“LAEVANGELIZACION   FAMILIAR”             ………     Ing. Alcímides Velasco.             ……….       TOMO I. (Cap. 5).        ...
LA EVANGELIZACIÓN FAMILIAR                              (Cap. 5. Tomo I.)                                                 ...
gusten de las vanidades del mundo, y se enreden en ellas, les será mucho más difícil venir alglorioso Redentor. Tu alma y ...
Leyendo                                                       la Biblia                                                   ...
Hermanos, debemos orar para recibir gracia, de tal manera que la vida que vivamos seauna bendición, y no un tropiezo que d...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

EVANGELIZACIÓN FAMILIAR. (CAP.. 5). TOMO I. LIBRO COMO ALCANZAR A OTROS PARA CRISTO

1.757 visualizaciones

Publicado el

UN ESCRITO QUE SIRVE DE AYUDA SOBRE COMO ALCANZAR A OTROS (LA FAMILIA) PARA CRISTO A TRAVÉS DE LA LECTURA DE LA BIBLIA, CADA DÍA EN UNIÓN DE LA FAMILIA Y DONDE SEA QUE NOS ENCONTREMOS Y APARTANDO UN MOMENTO PARA ELLO. HA SIDO ESCRITO POR UN HERMANO RECONOCIDO EN VENEZUELA Y EL EXTERIOR EN LA OBRA DEL SEÑOR Y DEDICADO A TIEMPO COMPLETO A SU OBRA.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.757
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
649
Acciones
Compartido
0
Descargas
40
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

EVANGELIZACIÓN FAMILIAR. (CAP.. 5). TOMO I. LIBRO COMO ALCANZAR A OTROS PARA CRISTO

  1. 1. “LAEVANGELIZACION FAMILIAR” ……… Ing. Alcímides Velasco. ………. TOMO I. (Cap. 5). ……….. LIBRO: COMO ALCANZAR A OTROS PARA CRISTO ¿LA EVANGELIZACIÓN ES POSIBLE HOY? ……………. Dr. Luis A. Silva Cisneros Y Colaboradores. Valencia, Venezuela. (1a Edición. 1996. 2a Edición. 2011).
  2. 2. LA EVANGELIZACIÓN FAMILIAR (Cap. 5. Tomo I.) Ing. Alcímides Velasco Cuando el Señor comisionó a los discípulos para ir al mundo con la simiente delevangelio, no dejó a voluntad de ellos el escogimiento de la esfera de acción misionera, sino queestableció un orden de prioridades en el campo evangelístico que tenían por delante. Él dijo:“Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra”(Hechos 1:8). En esto encontramos el principio para el tema que vamos a desarrollar: había queempezar por casa, es decir, por Jerusalén. Hermanos, si no hemos podido ganar a nuestros propios hijos, parientes y vecinos. ¿conqué crédito moral y aval espiritual podremos ir allende los mares, o más allá de nuestrasfronteras para ganar a los paganos o a otros para Cristo?. Se dice del famoso predicador del siglo pasado, Carlos Spurgeon, que encontrándose muyocupado en llevar a otros al Señor, fue asaltado de repente por una inquietante preocupación quelo dejó desconcertado sobremanera: ¿Quién está llevando a mis propios hijos a Cristo? Dejó susoyentes perplejos al salir corriendo a su casa a cumplir con esta vital responsabilidad. Cuando llegó al hogar y abrió, se sorprendió de encontrar la sala sola y silenciosa. Sedetuvo para reflexionar, un poco desconcertado. Luego le pareció oír voces en uno de losaposentos. Acercó su oído a la puerta, y oyó a la Sra. Anna Thompson, su esposa, que estabaleyendo y explicando la Biblia a los chicos. Sin que él lo supiera, su idónea diariamente se reuníacon los hijos para impartirles instrucción divina. Lleno de alegría dio gloria al Señor, y pensó:“Ahora, sí puedo salir para continuar mi labor.” Ella como la mujer sabia de (Proverbios14:1) estaba edificando su casa sobre el cimiento de las Escrituras. Yo y mi casa serviremos al Señor Josué 24:15 Dios tiene especial interés en nuestros hijos. Él dice: “Herencia de Jehová son los hijos;cosa de estima el fruto del vientre” (Salmos 127:3). Él está interesado en todo el núcleofamiliar. Dijo a Noé: “Entra tú y toda tu casa en el arca”, (Génesis 7:1). A Cornelio y alcarcelero de Filipos se les prometió que serían salvos ellos y toda su casa. Lidia, Crispo,Estéfanas, Onesíforo y otros más tuvieron el privilegio de ver a todos los suyos convertidos alSeñor. Hermanos, nuestro campo misionero más inmediato es el ámbito hogareño. Recordemos,hermanos, que si nuestros hijos no son salvos en los primeros años de su vida, después cuando
  3. 3. gusten de las vanidades del mundo, y se enreden en ellas, les será mucho más difícil venir alglorioso Redentor. Tu alma y la mía saben que esto es así. Que el Señor nos ayude en estasolemne misión. La experiencia de la mayoría de los hijos de padres cristianos convertidos compruebanque deben mucho a los buenos hábitos espirituales de sus padres. A continuación presentaremos algunas de estas prácticas piadosas que contribuyen enalcanzar a los hijos para Cristo en su edad temprana.1.- EL ALTAR FAMILIAR. Con esto nos referimos a la buena práctica de celebrar diariamente un culto en el senofamiliar. Es muy saludable y sencillo hacerlo. Los padres se reúnen con los hijos; se canta, seora, se lee un capítulo o parte de él en forma conjunta. Se comenta breve y amenamente, los hijospueden preguntar, si están motivados. Al finalizar, si se quiere, se escoge de la porción leída untexto clave o parte de él para memorizar. Se ora, se canta algún coro o estrofa de un himno. Esta práctica goza de un amplio respaldo en la Palabra de Dios. Está escrito: “Estaspalabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón, y las repetirás a tus hijos, yhablarás de ellas estando en tu casa...” “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuereviejo no se apartará de él.”. (Deuteronomio 6:6-7; Proverbios 22:6). “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Proverbios 22:6 Dios mismo en su ley propiciaba situaciones para favorecer al padre en la responsabilidadde instruir al hijo. En la ceremonia pascual, el hijo observaba al padre celebrando el rito. Elmuchacho preguntaba al padre: ¿Qué es este rito vuestro? También en la redención del asno porun cordero, el chico preguntaba: ¿Qué es esto? En el monumento de doce piedras levantado enlas riberas del Jordán frente a Gilgal; aquel monumento inducía al hijo a preguntar: ¿Quésignifican estas piedras? En cada caso daba oportunidad al papá de dar al hijo una respuesta a laluz del Libro. Jocabed crió a Moisés inculcando profundamente en su alma los principios divinos. Loiday Eunice hicieron otro tanto con Timoteo. De él está escrito: “Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por fe que es en Cristo Jesús” (2 Timoteo 3:15).
  4. 4. Leyendo la Biblia en Familia, en la Casa2.- ASISTIR AL CULTO CONGREGACIONAL. Es una gran bendición implantar en el hijo/os desde muy tierna edad la necesidad y laimportancia del culto. Ir a la escuela bíblica, al culto de predicación, y aún al culto de la Cena delSeñor, ponen al hijo dentro de la esfera de influencia y operación del espíritu Santo. Es un garrafal error decir: Mis hijos son hijos de la promesa, y Dios tiene que salvarlos.No nos olvidemos que Dios tiene hijos, pero no nietos. Cornelio no dijo a sus hijos: Dios meprometió a través del ángel salvarlos a ustedes, de modo que estén tranquilos que Dios va acumplir su palabra. NO. Él no les infundió a sus hijos este frío y errado pensamiento. Alcontrario, tuvo mucho ejercicio mientras esperaba la llegada de Pedro. Se reunió en la presenciade Dios con su casa, sus parientes y amigos más íntimos, para oír todo lo que Dios habíamandado a decirles por medio de Pedro. Estando en esta actitud activa y expectante fue que élvio cumplirse la promesa del Señor. Hermanos, sigamos este buen y noble ejemplo. El célebre Moody agradecía mucho a su madre el haber sembrado en su alma el hábito deir al culto cada domingo. Fue en este ambiente que su maestro de clase bíblica, Eduard Kimball,le llevó a los pies del Señor a edad temprana.3.- LA SINCERIDAD DE LOS PADRES. Los hijos son los más cercanos espectadores de nuestras sencillas actuaciones cotidianas.Para ellos no pasan desapercibidas las veces que nos observan de rodillas ante la presencia deDios, o en reverente ocupación con la Biblia abierta, al orar al salir y entrar, o en la piadosacostumbre de no faltar a los cultos. Ellos valoran el trato amoroso y considerando a la esposa. Son vigilantes silenciosos de larectitud y limpieza en los asuntos domésticos. Ellos saben que sus padres no roban luz, ni agua,ni deben como morosos en la bodega. El muchacho se forma un concepto de la vida espiritual y personal de sus padres. Hay unavoz constante que le dice agudamente a su conciencia: Papá y mamá no son unos hipócritasreligiosos. Lo persigue como una sombra el pensamiento. Algún día yo también debo aceptar elDios de mis padres. Está profundamente persuadido en su corazón que sus padres van al cielo. Elanhela estar con sus viejos queridos en gloria excelsa junto a Cristo.
  5. 5. Hermanos, debemos orar para recibir gracia, de tal manera que la vida que vivamos seauna bendición, y no un tropiezo que dañe el camino espiritual de los hijos que Dios nos ha dado.Dios dijo de Abraham: “Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, queguarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobreAbraham lo que ha hablado acerca de él”. (Génesis 18:19). Que el Señor nos ayude para decir un día en el cielo: “He aquí, yo y los hijos queDios me dio”. (Hebreos 2:13; Isaías 8:18). La Familia leyendo laBiblia en el Parque y en la Habitación El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero. (2 Timoteo 2:6)

×