EN EL ANDÉN DE LA VIDACuando aquella tarde llegó a la vieja estación le informaron que el tren en que ella viajaría seretr...
EL AMOR Y EL TIEMPOHubo un tiempo en el que en una isla muy pequeña, confundida con el paraíso, habitaban lossentimientos ...
Solución actividad   1. ¿Cuál podría ser la causa por la cual la sociedad actual es tan prejuiciosa?   2. ¿Por qué el amor...
11.1
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

11.1

624 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
624
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

11.1

  1. 1. EN EL ANDÉN DE LA VIDACuando aquella tarde llegó a la vieja estación le informaron que el tren en que ella viajaría seretrasaría aproximadamente una hora. La elegante señora, un poco fastidiada, compró una revista,un paquete de galletas y una botella de agua para pasar el tiempo. Buscó un banco en el andéncentral y se sentó preparada para la espera. Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a sulado y comenzó a leer un diario.Imprevistamente, la señora observó cómo aquel muchacho, sin decir una sola palabra, estiraba lamano, agarraba el paquete de galletas, lo abría y comenzaba a comerlas, una a una,despreocupadamente. La mujer se molestó por esto, no quería ser grosera, pero tampoco dejarpasar aquella situación o hacer de cuenta que nada había pasado; así que, con un gestoexagerado, tomó el paquete y sacó una galleta, la exhibió frente al joven y se la comió mirándolofijamente a los ojos. Como respuesta, el joven tomó otraGalleta y mirándola la puso en su boca y sonrió. La señora ya enojada, tomó una nueva galleta y,con ostensibles señales de fastidio, volvió a comer otra, manteniendo de nuevo la mirada en elmuchacho.El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta. La señora cada vez más irritada, yel muchacho cada vez más sonriente. Finalmente, la señora se dio cuenta de que en el paquetesólo quedaba la última galleta."- No podrá ser tan descarado", pensó mientras miraba alternativamente al joven y al paquete degalletas.Con calma el joven alargó la mano, tomó la última galleta, y con mucha suavidad, la partióexactamente por la mitad. Así, con un gesto amoroso, ofreció la mitad de la última galleta a sucompañera de banco."¡Gracias!" - dijo la mujer tomando con rudeza aquella mitad."De nada" - contestó el joven sonriendo suavemente mientras comía su mitad.Entonces el tren anunció su partida...La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón. Al arrancar, desde la ventanilla de suasiento vio al muchacho todavía sentado en el andén y pensó:"¡Qué insolente, qué mal educado,qué será de nuestro mundo!".Sin dejar de mirar con resentimiento al joven, sintió la boca reseca por el disgusto que aquellasituación le había provocado. Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó totalmentesorprendida cuando encontró, dentro de su cartera, su paquete de galletas intacto.Cuántas veces nuestros prejuicios, nuestras decisiones apresuradas nos hacen valorarerróneamente a las personas y cometer las peores equivocaciones. Cuántas veces la desconfianzaya instalada en nosotros, hace que juzguemos injustamente a personas y situaciones, y sin tenerun por qué, las encasillamos en ideas preconcebidas, muchas veces tan alejadas de la realidadque se presenta. Así por no utilizar nuestra capacidad de autocrítica y de observación, perdemos lagracia natural de compartir y enfrentar situaciones, haciendo crecer en nosotros la desconfianza yla preocupación. Nos inquietamos por acontecimientos que no sean reales, que quizás nuncalleguemos a contemplar, y nos atormentamos con problemas que tal vez nunca ocurrirán.Dice un viejo proverbio..."Peleando, juzgando antes de tiempo y alterándose no se consigue jamás lo suficiente,Pero siendo justo, cediendo y observando a los demás con una simple cuota de serenidad,Se consigue más de lo que se espera"
  2. 2. EL AMOR Y EL TIEMPOHubo un tiempo en el que en una isla muy pequeña, confundida con el paraíso, habitaban lossentimientos como habitamos hoy en la tierra. En esta isla vivían en armonía el Amor, la tristeza, ytodos los otros sentimientos. Un día en uno de esos que la naturaleza parece estar de malas, elamor se despertó aterrorizado sintiendo que su isla estaba siendo inundada.Pero se olvidó rápido del miedo y cuidó de que todos los sentimientos se salvaran. Todos corrierony tomaron sus barcos y corrieron, y subieron a una montaña bien alta, donde podrían ver la islasiendo inundada pero sin que corriesen peligro.Sólo el amor no se apresuró, el amor nunca se apresura. Él quería quedarse un poquito más en suisla, pero cuando se estaba casi ahogando el amor se acordó de que no debía morir. Entoncescorrió en dirección a los barcos que partieron y gritó en busca de auxilio.La Riqueza, oyendo su grito, trató luego de responder que no podría llevarlo ya que con el oro ycon la plata que cargaba temía que su barco se hundiera.Pasó entonces la Vanidad que también dijo que no podría ayudarlo, una vez que el amor sehubiese ensuciado ayudando a los otros, ella, la Vanidad, no soportaba la suciedad.Por detrás de la Vanidad venía la Tristeza que se sentía tan profunda que no quería estaracompañada por nadie.Paso también la Alegría, pero esta tan alegre estaba que no oyó la suplica del amor.Sin esperanza el Amor se sentó sobre la última piedra que todavía se veía sobre la superficie delagua y comenzó a menguar.Su llanto fue tan triste que llamó la atención de un anciano que pasaba con su barco. El viejitotomó al Amor en sus brazos y lo llevó hacia la montaña más alta, junto con los otros sentimientos.Recuperándose, el amor le preguntó a la Sabiduría quién era el viejito que lo ayudo... a lo que éstarespondió..... "El Tiempo"..... el Amor cuestionó: ..."¿Por qué solo el Tiempo pudo traerme aquí?"....La Sabiduría entonces respondió:"Por que sólo el Tiempo tiene la capacidad de ayudar al Amor a llegar a los lugares más difíciles"...
  3. 3. Solución actividad 1. ¿Cuál podría ser la causa por la cual la sociedad actual es tan prejuiciosa? 2. ¿Por qué el amor debe depender de otros sentimientos, para surgir y sobrevivir? 3. ¿Qué tipo de conflictos puede causar en la sociedad este tipo de reacciones apresuradas? 4. ¿Cuál debe ser la adecuado la reacción de una persona ante una situación semejante en la sociedad? 5. ¿Por qué nuestros sentimientos influyen en nuestras reacciones?Pregunta inicial:¿Por qué nuestros sentimientos influyen en nuestras reacciones?Tema: cuantoCampos de conocimiento: ética, psicología, sociedadHipótesis planteada Aspectos del tema que se deben explorarNo nos controlamos Formas de autocontrolNos guiamos, por heridas pasadas y las Trabajar el autoestimaexpulsamos mediante nuestras reacciones anteproblemas actuales

×