EL CANTO EN<br />EN EL OFICIO DIVINO<br />
RECORDEMOS…<br /><ul><li> La LH es la oración de Cristo y de la Iglesia que se dirige al Padre en el Espíritu Santo.
 La LH es la oración de la Iglesia que alabando a Dios e intercediendo por los hombres, prolonga en la tierra la función s...
 La LH es santificación del tiempo y de la propia vida.
 La LH es consagración de las jornadas y los trabajos.
 La LH es medio para que la acción pastoral dé frutos.
 La Eucaristía y la LH son sacrificios de alabanza.
 La LH es preparación y también prolongación de la Eucaristía.
 La LH es una permanente catequesis espiritual.
 La LH es una celebración (carácter festivo).</li></li></ul><li>EL CANTO EN<br />EN EL OFICIO DIVINO<br />IGLH, 268: Se re...
IGMR, 273: Lo ideal es que la celebración se haga íntegramente con canto; en caso contrario, puede adoptarse el principio ...
LOS SALMOS<br />EN EL OFICIO DIVINO<br />IGLH,103: Los salmos no son lecturas sino composiciones poéticas de alabanza. Se ...
IGLH, 278:Los salmos están hechos para ser cantados: son lírica, tal como confirman la tradición judaica y cristiana. Para...
Forma antifonal: “dos coros” que alternan las estrofas.
Forma responsorial: un cantor ó un coro proclama el salmo y la asamblea responde con la antífona.</li></li></ul><li>EJECUC...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El canto en la Litúrgia de las Horas

2.942 visualizaciones

Publicado el

El canto en la Litúrgia de las Horas, y propuesta para el Seminario Mayor.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.942
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
66
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El canto en la Litúrgia de las Horas

  1. 1. EL CANTO EN<br />EN EL OFICIO DIVINO<br />
  2. 2. RECORDEMOS…<br /><ul><li> La LH es la oración de Cristo y de la Iglesia que se dirige al Padre en el Espíritu Santo.
  3. 3. La LH es la oración de la Iglesia que alabando a Dios e intercediendo por los hombres, prolonga en la tierra la función sacerdotal de Cristo.
  4. 4. La LH es santificación del tiempo y de la propia vida.
  5. 5. La LH es consagración de las jornadas y los trabajos.
  6. 6. La LH es medio para que la acción pastoral dé frutos.
  7. 7. La Eucaristía y la LH son sacrificios de alabanza.
  8. 8. La LH es preparación y también prolongación de la Eucaristía.
  9. 9. La LH es una permanente catequesis espiritual.
  10. 10. La LH es una celebración (carácter festivo).</li></li></ul><li>EL CANTO EN<br />EN EL OFICIO DIVINO<br />IGLH, 268: Se recomienda el uso del canto en el rezo en común como algo que responde mejor a la naturaleza de esta oración y que es indicio de una unión más profunda de los corazones al elevar la alabanza divina (cf. MusicamSacram, 37; cf. SC 99).<br />IGLH, 269: Aunque todas y cada una de las partes se pueden rezar individualmente, muchas de ellas pertenecen al género lírico y, por tanto, sólo mediante el canto alcanzan un sentido más pleno, sobre todo tratándose de salmos, cánticos, himnos y responsorios.<br />IGLH, 272: Es conveniente destacar mediante el canto las Horas “ejes” del Oficio Divino: las Laudes y las Vísperas.<br />
  11. 11. IGMR, 273: Lo ideal es que la celebración se haga íntegramente con canto; en caso contrario, puede adoptarse el principio de la “solemnización progresiva”.<br />El “principio de solemnización progresiva" es el que admite varios grados intermedios entre el Oficio cantado íntegramente y el Oficio simplemente recitado; es decir, se puede ir musicalizando poco a poco cada parte hasta alcanzar su sentido originario y su verdadera función.<br />De ese modo, la LH no será contemplada como un monumento insigne de una época pasada que tiene que conservarse y admirarse, sino que, por el contrario, puede revivir e incrementarse con un sentido nuevo, y ser otra vez verdadero testimonio de la vida de oración de la comunidad.<br />Este recurso produce una variedad grande y agradable, atendiendo a la tonalidad del día o de la Hora que se celebra, a la naturaleza de cada uno de los elementos y, por último, al número o índole de la comunidad.<br />Mediante esta mayor posibilidad de variación se pueden encontrar nuevas vías y nuevas formas para nuestro tiempo, tal como ha ocurrido siempre en la vida de la Iglesia.<br />
  12. 12. LOS SALMOS<br />EN EL OFICIO DIVINO<br />IGLH,103: Los salmos no son lecturas sino composiciones poéticas de alabanza. Se les llama en hebreo: "Tehillim", es decir "cánticos de alabanza", y en griego: "psalmoi" es decir, "cánticos que han de ser entonados al son del salterio". Todos los salmos están dotados de cierto carácter musical que determina el modo adecuado de recitarlos. Aunque los salmos se reciten sin canto, e incluso de modo individual y silencioso, ciertamente ofrecen un texto a la consideración de la mente, pero tienden sobre todo a remover los corazones de los que los recitan y de los que los escuchan.<br />
  13. 13. IGLH, 278:Los salmos están hechos para ser cantados: son lírica, tal como confirman la tradición judaica y cristiana. Para la plena inteligencia de muchos salmos es de mucho provecho el que los mismos sean cantados o, al menos, el que se los considere siempre bajo esta luz poética y musical. Por lo tanto, si es factible, se ha de preferir esta forma, al menos en los días y las Horas principales, según el carácter originario de los salmos.<br />IGLH,122: Formas de proferir los salmos:<br /><ul><li>En directo: un cantor ó un coro proclama el salmo mientras la asamblea escucha, uniéndose solamente al principio y al final con la antífona.
  14. 14. Forma antifonal: “dos coros” que alternan las estrofas.
  15. 15. Forma responsorial: un cantor ó un coro proclama el salmo y la asamblea responde con la antífona.</li></li></ul><li>EJECUCIÓN DEL SALMO<br />Ejecución tradicional:<br />(Ritmo: Antífona – Versículos – Gloria – Antífona)<br /><ul><li>Cantor inicia la Antífona; se une la asamblea para concluirla.
  16. 16. Salmista (ó cantores) da inicio con el primer versículo.
  17. 17. El otro coro (asamblea) responde con el otro versículo.</li></ul>(El órgano acompaña suavemente para sostener)<br /><ul><li> Gloria (en dos partes).
  18. 18. Antífona (todos).</li></li></ul><li>EJECUCIÓN DEL SALMO<br /><ul><li> La Antífona es como el “marco” del Salmo, y le da el sabor adecuado y cristológico. Lleva una melodía propia y elaborada.
  19. 19. El Salmo se puede cantar de tres formas (En directo, Antifonal, Responsorial).
  20. 20. La edición latina de la LH trae los salmos divididos en versículos, como es la forma enseñada por la tradición litúrgica. La edición española de la LH los trae por “estrofas” con diverso número de esticos (líneas).
  21. 21. Hay salmos que tienen 2 esticos (dísticos), 3 esticos (trísticos) ó 4 esticos (estrofa).
  22. 22. Las fórmulas salmódicas deben cumplir con lo siguiente:</li></ul>a) que inspiren a orar a quienes las canten o escuchenb) que sean fáciles de entonarc) que sean melódicamente bellas<br /><ul><li> Cuando los salmos son muy dispares, se cuenta con dos herramientas:</li></ul>La flexa, que consiste en cantilar sobre una misma nota musical todo un estico, pero al final baja un tono.<br />El sostenido, que consiste en sostener sobre una misma nota todo el estico hasta el final.<br />
  23. 23. Ant. El Señor da la victoria a su Ungido.<br /> <br />SALMO 19 <br />ORACIÓN POR LA VICTORIA DEL REY<br /> <br />Que te escuche el Señor el día del peligro, que te sostenga el nombre del Dios de Jacob; que te envíe auxilio desde el santuario,<br /> que te apoye desde el monte Sión;<br />que se acuerde de todas tus ofrendas,<br /> que le agraden tus sacrificios: que cumpla el deseo de tu corazón,<br /> que dé éxito a todos tus planes.<br /> <br />Que podamos celebrar tu victoria y en el nombre de nuestro Dios alzar estandartes: que el Señor te conceda todo lo que pides.<br />Ahora reconozco que el Señor<br /> da la victoria a su Ungido, que lo ha escuchado desde su Santo cielo, con los prodigios de su mano victoriosa.<br /> <br />Unos confían en sus carros,<br /> otros en su caballería; nosotros invocamos el nombre<br /> del Señor, Dios nuestro.<br />Ellos cayeron derribados,<br /> nosotros nos mantenemos en pie.<br />Señor, da la victoria al rey<br /> y escúchanos cuando te invocamos. <br /> <br />Gloria…<br />Ant. El Señor da la victoria a su Ungido.<br />
  24. 24. Ant. Has hecho de nosotros, Señor, un reino de sacerdotes para nuestro Dios.<br /> <br />Cántico Ap. 4,11; 5, 9-10. 12<br />HIMNO A DIOS CREADOR<br /> <br />Eres digno, Señor Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y el poder,<br />porque tú has creado el universo; porque por tu voluntad lo que no existía fue creado.<br />Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos,porque fuiste degollado<br />y por tu sangre compraste para Dios hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación; y has hecho de ellos para nuestro Dios<br />un reino de sacerdotes y reinan sobre la tierra.<br /> <br />Digno es el cordero degollado<br />de recibir el poder, la riqueza y la sabiduría,la fuerza y el honor, la gloria y la alabanza.<br /> <br />Ant. Has hecho de nosotros, Señor, un reino de sacerdotes para nuestro Dios.<br />
  25. 25. INVOCACIÓN INICIAL<br />
  26. 26.
  27. 27.
  28. 28. MINISTERIOS EN EL OFICIO DIVINO<br />Además del ministerio del Presidente de la celebración (las oraciones también se pueden cantar) y del Lector, la tradición litúrgica ha encomendado el servicio de la salmodia y del canto a personas que cuenten con dicha capacidad:<br /><ul><li>Salmista: se encarga de cantilar los salmos cuando se hacen “en directo”; da inicio a la fórmula salmódica.
  29. 29. Cantor: da inicio al Himno; canta el Responsorio.
  30. 30. Grupo de cantores: proclaman el salmo del Invitatorio; sostienen el canto en general, y pueden enriquecerlo con polifonía.
  31. 31. Instrumentistas: interpretan ya sea el órgano ya sea la cítara.</li></li></ul><li>PROPUESTA<br />En el ritmo de la “solemnización progresiva”:<br /><ul><li> Fórmula salmódica fija para los salmos y cántico de las Laudes del Domingo I (Solemnidades).
  32. 32. Melodía propia para la Invocación Inicial.
  33. 33. Aprehensión de algunas fórmulas salmódicas.
  34. 34. Fórmulas propias y fijas para los Cánticos Evangélicos (Benedictus y Magníficat) para ocasiones especiales.
  35. 35. Melodía propia para el Padre nuestro.
  36. 36. Folleto con Himnos musicalizados.</li>

×