LA VIOLENCIA SIMBÓLICA
Contra la Mujer
Luis M. Pérez M.
DDHH-2015-Grupo 1: Metropolitano
Profesora: Norma López
Caracas, A...
Se puede erradicar
La VIOLENCIA?
Erradicar la violencia es, pura y llanamente, una exigencia ética, una
cuestión a la que ...
En un artículo de hace un par de años, el sociólogo francés Pierre
BOURDIEU escribía: «la dominación masculina, que hace d...
Este es, efectivamente, el convenio tácito sobre el que se funda la
violencia sexual, genital o afectiva contra las mujere...
Artículo 14.-(Definición)
La violencia contra las mujeres a que se refiere la presente Ley, comprende
todo acto sexista qu...
Artículo 15.-(Formas de violencia)
Se consideran formas de violencia de género en contra de las mujeres, las
siguientes:
1...
Quizá por ello no sea el ámbito penal el más necesitado de reformas en este
momento. Decía al principio que erradicar la v...
En segundo lugar, la ética del cuidado, que ha conferido sentido a la vida de
tantas mujeres y, aún hoy, a la de tantas pe...
La ayuda al prójimo es una metáfora de nuestra identidad individual. Aquel que
es capaz de dar se percibe a sí mismo como ...
GRACIAS POR SU ATENCION
NO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS
MUJERES
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Volencia simbolica

210 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
210
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Volencia simbolica

  1. 1. LA VIOLENCIA SIMBÓLICA Contra la Mujer Luis M. Pérez M. DDHH-2015-Grupo 1: Metropolitano Profesora: Norma López Caracas, Abril de 2015
  2. 2. Se puede erradicar La VIOLENCIA? Erradicar la violencia es, pura y llanamente, una exigencia ética, una cuestión a la que sólo es posible enfrentarse con una pregunta: ¿cuales son sus condiciones de posibilidad?¿Qué es preciso hacer para que sea eliminada? Cualquier otro enfoque no es sino seguir dando vueltas a la pelota amarilla de la hipocresía. Desde este punto de vista, la primera afirmación necesaria es que no existe una distinción sustancial entre la violencia, en general, y la violencia contra las mujeres y las niñas. No se va a erradicar la segunda si persiste la Primera. Y ello por una razón evidente: en cualquier situación presidida por la razón del más fuerte, los más débiles son las primeras víctimas, y las más numerosas.
  3. 3. En un artículo de hace un par de años, el sociólogo francés Pierre BOURDIEU escribía: «la dominación masculina, que hace de la mujer un objeto simbólico, cuyo ser es un ser-percibido, tiene el efecto de colocar a las mujeres es un estado permanente de inseguridad corporal o, mejor dicho, de alienación simbólica. Dotadas de un ser que es una apariencia, están tácitamente conminadas a manifestar una especie de disponibilidad (sexuada y, eventualmente, sexual) con respecto a los hombres.
  4. 4. Este es, efectivamente, el convenio tácito sobre el que se funda la violencia sexual, genital o afectiva contra las mujeres; las mujeres, alienadas de sí mismas, son sobre todo cuerpo, soporte físico de agresiones. Pero, si queremos evitar también esta forma de violencia, habremos de esclarecer primero todas aquellas otras que la preceden y que deben gozar, en una escala de valores desde un punto de vista más equilibrada, de una mayor atención.
  5. 5. Artículo 14.-(Definición) La violencia contra las mujeres a que se refiere la presente Ley, comprende todo acto sexista que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, emocional, laboral, económico o patrimonial; la coacción o la privación arbitraria de la libertad, así como la amenaza de ejecutar tales actos, tanto si se producen en el ámbito público como en el privado.
  6. 6. Artículo 15.-(Formas de violencia) Se consideran formas de violencia de género en contra de las mujeres, las siguientes: 17. Violencia simbólica: Son mensajes, valores, iconos, signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad.
  7. 7. Quizá por ello no sea el ámbito penal el más necesitado de reformas en este momento. Decía al principio que erradicar la violencia contra las mujeres es una exigencia ética. Pero, ¿de qué ética? Creo, sinceramente, que se trata en primer lugar de reivindicar la ética de la libertad personal, de la libertad de conciencia, de la capacidad de autocontrol y autoestima. Individuos fuertes, libres e iguales tienden a resolver sus conflictos mediante el diálogo y el consenso, no mediante la violencia.
  8. 8. En segundo lugar, la ética del cuidado, que ha conferido sentido a la vida de tantas mujeres y, aún hoy, a la de tantas personas de buena voluntad. La compasión, la atención a las necesidades de los demás, no son necesariamente muestra de debilidad, de incapacidad de oponerse a la violencia. Como señala Robert WURTHNOW, ¨cuidar a los otros es frecuentemente ayudarnos a nosotros mismos¨.
  9. 9. La ayuda al prójimo es una metáfora de nuestra identidad individual. Aquel que es capaz de dar se percibe a sí mismo como un individuo enérgico y equilibrado, capaz de soportar la desgracia de los otros. La ética del voluntariado parece la propia de la sociedad moderna, con raíces en la tradición utilitarista (BENTHAM) y el optimismo antropológico (Rousseau) y con un gramo de cinismo e individualismo derivados de la contemplación de un mundo excesivamente difícil de cambiar. Una ética que nos aleja de la moral militante del compromiso, pero que quizá sea adecuada para una época en la que tantas armas, tantas luchas, tantas agresiones, tantos dogmas y tantas certezas es preciso desterrar.
  10. 10. GRACIAS POR SU ATENCION NO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

×