales diferencias en ambos grupos , el grupo I destacaba que niños estaban más peleadores con compañeros, discutidores, desobedientes con autoridad y más impacientes . En horario “prime” hay 2 a 5 actos violentos por cada hora, comparado con el horario infantil en que hay 20-25 actos violentos por hora.Estudio longitudinal (n: 856) niños y niñas Entrevistados cuando tenían entre seis y nueve años. Consultados nuevamente cuando tenían entre 22 y 25 años. Se les preguntó qué programas veían cuando niños, se emitía por ejemplo, El hombre Nuclear y Starsky y Hutch, y se les aplicó la escala de contenidos violentos. Resultados: Los hombres que habían visto más programas violentos cuando eran niños presentaban el doble de conductas agresivas que los que no los habían visto. Algunos ejemplos de estas actitudes fueron el haber -2996565214884000empujado, sacudido o golpeado a la esposa. Responder a un insulto con violencia física, haber sido encarcelado por un crimen o haber cometido serias infracciones de tránsito.Resultados: En el caso de las mujeres ocurrió algo similar, aunque ellas presentaron una tasa mayor de agresividad, como arrojar objetos al marido, responder con empujones ante una situación que las enfurecía o haber cometido alguna infracción. Más aún, las mujeres que durante su infancia habían visto más programas violentos presentaban una tasa cuatro veces mayor de agresiones físicas contra un adulto en comparación con las que no habían visto dichos contenidos.L. Rowell Huesmann , Research Professor, Research Center for Group Dynamics, Professor of Communications and Psychology, Universidad de Michigan.<br />"Las escenas violentas que más modelan la conducta de un niño son aquellas en donde la persona que ejecuta una acción violenta es recompensada por ella", Esto debido a que se valida la violencia como mecanismo para rectificar las conductas de otro, hacer valer el propio punto de vista y recibir una gratificación por ello. El estudio también presenta advertencias concretas como que todos los niños, no sólo los con carácter difícil, pueden ser víctimas de esta influencia negativa. El período más crítico va entre los dos y 14 años, etapa en que los padres pueden ayudar a calificar con valores lo que sus hijos ven en la televisión, rechazando el uso de las agresiones para resolver cualquier tipo de conflicto.Exposición prolongada violenciaLa violencia en los medios tiene en el público, a largo plazo, efectos de tres tipos: 1) El efecto mimético directo: niños y adultos expuestos a grandes dosis de espectáculos violentos pueden llegar a ser más agresivos o a desarrollar, con el tiempo, actitudes favorables al uso de la violencia como medio para resolver los conflictos. Los niños aprenden por observación y probando patrones conductuales .Repetida exposición a patrones conductuales violentos puede llevar a aumentar sentimientos de hostilidad, desensibilización al dolor de otros, aumento de probabilidad de interactuar y responder a otros con violencia.Los videojuegos son un ambiente ideal para aprender violencia.Los videojuegos violentos explicarían el 13%-22% del aumento de la conducta violenta de los jóvenes.2) El segundo es un efecto más indirecto: la insensibilización. Los espectadores, sobre todo los niños, expuestos a grandes cantidades de violencia en la pantalla, pueden hacerse menos sensibles a la violencia real del mundo que les circunda, menos sensibles al sufrimiento ajeno y más predispuesto a tolerar el aumento de violencia en la vida social.La violencia en sí misma no es el problema sino como ésta es retratada, hace la diferencia entre aprender acerca de la violencia y aprender a ser violento.Estimulando la violencia en un contexto sexual o cómico es particularmente peligroso, porque se asocian sentimientos positivos con el dañar a otros.3) El público puede sobreestimar el índice de violencia real y creer que la sociedad en la que vive se caracteriza por un elevado grado de violencia y peligrosidad.En algunos niños la exposición a la violencia mediática los lleva a generar ansiedad, depresión, trastornos del sueño, pesadillas, estrés post traumático, etc.<br />

×