8 hunters ph

1.112 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.112
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

8 hunters ph

  1. 1. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM
  2. 2. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Capítulo 1 Elena Gilbert caminó hacia una extensión lisa de césped, las hojas esponjosas estrujándose bajo sus pies. Racimos de rosas rojas y delphiniums violetas saliendo desde el suelo, un dosel gigante colgando sobre ella, con lamparas resplandecientes centelleando. En la terraza delante de ella dos fuentes jaspeadas blancas disparando chorros de agua en el aire estaban de pie. Todo era bonito, elegante, y de algún modo familiar. Éste es el palacio de Bloddeuwedd, dijo una voz en su cabeza. Sin embargo, cuando ella había estado aquí en el pasado, el campo estaba lleno de risas, bailes y asistentes a la fiesta. Ellos habían desaparecido, aunque los signos de su presencia permanecían: vasos vacíos llenando las mesas que están a los bordes del césped; un mantón de seda encima de una silla; un solo zapato de tacón alto tirado en el borde de una fuente. Algo más era impar, también. Antes, la escena se había encendido por la luz roja infernal que iluminaba todo en la Dimensión Oscura, convirtiendo los azules en morados, blancos en rosados y rosas con el color aterciopelado de la
  3. 3. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM sangre. Ahora, una luz clara brillaba por encima de todo, y una luna llena blanca navegó serenamente sobre su cabeza. Se escucho un movimiento detrás de ella y Elena comprendió que no estaba sola después de todo. Una figura oscura estaba allí, acercándose a ella. Damon. Por supuesto que era Damon, pensó Elena con una sonrisa. Si alguien iba a aparecer inesperadamente antes que ella aquí, en lo que parecía el fin del mundo, o por lo menos una hora después de que una buena fiesta hubiera terminado, sería Damon. Dios, era tan guapo. Negro en el negro: Cabello suave negro, ojos negros como la noche, jeans negros y una chaqueta de cuero lisa. Cuando sus ojos se encontraron, ella estaba tan contenta de verlo que casi no podía respirar. Se arrojó en sus brazos, echándole los brazos al cuello y abrazándolo, sintiendo los músculos agiles y duros de sus brazos y pecho. "Damon", dijo con voz temblorosa por alguna razón. Su cuerpo estaba temblando, también, y Damon acarició sus brazos y hombros, calmándola. — ¿Qué pasa princesa? No me digas que tienes miedo.— Él le sonrió perezosamente, sus manos fuertes y constantes. —Tengo miedo, — contesto Ella. — ¿Pero de que tienes miedo? — Quedo perpleja por un momento. Luego, lentamente, poniendo su mejilla contra la suya, dijo: —Temo que esto sea
  4. 4. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM sólo un sueño. — —Te diré un secreto, princesa, — le dijo al oido. —Tú y yo somos las únicas cosas reales aquí. Es todo demás lo que es el sueño. — — ¿Sólo tú y yo? — Elena se hizo eco, un pensamiento incomodo molestándola, como si estuviera olvidándose algo o alguien. Una mancha de ceniza cayó sobre su vestido, y ella la apartó distraídamente. —Si sólo nosotros dos, Elena, — dijo Damon bruscamente. — Eres mía. Yo soy tuyo. Nos hemos amado desde el principio del tiempo. — ¡Claro! Debe ser por eso que estaba temblando, era la alegría. Él era suyo. Ella era suya. Se pertenecían. Juntos. Ella susurró una palabra: —Sí. — Entonces él la besó. Sus labios eran suaves como la seda, y cuando el beso ahondo, inclinó la cabeza hacia atrás, exponiendo su garganta, anticipándose al doble aguijón que había sentido tantas veces. Cuando no llegó, ella abrió los ojos inquisitivamente. La luna era tan brillante como siempre, y el aroma de las rosas colgaba pesados en el aire. Pero los rasgos cincelados de Damon estaban pálidos bajo su pelo oscuro, y más ceniza
  5. 5. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM había aterrizado en los hombros de su chaqueta. De repente, la duda que eso fuera insignificante vino a ella. Oh, no. Oh, no. —Damon. — Ella abrió la boca, mirándolo a los ojos con desesperación mientras los suyos se le llenaban de lágrimas. — No puedes estar aquí, Damon. Tu estas. . . . Muerto. — —Durante más de 500 años, princesa. — Damon mostró su sonrisa deslumbrante. Más ceniza caía a su alrededor, como una lluvia fina de color gris, la misma ceniza gris bajo la que el cuerpo de Damon fue enterrado, mundos y dimensiones lejos. —Damon, que estás. . . muerto. No-muertos, pero. . . ha ido. — —No, Elena. . . —Él comenzó a parpadear y desvanecerse, como una bombilla agonizante. —Sí. ¡Sí! Yo te sostuve mientras morías. . . . —Elena estaba llorando de impotencia. No podía sentir los brazos de Damon del todo ahora. Fue desapareciendo en la luz brillante. —Escúchame, Elena. . . . — Llevaba luz de la luna. La angustia atrapada en su corazón.
  6. 6. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM —Todo lo que necesitas hacer es llamarme, — dijo la voz de Damon. —todo lo que necesitas…— Su voz se desvaneció en el sonido del viento susurrando entre los árboles. Los ojos de Elena se abrieron de golpe. A través de una niebla registró que estaba en una habitación llena de luz solar, y un cuervo enorme estaba posado en el alféizar de una ventana abierta. El ave inclino su cabeza hacia un lado y le dio un graznido, mirándola con ojos brillantes. Un escalofrío le recorrió la columna vertebral. — ¿Damon?, — Susurró. Pero el cuervo solo extendió sus alas y voló. Capítulo 2 Querido Diario, ¡ESTOY EN CASA! Apenas puedo atreverme a creerlo, pero
  7. 7. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM aquí estoy. Me desperté con una sensación extraña. No sabía dónde estaba y simplemente olía el olor del algodón limpio y suave aroma de las hojas, tratando de averiguar por qué todo parecía tan familiar. No estaba en la mansión de la señora Ulma. No, yo habría dormido acurrucada en el suave satén y terciopelo suave, y el aire habría olor a incienso. Y no estaba en la pensión: la señora Flowers lava la ropa de cama con una mezcla de hierbas de olor extraño que Bonnie dice que es para protección y buenos sueños. Y de repente, lo sabía. Yo estaba en casa. Los guardianes lo hicieron ¡Me trajeron a casa! Todo y nada ha cambiado. Es la misma habitación donde duermo desde que era un bebé diminuto: mi tocador de madera de cerezo pulida y silla mecedora, el pequeño peluche de perro blanco y negro que Matt ganó en el carnaval de invierno nuestro tercer año encaramado en una estantería, mi escritorio con sus estanterías, el antiguo espejo adornado encima de mi tocador, y el Monet y carteles de las exposiciones del museo al que tía Judith me llevó en Washington, DC. Incluso mi peine y cepillo se alinean perfectamente uno al lado del otro en mi tocador. Todo está como debe ser.
  8. 8. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Me levanté de la cama y utilice un abrecartas de plata de la mesa para levantar la junta secreta en el suelo de mi armario, mi antiguo escondite, y me encontré con este diario, justo donde lo escondí hace tantos meses atrás. La última entrada es la que escribí antes de volver el Día del Fundador en noviembre, antes de que yo. . . muriera. Antes de salir de casa y nunca regresar. Hasta ahora. En esa entrada detallé el plan para recuperar mi diario, el que Caroline me robo, y planeaba leer en voz alta en el desfile del Día del Fundador, sabiendo que iba a arruinar mi vida. Al día siguiente, me ahogue en Wickery Creek y resucite como vampiro. Y entonces volví a morir y regrese como un ser humano, y viaje a la Dimensión Oscura, y tuve miles de aventuras. Y mi viejo diario ha estado esperando aquí mismo donde lo había dejado en el suelo del armario, a la espera de mí. La otra Elena, la que los Guardianes plantado en la memoria de todos, estaba aquí todos los meses, yendo a la escuela y llevando una vida normal. Esa Elena no ha escrito aquí. Me siento aliviada, la verdad. ¿No sería escalofriante ver las entradas del diario con mi escritura y no recordar nada de las cosas que cuenta? A pesar de que podría haber sido útil. No tengo ni idea de lo que todos los demás en Fell's Church creen que ha estado ocurriendo en los meses transcurridos desde el Día del Fundador.
  9. 9. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM A todos en Fell's Church se le ha dado un nuevo comienzo. Los kitsune destruyeron este pueblo fuera de pura travesura malévola. Enfrentando a los niños contra sus padres, haciendo que la gente se destruyera a sí mismos y a todos los que amaba. Pero ahora nada de esto ha pasado. Si los Guardianes cumplieron su palabra, todos los demás que murieron ahora están vivos otra vez: las pobres Vickie Bennett y Sue Carson, asesinadas por Katherine, Klaus y el pequeño lobo Tyler en el invierno; el desagradable Sr. Tanner, los inocentes que murieron o kitsune hizo que se mataran. Yo. Todo de nuevo, empezar de nuevo todo. Y, excepto para mí y mis mejores amigos Meredith, Bonnie, Matt, mi querido Stefan, y la señora Flowers-nadie sabe que la vida no ha ido como de costumbre desde el Día del Fundador. A todos nos han dado otra oportunidad. Lo hicimos. Hemos salvado a todos. Todos, excepto Damon. Él nos salvó, al final, pero no pudieron salvarlo. No importa lo mucho que lo tratáramos o cuán desesperadamente se lo suplicáramos, no había forma de que los Guardianes pudieran traerlo de vuelta. Y los
  10. 10. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM vampiros no se reencarnan. Ellos no van al cielo o el infierno, o cualquier tipo de vida futura. Ellos simplemente. . . desaparecen. Elena dejó de escribir por un momento y respiró hondo. Sus ojos se llenaron de lágrimas, pero se inclinó de nuevo sobre el diario. Tenía que decir toda la verdad ahora, si no iba a ser un punto a llevar un diario en absoluto. Damon murió en mis brazos. Fue una agonía verlo escapar de mí. Pero nunca voy a dejar a Stefan saber lo que realmente sentía por su hermano. Sería cruel y ¿De qué serviría hacerlo ahora? Yo todavía no puedo creer que se haya ido. No había nadie tan vivo como Damon, nadie que amara la vida más que él. Ya nunca lo sabrá. En ese momento la puerta de la habitación de Elena se abrió de repente, y Elena, con el corazón en la garganta, cerró el diario. Pero el intruso era sólo su hermana menor, Margaret, vestida con un pijama rosa con flores pintadas, su pelo de seda de maíz de forma vertical en el centro como las plumas de un tordo. La niña de cinco años no desacelero hasta quedar casi a la altura de Elena, y luego se lanzó a ella a través del aire. Aterrizó de lleno en su hermana mayor, golpeando el aliento de ella. Las mejillas de Margarita estaban húmedas, sus ojos brillantes, y con sus pequeñas manos se agarró a
  11. 11. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Elena. Elena se encontró esperando así como herméticamente, sintiendo el peso de su hermana, inhalando el dulce aroma de champú para bebés y plastilina. —Te extrañé, — dijo Margaret, su voz a punto de llorar.— ¡Elena! ¡Te extrañé tanto! — — ¿Qué? — A pesar de su esfuerzo para controlarse, Elena se oía temblorosa. Se dio cuenta con una sacudida que no había visto a Margaret, realmente visto, por más de ocho meses. Pero Margaret no podía saberlo. — ¿Me extrañaste tanto desde que te acostaste que tuviste que venir corriendo a buscarme? — Margarita se alejo un poco de Elena y la miró. A sus cinco años de edad, los ojos azules de Margarita tenían una mirada en ellos, una mirada de intenso saber, que hizo que un escalofrío bajara por la espalda de Elena. Pero Margaret no dijo ni una palabra. Ella simplemente se apretó más a Elena, acurrucándose y dejando descansar la cabeza sobre el hombro de Elena. —Tuve un mal sueño. Soñé que me dejaste. Que te fuiste. — La última palabra fue un grito silencioso. —Oh, Margaret, — dijo Elena, abrazando cálidamente a su
  12. 12. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM hermana, —era sólo un sueño. Yo no voy a ninguna parte. — Cerró los ojos y se aferró a Margaret, orando porque su hermana hubiera tenido realmente sólo una pesadilla, y que no se había deslizado a través de las grietas del hechizo de los Guardianes. —Muy bien, galletita, es hora de moverse, — dijo Elena después de unos momentos, haciendo con suavidad cosquillas a Margaret. — ¿Vamos a tener un fabuloso desayuno juntas? ¿Voy a hacerte panqueques? — Margaret se sentó entonces y miró a Elena con sus ojos azules. —El tío Robert está haciendo gofres, — dijo. —Él siempre hace gofres los domingos por la mañana. ¿Recuerdas? — El tío Robert claro. Él y la tía Judith se había casado después que Elena había muerto. — Seguro, él los hace, conejita, — dijo a la ligera. — Me olvidé de que era domingo por un minuto. — Ahora que Margaret lo había mencionado, ella podía oír a alguien abajo en la cocina. Y el olor de algo delicioso cocinándose. Ella olfateó. — ¿Es tocino? — Margaret asintió con la cabeza. — ¡Que una carrera hasta la cocina! —
  13. 13. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Elena se echó a reír y se estiró. —Dame un minuto para despertarme. Nos encontraremos allí. — Voy a hablar con la tía Judith una vez más, se dio cuenta con un repentino estallido de alegría. Margaret rebotó fuera de la cama. En la puerta, se detuvo y miró a su hermana. —Realmente estas aquí, ¿verdad?, — Preguntó vacilante. —Lo estoy, — dijo Elena, y Margaret sonrió y se dirigió por el pasillo. Al verla, Elena pensó una vez más, por esta oportunidad increíble, la tercera parte de la segunda oportunidad, en realidad, que le habían dado. Por un momento, Elena se empapo de la esencia de su querida, querida casa, un lugar en el que nunca había pensado que iba a vivir de nuevo. Ella podía oír la voz de Margaret charlando alegremente por las escaleras, el rumor más profundo de Robert a su respuesta. Ella tuvo tanta suerte, a pesar de todo, de volver a casa al fin. ¿Qué podría ser más maravilloso? Sus ojos se llenaron de lágrimas y los cerró con fuerza. ¡Qué estúpido pensamiento! ¿Qué podría ser más maravilloso? Si el cuervo en su alféizar hubiera sido Damon, si ella hubiera sabido que él estaba en alguna parte allí fuera, listo para lanzar su sonrisa perezosa o incluso un agravio a propósito,
  14. 14. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM eso hubiera sido más maravilloso. Elena abrió sus ojos y pestañeó varias veces alejando las lágrimas. No podía caerse en pedazos. No ahora. No cuando estaba a punto de ver a su familia de nuevo. Ahora ella sonreiría y reiría y abrazaría a su familia. Más tarde se vendría abajo, haciendo fuerte el dolor en su interior, y se dejaría sollozar. Después de todo, ella tenía todo el tiempo del mundo para llorar a Damon, ya que perderlo nunca, nunca dejaría de doler. Capítulo 3 El sol brillante de la mañana brilló en el paseo largo y sinuoso que lleva al garaje detrás de la pensión. Bocanadas de nubes blancas se deslizaban a través de la luz azul del cielo. Era una escena tan pacífica que era casi imposible creer que algo malo había pasado alguna vez en
  15. 15. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM este lugar. La última vez que estuve aquí, pensó Stefan, poniéndose sus gafas de sol, era un terreno baldío. Cuando el kitsune había dominado Fell’s Church, había sido una zona de guerra. Hijos contra padres, adolescentes mutilándose a sí mismos, la ciudad medio destruida. Sangre en las calles, dolor y sufrimiento por todas partes. Detrás de él, la puerta se abrió. Stefan se volvió rápidamente para ver a la señora Flowers salir de la casa. La anciana llevaba un largo vestido negro y sus ojos estaban protegidos por un sombrero de paja cubierto de flores artificiales. Se la veía cansada y gastada, pero su sonrisa era tan suave como siempre. —Stefan, — dijo. —El mundo está aquí esta mañana, como debe ser. — la señora Flowers se acercó y lo miró a la cara, sus ojos color azul intenso, calurosos con simpatía. Parecía como si estuviera a punto de preguntarle algo, pero en el último momento pareció cambiar de opinión y en su lugar, dijo, —Meredith llamo, y Matt, también. Parece que, contra viento y marea, todo el mundo ha sobrevivido ileso.— Ella vaciló, y luego le apretó el brazo. —Casi todo el mundo. — Algo se retorcido dolorosamente en el pecho de Stefan. No quería hablar de Damon. No podía, no todavía. En cambio, él inclinó la cabeza. —Le debemos una gran deuda, señora Flowers, — dijo, escogiendo sus palabras con cuidado.
  16. 16. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM —Nunca podría haber derrotado a los kitsune sin usted, que fue quien los mantuvo a raya y defendió la ciudad durante tanto tiempo. Ninguno de nosotros jamás lo olvidara. — La sonrisa de la Sra. Flowers se hizo más profunda, un hoyuelo inesperado parpadeo en su mejilla. —Gracias, Stefan, — dijo ella con igualdad formalidad. —No hay nadie con quien yo hubiera preferido luchar más que al lado de usted y los demás. — Ella suspiró y le palmeó el hombro. —A pesar de que se debe envejecer, por fin, siento la necesidad de pasar la mayor parte del día dormitando en una silla en el jardín. La lucha contra el mal pesa más de mí de lo que solía. — Stefan le ofreció su brazo para ayudarla a bajar los escalones del porche, y ella le sonrió una vez más. —Dile a Elena que voy a hacer las pastas de té que le gustan una vez que está lista para dejar a su familia y venir a visitarnos, — dijo ella, luego se volvió hacia su jardín de rosas. Elena y su familia. Stefan imaginado su amor, su sedoso cabello rubio cayendo sobre sus hombros, a Margaret en su regazo. Elena tenía ahora otra oportunidad de una vida humana real, lo que valía la pena todo. Había sido culpa de Stefan que Elena perdiera la vida, por primera vez lo sabía con una certeza difícil que roía sus entrañas. Que había traído a Katherine a Fell’s Church, y Katherine habían destruido a Elena. Esta vez se aseguraría que Elena estaba protegida. Con una última mirada a la señora Flowers en el jardín,
  17. 17. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM cuadró los hombros y se dirigió hacia el bosque. Los pájaros cantaban en los bordes soleados del bosque, pero Stefan se dirigía mucho más profundo, dónde los robles antiguos crecían y la maleza era espesa. Donde nadie lo vería, dónde él pudiera cazar. Se detuvo varias millas después en un pequeño claro, Stefan se quitó las gafas de sol y escuchó. Cercano le llegó el crujido suave de algo que se mueve por debajo de un arbusto. Se concentró, llegando con su mente. Era un conejo, su corazón latía con rapidez, buscando su propia comida de la mañana. Stefan centró su mente en ello. Ven a mí, pensó, suave y persuasivamente. Sintió el conejo endurecerse por un momento, luego brinco lentamente de debajo del arbusto, sus ojos vidriosos. Se acercó dócilmente hacia él, con un empujón extra mental de Stefan, se detuvo a sus pies. Stefan lo levantó y le dio la vuelta para llegar a la garganta donde el pulso revoloteaba. Con una disculpa en silencio a los animales, Stefan se entregó a su hambre, sacando sus colmillos. Él rasgó la garganta del conejo, bebiendo la sangre despacio, intentando no hacer una mueca de dolor al sabor. Mientras los kitsune habían amenazado Fell’s Church, Elena, Bonnie, Meredith, y Matt habían insistido en que se alimentara de ellos, la sangre humana, lo mantenía lo más fuerte posible para la lucha. La sangre había sido casi de otro mundo:
  18. 18. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Meredith ardiente y fuerte, pura y sana de Matt, Bonnie es dulce como un postre, Elena embriagadora y estimulante. A pesar del mal sabor del conejo en la boca, sus caninos punzaron con hambre recordada. Pero ahora él no bebe sangre humana, se dijo con firmeza. No podía seguir cruzando esa línea, incluso si estaban dispuestos. No a menos que la seguridad de sus amigos estuviera en riesgo. El cambio de humano a sangre animal sería doloroso, recordó la primera vez que había dejado de beber la sangre humana, dolor de dientes, náuseas, irritabilidad, la sensación de que estaba muriendo de hambre, aun cuando su estómago estaba lleno, pero era la única opción. Cuando el latido del corazón del conejo se detuvo por completo, Stefan suavemente se aparto. Él sostuvo el cuerpo inerte en sus manos por un momento, luego lo puso en el suelo y lo cubrió con hojas. Gracias, pequeño, pensó. Todavía tenía hambre, pero él ya había tenido una vida esta mañana. Damon se habría reído. Stefan casi lo podía oír. Noble Stefan, él se mofaría, sus ojos negros se estrecharían con desdén medio-afectuoso. Te estás perdiendo las mejores partes de ser un vampiro mientras luchas con tu conciencia, tonto. Como si lo convocaran sus pensamientos, un cuervo graznó desde arriba. Por un momento, Stefan esperaba ver el ave caer en picado a la tierra y transformarse en su hermano. Cuando no lo hizo, Stefan soltó una media risa corta por su propia estupidez y se sorprendido cuando casi parecía un sollozo.
  19. 19. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Damon no iba a volver. Su hermano se había ido. Habían tenido siglos de amargura entre ellos y apenas habían comenzado a reparar su relación, se unieron para luchar contra el mal que siempre parecía arrastrar Fell’s Church y para escudar a Elena de él. Pero Damon había muerto, y ahora Stefan era el único que quedaba para proteger a Elena y sus amigos. Un gusano latente de miedo se retorció en su pecho Había tantas cosas que podrían salir mal. Los seres humanos eran tan vulnerables, y ahora que Elena no tenía poderes especiales, era tan vulnerable como cualquiera de ellos. La idea le hizo tambalearse, y de inmediato salió corriendo directamente hacia la casa de Elena en el otro lado del bosque. Elena era ahora su responsabilidad. Y él nunca permitiría que nada la hiriera de nuevo. ----------------------------------------------------------------- El rellano estaba casi igual que Elena lo recordaba: la madera oscura brillante con una alfombra Oriental, unas cuantas mesas pequeñas con adornos y fotografías, un sofá, cerca del gran ventanal con vistas al paseo delantero. Sin embargo, a medio camino de las escaleras, Elena hizo una pausa, vislumbrando algo nuevo. Entre las fotos con marco de
  20. 20. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM plata en una de las pequeñas mesas había una foto de ella, Meredith y Bonnie, las caras muy juntas, sonriendo ampliamente con togas y birretes y blandiendo con orgullo los diplomas. Elena lo levantó. Se había graduado en la escuela secundaria. Se sentía raro ver a esta otra Elena, no podía dejar de pensar en ella, el pelo rubio recogido en un elegante recogido francés, la piel cremosa, sonriendo con sus mejores amigos, y no recordar nada de ella. Y se veía tan alegre esta Elena, tan llena de alegría y de esperanza y expectativas para el futuro. Esta Elena no sabía nada del horror de la Dimensión Oscura o los estragos que había causado el kitsune. Esta Elena era feliz. Echando un vistazo rápido entre las fotos, Elena encuentro unas cuantos más que no había visto antes. Al parecer, esta otro Elena había sido reina de la bola de nieve, aunque Elena recordó que Caroline había ganado esa corona después de la muerte de Elena. En esta foto, sin embargo, la reina Elena estaba resplandeciente de seda de color violeta pálido, rodeada de su corte: Bonnie suave y adorable en tafetán azul brillante; Meredith sofisticada en negro, de pelo castaño buscando a Caroline ataviada con un vestido plateado ajustado que deja muy poco a la imaginación, y Sue Carson, la chica de rosa pálido, sonriendo directamente a la cámara, muy viva. Las lágrimas picaron los ojos de Elena, una vez más.
  21. 21. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Ellos la habían salvado. Elena y Meredith y Bonnie y Matt y Stefan habían salvado a Sue Carson. Entonces la mirada de Elena aterrizó en otra fotografía, esta vez de la tía Judith, con un vestido largo, de novia de encaje, Robert de pie con orgullo a su lado con un traje formal. Con ellos estaba la otra Elena, claramente la dama de honor, con un vestido del color de las hojas verdes, con un ramo de rosas de color rosa. A su lado estaba Margaret, su brillante cabeza rubia agachada tímidamente, agarrando el vestido de Elena con una mano. Ella llevaba un vestido de niña con la falda blanca con flores, atado con un cinturón verde ancho, y agarraba una cesta de rosas en la otra mano. Las manos de Elena temblaron un poco cuando soltó esa foto. Parecía como si hubieran tenido unos buenos tiempos todos. Qué lástima que no había estado allí. En la planta baja, un vaso choco contra la mesa, y oyó reír a la tía Judith. Dejando a un lado toda la extrañeza de este nuevo pasado que tendría que aprender, Elena bajó corriendo las escaleras, lista para saludar su futuro. En el comedor, la tía Judith vertió el jugo de naranja en una jarra azul, mientras que Robert cuchareo la masa en la plancha de hacer gofres. Margaret estaba de rodillas detrás de
  22. 22. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM su silla, narrando una intensa conversación entre su conejo de peluche y un tigre de juguete. Una oleada de alegría lleno el pecho de Elena, y agarró a la tía Judith, en un fuerte abrazo y giró a su alrededor. El Jugo de naranja se derramado por el suelo en un arco amplio. "Elena" regañó tía Judith, medio riendo. "¿Qué es lo que te pasa?" — ¡Nada! Solo Te quiero, tía Judith, — dijo Elena, abrazándola con más fuerza.—Realmente lo hago. — —Oh, — dijo la tía Judith, sus ojos suaves. —Ah, Elena, Te amo, también. — —Y que es un hermoso día, — dijo Elena, haciendo piruetas. — Un día maravilloso para estar vivo. — Ella dejó caer un beso en la cabeza rubia de Margaret. La tía Judith alcanzo las toallas de papel. Robert se aclaró la garganta. —¿Podemos considerar que nos has perdonado por el castigo de la semana pasada? — Oh. Elena trató de encontrar la manera de responder, pero después de que ella había estado viviendo por su cuenta
  23. 23. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM durante meses, todo el concepto de estar castigada por la tía Judith y Robert parecía ridículo. Sin embargo, ella abrió los ojos y puso una expresión apropiada. —Lo lamento de veras, tía Judith y Robert. No volverá a suceder. — Sea como fuere. Los hombros Robert se relajaron. —No vamos a decir nada más sobre él, entonces, — dijo con evidente alivio. Le deslizó un gofre caliente en el plato y le entregó el sirope. —¿Tienes algo divertido previsto para hoy? — —Stefan me recogerá después del desayuno, — dijo Elena, luego se detuvo. La última vez que había hablado con la tía Judith, después del desastroso desfile del Día del Fundador, la tía Judith y Robert habían sido claramente los anti-Stefan. Ellos, al igual que la mayor parte del pueblo, lo habían considerado sospechoso de ser responsable de la muerte del señor Tanner. Pero al parecer no tenía ningún problema con Stefan en este mundo, porque Robert se limitó a asentir. Y, se pregunto, si los Guardianes habían hecho lo que pidió, el Sr. Tanner estaba vivo, por lo que Stefan no podía ser sospechoso de matarlo. . . . ¡Oh, era todo tan confuso! Ella continuó: —Vamos a pasar el rato en el pueblo, tal vez con Meredith y los demás. — No podía esperar a ver el pueblo de nuevo, seguro y estar con Stefan cuando, por una vez, no estaban combatiendo un mal horrible, podrían ser sólo una
  24. 24. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM pareja normal. La tía Judith sonrió. —Por lo tanto, sólo un día de descanso, ¿eh? Me alegro de que estés teniendo un verano agradable antes de ir a la universidad, Elena. Has trabajado muy duro todo el último año. — —Mmm, — dijo Elena vagamente, cortando su gofre. Esperaba que los Guardianes hubieran metido, una pequeña universidad a un par de horas de distancia, como ella había pedido. —Sube, Meggie, — dijo Robert, poniendo mantequilla en el gofre de la niña. Margaret se encaramó en su silla, y Elena sonrió al afecto evidente en el rostro de Robert. Margaret era claramente su querida niña pequeña. Mirando a Elena, Margaret gruñó y empujo el tigre de juguete sobre la mesa hacia ella. Elena dio un vuelco. La niña gruñó, y su rostro se transformó momentáneamente en algo salvaje. —Él quiere comerte con sus dientes grandes, — dijo Margaret, su voz de niñita ronca. —Él viene a por ti. — —Margaret— la regañó tía Judith y Elena se estremeció. La breve mirada salvaje de Margaret le recordaba a los kitsune, y las chicas que habían llevado a la locura. Pero entonces, Margaret le dio una gran sonrisa e hizo el tigre hocicar el brazo de Elena.
  25. 25. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Sonó el timbre. Elena se metió el último bocado de gofre en la boca. —Es Stefan, — murmuró a su alrededor. —Los veo después. — Ella se limpió los labios y miró su pelo en el espejo antes de abrir la puerta. Y allí estaba Stefan, tan guapo como siempre. Los rasgos romanos elegantes, pómulos altos, una nariz recta clásica, y encorvando la boca sensualmente. Él balanceo libremente sus gafas de sol en una mano y sus ojos verdes, le dieron una mirada de amor puro. Elena se rompió en una sonrisa amplia, involuntaria. Oh, Stefan, pensó, Te amo, Te amo. Es tan maravilloso estar en casa. No puedo dejar de echar en falta a Damon y deseando que pudiéramos haber hecho algo diferente y salvarlo, y yo no quisiera dejar de pensar en él, pero no puedo dejar de ser feliz, también. Espero. Se sentía como si alguien hubiera frenado de golpe y había sido lanzado contra el cinturón de seguridad. Aunque Elena envío de las palabras, y una enorme ola de afecto y amor con ellas, hacia Stefan, no hubo respuesta, ningún retorno de emociones. Era como si hubiera una pared invisible entre ella y Stefan, bloqueando sus pensamientos hacia él. — ¿Elena?, — Dijo Stefan en voz alta, su sonrisa vacilante.
  26. 26. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Oh. Ella no se había dado cuenta. Ni siquiera había pensado en ello. Cuando los Guardianes tomaron sus poderes, debían haber tomado todo. Incluyendo su conexión telepática con Stefan. Se había demorado. . . . Ella estaba segura de haberle oído todavía, y llegó a su mente, después de haber perdido su conexión con Bonnie. Pero ahora había desaparecido por completo. Inclinándose hacia delante, agarró de la camisa, tiró de él hacia ella, y lo besó con fuerza. ¡Gracias a Dios, pensó, al sentir el sentido familiar y reconfortante de sus mentes entrelazándose. Los labios de Stefan se curvaron en una sonrisa debajo de ella. Pensé que te había perdido, pensó ella, que no sería capaz de llegar más así, tampoco. A diferencia de la conexión telepática que habían compartido, ella sabía que los pensamientos no llegaban a Stefan como las palabras, sino como imágenes y emociones. De él, se sintió una corriente silenciosa y constante de amor inagotable. Una garganta se aclaró significativamente detrás de ellos. Elena soltó Stefan renuentemente y se volvió a ver a su tía Judith mirando. Stefan se enderezó con un rubor avergonzado, y una pequeña
  27. 27. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM mirada de temor en sus ojos. Elena sonrió. Le encantaba que él había estado en el infierno-literalmente-, pero aún tenía miedo de alterar a la tía de Elena. Ella puso su mano sobre su brazo, tratando de enviar un mensaje de que la tía Judith ahora si acepta su relación, pero la cálida sonrisa de la tía Judith y el saludo lo dijeron por ella. —Hola, Stefan. ¿Estarás de vuelta a las seis, no es verdad, Elena?, —Preguntó la tía Judith. —Robert tiene una reunión esta tarde, por lo que pensé que tu, Margaret, y yo podíamos tener una noche de chicas. — Miró esperanzada todavía vacilante, como alguien golpeando en una puerta que podría cerrarse de golpe en su cara. A Elena se le hizo un nudo el estómago con la culpa. ¿He estado evitando a la tía Judith este verano? Ella podía imaginar que, si no se hubiera muerto, podría haber estado ávida de seguir con su vida y podría haberse irritado con la familia que quería mantenerla en casa segura. Pero esta Elena sabía, sabía lo afortunada que era de tener a tía Judith y Robert. Y parecía que esta Elena tenía un montón de trabajo por hacer. — ¡Suena divertido!, — Dijo con alegría, pegando una sonrisa en su rostro. — ¿Puedo invitar a Bonnie y Meredith? Les encantaría una noche de chicas. — Y sería bueno, pensó, tener amigos alrededor que tuvieran una idea de lo que había estado ocurriendo en esta versión de Fell’s Church como ella.
  28. 28. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM —Maravilloso, — dijo la tía Judith, pareciendo más feliz y más relajada. —Pasar un buen rato, chicos. — Cuando Elena se dirigió a la puerta, Margaret salió corriendo de la cocina. —Elena, — dijo, envolviendo sus brazos alrededor de la cintura de Elena con fuerza. Elena se inclinó y le besó la parte superior de la cabeza. —Te voy a ver más tarde, conejita, — dijo. Margaret hizo un gesto de Elena y Stefan a arrodillarse, a continuación, puso los labios justo al lado de sus oídos. —No te olvides de volver esta vez, — susurró antes de retirarse en el interior. Por un momento, Elena sólo se arrodilló allí, congelada. Stefan le apretó la mano, tirando de ella, y aun sin su conexión telepática, sabía que estaban teniendo el mismo pensamiento. A medida que se alejó de la casa, Stefan le tomó por los hombros. Sus ojos verdes miraban los suyos, y él se inclinó para posar un beso suave en sus labios. —Margaret es una niña, — dijo con firmeza. —Podría ser simplemente que no quiere que su hermana mayor salga. Tal vez ella está preocupada porque te vas a la universidad. —
  29. 29. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM —Quizá, — murmuró Elena cuando Stefan envolvió sus brazos alrededor de ella. Ella inhaló su aroma de madera verde, y sintió su respiración lenta y el nudo en el estómago aflojar. —Y si no, — dijo lentamente, —vamos a luchar. Siempre lo hacemos. Pero ahora quiero ver lo que los guardianes nos dieron. — Capítulo 4 Eran los pequeños cambios lo que más sorprendió a Elena. Ella había esperado que los Guardianes llevaran Fell's Church hacia atrás. Y que tenían.
  30. 30. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM La última vez que había visto la ciudad, probablemente, una cuarta parte de las casas eran escombros. Habían sido quemadas o bombardeadas, algunas totalmente destruidas, otras a medio, con cinta policial colgando lamentablemente en lo que quedaba de sus entradas. Alrededor y por encima de las casas en ruinas, árboles y arbustos habían crecido y se estiraban extrañamente, enredaderas cubriendo más de los escombros, dando a las calles del pequeño pueblo el aspecto de una antigua selva. Ahora Fell's Church-sobre todo- era como Elena lo recordaba. Una imagen de postal perfecta, un pequeño pueblo del sur con casas de profundos porches rodeadas de cuidados jardines de flores y grandes árboles centenarios. El sol brillaba y el aire era cálido, con la promesa de un día de verano caliente y húmedo de Virginia. A unas cuadras de distancia llegó el estruendo sordo de una cortadora de césped, y el olor del césped recién cortado impregnaba el aire. Los niños Kinkade en la casa de la esquina habían sacado su juego de bádminton y movían el birdie de un lado a otro, la chica más joven saludó a Elena y Stefan cuando ellos pasaron. Todo devolvió a Elena de nuevo a los largos días de julio que había conocido todos los veranos anteriores de su vida.
  31. 31. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Elena no había pedido de regreso su vieja vida, sin embargo. Sus palabras exactas habían sido: Yo quiero una nueva vida, con mi realmente vieja vida detrás de mí. Ella quería Fell's Church en la forma en que habría sido ahora, meses más tarde, si el mal no hubiera llegado al pueblo de nuevo al principio de su último año. Pero ella no se había dado cuenta de lo desagradable que todos los cambios serían. La pequeña casa de estilo colonial en el centro del bloque de al lado había sido pintada de un tono sorprendente de rosa, y el viejo roble en su jardín delantero había sido talado y reemplazado por un arbusto con flores. —Huh. — Elena se volvió a Stefan cuando ellos pasaron la casa. —La señora McCloskey debe haber muerto, o se mudó a un hogar de ancianos. — Stefan la miró sin comprender. —Ella nunca les habría permitido pintar su casa de ese color. Debe haber gente nueva viviendo allí, — explicó, temblando un poco. — ¿Qué es?, — Preguntó Stefan al instante, más en sintonía con sus estados de ánimo que nunca. —Nada, es sólo…, — Elena trató de sonreír y se metió un mechón de pelo tras la oreja. —Ella solía darme de comer galletas cuando yo era una niña. Es extraño darse cuenta de que podría haber muerto de causas naturales, mientras
  32. 32. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM nosotros nos hemos ido. — Stefan asintió con la cabeza, y los dos caminaron en silencio hacia el centro de Fell's Church. Elena estaba a punto de señalar que su café favorito había sido sustituido por una farmacia, cuando ella agarró el brazo de Stefan. —Stefan. Mira. — Quienes venía hacia ellos eran Isobel Saitou y Jim Bryce —Isobel! Jim, — gritó Elena con alegría, y corrió hacia ellos. Pero Isobel estaba rígida en sus brazos, y Jim la miraba con curiosidad. —Uh, ¿hola?, — Dijo Isobel vacilante. Elena de inmediato dio un paso atrás. Oops. ¿En esta vida conocía siquiera a Isobel? Habían estado juntos en la escuela, por supuesto. Jim había salido con Meredith un par de veces antes de que él comenzara a salir con Isobel, pero Elena no lo conocía bien. Pero era posible que nunca hubiera hablado incluso ni con la tranquila y estudiosa Isobel Saitou antes de que el kitsune llegara al pueblo. La mente de Elena trabajó afanosamente, intentando deducir cómo salir de esto sin parecer loca. Pero un rumor caluroso de felicidad siguió subiendo por su pecho, manteniendo la de
  33. 33. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM tomar el problema muy en serio. Isobel estaba bien. Ella había sufrido mucho a manos de los kitsune: Se había traspasado de forma horrible y se cortó su propia lengua forma tan severamente que incluso después de que se había recuperado de ser la esclava kitsune, había hablado en un insulto suave. Peor aún, la diosa kitsune había estado en casa de Isobel todo el tiempo, haciéndose pasar por la abuela de Isobel Y el pobre Jim. . . Infectado a través de Isobel, Jim se había desgarrado, y comido su propia carne. Sin embargo, allí estaba él, tan guapo y sin preocupaciones, aunque ligeramente confundido, como siempre. Stefan sonrió ampliamente, y Elena no podía dejar de reír. — Lo siento, chicos, estoy… tan feliz de ver caras conocidas de la escuela. Extraño la vieja Robert E. Lee, escuela secundaria ¿sabes? ¿Quién lo hubiera pensado? — Era una excusa bastante débil, pero Isobel y Jim sonrieron y asintieron con la cabeza. Jim se aclaró la garganta con torpeza y dijo: —Sí, fue un buen año, ¿no? — Elena volvió a reír. Ella no pudo evitarlo. Un buen año. Charlaron unos minutos antes de que Elena casualmente le preguntara: — ¿Cómo está tu abuela, Isobel? —
  34. 34. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Isobel la miró sin comprender. — ¿Mi abuela?, — Dijo. —Debes confundirme con otra persona. — —Mis dos abuelas murieron hace años. — —Oh, mi error, — Dijo Elena adiós y logró contenerse hasta que Isobel y Jim estaban lejos para oírles. Entonces ella tomó Stefan por los brazos, tiró de él hacia ella, y le dio un sonoro beso, sensación de deleite y triunfo que iban y venían entre ellos. —Lo hicimos, — dijo ella cuando el beso había acabado. — ¡Están bien! Y no sólo ellos. — Más solemne ahora, ella miró fijamente a sus ojos verdes, tan serios y amables. — ¿Hemos hecho algo muy importante y maravilloso, no? — —Lo hicimos, — Stefan estaba de acuerdo, pero no podía dejar de notar algo duro en su voz cuando lo dijo. Caminaron de la mano, y sin discutirlo, se dirigieron a las afueras del pueblo, cruzando Wickery Bridge y subiendo la colina. Se encontraron en el cementerio, pasando por la iglesia en ruinas, donde Katherine se había escondido, y abajo en el valle poco más abajo que sostenía la parte nueva del cementerio. Elena y Stefan se sentó en el césped bien recortado por la lápida de mármol grande con "Gilbert" tallado en la parte delantera.
  35. 35. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM —Hola, mamá. Hola, papá, — susurró Elena. —Siento que ha pasado tanto tiempo. — Atrás en su vieja vida, ella había visitado a menudo las tumbas de sus padres, sólo para hablar con ellos. Se sentía como si ellos pudieran oírla de algún modo, que estaban deseando su bien en cualquier plano superior en el que habían terminado. Siempre le había hecho sentirse bien el decirles sus problemas, y antes de que su vida se hubiera vuelto tan complicada, ella les había dicho todo. Levanto una mano y tocó suavemente el nombre y la fecha grabada en la lápida. Elena bajó la cabeza. —Es mi culpa que estén muertos, — dijo. Stefan hizo un ruido suave de desacuerdo, y se volvió para mirarlo. —Lo es, — dijo, sus ojos ardientes. —Los guardianes me lo dijeron. — Stefan suspiró y besó su frente. —Los Guardianes querían matarte, — dijo. —Para hacerte una de ellas. Y accidentalmente mataron a tus padres en su lugar. No es más culpa que si hubieran disparado contra ti y fallaran. — —Pero distraje a mi padre en el momento crítico y lo hice chocar, — dijo Elena, encogiendo los hombros. —Eso dicen los Guardianes, — respondió Stefan. —Porque no
  36. 36. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM quieren que suene como su culpa. No les gusta admitir que se equivocan. El hecho es que el accidente que mató a tus padres no habría sucedido si los guardianes no hubieran estado allí. — Elena bajó los ojos para ocultar las lágrimas nadando en ellas Lo que Stefan dijo era verdad, pensó, pero no podía detener el coro de, mi culpa, por mi culpa, mi culpa, en su cabeza. Unas violetas salvajes estaban creciendo en su izquierda, y ella los recogió, junto con un grupo de margaritas. Stefan se unió a ella, y le dio una ramita de Columbine, de color amarillo con forma de campana para añadir a su pequeño ramo de flores silvestres. —Damon nunca confió en los Guardianes. — dijo en voz baja. — Bueno, él no con fiaba mucho fuera de vampiros. Pero más allá de eso…— El alcanzo unas flores de la reina Ana de tallo alto que crecía al lado de una lápida cercana. —Damon tenía un sentido muy afinado para detectar mentiras, las mentiras que la gente se dice a sí mismos y a los que las dicen a los demás. Cuando éramos jóvenes teníamos un tutor-un sacerdote, nada menos-que me gustaba y confiaba en mi padre, y menospreciaban a Damon. Cuando el hombre salió corriendo con el oro de mi padre y una joven del barrio, Damon fue el único que no estaba sorprendido. — Stefan le sonrió a Elena. —Él dijo que los ojos del sacerdote estaban equivocados. Y que hablaba demasiado bien. — Stefan se
  37. 37. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM encogió de hombros. —Mi padre y yo no lo notamos. Sin embargo, Damon lo hizo. — Elena sonrió con voz trémula. —Él siempre supo que yo no estaba siendo totalmente sincera con él. — Tuvo un repentino destello de memoria: de los profundos ojos negros de Damon sostenido los de ella, sus pupilas dilatadas como las de un gato, su inclinación de cabeza hasta que sus labios se encontraron. Ella apartó la mirada de los ojos verdes cálidos de Stefan, tan diferente de los oscuros de Damon, e hizo girar el tallo grueso de encaje de la reina Ana alrededor de las otras flores. Cuando el ramo de flores estaba atado juntas, ella lo colocó sobre la tumba de sus padres. —Lo echo de menos, — dijo Stefan en voz baja. —Hubo un tiempo en que yo hubiera pensado. . . cuando su muerte podría haber sido un gran alivio. Pero me alegro de que nos reuniéramos, que fuéramos hermanos de nuevo, antes de morir. — Puso una mano suave por debajo de la barbilla de Elena y ladeó la cabeza de modo que sus ojos se encontraron a su vez. —Yo sé que lo amabas, Elena. Está bien. No tienes que fingir. — Elena dio un grito de dolor. Era como si hubiera un agujero negro en su interior. Podía reír y sonreír y maravillarse con el pueblo restaurado, ella podía amar a su familia, pero todo el tiempo había un dolor
  38. 38. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM sordo, esta terrible sensación de pérdida. Dejando las lágrimas sueltas, por fin, Elena cayó en los brazos de Stefan. —Oh, mi amor, — dijo, su voz la capturo, y lloraron juntos, tomando consuelo uno del otro. La ceniza fina había caído durante mucho tiempo. Paro por fin y la luna pequeña del Mundo Inferior estaba cubierta con los montones espesos, y pegajosos de polvo. Aquí y allí, el fluido opalescente agrupó contra la oscuridad carbonizada, colorándolo con el arco iris de una capa de aceite. Nada se movía. Ahora que el Gran Árbol se había desintegrado, nada vivía en este lugar. Muy por debajo de la superficie de la luna estaba un cuerpo arruinado. Su sangre envenenada había dejado de fluir y se quedó inmóvil, insensible, ciego. Pero las gotas de fluido que satura su piel lo nutrieron, y un repiqueteo lento de vida mágica latía uniformemente. De vez en cuando una chispa de conciencia se elevaba dentro de él. Se había olvidado de quién era y cómo había muerto. Pero había una voz en algún lugar profundo dentro de él, una voz suave y dulce que conocía bien, que le dijo: Cierra los ojos ahora. Vamos a ir. Vamos a ir. Vamos. Fue reconfortante, y su última chispa de conciencia fue la celebración de un
  39. 39. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM momento más, sólo para escucharla. No podía recordar de quien era la voz, aunque algo en ella le recordaba a la luz del sol, de oro y lapislázuli. Vamos a ir. Que se le escapaba, la última chispa oscureciéndose, pero se estaba bien. Estaba cálido y confortable, y estaba dispuesto a dejarse ir ahora. La voz lo llevaría todo el camino hasta. . . a donde se iría. Como el parpadeo de la conciencia estaba a punto de salir por última vez, otra voz-una imagen más nítida, la voz más imponente, la voz de alguien acostumbrado a que obedecieran sus órdenes, habló dentro de él. Ella te necesita. Está en peligro. No podia irse. Todavía no. Esa voz dolorosamente tiró de él, sujetándolo a la vida. Con un golpe fuerte, todo cambió. Como si hubiera sido arrancado de ese lugar apacible y acogedor, de pronto estaba muy frío. Todo dañado. En lo profundo de la ceniza, sus dedos se crisparon. Capítulo 5
  40. 40. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM — ¿Estás emocionada porque Alaric llega mañana?, — Preguntó Matt. —Él va a traer a su amigo investigador,Celia, ¿verdad? — Meredith le dio una patada en el pecho. —Uf! — Matt se tambaleó hacia atrás, golpeó sin aliento a pesar del chaleco antibalas que llevaba puesto. Meredith siguió con una patada giratoria al lado de Matt, y él cayó de rodillas, apenas logró levantar las manos y bloquear un golpe directo a su cara. — ¡Ay!, — Dijo. —Meredith, tiempo-fuera, ¿de acuerdo? — Meredith se dejó caer en una postura elegante del tigre, su pierna de atrás apoyando su peso, mientras que su pie delantero se apoyaba ligeramente en sus pies. Su rostro estaba en calma, sus ojos fríos y vigilantes. Parecía lista para saltar si Matt mostraba algún signo de movimiento brusco. Cuando había pedido entrenar con Meredith y que lo ayudara con sus habilidades de cazador asesino de primera categoría, Matt se había preguntado por qué ella le había entregado un casco, protector bucal, guantes, espinilleras, y el chaleco, mientras que ella llevaba sólo ropa de entrenamiento negra lisa. Ahora lo sabía. Él ni siquiera había estado cerca de golpearla, mientras que ella lo había aporreado sin piedad. Matt metió
  41. 41. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM una mano debajo del chaleco y se frotó con tristeza un lado. Esperaba que no haberse roto una costilla. — ¿Listo de nuevo? — Dijo Meredith, sus cejas levantadas con desafío. —Por favor, no, Meredith—, dijo Matt, levantando las manos en señal de rendición. —Vamos a tomar un descanso. Se siente como si me hubieras estado dando golpes durante horas. — Meredith se acercó a la pequeña nevera en la esquina de la sala de grabación de su familia y le tiró a Matt una botella de agua, se dejó caer a su lado en la alfombra. —Lo siento. Supongo que me dejé llevar. Nunca he discutido con un amigo antes. — Mirando a su alrededor mientras tomaba un trago largo y fresco, Matt sacudió la cabeza. —No sé cómo te las arreglaste para mantener en secreto este lugar por tanto tiempo. — La habitación del sótano se había convertido en un lugar perfecto para entrenar: estrellas ninja, cuchillos, espadas y bastones de diversos tipos fueron montados en las paredes; un saco de boxeo colgado en una esquina, mientras que un muñeco relleno se apoyó en otra. El suelo estaba cubierto de esteras, y una de las paredes se reflejaba por completo. En el centro de la pared de enfrente colgaba: un arma especial para luchar contra lo sobrenatural que había sido transmitida de generación en generación de la familia de Meredith. Era mortal, pero elegante, la empuñadura cubierta de joyas, los extremos de pinchos con la plata, la madera y el fresno
  42. 42. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM blanco, y las agujas llena de veneno. Matt la miró con recelo. —Bueno, — dijo Meredith, mirando a otro lado, —la familia Suárez siempre ha sido buena para guardar secretos. — Ella comenzó a moverse a través de un formulario de tae kwon do: la postura atrás, bloquear el puño doble, la posición de delantero izquierdo, golpe medio atrás. Ella era elegante como un gato negro delgado en su equipo de entrenamiento. Después de un momento, Matt cerró su botella de agua, se puso de pie y comenzó a reflejar sus movimientos. Patada frontal izquierda doble, a la izquierda dentro del bloque, a dos manos perforadas. Sabía que era la mitad de un golpe por detrás y se sintió vacilante y torpe al lado de ella, pero frunció el ceño y se concentró. Siempre había sido un buen atleta. Podía hacer esto, también. —Además, no es como si yo estuviera trayendo mis fechas del baile de gala aquí abajo, — Meredith ofreció después de un ciclo, medio sonriendo. —No fue tan difícil de ocultar. — Miró a Matt en el espejo. —No, bloqueo bajo con la mano izquierda y alto con la mano derecha, de esta manera. — Ella le mostró una vez más, y él imito sus movimientos. —Bueno, sí, — dijo, sólo la mitad se concentraba en sus palabras, ahora, se centró en las posiciones. —Pero nos lo podías haber dicho. Nosotros somos tus mejores amigos. — Movió el pie izquierdo hacia adelante y hacia atrás imitado
  43. 43. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM golpe de codo de Meredith. —Por lo menos, nos lo podías haber dicho después de todo el asunto con Klaus y Katherine, — modifico él. —Antes de eso, habría pensado que estabas loca.— Meredith se encogió de hombros y dejó caer las manos, y Matt la imito antes de darse cuenta de que los gestos no eran parte del tae kwon do. Ahora se pusieron uno al lado del otro, mirándose en el espejo. El rostro fresco y elegante de Meredith estaba pálido y apretado. —Me crié para mantener mi herencia como un cazador-asesino de un profundo y oscuro secreto, — dijo. — Decirle a alguien no era algo que podía tener en cuenta. Ni siquiera Alaric lo sabe. — Matt se apartó de la imagen en el espejo de Meredith para admirar la chica real. Alaric y Meredith estaban prácticamente comprometidos. Matt nunca había ido tan serio con nadie, la chica que había llegado a amar más cercana era Elena, y, obviamente, no había funcionado, pero se figuraba que si se compromete el corazón a alguien, le dices todo. — ¿Alaric no es un investigador paranormal? ¿No crees que él entenderá? — Frunció el ceño, Meredith se encogió de hombros otra vez. —Probablemente, — dijo en tono irritado y desdeñoso, —pero no quiero ser algo
  44. 44. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM como lo que estudia o investiga, más de lo que yo quiero que se asuste. Pero ya que tu y los demás lo saben, voy a tener que decírselo. — —Hmm. — Matt frotó su lado dolorido otra vez. — ¿Es por eso que me estás golpeando en forma tan agresiva? ¿Debido a que estás preocupada por decírselo? — Meredith lo miró a los ojos. Las líneas de su rostro aún tenso, pero una luz traviesa brillaba en sus ojos. —Agresiva, — preguntó ella con dulzura, volviendo a caer en la postura del tigre. En respuesta Matt sintió el tirón de una sonrisa en las esquinas de su boca. —No has visto nada todavía. — Elena inspecciono el restaurante que Judith había escogido con una especie de horror estupefacto. Pitidos de máquinas de videojuegos se disputaron la atención con juegos antiguos como Whac-A-Mole y Skee Ball-. Ramos de globos de colores brillantes se balanceaba sobre cada mesa, y una cacofonía de canción pasó de diversos rincones como camareros cantando entregado pizza después de la pizza. Lo que parecía cientos de niños corría sueltos por el suelo, gritando y riendo. Stefan había caminado hasta el restaurante, pero, mirando el trabajo de pintura de neón con alarma, había declinado entrar. —Oh, yo no debería inmiscuirme en la noche de chicas, —
  45. 45. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM había dicho vagamente, y luego desapareció tan rápido que Elena sospechaba que había utilizado la velocidad vampírica. —Traidor, — le había murmurado, antes de abrir la puerta de color rosa brillante con cautela. Después del tiempo que habían pasado juntos en el cementerio, se sintió más fuerte y más feliz, pero le hubiera gustado algún tipo de apoyo aquí, también. —Bienvenido a Happytown, — sonó una azafata anormalmente alegre. — ¿Mesa para uno, o es una fiesta? — Elena reprimió un temblor. Ella no podría imaginar a nadie escogiendo venir a un lugar como este solo. —Creo que veo a mi grupo, — dijo ella amablemente, al ver a la tía Judith saludándola desde una esquina. — ¿Esta es tu idea de salir una noche de chicas divertida tía Judith?, — preguntó ella cuando llegó a la mesa. —Me estaba imaginando algo más parecido a un pequeño y acogedor restaurante, — La tía Judith cabeceo hacia el otro lado de la habitación. Mirando por encima, Elena vio a Margaret, felizmente golpear los lunares de juguete con un mazo. —Siempre estamos arrastrando a Margaret a lugares de adulto y esperamos que se comporte, — explicó la tía Judith. —Pensé
  46. 46. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM que ya era hora de que tuviera su turno de hacer algo que le guste. Espero que a Bonnie y Meredith no les importe. — —Ciertamente parece que se está divirtiendo, — dijo Elena, estudiando a su hermana pequeña. Sus recuerdos de Margaret desde el año pasado eran de tensión y ansiedad: Durante el otoño Margaret había estado alterada por la lucha de Elena con Judith y Robert y por los sucesos misteriosos en Fell's Church, y luego, por supuesto, devastada por la muerte de Elena. Elena la había mirado a través de las ventanas y vio sus sollozos. Había sufrido más de lo que cualquier niño de cinco años de edad, debía, incluso si ella no se acordaba de nada de eso ahora. Yo me ocuparé de ti, Margaret, prometió ferozmente y en silencio, observando estudiosa concentración en el rostro de su hermana Margaret mientras practicaba el, un poco anticuado, Juego. No tendrás que sentirse así de nuevo en este mundo. — ¿Estamos esperando a Bonnie y Meredith? — Dijo tía Judith suavemente. — ¿Terminaste invitándolas a unirse a nosotras? — —Oh, — dijo Elena, saliendo de su ensimismamiento. Cogió un puñado de palomitas de maíz de la cesta en el centro de la mesa. —No pude ponerme en contacto con Meredith, pero
  47. 47. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Bonnie viene. Ella amara esto. — —Sin duda, totalmente amo esto, — coincidió una voz detrás de ella. Elena se volvió para ver los sedosos rizos rojos de Bonnie. —Sobre todo la expresión en tu cara, Elena. — Los grandes ojos marrones de Bonnie estaban bailando con diversión. Ella y Elena compartieron una mirada que estaba llena de, todos estamos de vuelta, estamos de vuelta, hicieron lo que dijeron y Fell's Church es de la manera que debe ser una vez más, no pudieron decirlo frente a la tía Judith, a continuación, cayeron una en los brazos de la otra. Elena apretó fuertemente Bonnie, y Bonnie hundió su rostro en el hombro de Elena por un momento. Su pequeño cuerpo se estremeció un poco en los brazos de Elena, y Elena se dio cuenta de que no era la única que caminaba una línea muy fina entre el placer y la devastación. Que habían ganado mucho, pero habían pagado un precio muy alto. —En realidad, — dijo Bonnie con cuidadosa alegría cuando soltó a Elena: —Yo tuve mi noveno cumpleaños en un lugar muy parecido a este. ¿Recuerdas la parrilla Hokey-Pokey? Ese era el lugar para estar cuando estábamos en la escuela primaria. — Sus ojos tenían un brillo luminoso que podrían ser lágrimas, pero su barbilla se alzaba a cabo con determinación. Bonnie, pensó Elena con admiración, iba a divertirse si la matara.
  48. 48. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM —Recuerdo esa fiesta, — dijo Elena, haciendo coincidir la ligereza de Bonnie. —El pastel tenía un panorama general de algún grupo de chicos en él. — —Yo era madura para mi edad, — dijo Bonnie a tía Judith alegremente. —Estaba loca por un chico antes que cualquiera de mis amigas. — La tía Judith se rió y saludó con la mano sobre Margaret hacia la mesa. —Será mejor que pare antes de que comience el espectáculo, — dijo. Elena abrió los ojos y la boca mirando a Bonnie, que sonrió y se encogió de hombros. — ¿Chicas saben lo que quieren?, — Preguntó la tía Judith. — ¿Tienen algo además de la pizza?, — Preguntó Elena. —Alitas de pollo, — respondió Margaret, escalando la silla. —Y perritos calientes. — Elena sonrió alborotando el pelo de su hermana y la expresión de alegría. — ¿Qué vas a tomar, conejito?, — Preguntó. — ¡Pizza!, — Respondió Margaret. —Pizza, pizza, pizza. — —Tomare pizza, también, entonces, — decidió Elena. —Es lo mejor de aquí, — confesó Margaret. —Los perros
  49. 49. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM calientes son de sabor extraño. — Ella se retorcía en su silla. —Elena, ¿vienes a mi recital de baile?, — Preguntó. — ¿Cuándo es?, — Preguntó Elena. Margaret frunció el ceño. —Pasado mañana, — dijo. —Ya lo sabes. — Elena echó una rápida mirada a Bonnie, cuyos ojos estaban muy abiertos. —No me lo perdería por nada del mundo, — dijo a Margaret con afecto, y su hermana asintió con la cabeza firme y se puso de pie en la silla para llegar a las palomitas de maíz. Al amparo de la reprimenda de la tía Judith, y el sonido de su melodioso camarero cantante que se acercaba, Bonnie y Elena intercambiaron una sonrisa. Espectáculos de danza. Camareros cantantes. Pizza. Era bueno vivir en este tipo de mundo por un cambio.
  50. 50. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Capítulo 6 La mañana siguiente era cálida y clara, otro hermoso día de verano. Elena se desperezo en su cama confortable y acolchada, luego se puso una camiseta y pantalones cortos para ir hasta la cocina por un tazón de cereales. Tía Judith trenzaba el cabello de Margaret en la mesa. —Buenos días, — dijo Elena, derramando leche en su bol. —Hola, dormilona, — dijo tía Judith, y Margaret le dio una gran sonrisa y una ondulación de dedo. —No te muevas, Margaret. Estamos a punto de salir para el mercado, — dijo a Elena. — ¿Qué haces hoy? — Elena tragó el bocado de cereal. —Vamos a recoger a Alaric y su amigo en la estación del tren y simplemente salir y ponemos al día, — dijo. — ¿Quién? — Preguntó Tía Judith, entrecerrando los ojos. La Mente de Elena se confundió. —Oh!!, eh!!, te acuerdas, él sustituyo al Sr. Tanner, enseñó historia el año pasado, — dijo,
  51. 51. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM preguntándose si en realidad era verdad en este mundo. La tía Judith frunció el ceño. — ¿No es un poco mayor para socializar con las chicas de secundaria? — Elena rodó los ojos. —No estamos en la escuela secundaria ya, tía Judith. Y él es sólo unos seis años mayor que nosotros. Y no somos sólo chicas, Matt y Stefan vienen, también. — Si esa era la reacción de tía Judith a la noticia de pasar su tiempo con Alaric, Elena podía decir por qué Meredith se mostró reacio a decirle a la gente acerca de su relación. No tiene mucho sentido esperar un par de años, hasta que la gente pensaba en ella como un adulto, aquí nadie sabía todo lo que Meredith había visto y hecho, Meredith parecía como cualquier otra chica de dieciocho años. Es una buena cosa que tía Judith no sepa que Stefan es quinientos años mayor que yo, pensó Elena con una sonrisita secreta. Ella piensa que Alaric es demasiado viejo. Sonó el timbre. —Ese es Matt y los demás, — dijo Elena, llegando a poner su tazón en el fregadero. —Nos vemos esta noche. — Margaret miro a Elena en una súplica silenciosa, y Elena desvió su camino a la puerta para dar un fuerte abrazo a la niña. ¿Estaba Margaret preocupada por Elena aún? Llego al vestíbulo, paso sus dedos por el cabello antes de abrir la puerta.
  52. 52. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM De pie delante de ella no fue a Stefan a quien vio, sino un perfecto desconocido. Un extraño realmente guapo, Elena señaló automáticamente, un chico de su edad con cabello rizado, esculpidas características y ojos azul brillantes. Él mantenía una Rosa roja en una mano. Elena se puso un poco más erguida, inconscientemente, tirando de sus hombros hacia atrás y apartándose el pelo detrás de las orejas. Adoraba a Stefan, pero eso no significaba que no podía mirar a los otros chicos, o hablar con ellos. No estaba muerta, después de todo. Ya no es así, pensó, sonriendo a su broma privada. El chico le devolvió la sonrisa. — ¡Hey! Elena, — dijo alegremente. — ¡Caleb Smallwood!, — Dijo la tía Judith, al entrar en la sala. — ¡Ahí estás! — Elena sintió retroceder el tiempo, pero mantuvo la sonrisa en su rostro. — ¿Alguna relación con Tyler?, — dijo, exteriormente calmada y pasando la mirada sobre él, tratando de ser sutil, buscando... ¿qué? Signos de ser un ¿hombre lobo? Se dio cuenta que ella ni siquiera sabía cómo serían. La buena apariencia de Tyler siempre había tenido un poco de animal en el, con sus grandes dientes blancos y características generales, pero había sido una ¿coincidencia? —Tyler es mi primo, — respondió Caleb, su sonrisa empezando a girar en un gesto burlón. —Pensé que sabías eso Elena. Me quedo con su familia mientras Tyler...se ha ido. —
  53. 53. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM La mente de Elena se acelero. Tyler Smallwood había huido después que Elena, Stefan, y Damon habían derrotado a su aliado, el malvado vampiro Klaus. Tyler había dejado a su novia y a veces rehén: Caroline embarazada. Elena no había discutido sobre la suerte de Tyler y Caroline con los guardianes, por lo que no tenía ni idea de lo que había sucedido con ellos en esta realidad. ¿Era Tyler un hombre lobo ahora? ¿Caroline estaba embarazada? ¿Y si lo estaba que sería el bebé lobo o humano? Ella sacudió su cabeza ligeramente. Un mundo feliz, de hecho. —Bueno, no dejes a Caleb en el porche. — Tía Judith instruyó desde detrás de ella. Elena se hizo a un lado, y Caleb pasó junto a ella en el pasillo. Elena intentó llegar con su mente y aura a Caleb, y leerlo para ver si era peligroso, pero una vez más se dio contra una pared de ladrillo. Tardaría algún tiempo en acostumbrarse a ser una chica normal una vez más y de repente Elena se sentía horriblemente vulnerable. Caleb cambió de pie a pie, mirándola incómodo, y ella rápidamente se tranquilizó. — ¿Cuánto tiempo has estado en el pueblo? — Preguntó, y luego se pateó a sí misma por el tratamiento a este chico que, obviamente, se supone que era como un extraño otra vez. —Bueno, — dijo lentamente, —he estado en el pueblo durante todo el verano. ¿Te golpeaste la cabeza durante el fin de semana, Elena? — Le sonrió burlonamente. Elena se encogió de hombros, pensando en todo lo que había sufrido durante el fin de semana. —Algo así. —
  54. 54. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Levanto la Rosa. —Esto debe ser para ti. — —Gracias, — dijo Elena, confundida. Una espina le pinchó el dedo cuando la tomó por el tallo, y se metió el dedo en la boca para contener la sangre. —No me des las gracias, — dijo. —Estaba en los escalones cuando llegué aquí. Debes tener un admirador secreto. — Elena frunció el ceño. Un montón de muchachos la habían admirado en la escuela, y si esto hubiera sido hace nueve meses podría haber hecho una buena suposición en quien le dejaría una rosa. Pero ahora no tenía ni idea. Matt en su maltratado y viejo Ford sedán de detuvo delante y toco la bocina, —Tengo que irme, tía Judith, — dijo. —Están aquí. Un gusto verte, Caleb. — El estómago de Elena se retorcido mientras caminaba hacia el coche de Matt. No era sólo la extraña reunión con Caleb que la estaba afectando, ella se dio cuenta, moviendo el tallo de la Rosa entre sus dedos. Era el coche. El Ford antiguo de Matt fue el coche en el que había sido expulsada del puente Wickery en el invierno, presa del pánico y perseguida por las fuerzas del mal. Ella había muerto en este coche. Las ventanas estaban destrozadas cuando se golpeó en el arroyo, y el coche se había llenado de agua helada. El volante rayado y abollado el capó del coche, cubierto de agua, habían sido las últimas cosas que había visto en la vida.
  55. 55. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Pero aquí fuera el coche estaba como si nada. Empujando los recuerdos de su muerte fuera de su mente, ella saludo a Bonnie, cuyo rostro ansioso era visible a través de la ventana de pasajeros. Ella podía olvidarse de todo las tragedias antiguas, porque ahora nunca habían sucedido. Meredith estaba sentada elegantemente en el columpio de su porche delantero, empujando suavemente hacia adelante y atrás con un pie. Sus dedos fuertes y cónicos; su cabello oscuro caía suavemente a sobre sus hombros; su expresión era tan serena como siempre. No había nada en Meredith que mostrara lo tensos y ocupados que estaban sus agitados pensamientos, preocupaciones y planes de contingencia bullían detrás de su fachada fría. Ella había pasado todo el día de ayer tratando de averiguar qué había cambiado para ella y su familia el hechizo de los Guardianes, especialmente su hermano, Christian, que Klaus había secuestrado hacia más de una década. Ella todavía no lo entendía todo, pero el trato de Elena tenía más consecuencias de las que ninguno de ellos había imaginado. Pero hoy sus pensamientos estaban ocupados con Alaric Saltzman. Sus dedos estrecharon ansiosamente contra el brazo del columpio. Luego se obligo a sí misma a calmarse nuevamente.
  56. 56. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM En la autodisciplina es donde Meredith encontraba su fuerza y si Alaric, su novio, o al menos, había sido su novio. . . en realidad se habían más o menos casi prometido, antes de que él saliera del pueblo: resultaba haber cambiado hacia ella en los meses que habían estado separados, bien, nadie, ni Alaric, vería cómo que le hacía daño. Alaric había pasado los últimos meses en Japón, investigando la actividad paranormal, un sueño hecho realidad para un estudiante doctorado en parapsicología. Su estudio de la historia trágica de Unmei no Shima, la isla de Doom, una pequeña comunidad donde los niños y los padres se habían vuelto uno contra el otro, había ayudado a Meredith y sus amigos a entender lo que estaba haciendo el kitsune en Fell’s Church y cómo combatirlo. Alaric había trabajado en Unmei no Shima con la Dra. Celia Connor, un patólogo forense que a pesar de tener sus credenciales académicas completas, tenía la misma edad que Alaric, sólo veinticuatro. Por lo tanto, claramente, la Dra. Connor era muy brillante. Por sus cartas y correos electrónicos, Alaric había tenido el mejor momento de su vida en Japón. Y sin duda encontró un montón de intereses en común con la Dra. Connor. Quizás más que con Meredith, que sólo acaba de graduarse en una escuela secundaria de pueblo pequeño, no importa cuán madura e inteligente fuera. Meredith se dio una sacudida mental y se enderezó. Estaba haciendo el ridículo, la preocupación acerca de la relación de
  57. 57. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Alaric con su colega. Ella estaba segura de que era ridícula, de todos modos. Bastante segura. Se aferró a los brazos del columpio con más fuerza. Ella era un cazador de vampiros. Tenía el deber de proteger a su pueblo, y ella junto con sus amigos, lo había protegido bien. No era sólo una adolescente normal y si necesitaba demostrárselo a Alaric nuevamente, confiaba que podría, Dra. Celia Connor o no Dra. Celia Connor. El viejo y destartalado sedán Ford de Matt estaciono en el bordillo, Bonnie delante con Matt, Stefan y Elena sentados juntos en la parte de atrás. Meredith se levantó y cruzó el césped hacia ellos. — ¿Está todo bien?, — Dijo Bonnie, rodando los ojos, cuando abrió la puerta. —Por tu cara parece como si fueras a la batalla. — Meredith suavizo sus facciones con impasibilidad y se giro para una explicación que no dio, me preocupa si a mi novio le gusto todavía. Rápida y fácilmente, se dio cuenta que había otra razón, estaba tensa, una verdadera. —Bonnie, tengo el deber de ayudar y proteger a todo el mundo ahora, — dijo Meredith simplemente. —Damon muerto. Stefan no quiere hacerle daño a los seres humanos y la ventaja de los poderes de Elena se ha ido. A pesar de que los kitsune fueron derrotados, todavía necesitamos protección. Siempre necesitaremos tener cuidado. — Stefan apretó su brazo alrededor de los hombros de Elena. — Las cosas que hacen de Fell’s Church tan atractiva para lo
  58. 58. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM sobrenatural, las líneas de poder que han atraído a todo tipo de seres aquí durante generaciones, están todavía aquí. Puedo sentirlas. Y otras personas, otras criaturas, ellos también pueden sentirlas. — La voz de Bonnie creció en alarma. — ¿Así que todo va a pasar otra vez? — Stefan se frotó el puente de la nariz. —Yo no lo creo. Pero algo más podría. Meredith está en lo cierto, tenemos que estar atentos. — Él dio un beso en el hombro de Elena y apoyó la mejilla contra su pelo. No había duda, pensó Meredith irónicamente, por qué este ser sobrenatural en particular vino a Fell´s Church, de todas formas, y no fue debido a las líneas de poder a través de la zona. Elena jugó con la rosa roja, Stefan debía haberla traído. — ¿Es esa la única razón de que estés preocupada, Meredith? — Preguntó a la ligera. — ¿El deber por Fell’s Church? — Sintió como Meredith se ruborizaba un poco, pero su voz era seca y calma. —Creo que esa es razón suficiente, ¿no? — Elena sonrió. —Oh, sí razón suficiente, supongo. ¿Pero puede haber otra? — Ella hizo un guiño a Bonnie, para cuya expresión ansiosa aclaro en respuesta. — ¿A quién conocemos que quedará fascinado por todos los cuentos que tienes que decir? ¿Especialmente cuando se entere de que la historia no ha terminado todavía? — Bonnie se volvió en su asiento, su sonrisa cada vez mayor. — Oh. Oh. Ya veo. No va a ser capaz de pensar en otra cosa,
  59. 59. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM ¿verdad? O en otra persona. — Ahora los hombros de Stefan se relajaron, y en el asiento del conductor Matt dejó escapar una risita y meneó la cabeza. —Vosotras tres, — dijo cariñosamente. —Nunca nos dan a los chicos una oportunidad. — Meredith miró de frente y levantó la barbilla ligeramente, haciendo caso omiso de todos ellos. Elena y Bonnie la conocían demasiado bien, y las tres habían pasado suficiente tiempo maquinando juntas, debía haber sabido de ellas verían a través de su plan en un minuto. Pero ella no tenía que admitirlo. Aunque, habían levantado el estado de ánimo solemne en el coche. Meredith se dio cuenta que estaban todos haciéndolo a propósito, hacer suave y cuidadosamente chistes y bromas alegres, tratando de aliviar el dolor que Elena y Stefan debían estar sintiendo. Damon estaba muerto. Y mientras que Meredith había desarrollado un prudente y cauteloso respeto al imprevisible vampiro durante su tiempo en la dimensión oscura y Bonnie había sentido, algo más cálido, pensó Meredith, Elena lo había amado. Realmente lo amaba. Y a pesar de que la relación de Damon y de Stefan había sido tormentosa, por lo menos durante siglos, había sido hermano de Stefan. Stefan y Elena estaban sufriendo y todo el mundo lo sabía. Después de un minuto, los ojos de Matt fueron hasta el espejo retrovisor para mirar a Stefan. —Hey, — dijo, —Me olvidé de decirte. En esta realidad no ha desaparecido el día de
  60. 60. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Halloween, tú te quedaste de titular y llevaste al equipo de fútbol todo el camino hasta el campeonato estatal. — Sonrió, y la cara de Stefan se abrió en el simple placer. Meredith casi había olvidado que Stefan había jugado con Matt en su equipo de fútbol en la escuela antes que su profesor de historia, el Sr. Tanner, muriera en la casa encantada de Halloween y todo se había ido al infierno. Ella tenía olvidado de que él y Matt habían sido verdaderos amigos, haciendo deporte y saliendo, a pesar de que ambos habían querido a Elena. Y ¿quizá Mat todavía amaba a Elena? se preguntó y miró rápidamente la parte trasera de la cabeza de Matt. No estaba segura de cómo se sentía Matt, él siempre le había parecido a ella como el tipo de chico que. Cuando se enamora, se queda en el amor. Pero también era el tipo de chico que siempre sería demasiado honorable para tratar de romper una relación, no importa lo que sintiera. —Y, — Dijo Matt, —como el quarterback de los campeones del estado, creo que tengo una bastante buena perspectiva para las universidades. — Hizo una pausa y estalló en una amplia sonrisa, orgulloso. —Al parecer, tengo una beca de atletismo de Kent State. — Bonnie chilló, aplaudió Elena y Meredith y Stefan estallaron en felicitaciones. — ¡Yo, ahora! — dijo Bonnie. —Supongo que he estudiado más en esta realidad. Que era probablemente más fácil, desde que una de mis mejores amigas no muere en el primer semestre y estaba disponible para ayudarme. —
  61. 61. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM — ¡Hey! — Dijo Elena. —Meredith siempre fue mejor tutora que yo. No se me puede echar la culpa a mí. — —De todos modos, — continuó Bonnie: — ¡Me metí en una universidad de cuatro años! Ni siquiera me moleste en solicitar en cualquier otra, porque mi promedio no fue alto. Yo voy a tomar clases de enfermería en la universidad de la comunidad como lo hizo María, a pesar de que no estoy segura de que estoy realmente hecha para ser una enfermera, ya que, sangre y otros fluidos me dan asco. Pero, de todos modos, mi madre decía esta mañana que hay que ir a comprar mi habitación en Dalcrest antes del Día del Trabajo. — Ella se encogió de hombros. —Quiero decir, yo sé que no es Harvard, pero estoy muy emocionada. — Meredith se unió a las felicitaciones tranquilamente. De hecho, ella se había metido en Harvard. — ¡Ooh. Y! …Y —Bonnie estaba rebotando en el asiento de la emoción. —Me encontré con Vickie Bennett esta mañana. ¡Ella definitivamente no es muerta! Creo que se sorprendió cuando la abracé. Me olvidé de que en realidad no éramos amigas. — — ¿Cómo está?, — Preguntó Elena con interés. — ¿Recuerda algo? — Bonnie inclina su cabeza. —Parecía estar bien. Exactamente no podría decir lo que ella recuerda, pero no dijo nada acerca de haber muerto ni de Vampiros ni de nada. Es decir, ella siempre fue un poco bla, ¿sabes? me dijo ―te vi en el Centro el pasado fin de semana‖ y me dijo qué color de brillo labial
  62. 62. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM debería comprar. — Elena alzó las cejas. — ¿En serio? — Hizo una pausa y continuó con incertidumbre, — ¿Alguien más se extraña de todo esto? Quiero decir, es maravilloso-no me malinterpreten. Pero es raro, también. — —Es confuso, — dijo Bonnie. —Estoy muy agradecido, por supuesto, de que todas las cosas horribles que se han ido y todo el mundo está bien. Estoy muy emocionada de tener mi vida. Pero mi padre se enfado esta mañana, cuando le pregunte dónde estaba María. — María era una de las hermanas mayores de Bonnie, la última de ellas que vivía en el hogar, además de Bonnie. —Él pensó que yo estaba tratando de ser graciosa. Al parecer, se fue a vivir con su novio hace tres meses, y te puedes imaginar lo que mi padre siente acerca de eso. — Meredith asintió. El papa de Bonnie era el típico protector paternal hecho a la vieja usanza en sus actitudes hacia los novios de sus hijas. Si Mary estaba viviendo con su novio, él debía tener una apoplejía. —Tía Judith y yo hemos estado discutiendo, al menos eso creo. Pero no puedo saber exactamente por qué, — confesó Elena. —No puedo preguntarlo, porque obviamente ya debería saberlo. — — ¿No debería ser todo perfecto ahora?, — Dijo Bonnie con nostalgia. —Parece que ya hemos pasado suficiente. — —No me importa estar confundido, siempre y cuando podamos
  63. 63. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM volver a la vida real, — dijo Matt con seriedad. Hubo una pequeña pausa, que Meredith rompió, buscando algo para sacarlos de sus sombríos pensamientos. —Bonita rosa, Elena, — dijo. — ¿Es un regalo de Stefan? — —En realidad, no, — dijo Elena. —Estaba en mi escalera de entrada esta mañana. — Ella la hizo girar entre sus dedos. —No es de ninguno de los jardines de nuestra calle, sin embargo. Nadie tiene tan hermosas rosas. — Sonrió burlonamente a Stefan, que se tensó una vez más. —Es un misterio. — —Debe ser de un admirador secreto, — dijo Bonnie. — ¿Puedo verla? — Elena se la acerco hasta el asiento delantero, y Bonnie giró el tallo cuidadosamente en su mano, mirando la flor desde todos los ángulos. —Es magnífica, — dijo. —Una rosa única y perfecta. ¡Tan romántico! — Ella fingió un desmayo, levantado la Rosa a su frente. Entonces se estremeció. — ¡Ay! ¡Ay! — La sangre corría por su mano. Mucha más sangre de la que debe venir por el pinchazo de una espina, señaló Meredith, alcanzando ya en su bolsillo un pañuelo de papel. Matt salió del camino. — ¡Bonnie! — comenzó. Stefan sopló bruscamente y se inclinó hacia adelante, sus ojos se ampliaron. Meredith olvidó el pañuelo, temiendo lo que la visión repentina de sangre podría causar en la naturaleza
  64. 64. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM vampírica de Stefan. A continuación, Matt abrió la boca y Elena dijo bruscamente, — ¡Una cámara, rápido! ¡Que alguien me dé su teléfono! — Con tal tono de mando que Meredith automáticamente entregó su teléfono a Elena. Cuando Elena apuntó a Bonnie con la cámara del teléfono, Meredith finalmente vio lo que había asustado a los demás. La sangre roja oscura fue corriendo por el brazo de Bonnie, había transmitido en giros y curvas de su muñeca a su codo. Los hilos de sangre escribían un nombre una y otra vez. El mismo nombre que había estado inquietando a Meredith durante meses.
  65. 65. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Capítulo 7 — ¿Quién es Celia?, — Dijo Bonnie, indignada, tan pronto como habían limpiado la sangre. Había puesto la rosa con cuidado en el medio del asiento delantero, entre ella y Matt, todos eran muy conscientes de que no debían tocarla. Bonita como era, parece más siniestra que hermosa ahora, pensó Stefan sombríamente. —Celia Connor, — dijo Meredith bruscamente. —Dra. Celia Connor. La viste en una visión una vez, Bonnie. El antropólogo forense. — — ¿El que está trabajando con Alaric?, — Dijo Bonnie. — ¿Pero por qué su nombre aparece en mi brazo con sangre? — —Eso es lo que me gustaría saber, — dijo Meredith, frunciendo el ceño. —Podría ser algún tipo de advertencia, — propuso Elena. —No sabemos lo suficiente todavía. Vamos a ir a la estación, nos encontraremos con Alaric y Celia, y luego…— — ¿Qué? —Solicito Meredith, mirando los fríos ojos azules de Elena.
  66. 66. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM —Luego vamos a hacer todo lo que tenemos que hacer, — dijo Elena. —Como siempre. — Bonnie todavía estaba quejándose cuando llegaron a la estación del tren. Paciencia, Stefan se recordó a sí mismo. Por lo general, él disfrutaba de la compañía de Bonnie, pero en este momento, su cuerpo deseaba la sangre humana a la que se había acostumbrado, se sentía. . . off. Él se frotó la mandíbula dolorida. —Realmente me esperaba que por lo menos en un par de días todo fuera normal, — se quejó Bonnie lo que parecía ser la milésima vez. —La vida no es justa, Bonnie, — dijo Matt con tristeza. Stefan le miró con sorpresa-Matt solía ser el primero en saltar y tratar de animar a las chicas, pero el alto y rubio estaba apoyado en la taquilla cerrada, con los hombros caídos, las manos metidas en los bolsillos. Matt encontró con la mirada de Stefan. — ¿Todo empieza de nuevo, no? — Stefan sacudió la cabeza y miró alrededor de la estación. —No sé lo que está pasando, — dijo. —Pero todos tenemos que estar atentos hasta que podamos averiguarlo. — —Oh, eso es reconfortante, — murmuró Meredith, sus ojos grises con expresión alerta explorando la plataforma.
  67. 67. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Stefan cruzó los brazos sobre su pecho y pasó cerca de Elena y Bonnie. Todos sus sentidos, normal y paranormal, estaban en alerta máxima. Extendió la mano con su poder, tratando de detectar cualquier conciencia sobrenatural cerca de ellos, pero no sentía nada nuevo o alarmante, sólo el rumor de fondo calmado de la gente común haciendo su trabajo de todos los días. Era imposible dejar de preocuparse, sin embargo. Stefan había visto muchas cosas en su 500 años de existencia: vampiros, hombres lobo, demonios, fantasmas, ángeles, brujas y toda clase de seres que atacaban a los humanos o los influenciaban de maneras que la mayoría de la gente ni siquiera podría imaginar. Y, como un vampiro, sabía mucho acerca de la sangre. Más de lo que quería admitir. Había visto los ojos de Meredith girarse hacia él con recelo cuando Bonnie comenzó a sangrar. Ella tenía razón para desconfiar de él: ¿Cómo podrían confiar en él cuando su naturaleza básica era matarlos? La sangre era la esencia de la vida, era lo que mantenía a un vampiro por siglos después de que su vida natural debería haber terminado. La sangre era el ingrediente central en muchos hechizos tanto benévolos como perversos. La sangre tenía poderes en sus propios poderes, que eran difíciles y peligrosos de aprovechar. Sin embargo, Stefan nunca había visto que la sangre se comportara de la manera en que lo había hecho en el brazo de Bonnie hoy. Un pensamiento lo golpeó. —Elena, — dijo, volviéndose hacia su cara.
  68. 68. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM — ¿Hmmm? — Respondió ella distraídamente, protegiéndose los ojos mientras miraba por la pista. — ¿Has dijo que la rosa estaba tendida allí esperando por ti en el porche cuando se abrió la puerta esta mañana? — Elena apartó el pelo de sus ojos. —En realidad, no. Caleb Smallwood la encontró allí y me la entregó a mí cuando le abrí la puerta para dejarlo entrar. — — ¿Caleb Smallwood? — Stefan entrecerró los ojos. Elena había mencionado anteriormente que su tía había contratado al muchacho Smallwood para hacer algún trabajo en la casa, pero ella debería haberle dicho de la conexión de Caleb con la rosa antes. — ¿El primo Tyler Smallwood? ¿El tipo que acaba de aparecer de la nada para merodear alrededor de tu casa? ¿El que probablemente sea un hombre lobo, al igual que el resto de su familia? — —No lo conocía. Él estaba perfectamente bien. Al parecer, ha estado en la ciudad durante todo el verano sin que pase nada raro. Simplemente no lo recuerdo. — Su tono era alegre, pero su sonrisa no alcanzó sus ojos. Stefan se extendió de forma automática para hablar con ella en su mente, para mantener una conversación privada sobre lo que realmente sentía. Pero no pudo. Estaba tan acostumbrado a depender de la conexión entre ellos que se olvido que había desaparecido, podía sentir las emociones de Elena, podía sentir su aura, pero ya no podían comunicarse telepáticamente. Él y Elena estaban separados de nuevo.
  69. 69. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Stefan se encogió de hombros miserablemente. Bonnie frunció el ceño, el viento de verano azotando sus rizos de fresa alrededor de su cara. — ¿Es un hombre lobo Tyler ahora? Porque si Sue está viva, él no la mató y no llego a convertirse en un hombre lobo, ¿no? — Elena elevo sus palmas hacia el cielo. —No sé. Se ha ido, de todos modos, y no me arrepiento. Incluso antes de que él fuera un hombre lobo, era un verdadero imbécil. ¿Recordáis que era un matón en la escuela? ¿Y cómo siempre estaba bebiendo de esa petaca y golpeando sobre nosotros? Pero estoy bastante segura de que Caleb es un tipo normal. Lo habría sabido si había algo malo en él. — Stefan la miró. —Tu tiene unos instintos maravilloso para la gente, — dijo con cuidado. — ¿Pero estás segura de que no confías en los sentidos que no tienes para decir lo que Caleb es? — Pensó que los guardianes habían cortado las alas dolorosamente a Elena y destruido sus poderes, poderes que ella y sus amigos sólo entendían a medias. Elena lo miró sorprendida y estaba abriendo la boca para responder cuando el tren entro resoplando en la estación, previniendo la discusión. Sólo unas pocas personas estaban desembarcando en la estación de Fell's Church, y Stefan Pronto diviso la forma familiar de Alaric. Después de renunciar a la plataforma, Alaric escolto a una esbelta mujer afro-americana que salió de detrás de él.
  70. 70. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM La Dra. Celia Connor era ciertamente encantadora, Stefan le daría eso. Ella era muy pequeña, tan pequeña como Bonnie, con la piel oscura y el pelo cortado al rape. La sonrisa que le dio a Alaric cuando lo tomó del brazo era encantadora y ligeramente traviesa. Tenía grandes ojos marrones y un cuello largo y elegante. Elegante y práctica en ropa de diseñador, llevaba botas de cuero blando, jeans ajustados y una camisa de seda en tonos zafiro. Una bufanda larga, diáfana envuelta alrededor de su cuello, agregaba que su atuendo sofisticación. Cuando Alaric, todo el pelo rubio revuelto y sonrisa infantil, le susurró familiarmente al oído, Stefan sentía tensa a Meredith. Parecía que le gustaría mucho probar algunos de sus movimientos de artes marciales en un cierto antropólogo forense magnífico. Pero entonces Alaric vio a Meredith, se precipitó hacia ella, y la tomó en sus brazos, tirando de ella mientras se abrazaban, y se relajó visiblemente. En algunos momentos, los dos estaban riendo y hablando, y no parecían ser capaces de dejar de tocarse, como si fuera necesario para convencerse de que en realidad estaban juntos de nuevo. Claramente, pensó Stefan, Cualquier preocupación que Meredith había tenido acerca de Alaric y la Dra. Connor había sido infundada, por lo menos en cuanto a Alaric se refiere. Stefan volvió su atención a Celia Connor de nuevo. Su primera tentativa de Poder descubrió un resentimiento latente ligero que emanan de la antropóloga. Comprensible: era humana, era muy joven a pesar de su porte y sus muchos logros profesionales, y había pasado una gran cantidad de
  71. 71. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM tiempo trabajando en estrecha colaboración con un Alaric muy atractivo. No sería sorprendente si sentía un poco de propiedad hacia él, y ahí estaba él, alejándose de ella y en la órbita de una adolescente. Pero lo más importante, su poder sobrenatural no encontró sombra colgando sobre ella y ningún poder concentrado. Sea cual sea el significado del nombre Celia escrito con sangre, al parecer la Dra. Celia Connor no lo había causado. — ¡Que alguien tome fotos! — Dijo Bonnie, riendo. —No hemos visto a Alaric durante meses. ¡Tenemos que documentar su retorno! — Matt sacó su teléfono y se llevó un par de fotos de Alaric y Meredith, con los brazos alrededor uno del otro. — ¡Todos nosotros!, — Insistió Bonnie. —Tú también, Dra. Connor. Pongámonos de pie en la parte delantera del tren, que es un escenario magnífico. Toma esta, Matt, y luego yo tomare algunas de ellos contigo. — Barajaron varias posiciones: golpeando, excusándose, presentándose a Celia Connor, y levantando los brazos alrededor del otro en un estilo exuberante casual. Stefan se vio empujado hasta el borde, el brazo de Elena, a través de él, y él discretamente inhaló el aroma limpio y dulce de su cabello. — ¡Todos a bordo! — Dijo el conductor y cerró las puertas del tren.
  72. 72. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Matt, Stefan se dio cuenta, había dejado de tomar fotos y los miraba, sus ojos azules cada vez mayores en lo que parecía ser terror. —Detener el tren, — gritó. —¡Detener el tren! — — ¿Matt? ¿Qué demonios?, — Dijo Elena. y Meredith apareció detrás mirando hacia el tren, con una expresión de comprensión apareciendo. —Celia, — dijo con urgencia, extendiendo la mano hacia la otra mujer. Stefan vio en la confusión que Celia se apartó de ellos precipitadamente, casi como si una mano invisible la hubiera agarrado. Cuando el tren empezó a moverse, Celia caminaba, y luego corría a su lado con movimientos rígidos, frenético, con las manos tirando rápidamente de su garganta. De repente, la perspectiva de Stefan cambió y entendió lo que estaba sucediendo. La bufanda de Celia había sido de alguna manera firmemente atrapada por el cierre de la puerta del tren, y ahora el tren le tiraba del cuello. Corría para evitar ser estrangulada, el pañuelo como una correa tirando de ella a lo largo. Y el tren comenzaba a tomar velocidad. Sus manos tiraban de la bufanda, pero los dos extremos estaban atrapados en la puerta, y su arrastrar sólo parecía apretarla alrededor de su cuello. Celia se acercaba al final de la plataforma y el tren resoplaba más rápido. Sería una caída plana de la plataforma hasta el suelo más allá de los matorrales. En algunos momentos, se caería, su cuello se rompería, y el tren iba a arrastrarla a lo largo de varios kilómetros.
  73. 73. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Stefan tomó todo esto en el espacio de un solo aliento y entró en acción. Sintió que sus caninos se alargaban a medida que una oleada de energía pasaba a través de él. Y luego se movió, más rápido que cualquier ser humano, más rápido que el tren, y corrió hacia ella. Con un rápido movimiento, la tomó en sus brazos, para aliviar la presión alrededor de su cuello, y le arrancó la bufanda a la mitad. Se detuvo y bajo a Celia a medida que el tren aceleró y salió de la estación. Los restos de la bufanda se deslizaron de su cuello a la plataforma a sus pies. Ella y Stefan se miraron fijamente, respirando con dificultad. Detrás de ellos, podían escuchar a los demás gritando, golpeando sus pies en la plataforma, ya que corrían hacia ellos. Los ojos marrones oscuros de Celia estaban muy abiertos y llenos de lágrimas de dolor. Se lamió los labios nerviosamente y tuvo varias respiraciones cortas, jadeando, apretando las manos contra su pecho. Podía oír su corazón latiendo, la sangre corriendo a través de su sistema, y se concentró en sacar sus colmillos hacia atrás volviendo a su rostro humano. Se tambaleó de repente, y Stefan pasó el brazo alrededor de ella. —Estás bien, — dijo. —Estás bien ahora. — Celia se echó a reír, un poco histérica y se secó los ojos. Luego se puso en pie, enderezando sus hombros, y aspiró profundamente. Stefan podía verla calmase de forma
  74. 74. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM deliberada, a pesar que su ritmo cardíaco se tambaleaba, y admiró su auto-control. —Entonces, — dijo, tendiéndole la mano, —debes ser el vampiro de quien Alaric me habló. — Los otros se acercaban a ellos ahora, y Stefan miró a Alaric con alarma. —Eso es algo que prefiero mantener en privado, — dijo Stefan, sintiendo una punzada de irritación hacia Alaric por divulgar su secreto. Pero sus palabras fueron ahogadas por un grito de Meredith. Sus ojos grises, por lo general tan serenos, estaban oscuros, con horror. —Mira, — dijo, señalando. —Mira lo que dice. — Stefan volvió su atención a las piezas de tela transparente en torno a sus pies. Bonnie dio un gemido y Matt frunció las cejas. El bello rostro de Elena estaba pálido por el susto, y Alaric y Celia ambos parecían totalmente confundidos. Por un momento, Stefan no vio nada. Entonces, como un cuadro que entra en el enfoque, su visión se ajusto y vio lo que todos estaban mirando. El pañuelo desgarrado había caído en un montón retorcido, y los pliegues de la tela supuestamente aleatoria claramente formada palabras que deletreaban: Meredith
  75. 75. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM Capitulo 8 —Fue espeluznante en serio—, dijo Bonnie. Se habían subido todos en el coche de Matt, Elena sentada sobre el regazo de Stefan y Meredith en el de Alaric (Bonnie había observado que a la Dra. Celia no le había encantado precisamente). Luego me apresuraron a regresar a la pensión, en busca de consejo. Una vez allí, todos se habían apiñado a la sala y le contaron la historia de la señora Flowers, hablando unos y otros al mismo tiempo. —En primer lugar el nombre de Celia con mi sangre, apareciendo de la nada—, dijo Bonnie, —y luego está este accidente extraño que podría haberla matado, y luego el nombre de Meredith aparece, también. Todo es muy, muy raro—.
  76. 76. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM —Yo lo había puesto un poco más fuerte que eso—, dijo Meredith. Luego arqueó una ceja elegante. —Bonnie, esta es sin duda la primera vez que me quejo de que no seas lo suficientemente dramática—. — ¡Hey! — se opuso Bonnie. —Hay vas—, bromeó Elena. —Sigue buscando el lado bueno. La última locura es poner a Bonnie bajo llave—. Matt sacudió la cabeza. — ¿Señora Flowers, sabe usted lo que está pasando? — La señora Flowers, sentada en una silla de un acogedor rincón de la sala, sonrió y le dio una palmada en el hombro. Ella había estado tejiendo cuando llegaron, pero había dejado el paquete de hilo de color rosa a un lado y había puesto los ojos azules en calma, con toda su atención, cuando contaron su historia. —Querido Matt—, dijo. —Siempre directo al grano—. La pobre Celia había estado sentada en el sofá con Alaric y Meredith, mirando atónito, ya que había llegado. Una cosa era el estudio de lo sobrenatural, pero la realidad de un vampiro, los nombres que aparecen misteriosamente, y un encuentro con la muerte debe haber sido una sorpresa para su sistema. Alaric tenía un brazo tranquilizante alrededor de sus hombros. Bonnie pensó que tal vez el brazo debería haber estado alrededor de los hombros de Meredith. Después de todo, el nombre de Meredith había aparecido sólo entre los trozos del
  77. 77. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM pañuelo. Pero Meredith estaba sentada allí, mirando a Alaric y Celia, su cara compuesta, su mirada indescifrable. Ahora Celia se inclinó hacia delante y habló por primera vez. —Perdón—, dijo amablemente, con voz un poco temblorosa, — pero yo no entiendo por qué hemos traído esto… este problema a…— su voz se apago mientras sus ojos parpadeaban hacia la señora Flowers. Bonnie sabía lo que quería decir. La señora Flowers parecía la personificación de una mujer dulce, una ancianita de suave pelo gris recogido en un moño, una expresión vaga cortésmente, una ropa que se inclinaba hacia tonos pasteles o negros en mal estado, y la costumbre de murmurar en voz baja, al parecer para ella misma. Hace un año, Bonnie misma había pensado que la señora Flowers era sólo la vieja loca que dirigía la pensión donde vivía Stefan. Pero las apariencias pueden ser engañosas. La señora Flowers se había ganado el respeto y la admiración de todos y cada uno de ellos por la forma en que había protegido al pueblo con su magia, poder y sentido común. Había mucho más en esta viejita de lo que se veía. —Querida mía—, dijo la señora Flowers con firmeza, —usted ha tenido una experiencia muy traumática. Tómate el té. Es una mezcla especial que calma, ha pasado en mi familia por generaciones. Vamos a hacer todo lo posible por usted—. Bonnie observo que, era una manera muy dulce y elegante de poner a la Dra. Celia Connor en su lugar. Que se bebiera su té
  78. 78. THE HUNTERS VOL 1 : PHANTOM y se recuperara, que sería la manera de resolver el problema. Los ojos de Celia se encendieron, pero tomó un sorbo de té obedientemente. —Ahora—, dijo la señora Flowers, mirando a los demás, —a mí me parece que lo primero que se debe hacer es averiguar cuál es la intención que está detrás de la aparición de los nombres. Una vez que hagamos eso, tal vez vamos tener una idea mejor de quién podría estar detrás de su apariencia—. — ¿Tal vez nos advierte? —, Dijo Bonnie vacilante. —Quiero decir, el nombre de Celia apareció, y luego casi muere, y ahora Meredith…— Su voz se apagó y miró a Meredith en tono de disculpa. —Estoy preocupada podrías estar en peligro—. Meredith enderezó los hombros. —Ciertamente no sería la primera vez—, dijo. Flores señora asintió enérgicamente. —Sí, es posible que la aparición de los nombres tunga una intención benévola. Vamos a explorar esa teoría. Alguien puede estar tratando de darte una advertencia. Si es así, ¿quién? Y ¿por qué tienen que hacerlo de esta manera? — La voz de Bonnie era aún más suave y vacilante. Pero si nadie más lo iba a decir, lo haría. — ¿Podría ser Damon? — —Damon está muerto—, dijo Stefan rotundamente. —Pero cuando Elena había muerto, me advirtió acerca de

×