SIETE MANERAS DE APOYAR LA       PREDICACION PUBLICA DEL             EVANGELIO                                            ...
sino dedicación. No debemos subestimar el poder de la oración, o mejor dicho, el poder del   Señor que se manifiesta cuand...
evangelio... en la defensa y confirmación del evangelio, todos vosotros sois participantesconmigo de la gracia” (Fil. 1:5,...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

SIETE MANERAS DE APOYAR LA PREDICACION PUBLICA DEL EVANGELIO

1.387 visualizaciones

Publicado el

SE DESCRIBEN SIETE MANERAS DE ALCANZAR A OTROS PARA CRISTO A TRAVES DE LA PREDICACION PUBLICA DEL EVANGELIO

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.387
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

SIETE MANERAS DE APOYAR LA PREDICACION PUBLICA DEL EVANGELIO

  1. 1. SIETE MANERAS DE APOYAR LA PREDICACION PUBLICA DEL EVANGELIO Andrew Turkington El llevar a cabo la comisión del Señor de predicar el evangelio a toda criatura, requiere elapoyo de todo el pueblo del Señor. No todos han recibido el don de predicar en público, perocada uno de nosotros podemos apoyar de una manera u otra esta obra tan importante. Es posibleque muchos que no tenían el don de predicar, recibirán en el tribunal de Cristo, una recompensaaún mayor que la de los predicadores, por su esfuerzo y fidelidad en apoyar la predicación delevangelio. A continuación se mencionan siete maneras (entre otras) de apoyar la predicación delevangelio:1) Mantener un testimonio como creyente que recomienda el evangelio. “Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo” Fil. 1:27. “Manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras” (1 Pedro 2:12). Cada creyente es un ejemplo al mundo del poder transformador del evangelio. Muchos han sido atraídos al evangelio al darse cuenta que su vecino, compañero de trabajo o familiar tiene algo que ellos no tienen. Es triste cuando algún inconverso no quiere asistir a la predicación del evangelio por causa del mal testimonio de algún creyente. ¿Estamos apoyando con nuestras vidas la predicación del evangelio?2) Mantener comunión y buenas relaciones con los demás creyentes en la asamblea. “Firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio” (Fil 1:27). “Ruego a Evodia y a Sintique, que sean de un mismo sentir en el Señor... éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio” (Fil. 4:2,3). El diablo hará todo lo posible causar división entre nosotros los creyentes, porque él sabe que “toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá” (Mat. 12:25). En la buena milicia tenemos que definir bien quién es el enemigo, para que no nos encontremos peleando contra nuestros hermanos. “¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!... porque allí envía Jehová bendición y vida eterna” (Sal. 133:1,3). Es solemne pensar que, aún cuando no esté presente en el culto de predicación, yo podría estar estorbando las bendiciones del Señor por no estar en paz con todos mis hermanos.3) Orar en privado y en el culto de oración de la asamblea. “Hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada” (2 Tes. 3:1). “Orando en todo tiempo... y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio” (Ef. 6:19). Este es un ejercicio que no requiere don,
  2. 2. sino dedicación. No debemos subestimar el poder de la oración, o mejor dicho, el poder del Señor que se manifiesta cuando su pueblo ora. En vez de criticar al predicador cuando parece que no tuvo mucha ayuda al dar su mensaje, tal vez debemos preguntarnos si acaso nosotros somos los culpables por no haberle apoyado en la oración. ¿Por qué hay tan pocos hermanos presentes en la oración antes del culto de predicación? Si todos están trabajando, trayendo personas al culto, está bien. ¿Qué vale pedir al Señor que traiga las almas, si nosotros no estamos dispuestos a buscarlas? Pero, no nos olvidemos que todos nuestros esfuerzos serán en vano si el Señor no hace la obra y el Señor se complace en obrar en respuesta a nuestras oraciones.4) Buscar a los inconversos y traerlos al culto. “Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis. Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados” (Mat. 22:9,10). “Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro... al ver Jesús la fe de ellos...” (Mr. 2:3,5). La comisión del Señor es “Id...”. No esperemos que los inconversos van a venir por su cuenta al culto. Gracias al Señor por los hermanos y hermanas que se esfuerzan, como los cuatro amigos del paralítico, para traer a los inconversos al culto. ¿De qué nos valdría tener predicadores bien capacitados, si los asientos están vacíos? El Señor se fijó en la fe de ellos y la recompensó. Ellos no podían sanar a su amigo, pero sí pudieron llevarle a la presencia del Señor, venciendo todos los obstáculos, y el Señor hizo la obra.5) Estar presente en el culto. “Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once...” (Hch.2:14). Muchos no se dan cuenta cuán importante es la presencia de todo el pueblo del Señor en el culto de la predicación del evangelio. El apóstol Pedro era el instrumento escogido por el Señor para dar el mensaje, pero los once estaban a su lado para apoyarle y respaldar todo lo que él decía. La presencia de los creyentes ayuda y anima al predicador y también da peso a sus palabras, porque cada creyente es un testigo de la realidad del mensaje del evangelio. Los inconversos también quedan impresionados favorablemente, y son atraídos al ver en los creyentes el deseo de estar en el culto.6) Evitar una conducta inapropiada después del culto. “...después que la oyen, enseguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones” (Mr. 4:15). Todos los esfuerzos realizados en la predicación del evangelio serían en vano sin la obra del Espíritu Santo en los corazones de los oyentes. Sin embargo, nosotros podríamos estorbar esa obra por una conducta liviana después del culto, o por una simple conversación sobre cosas terrenales. Debemos tener sumo cuidado para que no seamos culpables de estar colaborando con el diablo, quitando la palabra sembrada en los corazones. También existe el peligro de tratar de apurar la obra del Espíritu, presionando a los oyentes a hablar con los predicadores, o instándoles a creer esa misma noche. La obra de Dios en el corazón es un proceso que lleva su tiempo, “como cuando un hombre echa semilla en la tierra, y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa como..” (Mr. 4:26,27). Cuando metemos la mano para tratar de apurar el proceso, el resultado es una falsa profesión.7) Apoyar económicamente, a través de la ofrenda de la asamblea u ofrendas particulares, a los siervos del Señor y otros que se dedican a esta obra. “...vuestra comunión en el
  3. 3. evangelio... en la defensa y confirmación del evangelio, todos vosotros sois participantesconmigo de la gracia” (Fil. 1:5,7). En su carta a los Filipenses el apóstol está acusandorecibo de una ofrenda que ellos le enviaron (4:14-18). El les hace ver que, aun cuando ellosestaban lejos de él, estaban participando en la defensa y confirmación del evangelio, pormedio de su comunión práctica para con el apóstol. La evangelización, especialmente enlugares nuevos, involucra fuertes gastos (construcciones, gasolina, alquiler, etc.). Es nuestroprivilegio ser colaboradores de Dios, administrando bien lo que el Señor nos da, para poderapoyar económicamente la predicación del evangelio. Sin duda la mejor forma de invertirdinero es en el Banco Celestial, ganando intereses del 10.000% (véase Mr. 10:29,39). Escrito publicado en la Revista "Sana Doctrina" En el Libro: "Como alcanzar a otros para Cristo" Tomo II. Dr. Luis A. Silva Cisneros y Colaboradores. 1998.

×