Segunda Evaluación a     Distancia               Lectura y Redacción                          Ciclo IAdministración, Conta...
PRUEBA DE ENSAYOINSTRUCCIÓNDado el siguiente tema:La identidad cultural en el Perú.1. Busca cuatro textos en que se aborde...
nuestra gastronomía, hay una diversidad de posibilidades de utilizar laflora y la fauna que no es reciente, sino de hace m...
veamos que entendemos por identidad y que entendemos por cultura, afin de saber si estamos hablando un mismo lenguaje.Ente...
pasado todas estas naciones indias convivieron en relación armoniosa yde cooperación. Que la demarcación entre una y otra ...
3º Crear en nuestras instituciones educativas, desde el jardín hasta launiversidad la conciencia de la necesidad de la apr...
decir, se introducen primero los cambios culturales y luego se trata de   adaptar el conjunto de las relaciones sociales a...
Gastronomía peruana: singular expresión de la identidad cultural                       Por: Ethel Flores, La Gaceta Cultur...
No hay peruano que viva en el exterior que no extrañe con vehemencia lacomida peruana. La sazón del terruño acompaña a cad...
Al referirnos a la cultura, estamos hablando de la forma como se manifiestael hombre en su sociedad, como se ven se siente...
la cooperación y la solidaridad, que hasta hoy sobrevive en el ande a travésdel Ayni y la Minka ...Una sociedad donde la i...
bienes materiales que sepa conducir los procesos de producción, y unproductor de cultura y de la propia identidad cultural...
Desde este punto de vista, aparece el problema de la identidad cultural en suverdadero cariz: la identidad cultural es un ...
Es un hecho histórico que cuando llegaron los conquistadores y sometieronal pueblo, tomaron productos como el ají y la pap...
variados y nutritivos ingredientes, expresa mejor que cualquier otraexpresión artística los sentimientos, historia, varied...
constitución, tiene un código civil y penal, pero no es una nación. En el Perúhay muchas naciones que sobreviven subterrán...
1º Hacer todo esto, pero dentro de la construcción de un proyecto educativoa nivel de centro educativo, el que necesariame...
maneras de pensar y de concebir el mundo, la praxis humana. Se sigueentonces un camino inverso, que Darcy Ribeiro ha denom...
utilizados en forma autónoma, soberanamente por un pueblo, bajo el controlde sus receptores -en este caso nuestros propios...
La gastronomía peruana va mucho más allá de una deliciosa combinaciónde variados y nutritivos ingredientes, expresa mejor ...
La Identidad Cultural debe de incluirse dentro de la construcción de unproyecto educativo a nivel del centro educativo, el...
la propia vida social sino como un movimiento inverso por el cual la vida, lapraxis, es constantemente constreñida a adapt...
1.3 Costumbres y Tradiciones2.-Peruanidad y Sentido de Pertenencia:       2.1 .Democracia y Política       2.2. Multicultu...
relacionan. La forma de ser de esa relación está también implícita en elconcepto de identidad.-Por supuesto. Este tipo de ...
No olvides revisar tu redacción teniendo en cuenta las propiedades del   texto: coherencia, cohesión, adecuación y la corr...
6.1.12. Esta estructura es difícil de cambiar ya que instituciones como laescuela no ofrecen alternativas para superar la ...
6.1.4. El problema es que las ciencias sociales siempre han concebido a unsujeto con una identidad estable y coherente 26....
6.1.16. En el mundo virtual del internet también se dan estas facetas creadasa partir de juegos de roles donde vamos asumi...
SUB TEMAS           Ideas principales Ideas           Párrafo                                                             ...
nuestra sociedad. Llamada, postfigurativa a la cultura en la que el futuro delos niños está por entero plasmado en el pasa...
forma de etapas y edades organizaban el escalonado proceso delaprendizaje ligado a la lectura y las jerarquías en que este...
tecnología, la metáfora ilumina la escena social: hay una cierta y eficaztravesía que liga los modos de ver desde los que ...
pasado borrado emerge tenazmente, aunque borroso, en las entrelíneasque escriben el presente. Es la identidad que se gesta...
como lo ha hecho la salsa de Rubén Blades, las canciones de MercedesSosa , la cumbia de los Hnos. Yaipén y de la Nueva Tro...
sonoridades: esas nuevas articulaciones sonoras que para la mayoría delos adultos marcan la frontera entre la música y el ...
Y sin embargo lo que nuestras sociedades están reclamando al sistemaeducativo es que sea capaz de formar ciudadanos y que ...
Por eso uno de los más graves retos que el ecosistema comunicativo le hacea la educación reside en planearle una disyuntiv...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Segunda evaluacion Lectura y Redaccion

1.738 visualizaciones

Publicado el

UNIVERSIDAD SEÑOR DE SIPAN - LAMBAYEQUE

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.738
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
20
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Segunda evaluacion Lectura y Redaccion

  1. 1. Segunda Evaluación a Distancia Lectura y Redacción Ciclo IAdministración, Contabilidad, Derecho, Ingeniería de Sistemas, Psicología, Turismo y Negocios SEDE : CHICLAYO DATOS DE IDENTIFICACIÓN PROFESOR: NANCY LUNA PUICÓN PERÍODO: 2012-0 DATOS DEL ALUMNO(A) NOMBRE: LUPE AMELIA RIVERA GONZALES FACULTAD: HUMANIDADES ESCUELA: PSICOLOGIA
  2. 2. PRUEBA DE ENSAYOINSTRUCCIÓNDado el siguiente tema:La identidad cultural en el Perú.1. Busca cuatro textos en que se aborde con rigor profesional este tema (artículos de diarios o de suplementos de diarios, artículos de seminarios, artículos de revistas, libros, etc.), y procesa las ideas de cada uno de estos textos seleccionados. Gastronomía peruana: singular expresión de la identidad cultural Por: Ethel Flores, La Gaceta Cultural, 26 de mayo de 2006 Gastronomía e identidad cultural ¿Qué plato de nuestra gastronomía es representativo de toda la nación peruana? Quizás la respuesta sea todos y ninguno a la vez. Y es que la característica principal de nuestra comida es la diversidad, así como lo es de la población, la geografía, la flora y la fauna. El mestizaje potenció nuestra capacidad de seleccionar, mezclar, recrear y reinventar. Esa capacidad está en funcionamiento todo el tiempo, pero en vez de generar productos únicos mestizos, lo que genera es diversidad culinaria. El antropólogo Humberto Rodríguez Pastor sostiene que la culinaria en el Perú tiene la particularidad de haber recibido distintas corrientes: la española, que marca una nueva etapa para América, y luego otras como la china y la italiana; pero perdura como más importante la cocina tradicional, la nativa, la que se ha ido construyendo a lo largo de miles de años. Es un hecho histórico que cuando llegaron los conquistadores y sometieron al pueblo, tomaron productos como el ají y la papa, pero muchos productos fueron eliminados del Perú oficial, fueron segregados, como la quinua, la maca, el kushuro, productos que eran de los indios. También rechazaron la carne de llama y alpaca, o el cañan, una lagartija del desierto que se consumía hace seis mil años en el norte del país. En este caso también hemos estado sentados en un banco de oro. El resurgimiento comienza cuando hay una congregación de todo el Perú en las ciudades, sobre todo en Lima. Por ejemplo, el Rocoto Relleno, que del sur del país llega a Lima y se hace peruano. Muchos otros platillos al congregarse en las ciudades se hacen peruanos. Sin embargo, es indudable que el sur tiene su propia identidad cultural, ni qué decir del norte, la sierra y la selva. Eso es lo que hace particular a
  3. 3. nuestra gastronomía, hay una diversidad de posibilidades de utilizar laflora y la fauna que no es reciente, sino de hace miles de años. "Es unasuma de identidades, una suma de culturas", explica Rodríguez Pastor.Revaloración de lo nuestroEl reconocimiento de nuestra gastronomía ha permitido que los peruanosrevaloremos lo nuestro. Actualmente, la gente reconoce que lo peruanoes importante. "Ya no nos damos de latigazos, estamos orgullosos. Porejemplo, todos hemos asumido la defensa del pisco, pero frente anuestra bebida de bandera, no hay una defensa de la chicha, lo quequiere decir que todavía hay mucho por hacer", reflexiona el autor de "Detamales y tamaleros". Otro aspecto para destacar, es que aparece un protagonista nuevo: elchef. Cocineros hombres que dicen con orgullo "yo soy chef, soycocinero", y son quienes han dado impulso a la cocina peruana, comoGastón Acurio.Nostalgia culinariaNo hay peruano que viva en el exterior que no extrañe con vehemencia lacomida peruana. La sazón del terruño acompaña a cada peruano dondevaya: donde hay peruanos, hay un restaurante que los identifique. "Yo hevivido en el extranjero y los peruanos nos juntábamos para hablar decomida. Es una relación tan intensa la del peruano con su comida que notiene similar en el mundo. Yo me di cuenta de la comida rica y variada delPerú, por mis amigos extranjeros", comenta.Pero la identidad también implica una transformación respecto a la formacomo se come en Lima, ya que con el paso del tiempo surgen nuevaspresentaciones, como los platos de siete colores o el cebiche contallarines. Es como la cumbia -dice don Humberto Rodríguez-, porque esel resultado de la gente que migra a la ciudad y hace platos nuevos consus propios productos y las cosas que aprende. "Es inevitable que sedesvirtúe la esencia de los platos.Es imposible poner los platos en un museo, porque todo cambia",finaliza. La gastronomía peruana va mucho más allá de una deliciosacombinación de variados y nutritivos ingredientes, expresa mejor quecualquier otra expresión artística los sentimientos, historia, variedad eidentidad cultural en este país de todas las sangres IDENTIDAD CULTURAL Y REALIDAD NACIONAL Por: Juan Rivera TossiAl abordar el tema de identidad cultural, es importante dilucidar dosconceptos, a fin de tener en claro de que estamos hablando.Hoy escuchamos hablar mucho de interculturalidad, pluralidad cultural,diversidad cultural, y se reconoce que el país es rico en cultura. Pero,
  4. 4. veamos que entendemos por identidad y que entendemos por cultura, afin de saber si estamos hablando un mismo lenguaje.Entendemos por identidad el sentirse uno mismo, el actuar como uno es,sentirse bien al hacerlo, y al relacionarse con las personas que convivencon nosotros. Hoy los problemas que nos afectan son el individualismo yel colocar el yo por encima de la sociedad, igualmente la masificación delabuso cultural vía la imitación de valores que no son nuestros pero quenos han hecho sentir y creer que son superiores a los que nosotrostenemos y que heredamos de nuestros antepasados.Al referirnos a la cultura, estamos hablando de la forma como semanifiesta el hombre en su sociedad, como se ven se sienten y piensansin entrar en conflicto. Y como esta requiere de cierto periodo de tiempopara desarrollarse, puede comprender algunas generaciones queinvolucran a nuestros antepasados, pudiendo tener en algunos casoshasta un componente racial. En todo caso se expresa a través dellenguaje, su religiosidad o cosmogonía, sus valores morales, formas deinterpretar la naturaleza y como relacionarse con ella, sus costumbres,ciencia y tecnología.En el caso nuestro, nos estamos refiriendo por lo menos a 100 siglos decultura ó 10,000 años, y que es aceptado por la ciencia oficial, y de loscuales solo cinco siglos, algo más de 500 años corresponden a lapresencia occidental en nuestro continente; sin embargo esa es lapredominante al ejercer el control del estado y toda su estructura.¿Es correcto hablar de una identidad cultural del Perú?Muchos dirán que si, pero realmente no tiene sentido cuando vemos quehoy se habla mucho de la interculturalidad o diversidad cultural. Notendría lógica entonces, sería un híbrido; pero es lo que se pretende:Aceptar la diversidad cultural, pero hegemonizada e interpretada a partirde la óptica occidental.En el Perú hay muchas identidades culturales, cada una corresponde auna nación antigua y que hoy en muchos casos puede definirse comouna región. Es que en el Perú es un país, un estado, una república, tieneuna constitución, tiene un código civil y penal, pero no es una nación. Enel Perú hay muchas naciones que sobreviven subterráneamente y quecinco siglos después aún se mantienen vigentes. No fuerondesarticuladas totalmente, no desaparecieron.Los Chankas de Huancavelica son una Nación; Ayacucho norte es unanación y el sur otra; los Huancas son otra nación y los Collas o Aymaras,también lo somos, y probablemente la más antigua por provenir delTiawanaku. Pero son muchas las naciones que aún sobreviven en estosterritorios.El estado peruano nos ha pretendido hacer creer que solo existe lanación peruana, a la cual se le debe amor y respeto, desconociendo onegándose a aceptar que el Perú es un país plurinacional y que en el
  5. 5. pasado todas estas naciones indias convivieron en relación armoniosa yde cooperación. Que la demarcación entre una y otra no estuvo dada poruna frontera geográfica, que había cuidar y proteger de una invasión,sino que estaba dada por factores culturales.Que habíamos sido capaces de desarrollar una sociedad que desconocíael hambre y la miseria, una sociedad que no propugnaba la supremacíadel hombre sobre las demás especies que habitaban la tierra; unasociedad que sabiendo lo abrupto del territorio se organizóprevisoramente para sobrellevar los tiempos de sequía o los de lluviastorrenciales. Un tipo de sociedad que por sus mismas característicasgeográficas difíciles desarrollo la cooperación y la solidaridad, que hastahoy sobrevive en el ande a través del Ayni y la Minka ... Una sociedaddonde la idea de propiedad privada ó esclavitud no tenía cabida ya queno correspondía a su realidad y posibilidades de desarrollo. Unasociedad sana. El Papel de la educación en la identidad cultural Revista Maestros Lima Octubre 1997.N°7El papel de la escuela no es, evidentemente, el de “promover eldesarrollo de la comunidad” tal como lo fue la moda de los años 60 a raízde la Conferencia de Punta del Este frente a la “amenaza cubana”. Noes, pues, el papel de modernizadora dentro de los marcos existentes, talcomo hace la “educación popular” de las ONGs en el Perú. Tampoco loes el sólo lograr mejoras en los niveles de vida de la población (porejemplo, mejor uso de los alimentos, de las técnicas de cultivo, medidaspara evitar el cólera, etc.), sin cambiar las estructu-ras de la violencia yde la injusticia social, sino en:1º Hacer todo esto, pero dentro de la construcción de un proyectoeducativo a nivel de centro educativo, el que necesariamente deberáconstituirse como parte de un proyecto cada vez más amplio: de lacomunidad, de la localidad, de la subregión, de la región y del país.2º. Convertir la escuela en un centro productor de cultura y de identidadcultural, para lo cual es requisito esencial la conversión del currículo enun movimiento social ; es decir, en un espacio en el que concurren lasdiversas posiciones y aspiraciones educativas de los docentes, de loseducandos, de los padres de familia, de la comunidad, etc., pararesolverse en la hegemonía de la más adecuada históricamente. Estaperspectiva significa un inmenso horizonte que sensibiliza la escuelarespecto de los problemas de la comunidad y la vincula estrechamentecon ella haciéndola participar activamente en la construcción de la vidade esa comunidad.
  6. 6. 3º Crear en nuestras instituciones educativas, desde el jardín hasta launiversidad la conciencia de la necesidad de la apropiación y control delos productos y elementos culturales producidos en otros lugares. Estaapropiación y control no se limita solamente al plano de lo simbólico o alde la operación, sino también al plano de la producción de dichosproductos.4º Considerar como eje dinamizador en educación y sin el cual nada delo anterior puede hacerse, el ejercicio y vigencia de la democracia directay de bases a todo nivel: en la institución educativa, en la comunidad, enlas relaciones sociales en general.5º La postulación de un “perfil del educando”, caracterizado como:conductor colectivo que luche por el autogobierno de la sociedad, unproductor de bienes materiales que sepa conducir los procesos deproducción, y un productor de cultura y de la propia identidad cultural. IDENTIDAD Y CAMBIO TECNOLOGICO Y CULTURAL José Virgilio Mendo Rev. Maestros, Lima, oct. 1997, Nº 7El cambio tecnológico y cultural no conduce necesariamente a unapérdida de la identidad cultural. Pensar lo contrario equivaldría apreconizar el inmovilismo, a la anulación del tiempo, a la vigenciaabsoluta de la tradición: algo por completo retrógrado y conservador. Lapérdida de la identidad cultural se produce cuando los conocimientos,valores, etc. provenientes de otras realidades -lo que desde le punto devista de la cultura eurocéntrica suele denominarse “progreso” o“modernización cultural”- se imponen, en una sociedad distinta, torciendoy sometiendo la práctica, la vida, las maneras de pensar y de concebir elmundo, la praxis humana. Se sigue entonces un camino inverso, queDarcy Ribeiro ha denominado “actualización cultural” que es el que hanseguido los países que, como el nuestro, fueron alguna vez colonias. Enel caso de los países europeos, hubo, en su proceso histórico,conservación de la identidad cultural, los nuevos elementos culturalesfueron y continúan siendo apropiados por los mismos pueblos y hombresque los producen; los cambios culturales son asumidos inmediatamente yutilizados por ellos, los nuevos elementos aparecen como emanación dela práctica y de la misma realidad que viven dichos pueblos.Nada de esto ocurre en los países “postcoloniales”. El cambio cultural sepresenta en nuestros países completamente distinto y traumático. Elcambio deja de ser centrífugo, no aparece como dimensión de la propiavida social sino como un movimiento inverso por el cual la vida, la praxis,es constantemente constreñida a adaptarse a los cambios culturales. Es
  7. 7. decir, se introducen primero los cambios culturales y luego se trata de adaptar el conjunto de las relaciones sociales a dichos cambios. En lugar de que la cultura refleje y se constituya en parte del proceso de construcción de la vida social, es la vida social la que refleja las teorías, los valores los estilos de vida, la tecnología y los “modos de hacer” extranjeros. Se opera, pues, en este caso, en los pueblos nativos, un conjunto de procesos: primero, una disyunción entre el mundo simbólico-cultural y la práctica sobre la que éste se sustenta. Segundo, la expropiación de este mundo simbólico-cultural respecto de sus productores originales, y, tercero, el esfuerzo por sustituir dicho mundo original por los nuevos elementos culturales foráneos. En estas condiciones, la apropiación del saber, el uso, desarrollo, etc. de los elementos culturales foráneos permanece siempre en poder los introductores y se constituye en elemento de alienación de los pueblos receptores. Desde este punto de vista, aparece el problema de la identidad cultural en su verdadero cariz: la identidad cultural es un problema fundamentalmente político. No es sólo cultural sino político, puesto que atañe a la condición colonial y postcolonial de los pueblos que hasta ahora no pueden expresar su propia palabra, aquellos que no tienen voz ni pueden difundir por escrito o por los modernos medios de comunicación sus saberes y su propia cosmovisión del mundo. Colocar el problema de la identidad cultural en el plano político significa por lo menos dos cosas: 1º El reconocimiento de que la redefinición cultural no implica por sí misma y de modo necesario, una pérdida de la identidad cultural; esta pérdida se produce cuando hay asimilación forzada (y no autónoma), enajenación (y no apropiación), y falta de control sobre los nuevos elementos culturales. Dicho inversamente: la identidad cultural se mantiene cuando esos nuevos elementos culturales, vengan de donde vinieren, son incorporados y utilizados en forma autónoma, soberanamente por un pueblo, bajo el control de sus receptores -en este caso nuestros propios pueblos nacionales-, y en función de su propia práctica, de sus necesidades y de su propio desarrollo. 2º Significa que la apropiación y el control de la generación de una cultura y de su transmisión, desarrollo y aplicación e incluso la transformación de toda la fisonomía cultural de un pueblo, sólo pueden llevarse a cabo como parte de un proceso de reorganización social- política y de transformación global de la sociedad, dicho de un modo más preciso; dentro de un Proyecto Nacional hacia un nuevo modelo de sociedad1.1.- Subrayado :
  8. 8. Gastronomía peruana: singular expresión de la identidad cultural Por: Ethel Flores, La Gaceta Cultural, 26 de mayo de 2006 Gastronomía e identidad cultural¿Qué plato de nuestra gastronomía es representativo de toda la naciónperuana? Quizás la respuesta sea todos y ninguno a la vez. Y es que lacaracterística principal de nuestra comida es la diversidad, así como lo es dela población, la geografía, la flora y la fauna. El mestizaje potenció nuestracapacidad de seleccionar, mezclar, recrear y reinventar. Esa capacidad estáen funcionamiento todo el tiempo, pero en vez de generar productos únicosmestizos, lo que genera es diversidad culinaria. El antropólogo HumbertoRodríguez Pastor sostiene que la culinaria en el Perú tiene la particularidadde haber recibido distintas corrientes: la española, que marca una nuevaetapa para América, y luego otras como la china y la italiana; pero perduracomo más importante la cocina tradicional, la nativa, la que se ha idoconstruyendo a lo largo de miles de años.Es un hecho histórico que cuando llegaron los conquistadores y sometieronal pueblo, tomaron productos como el ají y la papa, pero muchos productosfueron eliminados del Perú oficial, fueron segregados, como la quinua, lamaca, el kushuro, productos que eran de los indios. También rechazaron lacarne de llama y alpaca, o el cañan, una lagartija del desierto que seconsumía hace seis mil años en el norte del país. En este caso tambiénhemos estado sentados en un banco de oro. El resurgimiento comienzacuando hay una congregación de todo el Perú en las ciudades, sobre todoen Lima. Por ejemplo, el Rocoto Relleno, que del sur del país llega a Lima yse hace peruano. Muchos otros platillos al congregarse en las ciudades sehacen peruanos.Sin embargo, es indudable que el sur tiene su propia identidad cultural, niqué decir del norte, la sierra y la selva. Eso es lo que hace particular anuestra gastronomía, hay una diversidad de posibilidades de utilizar la flora yla fauna que no es reciente, sino de hace miles de años. "Es una suma deidentidades, una suma de culturas", explica Rodríguez Pastor.Revaloración de lo nuestroEl reconocimiento de nuestra gastronomía ha permitido que los peruanosrevaloremos lo nuestro. Actualmente, la gente reconoce que lo peruano esimportante. "Ya no nos damos de latigazos, estamos orgullosos. Porejemplo, todos hemos asumido la defensa del pisco, pero frente a nuestrabebida de bandera, no hay una defensa de la chicha, lo que quiere decir quetodavía hay mucho por hacer", reflexiona el autor de "De tamales ytamaleros". Otro aspecto para destacar, es que aparece un protagonista nuevo: el chef.Cocineros hombres que dicen con orgullo "yo soy chef, soy cocinero", y sonquienes han dado impulso a la cocina peruana, como Gastón Acurio.Nostalgia culinaria
  9. 9. No hay peruano que viva en el exterior que no extrañe con vehemencia lacomida peruana. La sazón del terruño acompaña a cada peruano dondevaya: donde hay peruanos, hay un restaurante que los identifique. "Yo hevivido en el extranjero y los peruanos nos juntábamos para hablar decomida. Es una relación tan intensa la del peruano con su comida que notiene similar en el mundo. Yo me di cuenta de la comida rica y variada delPerú, por mis amigos extranjeros", comenta.Pero la identidad también implica una transformación respecto a la formacomo se come en Lima, ya que con el paso del tiempo surgen nuevaspresentaciones, como los platos de siete colores o el cebiche con tallarines.Es como la cumbia -dice don Humberto Rodríguez-, porque es el resultadode la gente que migra a la ciudad y hace platos nuevos con sus propiosproductos y las cosas que aprende. "Es inevitable que se desvirtúe laesencia de los platos.Es imposible poner los platos en un museo, porque todo cambia", finaliza. Lagastronomía peruana va mucho más allá de una deliciosa combinación devariados y nutritivos ingredientes, expresa mejor que cualquier otraexpresión artística los sentimientos, historia, variedad e identidad cultural eneste país de todas las sangres IDENTIDAD CULTURAL Y REALIDAD NACIONALPor: Juan Rivera TosiAl abordar el tema de identidadcultural, es importante dilucidar dosconceptos, a fin de tener en clarode que estamos hablando.Hoy escuchamos hablar mucho deinterculturalidad, pluralidad cultural,diversidad cultural, y se reconoceque el país es rico en cultura. Pero,veamos que entendemos poridentidad y que entendemos porcultura, a fin de saber si estamos hablando un mismo lenguaje.Entendemos por identidad el sentirse uno mismo, el actuar como uno es,sentirse bien al hacerlo, y al relacionarse con las personas que conviven connosotros. Hoy los problemas que nos afectan son el individualismo y elcolocar el yo por encima de la sociedad, igualmente la masificación delabuso cultural vía la imitación de valores que no son nuestros pero que noshan hecho sentir y creer que son superiores a los que nosotros tenemos yque heredamos de nuestros antepasados.
  10. 10. Al referirnos a la cultura, estamos hablando de la forma como se manifiestael hombre en su sociedad, como se ven se sienten y piensan sin entrar enconflicto. Y como esta requiere de cierto periodo de tiempo paradesarrollarse, puede comprender algunas generaciones que involucran anuestros antepasados, pudiendo tener en algunos casos hasta uncomponente racial. En todo caso se expresa a través del lenguaje, sureligiosidad o cosmogonía, sus valores morales, formas de interpretar lanaturaleza y como relacionarse con ella, sus costumbres, ciencia ytecnología.En el caso nuestro, nos estamos refiriendo por lo menos a 100 siglos decultura ó 10,000 años, y que es aceptado por la ciencia oficial, y de loscuales solo cinco siglos, algo más de 500 años corresponden a la presenciaoccidental en nuestro continente; sin embargo esa es la predominante alejercer el control del estado y toda su estructura.¿Es correcto hablar de una identidad cultural del Perú?Muchos dirán que si, pero realmente no tiene sentido cuando vemos que hoyse habla mucho de la interculturalidad o diversidad cultural. No tendría lógicaentonces, sería un híbrido; pero es lo que se pretende: Aceptar la diversidadcultural, pero hegemonizada e interpretada a partir de la óptica occidental.En el Perú hay muchas identidades culturales, cada una corresponde a unanación antigua y que hoy en muchos casos puede definirse como unaregión. Es que en el Perú es un país, un estado, una república, tiene unaconstitución, tiene un código civil y penal, pero no es una nación. En el Perúhay muchas naciones que sobreviven subterráneamente y que cinco siglosdespués aún se mantienen vigentes. No fueron desarticuladas totalmente,no desaparecieron.Los Chankas de Huancavelica son una Nación; Ayacucho norte es unanación y el sur otra; los Huancas son otra nación y los Collas o Aymaras,también lo somos, y probablemente la más antigua por provenir delTiawanaku. Pero son muchas las naciones que aún sobreviven en estosterritorios.El estado peruano nos ha pretendido hacer creer que solo existe la naciónperuana, a la cual se le debe amor y respeto, desconociendo o negándose aaceptar que el Perú es un país plurinacional y que en el pasado todas estasnaciones indias convivieron en relación armoniosa y de cooperación. Que lademarcación entre una y otra no estuvo dada por una frontera geográfica,que había cuidar y proteger de una invasión, sino que estaba dada porfactores culturales.Que habíamos sido capaces de desarrollar una sociedad que desconocía elhambre y la miseria, una sociedad que no propugnaba la supremacía delhombre sobre las demás especies que habitaban la tierra; una sociedad quesabiendo lo abrupto del territorio se organizó previsoramente parasobrellevar los tiempos de sequía o los de lluvias torrenciales. Un tipo desociedad que por sus mismas características geográficas difíciles desarrollo
  11. 11. la cooperación y la solidaridad, que hasta hoy sobrevive en el ande a travésdel Ayni y la Minka ...Una sociedad donde la idea de propiedad privada óesclavitud no tenía cabida ya que no correspondía a su realidad yposibilidades de desarrollo. Una sociedad sana. El Papel de la educación en la identidad cultural Rev. Maestros, Lima, oct. 1997, Nº 7El papel de la escuela no es, evidentemente, el de “promover el desarrollode la comunidad” tal como lo fue la moda de los años 60 a raíz de laConferencia de Punta del Este frente a la “amenaza cubana”. No es, pues, elpapel de modernizadora dentro de los marcos existentes, tal como hace la“educación popular” de las ONGs en el Perú. Tampoco lo es el sólo lograrmejoras en los niveles de vida de la población (por ejemplo, mejor uso de losalimentos, de las técnicas de cultivo, medidas para evitar el cólera, etc.), sincambiar las estructu-ras de la violencia y de la injusticia social, sino en:1º Hacer todo esto, pero dentro de la construcción de un proyecto educativoa nivel de centro educativo, el que necesariamente deberá constituirse comoparte de un proyecto cada vez más amplio: de la comunidad, de la localidad,de la subregión, de la región y del país.2º. Convertir la escuela en un centro productor de cultura y de identidadcultural, para lo cual es requisito esencial la conversión del currículo en unmovimiento social7 ; es decir, en un espacio en el que concurren lasdiversas posiciones y aspiraciones educativas de los docentes, de loseducandos, de los padres de familia, de la comunidad, etc., para resolverseen la hegemonía de la más adecuada históricamente. Esta perspectivasignifica un inmenso horizonte que sensibiliza la escuela respecto de losproblemas de la comunidad y la vincula estrechamente con ella haciéndolaparticipar activamente en la construcción de la vida de esa comunidad.3º Crear en nuestras instituciones educativas, desde el jardín hasta launiversidad la conciencia de la necesidad de la apropiación y control de losproductos y elementos culturales producidos en otros lugares. Estaapropiación y control no se limita solamente al plano de lo simbólico o al dela operación, sino también al plano de la producción de dichos productos.4º Considerar como eje dinamizador en educación y sin el cual nada de loanterior puede hacerse, el ejercicio y vigencia de la democracia directa y debases a todo nivel: en la institución educativa, en la comunidad, en lasrelaciones sociales en general.5º La postulación de un “perfil del educando”, caracterizado como: conductorcolectivo que luche por el autogobierno de la sociedad, un productor de
  12. 12. bienes materiales que sepa conducir los procesos de producción, y unproductor de cultura y de la propia identidad cultural. IDENTIDAD Y CAMBIO TECNOLOGICO Y CULTURAL José Virgilio Mendo Rev. Maestros, Lima, oct. 1997, Nº 7El cambio tecnológico y cultural no conduce necesariamente a una pérdidade la identidad cultural. Pensar lo contrario equivaldría a preconizar elinmovilismo, a la anulación del tiempo, a la vigencia absoluta de la tradición:algo por completo retrógrado y conservador. La pérdida de la identidadcultural se produce cuando los conocimientos, valores, etc. provenientes deotras realidades -lo que desde le punto de vista de la cultura eurocéntricasuele denominarse “progreso” o “modernización cultural”- se imponen, enuna sociedad distinta, torciendo y sometiendo la práctica, la vida, lasmaneras de pensar y de concebir el mundo, la praxis humana. Se sigueentonces un camino inverso, que Darcy Ribeiro ha denominado“actualización cultural” que es el que han seguido los países que, como elnuestro, fueron alguna vez colonias. En el caso de los países europeos,hubo, en su proceso histórico, conservación de la identidad cultural, losnuevos elementos culturales fueron y continúan siendo apropiados por losmismos pueblos y hombres que los producen; los cambios culturales sonasumidos inmediatamente y utilizados por ellos, los nuevos elementosaparecen como emanación de la práctica y de la misma realidad que vivendichos pueblos.Nada de esto ocurre en los países “postcoloniales”. El cambio cultural sepresenta en nuestros países completamente distinto y traumático. El cambiodeja de ser centrífugo, no aparece como dimensión de la propia vida socialsino como un movimiento inverso por el cual la vida, la praxis, esconstantemente constreñida a adaptarse a los cambios culturales. Es decir,se introducen primero los cambios culturales y luego se trata de adaptar elconjunto de las relaciones sociales a dichos cambios. En lugar de que lacultura refleje y se constituya en parte del proceso de construcción de la vidasocial, es la vida social la que refleja las teorías, los valores los estilos devida, la tecnología y los “modos de hacer” extranjeros.Se opera, pues, en este caso, en los pueblos nativos, un conjunto deprocesos: primero, una disyunción entre el mundo simbólico-cultural y lapráctica sobre la que éste se sustenta. Segundo, la expropiación de estemundo simbólico-cultural respecto de sus productores originales, y, tercero,el esfuerzo por sustituir dicho mundo original por los nuevos elementosculturales foráneos. En estas condiciones, la apropiación del saber, el uso,desarrollo, etc. de los elementos culturales foráneos permanece siempre enpoder los introductores y se constituye en elemento de alienación de lospueblos receptores.
  13. 13. Desde este punto de vista, aparece el problema de la identidad cultural en suverdadero cariz: la identidad cultural es un problema fundamentalmentepolítico. No es sólo cultural sino político, puesto que atañe a la condicióncolonial y postcolonial de los pueblos que hasta ahora no pueden expresarsu propia palabra, aquellos que no tienen voz ni pueden difundir por escrito opor los modernos medios de comunicación sus saberes y su propiacosmovisión del mundo.Colocar el problema de la identidad cultural en el plano político significa porlo menos dos cosas:1º El reconocimiento de que la redefinición cultural no implica por sí misma yde modo necesario, una pérdida de la identidad cultural; esta pérdida seproduce cuando hay asimilación forzada (y no autónoma), enajenación (y noapropiación), y falta de control sobre los nuevos elementos culturales. Dichoinversamente: la identidad cultural se mantiene cuando esos nuevoselementos culturales, vengan de donde vinieren, son incorporados yutilizados en forma autónoma, soberanamente por un pueblo, bajo el controlde sus receptores -en este caso nuestros propios pueblos nacionales-, y enfunción de su propia práctica, de sus necesidades y de su propio desarrollo.2º Significa que la apropiación y el control de la generación de una cultura yde su transmisión, desarrollo y aplicación e incluso la transformación de todala fisonomía cultural de un pueblo, sólo pueden llevarse a cabo como partede un proceso de reorganización social-política y de transformación globalde la sociedad, dicho de un modo más preciso; dentro de un ProyectoNacional hacia un nuevo modelo de sociedad1.2. Segmentación de los textos Gastronomía peruana: singular expresión de la identidad cultural Por: Ethel Flores, La Gaceta Cultural, 26 de mayo de 2006 Gastronomía e identidad cultural¿Qué plato de nuestra gastronomía es representativo de toda la naciónperuana? Quizás la respuesta sea todos y ninguno a la vez. Y es que lacaracterística principal de nuestra comida es la diversidad, así como lo es dela población, la geografía, la flora y la fauna. El mestizaje potenció nuestracapacidad de seleccionar, mezclar, recrear y reinventar. Esa capacidad estáen funcionamiento todo el tiempo, pero en vez de generar productos únicosmestizos, lo que genera es diversidad culinaria. El antropólogo HumbertoRodríguez Pastor sostiene que la culinaria en el Perú tiene la particularidadde haber recibido distintas corrientes: la española, que marca una nuevaetapa para América, y luego otras como la china y la italiana; pero perduracomo más importante la cocina tradicional, la nativa, la que se ha idoconstruyendo a lo largo de miles de años.
  14. 14. Es un hecho histórico que cuando llegaron los conquistadores y sometieronal pueblo, tomaron productos como el ají y la papa, pero muchos productosfueron eliminados del Perú oficial, fueron segregados, como la quinua, lamaca, el kushuro, productos que eran de los indios. También rechazaron lacarne de llama y alpaca, o el cañan, una lagartija del desierto que seconsumía hace seis mil años en el norte del país. En este caso tambiénhemos estado sentados en un banco de oro. El resurgimiento comienzacuando hay una congregación de todo el Perú en las ciudades, sobre todoen Lima. Por ejemplo, el Rocoto Relleno, que del sur del país llega a Lima yse hace peruano. Muchos otros platillos al congregarse en las ciudades sehacen peruanos.Sin embargo, es indudable que el sur tiene su propia identidad cultural, niqué decir del norte, la sierra y la selva. Eso es lo que hace particular anuestra gastronomía, hay una diversidad de posibilidades de utilizar la flora yla fauna que no es reciente, sino de hace miles de años. "Es una suma deidentidades, una suma de culturas", explica Rodríguez Pastor.Revaloración de lo nuestroEl reconocimiento de nuestra gastronomía ha permitido que los peruanosrevaloremos lo nuestro. Actualmente, la gente reconoce que lo peruano esimportante. "Ya no nos damos de latigazos, estamos orgullosos. Porejemplo, todos hemos asumido la defensa del pisco, pero frente a nuestrabebida de bandera, no hay una defensa de la chicha, lo que quiere decir quetodavía hay mucho por hacer", reflexiona el autor de "De tamales ytamaleros". Otro aspecto para destacar, es que aparece un protagonista nuevo: el chef.Cocineros hombres que dicen con orgullo "yo soy chef, soy cocinero", y sonquienes han dado impulso a la cocina peruana, como Gastón Acurio.Nostalgia culinariaNo hay peruano que viva en el exterior que no extrañe con vehemencia lacomida peruana. La sazón del terruño acompaña a cada peruano dondevaya: donde hay peruanos, hay un restaurante que los identifique. "Yo hevivido en el extranjero y los peruanos nos juntábamos para hablar decomida. Es una relación tan intensa la del peruano con su comida que notiene similar en el mundo. Yo me di cuenta de la comida rica y variada delPerú, por mis amigos extranjeros", comenta.Pero la identidad también implica una transformación respecto a la formacomo se come en Lima, ya que con el paso del tiempo surgen nuevaspresentaciones, como los platos de siete colores o el cebiche con tallarines.Es como la cumbia -dice don Humberto Rodríguez-, porque es el resultadode la gente que migra a la ciudad y hace platos nuevos con sus propiosproductos y las cosas que aprende. "Es inevitable que se desvirtúe laesencia de los platos.Es imposible poner los platos en un museo, porque todo cambia", finaliza. Lagastronomía peruana va mucho más allá de una deliciosa combinación de
  15. 15. variados y nutritivos ingredientes, expresa mejor que cualquier otraexpresión artística los sentimientos, historia, variedad e identidad cultural eneste país de todas las sangresIDENTIDAD CULTURAL Y REALIDAD NACIONALPor: Juan Rivera TosiAl abordar el tema de identidad cultural, es importante dilucidar dosconceptos, a fin de tener en claro de que estamos hablando.Hoy escuchamos hablar mucho de interculturalidad, pluralidad cultural,diversidad cultural, y se reconoce que el país es rico en cultura. Pero,veamos que entendemos por identidad y que entendemos por cultura, a finde saber si estamos hablando un mismo lenguaje.Entendemos por identidad el sentirse uno mismo, el actuar como uno es,sentirse bien al hacerlo, y al relacionarse con las personas que conviven connosotros. Hoy los problemas que nos afectan son el individualismo y elcolocar el yo por encima de la sociedad, igualmente la masificación delabuso cultural vía la imitación de valores que no son nuestros pero que noshan hecho sentir y creer que son superiores a los que nosotros tenemos yque heredamos de nuestros antepasados.Al referirnos a la cultura, estamos hablando de la forma como se manifiestael hombre en su sociedad, como se ven se sienten y piensan sin entrar enconflicto. Y como esta requiere de cierto periodo de tiempo paradesarrollarse, puede comprender algunas generaciones que involucran anuestros antepasados, pudiendo tener en algunos casos hasta uncomponente racial. En todo caso se expresa a través del lenguaje, sureligiosidad o cosmogonía, sus valores morales, formas de interpretar lanaturaleza y como relacionarse con ella, sus costumbres, ciencia ytecnología.En el caso nuestro, nos estamos refiriendo por lo menos a 100 siglos decultura ó 10,000 años, y que es aceptado por la ciencia oficial, y de loscuales solo cinco siglos, algo más de 500 años corresponden a la presenciaoccidental en nuestro continente; sin embargo esa es la predominante alejercer el control del estado y toda su estructura.¿Es correcto hablar de una identidad cultural del Perú?Muchos dirán que si, pero realmente no tiene sentido cuando vemos que hoyse habla mucho de la interculturalidad o diversidad cultural. No tendría lógicaentonces, sería un híbrido; pero es lo que se pretende: Aceptar la diversidadcultural, pero hegemonizada e interpretada a partir de la óptica occidental.En el Perú hay muchas identidades culturales, cada una corresponde a unanación antigua y que hoy en muchos casos puede definirse como unaregión. Es que en el Perú es un país, un estado, una república, tiene una
  16. 16. constitución, tiene un código civil y penal, pero no es una nación. En el Perúhay muchas naciones que sobreviven subterráneamente y que cinco siglosdespués aún se mantienen vigentes. No fueron desarticuladas totalmente,no desaparecieron.Los Chankas de Huancavelica son una Nación; Ayacucho norte es unanación y el sur otra; los Huancas son otra nación y los Collas o Aymaras,también lo somos, y probablemente la más antigua por provenir delTiawanaku. Pero son muchas las naciones que aún sobreviven en estosterritorios.El estado peruano nos ha pretendido hacer creer que solo existe la naciónperuana, a la cual se le debe amor y respeto, desconociendo o negándose aaceptar que el Perú es un país plurinacional y que en el pasado todas estasnaciones indias convivieron en relación armoniosa y de cooperación. Que lademarcación entre una y otra no estuvo dada por una frontera geográfica,que había cuidar y proteger de una invasión, sino que estaba dada porfactores culturales.Que habíamos sido capaces de desarrollar una sociedad que desconocía elhambre y la miseria, una sociedad que no propugnaba la supremacía delhombre sobre las demás especies que habitaban la tierra; una sociedad quesabiendo lo abrupto del territorio se organizó previsoramente parasobrellevar los tiempos de sequía o los de lluvias torrenciales. Un tipo desociedad que por sus mismas características geográficas difíciles desarrollola cooperación y la solidaridad, que hasta hoy sobrevive en el ande a travésdel Ayni y la Minka ...Una sociedad donde la idea de propiedad privada óesclavitud no tenía cabida ya que no correspondía a su realidad yposibilidades de desarrollo. Una sociedad sana. El Papel de la educación en la identidad cultural Rev. Maestros, Lima, oct. 1997, Nº 7El papel de la escuela no es, evidentemente, el de “promover el desarrollode la comunidad” tal como lo fue la moda de los años 60 a raíz de laConferencia de Punta del Este frente a la “amenaza cubana”. No es, pues, elpapel de modernizadora dentro de los marcos existentes, tal como hace la“educación popular” de las ONGs en el Perú. Tampoco lo es el sólo lograrmejoras en los niveles de vida de la población (por ejemplo, mejor uso de losalimentos, de las técnicas de cultivo, medidas para evitar el cólera, etc.), sincambiar las estructu-ras de la violencia y de la injusticia social, sino en:
  17. 17. 1º Hacer todo esto, pero dentro de la construcción de un proyecto educativoa nivel de centro educativo, el que necesariamente deberá constituirse comoparte de un proyecto cada vez más amplio: de la comunidad, de la localidad,de la subregión, de la región y del país.2º. Convertir la escuela en un centro productor de cultura y de identidadcultural, para lo cual es requisito esencial la conversión del currículo en unmovimiento social7 ; es decir, en un espacio en el que concurren lasdiversas posiciones y aspiraciones educativas de los docentes, de loseducandos, de los padres de familia, de la comunidad, etc., para resolverseen la hegemonía de la más adecuada históricamente. Esta perspectivasignifica un inmenso horizonte que sensibiliza la escuela respecto de losproblemas de la comunidad y la vincula estrechamente con ella haciéndolaparticipar activamente en la construcción de la vida de esa comunidad.3º Crear en nuestras instituciones educativas, desde el jardín hasta launiversidad la conciencia de la necesidad de la apropiación y control de losproductos y elementos culturales producidos en otros lugares. Estaapropiación y control no se limita solamente al plano de lo simbólico o al dela operación, sino también al plano de la producción de dichos productos.4º Considerar como eje dinamizador en educación y sin el cual nada de loanterior puede hacerse, el ejercicio y vigencia de la democracia directa y debases a todo nivel: en la institución educativa, en la comunidad, en lasrelaciones sociales en general.5º La postulación de un “perfil del educando”, caracterizado como: conductorcolectivo que luche por el autogobierno de la sociedad, un productor debienes materiales que sepa conducir los procesos de producción, y unproductor de cultura y de la propia identidad cultural. IDENTIDAD Y CAMBIO TECNOLOGICO Y CULTURAL José Virgilio Mendo Rev. Maestros, Lima, oct. 1997, Nº 7El cambio tecnológico y cultural no conduce necesariamente a una pérdidade la identidad cultural. Pensar lo contrario equivaldría a preconizar elinmovilismo, a la anulación del tiempo, a la vigencia absoluta de la tradición:algo por completo retrógrado y conservador. La pérdida de la identidadcultural se produce cuando los conocimientos, valores, etc. provenientes deotras realidades -lo que desde le punto de vista de la cultura eurocéntricasuele denominarse “progreso” o “modernización cultural”- se imponen, enuna sociedad distinta, torciendo y sometiendo la práctica, la vida, las
  18. 18. maneras de pensar y de concebir el mundo, la praxis humana. Se sigueentonces un camino inverso, que Darcy Ribeiro ha denominado“actualización cultural” que es el que han seguido los países que, como elnuestro, fueron alguna vez colonias. En el caso de los países europeos,hubo, en su proceso histórico, conservación de la identidad cultural, losnuevos elementos culturales fueron y continúan siendo apropiados por losmismos pueblos y hombres que los producen; los cambios culturales sonasumidos inmediatamente y utilizados por ellos, los nuevos elementosaparecen como emanación de la práctica y de la misma realidad que vivendichos pueblos.Nada de esto ocurre en los países “postcoloniales”. El cambio cultural sepresenta en nuestros países completamente distinto y traumático. El cambiodeja de ser centrífugo, no aparece como dimensión de la propia vida socialsino como un movimiento inverso por el cual la vida, la praxis, esconstantemente constreñida a adaptarse a los cambios culturales. Es decir,se introducen primero los cambios culturales y luego se trata de adaptar elconjunto de las relaciones sociales a dichos cambios. En lugar de que lacultura refleje y se constituya en parte del proceso de construcción de la vidasocial, es la vida social la que refleja las teorías, los valores los estilos devida, la tecnología y los “modos de hacer” extranjeros.Se opera, pues, en este caso, en los pueblos nativos, un conjunto deprocesos: primero, una disyunción entre el mundo simbólico-cultural y lapráctica sobre la que éste se sustenta. Segundo, la expropiación de estemundo simbólico-cultural respecto de sus productores originales, y, tercero,el esfuerzo por sustituir dicho mundo original por los nuevos elementosculturales foráneos. En estas condiciones, la apropiación del saber, el uso,desarrollo, etc. de los elementos culturales foráneos permanece siempre enpoder los introductores y se constituye en elemento de alienación de lospueblos receptores.Desde este punto de vista, aparece el problema de la identidad cultural en suverdadero cariz: la identidad cultural es un problema fundamentalmentepolítico. No es sólo cultural sino político, puesto que atañe a la condicióncolonial y postcolonial de los pueblos que hasta ahora no pueden expresarsu propia palabra, aquellos que no tienen voz ni pueden difundir por escrito opor los modernos medios de comunicación sus saberes y su propiacosmovisión del mundo.Colocar el problema de la identidad cultural en el plano político significa porlo menos dos cosas:1º El reconocimiento de que la redefinición cultural no implica por sí misma yde modo necesario, una pérdida de la identidad cultural; esta pérdida seproduce cuando hay asimilación forzada (y no autónoma), enajenación (y noapropiación), y falta de control sobre los nuevos elementos culturales. Dichoinversamente: la identidad cultural se mantiene cuando esos nuevoselementos culturales, vengan de donde vinieren, son incorporados y
  19. 19. utilizados en forma autónoma, soberanamente por un pueblo, bajo el controlde sus receptores -en este caso nuestros propios pueblos nacionales-, y enfunción de su propia práctica, de sus necesidades y de su propio desarrollo.2º Significa que la apropiación y el control de la generación de una cultura yde su transmisión, desarrollo y aplicación e incluso la transformación de todala fisonomía cultural de un pueblo, sólo pueden llevarse a cabo como partede un proceso de reorganización social-política y de transformación globalde la sociedad, dicho de un modo más preciso; dentro de un ProyectoNacional hacia un nuevo modelo de sociedad2.-Escribe los textos resúmenes de los textos leídos (Condensación textual,sistema de proposiciones - Macroestructura) (2 puntos) Gastronomía Peruana e Identidad culturalPodemos decir que la característica principal de nuestra comida es ladiversidad, así como lo es de la población, la geografía, la flora y la fauna. Laculinaria en el Perú tiene la particularidad de haber recibido distintascorrientes: la española que abrió una nueva etapa para América, la china ,la italiana y la africana ; pero perdura como más importante la cocinatradicional, la nativa, la que se ha ido construyendo a lo largo de miles deaños.Se dice que el mestizaje potenció nuestra capacidad de seleccionar,mezclar, recrear y reinventar. Entonces en este caso también hemos estadosentados en un banco de oro.La identificación del poblador peruano comienza cuando hay unacongregación de todo el Perú en las ciudades, sobre todo en Lima. Porejemplo, el Rocoto Relleno, que del sur del país llega a Lima y se haceperuano. Muchos otros platillos al congregarse en las ciudades se hacenperuanos.Sin embargo, es indudable que el sur tiene su propia identidad cultural, niqué decir del norte, la sierra y la selva. Es cierto que en nuestragastronomía, hay una diversidad de posibilidades de utilizar la flora y lafauna que no es reciente, sino de hace miles de años. Se dice que "Es unasuma de identidades y por tanto una suma de culturas"El reconocimiento de nuestra gastronomía ha permitido que los peruanosrevaloremos lo nuestro. Actualmente, la gente reconoce que lo peruano esimportante. Otro aspecto para destacar, es que aparece un protagonistanuevo: el chef. Cocineros hombres que dicen con orgullo "yo soy chef, soycocinero", y son quienes han dado impulso a la cocina peruana a nivelnacional y en el extranjeroNo hay peruano que viva en el exterior que no extrañe con vehemencia lacomida peruana. Es una relación tan intensa la del peruano con su comidaque no tiene similar en el mundo. Es inevitable que se desvirtúe la esenciade los platos.
  20. 20. La gastronomía peruana va mucho más allá de una deliciosa combinaciónde variados y nutritivos ingredientes, expresa mejor que cualquier otraexpresión artística los sentimientos, la historia, variedad e identidad culturalen este país de todas las sangres IDENTIDAD CULTURAL Y REALIDAD NACIONALHoy escuchamos hablar mucho de interculturalidad, pluralidad cultural,diversidad cultural, y se reconoce que nuestro país es rico en cultura.Entendemos por identidad el sentirse uno mismo, el actuar como uno es,sentirse bien al hacerlo, y al relacionarse con las personas que conviven connosotros. Hoy los problemas que nos afectan son el individualismo y elcolocar el yo por encima de la sociedad.Al referirnos a la cultura, estamos hablando de la forma como se manifiestael hombre en su sociedad, como se ven se sienten y piensan sin entrar enconflicto. Y como el ser humano requiere de cierto periodo de tiempo paradesarrollarse. En todo caso las personas se expresan a través del lenguaje, sureligiosidad o cosmogonía, sus valores morales, formas de interpretar lanaturaleza y como relacionarse con ella, sus costumbres, ciencia ytecnología.En el Perú hay muchas identidades culturales, cada una corresponde a unanación antigua y que hoy en muchos casos puede definirse como unaregión. Es que el Perú es un país, un estado, una república, tiene una constitución,tiene un código civil y penal, pero no es una nación.El estado peruano nos ha pretendido hacer creer que solo existe la naciónperuana, a la cual se le debe amor y respeto, desconociendo o negándose aaceptar que el Perú es un país plurinacional y que en el pasado todas estasnaciones indias convivieron en relación armoniosa y de cooperación.Los peruanos hemos sido capaces de desarrollar una sociedad quedesconoce el hambre y la miseria, una sociedad que no propugnaba lasupremacía del hombre sobre las demás especies que habitaban la tierra;una sociedad que sabiendo lo abrupto del territorio se organizó parasobrellevar los tiempos de sequía o los de lluvias torrenciales. Un tipo desociedad que por sus mismas características geográficas difíciles ha sabidodesarrollar cooperación y solidaridad.Una sociedad donde la idea de propiedad privada ó esclavitud no tienecabida ya que no corresponde a su realidad y posibilidades de desarrollo.Una sociedad sana. El Papel de la educación en la identidad cultural
  21. 21. La Identidad Cultural debe de incluirse dentro de la construcción de unproyecto educativo a nivel del centro educativo, el que necesariamente debede constituirse como parte de un proyecto cada vez más amplio: en lacomunidad, en la localidad, en la subregión, en la región y en nuestro Perú.Es necesario promover la Identidad Cultural a través de la Escuela haciendode ella un centro productor de cultura y de identidad cultural, para lo cual esrequisito esencial la conversión del currículo en un movimiento social; esdecir, en un espacio en el que concurren las diversas posiciones yaspiraciones educativas de los docentes, de los educandos, de los padresde familia, de la comunidad, etc., Esta perspectiva significa un inmenso horizonte que sensibiliza la escuelarespecto de los problemas de la comunidad y la vincula estrechamente conella haciéndola participar activamente en la construcción de la vida de esacomunidad.Es muy importante para los educadores crear en nuestras institucioneseducativas, desde el jardín hasta la universidad la conciencia de lanecesidad de la apropiación y control de los productos y elementosculturales producidos en otros lugares. Así como; también en el plano de laproducción de dichos productos. Además, Se debe de considerar a laEducación como eje dinamizador y sin el cual nada de lo anterior puedehacerse, el ejercicio y vigencia de la democracia directa y de bases a todonivel: en la institución educativa, en la comunidad, en las relaciones socialesen general.La propuesta de un “perfil del educando”, caracterizado como: conductorcolectivo que luche por el autogobierno de la sociedad, un productor debienes materiales que sepa conducir los procesos de producción y seconvierta en un productor de cultura y de la propia identidad cultural. IDENTIDAD Y CAMBIO TECNOLOGICO Y CULTURALEl cambio tecnológico y cultural no conduce necesariamente a una pérdidade la identidad cultural. La pérdida de la identidad cultural se producecuando los conocimientos, valores, etc. provenientes de otras realidades -loque desde le punto de vista de la cultura eurocéntrica suele denominarse“progreso” o “modernización cultural”- se imponen, en una sociedad distinta,torciendo y sometiendo la práctica, la vida, las maneras de pensar y deconcebir el mundo, la praxis humana. El cambio cultural se presenta en nuestros países completamente distinto ytraumático. El cambio deja de ser centrífugo, no aparece como dimensión de
  22. 22. la propia vida social sino como un movimiento inverso por el cual la vida, lapraxis, es constantemente constreñida a adaptarse a los cambios culturales.En lugar de que la cultura refleje y se constituya en parte del proceso deconstrucción de la vida social, es la vida social la que refleja las teorías, losvalores los estilos de vida, la tecnología y los “modos de hacer” extranjeros.Se opera, pues, en este caso, en los pueblos nativos, un conjunto deprocesos: primero, una disyunción entre el mundo simbólico-cultural y lapráctica sobre la que éste se sustenta. Segundo, la expropiación de estemundo simbólico-cultural respecto de sus productores originales, y, tercero,el esfuerzo por sustituir dicho mundo original por los nuevos elementosculturales foráneos en este caso las nuevas tecnologías.La identidad cultural es un problema fundamentalmente político. No es sólocultural sino político, puesto que atañe a la condición colonial y postcolonialde los pueblos que hasta ahora no pueden expresar su propia palabra,aquellos que no tienen voz ni pueden difundir por escrito o por los modernosmedios de comunicación sus saberes y su propia cosmovisión del mundo. El reconocimiento de que la redefinición cultural no implica por sí misma yde modo necesario, una pérdida de la identidad cultural; esta pérdida seproduce cuando hay asimilación forzada (y no autónoma), enajenación (y noapropiación), y falta de control sobre los nuevos elementos culturales. La generación de una cultura y de su transmisión, desarrollo y aplicación eincluso la transformación de toda la fisonomía cultural de un pueblo, sólopueden llevarse a cabo como parte de un proceso de reorganización social-política y de transformación global de la sociedad, dicho de un modo máspreciso; dentro de un Proyecto Nacional hacia un nuevo modelo de sociedad 3.- De los resúmenes identifica tres temas genéricos – Delimitación del tema. (1 puntos). Tres grandes temas que crucen el contenido del conjunto de textos leídos. Delimitación del Tema: Tres temas: 1. Aprender a valorar nuestra Cultura 2. Peruanidad y sentido de Pertenencia 3. Los medios de Comunicación Social4. A partir de los temas genéricos delimita temas específicos (1 puntos). Considera aspectos de los temas genéricos que se pueden tratar o plantéalos como problemas, considerando la información con la que cuentas de tu trabajo de procesamiento, esto te facilitará el trabajo. 1.- Aprender a valorar nuestra Cultura: 1.1. Difusión de nuestro Patrimonio Cultural 1.2 La diversidad Cultural
  23. 23. 1.3 Costumbres y Tradiciones2.-Peruanidad y Sentido de Pertenencia: 2.1 .Democracia y Política 2.2. Multiculturalidad en el Perú 2.3. Problemas de Convivencia en el Perú3.- Los Medios de Comunicación Social 3.1. El impacto de las tecnologías de comunicación en el Perú 3.2 La Sociedad de la Información 3.3. La Responsabilidad de los medios de comunicación en ladifusión de la cultura .5. Elige un tema delimitado y sintetiza su posible contenido(macroestructura del texto a producir, te permitirá centrarte en lainformación que debes considerar para la redacción de tu texto) (1puntos)TEMA DELIMITADO :“La identidad Cultural, un proceso de Comunicación Social “Este tema tiene el propósito de analizar el problema de identidad culturaldesde las relaciones de poder entre grupos humanos.-Dicho de una manera sintética, la identidad cultural refiere la existenciade un sujeto cultural -un grupo humano, una comunidad humana- queestablece contacto o relación con otro sujeto cultural distinto a él; es unhecho relacional.-El concepto de cultura, hablando antropológicamente, refiere a unaecuación muy simple: sujetos y objetos culturales que ese sujeto culturalproduce; pero la identidad cultural es la ecuación entre sujeto cultural ysujeto de otra cultura, un "álter" de ese sujeto, mediados por objetos".-En nuestros días, con esto de la globalización, supongo que se damucho más esa relación.-Claro, por supuesto, por algo es que surge el concepto de identidad.Ahora bien, no sólo refiere esa interacción entre un sujeto cultural -entreun grupo o comunidad humana y otro grupo o comunidad humana dedistinta naturaleza que el primero-, sino que además refiere el tipo derelación que tienen esas dos entidades. Por eso, el problema de laidentidad está muy relacionado también con la cuestión del poder; puesesa relación puede ser simétrica, asimétrica; puede implicardependencias, desigualdades, sometimientos; o no. En el tema de laidentidad, se puede decir que, al mismo tiempo que señala la vinculaciónentre dos comunidades humanas, señala la forma en que ellas se
  24. 24. relacionan. La forma de ser de esa relación está también implícita en elconcepto de identidad.-Por supuesto. Este tipo de relación tiene distintos niveles de análisis,distintos contextos. Nos podemos estar refiriendo a un grupo primario o agrupos humanos más que primarios; por ejemplo, a comunidades étnicasdentro de una nación multicultural o no necesariamente comunidadesétnicas sino minorías culturales, formas culturales al interior de unanación. O podemos estar al nivel de un municipio, de un distrito, unanación o, incluso, a un nivel supranacional podemos estar hablando deregiones geográfico-culturales, por ejemplo, el Caribe.-Ésa es otra manera de ver la identidad. Yo veo a la identidad culturalcomo un proceso. Es decir, ésa forma de ver la identidad es la común,que nos lleva hacia concebirla como una especie de selección de rasgossustantivos que definen una cultura, una comunidad o una comunidadcultural determinada. Ésa puede ser una forma de verlo, pero no desdelas ciencias sociales o no desde el punto de vista de la investigación enciencias sociales. La ciencia social tiene que ver la identidad como un proceso decomunicación; es decir, como un proceso y como un proceso específico,que es un proceso de comunicación. No hay otra manera, porque si noestaríamos hablando de rasgos ya definidos para siempre, rasgoscongelados de una cultura y, entonces, para qué seguir hablando de laidentidad. Hay un núcleo de sentido en la identidad, pero hay unaperiferia de sentido de la identidad que es la que va cambiando con eltiempo, siempre en un proceso de comunicación. La identidad siempre vavariando y se va ajustando a los tiempos y a los tipos de relación y deconvivencia que tiene con los grupos con los cuales se comunica.6. Del tema precisado y elegido redactaras tu texto: (7 Pts.)Considera seguir las siguientes pautas:- Lluvia de ideas- Selección y agrupamiento de ideas- Subtemas /subtitulado de cada grupo de ideas (guía para el desarrollode tus subtemas)- Secuencia de grupos de ideas (Orden de tus subtemas que serápresentado en tu esquema y luego considerado para la redacción de tutexto) – Organización secuencial- Esquema- Redacción, considerando tu plan de redacción de tu esquema. Eligelas estrategias de desarrollo de ideas principales e ideas secundarias quete parezcan más adecuadas para la versión final del texto.
  25. 25. No olvides revisar tu redacción teniendo en cuenta las propiedades del texto: coherencia, cohesión, adecuación y la corrección gramatical.6.1. Lluvia de Ideas6.1.1. Es importante analizar el problema de identidad cultural desde lasrelaciones de poder entre grupos humanos.6.1.2. Se entiende por identidad a todos aquellos elementos que permitenidentificarnos, caracterizamos, mostrar que tenemos en común y que nosdiferencia de otros pueblos.6.1.3. Existe una idea casi generalizada en el quehacer tradicional de lasciencias sociales que considera que el estudio de la identidad culturalcorresponde netamente a la Antropología. Es cierto que esta ciencia utilizamétodos (como la etnografía) que le permiten abordar en una mayoramplitud el tema, pero también es cierto que la identidad cultural es uncampo tan complejo y transversal a tantos fenómenos (económicos, políticosy culturales) que demanda un abordaje interdisciplinario.6.1.4. El problema es que las ciencias sociales siempre han concebido a unsujeto con una identidad estable y coherente6.1.5. La influencia de los medios de comunicación afianzan lafragmentación de las identidades colectivas e individuales, generandosujetos descentrados y polifacéticos.6.1.6. El sujeto, previamente experimentado como poseedor de unaidentidad estable y unificada, se está volviendo fragmentado; compuesto, node una sola, sino de varias identidades, a veces contradictorias y sin resolver6.1.7 En los últimos decenios ha habido un cambio pronunciado en lasgeneraciones jóvenes limeñas ya que están dejando de lado la culturalidadque construyeron sus padres como producto de la migración, debido a unafuerte influencia de los medios de comunicación de masas.6.1.8. la relación usuarios – medios de comunicación no es mecánica nicoloca a los sujetos como meros entes pasivos y receptores de los mensajesdifundidos por los segundos, sí debemos señalar la fuerte influencia de estosen la producción y reproducción de formas de socialización.6.1.9. los medios de comunicación tienen un doble carácter: descriptivo yprescriptivo de la sociedad de la cual forman parte."6.1.10 los jóvenes limeños se encuentran sujetos a presiones estructuralestales como el racismo por ello aceptan o reelaboran los mensajes de losmedios6.1.11. la pobreza generalizada impide que se puedan desligar por completodel entorno paterno. Así que desarrollan hábitos contradictorios: unos másligados a los medios de comunicación de masas y sus grupos de pares, peroobligatoriamente también tienen que mantener los hábitos necesarios paraintegrarse en el entorno de la generación paterna.
  26. 26. 6.1.12. Esta estructura es difícil de cambiar ya que instituciones como laescuela no ofrecen alternativas para superar la subalternidad y solo premiael aprendizaje memorista del pasado. Lo que es peor, la educación nopermite una inserción exitosa al proceso de mundialización por lo cual losjóvenes escapan a estos discursos oficiales a través de los medios, que lespermiten insertarse en la globalización.6.1.13. Un aspecto importante que lleva a un mayor acceso a laglobalización por parte de los jóvenes es el acceso a empleos yconocimiento laboral en grandes empresas y corporaciones multinacionales.6.1.14. Como producto de la interacción con fenómenos globales en lasmegaciudades como Lima se han generado una variedad de subculturas(como los emos, las comunidades de Harry Potter, metaleros, otakus, etc.).6.1.15. La nueva dinámica identitaria se basa en que ahora los sujetosestán más habituados a asumir nuevas facetas gracias a la fugacidad de lasemociones que ofrecen los medios6.1.16. En el mundo virtual del internet también se dan estas facetas creadasa partir de juegos de roles donde vamos asumiendo características distintasa las reales para alcanzar metas creadas por los diseñadores..6.1.17. La diferenciación en los entornos de socialización y la multiplicidadde roles que tienen las personas en el contexto urbano nos hacen postularque estas se han vuelto cada vez más polifacéticas, pues cambian suscaracterísticas según el momento y el contexto en los cuales sedesenvuelven"6.1.18. La identidad colectiva está en el fondo de todos los debates en lateoría cultural contemporánea6.1.19.. comunicación se considera así como parte de una nueva política-cultural, esencial para la supervivencia nacional, análoga al control de losrecursos naturales e industrias estratégicas de la nación.6.2. Selección y agrupamiento de Ideas(definición de sub temas)6.1.1. Es importante analizar el problema de identidad cultural desde lasrelaciones de poder entre grupos humanos.16.1.2. Se entiende por identidad a todos aquellos elementos que permitenidentificarnos, caracterizamos, mostrar que tenemos en común y que nosdiferencia de otros pueblos.26.1.3. Existe una idea casi generalizada en el quehacer tradicional de lasciencias sociales que considera que el estudio de la identidad culturalcorresponde netamente a la Antropología. Es cierto que esta ciencia utilizamétodos (como la etnografía) que le permiten abordar en una mayoramplitud el tema, pero también es cierto que la identidad cultural es uncampo tan complejo y transversal a tantos fenómenos (económicos, políticosy culturales) que demanda un abordaje interdisciplinario.2
  27. 27. 6.1.4. El problema es que las ciencias sociales siempre han concebido a unsujeto con una identidad estable y coherente 26.1.5. La influencia de los medios de comunicación afianzan lafragmentación de las identidades colectivas e individuales, generandosujetos descentrados y polifacéticos.36.1.6. El sujeto, previamente experimentado como poseedor de unaidentidad estable y unificada, se está volviendo fragmentado; compuesto, node una sola, sino de varias identidades, a veces contradictorias y sin resolver46.1.7 En los últimos decenios ha habido un cambio pronunciado en lasgeneraciones jóvenes limeñas ya que están dejando de lado la culturalidadque construyeron sus padres como producto de la migración, debido a unafuerte influencia de los medios de comunicación de masas.46.1.8. La relación usuarios – medios de comunicación no es mecánica nicoloca a los sujetos como meros entes pasivos y receptores de los mensajesdifundidos por los segundos, sí debemos señalar la fuerte influencia de estosen la producción y reproducción de formas de socialización. 16.1.9. Los medios de comunicación tienen un doble carácter: descriptivo yprescriptivo de la sociedad de la cual forman parte. 36.1.10 Los jóvenes limeños se encuentran sujetos a presiones estructuralestales como el racismo por ello aceptan o re elaboran los mensajes de losmedios de comunicación por ejemplo programas de radio y televisión. 36.1.11. La pobreza generalizada impide que los jóvenes se puedan desligarpor completo del entorno paterno. Así que desarrollan hábitoscontradictorios: unos más ligados a los medios de comunicación de masas ysus grupos de pares, pero obligatoriamente también tienen que mantener loshábitos necesarios para integrarse en el entorno de la generación paterna. 46.1.12. Esta estructura es difícil de cambiar ya que instituciones como laescuela no ofrecen alternativas para superar la subalternidad y solo premiael aprendizaje memorista del pasado. Lo que es peor, la educación nopermite una inserción exitosa al proceso de mundialización por lo cual losjóvenes escapan a estos discursos oficiales a través de los medios decomunicación, que les permiten insertarse en la globalización.26.1.13. Un aspecto importante que lleva a un mayor acceso a laglobalización por parte de los jóvenes es el acceso a empleos yconocimiento laboral en grandes empresas y corporacionesmultinacionales.16.1.14. Como producto de la interacción con fenómenos globales en lasmega ciudades como Lima se han generado una variedad de subculturas(como los emos, las comunidades de Harry Potter, metaleros, otakus, etc.) 4.6.1.15. La nueva dinámica de identidad se basa en que ahora las personasestán más habituados a asumir nuevas facetas gracias a la fugacidad de lasemociones que ofrecen los medios de comunicación.3
  28. 28. 6.1.16. En el mundo virtual del internet también se dan estas facetas creadasa partir de juegos de roles donde vamos asumiendo características distintasa las reales para alcanzar metas creadas por los diseñadores..36.1.17. La diferenciación en los entornos de socialización y la multiplicidadde roles que tienen las personas en el contexto urbano nos hacen postularque estas se han vuelto cada vez más importantes y polifacéticas, puescambian sus características según el momento y el contexto en los cuales sedesenvuelven. 16.1.18. La identidad colectiva está en el fondo de todos los debates en lateoría cultural contemporánea. 46.1.19.. La Comunicación Social se considera así como parte de una nuevapolítica-cultural, esencial para la supervivencia nacional, análoga al controlde los recursos naturales e industrias estratégicas de la nación.26.3. Subtitulado de cada grupo de ideas (guía para el desarrollo de lossubtemas).Sub Tema 1: “Importancia de la Identidad Cultural en el Perú actual”6.1.1; 6.1.8; 6.1.13; 6.1.17Sub Tema 2: “El Estudio de la Identidad Cultural a través de las CienciasSociales”6.1.2; 6.1.3; 6.1.4; 6.1.12; 6.1.19Sub Tema 3: “Influencia de los Medios de Comunicación en la IdentidadCultural”6.1.5; 6.1.9; 6.1.10; 6.1.15; 6.1.16Sub Tema 4: “El Proceso de Comunicación y la Identidad Cultural Colectivao de masas”6.1.6; 6.1.7; 6.1.11; 6.1.14; 6.1.186.4.Secuencia de grupos de ideas (Orden de los subtemas que serápresentado en un esquema y luego considerado para la redacción de eltexto) – Organización SecuencialPrimero: Sub tema 1 ------ 6.1.13 (I.P.) – 6.1.17 (I.P.) 6.1.8; 6.1.1Segundo: Sub tema 3 -----6.1.5 (I.P.) – 6.1.15 (I.P.) –6.1.16 (I.P.) 6.1.10;6.1.9Tercero :Sub Tema 2------6.1.3 (I.P.) – 6.1.2 (I.P.); 6.1.12 (I.P.) 6.1.4 ;6.1.19Cuarto : Sub Tema 4-----6.1.7(I.P.) 6.1.6 (I.P.) 6.1.11 (I.P.) ;6.1.14; 6.1.186.5.Esquema Ideas Princ. Ideas Sec. PárrafoConsiderando tu plan de redacción de tu esquema. Elige las estrategias dedesarrollo de ideas principales e ideas secundarias que te parezcan másadecuadas para la versión final del texto.
  29. 29. SUB TEMAS Ideas principales Ideas Párrafo Secundarias Sub tema 1 → 6.1.13 6.1.8 1 6.1.17 6.1.1 Tema Específico : Sub tema 3 → 6.1.5 6.1.10 6.1.15 xxx 6.1.16 6.1.9 2 “La identidad Cultural, Sub tema 2 → 6.1.3 6.1.4 un proceso de Comuni- 6.1.2 xxx cación Social” 6.1.12 6.1.19 3 Sub tema 4 → 6.1.7 6.1.14 6.1.6 xxx 4 6.1.11 6.1.18REDACCION FINAL DEL TEXTO:“LA IDENTIDAD CULTURAL, UN PROCESO DE COMUNICACIÓNSOCIAL “Recuerdo que paseaba por una de las calles de Lima ,cuando estaba por elCercado muy cerca de Barrios Altos el lugar llamado “ cinco esquinas” eranuestra barriada popular urbana ; y había en sus calles camadas enterasde jóvenes cuyas cabezas daban cabida a la magia y a la hechicería, a lasculpas cristianas y a la intolerancia piadosa, lo mismo que a utópicos sueñosde igualdad y de libertad, indiscutibles y legítimos, así como a sensacionesde vacío, ausencia de ideologías totalizadoras, fragmentación de la vida ytiranía de la imagen fugaz, eran “aquellos” jóvenes . Los jóvenes de lanueva generación, quienes se asemejan a los miembros de la primerageneración nacida en un país nuevo.Debemos aprender junto con los jóvenes la forma de dar los próximospasos; Pero para proceder así, debemos reubicarles el futuro. A juicio de losoccidentales, el futuro está delante de nosotros. A juicio de muchos pueblosde Oceanía, el futuro reside atrás, no adelante. Para construir una identidadcultural en la que el pasado sea útil y no coactivo, debemos ubicar el futuroentre nosotros, como algo que está aquí listo para que lo ayudemos yprotejamos antes de que nazca, porque de lo contrario, será demasiadotarde.El entorno social y la multiplicidad de roles de las personas tiene sin lugar adudas, una envergadura antropológica la que esta relacionada a loscambios que atravesamos y a las posibilidades de inaugurar escenarios ydispositivos de diálogo entre generaciones y pueblos que representennuestra identidad. Podemos diferenciar tres tipos de cultura que conviven en
  30. 30. nuestra sociedad. Llamada, postfigurativa a la cultura en la que el futuro delos niños está por entero plasmado en el pasado de los abuelos, pues lamatriz de esa cultura se halla en el convencimiento de que la forma de vivir ysaber de los ancianos es inmutable e imperecedera. El segundo tipo decultura es la cofigurativa ,es una cultura en la que el modelo de loscomportamientos lo constituye la conducta de los contemporáneos, lo que lepermite a los jóvenes, con la complicidad de su padres, introducir algunoscambios por relación al comportamiento de los abuelos. Finalmente y porúltimo el tercer tipo de cultura llamada prefigurativa que emerge a fines delos años 60 y que caracteriza como aquella en la que los pares remplazan alos padres, instaurando una ruptura generacional sin parangón en la historia,pues señala no un cambio de viejos contenidos en nuevas formas, oviceversa, sino un cambio en lo que denomina la naturaleza del proceso: laaparición de una “comunidad mundial” en la que hombres de tradicionesculturales muy diversas emigran en el tiempo, inmigrantes que llegan a unanueva era desde temporalidades muy diversas, pero todos compartiendo lasmismas leyendas y sin modelos para el futuro. Un futuro que sólo balbuceanlos relatos de ciencia-ficción en los que los jóvenes encuentran narrada suexperiencia de habitantes de un mundo cuya compleja heterogeneidad no sedeja decir en las secuencias lineales que dictaba la palabra impresa, y queremite entonces a un aprendizaje fundado menos en la dependencia de losadultos que en la propia exploración que los habitantes del nuevo mundotecnológico-cultural hacen de la imagen y la sonoridad, del tacto y lavelocidad. Además de ser “la esperanza del futuro”, los jóvenes constituyenhoy el punto de emergencia de una cultura otra, que rompe tanto con lacultura basada en el saber y la memoria de los ancianos, como en aquellacuyos referentes aunque movedizos ligaban los patrones de comportamientode los jóvenes a los de padres que, con algunas variaciones, recogían yadaptaban los de los abuelos. Al marcar el cambio que culturalmenteatraviesan los jóvenes como ruptura se nos están señalando algunas clavessobre los obstáculos y la urgencia de comprenderlos, esto es sobre laenvergadura antropológica, y no sólo sociológica, de las transformaciones enmarcha.Es obvio que los medios de comunicación como la televisión no opera porsu propio poder sino que cataliza y radicaliza movimientos que estaban en lasociedad previamente, como las nuevas condiciones de vida y de trabajoque han minado la estructura patriarcal de la familia: inserción acelerada dela mujer en el mundo del trabajo productivo, drástica reducción del númerode hijos, separación entre sexo y reproducción, transformación en lasrelaciones de pareja, en los roles del padre y del macho, y en la percepciónque de sí misma tiene la mujer. Es en ese debilitamiento social de loscontroles familiares introducido por la crisis de la familia patriarcal donde seinserta el des-ordenamiento cultural que refuerzan los medios decomunicación. Pues el medio rompe el orden de las secuencias que en
  31. 31. forma de etapas y edades organizaban el escalonado proceso delaprendizaje ligado a la lectura y las jerarquías en que este se apoya. Y aldes localizar los saberes, los medios de comunicación desplazan lasfronteras entre razón e imaginación, saber e información, trabajo y juego. Loque hay de nuevo hoy en la juventud, y que se hace ya presente en lasensibilidad del adolescente, es la percepción aun oscura y desconcertadade una reorganización profunda en los modelos de socialización: ni lospadres constituyen el patrón-eje de las conductas, ni las escuela es el únicolugar legitimado del saber, ni el libro es el centro que articula la cultura. Lalúcida mirada apunta al corazón de nuestros miedos y zozobras: tanto omás que en la palabra del intelectual o en las obras de arte, es en ladesazón de los sentidos de la juventud donde con más fuerza se expresahoy el estremecimiento de nuestro cambio de época. Lo que el rápido mapatrazado avizora es tanto la des-territorialización que atraviesan las culturas,como el malestar en la cultura que experimentan los más jóvenes en suradical replanteamiento de las formas tradicionales de continuidad cultural:más que buscar su nicho entre las culturas ya legitimadas por los mayoresse radicaliza la experiencia de desanclaje que produce la modernidad sobrelas particularidades de los mapas mentales y las prácticas locales. Loscambios apuntan a la emergencia de sensibilidades desligadas de lasfiguras, estilos y prácticas de añejas tradiciones que definen “la cultura “ ycuyos sujetos se constituyen a partir de la conexión o desconexión con losaparatos. En la empatía de los jóvenes con la cultura tecnológica, que va dela información absorbida por el adolescente en su relación con los medios decomunicación social a la facilidad para entrar y manejarse en la complejidadde las redes informáticas, lo que está en juego es una nueva sensibilidadhecha de una doble complicidad cognitiva y expresiva: es en sus relatos eimágenes, en sus sonoridades, fragmentaciones y velocidades que ellosencuentran su idioma y su ritmo. Estamos ante la formación de comunidadeshermenéuticas que responden a nuevos modos de percibir y narrar laidentidad, y de la conformación de identidades con temporalidades menoslargas, más precarias pero también más flexibles, capaces de amalgamar,de hacer convivir en el mismo sujeto, ingredientes de universos culturalesmuy diversos.Quizá ninguna otra figura como la del flujo televisivo para asomarnos a lasrupturas y las formas de enganche que presenta la nueva experienciacultural de los jóvenes. La programación televisiva se halla fuertementemarcada, a la vez, por la discontinuidad que introduce la permanentefragmentación –cuyos modelos en términos estéticos y de rentabilidad sehallan en el videoclip publicitario y el musical- y por la fluida mezcolanza queposibilita el zapping, el control remoto, al televidente, especialmente altelevidente joven ante la frecuente mirada molesta del adulto, para armar “suprograma” con fragmentos o "restos" de deportes, noticieros, concursos,conciertos o films. Más allá de la aparente democratización que introduce la
  32. 32. tecnología, la metáfora ilumina la escena social: hay una cierta y eficaztravesía que liga los modos de ver desde los que el televidente explora yatraviesa el palimpsesto de los géneros y los discursos, con los modosnómadas de habitar la ciudad ; los del emigrante al que le toca seguirindefinidamente emigrando dentro de la ciudad a medida que se vanurbanizando las invasiones y valorizándose los terrenos, y sobre todo con eltrazado que liga los desplazamientos de las bandas juveniles queconstantemente cambia sus lugares de encuentro a lo largo y ancho de laciudad. Y es que por la ciudad es por donde pasan más manifiestamentealgunos de los cambios de fondo que experimentan nuestras sociedades:por el entrelazamiento entre la expansión y estallido de la ciudad y elcrecimiento o densificación de los medios masivos y las redes electrónicas.Son las redes audiovisuales las que efectúan, desde su propia lógica, unanueva diagramación de los espacios e intercambios urbanos. Ladiseminación y fragmentación de la ciudad densifica la mediación y laexperiencia tecnológica hasta el punto de sustituir, de volver vicaria, laexperiencia personal y social. Estamos habitando un nuevo espaciocomunicacional en el que “cuentan” menos los encuentros y lasmuchedumbres que el tráfico, las conexiones, los flujos y las redes. Estamosante nuevos “modos de estar juntos” y unos nuevos dispositivos depercepción que se hallan mediados por los medios de comunicación, elcomputador, y dentro de muy poco por la imbricación entre la televisión einformática en una acelerada alianza entre velocidades audiovisuales einformacionales. Los ingenieros de lo urbano ya no están interesados encuerpos reunidos, los prefieren interconectados. Mientras el cine catalizabala “experiencia de la multitud” en la calle, pues era en multitud que losciudadanos ejercían su derecho a la ciudad, lo que ahora cataliza los mediosde comunicación es por el contrario la “experiencia doméstica” ydomesticada: es desde la casa que la gente ejerce ahora cotidianamente suconexión con la ciudad. Mientras del pueblo que se tomaba la calle al públicoque iba al cine la transición era transitiva, y conservaba el carácter colectivode la experiencia, de los públicos del cine a las audiencias de televisión eldesplazamiento señala una profunda transformación: la pluralidad socialsometida a la lógica de la desagregación hace de la diferencia una meraestrategia del rating: es de ese cambio que la televisión es la principalmediación. Pues constituida en el centro de las rutinas que ritman locotidiano, en dispositivo de aseguramiento de la identidad cultural individual,y en terminal del videotexto, la vídeo compra, el correo electrónico y lateleconferencia, la televisión convierte el espacio doméstico en el más anchoterritorio virtual.Utilizo la metáfora del palimpsesto para aproximarme a la comprensión deun tipo de identidad que desafía tanto nuestra percepción adulta comonuestros cuadros de racionalidad, y que se asemeja a ese texto en que un
  33. 33. pasado borrado emerge tenazmente, aunque borroso, en las entrelíneasque escriben el presente. Es la identidad que se gesta en el movimientodes-territorializador que atraviesan las demarcaciones culturales pues,desarraigadas, las culturas tienden inevitablemente a hibridarse. Ante el desconcierto de los adultos vemos emerger una generación formada por sujetos dotados de una “plasticidad neuronal” y elasticidad cultural que, aunque se asemeja a una falta de forma, es más bien apertura a muy diversas formas, camaleónica adaptación a los más diversos contextos y una enorme facilidad para los “idiomas” del vídeo y del computador, esto es para entrar y manejarse en la complejidad de las redes informáticas. Los jóvenes articulan hoy las sensibilidades modernas a las posmodernas en efímeras tribus que se mueven por la ciudad estallada o en las comunidades virtuales, cibernéticas. Y frente a las culturas letradas - ligadas estructuralmente al territorio y a la lengua- las culturas de los medios audiovisuales y musicales rebasan ese tipo de adscripción congregándose en comunas hermenéuticas que responden a nuevas maneras de sentir y expresar la identidad, incluida la identidad nacional. Estamos ante identidades más precarias y flexibles, de temporalidades menos largas y dotadas de una flexibilidad que les permite amalgamar ingredientes provenientes de mundos culturales distantes y heterogéneos, y por lo tanto atravesadas por dis- continuidades en las que conviven gestos atávicos con reflejos modernos, secretas complicidades con rupturas radicales. Quizás sea el fenómeno del rock en español el que resulte más sintomático de los cambios que atraviesa la identidad en los más jóvenes. Identificado con el imperialismo cultural y los bastardos intereses de las multinacionales durante casi veinte años, el rock ha adquirido, desde los años 80, una capacidad especial de traducir la brecha generacional y algunas transformaciones claves en la cultura política de nuestro país. Transformaciones que convierten al rock en vehículo de una conciencia dura de la descomposición de los países, de la presencia cotidiana de la muerte en las calles, de la sin salida laboral y la desazón moral de los jóvenes, de la exasperación de la agresividad y lo macabro. El movimiento del rock latino rompe con la mera escucha juvenil para despertar creatividades insospechadas de mestizajes e hibridaciones: tanto de lo cultural con lo político como de las estéticas transnacionales con los sones y ritmos más locales. Desde Botellita de Jerez a Maldita Vecindad, Caifanes o Café Tacuba en México, Charly Garcia, Fito Paez o los Enanitos verdes y Fabulosos Cádillac en Argentina, hasta Estados Alterados y Aterciopelados en Colombia. En tanto ; afirmación de un lugar y un territorio, este rock es a la vez propuesta estética y política. Uno de los ‘lugares’ donde se construye la unidad simbólica de América Latina,
  34. 34. como lo ha hecho la salsa de Rubén Blades, las canciones de MercedesSosa , la cumbia de los Hnos. Yaipén y de la Nueva Trova Cubana,lugares desde donde se miran y se construyen los bordes de lolatinoamericano. Que se trata no de meros fenómenos locales ynacionales sino de lo latinoamericano como un lugar de pertenencia y deenunciación específico, lo prueba la existencia del canal latino de MTV,en el que se hace presente, junto a la musical, la creatividad audiovisualen ese género híbrido, global y joven por excelencia que es el videoclip.Atravesado por los movimientos que le impone el mercado, desde lasdisqueras a la radio, en el rock latino se superan las subculturasregionales en una integración ciertamente mercantilizada pero en la quese hacen audibles las percepciones que los jóvenes tienen hoy denuestras ciudades: de sus ruidos y de sus sones, de la multiplicación delas violencias y del más profundo desarraigo. Sin olvidar ese otrofenómeno cultural que son las mezclas de las músicas étnicas ycampesino-populares con ritmos, instrumentos y sonoridades de lamodernidad musical como los teclados, el saxo y la batería. Ahí el “viejofolklor” no se traiciona ni deforma sino que se transforma volviéndose másuniversalmente iberoamericano. Aunque producto en buena medida delos medios de comunicaciones masivos y de la escenografía tecnológicade los conciertos esas nuevas músicas se vuelven definitivamente urbanae internacional, una música cuyo ámbito de origen fue el campo y laprovincia.La aparición de un ecosistema comunicativo se está convirtiendo paranuestras sociedades en algo tan vital como el ecosistema verde,ambiental. La primera manifestación de ese ecosistema es lamultiplicación y densificación cotidiana de las tecnologías comunicativas einformacionales, pero su manifestación más profunda se halla en lasnuevas sensibilidades, lenguajes y escrituras que las tecnologíascatalizan y desarrollan. Y que se hacen más claramente visibles entre losmás jóvenes: en sus empatías cognitivas y expresivas con lastecnologías, y en los nuevos modos de percibir el espacio y el tiempo, lavelocidad y la lentitud, lo lejano y lo cercano. Se trata de una experienciacultural nueva, un sensorium nuevo, unos nuevos modos de percibir y desentir, de oír y de ver, que en muchos aspectos choca y rompe con elsensorium de los adultos. Un buen campo de experimentación de estoscambios y de su capacidad de distanciar a la gente joven de sus propiospadres se halla en la velocidad y la sonoridad. No solo en la velocidad delos autos, sino en la de las imágenes, en la velocidad del discursotelevisivo, especialmente en la publicidad y los videoclips, y en lavelocidad de los relatos audiovisuales. Y lo mismo sucede con lasonoridad, con la manera como los jóvenes se mueven entre las nuevas
  35. 35. sonoridades: esas nuevas articulaciones sonoras que para la mayoría delos adultos marcan la frontera entre la música y el ruido, mientras para losjóvenes es allí donde empieza su experiencia musical.Una segunda dinámica, que hace parte del ecosistema comunicativo enque vivimos, se anuda pero desborda el ámbito de los grandes medios decomunicación, se trata de la aparición de un entorno educacional difuso ydescentrado en el que estamos inmersos. Un entorno de información y desaberes múltiples, y descentrado por relación al sistema educativo queaun nos rige, y que tiene muy claros sus dos centros :en la escuela y ellibro. Las sociedades han centralizado siempre el saber, porque el saberfue siempre fuente de poder, desde los sacerdotes egipcios hasta losmonjes medievales o los asesores de los políticos actualmente. Desde losmonasterios medievales hasta las escuelas de hoy el saber haconservado ese doble carácter de ser a la vez centralizado ypersonificado en figuras sociales determinadas: al centramiento queimplicaba la adscripción del saber a unos lugares donde circulabalegítimamente se correspondían unos personajes que detentaban el saberostentando el poder de ser los únicos con capacidad de leer e interpretarel libro de los libros. De ahí que una de las transformaciones más defondo que puede experimentar una sociedad es aquella que afecta losmodos de circulación del saber. Y es ahí que se sitúa la segundadinámica que configura el ecosistema comunicativo en que estamosinmersos: es disperso y fragmentado como el saber puede circular porfuera de los lugares sagrados que antes lo detentaban y de las figurassociales que lo administraban. La escuela ha dejado de ser el único lugar de legitimación del saber,pues hay una multiplicidad de saberes que circulan por otros medios y nole piden permiso a la escuela para expandirse socialmente. Estadiversificación y difusión del saber, por fuera de la escuela, es uno de losretos más fuertes que el mundo de la comunicación social le plantea alsistema educativo. Frente al maestro que sabe recitar muy bien su lecciónhoy se sienta un alumno que por ósmosis con el medio-ambientecomunicativo se halla “empapado” de otros lenguajes, saberes yescrituras que circulan por la sociedad. Saberes-mosaico, como losllamamos, por estar hechos de trozos, de fragmentos, que sin embargono impiden a los jóvenes tener con frecuencia un conocimiento másactualizado en física o en geografía que su propio maestro. Lo que estáacarreando en la escuela no una apertura a esos nuevos saberes sino unfortalecimiento del autoritarismo, como reacción a la pérdida de autoridadque sufre el maestro, y la descalificación de los jóvenes como cada díamás frívolos e irrespetuosos con el sistema del saber escolar.
  36. 36. Y sin embargo lo que nuestras sociedades están reclamando al sistemaeducativo es que sea capaz de formar ciudadanos y que lo haga con visiónde futuro, esto es para los mapas profesionales y laborales que se avecinan.Lo que implica abrir la escuela a la multiplicidad de escrituras, de lenguajes ysaberes en los que se producen las decisiones. Para el ciudadano esosignifica aprender a leer y descifrar un noticiero de televisión con tantasoltura como lo aprende hacer con un texto literario. Y para ello necesitamosuna escuela en la que aprender a leer signifique aprender a distinguir, adiscriminar, a valorar y escoger donde y cómo se fortalecen los prejuicios ose renuevan las concepciones que tenemos de la política y de la familia, dela cultura y de la sexualidad. Necesitamos una educación que no deje a losciudadanos inermes frente a las poderosas estratagemas de que hoydisponen los medios de comunicación masivos para camuflar sus intereses ydisfrazarlos de la opinión pública.De ahí la importancia estratégica que cobra hoy una escuela capaz de unuso creativo y crítico de los medios audiovisuales y las tecnologíasinformáticas. Pero ello sólo será posible en una escuela que transforme sumodelo y su praxis de comunicación, esto es que haga posible el tránsito deun modelo centrado en la secuencia lineal - que encadenaunidireccionalmente grados, edades y paquetes de conocimiento- a otrodescentrado y plural, cuya clave sea el “encuentro” del palimpsesto y elhipertexto. Pues como antes afirmé el palimpsesto es ese texto en el que unpasado borrado emerge tenazmente, aunque borroso, en las entrelíneas queescriben el presente; y el hipertexto es una escritura no secuencial, unmontaje de conexiones en red que, al permitir y exigir una multiplicidad derecorridos, transforma la lectura en escritura. Mientras el tejido delpalimpsesto nos pone en contacto con la memoria, con la pluralidad detiempos que carga, que acumula todo texto, el hipertexto remite a laenciclopedia, a las posibilidades presentes de intertextualidad eintermedialidad. Doble e imbricado movimiento que nos está exigiendosustituir el lamento moralista por un proyecto ético: el del fortalecimiento dela conciencia histórica, única posibilidad de una memoria que no sea meramoda retro ni evasión a las complejidades del presente. Pues sóloasumiendo la tecnicidad mediática como dimensión estratégica de la culturaes que la escuela puede hoy interesar a la juventud e interactuar con loscampos de experiencia que se procesan esos cambios: relocalización de lasidentidades, hibridaciones de la ciencia y el arte, de las literaturas escritas ylas audiovisuales: reorganización de los saberes y del mapa de los oficiosdesde los flujos y redes por los que hoy se moviliza no sólo la informaciónsino el trabajo, el intercambio y la puesta en común de proyectos, deinvestigaciones científicas y experimentaciones estéticas. Sólo haciéndosecargo de esas transformaciones la escuela podrá interactuar con las nuevasformas de participación ciudadana que el nuevo entorno comunicacional leabre hoy a la educación.
  37. 37. Por eso uno de los más graves retos que el ecosistema comunicativo le hacea la educación reside en planearle una disyuntiva insoslayable: o suapropiación por la mayoría o el reforzamiento de la división social y laexclusión cultural y política que él produce. Pues mientras los hijos de lasclases pudientes entran en interacción con el ecosistema informacional y decomunicación colectiva desde el computador y los videojuegos queencuentran en su propio hogar, los hijos de las clases populares - cuyasescuelas públicas no tienen, en su inmensa mayoría, la más mínimainteracción con el entorno informático, siendo que para ellos la escuela es elespacio decisivo de acceso a las nuevas formas de conocimiento- estánquedando excluidos del nuevo espacio laboral y profesional que la actualcultura tecnológica ya prefigura.Si las políticas sobre juventud no se hacen cargo de los cambios culturalesque pasan hoy decisivamente por los procesos de comunicación social einformación están desconociendo lo que viven y cómo viven los jóvenes, yentonces no habrá posibilidad de formar ciudadanos con identidad, y sinciudadanos no tendremos ni sociedad competitiva en la producción nisociedad democrática en lo político. ------------------------------------///////-------------------------------------

×