Lorenia Gpe. Ruiz Vásquez 4”A” Lic. en Educación Primaria
Conclusión sobre la implicación que tiene la evaluación en el pr...
sino obtener un puntaje que lo mantendrá por debajo o en su caso, por arriba del estándar
constituido.
Debido a estas situ...
la vida, para movilizar los diversos saberes culturales, lingüísticos, sociales, científicos y
tecnológicos para comprende...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Conclusión implicación de la evaluación en el proceso de aprendizaje del niño

152 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
152
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
49
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Conclusión implicación de la evaluación en el proceso de aprendizaje del niño

  1. 1. Lorenia Gpe. Ruiz Vásquez 4”A” Lic. en Educación Primaria Conclusión sobre la implicación que tiene la evaluación en el proceso de aprendizaje del niño Sin duda alguna, la evaluación es una herramienta de gran importancia en el proceso de aprendizaje de un niño, ya que los saberes que brinda son en función de determinados aprendizajes que se espera logre, así que todos los saberes que durante un definido lapso de tiempo le son brindados y que además adquiere por su parte, precisan el grado de avance que ha tenido respecto a los mismos. Primeramente, considero vital reconocer que la evaluación es un proceso formativo, continuo y que permite la emisión de juicios de valoración que dan paso a obtener evidencias de aprendizaje empleando diversos instrumentos y recursos, y considerando las características y particularidades de los alumnos con el fin de reconocer logros y áreas de oportunidad; y posteriormente, regular los procesos de enseñanza y aprendizaje orientados hacia su mejora. En ese sentido, para los alumnos, la evaluación implica un reconocimiento de sus propios saberes conceptuales, procedimentales y actitudinales con el fin de examinar las áreas de oportunidad y fortalezas en cada rubro señalado. No obstante, para la mayoría de los niños, pensar en evaluación significa asociar este concepto directamente con un examen, o prueba objetiva, aspecto que, en algunas ocasiones los pone muy nerviosos, ya que no solo implica reconocer lo que se sabe o no,
  2. 2. sino obtener un puntaje que lo mantendrá por debajo o en su caso, por arriba del estándar constituido. Debido a estas situaciones, en algunas ocasiones, los alumnos pueden llegar a atemorizarse por las repercusiones que el número valorativo de una calificación conlleva. Respecto a ello, a veces, la buena calificación que un alumno obtiene no es por la verdadera reflexión que conlleva apropiarse de todos los conocimientos puestos a prueba a través de un examen, sino que lo realizan como parte de cumplir un requisito ante la institución, o bien, ante sus padres. Por otro lado, la evaluación auténtica abre paso a una autoevaluación y coevaluación en la que cada alumno se ve en la necesidad de reconocer todo aquello en lo que se desenvuelve adecuadamente y lo que puede ser fuente de mejora. Asimismo, en la coevaluación, se da cabida a encaminar sus acciones y la manera en que sus demás compañeros lo perciben, aspecto que es muy difícil de asimilar, ya que debido a la edad de los alumnos, no consideran todos los criterios cuando se trabaja en equipo, puesto que, a mi punto de vista, aun falta fortalecer la cultura de trabajar en colaboración. Para los estudiantes, la evaluación debe tornarse como un recurso de formación y oportunidad de aprendizaje en el desarrollo de competencias que le permitan actuar eficazmente en el radio de acción en el que se desenvuelve. A final de cuentas, la evaluación espera que cada alumno desarrolle la competencia del aprendizaje permanente en el que regule, asuma y dirija su propio aprendizaje a lo largo de
  3. 3. la vida, para movilizar los diversos saberes culturales, lingüísticos, sociales, científicos y tecnológicos para comprender la realidad en la que se encuentra inmerso.

×