La segunda guerra mundial

681 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Noticias y política
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
681
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La segunda guerra mundial

  1. 1. 1. LAS CAUSAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL<br />La línea de continuidad entre las dos grandes guerras del siglo XX es bien evidente. La mayoría de los problemas que llevaron a la Segunda Guerra Mundial fueron conflictos que no se habían resuelto en la Primera Guerra Mundial o que tenían su origen en ella. La humillación de Alemania en el Tratado de Versalles, la crisis económica de los años treinta y el ascenso al poder del nazismo provocaron en este país un sentimiento de revancha que culminó en una actitud agresiva hacia el resto de Europa |doc i |.<br />1.1 La Europa de entreguerras: una paz ficticia<br />Los escasos veinte años que separaron la Primera Guerra Mundial de la Segunda estuvieron llenos de conflictos.<br />Una terrible crisis económica, derivada del crac de 1929, había trastornado el viejo orden económico del continente. Los problemas económicos habían facilitado la implantación de regímenes fascistas en Italia y Alemania y, por otra parte, habían hecho que se tambalearan los sólidos sistemas democráticos parlamentarios de la Europa Occidental. Las consecuencias del Tratado de Versalles en Alemania habían hecho tomar conciencia de una gran humillación ante los aliados. El programa de Hitler de reunir en un gran Reich a todos los pueblos de lengua alemana y conquistar para este país el espacio vital necesario para su seguridad y su desarrollo económico fue recibido con esperanza por parte de amplios sectores de la p alemana |doc 2|. De esta forma, Hitler pudo conducir la política alemana hacia una carrera de agresiones territoriales, que sólo podían tener la guerra como resultado final.<br />También en Italia existía una gran insatisfacción respecto al resultado de las conferencias de paz, en las que no habían quedado satisfechas sus aspiraciones, sobre todo territoriales; por eso, se lanzó a una política exterior muy agresiva. Las democracias, debilitadas por los problemas económicos, daban tumbos entre lo que consideraban dos grandes amenazas: el fascismo y el bolchevismo. El miedo que provocaba este último impidió a muchos países occidentales (sobre todo a Francia y Gran Bretaña) poder mantener una actitud firme y capaz de contener las agresiones de Hitler. <br />Lejos de Europa, el imperialismo japonés, con su vieja voluntad de convertirse en el dueño de Asia, había empezado también con una política expansionista. La ocupación de China, que se inició en 1931, fue un intento de dar salida a la crisis económica ya que la economía china ofrecía amplias posibilidades de inversión para el capital nipón. En este contexto, la oposición de Japón a la URSS, a la que consideraba como su gran enemigo asiático, reforzó aún más la alianza nipona con las potencias fascistas.<br />Finalmente el desprestigio y la debilidad de la Sociedad de Naciones añadieron una razón más para preparar la guerra. En un momento de ascenso de los totalitarismos y de la debilidad de las potencias occidentales, las relaciones internacionales fueron deteriorándose a lo largo de la década de los años 30 y la SDN no fue capaz de hacer nada ante ello. Además la ausencia de EEUU, la retirada de Japón y Alemania y la entrada muy tardía de la URSS, impidieron que este organismo fuera un verdadero foro internacional para dirimir los conflictos antes de llegar al enfrentamiento armado.<br /> <br />1.2. El camino hacia la guerra<br />En el marco de estas relaciones internacionales tan deterioradas, una serie de hechos prepararon el camino hacia la Segunda Guerra Mundial. En primer lugar, se aceleraron las agresiones japonesas en el área del Pacífico. El intento japonés de conquistar China en 1931 significó el fin de la distensión tras la Primera Guerra Mundial y el comienzo de un período prebélico. Ante la condena de la Sociedad de Naciones (SDN), Japón se retiró de la organización y ninguna potencia se atrevió a aplicar sanciones en su contra.<br />En el continente europeo, hacia la mitad de los años treinta, se rompió el precario equilibrio que se mantenía desde 1918. La agresión italiana a Etiopía fue la señal del comienzo de una serie de actos de fuerza que, como en el <br />caso de Japón, las sanciones de la SDN (1935) fueron incapaces de detener. Italia, que quedaba aislada internacionalmente, optó por aliarse con la Alemania nazi, alianza que se consolidó durante la intervención de los dos Estados en la guerra civil española. Las potencias democráticas occidentales (Francia y Gran Bretaña), para no aumentar la tensión con Alemania e Italia, mantuvieron una actitud de no intervención, que evidentemente benefició a la causa franquista en España, que recibió ayuda de nazis y fascistas.<br />Ahora bien, fue la política expansionista y agresiva de Alemania la que dio los pasos definitivos hacia la guerra. Entre 1933 y 1939 Hitler se convirtió en el amo de la política internacional, tras el desafío de su retirada de la Sociedad de Naciones en 1933. El siguiente acto exterior de Hitler fue la victoria en el plebiscito del Sarre (enero de 1935), que era un territorio con población de habla alemana que el Tratado de Versalles había confiado a la Sociedad de Naciones. A partir de este triunfo, Hitler comenzó su ofensiva de transgresión de dicho tratado. Primero, en marzo de 1935, restableció el servicio militar obligatorio y, en marzo de 1936, remilitarizó Renania.<br />A partir de 1937 Hitler inició la política de ampliación del Reich, al que pretendía incorporar los pueblos alemanes situados en otros Estados. La llevó a cabo en dos fases sucesivas:<br />En primer lugar (1938) con el Anschluss, es decir, la incorporación de Austria al Reich. Las tropas alemanas entraron en Austria y, bajo la presión de las bayonetas, se realizó un referéndum que apoyó la anexión. Hitler tenía ya una cobertura legal para justificar su actuación. Las democracias occidentales se quedaron boquiabiertas, pero nadie se atrevió a levantar ni un dedo contra Hitler.<br />A continuación, el Fürher reclamó la libertad de los Sudetes, un territorio de Bohemia donde vivían más de tres millones de alemanes. El gobierno checo se negó a entregar los territorios y, para evitar un conflicto armado, se convocó la Conferencia de Munich, a la que asistieron Hitler, Mussolini y los jefes de gobierno francés (Daladier) y británico (Chamberlain). El acuerdo que se firmó fue un gran triunfo del Führer, porque le permitió unir los Sudetes al Reich (septiembre de 1938). <br />1.3. La búsqueda de alianzas y el estallido de la guerra<br />La alianza entre Alemania e Italia data de 1935, a raíz de las sanciones que impuso la Sociedad de Naciones al régimen de Mussolini por la invasión de Etiopía. La guerra civil española les dio la primera ocasión efectiva de colaborar bélicamente y en 1936 Mussolini proclamó la constitución del Eje Roma-Berlín, que tenía un carácter de manifestación de solidaridad, pero no de alianza militar. <br /> Por otra parte, Japón, que estaba en guerra con China, como temía una posible intervención soviética, firmó con Alemania el Pacto Antikomintern (1936), al que más tarde se adhirieron Italia, Hungría y España.<br />Con esta red de alianzas como telón de fondo, dos victorias diplomáticas de Hitler dejaron preparado el terreno para empezar la guerra. En primer término, la firma de una alianza ofensiva con Italia (Pacto de Acero) consolidó la colaboración de las dos potencias en el terreno militar. En segundo lugar, la firma del pacto de no agresión germano-soviético neutralizó el peligro que podría suponer la enemistad de la URSS. Para Hitler era importante la no intervención soviética cuando ocupase Polonia, que era el siguiente paso de su expansionismo. Además, unas clausulas secretas del tratado pactaban la división de Polonia en dos zonas de influencia y que Finlandia, Letonia, Estonia y Lituania quedasen bajo control ruso. <br />Una vez establecidas las alianzas que le garantizaban el apoyo militar necesario, Hitler se decidió a iniciar su plan. El 28 de abril exigió a Polonia la devolución de Danzig al Reich y el derecho a construir una carretera a través del corredor polaco. La negativa de Polonia, con el apoyo de Francia y de Gran Bretaña, constituyó la excusa para justificar la invasión. El 1 de septiembre de 1939 las tropas alemanas invadieron Polonia y el día 3 Francia y Gran Bretaña declararon la guerra a Alemania. La Segunda Guerra Mundial había comenzado. Video <br />2- El desarrollo de la Guerra<br />Como introducción al desarrollo del conflicto observen el siguiente mapa animado Ver Mapa<br />A pesar del Pacto de Acero, Italia, de momento, no entró en guerra, y todo el peso de la ofensiva militar lo llevó Alemania. Con una táctica sorprendente, con un ejército magníficamente preparado y jugando con el factor sorpresa, los alemanes avanzaron sin dificultades por el territorio europeo.i<br />Los aliados adoptaron una estrategia defensiva basada en el convencimiento de que la línea Maginot francesa detendría la ofensiva alemana. Los hechos desmintieron rápidamente esta creencia y la guerra se extendió por todo el territorio europeo.<br />2.1. Las rápidas victorias alemanas (1 de septiembre de 1939 - 22 de junio de 1941)<br />La guerra comenzó con dos estrategias muy diferentes. Los alemanes querían una guerra rápida y corta, una guerra relámpago, y por eso comenzaron con unas ofensivas ágiles y potentes. En esta primera etapa de la guerra toda la iniciativa correspondió a los ejércitos alemanes, que fueron los protagonistas de todas las ofensivas.<br />La táctica de guerra relámpago comenzó con la campaña de Polonia. Las unidades alemanas deshicieron, sin mucho esfuerzo, al ejército polaco. Varsovia cayó en manos de los alemanes el 26 de septiembre y, paralelamente, el ejército soviético invadió Polonia oriental y Finlandia, y se estableció una línea de separación ruso-alemana en el río Bug. A continuación, a comienzos de 1940, Alemania ocupó Dinamarca y Noruega (abril de 1940) a fin de controlar la evacuación del mineral de hierro sueco, vital para su abastecimiento industrial.<br />Las victorias que obtuvo en los primeros meses de la guerra y la impotencia de Francia y Gran Bretaña animaron al alto mando alemán a iniciar la campaña de Francia. La ofensiva alemana comenzó con la ocupación de Holanda y Bélgica, que fueron invadidas en 48 horas (mayo de 1940), y las tropas nazis entraron en Francia por las Ardenas, cercando a las tropas franco-británicas que, arrinconadas y sin capacidad de contraofensiva, tuvieron que ser evacuadas por Dunquerque. La famosa línea Maginot no había servido de nada ante el cambio de táctica de los alemanes, que ocuparon el país por el norte y no por el este, como habían previsto los estrategas franceses. El 14 de junio los alemanes entraron en París y el mariscal Pétain, el antiguo héroe de Verdón, solicitó el armisticio, mientras el ejército hitleriano ocupaba el territorio francés hasta Caen, Orleans y Valence. Mussolini, completamente seguro del éxito alemán y de la derrota francesa, decidió entrar en la guerra, e Italia se unió a las operaciones alemanas a partir del 10 de junio.<br />En el verano de 1940, tan sólo Gran Bretaña constituía un peligro para el dominio y la expansión alemana. Hitler decidió iniciar la «batalla de Inglaterra», un proyecto de ocupación de la isla por mar. A fin de asegurar el éxito de la operación, la aviación alemana se concentró sobre el archipiélago en agosto. Los bombardeos fueron terribles y Londres, sobre todo, fue brutalmente castigada por la Luft-waffe. Sorprendentemente, la aviación británica, la RAF, repelió la agresión y Hitler tuvo que renunciar a su proyecto de invasión. Entonces el Führer decidió, con la ayuda de Italia, trasladar el escenario de las actuaciones bélicas a otros lugares, y en la primavera de 1941 ocupó Grecia, Yugoslavia y una parte de Egipto. Video<br />2.2 El equilibrio de fuerzas (22 de junio de 1941 - 3 de septiembre de 1943)<br />A comienzos del verano de 1941 Alemania decidió cambiar el frente de operaciones hacia el este, iniciando la llamada «campaña de Rusia». La alianza que unía a alemanes y soviéticos había sido concebida por el Führer como pacto temporal que no tenía otro objetivo que garantizar la tranquilidad a sus espaldas. En aquellos momentos estaba decidido a eliminar al régimen bolchevique y a apropiarse de los recursos soviéticos de alimentos, minerales y petróleo. Así pues, las tropas alemanas avanzaron por Polonia y entraron en Rusia, pero fueron detenidas por una resistencia heroica cerca de Leningrado, que estuvo asediada durante prácticamente tres años, y de Moscú (diciembre de 1941). Video<br />Un segundo elemento que tuvo una gran trascendencia para el curso de la guerra fue la entrada de EE UU en el conflicto. Desde 1939 Estados unidos habían apoyado a los aliados mediante la venta de armas a crédito y el suministro, sobre todo a Inglaterra, de materias primas vitales para su industria. Los japoneses, aprovechándose de la caída de Holanda y de Francia, habían ocupado las costas asiáticas de Indonesia, Malasia, Birmania y las Indias holandesas.<br />Los norteamericanos se opusieron a esta expansión y exigieron a los japoneses la evacuación de los territorios ocupados. Japón respondió, sin declaración previa de guerra bombardeando la flota americana en Pearl Harbour (diciembre de 1941). Estados Unidos declaró inmediatamente la guerra a Japón, a Alemania y a Italia. La guerra en el Pacífico, que tendría como principales protagonistas a las marinas americana y japonesa, acababa de comenzar. Video<br />Entre noviembre de 1942 y septiembre de 1943 se detuvo la ofensiva de las potencias del Eje en los distintos frentes. Ello cambió el desarrollo de la guerra y abrió el principio de las ofensivas aliadas, que se desarrollaron en fases sucesivas:<br />La ofensiva americana en el Pacífico. Una vez reconstruida su flota del Pacífico, los norteamericanos infligieron una primera derrota a los japoneses en la batalla del mar del Coral (mayo de 1942), que salvó a Australia de caer en manos de Japón. En otoño del mismo año, EE UU inició una gran ofensiva al desembarcar en las islas Salomón y al obligar a los japoneses á evacuar Guadalcanal, lo que frenó definitivamente la expansión del Imperio Nipón. <br />La batalla de Stalingrado. Después de una impresionante resistencia de casi un año, las divisiones alemanas que asediaban la ciudad capitularon en febrero de 1943. Esta fue la primera derrota del ejército alemán (la Wehrmacht) desde el inicio de la guerra, y a partir de este momento los soviéticos iniciaron una ofensiva que obligó a los alemanes a retroceder constantemente hacia el oeste. Video<br />La ofensiva anglo-americana en África. La campaña de Rommel y del Afrika Korps para ocupar el canal de Suez se vio detenida en El Alamein por las tropas británicas dirigidas por Montgomery. Al mismo tiempo, y con una estrategia concertada, el 8 de noviembre de 1942, los aliados desembarcaron en el África francesa y las tropas de Rommel fueron vencidas definitivamente en Túnez (mayo de 1943). Video<br />La campaña de Italia. Con la decisiva ayuda de las tropas norteamericanas, se produjo, en julio de 1943, un desembarco aliado en Sicilia, y desde esta isla se fue preparando el asalto sobre el sur de Italia. Incapaz de actuar en tantos frentes al mismo tiempo, Hitler tomó la decisión de abandonar la zona. El Gran Consejo fascista intentó forzar la dimisión de Mussolini y el mismo Rey nombró al mariscal Badoglio jefe del gobierno. Badoglio se encargó de firmar un armisticio con las tropas aliadas inmediatamente después de que éstas desembarcaran en Calabria y comenzaran a avanzar hacia el norte. <br />A partir de este momento y hasta el final de la guerra, Italia permaneció dividida en dos zonas, con la línea divisoria en los alrededores de Nápoles. La parte norte quedó bajo dominio alemán, con la República Social Fascista de Saló, creada por Mussolini. El sur fue ocupado por los aliados y se estableció un sistema monárquico con un gobierno de coalición antifascista que declaró la guerra a Alemania el 13 de septiembre de 1943.<br />Europa bajo dominio Nazi<br />En Todos los territorios conquistados los nazis desencadenaron la persecución contra los judíos y otras minorías consideradas razas inferiores, como los gitanos, y eliminaron a todos aquellos que se manifestaron hostiles al Reich. La complejidad de la temática merece ser tratada en un capítulo aparte: solo como síntesis y para ser reconocida en el contexto de la guerra observen el siguiente video que da cuenta de los horrores padecidos por millones de seres humanos durante el holocausto<br />1.3 El hundimiento de las potencias del Eje (septiembre de 1943 - agosto de 1945)<br />Durante los años 1942 y 1943 cambió definitivamente el curso de la guerra y las ofensivas de los aliados fueron las que obligaron a los alemanes a replegarse y a adoptar una estrategia para la que no se habían preparado: frenar el avance del adversario. Además, durante este último período, los países occidentales utilizaron dos nuevos tipos de acciones que hicieron disminuir mucho la resistencia alemana. En primer lugar, se generalizaron los bombardeos masivos sobre las ciudades alemanas. Por otro lado, las acciones de la resistencia en los territorios ocupados por los nazis se intensificaron y ayudaron en gran medida a desorganizar y desmoralizar a los ocupantes.<br />A partir de 1944 las tropas aliadas se lanzaron al asalto definitivo contra las potencias del Eje. Video<br />Estas fueron las diversas ofensivas:<br /> La ofensiva rusa de 1944. En junio de aquel año, el Ejército Rojo inició su gran ofensiva hacia Alemania. Progresivamente, Polonia, Rumania y Bulgaria fueron liberadas por las tropas soviéticas.<br /> La campaña de Italia. Desde sus posiciones en el sur de la península, los aliados comenzaron a avanzar hacia el norte y se abrieron camino en la decisiva batalla de Montecassino; llegaron a Roma en junio de 1944. Mussolini, finalmente, fue detenido y ajusticiado por los partisanos en los últimos días de la guerra. <br /> La campaña de Francia. Video El momento decisivo para la liberación de Europa fue el desembarco aliado en Normandía (6 de junio de 1944). El frente alemán se rompió en Avranches (julio de 1944) y París fue liberado el 24 de agosto. <br /> El hundimiento de Alemania. A partir de febrero de 1945 los rusos avanzaron hacia Alemania por el este, mientras que el resto de los países aliados lo hacían por el oeste. Aislados y agotados, los ejércitos alemanes se vieron impotentes para contener el avance aliado y Berlín cayó el 2 de mayo, poco después de que Hitler se hubiese suicidado. Inmediatamente tuvo lugar la rendición de las tropas alemanas, la ocupación del norte de Italia y la capitulación sin condiciones, el 7 de mayo ante los norteamericanos y el 8 ante los soviéticos. Video<br />De los frentes de la Segunda Guerra Mundial sólo quedaba abierto el del Pacífico, donde vencer militarmente a Japón era un trabajo muy costoso y que podía ser muy largo. En primer lugar, se iniciaron una serie de ofensivas para debilitar al ejército japonés, y los norteamericanos, bajo el mando de Mac Arthur, ocuparon las islas Marshall, las Marianas, las Carolinas, las Filipinas y Okinawa, desde donde comenzaron a bombardear Japón. Sin embargo, se preveía una resistencia nipona todavía larga y, para forzar una rápida rendición, Truman, el nuevo presidente norteamericano, decidió lanzar dos bombas atómicas sobre Hiroshima (6 de agosto de 1945) y Nagasaki (9 de agosto). El 2 de septiembre los japoneses capitularon ante los norteamericanos. Video<br />

×