• Me gusta
La ley de la siembra y la cosecha
Próxima SlideShare
Cargando en...5
×

La ley de la siembra y la cosecha

  • 9,519 reproducciones
Subido el

sembrando para la eternidad

sembrando para la eternidad

Más en: Espiritual
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
Sin descargas

reproducciones

reproducciones totales
9,519
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
0

Acciones

Compartido
Descargas
96
Comentarios
2
Me gusta
4

Insertados 0

No embeds

Denunciar contenido

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ¿QUE ES LA LEY DE LA SIEMBRA Y LA COSECHA?
  • 2. JESUS EL MEJOR EJEMPLO DE SIEMBRA• Por esencia Dios es un Dios dador, por amor sembró a su hijo Jesús para salvar a la humanidad (Juan 3:16),• Jesús es la semilla que Dios plantó y a través de El concibió a cada persona llegando a ser una nueva persona. Génesis 3:15• El se dio a sí mismo; dio su amor, su paz, su poder, su misericordia, su justicia, su tiempo, su cansancio, su vida y su sangre. Se dio todo y nos enseñó a dar. Lucas 6:38
  • 3. CONSEJOS PARA OBTENER UNA BUENA COSECHA 1. ESCOJA Y PREPARE BIEN EL TERRENO EN EL QUE VA A SEMBRAR.• En Mateo 13:1-9 encontramos la parábola del sembrador y se ve claramente la importancia que tiene el terreno para que la semilla pueda crecer y dar fruto. El terreno es el corazón. Por tanto lo primero que hay que hacer es preparar nuestro corazón. También el terreno equivale al lugar donde vamos a sembrar, ( congregación, ministerio, familia etc.)• Antes de sembrar el terreno debe estar preparado:• Se debe remover la tierra y sacar las piedras y la maleza que haya en ella. (El pecado, malas actitudes, etc)• Se debe remojar o humedecer para quitar la aridez. (disponer el corazón y humillarse en oración)• Se le deben colocar los nutrientes adecuados para la semilla que vamos a sembrar. ( la palabra de Dios es alimento)
  • 4. ESCOJA LO QUE VA A SEMBRAR• Lo que sembramos recogemos. No se puede sembrar manzanas y recoger naranjas, cada semilla se reproduce a si misma.• Si usted quiere bendiciones siembre bendiciones, si usted quiere amistad siembre amistad, si usted quiere que las personas sean amables con usted, sea amable con ellas.• “y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos”. ( Luc 6:31)• Si usted quiere amor, siembre amor, si quiere dinero siembre dinero.
  • 5. ESCOJA LA CANTIDAD QUE VA A SEMBRAR, A MAYOR CANTIDAD MAYOR COSECHA• 2 Cor 9:6 “Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará”.• Lo que recogemos es directamente proporcional a lo que sembramos, si sembramos poco, recogeremos poco, si sembramos mucho recogeremos en abundancia.
  • 6. ASEGURESE DE LA CALIDAD DE LA SEMILLA QUE VA A SEMBRAR.• Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos”. Mat 7:17• Es importante la calidad de la semilla que sembremos, y esto depende de la actitud del corazón. Lo que se da representa al que da.• Abel ofrece lo primero y lo mejor de El y de todo lo que tenía a Dios (Gen 4:1-5)• Dios mira nuestro corazón.• A Dios le ofrecemos lo mejor.
  • 7. RECUERDE QUE SIEMPRE SE COSECHA MAS DE LO QUE SE SIEMBRA.• Se siembra un grano de frijol y este produce una plantita que eventualmente echará vainas cargadas de varios frijoles. Se siembra un grano de maíz y la planta produce las mazorcas cada una con una cantidad abundante de granos. Un grano de frijol se multiplica en varios, un grano de maíz.• También, lo mismo ocurre en el terreno espiritual.
  • 8. NO SE DESESPERE… PARA COSECHAR HAY QUE ESPERAR EL TIEMPO PRECISO DE RECOGER.• Hay que dejar a la semilla el tiempo necesario para germinar y crecer. No pretendamos recoger antes de que esté listo el fruto.• El sembrar es un asunto de perseverancia y de fe. No podemos cansarnos de sembrar porque llegará el momento de cosechar con alegría.• “Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas”. Salmo 126: 5-6• “Por tanto, no nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.” Gal 6:9
  • 9. SI QUERE VER EL FRUTO DEBE CUIDAR LO SEMBRADO• Cuando el tiempo de la siembra a pasado toca cuidar lo sembrado: regar y abonar, para que cuando llegue el momento de la cosecha se puedan recolectar estupendos frutos. No nos podemos dejar llevar de la apatía, el olvido o la desidia y abandonarán la siembra, debemos permanecer creyendo y no permitir que crezca maleza alrededor de ella. Cuando hemos hecho compromisos de siembra no podemos abandonarlos.• (Marcos 4.19) “pero los afanes de este siglo y el engaño de las riquezas y las codicias de otras cosas entran y ahogan la palabra y se hacen infructuosa”.• Jesús habló de la cosecha gradual en (Marcos 4:28) cuando dice “la tierra lleva fruto de si, primero el tallo, después el grano lleno en la espiga” antes que ver el tremendo milagro de su cosecha, probablemente primero aparecerá una firme corriente de bendición en su vida a medida que su cosecha crece hacia la madurez.
  • 10. CUANDO LLEGUE LA COSECHA NO SE LA COMA TODA (2 Corintios 9:10) dice “y el que da semilla al que siembra y pan al que come, proveerá y multiplicara vuestra sementera y aumentara los frutos de vuestra justicia”. Dios pone la cosecha en nuestras manos por dos razones:• Para tener pan para comer, es decir para suplir las necesidades diarias.• Para tener semilla para sembrar lo que significa semilla para invertir en su reino. Si eligiésemos comer todas nuestras semillas, no dejaríamos nada para sembrar y así tener futuras cosechas. Así por ejemplo cuando usted coseche financieramente asegúrese de diezmar sin demora pues esa es la semilla para volver a sembrar y volver recoger.
  • 11. APLICACION TEOTERAPICAA Toda oportunidad que tengamos para dar ysembrar, le debemos añadir la fe y convertirla en unasemilla que lanzamos hacia Dios para que nosdevuelva multiplicado en la forma de nuestranecesidad.Nunca debemos cansarnos de dar y desembrar, debemos dar lo primero y lo mejor a Dios y alos demás y debemos hacerlo con amor, asípodremos esperar lo mejor de Dios para nosotros.Lo normal es que veamos milagros todos los días siaprendemos a desarrollar nuestra fe aplicando la leyde la siembra y la cosecha.