26
LíderJuvenil®
Un recurso de EspecialidadesJuveniles®
REVISTA ESPECIALIZADA
LiderJuvenil.com
AÑO 08 NRO. 26
ENERO - FEBR...
ENERO - FEBRERO / 2015
AÑO 08 | NÚMERO 26
MASTERMIND Lucas Leys
EDITOR EJECUTIVO Howard Andruejol
editorial@liderjuvenil.c...
en verdad no sea ni un buen testimonio ni una conducta honrosa
delante de Dios. Debemos animarles a cambiar (1 Tesalonicen...
La columna de esta edición es para aquellos que, como yo, a veces se desaniman con su progreso en su vida espiritual. No
t...
LauniónhipostáticadeCristo
A UNIÓN… ¿QUÉ?, «Ah, debe ser otra de esas frases que les gustan a los teólogos y que no
tiene ...
El hecho de que Jesús es capaz de «compadecerse de nuestras
debilidades», significa que Él comprende perfectamente nuestra...
estar yendo cuesta abajo. Por eso Dios en su misericor-
dia permite un toque de atención para reenfocarnos en
lo important...
Alex Chiang
DE SEXO SÍ SE HABLA
10 LiderJuvenil.com
La alternativa de la sexualidad
ABLO RETOMA LA ENSEÑANZA DEL LIBRO
DE ...
12 LiderJuvenil.com
I N F O R M E C E N T R A L
CUANDO
LASCOSAS
NOSALEN
BIEN
INFORME CENTRAL
Cuando las cosas no
salen bien
El fracaso es parte de cualquier ocupación sin importar la naturaleza del t...
14 LiderJuvenil.com
INFORME CENTRAL
El líder
necesitará
siempre de
una buena
dosis de
coraje para
permanecer
fiel.
El info...
INFORME CENTRAL
INFORME CENTRAL
El líder jamás
debe seguir
su propia
agenda ni la
agenda de los
demás, más
bien debe
apren...
INFORME CENTRAL
16 LiderJuvenil.com
A continuación quiero dar dos consejos básicos
para salir de una situación de fracaso....
Oscar Pérez
COLUMNISTA INVITADO
Explosióndesabores
AY SABORES QUE UNO JAMÁS OLVIDA. Algunos van
unidos a momentos o person...
trucción de nuestro carácter que aquel que emerge de la prueba
y de la aflicción (1 Pe. 1:6-7; Stg. 1:2-4) Su resultado es...
COLUMNISTA INVITADO
Jonathan Peralta
COLUMNISTA INVITADO
Jonathan es forma parte del Staff de Especialidades Juveniles Chi...
22 LiderJuvenil.com22 LiderJuvenil.com
Lipe Fernández
COLUMNISTA INVITADO
22 LiderJuvenil.com22 LiderJuvenil.com
COLUMNIST...
@Gloriavaz
24 LiderJuvenil.com
Gloria Vázquez
COLUMNISTA INVITADO
24 LiderJuvenil.com
Colgamos la toalla
ENÍAMOS UN MINIST...
COLUMNISTA INVITADO
COLUMNISTA INVITADO
COLUMNISTA INVITADO
Kenda es un ministro ordenado de la Unidad Metodista y Profe-
...
Walter Heidenreich
CARÁCTER DEL LIDER
Llegaron los
problemas sin
pedir permiso
26 LiderJuvenil.com
Walter es argentino, pa...
RESPUESTA DE DIOS:
Mí querido hijo «fracasado»:
Quiero contarte, o mejor, repetirte, porque tú ya debes conocerla, la hist...
ORACIÓN PARA EVITAR EL
FRACASO
Señor,
Libra mis ojos de la muerte;
Dales la luz que es su destino.
Yo, como ciego del cami...
Santiago Benavides
INSPIRARTE
Una combinación entre
reflexión y arte
30 LiderJuvenil.com
Santiago es un cantautor y pastor...
CITAS CITABLES
CITAS CITABLES por Alan Perdomo
«El optimista siempre tiene
un proyecto. El pesimista
siempre tiene una exc...
¿CUÁLES SON TUS HOBBIES, AMIGA?
O dicho en otras palabras, ¿cuáles son las actividades que
más disfrutas hacer en tu tiemp...
SI
NO
Annette Gulick
OTRO HEMISFERIO
34 LiderJuvenil.com
DESASTRE
GENERATIVO
Annette ha pastoreado la juventud principalme...
SI
NO
¿De qué necesitas
pedir PERDÓN a Dios?
(1ª de Juan 1:9)
¿Qué APRENDIZAJE
te llevas de la
experiencia?
¿Quién te pued...
I HAY ALGO QUE APRENDEMOS DE LOS SALMOS,
es que en las canciones dirigidas a Dios no
hay temas prohibidos, emociones vetad...
Publicidad
enlacemusical
Reconóceme
Este es un juego que te ayudará a despertar el interés entre
los chicos de tu grupo ya que se podrán conocer me...
BIBLIOTECA DE IDEAS
Noche misionera
Debemos fomentar en nuestros jóvenes el deseo de hablar de Cristo a los
no alcanzados,...
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Revista Juvenil 26
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Revista Juvenil 26

896 visualizaciones

Publicado el

AYUDA JUVENIL

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
896
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
10
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Revista Juvenil 26

  1. 1. 26 LíderJuvenil® Un recurso de EspecialidadesJuveniles® REVISTA ESPECIALIZADA LiderJuvenil.com AÑO 08 NRO. 26 ENERO - FEBRERO ‘15 DISTRIBUCIÓN GRATUITA COLUMNISTASINVITADOS: GLORIAVÁZQUEZ LIPEFERNÁNDEZ OSCARPÉREZ JONATHANPERALTA CONSEJOS DESDE EL FRENTE Alex Sampedro OJO PASTORAL Luciano Jaramillo CONEXIÓN FAMILIAR Jim Burns INFORME CENTRAL Francisco Luna TAMBIÉN EN ESTA EDICIÓN CUANDO LASCOSAS NOSALEN BIEN
  2. 2. ENERO - FEBRERO / 2015 AÑO 08 | NÚMERO 26 MASTERMIND Lucas Leys EDITOR EJECUTIVO Howard Andruejol editorial@liderjuvenil.com CO-EDITOR Juan Shimabukuro ASISTENTE EDITORIAL Pilar Suárez, María Paula Guzmán pilar@liderjuvenil.com DIRECCIÓN DE DISEÑO Juan Shimabukuro PUBLICIDAD ventas@liderjuvenil.com FOTO DE PORTADA Shutterstock COLUMNISTAS Lucas Leys, Junior Zapata, Emmanuel Espinosa, Jim Burns, Annette Gulick, Felix Ortiz, Alan Perdomo, Dave Gómez, EnlaceMusical.com, Kristy Motta, Marcelo Gallardo, Camilo García, Pilar Suárez, Salvador Marroquín, Rebeca Mansilla, Luciano Jaramillo, Alex Chiang, Juan Shimabukuro. TRADUCCIÓN Ariel Castillo BOARD Mark Oestreicher, Jim Burns, Felix Ortiz, Junior Zapata, Rich Van Pelt, Esteban Fernandez, Valeria Leys, Esteban Obando, Aarón Arnold, Willy Gómez. CONTÁCTENOS info@liderjuvenil.com Tel. 954. 447. 6838 8410 NW 53rd Terrace. Suite 103 Miami, FL 33166 USA DECLARACIÓN DE MISIÓN LíderJuvenil® existe para servir a quienes trabajan con jó- venes ofreciéndoles reflexión e información que les ayu- de a madurar espiritualmente y a crecer en efectividad en sus ministerios. Los artículos publicados en esta edición representan la opinión de sus autores y no necesariamente la de los edi- tores. Las personas que aparecen en la fotografías que ilustran los artículos no guardan necesariamente rela- ción con su contenido. Autorizamos el uso del contenido de LiderJuvenil® siempre y cuando su fin no sea lucrativo y se dé crédito al autor, así como al número y volumen de LiderJuvenil® . 2 LiderJuvenil.com STAFF CONTENIDO SÍGUENOS EN @RevLiderJuvenil 3 EDITORIAL «Negativo pero posible positivo» por Howard Andruejol Aprender de los fracasos demuestra en quién pone el ser humano su confianza. 4 CONEXIÓN FAMILIAR «No te detengas, no renuncies» por Jim Burns El susurro de ánimo de un maestro a un inexperto. 6 TEOLOGÍA «Implicaciones muy prácticas de la unión hipostática de Cristo» por Alan Perdomo Un concepto teológico que nos invita a relacionarnos con Jesús 100% Dios y 100% humano. 8 CONSEJOS DESDE EL FRENTE «Bienaventurados los fracasados» por Alex Sampedro El Director de Especialidades Juveniles España hace un llamado a ver la frustración como la oportunidad de transformar el corazón del ser humano. 10 DE SEXO SÍ SE HABLA «La alternativa de la sexualidad» por Alex Chiang El misterio de la sexualidad apunta a revelarnos la clase de relación que Dios anhela tener con los seres humanos. 12 INFORME CENTRAL «Cuando las cosas no salen bien» por Francisco luna Unos parámetros para ver el fracaso desde la perspectiva de Dios. El fracaso al igual que el éxito en el ministerio depende únicamente de la gracia del Señor. 18 COLUMNISTA INVITADO «Explosión de sabores» por Oscar Pérez «Colgamos la toalla» por Gloria Vázquez «Cinemática ministerial» por Jonathan Peralta «El fracaso es mejor amigo que el éxito» por Lipe Fernández 24 CARÁCTER DEL LÍDER «Llegaron los problemas sin pedir permiso?» por Walter Heidenreich Algunas sugerencias y recordatorios para situacio- nes que no salen como se esperaba. 26 OJO PASTORAL «¿Por qué tenemos que fracasar?» por Luciano Jaramillo Carta de Dios a su hijo fracasado. 28 ISNPIRARTE NUEVO «Una combinación entre reflexión y arte» por Santiago Benavides Damos la bienvenida a esta nueva columna en la que encontrarás una mezcla entre arte y reflexión. 29 CITAS CITABLES «Así lo dijeron» por Alan Perdomo Frases que dijeron personajes famosos para gene- rar discusiones interesantes con los jóvenes. 30 ELLAS «Hobbies con propósito» por Carina Valerga La combinación perfecta entre disfrutar de algu- na actividad y bendecir a otras personas. 32 OTRO HEMISFERIO «Desastre generativo» por Annette Gulick Un diagrama de flujo que te ayudará a ver con esperanza las situaciones que no salen bien. 34 ENLACE MUSICAL «Quebrantamiento: La esencia de un salmista» por Dave Gómez Una reflexión acerca de quién es un verdadero salmista. 36 BIBLIOTECA DE IDEAS 38 LIBROS RECOMENDADOS 41 WEBSITE por Salvador Marroquín 42 PÁGINA ABIERTA «Un plan de acción para el nuevo año» por Walter Acosta Unas ideas para diseñar un plan que ayude a avanzar en el 2015. 44 METROPLEX «Loca osadía Vs. Peligrosa inercia» por Lucas Leys Cómo los errores y las críticas ayudan a purificar.
  3. 3. en verdad no sea ni un buen testimonio ni una conducta honrosa delante de Dios. Debemos animarles a cambiar (1 Tesalonicenses 5:14). Recientemente leía a Anjaly Sastri y Kara Penn, quienes pre- sentan su libro «Fail better» (Fracasar mejor) de la siguiente mane- ra: «Nuestro punto de partida es la idea de que el tipo correcto de fracaso –en escala menor, reversible, informativo, conectado a metas más amplias, y diseñado para iluminar asuntos clave- pavimenta el camino al éxito. El tipo incorrecto implica desperdicio, desáni- mo, pensamiento rígido, y daño en la reputación. Por cada fracaso potencialmente bueno, el mundo nos presenta con muchas más formas de fallar terriblemente.» En nuestro caso, estamos rodeados de oportunidades para fallar a diario. Nuestros roles de liderazgo nos exponen a tanta vulne- rabilidad, en nuestro corazón y en nuestras relaciones.También corremos el riesgo de tomar malas decisiones o que las cosas salgan mal en el ámbito organizacional del ministerio. El espacio es muy corto acá para hacer una lista de los posibles fracasos. Sin embargo, estoy seguro que has de estar lidiando con más de uno. Deseo que puedas aprender del mismo, que saques provecho de la experiencia. Recuerda que lo que nosotros no podemos cambiar, es lo que Dios puede usar. En otras palabras, ¡hay esperanza! También aprovecho para animarte a considerar a los adolescen- tes y jóvenes con quiénes trabajas. Ellos también fracasarán. ¿Estás listo(a) para amarlos incondicionalmente? ¿Vas a ser su zona segura para que ellos puedan aprender de sus errores? Deseo que Dios pueda usarte como instructor(a) de la nueva generación, como pas- tor que sana a las ovejas heridas, como mentor(a) que les escucha y aconseja con paciencia. ¡Por favor llévalos al Dios de las nuevas oportunidades! La forma de lidiar con el fracaso demuestra de qué está hecho nuestro carácter y refleja en quién está puesta nuestra esperanza. L VER ATRÁS, ¡CUÁNTAS COSAS NOS HAN SALIDO MAL! Por nuestra culpa o por circunstancias ajenas a nuestra voluntad, el recorrido de la vida está marcado por logros y fracasos. Trato de ser consciente de los errores que he cometido. Sé que no los he reconocido todos –a veces somos tan miopes o tan sinceramente equivocados- pero tengo muy presentes varios de ellos. Howard Andruejol EDITORIAL LiderJuvenil.com 3 Negativo pero posible positivo EDITOR EJECUTIVO @hac4j De hecho, hace un tiempo decidí compartir algunos de mis fracasos en un corto podcast semanal. Lo titulé «Errar es de líde- res», y partí de la premisa que es de inteligentes aprender de los errores, y más inteligente es aprender de los errores de los demás. Así que, pensé, si puedo compartir algunos de mis desatinos, quizás esto ayude a algunos cuantos. La mala noticia, es que abandoné el proyecto –no por falta de contenido, tengo anotado suficiente para muchos episodios más, sino por falta de disciplina. Procuro aprender de mis errores.Trato de ver hacia atrás, para encontrar una mejor manera de haber lidiado con esas situaciones. No siempre lo logro, es difícil, por lo que me enriquezco muchísi- mo de aquellos que tengo cerca, que me aman y cuidan, y me dan luz al respecto –con cariño y firmeza. No estamos solos, hay otros que nos pueden ayudar (ver Gálatas 6:1). Fracasar es parte de nuestra misma naturaleza caída. Nacemos contaminados por el pecado, y tenemos esa inclinación a caer cor- tos, a errar el blanco. Algunos solemos ser muy duros con nosotros mismos a la hora de equivocarnos. Entiendo la frustración cuando algo salió mal o tomamos una decisión poco acertada. Sin embargo, no olvidemos que esto sucede y seguirá sucediendo. Debemos aprender a lidiar con ello saludablemente. Otros, son muy duros con quien falla. Prestos a tirar la primera piedra, y la segunda, y cuantas tengan a su alcance. Poca empatía, poca misericordia.Tal vez no han cometido errores o pecados tan grandes que olvidan cuán difícil es para algunos de nosotros.Todos tenemos tentaciones diferentes; lo que para alguien es fácil de su- perar, para otro puede parecer un gigante invencible. Es necesario tener siempre presente el perdón inmerecido de nuestros pecados, para poder auxiliar a quien necesita nuestro apoyo (Efesios 4:32). Por otro lado, encuentro que algunas personas se acomodan con el fracaso. Se rindieron, dejaron de soñar, dejaron de intentar. Es parte de su estilo de vida. Sin embargo, es lamentable que su apatía
  4. 4. La columna de esta edición es para aquellos que, como yo, a veces se desaniman con su progreso en su vida espiritual. No te detengas; no renuncies. Dios te ayudará a través del poder de su Espíritu Santo. Se cuenta la historia de un famoso compositor y pianista que estaba programado para dar un gran concierto en los Estados Unidos. Fue una noche para recordar; hombres con esmoquin negros y mujeres con vestidos de noche largos muy elegantes; una alta sociedad extravagante. Esa noche en la audiencia estaba presente una madre con su inquieto hijo de nueve años de edad. Cansado de esperar, el niño se retorcía en su asiento. Su madre tenía la esperanza que su hijo fuera motivado a practicar el piano si escuchaba la música del pianista inmortal. Así que, en contra de la voluntad del niño, había venido a un evento de adultos. En un momento en el que la madre se volteó para hablar con sus amigos, su hijo decidió que no podía permanecer más tiempo sentado. Se deslizó fuera de su lado, extrañamente atraído por el taburete en el escenario inundado de luces cegadoras. Sin darse cuenta de la audiencia sofisticada, el muchacho se sentó en el taburete, mirando con los ojos abiertos a las teclas blancas y negras. Puso sus pequeños dedos temblorosos en el lugar correcto y empezó a tocar la melodía «Pa- lillos». El rugido de la multitud había quedado en silencio mientras cientos fruncían el ceño mirándolo. Irritados y aver- gonzados comenzaron a gritar «¡Saquen a ese niño de allí!, ¿Quién trajo a un niño aquí?, ¿En dónde está su madre?, ¡Que alguien lo detenga!». Tras bastidores, el maestro escuchó los sonidos que venían del piano y de la multitud y rápidamente se dio cuenta de lo que estaba sucediendo. A toda prisa tomó su abrigo y corrió hacia el niño. Sin decir una palabra, se inclinó detrás del taburete, con sus brazos alrededor del joven artista comenzó a improvisar una contra melodía para armonizar y mejorar la interpretación del niño. Mientras los dos tocaban la melodía, el famoso pianista se mantuvo susurrando en el oído del niño «Sigue tocando. No te rindas, hijo. Sigue tocando. No te detengas, no te rindas». Dios es el maestro que improvisa una contra melodía en nuestras vidas y mejora nuestros esfuerzos. Al igual que el maestro pianista susurraba al oído «No te detengas, no te rindas». El Señor reconoce y nos anima a continuar, incluso cuando nuestros esfuerzos parecen pequeños, sobre todo ante los ojos de los demás (o como pensamos que otros ven nuestros esfuerzos). No te detengas, No renuncies Jim Burns CONEXIÓN FAMILIAR 4 LiderJuvenil.com @drjimburns Jim es presidente de Home Word, un ministerio que educa, equipa y anima a padres y a iglesias a construir familias que honren a Dios de generación a generación. Es reconoci- do conferencista internacional, anfitrión de radio y autor de más de 40 títulos. L LOS MANTENDRÁ FIRMES HASTA EL FINAL, PARA QUE ESTÉN LIBRES DE TODA CULPA EL DÍA QUE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO VUELVA. Dios lo hará porque Él es fiel para hacer lo que dice y los ha invitado a que tengan comunión con su Hijo, Jesucristo nuestro Señor. – 1 Corintios 1:8-9É
  5. 5. LauniónhipostáticadeCristo A UNIÓN… ¿QUÉ?, «Ah, debe ser otra de esas frases que les gustan a los teólogos y que no tiene nada que ver con la vida real». Esas podrían ser algunas de tus reacciones al leer el título del presente artículo. Sin embargo, si queremos entender mejor lo que confesamos como creyentes y así orientar mejor a los jóvenes, quizá sea hora de comenzar a estudiar con seriedad e inteligencia las implicaciones de las grandes frases teológicas de la fe. En esta ocasión, te invito a repasar y reflexionar en los alcances de la «Unión hipostática de Dios el Hijo». REPASEMOS… ¿QUÉ ES LA UNIÓN HIPOSTÁTICA? Este concepto teológico se define como la unión de la naturaleza divina y la na- turaleza humana en la Persona única del Señor Jesucristo. Sin duda es una de las ideas teológicas más difíciles de comprender. Se desarrolló después de cientos de años de discusiones en los primeros siglos de historia de la iglesia. Fue el Concilio de Calcedonia, en el año 451 d.C., el que lo definió con las siguientes palabras: «Se ha de reconocer a un solo y mismo Cristo Señor, Hijo único en dos naturale- zas, sin confusión, sin cambio, sin división, sin separación». Básicamente, lo que esto quiere decir es que es importante preservar ambas naturalezas de Cristo sin confundirlas ni separarlas, pero tampoco debemos afir- mar que Jesús estaba formado por dos personas, una humana y otra divina, como que si el Salvador sufriera de doble personalidad. Ambas naturalezas subsisten en Cristo, pero Él es una sola Persona. Una buena manera de hablar sería la si- guiente: «Jesús podía hacer milagros porque poseía la naturaleza divina» o «por ser Dios, Jesús merece nuestra adoración», a diferencia de decir que «su parte divina» hacía los milagros o «su lado humano se cansó», lo cual es un error porque enton- ces separamos sus naturalezas. La persona única de Jesús hizo milagros y se cansó. Así debemos hablar para evitar separar o confundir las naturalezas o dividir a la Persona de Cristo. Sin embargo, en medio de estos profundos conceptos, quizá te preguntarás «¿Y qué tiene que ver esto conmigo?». Algunas implicaciones bastante prácticas de esta doctrina tan profunda: SI JESÚS ES 100% SER HUMANO, ENTONCES… Eres parte de una raza privilegiada. ¿Te imaginas? La segunda Persona de la Trinidad se hizo un ser humano, agregando a su naturaleza divina, eterna y perfecta los atributos propios de la humanidad. Entonces, podemos afirmar confiados que el Señor es parte de la raza humana, ya que, recuerda que después de su resurrección y ascensión, él continuó siendo un humano aunque con cuerpo glorificado. Lo anterior eleva nuestra propia humanidad hasta niveles gloriosos. El Señor del cielo se dignó hacerse un ser humano como nosotros. Qué inexplicable pero a la vez prestigioso hecho. ¡No soy cualquier criatura! ¡Él es como yo! Puedes seguir su ejemplo. Quizá hayas escuchado a muchos que dicen «Bueno, pero Jesús era Dios. No me pida que sea como Él». Sin embargo, varias veces en el Nuevo Testamento se nos invita a imitar a Jesús. Él mismo afirmó: «…aprendan de mí…» (Mt. 11:29). Pablo le dice a los corintios «Imítenme a mí, como yo imito a Cristo» (1 Cor. 11:1) y Pedro afirma que Jesús «sufrió por ustedes, dándoles ejemplo para que sigan sus pasos» (1 Ped. 2:21). Por supuesto, si se nos manda a ser como el Maestro es porque tal cosa es posible. No se nos invita a imitar la omnisciencia u omnipotencia o cualquiera de los atributos divinos de Jesús, sino su servicio, su vida de oración, su amor (Jn. 15:12), su misericordia o sus sufrimientos. ¡Sigue imitando al Señor en estos y otros aspectos de tu carácter! Que las personas que te vean se asombren de ti y reconoz- can que has estado con Jesús (Hch. 4:13). Él se identifica completamente contigo. Debido al énfasis casi exclusivo que muchas veces hacemos en la deidad de Jesús, inconscientemente llegamos a pensar en Dios como alguien lejano a nuestros su- frimientos. Por supuesto que confiamos en su poder y su amor, pero en el fondo lo vemos casi como un proveedor poderoso, pero algo lejano. Sin embargo, la Escritura afirma que, al mismo tiempo que Cristo es un extraordinario sumo sacerdote ya que trascendió los cielos (Heb. 4:14), también «fue tentado en todo, de la misma manera que nosotros, aunque sin peca- do» (Heb. 4:15). Implicaciones muy prácticas de... Alan Perdomo TEOLOGÍA @alanperdomo4j 6 LiderJuvenil.com
  6. 6. El hecho de que Jesús es capaz de «compadecerse de nuestras debilidades», significa que Él comprende perfectamente nuestras tentaciones, nuestras dificultades y limitaciones, ya que Él mismo las experimentó, aunque no fue arrastrado por ellas. De esta forma, podemos decir que él sabe lo que sientes cuando alguien te trai- cionó, cuando la frustración llena tu alma, la confusión te paraliza o el miedo te atrapa. No importa tu problema o necesidad, Jesús te comprende y manifiesta una dulce e infinita compasión que se traduce en una compañía efectiva en medio de tu dificultad. He- breos 4:16 nos invita a acercarnos «confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos». ¡Puedes confiar en Él! ¡Él sabe cómo te sientes! ¡Acude a Él en busca de auxilio! SI JESÚS ES 100% DIOS, ENTONCES… Él es digno de toda tu adoración. Adorar a alguien significa rendirle todo el honor que se merece, reconociendo su dignidad superior. Si Jesús es Dios, esto significa que tu adoración debe ser dirigida so- lamente a Él. Pero esto no se trata de simplemente cerrar los ojos o emocionarte en el momento de la alabanza en la iglesia; si lo vamos a reconocer como el Soberano del Universo, nuestra adoración debe ser diaria y total. Debes rendirle tributo y honor cuando estás traba- jando, estudiando o divirtiéndote pasando un rato con tus amigos. Quizá es tiempo de rendirle honra a Jesús no solo en los altares, los templos o los conciertos cristianos, sino en las calles, las universi- dades, las oficinas, los estadios de fútbol o nuestras computadoras. ¡Cómo cambiaría nuestra manera de vivir si adorásemos a Cristo en todo lugar y en todo momento! ¡Hazlo a partir de este día, Él lo merece! Sus enseñanzas y su vida son sobrenaturales. Muchas personas hoy en día son admiradores de Jesús, pero lo aceptan solo como un gran hombre, un importante líder religioso. Sin embargo, esa no debería ser una opción. No puedes simplemente ser un fan de Jesús y hacer a un lado sus afirmaciones más claras y atrevidas: «Yo soy el camino, la verdad y la vida», «Yo soy la luz del mundo», «el Hijo del Hombre puede perdonar pecados», «Yo soy la resurrección y la vida», y otras más. Ahora bien, si aceptas que Él es quien dijo que era, entonces no tienes otra alternativa que rendirte ante Él y vivir de acuerdo a sus preceptos. Esta verdad deja sin explicación lógica el hecho de que haya tantos cristianos viviendo vidas mediocres y adaptadas a un estilo de vida pecaminoso. ¿Cómo es posible que teniendo el ejem- plo y las enseñanzas más grandes que la humanidad haya conocido nos conformemos con vivir a medias? Él es la máxima revelación de Dios. Juan 1 presenta a Jesús como el Verbo de Dios que se hizo humano para salvar a la hu- manidad. En el v. 18 él dice que, aunque nadie ha visto a Dios, el unigénito que tiene comunión íntima con el Padre, «nos lo ha dado a conocer». La palabra griega usada es exegesato, de donde viene un término muy usado en los estudios bíblicos: exégesis. La frase sig- nifica «declarar, explicar, exponer». No hay una forma más clara de entender a Dios que Jesucristo. Es interesante recordar que el Señor siempre tuvo como meta la comunión estrecha con los seres humanos. Desde el Edén, en donde Dios se paseaba en el día para buscar a los humanos y tener comunión con ellos (Gén. 3:8), hasta el Apocalipsis que presenta el final de la historia como el tiempo en el que el tabernáculo divino estará entre los hombres (Ap. 21:3), Dios buscó acercarse a nosotros de manera misteriosa y misericordiosa. Ahora, en Jesús, su imagen es reflejada de manera suprema e implica que se ha acercado de manera decisiva a nosotros. No necesitas la mediación de sacerdotes o líderes ungidos para tener intimidad con Dios. Jesús te revela el carácter y los planes del Dios de los cielos. Acércate a Jesús y enten- derás cada día mejor al Dios que sostiene tu vida y todo el universo. En conclusión, la doctrina de la unión hipostática de Cristo, aunque muy profunda, tiene unas implicaciones que pueden cam- biar tu manera de ver tu vida y tu mundo alrededor.Toma la deci- sión de poner en práctica lo que esta doctrina te enseña y comienza a descubrir el impacto que lo que crees puede tener en lo que haces diariamente. ¡Que así sea para la gloria de Dios! Alan es originario de Honduras. Reconocido maestro de Teología e Historia. Por muchos años trabajó como profesor en el Seminario Teológico Centroamericano (SETECA) en Guate- mala. Autor del libro para jóvenes «¿Ytú,quécrees?» TEOLOGÍA TEOLOGÍA Se ha de reconocer a un solo y mismo Cristo Señor, Hijo único en dos naturalezas, sin confusión, sin cambio, sin división, sin separación. Concilio de Calcedonia (451 d.C)
  7. 7. estar yendo cuesta abajo. Por eso Dios en su misericor- dia permite un toque de atención para reenfocarnos en lo importante, en Él, Jesús. El que vino a enfrentar el mayor fracaso de todos: la muerte. Y ¿cómo la enfrentó? Fracasando. Murió y así se puso junto a todos aquellos que nos hemos sentido cayendo al vacío. No nos dejó de lado sino que se identificó con los fracasados de todos los tiempos, para darnos una salida, darnos éxito. Y Dios triunfó, no a pesar del fracaso, sino a través de el. Las palabras más hermosas de la Biblia presuponen situaciones de fracaso: Perdón, redención, salvación y gracia tienen sentido por el fracaso del pecado. Miseri- cordia y compasión solo son realizables frente a la mi- seria y la escasez. La restauración solo es posible si algo se ha roto. El amanecer no existiría sin la oscuridad. La resurrección implica que haya muerte. Reconozcamos nuestra bancarrota espiritual; que somos pobres en espíritu y necesitamos que Dios siem- pre nos lleve de la mano. Sin Él es imposible andar sobre el mar y nos quedaríamos hundidos. Seamos líde- res vulnerables, compartamos nuestros fracasos y erro- res. Andemos en luz, con transparencia. Seamos vasijas en sus manos, semillas que caen a tierra y mueren, pero que luego dan mucho fruto. El único fracaso verdadero es no amar a Dios, lo demás forma parte del proceso. Pero sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. (Romanos 8:28). NPensamos que los jóvenes necesitan modelos de éxito, porque eso es lo que cambiará sus vidas. Fracasar significa que eres vulnerable, creemos que eso es malo, y no entra dentro de nuestra ecuación de lo que significa ser un líder. El líder es infalible, tiene respuestas, no preguntas, sabe hacia donde va y nunca fracasa. Si fracasa no era el indicado ¿no? Además, medimos el fracaso y el éxito de acuerdo a los estándares de este mundo: Tanto tienes, tanto vales; cantidad de dones, productividad, seguidores, carisma y proyectos. Y sumado a eso los cristianos le añadimos «unción», pre- sencia y una buena iPad. Olvidamos que el mayor fracaso no está en el «hacer» sino en el «ser». Y es ahí a donde Dios apunta. La Biblia está llena de fracasados usados por Dios. De hecho parece una condición fundamental. Personas que no daban la talla para lo que se les había encomendado. Algunos aparentemente apartados durante 40 años por una mala decisión, otros perseguidos injustamente in- comprendidos por un pueblo que no quería escuchar, otros con errores éticos que destrozaron sus vidas, algunos sin poder terminar sus proyectos, con serias dudas sobre su llamado, otros que traicionaban a su Maestro en el momento más inoportuno, y algunos con un carácter que les jugaba malas pasadas en la peor situación y quedaban marcados por una decisión puntual equivocada. ¡Un montón de fracasados! Pero la Palabra enseña que el problema para Dios no es solamente el fraca- so sino cómo reaccionamos ante él. Y es que la realidad es la mejor maestra, y la vida está llena de fracasos. La pregunta entonces no es si has fracasado, la pregunta es si lo sabes. Porque, lo siento mucho, pero has fracasado, y de raíz. Algunos ante esta realidad decidimos escondernos como Adán e inven- tamos un personaje que pueda seguir sirviendo a pesar de las incongruencias. Nos ponemos una hoja de higuera, ridícula, que en realidad a los ojos de Dios no tapa nada, pero aún así nos escondemos. Porque ¿qué pensarán los jóvenes de mi?¿Qué pensaría mi iglesia si supiera que en realidad no soy tan capaz? Pero todos sabemos que tarde o temprano tu necesidad e insuficiencia saldrán a la luz. Es entonces cuando Él puede trabajar con nuestro ser. Y es que en medio de nuestros éxitos del «hacer» no solemos darle espacio a Dios para tratar con nosotros. ¿Para qué? –Pensamos-. Y mientras tanto, nuestro ser interior puede Alex Sampedro CONSEJOS DESDE EL FRENTE Bienaventurados los fracasados 8 LiderJuvenil.com Alex es director de Especialidades Juveniles España/Europa. Es licenciado en psicología, se perfeccionó en piano y canto moderno. Músico, conferencista y autor, viaja por Europa y América. Es un conciliador de fuerzas, contando con el respeto de los diferentes sectores de la iglesia. @AlexSampedro CONSEJOS DESDE EL FRENTE ADIE PUBLICA SUS FRACASOS EN FACEBOOK, NI TWITTER. Nadie quiere seguir a un fracasado. Por eso nos esforzamos en dar la mejor imagen y procuramos tener éxito en todas las áreas de nuestra vida. En todo lo que “hacemos”.
  8. 8. Alex Chiang DE SEXO SÍ SE HABLA 10 LiderJuvenil.com La alternativa de la sexualidad ABLO RETOMA LA ENSEÑANZA DEL LIBRO DE GÉNESIS CUANDO DICE: Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo (Ef. 5.31) DE SEXO SÍ SE HABLA Alex es peruano, graduado en sociología y educación. Conferencista internacional en América Latina. Asesor de la asociación de Grupos Evangélicos Universitarios del Perú. Autor de varios libros, entre ellos «Una bendición llamada sexo» . He leído muchos libros seculares y religiosos que tratan acerca de la sexualidad; pero no he encontrado mejor defini- ción de la sexualidad humana que la descrita en este pasaje. Describe de manera muy profunda tanto la dimensión interna como externa de la sexualidad en una frase tan breve: «los dos llegarán a ser un solo cuerpo». PImaginemos ahora que están de moda los marcianos, que seres extraterrestres visitan la tierra. Ellos no conocen nada acerca de la sexualidad humana. En su planeta ellos se reproducen telepáticamente sin necesidad del contacto de los cuerpos. ¿Cómo reacciona- rían al ver a una pareja de terrícolas en pleno acto sexual? Quizá dirían: «Pero, ¿qué están tratando de hacer éstos?... parece que uno está tratando de meterse dentro del otro; ¿acaso en este planeta no opera el principio universal de la física que enseña que dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio?».En el acto sexual vemos a dos personas tratando de convertirse en uno.Por eso la Biblia afirma: «llegarán a ser un solo cuerpo». Esta realidad de dos que se convierten en uno se expresa de manera dramática y muy vívida en un acto sexual, pero solamente alcanza su plenitud cuando se da la expresión de una unidad más profunda: cuando se expresa una unidad emocional. El gran desafío de la vida en pareja es construir esa unidad emocional. Cuando era soltero pensaba como yo, sentía como yo y decidía como yo. Cuando mi esposa era soltera pensaba como tú, sentía como tú y decidía como tú. Cuando nos casamos tomamos la decisión de dejar de ser «yo» y dejar de ser «tú» para ser «nosotros». Esto significa que de ahora en adelante lo importante no es lo que yo necesito sino lo que nosotros necesitamos, no es lo que yo quiero sino lo que nosotros queremos. La ausencia de esta unidad emocional se manifiesta claramente cuando una pareja discute. Las palabras que más repiten son yo y tú.«Pero yo quería»,«pero tú querías»,«pero yo esperaba»,«pero tú esperabas»,etc.No importa cuántas veces hayan unido sus cuerpos, sus corazones están muy lejos el uno del otro. Por lo tanto la sexualidad es una oportunidad que Dios nos da para replantear nuestra identidad. Ahora bien ¿de dónde nace el impulso que lleva a dos personas a desear convertirse en una? Si recordamos la creación de la primera pareja, Adán y Eva, veremos que Eva fue creada de una costilla de Adán. Esto significa que originalmente la humanidad estaba formada por uno solo (Adán). De ese uno, Dios los convirtió en dos (Adán y Eva). Pero esos dos claman volver a la unidad original de donde fueron creados. Esta hermosa explicación del origen y finalidad de la sexualidad humana solo la vas a encontrar en la Biblia. Por eso el apóstol Pablo se refiere a esta realidad como el misterio de la sexualidad: «Grande es este misterio, mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia» (Ef. 5:32). El misterio de la sexualidad apunta a revelarnos la clase de relación que Dios anhela tener con los seres humanos. Muchas veces en las páginas de la Biblia se toma el amor de un hombre por una mujer para ilustrar el amor de Dios por los seres humanos. El pacto de Dios con su pueblo se asemeja a un compromiso matrimonial. La iglesia es descrita como una esposa. El dolor causado por la infidelidad representa el dolor que Dios experimenta cuando su pueblo adora a otros dioses. Siempre he pensado que la manera en que vivimos nuestra sexualidad nos aleja o nos acerca a Dios. Muchas personas no quieren entrar en una relación viva con Jesucristo porque no están dispuestos a abandonar prácticas sexuales moralmente incorrectas. Pero la sexualidad puede volverse una profunda experiencia de adoración que nos acerque aún más a Dios.
  9. 9. 12 LiderJuvenil.com I N F O R M E C E N T R A L CUANDO LASCOSAS NOSALEN BIEN
  10. 10. INFORME CENTRAL Cuando las cosas no salen bien El fracaso es parte de cualquier ocupación sin importar la naturaleza del trabajo. El actual capitán del equipo de fútbol de la Universidad Católica de Chile lo experimentó por la mala racha de su club: «Siempre es difícil estar en estas situaciones. El cuerpo técnico tiene muchas ganas de sacar esto arriba y nosotros estamos ayudando. No nos ha salido nada este semestre, pero esperamos salir de la tormenta… Hemos tenido un bajón y si quieren llamarlo como fracaso, es fracaso.» El ministerio juvenil no es la excepción, los pastores y líderes también pueden experimentar el fracaso. ¿Cómo medimos el fracaso? El diccionario define fracaso como «resultado adverso en una cosa que se esperaba sucediese bien». Por consiguiente, éxito es el «resultado, en especial feliz, de una empresa o acción emprendida, o de un suceso». Un factor decisivo en la definición de fracaso es la apreciación de lo que se percibe como éxito. Algunos miden el éxito en términos cuantificables, otros lo miden a partir de la capacidad de desarrollar conexiones sociales positivas entre el líder y el conjunto. Para unos depende de una estructura funcional eficaz, para otros de la afirmación que reciben de los demás, etc. Pero, si el éxito se puede volver tan relativo, ¿cómo se puede saber con mayor seguridad qué es fracaso o éxito en el ministerio? Un paso importante que el líder debe dar es definir lo que en realidad significa desde la perspectiva de Dios el fracaso. Esto le dará parámetros sólidos. ¿Cómo mide el fracaso Dios? Si el líder está rodeado de un sinfín de criterios que se imponen en su percepción, entonces, lo mejor que puede hacer es desarrollar su propia filosofía de lo que llamará fracaso o éxito en el ministerio. Aunque en la Biblia pueden encontrarse más de un criterio, en esta ocasión se abordan dos aspectos que pueden servir de parámetros para medir la realidad. Francisco Luna INFORME CENTRAL 1 El coraje para permanecer fiel Dios espera que los hombres y mujeres a quienes llama para cualquier labor ministe- rial desarrollen el coraje necesario para permanecer fieles a Él a pesar de la adversidad. Todo ministerio trae consigo oportunidades que ponen a prueba el nivel de valentía del líder, son ocasiones en las que confiar en las promesas de Dios requiere de mucho coraje. Los doce espías que envió Moisés a reconocer la tierra prometida ilustran este aspecto. La labor ministerial de estos doce hombres la determinó el Señor diciendo «Envía algunos hombres para que exploren la tierra de Canaán, la cual voy a dar a los hijos de Israel. De cada tribu de sus antepasados enviarán uno de sus hombres más im- portantes.» (Nm 13:2 RVC).
  11. 11. 14 LiderJuvenil.com INFORME CENTRAL El líder necesitará siempre de una buena dosis de coraje para permanecer fiel. El informe de la mayoría de aquellos hombres fue realmente pesimista, ellos dijeron «No po- demos atacar a ese pueblo, porque ellos son más fuertes que nosotros.» (Nm 13:31). Este informe desmoralizó a todo el pueblo y alimentó sentimientos de rebelión contra el liderazgo de Moisés (Nm 14:1-3). Este es un auténtico fracaso en la historia del pueblo de Dios tal y como queda evidenciado en las palabras del Señor: «¿Hasta cuándo este pueblo me va a seguir rechazando? ¿Hasta cuándo no van a creerme, a pesar de todas las señales que he hecho en medio de ellos?» (Nm 14:11). El líder necesitará siempre de una buena dosis de coraje para permanecer fiel. Josué y Caleb se destacan por este aspecto, ellos eran de los doce que fueron enviados a reconocer la tierra pero su discurso está en las antípodas con relación al del resto. De acuerdo a ambos, «Si el Señor se agra- da de nosotros, él mismo nos introducirá a esta tierra y nos la entregará;… Así que no se rebelen contra el Señor, ni tengan miedo de la gente de esa tierra. ¡Nosotros nos los comeremos como si fueran pan! No les tengan miedo, que el dios que los protege se ha apartado de ellos, y con noso- tros está el Señor.»» (Nm 14:8-9). Tanto Josué como Caleb observaron la misma realidad de aquel territorio juntamente con los otros diez que fueron enviados, sin embargo, la mayoría de ellos, exceptuando los dos primeros, fracasaron al no permanecer fieles a las palabras del Señor quien les había prometido regalarles aquel territorio. El líder siempre tendrá dos alternativas ante la adversidad, la más fácil es echarse para atrás ante una potencial amenaza olvidando el llamado y las promesas del Señor. La otra alternativa es la más difícil, permanecer fieles a las palabras del Señor a pesar de las altas dificultades de la mi- sión. El fracaso o el éxito en el ministerio dependerán de la decisión que tome el líder. A veces los resultados del ministerio juvenil son desalentadores, a veces, los desafíos se ven más grandes que las capacidades del líder. Muchas veces el líder intentará ser optimista mientras que todos los demás se comportan de forma pesimista; son esos los momentos precisos para con- fiar en Dios, para permanecer fieles a sus promesas y al llamado. Es utópico esperar que las tareas a las que llama el Señor serán de poca envergadura, servir en el ministerio siempre será un desafío de altos quilates, el fracaso o el éxito depende de qué tan fiel sea el líder. El alinearse con la agenda de Dios El líder también necesita alinearse con la agenda de Dios. Uno de los dilemas que más enfrenta el líder del minis- terio juvenil es qué estrategias ejecutar para tener un ministerio efectivo. Lo más esencial de cualquier programa ministerial es que éstos estén supeditados a la agenda de Dios. El rey Saúl enfrentó este dilema y fracasó en su tarea ministerial por no alinearse con la agenda de Dios. En 1 Samuel 9:17 dice que «En cuanto Samuel vio a Saúl, el Señor le dijo: “Éste es el hombre de quien te hablé. Éste es el que va a gobernar a mi pueblo.”» Sin embargo, en el mismo libro también dice «Pero el Señor le dijo a Samuel: “Estoy muy disgustado por haber hecho rey de Israel a Saúl, pues se ha apartado de mí y no ha cumplido con lo que le ordené hacer”…» (1 Sm 15:10-11). Saúl debía seguir la agenda de Dios en cuanto a las operaciones militares contra los amalecitas (1 Sm 15:1-3). Como parte de esa agenda debía aniquilar a todo el pueblo juntamente con sus pertenencias. Sin embargo, «Saúl lanzó todo su ejército sobre los amalecitas, y los derrotó;…, y mató a filo de espada a todo el pueblo, aunque dejó con vida a Agag, el rey de Amalec. Además de perdonar a Agag, Saúl y su gente también se quedaron con lo mejor de sus animales: ovejas, toros, becerros engordados y carneros; lo de poco valor lo destruyeron» (1 Sm 15:7-9). El líder jamás debe apartarse de la agenda que Dios tiene para su pueblo. Samuel se lo explicó a Saúl de esta forma: «El Señor te dio una misión, cuando te dijo: «Ve y destruye por completo a los amalecitas. Combátelos, hasta acabar con todos ellos.» (1 Sm 15:18). Saúl se justificó culpando al pueblo por preservar lo mejor de las 2
  12. 12. INFORME CENTRAL INFORME CENTRAL El líder jamás debe seguir su propia agenda ni la agenda de los demás, más bien debe aprender a escuchar a Dios con atención para obedecer sus directrices. ovejas y vacas y también justificó al pueblo al decir que lo habían hecho así para ofrecer sacrificios al Señor. (1 Sm 15:20-21). Pero la respuesta de Samuel es contundente «¿Y crees que al Señor le gustan tus holocaustos y ofrendas más que la obediencia a sus palabras? En- tiende que obedecer al Señor es mejor que ofrecerle sacrificios, y que escucharlo con atención es mejor que ofrecerle la grasa de los carne- ros.» (1 Sm 15:22 RVC). Al final, Saúl se apartó de la agenda de Dios, por esa razón Samuel le dijo: «Puesto que tú no tomaste en cuenta lo que el Señor te orde- nó, tampoco él te toma en cuenta como rey de Israel.» (1 Sm 15:23b RVC). Este es el punto de quiebre en el ministerio de Saúl, aquí se origina el fracaso matriz de Saúl. El líder jamás debe seguir su propia agenda ni la agenda de los demás, más bien debe aprender a escuchar a Dios con atención para obedecer sus directrices. No importa cuánto haga el líder ni cuánto logre impresionar al mundo entero con sus lo- gros ministeriales, si no está alineado con la agenda de Dios ha fraca- sado y su esfuerzo será inútil ante los ojos del Señor. En el ministerio no todo lo que funciona o da resultados impre- sionantes es agradable a Dios. Es común que muchos líderes sueñen y hagan planes para el ministerio; esto es muy bueno, sin embargo, todo sueño y todo plan debe desarrollarse en el marco de aquello para lo cual el líder ha sido llamado. El ministerio debe desarrollarse apren- diendo a consultarle a Dios cuál es la agenda que Él tiene para un grupo de jóvenes en particular. El ministerio juvenil no se trata de las ambiciones o capacidades del líder, consiste en que las ambiciones del Señor se lleven a cabo en las fuerzas y capacidades del Señor mismo. Superando el fracaso Los sentimientos juegan un rol preponderante en la sensación de fracaso. A veces, a pesar de que el líder per- manezca fiel o de que esté siguiendo la agenda de Dios puede llegar a sentirse como en medio de un fracaso. El profeta Elías experimentó una situación similar. Elías «Se internó en el desierto y, después de caminar todo un día, se sentó a descansar debajo de un enebro. Con deseos de morirse, exclamó: «Señor, ¡ya no puedo más! ¡Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados!»» (1 Re 19:4). Cualquier líder contemporáneo se sentiría como un siervo exitoso si fuera capaz de predecir una sequía (1 Re 17:1), y si, además, después de un tiempo ora pidiendo lluvia y Dios envía la lluvia que termina con la sequía. Entonces su sensación de éxito seguramente aumentaría. Y si entre el tiempo de la sequía y el de la lluvia, lidera un acto asombroso y sobrenatural en el cual Dios envía fuego del cielo que consume el holocaus- to, la leña, las piedras, el polvo y el agua como parte de un desafío a los profetas paganos (1 Re 18:20-40); entonces la sensación de éxito de cualquier líder de hoy se elevaría hasta las nubes. Elías a pesar de que realizó todo lo anterior se sintió desanimado o desmoralizado, se sintió solo (1 Re 19:10, 14) a pesar de que «el poder del Señor estuvo con Elías» (1 Re 18:46ª).Todo líder debe aprender a hacer la diferencia entre el sentimiento de fracaso y el fracaso real. Una cosa es que el líder sienta como que Dios no está con él y otra cosa es la realidad de que Dios siempre estará con él aunque el líder se sienta solo. Esos sentimientos de abandono no deben gobernar la vida ni las decisiones del líder; él debe estar siendo go- bernado por la verdad de lo que la Palabra de Dios revela.
  13. 13. INFORME CENTRAL 16 LiderJuvenil.com A continuación quiero dar dos consejos básicos para salir de una situación de fracaso. Determinar la actitud ganadora Es urgente determinar cuál es la mejor actitud para enfrentar el fracaso en cada situación particular. Algunos líderes tienen mayor tenacidad que otros pero todos deben ser sabios en elegir la actitud apropiada. Actitu- des sustentadas en el orgullo hundirán en el fracaso al líder por lo que la humildad es mejor consejera. La actitud apropiada ayudará al líder a reconocer cuáles son sus errores, le ayudará a amar a los demás cuando los otros hayan fallado. Una actitud ganadora le guiará a buscar la fortaleza en el Señor. Una ac- titud apropiada le servirá para poder buscar el consejo y la ayuda externa en los momentos oportunos. Por el contrario, una mala actitud puede llevarle a cuestionamientos o enfrentamientos improductivos que le ale- jarán más de la mejor salida. Muchas veces Dios permite el fracaso en el ministerio para que el líder aprenda la suficiencia en Cristo. El fracaso le recuerda al líder que en sus fuerzas es incapaz de superar los desafíos del ministerio, le recuerda que sigue siendo tan vulnerable como cualquier otro mortal. Le recuerda que debe estar siempre descansando en las fuerzas del Señor; pero, sobre todo, el fracaso es una oportunidad para experimentar la gracia del Señor y para comprobar en la práctica que Dios es un Dios de segundas oportunidades. El fracaso es una oportunidad para experimentar la gracia del Señor y para comprobar en la práctica que Dios es un Dios de nuevas oportunidades. Conclusión Lo mejor de un fracaso son las lecciones de aprendizaje, las cuales al aprovecharse bien pueden marcar positivamente la vida del líder. Lo peor del fracaso es no aprovechar esas lecciones de tal manera que el líder siga siendo trans- formado de acuerdo a la calidad de siervo que el Señor quiere que tome. En cada fracaso el líder no debe olvidar jamás la verdad animadora de que el Señor es un Señor de segundas oportunidades. Pedro saboreó esta verdad después de haber negado al Señor (Mt 26:69-75). La trayectoria de Pedro no terminó en fracaso porque el Señor le dio una otra oportunidad. Cuando el Señor se reencuentra con él (Jn 21:15-19), después de todo el diálogo que sostienen queda evidenciado que el Señor no lo desechó a pesar de su traición. Siempre habrá ovejas que pastorear para el líder que fracasa toda vez que acepte la restauración que el Señor opera y, además, busque la nueva oportunidad que Cristo regala en su gracia. ¡Después de todo el fracaso al igual que el éxito en el ministerio depende únicamente de la gracia del Señor! Francisco estudió una Maestría en Liderazgo Pastoral del Seminario Teológico Centroamericano, institución donde actualmente sirve como Maestro y Pastor de Formación Espiritual. Identificar su naturaleza y origen para erradicar la causa Habiendo definido que se trata de un fracaso real y no de un sentimiento infundado, el primer consejo es identificar la naturaleza y origen del fracaso. Algunas veces las cosas no salen bien en el ministerio debido a un fracaso originado en la falta de madurez espiritual por parte del líder. La falta de madurez espiritual pro- duce actitudes que alimentan acciones en cadena con potencial de estropear el esfuerzo ministerial. A veces, las cosas no salen bien debido a que el líder eligió una estrategia ministerial disfuncional. Una es- trategia equivocada puede llevar al fracaso, y sus resul- tados pueden alimentar el desaliento en el líder. Otras veces, las cosas no salen bien debido a los intentos de resistencia maliciosa que algunas personas emprenden en contra de un líder sin justificación alguna o movi- dos en reacción por alguna mala actitud del liderazgo. Cualquiera que sea la causa, para salir del fracaso es necesario identificar su naturaleza y origen para co- menzar a dar pasos concretos que faciliten la salida. Este principio es, en cierto sentido, ilustrado con el trabajo de un médico; antes de recetar la medicina, éste debe descubrir con qué clase de enfermedad está tratando para ayudar al paciente a recuperar su estado saludable. ¡Existe una medicina apropiada para cada enfermedad!
  14. 14. Oscar Pérez COLUMNISTA INVITADO Explosióndesabores AY SABORES QUE UNO JAMÁS OLVIDA. Algunos van unidos a momentos o personas especiales de nuestra infancia o están vinculados a recuerdos que nos hacen sonreír en cuanto asoman por nuestra mente. Otros sabores nos producen un malestar inmediato cuando entran en contacto con nuestras papilas gustativas. 18 LiderJuvenil.com Tragos amargos de lo que hicimos, lo que dijimos, re- cuerdos dolorosos y sentimientos de fracaso: «Y Pedro se acordó de lo que Jesús había dicho (…) y saliendo fuera, lloró amargamente» (Mt. 26:75). Así es la vida y ministerio de cualquiera de nosotros, llena de dulces, sa- lados, picantes, amargos: una explosión de sensaciones en nuestro paladar ministerial, en nuestra historia personal de redención. Gran parte de nuestro pobre entendimiento acerca del fracaso está estrechamente ligado al mal entendi- miento del éxito que puebla nuestra mente colectiva. Evi- dentemente todos deseamos un feliz resultado para cual- quier iniciativa o proyecto ministerial que emprendemos. Todos anhelamos éxito. Pero, ¿qué es éxito o fracaso en la mente de Dios y cuáles son los indicadores que miden un ministerio exitoso? Vemos el resultado exitoso de la predicación de Pedro en Hechos 2:37-42 y pasamos por alto que previamente Jesús le reprendió por tratar de evitar su camino hacia la cruz, tuvo que detener su enfoque violento cuando sacó su espada, tuvo que restaurarle de su traición al negarle; e incluso posteriormente Pablo tuvo que exhortarle por su hipocresía y su falta de liderazgo (Gá. 2:11 en adelante) Esta realidad polifacética, de altos y bajos en nuestro mi- nisterio, nos lleva a algunas consideraciones que deberían ajustar nuestra idea del fracaso: Nuestro concepto de fracaso está directamente rela- cionado con nuestras expectativas de éxito. Si elegimos indicadores equivocados para medir el resultado de nues- tra vida y/o ministerio, podemos considerar que estamos fracasando y vivir en un fracaso subjetivo y paralizante. Desde otro prisma, podría no ser un fracaso y tener la lectura más positiva. Los resultados pueden medirse en múltiples formas de tal manera que una misma interven- ción puede considerarse un fracaso en unas áreas pero un éxito en otras. El éxito y el fracaso están sujetos a una cierta relatividad cultural, emocional y conceptual que no deben esclavizarnos ni controlar los criterios que definen nuestra vida o ministerio. Como consecuencia de lo dicho anteriormente, pode- mos llegar a la conclusión de que una de las enfermeda- des que mayor distorsión provocan en nuestra visión del fracaso es la comparación. Constantemente olvidamos el llamado recibido por el Señor. Dejamos de enfocar- nos en nuestra tarea y el desarrollo de los dones que Él nos ha encomendado para desperdiciar nuestro tiempo comparando nuestros resultados con los de algún vecino cuyos resultados anhelamos para nosotros. Perdemos de vista nuestro enfoque (Jn. 21:20-22). Como el llamado y dones del vecino son distintos, nuestros resultados jamás podrán ser los mismos que los suyos así que nos sentimos fracasados. Debemos desterrar la comparación y agrade- cer a Dios por su multiforme gracia, su llamado genuino y su trato personal con cada uno de nosotros. El éxito o el fracaso no deben medirse precipitada- mente. Por encima de una caída puntual, una decisión torpe, una mala actitud o un mal momento de vida o mi- nisterio, nuestro proyecto es de largo enfoque. Padecemos miopía momentánea y olvidamos que nuestro propósito es ser como Jesús. En el camino habrá tropiezos, fracasos temporales, incomprensión, sabores amargos. Obvia- mente en muchos de ellos tendremos que tomar medidas correctivas. Son etapas que hemos vivido o viviremos en nuestro camino pero no son el todo del camino. El re- querimiento a largo plazo para cada servidor es que «sea hallado fiel» (1 Co. 4:1-5) como también testifica Pablo al final de su propio camino (2 Ti. 4:7) ¡Que el árbol no nos impida ver el bosque! Los fracasos son una herramienta muy poderosa en manos de Dios. No hay material más valioso en la cons- @elkitar
  15. 15. trucción de nuestro carácter que aquel que emerge de la prueba y de la aflicción (1 Pe. 1:6-7; Stg. 1:2-4) Su resultado es genuina alabanza, gloria y honor en la revelación de Jesús en nosotros.Te- nemos un maravilloso ejemplo del trato y la formación personal que recibió Pedro con respecto a sus malas decisiones, fracasos, decepciones o frustraciones. Jesús utilizó cada sinsabor en la vida de su amigo y discípulo para purificar su corazón, sus intencio- nes, su carácter, su visión, su amor y su fidelidad. Jesús lo llamó y en el camino trataba con él porque había determinado construir de Pedro un pilar de su iglesia (Mt. 16:18) Él te ha llamado, no desconfíes de Jesús en tus fracasos.Tus fracasos en manos de Dios son una escuela de formación para tu vida. Existe una alta probabilidad de que en nuestro ministerio saboreemos las mieles del éxito y los tragos amargos del fracaso en múltiples ocasiones. En ambos casos, Jesús nos asistirá para purificar nuestro corazón y definir Su carácter en nosotros. Siga- mos centrados en correr la carrera hasta la meta y afrontemos con valentía y fidelidad todos los obstáculos del camino. COLUMNISTA INVITADO Oscar forma parte del equipo de Especialidades Juveniles Europa. Es teólogo y anciano en la comunidad Valentia en Alboraya, España. Tiene amplia experiencia en la pastoral juvenil y su pasión está enfocada en la formación la predi- cación y la enseñanza bíblica. Usted tiene el deseo de ayudar a otros e intervenir en los momentos más difíciles de sus vidas, pero necesita más información sobre sus problemas. Este manual le presenta 40 temas críticos, detallados en un esquema de siete partes que identifica: 1. Síntomas y patrones típicos 5. Pasos prácticos 2. Definiciones e ideas clave 6. Ejemplos bíblicos 3. Preguntas concretas 7. Oraciones 4. Pautas para la conversación Sea usted un pastor, un profesional clínico o sencillamente alguien que se interesa por los demás, este manual le ayudará a llevar asistencia y consuelo a las personas quebrantadas y adoloridas cerca de usted. LAS PERSONAS HERIDAS NECESITAN AYUDA ¿Pero cómo aconsejarlos? ADICCIONES PROBLEMAS MATRIMONIALES CRISIS ECONÓMICA SUFRIMIENTO DEPRESIÓN SOLEDAD VIOLENCIA DOMÉSTICA La editorial de su confianzawww.portavoz.com
  16. 16. COLUMNISTA INVITADO Jonathan Peralta COLUMNISTA INVITADO Jonathan es forma parte del Staff de Especialidades Juveniles Chile. Entrenador y Mentor del programa de Capacitación en Pastoral Juve- nil, de E-Líder de EJ Chile. Casado con Anna, con quien invierte tiempo en diálogos con personas interesadas en seguir y aprender de Cristo. Creo, al igual que Erwin Macmannus, que nuestros fracasos son un preciado regalo para los que vienen y, por lo mismo, creo que es terrible cuando los mi- nisterios tratan de esconder los errores cometidos y no relatan las historias sobre cómo, en algún momento, se estuvo en el suelo. El pago del fracaso es el orgullo herido y el dolor, pero eso debiera ser todo, porque para quienes creemos que el poder de la resurrección sigue actuando hoy en día, las consecuencias pueden ser transformadas en el origen de algo nuevo y bueno (Dios es experto en eso y hay ejemplos en toda la Biblia, empezando por el «fracaso» de Cristo muriendo en la cruz).Te doy de inmediato algunos consejos para momentos en que creas que has fracasado: 1 Ten claro que Dios habla de todas formas, y el fracaso es una de ellas: qué mejor manera de no volver a caer en lo mismo y de poder aconsejar a otros que entregando lo que Dios te ha dicho a través de aquello malo que suce- dió. 2 Ten un tiempo solo, pero solo a medias: háblale a tus amigos cercanos de lo que te ha sucedido y cómo te sientes; no te aísles. 3 Vuelve a hacerte las preguntas nucleares: por qué, cómo y qué, son el inicio de todo ministerio firme. 4 Busca consejo en las experiencias de personas que también han fracasado. Estas conversaciones pueden ser de mucho ánimo y de inspiración. Si el fracaso es ministerial, hay muchas formas de lidiar con él. Al final de cuentas, es la presión de los pares o la comparación con ellos lo que nos hace sen- tir fracasados, en este sentido tiene mucha razón el viejo refrán: «la comparación es la raíz de toda baja autoestima». Generalmente los números dentro del minis- terio es lo que nos hacer tener la sensación de haber ganado o perdido la batalla. No te desanimes, hay cosas peores que bajos números, y una de ellas es no tener historias que contar. Ya sean historias de éxitos o de fracasos, estas emergen por- que ha habido movimiento, y el movimiento siempre es bueno. Mira el fracaso como parte del movimiento de Dios en tu vida. La cinemática es la rama de la física que estudia el movimiento. Para analizar este último se debe tener en cuenta diversos factores: la fuerza, la trayectoria, el tiempo, la velocidad, la aceleración y el desplazamiento. Seguramente tu cerebro BVIAMENTE A NADIE LE GUSTA FRACASAR. En un mundo en donde el éxito lo es todo, el fracaso significaría que no has sabido utilizar todo tu potencial o, en el caso de quienes se adscriben a ciertas creencias cristianas, que no supiste escuchar a Dios, por lo que además de lidiar con el fracaso mismo, también habría que agregarle una espiritualidad que queda por el suelo. ya comenzó a funcionar. Sí, todos estos elementos pueden ser considerados a la hora de recomenzar después del fracaso: ¿Qué me impulsa? ¿Hacia dónde voy? ¿En cuánto tiempo? ¿A qué velocidad? ¿Por qué camino y de qué forma? Toma un tiempo y hazte estas preguntas personalmente. Luego de aplicar a tu vida y de hacer operativas sus respuestas podrás apli- carlas a una escala mayor. En mi país, Chile, actualmente hay dos progra- mas de realities de cocina. En uno de ellos hay solo chefs profesionales y, cuando algo no les sale bien, cuando fracasan, se enojan (la mayoría de las veces) o lloran.Tal vez el nombre de George Crum no te suene tanto, pero te aseguro que estás agradecido de su error. Se cuenta que en su restaurante una persona le pidió papas bien crujientes, pero el comensal le devolvió un par de veces las papas porque no cum- plían el requisito. Al final el chef cortó las papas para que fueran lo más delgadas y ¡voila! Las papas fritas fueron concebidas. Sus dos fracasos sirvieron para crear algo nuevo y algo que seguramente él jamás pensó que llegaría a ser tan trascendente en el minis- terio juvenil. Hay filósofos (Foucault, por ejemplo) que creen que la historia de la humanidad se ha escrito más a través de los fracasos que de los aciertos. Ábrete a la posibilidad que tu fracaso sea el inicio de una gran historia. 20 LiderJuvenil.com Cinemática ministerial
  17. 17. 22 LiderJuvenil.com22 LiderJuvenil.com Lipe Fernández COLUMNISTA INVITADO 22 LiderJuvenil.com22 LiderJuvenil.com COLUMNISTA INVITADO El fracaso es mejor amigo que el éxito O SÉ SI ERES COMO YO PERO PARECIERA QUE EL FRACASO ES AÚN MEJOR AMIGO QUE EL ÉXITO. Claro, a todos los otros líderes les enseñamos solo el lado del éxito. Hablamos de nuestro crecimiento como grupo o iglesia, o de lo bien que nos va con nuestra familia o en nuestras finanzas. La verdad es que muchas veces terminamos en fracaso, y editamos los fracasos de nuestras conversaciones para que de algún modo podamos sentirnos bien, aunque sea por ese mo- mento. Olvidamos que el fracaso es, por lo general, mejor maestro que el éxito y desaprove- chamos estas oportunidades de aprender, entonces fracasamos en aprender del fracaso. Nuestro éxito no debe depender de lo que hacemos o de resultados, sino de quiénes somos en Dios, aunque sentimos que fracasamos siempre sabremos aprender de ello, por- que todo obra para bien a los que aman al Señor (Romanos  8:28). A continuación te comparto algunas cosas que aprendido del fracaso: 1. Dios está buscando «fracasados» El propósito de Dios es tan intenso con los fracasados que desde el principio él usa el fracaso para mostrarnos su amor. En el principio de la creación Dios usa el escenario de unos fracasados llamados Adán y Eva. Él cambia la escena de fracaso que nos separaba de tener comunión con Él, y lo torna en la mayor historia de amor y redención. Es por eso que constantemente el Señor toma a fracasados para usarlos para su gloria. Fíjate en Moisés, se sentía «fracasado» y Dios lo usa para liberar el pueblo. Y así quizás te sientes tu hoy, sin embargo Dios te ha llamado a depender de Él para usarte para su gloria. Recuerda que tu fracaso de hoy puede ser la antesala del éxito de mañana. Creo que aún las lágrimas que has derramado en tu pasado pueden ser lo que regará los frutos de tu futuro. 2. El fracaso es esencial para la vida del líder juvenil Cuando fracasas es porque estás tomando riesgos. El que nunca ha fracasado es porque nunca ha tomado retos grandes. El fracaso es parte de la historia de los que son arriesgados. Es riesgoso discipular a jóvenes, no siempre tienes los frutos que esperas pero vale mucho la pena servir a Dios discipulado a la nueva generación. Recuerdo la primera chica (desafor- tunadamente no la última) que durante mi ministerio quedó embarazada sin tener esposo, cuando me enteré sentí que había fracasado como líder y me sentí culpable. Ni siquiera sé por qué, pero me sentí como un gran fracasado. Fue en ese proceso que aprendí a amar sin enfocarme en mis resultados. Entendí que Dios me había llamado a discipular a jóvenes no importando si hacen las cosas bien o mal, mi misión era acompañarles en sus vidas. Esto me ayudó a animar a esta pareja joven en ese proceso tan difícil y mostrarles el amor de Jesús.  Hoy, gracias a Dios, tienen un matrimonio estable y tuvieron más hijos. Lipe es pastor General de la Iglesia Fuente de Salvación en Jersey City, NJ y Coordinador Internacional de la Juven- tud para dicho ministerio. Entrena y anima a líderes a través de Especialidades Juveniles USA en el noroeste del país. Su mayor logro fue conquistar a su esposa Johana, y ser padre de James Levi. COLUMNISTA INVITADO 3.El fracaso te empuja al crecimiento Cuando todo nos va bien muchas veces nos acomodamos y si hay un enemigo grande del propósito de Dios en tu vida es el con- formismo. Cuando hay conformismo no tenemos el cuidado que teníamos antes, y perdemos el sentido de asombro con el que iniciamos a conocer a Dios y a servirle. Cuando fracasamos nos recordamos que tenemos que ir por más y que todavía tene- mos mucho más para crecer. Alguien una vez me dijo que «el árbol que deja de crecer, es el que muere». Muchas veces es el fracaso el que nos motiva a tomar una pausa y ana- lizar qué podemos mejorar en nuestras vidas y ministerio. El fracaso al final no es tan mal compa- ñero. Es mejor aprender de los fracasos que de nuestros logros. Por ello, creo que nues- tros logros son una serie de intentos fraca- sados que nos ayudan al �������������������éxito��������������. Yo he apren- dido más de los fracasados que los que han logrado éxito. A veces el fracasado es más sincero. Y ser sincero es ser autentico. Los jóvenes y las personas a tu alrededor valoran más la autenticidad. Y lo más importante es que Dios valora al autentico. Dice Romanos 5:3-5 «porque sabe- mos que el sufrimiento [o el fracaso] produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado». No importa si fracasamos, lo importante es aprender de ello y entender que cada fracaso nos ensena a vivir siempre bajo la voluntad de nuestro Jesús. N
  18. 18. @Gloriavaz 24 LiderJuvenil.com Gloria Vázquez COLUMNISTA INVITADO 24 LiderJuvenil.com Colgamos la toalla ENÍAMOS UN MINISTERIO EXTRAORDINARIO Y BOYANTE. Éramos los pastores de más de 800 jóvenes que se reunían en nuestro grupo cada sábado. Teníamos más de 100 líderes que habíamos formado, entrenado y que servían activamente en el grupo; además de 15 matrimonios jóvenes que nos ayudaban para organizar cuanta cosa hacíamos en el grupo. Era un ministerio juvenil que impactó no solo la congregación a la que asistíamos sino a todo el país. Desgraciadamente a causa de una decisión familiar que involucraba el bienestar de nuestra hija, tuvimos que mudarnos de país y dejar aquel ministerio en pleno apogeo. Al llegar a nuestro siguiente destino inmediatamente nos pusieron de líderes de jóvenes en una pequeña igle- sia a la que comenzamos a asistir. «Pan comido», pen- samos mi esposo y yo. Pero ni siquiera habían pasado unos cuantos meses cuando nos sentirnos total y com- pletamente fracasados. El nuevo grupo no tenía el brío, las ganas, la pasión ni el deseo de asistir, servir, alabar o hacer nada que para el otro grupo era la normalidad. Nos sentíamos desesperados por inspirar a estos jóvenes a enamorarse lo suficientemente de Dios para verlos hacer promesas para Él. Pero no sirvió de nada. Debo reconocer que me enojé y en vez de inspirar los regañé. Mi pasión y amor por los jóvenes se entendió más bien como dureza de carácter y hasta legalismo. Habíamos fracasado. ¿Qué estaba sucediendo que este grupo no se levantaba por más ganas que le echáramos? Cansados después de unos cuántos meses y sentir que no dába- mos el ancho, colgamos la toalla y nos despedimos del grupo. Después de algunos años de conocer el lugar y la gente donde ahora vivíamos entendimos algunas cosas que nos ayudaron a salir adelante de nuevo. 1 CONOCE TU ENTORNO Cada lugar tiene su propia cultura, su propia manera de hacer las cosas, su propio idioma, su propia identidad e idiosincrasia aunque estés en el mismo país. Es impor- tante explorar la tierra, así como lo hicieron los espías con la tierra prometida. Observar y entender la cultura del lugar donde uno se encuentra, aprender y estudiar ese lugar y sus habitantes primero antes de aventurarse a establecer cosas que quizás ahí jamás funcionarán o dejaron de funcionar hace tiempo. Nos encontrábamos literalmente en otro país. Con más razón, teníamos que entender que los jóvenes estaban viviendo cosas di- ferentes a las que nosotros estábamos acostumbrados. El ministe- rio juvenil requiere de paciencia y mucha aceptación. Los jóvenes no necesitan entrar a tu mundo, más bien tu tienes que entrar al de ellos. El nuevo grupo estaba en su medio, donde tenía que estar. Éramos nosotros los que teníamos que entrar a su mundo y soltar la maleta de 10 años cargada de trabajo con otro grupo de jóvenes y conocer lo que estos jóvenes vivían y enfrentaban para ser más efectivos con ellos. 2ROMPE LOS MOLDES Las comparaciones jamás serán buenas. Si tienes hijos te darás cuenta que cada uno de ellos, aunque son de la misma familia, son diferentes. De igual manera, no se puede comparar un grupo con otro, o un joven con otro. Cada quien tiene lo suyo, cada quien tiene su propio sello, su propia personalidad. Por eso cuando queremos imponer algo que funcionó en un grupo viviremos
  19. 19. COLUMNISTA INVITADO COLUMNISTA INVITADO COLUMNISTA INVITADO Kenda es un ministro ordenado de la Unidad Metodista y Profe- sora de juventud, iglesia y cultura en el Seminario Teológico de Princeton, donde trabaja con el Instituto para Ministerio Juvenil. Esposa de Kevin y madre de dos hijos. 1. Saldrás de esta: Esperanza y ayuda en tiempos difíciles, Max Lucado. 2. Team Turnarounds: A Playbook for Transforming Underperforming Teams, Joe Frontiera, Daniel Leidl. 3. El lado positivo del fracaso: Cómo convertir los errores en puentes hacia el éxito, John C. Maxwell. 4. Como Sobreponerse Al Lado Oscuro Del Liderazgo, Gary Mcintosh. 5. Fail: Finding Hope and Grace in the Midst of Ministry Failure, J.R. Briggs. 6. Crucial Confrontations: Tools for Resolving Broken Promises, Violated Expectations, and Bad Behavior, Patterson, Kerry, Grenny, Joseph, McMillan, Ron, Switzler. 7. The Bounce Back Book: How to Thrive in the Face of Adversity, Setbacks, and Losses, Karen Salmansohn. 8. Tres Pasos Adelante, Dos Para Atrás. Charles R. Swindoll. 9. Más allá de los límites: Cómo aprender a confiar de nuevo. John Townsend. LIBROS RECOMENDADOS DEL TEMA Gloria ha trabajado en el pastorado juvenil por varios años siendo par- te del staff de la iglesia Amistad Cristiana, una de las congregaciones más grandes de México. En los ultimos años se ha establecido en los Estados Unidos y hoy viaja a diferentes eventos como conferencista e interprete musical. Es autora de varios libros. frustrados queriendo imponer un odre viejo. Estés en un lugar nuevo o no, se tienen que hacer cosas nuevas y no repetir, imponer e implantar algo que quizás te sirvió en algún lugar, en algún momento y/o con ciertas personas, aún en tu mismo grupo. No es un molde que funciona igual siempre. 3CUIDA TU TEMPERAMENTO El grupo de jóvenes debe ser un lugar de aceptación donde los jóvenes se sientan libres de ser como son realmente sin tener que poner caretas ni máscaras para poderte agradar. Si lo único que reciben de nosotros son enojos, regaños, correcciones, malas caras y rudeza, ¿para qué quieren estar ahí? No puedes inspirar a un joven a transformar su vida si tú mismo no te transformas primero. Necesitas tratar con tu propio bagaje. Lo que tengas que sanar, sánalo, lo que tengas que perdonar, perdona. Lo que tengas que sacar, sácalo. Lo que tengas que adaptar, adáptalo. Haz lo que tengas que hacer para ser realmente como Cristo, llenos de compa- sión, firmeza, gracia, inspiración y misericordia. Vuélvete a levantar, el fracaso solamente te sirve como escalón para la siguiente tarea que tienes por delante. Debo concluir que años después volvimos a tener un grupo de jóvenes. Dios cambió nuestros moldes, expec- tativas y estrategias porque quería hacer algo totalmente nuevo. Y nos volvimos a levantar.
  20. 20. Walter Heidenreich CARÁCTER DEL LIDER Llegaron los problemas sin pedir permiso 26 LiderJuvenil.com Walter es argentino, pastor general de Iglesia Nazaret Central en Guatemala.
Licenciado en Ministerio Pastoral del Seminario Bíblico Río Grande en Texas, con maestría en Liderazgo Pastoral de SETECA. TE HAS ENCONTRADO TAN MAL O FRACASADO QUE TUVISTE DESEOS DE RENDIRTE, SINTIENDO QUE TU PROYECTO, MINISTERIO O TU VIDA NO VALÍA LA PENA? Puedes estar tan decepcionado o sentirte tan fracasado que piensas que estás: Doblado: muchas veces el dolor te ha doblado. Torcido: donde parece que todo sale mal. Vencido: pues parece que el problema te superó o venció. Agobiado: porque la carga o presión es demasiado pesada. Cansado: ya que vas gastando tus fuerzas en el problema. En realidad todos nos hemos sentido de esa manera. ¿Hay algu- na buena noticia en medio del fracaso o de ese sentimiento de que todo sale mal? ¡Claro que hay buenas noticias! Porque en medio del dolor o de ese «Getsemaní» Dios sigue obrando y estando en con- trol aunque no lo creas. Ahora no me agrada decir lo siguiente pero es la realidad; si queremos que Cristo sea formado en nosotros y parecernos cada vez más a él tendremos que pasar por lo que él pasó. ¿Por qué ex- periencias tendremos que atravesar entonces? Dolor, decepción, soledad, temor, traición, críticas injustas, etc. Esto está incluido en el mensaje de la cruz. Pero debo confesarte que muchas veces no me gusta. En lo personal prefiero la corona en vez de cruz. Pero bíblicamente antes de la corona debe venir la cruz. Te quiero dar dos sugerencias de la actitud que hay que tener en medio de los problemas que llegarán sin que les demos permiso. Recuerda que Dios los permitirá con el objetivo de parecernos más a Cristo. A. Aprende de tus fracasos Las desilusiones y los fracasos ayudan a formar el carácter y la paciencia cuando lo permitimos. Recuerda que la misma agua hirviendo que endurece un huevo puede ablandar una papa. Cada uno escoge si aprende algo o pelea con Dios. Pablo le comparte a la iglesia en Roma: «nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que ¿ la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza.» (Ro. 5:3,4) La fortaleza espiritual interna, la que resulta de una fe sincera en Dios, ayuda a formar nuestras actitudes. B. Concéntrate en la esperanza final Durante los oscuros momentos de la vida hay que tener presente «que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien» (Ro. 8:28). Algunas veces nos concentramos en el aquí y ahora, pero recordemos que nuestra situación actual no es el final de la historia. El final de nuestra vida será mucho mejor que el final de un cuento que dice «y se casaron y fueron felices.» Pablo sabía perfectamente lo que era el sufrimiento, solo basta con leer sus cartas para darnos cuenta. No obstante, nunca dejó de animar a los creyentes a ver más allá aun en medio de las pruebas, y aferrarse a la esperanza suprema en Dios. Por ejemplo si leemos el libro de Filipenses, que escribió en la cárcel, él anima a los que están libres a estar con gozo.También escribe lo siguiente: «Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda compa- ración, al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.» (2 Corintios 4.16-18). Los planes de Dios son siempre mayores que los nuestros y aunque los problemas, sufrimientos y decepciones duelen, no se comparan en nada con la esperanza final que gozaremos en el Señor. ¡Ánimo. Sigue adelante! No te rindas en medio del fracaso o sufrimiento. Mira el futuro.Trata de mantener la esperanza en la eternidad. La vida eterna será bastante más larga que los sufrimien- tos aquí. Si creces en tu relación con el Señor eso te ayudará a per- manecer fiel y firme en medio de lo que experimentas. Una relación viva con Él nos llena de una gran esperanza que nos fortalece para enfrentar cualquier situación. (Y no te hablo de cabeza a cabeza, sino desde mi corazón, que estoy aprendiendo lo que significa el sufrimiento). Dios te bendiga y te ayude.
  21. 21. RESPUESTA DE DIOS: Mí querido hijo «fracasado»: Quiero contarte, o mejor, repetirte, porque tú ya debes conocerla, la histo- ria de mi siervo Moisés: Casi todo lo que este señor se propuso, le salió al revés. Nació condenado a muerte por el faraón de Egipto, como primogénito de una familia judía. Perdió a su madre natural desde su cuna, cuando esta, para salvarle la vida, lo arrojó al torrente del río Nilo en una canastilla. Rescatado de las aguas por una princesa egipcia, llegó a ser importante en la corte del faraón, donde, bien educado y respetado, vivía una vida cómoda. Todo este mundo dorado, sin embargo, se derrumbó cuando llevado por su orgullo nacionalista asesinó a un capataz egipcio que maltrataba a uno de su tribu. Y tuvo que huir. Quiso reconstruir su vida en el exilio. Y en tierras de quien sería su sue- gro, Jetro, ganadero rico e importante y sacerdote de su clan, se hizo pastor próspero, casándose con una de las hijas del jefe beduino. Pero esta nueva comodidad tampoco le iba a durar mucho tiempo. Un día, yo mismo me le aparecí detrás de una zarza. Fui a incomodarlo y a desbaratarle su nueva tranquilidad. El resto de la historia tú la conoces bien: su presencia y acción ante el faraón; las aventuras dolorosas y sangrientas de las plagas; el sacrificio de los primogénitos; el paso del Mar Rojo, y la marcha tediosa, accidentada y difícil por el desierto, dirigiendo a un pueblo necio, testarudo y rebelde. Esta marcha del que se suponía era «mi pueblo» y que concluyó con la Alianza, y muchos de los acontecimientos que constituyeron su marco histó- rico y social, no fueron precisamente «una empresa de éxito». ¿Por qué tenemos que fracasar? Querido Dios: Soy lo que llaman un «líder» y pudiera representar a cualquiera que tenga responsabilidad de dirigir a otros: un gerente, maestro, pastor o sacerdote; director de alguna organización o grupo cívico, económico o social; jefe militar, religioso o laboral: un líder. Quería compartirte mi frustración porque muchas veces las cosas no me salen bien. Si doy una orden son muchos los que la desobedecen. Si me propongo algo que creo importante para mi empresa u organización, no faltan los que critican mis palabras y dañan el espíritu de todo el grupo. Si tomo alguna medida que favorezca a alguien, reconociendo sus méritos, se crean las envidias y recelos y se forman las divisiones. Me siento con frecuencia rodeado de mucha hipocresía, cuando no abierta oposición. Tú sabes, Señor, lo desagradable que es sentirse fracasado; experimentar la humillación de haber fallado, la ausencia de los aplausos y reconocimientos y hasta la no disimulada alegría de los rivales y enemigos. Quisiera escuchar una palabra tuya que me ayude a mí y a muchos otros que buscamos el éxito como la meta permanente de nuestra vida; pero con frecuencia, nos sentimos abocados a morder el polvo del fracaso. Tu hijo fracasado Luciano Jaramillo OJO PASTORAL 28 LiderJuvenil.com
  22. 22. ORACIÓN PARA EVITAR EL FRACASO Señor, Libra mis ojos de la muerte; Dales la luz que es su destino. Yo, como ciego del camino, Pido un milagro para verte. Haz de esta piedra de mis manos una herramienta constructiva, cura su fiebre posesiva y ábrela al bien de mis hermanos. Que yo comprenda, Señor mío, al que se queja y retrocede, que el corazón no se me quede desentendidamente frío. Guarda mi fe del enemigo (¡Tantos me dicen que estás muerto…!) tú que conoces el desierto, dame tu mano y ven conmigo, Amén. Moisés fue un fracasado en muchos sentidos. Murió sin pisar el país meta de sus anhelos y desvelos. La historia auténtica de este formidable guía de multitudes no es la historia de una marcha triunfal, sin tropiezos ni contrastes. Es más bien la historia de un caudillo esforzado, en lucha per- manente de un pueblo extraviado y errante en las arenas del desierto; pue- blo que una y otra vez falla y ofrece resistencias a la voluntad de su Dios, «que los sacó de Egipto, país donde fueron esclavos» (Éxodo 13.14); y le crea mil dificultades al caudillo escogido por mí llevarlo a su destino.Toda una generación tuvo que desaparecer antes de alcanzar la tierra prometida, porque se habían mostrado incapaces e indignos de recibir mis promesas. La Biblia, hijo mío, no es siempre una historia de triunfos, sino más bien, con frecuencia, de caídas y fracasos que toman sentido en la perspec- tiva de mis planes últimos y superiores, planes que se cumplen cuando llega el «tiempo oportuno», según lo dispuesto por mi voluntad. Y los grandes líderes no son siempre los que han salido adelante con «sus sueños» según ellos los concibieron, sino los que, como mi mismo Hijo Jesucristo, saben decir en el momento de la aparente derrota: «… no se cumpla mi voluntad, sino la tuya» (Lucas 22.42) Mis líderes son hombres y mujeres de fe, confianza y esperanza, dis- puestos a someterse con humildad a mis designios: y no orgullosos ca- pitanes de sus «propias empresas» que arrollan a todos con su arrogancia por el triunfo obtenido, y maldicen su suerte cuando algo no les sale como quieren. Mi palabra no da de por sí un especial valor al éxito; y cuando lo anun- cia y recomienda, lo acompaña siempre de grandes sacrificios y mucho esfuerzo y perseverancia. Los caminos del éxito en la Biblia, hijo mío, están empedrados de muchos fracasos previos. Quien analiza la historia de mi siervo Moisés advierte que en ella se mezclan los grandes éxitos, con numerosos fracasos. Tal vez más fracasos que éxitos. Pero hay un tercer elemento presente en la vida de este mi fiel siervo. En medio de sus fracasos y frustraciones apuntó siempre a una es- peranza superior. Esperanza basada en la certidumbre de fe gigante, que le hizo humilde; mi humilde siervo Moisés. Por eso Moisés estuvo siempre dispuesto a recomenzar; a reemprender la marcha; a insistir con su pueblo, siguiendo mi voz, atendiendo mi llama- do; e hizo de cada fracaso una ocasión para confiar en mí, y un nuevo de- safío para seguir adelante. Yo no soy, hijo mío, el Dios de los éxitos fáciles e inmediatos. Soy el Señor de las empresas difíciles y de los líderes esforzados y valientes (Josué 1.9). Y si quieres nombres te doy unos pocos: Abraham, Jacob, Josué, David, todos mis profetas, los dos Juanes del Evangelio, Pedro, Pablo y por encima de todos, mi Hijo Jesús.También hay valientes mujeres, entre los líderes abanderados de mi causa. Aquí se que es verdad que al lado de un gran hombre aparece casi siempre una «brava mujer»: Sara, Rebeca, Débora, Ester, varias de las Marías, y muchas líderes femeninas que contri- buyeron al ministerio de mi Hijo allá en la tierra y al establecimiento de mi Iglesia.Todos y todas buscaron triunfar, sacar adelante sus ideales, algunas veces fallaron, fracasaron, pero nunca desfallecieron. El secreto de su forta- leza lo puedes descubrir en su fe y confianza en Quien los había llamado. Yo soy el Dios que llamo y exijo, pero sé mantener mis promesas aun- que estas tarden en realizarse, y lo importante es que ni tú, ni ninguno de los que tú llamas «líderes fracasados o frustrados» me pierdan de vista, ¡Ánimo, hijo y adelante! Te acompañan mi amor, simpatía y poder. Tu Dios Luciano es autor, periodista y orador colombiano de prestigio mundial. Teólogo, pastor de Iglesia Prebis- teriana Cumberland, profesor del Centro de Estudios Teológicos del Sur de la Florida, en Miami. Director Emérito para el mundo hispano de Bíblica Internacio- nal. Miembro del Consejo Pastoral de Editorial Vida OJO PASTORAL OJO PASTORAL
  23. 23. Santiago Benavides INSPIRARTE Una combinación entre reflexión y arte 30 LiderJuvenil.com Santiago es un cantautor y pastor colombiano, cuya propuesta artística comunica el evangelio con cercanía, humor, fidelidad bíblica y una aguda reflexión sobre las situaciones del hombre y la mujer modernas. Sus más recientes producciones se llaman “Un lugar llamado gracia” (2015), “Mi Amigo el Millonario” (2013) y “La Casa de mis Sueños” (2011). Le pregunté al Señor en este día por qué me dio esta mezcla de emociones por qué me cuesta amar con alegría y me atormentan tanto mis errores Y respondió con silbos apacibles como hizo aquella vez en la montaña: “ese dolor te hace ser humilde y dependiente sólo de mi gracia” Qué crees tú que era lo que Pablo llamaba “el aguijón de su existencia” sino algo así, terrible, insoportable que parecía impedir que me sirviera Precisamente son esos aguijones que tallan, martillan y calcinan los que obligan al espíritu a postrarse en busca de la paz que necesita Y si no fuera así, peor sería de depender de mí se olvidaría y en vez de ser racimo que da fruto sería sólo la rama desprendida Y bien podría cantarme mil canciones o predicar magníficos sermones pero jamás sería el instrumento que hace volver a mí los corazones Ya no te duelas más por esa espina acéptala y ámala tranquilo regresa a tu labor sencillamente pues seré yo quien haga lo divino Te dolerá, te seguirá sangrando pero podrás en mí caer rendido herido, vulnerable, quebrantado y por eso, justamente, escogido.
  24. 24. CITAS CITABLES CITAS CITABLES por Alan Perdomo «El optimista siempre tiene un proyecto. El pesimista siempre tiene una excusa». «Son tres las cosas que le diría a un equipo para ayudarlo a mantenerse unido: Cuando algo resulta mal: yo lo hice. Cuando algo resulta más o menos bien: nosotros lo hicimos. Cuando algo resulta realmente bien: ustedes lo hicieron». «Si no quieres que te critiquen nunca, en nombre de Dios, no hagas nada nuevo». «El propósito de la educación es reemplazar una mente vacía por una abierta». Paul «Bear» Bryant (1913-1983), entrenador de fútbol americano universitario estadounidense. «Me era anímicamente insoportable el trabajar en aquellas condiciones de “amigos pero no tanto” o “enemigos pero no mucho”». Peter Drucker (1909-2005), Abogado, escritor y conferencista austriaco. Autor Desconocido «Los momentos de mi vida en los que yo he crecido tienen que ver con los fracasos; los momentos de mi vida en los que yo he empeorado, tienen que ver con el éxito. El éxito es deformante, relaja, engaña, nos vuelve peor, nos ayuda a enamorarnos excesivamente de nosotros mismos; el fracaso es todo lo contrario, es formativo, nos vuelve sólidos, nos acerca a las convicciones, nos vuelve coherentes». Roberto Gómez Bolaños, «Chespirito» (1929-2014), Actor, guionista y comediante mexicano. Morris Mandel (1911-2009), educador y periodista estadounidense de origen polaco. Marcelo Bielsa (1955-), Entrenador argentino de fútbol. Malcolm Forbes (1919-1990), editor estadounidense. Jeff Bezos (1964-), empresario estadounidense, fundador de Amazon.com. «Los planes son solamente buenas intencionesamenos que degeneren inmediatamente en trabajo duro». «Siempre deja para mañana lo que no debes hacer jamás».
  25. 25. ¿CUÁLES SON TUS HOBBIES, AMIGA? O dicho en otras palabras, ¿cuáles son las actividades que más disfrutas hacer en tu tiempo libre? Mis dos grandes pasiones son la música y el inglés, por eso dediqué gran parte de mi vida a prepararme en estas dos áreas y, gracias a Dios, pude graduarme de profesora y traductora de inglés, y también de profesora de piano y canto. Pero si hay algo que le agradezco a mis padres es que desde chiquita me expusieron a muchas y diversas actividades. Tomé clases de danza clásica, de dibujo, de pintura, de bellas artes, de natación, y de no sé cuántas cosas más. Aunque no era buena para todo ni terminé carreras en todas esas áreas, sí me ayudó mucho experimentar distintas actividades para descubrir otras cosas que me gustaba hacer. Hoy sigo disfrutando mucho de la música y del inglés, pero también he descubierto que me gusta hacer muchas más cosas que eso. Me encantan las manualidades, me gusta mucho escribir, enseñar, cocinar, decorar, tomar fotos y algunas cosas más. 32 LiderJuvenil.com Hobbiesconpropósito ELLAS ¿Ya descubriste las cosas que más te gusta hacer? ¡Si por algo nos caracterizamos las chicas es por nuestra creatividad! Así que, si todavía no has descubierto lo que más disfrutas, no tengo ninguna duda de que ya lo vas a descubrir. Lo bueno es que estás en el momento ideal para probar, intentar, soñar, planear y experimentar. Pero hoy quiero desafiarte a ir un poco más allá. ¿Qué pasaría si tu hobbie, además de ser algo entretenido y provechoso que te beneficia a ti, pudiera en alguna medida beneficiar a los demás? ¿Qué si algo de lo que disfrutas se convirtiera en un puente para hacerle bien a otros? ¿Qué si eso que te encanta, te sirviera para dejar una huella en tu gene- ración? Hace un tiempo empecé a darme cuenta de que podía vincular mi hobbie para cubrir la necesidad de alguien más. Por ejemplo, me di cuenta de que me gustaba mucho escribir, entonces decidí escribir algo que valiera la pena y que pudiera bendecir a los demás. Pero va más allá de eso todavía. ¿Por qué no unir mi hobbie con el hobbie de alguien más «No es lo que obtenemos sino lo que contribuimos lo que le da un significado a nuestras vidas». Anónimo para dejar huellas y ser de mayor ayuda a la necesidad que me rodea? Conozco gente apasionada por la justicia social, por los huérfanos, por ayudar a los pobres, etc. Organizaciones que ya existen y están haciendo una diferencia en su comunidad. ¿Por qué no destinar parte del dinero que ingrese por lo que escribo para apoyar a alguna de estas organizaciones? Piensa en un hobbie que bendiga a los demás. Algo que te saque de tu comodidad y te recuerde que hay mucha gente en necesidad. ¿Quizás donar de tu tiempo a una or- ganización que ayuda a la gente? ¿Quizás donar comida a un orfanato? ¿Quizás donar de tu dinero a algún hospital u hogar de ancianos? ¿Quizás destinar parte de lo que te in- grese a alguna organización que alimente a niños de la calle? Piensa en términos de generaciones. ¿Cómo puedes, de alguna manera, pasar por esta vida dejando una huella? Aquí te dejo de tarea que mires este video que te pondrá a pensar, como me hizo reflexionar a mí. Lo encuentras en YouTube con el titulo de «Ejemplo de vida: Andressa Barra- gana (subtítulos en español)». Este es el link: http://bit.ly/LJellas ¿Ya lo viste, chica latina? ¡Ya es hora de hacer algo! Carina Valerga @carinavalerga Carina es graduada del Instituto Chirst for the Nations en Dallas, TX. donde sirvió por varios años. Es líder de adoración y directora de Chica Latina (www.chicalatina.us). ELLAS
  26. 26. SI NO Annette Gulick OTRO HEMISFERIO 34 LiderJuvenil.com DESASTRE GENERATIVO Annette ha pastoreado la juventud principalmente en los EEUU y México. Trabaja con el ministerio SEPAL. Capacita líderes a través de www.ParaLideres.org y los Institutos Especialidades Juveniles. «Pensamiento generativo» a menudo comienza con un fracaso… En estos momentos, puedes perderte en la desesperación o la negación, o puedes reconocer el fracaso y correr hacia la esperanza de algo nuevo. On Becoming Generative Makoto Fujimura ¿Sabías que Michael Jordan falló en 50.3% de los tiros del campo? Descubrir esto fue revelador para mí ya que antes pensaba que, por ser uno de los mejores jugadores de baloncesto de todos los tiempos, él casi no tendría fallos. Su trayectoria resalta que la forma en que los afrontamos es más determinante que su presencia. Pero a veces cuesta saber qué hacer cuando las cosas no salen bien. Entonces con Juan Shimabukuro hemos creado un diagrama de flujo para que, haciéndote buenas preguntas, contestándolas sinceramente y escuchando a Dios, puedas encontrar un próximo paso positivo. Te animo a identificar una situación concreta en tu ministerio en donde las cosas realmente no salieron bien. Pasa por el diagrama de acuerdo a tu realidad. Contesta las preguntas. Lee los versículos. Deja que Dios te guie hacia la esperanza de que lo que ha pasado es solamente una entrada en calor para lo que está por venir. ¿ERA UN DESASTRE? Pasa al próximo articulo…pero imprime esto para cuando respondas, «Sí.» Bienvenido al mundo pos- edén. Algún día vendrá un nuevo mundo, pero hasta entonces no te sorprendas cuando las cosas, o uno mismo, no sean como deben de ser. Mira el video: el Camino de la Restauración http://bit.ly/VidOtroHemisf Recuerda: Recuerda: El medidor del éxito en el ministerio es qué tanto contribuimos a la misión de Dios. En general no tenemos la capacidad de medirlo porque Dios no nos muestra el final de la película (Hebreos 11:39). Pero lo cierto es que nada ni nadie puede frustrar los planes de Dios (Isaías 14:27) *3 empieza aquí
  27. 27. SI NO ¿De qué necesitas pedir PERDÓN a Dios? (1ª de Juan 1:9) ¿Qué APRENDIZAJE te llevas de la experiencia? ¿Quién te puede ayudar a evaluarlo? Tus problemas son más graves que un fallo en la pastoral juvenil. (Juan 3:16-19) SI NO NO OTRO HEMISFERIO OTRO HEMISFERIO ¿ERA MAYORMENTE TU CULPA? Recuerda: «Ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús» (Romanos 8:1) Esta hoja te ayuda a evaluar desde varias ópticas: Evaluación de Actividades http://bit.ly/HEvaluacion ¿ESTÁS EN CRISTO?SI ¿PECASTE? *1 ¿TE EQUIVOCASTE? ¿TIENES CLARO EL PROBLEMA? ¿HAY ALGO QUE NECESITAS PERDONAR? ¿Era problema de planificación o ejecución? *2 ¿Te desilusionan los resultados?*3 NO SICULPA DE OTRO CULPA DE NADIE NO NO SI SI Recuerda que tanto Dios te ha PERDONADO (Mt 18:21-35) SI NO NO El reino de los cielos es como la levadura que una mujer mezcló en una gran cantidad de harina, hasta que fermento toda la masa. Mateo 13:33 Fortalece tu PACIENCIA (Mt 13: 31-33, Habacuc 2:3) No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Gálatas 6:9 Fortalece tu PERSEVERANCIA (Filipenses 3:13,14, Hebreos 12:1-3) *1 *2 SI
  28. 28. I HAY ALGO QUE APRENDEMOS DE LOS SALMOS, es que en las canciones dirigidas a Dios no hay temas prohibidos, emociones vetadas, sentimientos ocultos o cualquier aspecto humano que quede excluido en la búsqueda de conexión con lo divino. Quebrantamiento: La esencia de un salmista Y eso hace la diferencia (a mi manera de entender el concepto) entre quien puede ser considerado un «salmista» y quien no.También estoy más cómodo llamando «apóstoles» a los 11 que dejó el propio Jesús al ascender al cielo y a Pablo, solamente. Alguien que toma pasajes bíblicos y les pone música para cantarlos, defi- nitivamente no es un salmista, incluso si la letra es extraída de los Salmos. Componer canciones de alabanza vertical que motiven la adoración a Dios con música, tampoco convierte al compositor en salmista. Los Salmos no se tratan de alabanza solamente. Hay talleres de composición en los que, por ejemplo, se aprenden técnicas para facilitar la interpretación congrega- cional pero la esencia del salmista no pasa por su técnica de composición. Mi opinión al respecto es que el verdadero salmista es quien vuelca cada aspecto de su humanidad caída y quebrantada honestamente en su poesía, sin disfrazar sus derrotas con alegre triunfalismo, ni ocultar sus legítimas dudas tras declaraciones de victoria. Al verdadero salmista ni siquiera le interesará el título de «salmista» en los términos de marketing usados hoy en día. Con ser considerado adorador, ministro de adoración, o simplemente artista, bastará. Una lectura muy re- comendable para aclarar este último concepto es el libro El Corazón de Un Artista de Rory Noland (Editorial Vida). Recientemente encontré un comentario del artista urbano estadouniden- se Derek Minor, que me pareció muy alineado con la visión de un salmista y lo transcribo íntegramente: «Una de las cosas comunes que he escuchado a la gente decir que les gusta de mi música, es la transparencia. Pienso que la honestidad permite que las personas se vean reflejadas y espero que sean alentadas en cuanto a que no están solas. Mientras trabajaba en el álbum Empire, recuerdo haber estado tarde en el estudio con Dirty Rice y Tony Tillman. Nuestra sesión se había detenido ya que veíamos los disturbios y protestas que estallaron en Ferguson, Missouri. Mi cora- zón estaba quebrantado. Eso me impulsó a escribir una canción «Stranger»: Todavía estamos colgando de la cuerda Y prometo que quiero dejarlo en el pasado, pero es difícil Porque acabo de ver a un adolescente Desarmado, baleado como un perro Mi oración es que escuches mi corazón Porque está apesadumbrado y desganado La razón para esta canción, es que estoy ado- lorido Camina en mis zapatos por un minuto Viaja conmigo por este lago Párate conmigo aquí por un momento A ver si puedes soportar mi dolor Oh, estoy sufriendo, siento vergüenza Y me pregunto, ¿conoces mi dolor?» Una cosa que he notado en el clima actual es que somos un pueblo olvidadizo.Todos hemos experimentado grandes heridas y decepciones. En esos momentos, nuestro deseo no es que nos consuelen o ser comprendidos. Es ser sanados. Sólo queremos que el dolor desaparezca. Sólo queremos ser amados, independientemente de nuestros errores. La única forma en que nuestra nación se sanará es si la gente comienza a sentir empatía unos con otros. No tenemos que estar de acuerdo, pero podemos escucharnos el uno al otro. No tenemos que entender el dolor de los demás, pero podemos estar allí para consolarnos unos a otros. La Biblia nos dice que debemos animarnos y edifi- carnos unos a otros. Hebreos [4:15 NVI] dice: «Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado». Él sintió nuestro dolor. Jesús vio a personas que eran alborotadores, santurro- nes, y de todos los diferentes orígenes. Él pudo haber dicho fácilmente: «Tienen que recibir lo que se merecen». Pero en cambio ����������������������������������������������É���������������������������������������������l murió la muerte que TODOS nosotros debería- mos haber muerto. Propongo que muramos a nuestro orgullo. Muramos a nuestro deseo de ganar discusiones y busquemos sanarnos unos a otros. Empaticemos unos con otros. Construyamos relaciones REALES con personas que no se parecen a no- sotros. Dave Gómez ENLACE MUSICAL 36 LiderJuvenil.com @EnlaceMusical ENLACE MUSICAL Dave es profesor de Tecnología en el Colegio Bau- tista de Temuco, Chile, además de Director Ejecuti- vo de EnlaceMusical.com, Director de KB Medios, y Gerente Técnico de SurXtremo Expediciones
  29. 29. Publicidad enlacemusical
  30. 30. Reconóceme Este es un juego que te ayudará a despertar el interés entre los chicos de tu grupo ya que se podrán conocer mejor. Cada uno debe escribir en un papel: • Algo que hace durante la semana • Algo que le gusta • Algo que no le gusta para nada • El nombre de alguien a quién conoce de mucho tiempo • El nombre de alguien a quién le gustaría conocer un poco más No deben escribir su nombre y si es posible todos deben tener el mismo color de pluma. Pídeles que sean creativos pero co- herentes en sus respuestas. Cuando todos terminen te entregarán a ti las hojas con las res- puestas. Tú las deberás mezclar y leer uno a uno cada papel. Sin decir nada ni hacer comentarios de ninguna manera los jugadores deberán escribir en otro papel de quién creen que se trata a medida que tú vas leyendo las respuestas. Para no confundirse, colócale número a las hojas y ellos deben colocar el número en el papel para ponerles un nombre. Al final, se revelan las respuestas correctas y el jugador que más aciertos haya obtenido es el ganador. 38 LiderJuvenil.com BIBLIOTECAS DE IDEAS RECURSOS PARA TU MINISTERIO Punto por Punto Debes conseguir dos paquetes de etiquetas circulares pequeñas de diferentes colores (los puntos), y numerarlas del uno a la mitad del total de jugadores (Si tienes 30 personas en tu grupo, numera las etiquetas del 1 al 15, lo mismo para cada color). También necesitaras un rollo de lana o hilo de tejer y algunos rollos de cinta adhesiva de papel. Divide a los jugadores en dos equipos (o más si el grupo es muy grande). Des- pués de elegir un capitán, entrégales a estos capitanes un paquete de los «pun- tos» ya numerados. Pídeles que le den a cada uno de los participantes en su equipo un punto, que deben pegar en la frente (menos el capitán). Ahora deja que se mezclen los dos equipos (puedes realizar algún otro juego para lograrlo). A la señal todos los jugadores deberán quedarse en el lugar donde se encuentran. Entonces los capi- tanes, agarrarán el rollo de hilo y una cinta adhesiva para unir punto por punto a todo el equipo, en orden numérico. El primero en terminar será el ganador. ¡Puedes regalar de premio al ganador un libro infantil de unir los puntos! ¿POR QUÉ? Esta es una buena dinámica para distender el clima y reírse un poco antes de empezar cualquier actividad. Puedes relacionarla o no al tema que se tratará ese día, pero no está hecha para una reflexión final, sino solo para divertirse. Entrega a todos en el grupo un lápiz y una tarjeta de 6 x 10 cm. Pídeles que escriban una pregunta comenzando con la frase: ¿Por qué..?, y luego recógelas. Después todos escribirán en otra tarjeta respuestas que em- piecen con «Porque…», y luego recógelas. Distribuye todas al azar y luego cada uno debe leer las pregun- tas que tienen escritas y la respuesta correspondiente. ¡Los resultados son divertidísimos!
  31. 31. BIBLIOTECA DE IDEAS Noche misionera Debemos fomentar en nuestros jóvenes el deseo de hablar de Cristo a los no alcanzados, pero a veces es muy difícil hablar de este tema porque pare- ce hecho para quienes salen a misiones transculturales. Es por esto que te proponemos que programes en tus actividades una noche muy especial. Divide a los chicos en varios grupos, de 8 personas aproximadamente, y da- les un país que ellos tienen que representar. La idea es que en la siguiente reunión cada grupo venga vestido con el traje típico de ese país, que puedan traer un plato conocido de ese lugar, tal vez algo de decoración para el sa- lón, y lo más importante: información sobre las creencias religiosas, la cos- movisión, el estado de la Iglesia cristiana, motivos de oración de misioneros que se encuentren allí, y todo lo que encuentren que pueda darles una idea de la obra que Dios ha hecho o que necesita que alguien haga. Motívalos a que investiguen y se personifiquen por el país que les diste. La noche de la presentación dales un tiempo para que presenten a los otros grupos las cosas que trajeron y que puedan orar por los no alcanzados de ese lugar. Podrás ver cómo ellos mismos crean el interés en ellos y en otros por salir a hablar del mensaje de salvación. Un deporte por mes La práctica del deporte es buena para la salud de todas las personas y en el caso de los adolescentes, aún más. No sólo ayudará al desarrollo de su organismo que es tan importan- te en esta etapa sino, también, servirá para prevenir hábi- tos muy perjudiciales como el consumo de tabaco, alcohol o drogas. La práctica de cualquier deporte con constancia ayuda a que los adolescentes aprendan la importancia de la disciplina, la constancia y el esfuerzo. Fomenta igualmente la competi- tividad que si se desarrolla con moderación puede ser muy beneficiosa en su vida. Los chicos y las chicas aprenden a disfrutar de las victorias y a hacerse fuertes con las derro- tas. Te preponemos que por mes puedan desarrollar un deporte específico. Tanto para mujeres como para varones. Lo ideal es que quizás en las primeras dos clases le pidas a «un co- nocedor o profesional» de ese deporte que le dé a los chicos algunas lecciones sobre reglamento, técnica, y consejos específicos sobre esa disciplina. Después de estas charlas informativas pueden comenzar a jugar y a practicar. Estas jornadas deportivas son una muy buena oportunidad para que los jóvenes inviten amigos nuevos. Usemos el de- porte como técnica de recreación, desarrollo social y físico, y de acercamiento con nuestros jóvenes y sus amigos.

×