Herido Por Nosotros                                                       Hay uno que sufrió muchas heridas, las cuales   ...
6. Herida Incisiva penetrante. Una lanza de un soldado romano atravesó y abrió su costado y deallí salió sangre y agua, po...
TRATADO EL MAESTRO SILENCIOSO "HERIDO POR NOSOTROS" No. 200
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

TRATADO EL MAESTRO SILENCIOSO "HERIDO POR NOSOTROS" No. 200

1.131 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.131
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
582
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

TRATADO EL MAESTRO SILENCIOSO "HERIDO POR NOSOTROS" No. 200

  1. 1. Herido Por Nosotros Hay uno que sufrió muchas heridas, las cuales fueron aumentando a medida que trascurría el tiempo. Estas fueron producidas, no por un accidente sino por aquellos que le rodeaban. A Él le fue ofrecida una medicación analgésica y sedativa de su época a base de vinagre mezclado con hiel que era dado a las víctimas para amortiguar los dolores producto del castigo recibido, sin embargo, prefirió sufrir sus heridas en pleno uso de sus facultades mentales. Como Médico me propongo considerarlas una a una. Comenzaremos por decir que sus heridas la podríamos clasificar en siete (7) clases: 1. Heridas Contusas. Ellas fueron producidas a consecuencia de los puñetazos lanzados contra su rostro (1). Los boxeadores usan guantes almohadillados cuando tienen que contender con su rival y en múltiples oportunidades salen con heridas contusas o anfractuosas. Este hombre recibió puñetazos de parte de sus enemigos, sin poder defenderse ya que tenía las manos atadas y sus ojos vendados. Así fue desfigurado delante de los hombres su parecer y su hermosura. (2) 2. Heridas Punzantes. Estas fueron producidas a consecuencia de una corona de espinas colocada sobre su cabeza. Los soldados ejecutores de esta acción las enterraron aun más, al golpearle con una caña con lo cualse incrementaron sus dolores y sangramiento. (3). 3. Heridas Lacerantes. Un líder político, gobernador de Judea, sentenció que fuera azotado.Según el método Romano de azotar, la persona era desvestida [desnudada] y amarrada, encorvada en unpilar...El azote [látigo] era de tiras de cuero que llevaban atados pedazos de hueso y/o plomo que ledesgarraban o laceraban la piel, tejido subcutáneo y tal vez los músculos de la espalda, hombros y delpecho. Allí Él fue azotado cruelmente por soldados fuertes y robustos. Le aplicaron de acuerdo a lo queconocemos 39 latigazos. Se sabe que un 50% de las personas que recibían esta flagelación morían a causade ella. ¡Cuánto sería dolor! (4,5, 6). Le consideraron como un delincuente o malhechor, aunque se sabíaque por envidia le habían entregado. 4. Heridas Abrasivas. Él tuvo que cargar su propia cruz sobre sus hombros desde el pretoriohasta cercano al Gólgota, sabemos que otro después tuvo que tomarla por Él. El patíbulo de la cruz leproducía un roce persistente produciendo a causa de su peso y movimientos escoriaciones o heridasabrasivas y dolorosas. (7). 5. Heridas Punzo penetrantes. Este preso sin igual fue conducido al Gólgota y allí le horadaronsus manos y sus pies clavándole a la cruz. Considerando algunos reparos anatómicos, podemos decir quele atravesaron su muñeca en un área por donde pasa el nervio mediano, de paso sin anestesia,incrementando en consecuencia su sufrimiento. (8, 9).
  2. 2. 6. Herida Incisiva penetrante. Una lanza de un soldado romano atravesó y abrió su costado y deallí salió sangre y agua, poniendo de manifiesto la profundidad de la herida así como su muerte. (10). 7. Heridas en el Corazón. Había sido dicho: “Porque yo estoy afligido y necesitado, Y micorazón está herido dentro de mí.” (Salmo 109:22). No hay duda, que las heridas mayores se produjeronallí en su interior a causa de de la traición de uno de sus amigos (Judas), la negación de uno de susseguidores (Pedro), el abandono de sus discípulos, la multitud malagradecida que le injuriaba y maldecía,los esputos que le lanzaron en señal de desprecio y sobre todo el desamparo de su Dios: El dijo: Dios mío,Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Mateo 27:46. Esta incomparable persona que sufrió tales heridas y dolores por ti y por mí, fue el Salvador delmundo, nuestro Señor Jesucristo. ¡Pero, el saber estas cosas no te salvarán! A menos que las verdades delsufrimiento de Cristo capturen tu corazón, no serás convertido. Deja que estas consideracionesconmuevan tu alma y prendan tu corazón. “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido pornuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga (herida) fuimos nosotroscurados” Isaías 53:5. Ojalá que estas palabras y hechos te muevan a venir a Cristo por fe, y caigas anteÉl, y así seas curado de todo pecado. Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por losinjustos, para llevarnos a Dios (1 Pedro 3:18), Él todo lo hizo por amor. Él quiere perdonarte y dartevida eterna. Está de tu parte rechazarle (te acarreas perdición y condenación eterna) o aceptarle (recibesvida eterna). Decídete ahora mismo a arrepentirte de tus pecados y recibirle (a Cristo) en tu corazóncomo tu Señor y Salvador personal. Así, Habrás hecho la mejor y la más grande elección de tu vida. Dr. Luis A. Silva Cisneros. Referencias: (1) Marcos 14:65. (2) Isaías 52:14. (3) Mateo 27:29-30. (4) Juan 19:1. (5) 2 Corintios 11:24. (6) Deuteronomio 25:1-3. (7) Juan 19:17. (8) Juan 20:25. (9) Salmo 22:16. (10) Juan 19:33-34.

×