González Muñoz, Jenny - El techo de la ballena

1.808 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.808
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.218
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

González Muñoz, Jenny - El techo de la ballena

  1. 1. A propósito de los 45 años de su nacimientoEl techo de la ballenaJenny González MuñozMuchos movimientos artísticos son catalogados desde una óptica que obedece a ciertos preceptosque, a nuestra opinión, en ocasiones se autoreglamentan sobre las bases de la historia, lacronología e incluso de la temporalidad, obligando a encasillar en un determinado ismo a unacorriente por el sólo hecho de haberse desarrollado en una estipulada época o zona. Este es elcaso de El Techo de la Ballena, movimiento cultural que muchos críticos han relacionado con elVanguardismo, por el hecho de haberse desarrollado en los años sesenta, en un paíslatinoamericano. Desde nuestra perspectiva, el aporte y la concepción de El Techo de la Ballena,van más allá de un simple hecho artístico. Su visión protestataria y provocadora encara visosrelacionados íntimamente con una mirada posmoderna, que si bien no se estaba dando en esemomento no anula su capacidad de traspasar los límites ante los que el mismo se negaba apermanecer. De allí nuestra interrogante: ¿Es que acaso el pertenecer a una época determinadapuede encasillarnos en una sola manera de pensar?El Techo de la Ballena: inicios y perspectivas“¿Por qué la ballena? (…) Porque hubiera sido fácil elegir el caimán. O porque hubiera sido deseñoritas estetas elegir el hipocampo. Y también porque la ballena está en el medio de la bondad yel horror, sujeta a todas las solicitaciones del mundo y el cielo, con su vientre dignísimo que se ríede Jonás y engulle un tanquero de petróleo, toda extendida de uno a otro extremo de la tierra, quecasi es la tierra misma o es el pájaro minúsculo que picotea su diente careado en el cual nadan lospeces. Esa amplitud notoria, ese deslizarse frenético, que nos permite negarnos en un comienzo acontestar, y concluir contestando, porque, a pesar del odio al inquisidor, teníamos suficientesrespuestas para anular su deleznable pregunta. Ese empuje hacia lo desconocido que puedeacrecentarnos la razón de vivir y contaminar los instrumentos de una substancia corrosiva quecambie la vida y transforme la sociedad”.(GONZÁLEZ LEÓN, Adriano. Rayado sobre el Techo, nº 3. Caracas, agosto de 1964.)El Techo de la Ballena es un movimiento fundamental para la vida cultural venezolana del siglo XX.En sus filas contó con escritores, artistas plásticos, fotógrafos, cineastas, etc., de la talla de: CarlosContramaestre, Juan Calzadilla, Caupolicán Ovalles, Edmundo Aray, Francisco Pérez Perdomo,Efraín Hurtado, Salvador Garmendia, Adriano González León, José María Cruxent, FernandoIrazábal y Perán Erminy, entre otros. Se constituyó a comienzos del año 1961, siendo marzo elmes que marcó el inicio definitivo con la apertura de la exposición intitulada “Para restituir elMagma”, la cual se montó en el garage de una casa ubicada en la urbanización El Conde, en elcentro de Caracas. En su primer manifiesto, Rayado sobre el Techo, nº 1, se dieron ciertas pautasy premisas acerca de la “ideología” del movimiento. Ya acotaban Carlos Contramaestre, GonzaloCastellanos, Caupolicán Ovalles, Edmundo Aray, Juan Calzadilla y Salvador Garmendia, en “Elgran Magma” (marzo de 1961):“bajo toda estructura que pretende encerrar una dinámicaexiste ya un germen de rupturatenemos menos capacidad para organizar esta es evidente que para vivirvivir es urgentede ahí que la ballena para vivir no necesita saber de Zoología (…)”Ese “germen de ruptura” se traduce en la puesta en escena de elementos utilizados para llevar unapropuesta que marcará un desajuste en cuanto a lo preestablecido, no solamente desde el puntode vista artístico, sino también en lo que atañe a lo social y político. Esa “organización” en aparentedesorden es lo que permite a la ballena no encasillarse en un solo objetivo, o en una sola postura,pues no necesita de esos paradigmas para “vivir”, no precisa de sapiencia academicista paraevolucionar.Más adelante agregan:“el techo de la ballena está fundado en la plena lucidez incontrolable
  2. 2. del orgasmo que sólo los insomnios verificanporque la ballena es el único prisma válido es el único prismaque tiene su barbariepocas realidades son tan emocionantes como un nombre querompe todas las liturgias del lenguaje el techo de la ballenaes más que un nombre (…)”(Rayado sobre el Techo, nº 1. Caracas, marzo de 1961.)Busca la verificación de la realidad de la vida basándose en una lucidez aclaratoria, reiterativa,amenazante, que estalla de verdad, desde adentro, en lo más íntimo, lo más profundo, como unorgasmo. Ideas que llegan al orificio, al techo, y salen a la luz con una enorme violencia. Y allí estála presencia de un lenguaje tan gráfico como corporal. Tan exacto como equívoco. Tan fatal comorisible. Tan vivo como putrefacto.El Techo de la Ballena reunió elementos de ácido humor, crítica y opinión contestataria, literaturaexpresada en prosa, poesía sorpresiva y libre, fotografías de carácter, y en fin, una conjunción deelementos materiales e ideológicos que utilizó estéticamente con una finalidad bastante concreta,perfilada hacia una protesta social y política.“es necesario restituir el magmala materia en ebulliciónla lujuria de la lavacolocar una tela al pie de un volcánrestituir el mundola lujuria de la lavademostrar que la materia es más lúcida que el colorde esta manera lo amorfocercenado de la realidad todo lo superfluo que la impide trascendersesupera la inmediatez de la materia como medio de expresión haciéndolano instrumento ejecutorpero sí médium actuante que se vuelve estallidoimpacto (…)”(Rayado sobre el Techo, nº 1. Caracas, marzo de 1961.)El restablecimiento de la lava quemante que vomita el volcán, se hace imprescindible en la labordel artista que coloca su lienzo al pie del fluido para renovar la lacerante trascendencia de unmundo carcomido por la basura y la pudrición moral. Aclarar la realidad mediante el exterminio, laquema, el incendio. Colocar una bomba de tiempo en la cadena que aprisiona la materia, que laoscurece. Es la tarea.La cohesión de El Techo estuvo sostenida por la coherencia de sus propuestas y los retosplanteados en ellas, lo cual le dio gran libertad expresiva a sus integrantes, en la mayoría de lasocasiones rayando en la intransigencia y la irreverencia. A todo esto se le agregó la presencia deelementos dadaistas y surrealistas al ir en contra de muchas cosas establecidas, e implantar loonírico, no sólo desde el punto de vista académico sino también aquellas relacionadas con losreglamentos sociales, la vida cotidiana, etc. En este sentido, la burla hacia aquello que pudiera serdemasiado literario era casi una constante, pues a los “balleneros” poco les importaba el estilo y loretórico, haciendo, entonces, pleno uso de la libertad creadora construyendo una renovación dellenguaje, lo cual es una característica de la Posmodernidad.La crítica social y política fue punto importante en el desarrollo de El Techo de la Ballena. A pesarde ser un movimiento que englobó la literatura, las artes visuales y las artes plásticas, como yaacotamos, fue en este último renglón donde tuvo mayor repercusión en el público. Susexposiciones llenas de collages que iban más allá del mero material tangible, constituían unamanera amplia y completa de expresar desacuerdos frente a un sistema represor el cual estoscreadores no compartían. Esta forma de protesta sustentada en una calidad artísticacompletamente plena de una creatividad avasallante que bien podía provocar una carcajada desdeun humor cínico, o despedir un asco espantoso frente a huesos derruidos y carnes putrefactas, le
  3. 3. dio a El Techo una de sus características más trascendente.“Homenaje a la cursilería” (junio de 1961) y “Homenaje a la necrofilia” (noviembre de 1962) fueronmuestras que marcaron una verdadera importancia en la expansión de los pensamientos de ElTecho. La primera, según lo señalado por sus propios creadores, fue presentada como “un gestode franca protesta ante la permanente indeclinable farsa cultural del país, o como decía CaupolicánOvalles, “un testimonio sobre farsantes con aires de comprometidos y hacedores de cultura”,constituyó un primer intento para despertar un pensamiento crítico-práctico hacia la posiciónpequeño burguesa que se encontraba dominando el ámbito cultural venezolano, en todas susmanifestaciones. La segunda, fue una plausible provocación, sus bases construidas sobre la lavadel escándalo generado, una inmejorable manera de dar a conocer pensamientos de protesta anteuna sociedad que se estaba pudriendo tan visiblemente como aquellas vísceras que, carcominadaspor las larvas, obligaron al Ministerio de Sanidad a clausurar la exposición. Respecto a ésta IgnacioEnrique Oberto (1997) extrae del texto de Salvador Garmendia:“Huesos y vísceras de animales recién descuartizados cubrieron las paredes del garage que sirvióde escondite para la conservación del sacrificio. En una fotografía del catálogo rotulada como Elartista en su taller, aparecería Contramaestre en el momento de elegir cuidadosamente las piezasde su trabajo, inclinado sobre un satánico mesón de matadero público. Contramaestre proponíamás que un ademán iracundo y exhibicionista, una respuesta cargada de sangrienta ironía al muyreal y cotidiano ejercicio de represión y brutalidad armada, que la policía del régimen ejercíadescaradamente en las calles”.Espíritu contestatario. Ya no “el arte por el arte”, sino una resonancia estruendosa. Asumir unaposición diferente ante lo que estaba sucediendo en el país. Porque se hace imposibledesvincularse de la realidad siendo artista. El entorno grita lapidariamente los sobresaltos de latangibilidad. Es un tomar partida. Colocarse frente a frente, ante el final de la utopía. No se trata deresolver los problemas, sino de establecer estrategias para que no quede oculta la verdad, paraque se levanten tempestades y tal vez, se llegue al final de la debacle.jenny66m@yahoo.es

×