Carta de
Gratitud y
Alabanza
“E invócame en el día de la angustia; te
libraré, y tú me honrarás.”
(Salmo 50:15)
Recienteme...
grado 5 y de allí lo único que quedaba era la diálisis, como
efectivamente hicieron, desde ese momento nos dijeron:
--que ...
micción es mayor y más clara, en medio de todo esto
percibimos que su fe en el Señor se ha fortalecido.
El Señor ha cumpli...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

CARTA DE AGRADECIMIENTO Y ALABANZA A DIOS

3.475 visualizaciones

Publicado el

SE TRATA DE UNA CARTA DE RECONOCIMIENTO, DE AGRADECIMIENTO Y DE ALABANZA A DIOS POR LA BUENA OBRA QUE DIOS HA HECHO EN SU HIJO DE LOS HERMANOS MENDOZA EN VENEZUELA. USAN COMO APOYO EL SALMO 50:15

Publicado en: Meditación
1 comentario
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.475
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
179
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
1
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

CARTA DE AGRADECIMIENTO Y ALABANZA A DIOS

  1. 1. Carta de Gratitud y Alabanza “E invócame en el día de la angustia; te libraré, y tú me honrarás.” (Salmo 50:15) Recientemente hemos vivido días de angustia, han sido momentos oscuros, cada hora de esos días parecía más negra que la que precedió, cuando llevamos a Rubén Elí (uno de nuestros hijos) al hospital el martes 8 de Octubre no sabíamos que íbamos a pasar por un Valle de Sombra y lágrimas, después de varios exámenes le diagnosticaron “Síndrome Nefrótico”, lo hospitalizaron por 31 días, el ingresó con grado 2, en una escala del 1 al 5, el caso de Rubén fue muy atípico, por varios factores, la edad en que debutó con ese Síndrome, normalmente se presenta entre 2 a 6 años, a él se le presenta con 12 años, no se conoce al momento la causa y fue totalmente asintomático, hay casos que hemos conocidos donde niños que tienen la misma enfermedad y permanecen estables en el grado con que debutaron, a Rubén le avanzó en cuestión de pocos días a
  2. 2. grado 5 y de allí lo único que quedaba era la diálisis, como efectivamente hicieron, desde ese momento nos dijeron: --que el caso era irreversible y que debíamos movernos con el trasplante de riñón lo más pronto posible, para mejorar la calidad de vida del niño--. Para estas ocasiones es oportuna la promesa “E invócame en el día de la angustia” eso hemos hecho, en comunión con todo el pueblo del Señor en Venezuela y fuera de ella, conocíamos las suplicas y ruegos fervientes que se presentaban cada momento ante el trono de gracia, llegó el momento de la segunda parte del versículo “Te libraré”, el viernes 1 de noviembre una doctora pediatra eco-grafista le hizo un eco y le comentó a mi esposa que --los riñones estaban bastante deshinchados, casi en su tamaño normal y lo notaba con una mejoría considerable que lo clasificó en grado 2--. Algunas doctoras nefrólogas nos dijeron --que eso era imposible, una nos dijo que en 10 años no había visto el 1er caso que en que un paciente con Síndrome Nefrótico de grado 4 o 5 llegara a bajar de escala, se consideran esos casos crónicos e irreversibles--. A partir de la siguiente semana, empezó a mejorar, después de 8 secciones de diálisis, pautadas los lunes, miércoles y viernes, luego, le suspendieron las mismas ya que sus valores mostraban señales favorables de restauración. La semana pasada tuvimos que asistir a una junta médica en el Hospital J.M. De los Ríos (Caracas, Venezuela), el propósito de ella era tratar el asunto del trasplante, --los médicos presentes quedaron asombrados por su caso y como se revirtió el diagnóstico--. Actualmente estamos en espera de los resultados de una biopsia renal, Rubén mejora, su
  3. 3. micción es mayor y más clara, en medio de todo esto percibimos que su fe en el Señor se ha fortalecido. El Señor ha cumplido su parte, nos ha librado en el día de la angustia y ahora nos toca cumplir con nuestra parte “y tú me honrarás”, sabemos que por nuestro propia fuerza es imposible, pero con su gracia decimos como el apóstol Pablo “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). Sin más y de nuevo expresando nuestra eterna gratitud, nos despedimos, Suyos por el Gólgota Rubén Mendoza y Familia. Clínica del Síndrome Nefrótico Diálisis.

×