EL MATRIMONIO        Y LA     ASAMBLEA                                        Lcdo. Carlos E. Fariñas G.Para muchas person...
1. El matrimonio en la óptica de Dios La única manera segura de situarse dentro de la óptica divina en cualquier aspecto d...
1. Objetivos de Dios con el matrimonio1.1 Descendencia para Dios                                                          ...
ejemplos admirables sobre las consecuencias de tener o no, claridad de este propósito. En elcapítulo 5 tenemos el triste c...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

EL MATRIMONIO Y LA ASAMBLEA. LCDO. CARLOS FARIÑAS

1.389 visualizaciones

Publicado el

UN ARTICULO O DOCUMENTO SOBRE EL MATRIMONIO, TAN ESENCIAL EN ESTOS TIEMPOS DE CRISIS DE LA PAREJA Y EN EL CUAL SE CITAN TRES OBJETIVOS DEL MATRIMONIO QUE SON: 1. UNA DESCENDENCIA PARA DIOS. 2. UN SERVICIO PARA DIOS. 3. UN TESTIMONIO PARA DIOS. ESTE ESCRITO ES VERTIDO A NOSOTROS POR UN HERMANO CONOCIDO QUE HA SIDO DE AYUDA Y BENDICIÓN ENTRE LAS ASAMBLEAS EN VENEZUELA Y QUE SABEMOS SERA DE AYUDA PARA MUCHOS.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.389
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
876
Acciones
Compartido
0
Descargas
15
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

EL MATRIMONIO Y LA ASAMBLEA. LCDO. CARLOS FARIÑAS

  1. 1. EL MATRIMONIO Y LA ASAMBLEA Lcdo. Carlos E. Fariñas G.Para muchas personas en el día de hoy, el matrimonio no es otra cosa que un acto ritual, social yde cierta conveniencia, para “legalizar” la vida íntima de una pareja. Este concepto tan vil yapartado de la revelación de Dios, se llegó a generalizar de tal manera, que actualmente hasta encírculos cristianos se comenta del matrimonio como la “única salida”, tanto para los varonescomo para las hembras, para satisfacer sus necesidades biológicas de sexo, o para calmar losapremios sexuales de una sociedad decadente, cada vez más y más comprometida con unaconducta licenciosa, lasciva, diabólica e inmoral, que solamente busca la mezquina satisfacciónde las más aberrantes concupiscencias, sin importar el daño que ello conlleve. A tal extremo seha llegado, que muchos (y cada vez más) orientadores y hasta expositores bíblicos, consideran la“satisfacción sexual” como la piedra angular del éxito conyugal, lo que equivale a decir que si nose tiene una vida sexual satisfactoria, se tiene “prácticamente” asegurado el fracaso delmatrimonio, desatendiendo con ello otros aspectos de mucho mayor peso en la vida en pareja.No pretendo desconocer la importancia que la vida sexual sana tiene en la vida conyugal, enninguna manera. Sería absurdo y tonto opinar lo contrario. Lo que pretendo en este ensayo, esdemostrar cuales son las verdaderas bases del éxito conyugal, y el valor relativo de las relacionesen el ámbito hogareño. Veamos las verdaderas bases del éxito conyugal
  2. 2. 1. El matrimonio en la óptica de Dios La única manera segura de situarse dentro de la óptica divina en cualquier aspecto de la vida, es colocarse bajo el haz de luz que arroja la Biblia, la Palabra de Dios. Esta nos enseña en los dos primeros capítulos del Génesis, que Dios no hizo a la mujer “porque Adán tuviere un incontenible deseo sexual”, sino por la necesidad de una ayuda adecuada para poder cumplir con los propósitos de Dios para con él y el mundo donde le había colocado. Dentro de esos planes divinos, estaba la procreación o extensión de la especie humana. En su sabiduría, el excelso Creador determinó que el acto reproductivo estuviese a cargo de La palabra de dos seres, con distinción genética Dios “La Biblia” de sus sexos, tanto en lo interior e invisible como en lo externo y es la óptica divina visible, incluyendo diferencias vitales aún en la esfera de los sentimientos y comportamientos. Algunas especies animales (pocas por cierto) son hermafroditas, es decir, que tienen los dos sexos y efectúan fecundación cruzada, o sea que al unirse dos ejemplares, cada uno fecunda al otro al comportarse ambos como hembras y machos a la misma vez; en otras especies (menos aún) un ejemplar puede cambiar su sexo cuando en su comunidad este escasee, evitando así el peligro de la desaparición de esa especie por falta de reproducción. También en el reino vegetal se encuentran algunas especies que poseen los dos sexos en una sola flor, pero la constante natural nos enseña, que estas excepciones que se explican fácilmente a la luz de las características propias de cada especie, confirman la voluntad de Dios de confiar la reproducción y mantenimiento de los seres vivos, a dos ejemplares de una misma especie pero con distintos sexos. ¡Cuán maravilloso es Dios! En su bondad nos dotó de tal manera, que ese acto natural y hasta inconscientemente obediente de la reproducción, no fuese llevado a cabo de una manera instintiva y animal, sino inteligente y placentera, de manera que al obedecer a “ese llamado de Dios”, el hombre lo hiciera de forma grata y experimentando un sano y profundo placer.
  3. 3. 1. Objetivos de Dios con el matrimonio1.1 Descendencia para Dios Nos podríamos preguntar porque Dios estableció el matrimonio como una Tres Objetivos del Matrimonio: relación monógama, de pareja, y no una 1. Una Descendencia para Dios polígama donde, según los criterios que 2. Un Servicio para Dios manejan los hombres, 3. Un Testimonio para Dios se daría mejor la condición de trabajo y reproducción a la que hemos hecho referencia. Debemos primero fijar nuestra atención en la palabra más usadapara designar esta relación de pareja –de hecho es la que estamos usandoen este trabajo- como lo es “matrimonio”. El vocablo “matrimonio” viene del latín mater, quesignifica madre; este dato nos ayuda a entender, que la labor que debe realizar una pareja, está enfunción de las actividades relativas a la crianza de los hijos en el sentido más amplio de lapalabra, todo lo que generalmente se engloba en el término “maternidad”. El Apóstol Pablo nosenseña que es esta la esfera ideal para la mujer creyente (1 Timoteo 2:15; Tito 2: 4-5).De manera que, el matrimonio tenía una función mucho más importante en los planes de Dios,tal como lo expresa el profeta Malaquías al explicar porque Dios estableció la relación solamenteentre dos personas de distintos sexos para formar un matrimonio: porque buscaba unadescendencia para Dios (Malaquías 2:15); lo que quiere decir que una pareja unida enmatrimonio tiene la responsabilidad de vivir de manera tal, que sus descendientes sigan elcamino de comunión de sus padres con Dios. Es muy evidente que la tarea de educar hijos paraDios, será mejor conducida por una pareja bien avenida y consciente de sus privilegios yresponsabilidades para con su Señor, que por una familia promiscua.1.2 Servicio para DiosEn (Génesis 1: 28 y 2: 15), se hace patente un segundo propósito de Dios para con aquellaprimera pareja, como fue el de servicio para El. Adán y Eva tenían la responsabilidad de cuidar ylabrar el huerto donde habían sido colocados por Dios, a la vez que serían testigos para lasgeneraciones que de ellos saldrían, de la gracia del Creador, de Su poder y bondad. Ellosdescuidaron este segundo propósito y cayeron en transgresión, trayendo las conocidasconsecuencias del pecado para la humanidad. En los Hechos de los Apóstoles encontramos
  4. 4. ejemplos admirables sobre las consecuencias de tener o no, claridad de este propósito. En elcapítulo 5 tenemos el triste caso de Ananías y Safira (Hechos 5:1-11), quienes no entendieron lamagnitud y privilegio del ministerio de servir al Dios vivo supliendo para las necesidades de lossantos y fallaron por ello. En situación opuesta encontramos a Aquila y Priscila en el capítulo18, modelos de un matrimonio cristiano consciente de sus responsabilidades, sirviendo a Pabloprimero, a Apolos luego, y a los creyentes de Acaya de manera indirecta posteriormente.(Hechos 18:1-28).Es verdaderamente invalorable, el servicio de un buen matrimonio en medio de la congregación,como lo demuestran las referencias que de Aquila y Priscila hace Pablo en sus cartas (Romanos16: 3-5; 1 Corintios16: 9; 2 Timoteo 4: 19).1.3 Testimonio para DiosCuando leemos el capítulo 4 del libro de Génesis, notamos que tanto Caín como Abel teníanconocimiento de la existencia de Dios y la manera de acercarse a Él. Nos preguntamos: ¿Quiénles enseñó? Y solamente hallamos una respuesta: Adán y Eva tuvieron que enseñarles todas lasverdades relacionadas con Dios y la manera de servirle. En otras palabras, el primer matrimoniotenía el deber de testificar de Dios a las otras generaciones. En el precioso capítulo 5 de la cartade Pablo a los Efesios, el Espíritu Santo nos presenta el matrimonio como una muy elocuente y ala vez solemne figura de la relación de Cristo con su muy amada iglesia. Si al creyente, demanera singular, se le ha conferido el ministerio de la reconciliación (testimonio e invitación alos incrédulos a reconciliarse con Dios mediante la obra de Cristo), cuanto más no será depreciosa la labor encomendada a los matrimonios cristianos, de testificar la grandeza, solemnidady pureza del amor de Jesucristo hacia los que son de Él.Podemos entonces concluir, que el matrimonio tiene un elevado lugar de honor entre lasinstituciones humanas, pues cumple con esa triple función de levantar una familia para Dios,realizar un servicio para Dios entre los hombres, y mantener el testimonio de la gracia de Diosmanifestada para salvación de todos los hombres. Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. (Génesis 2:18)

×