La pequeña pelusa

425 visualizaciones

Publicado el

Cuento colectivo grado cuarto y quinto de la Institución Educativa San Pio X - Sede José María Cordoba. Trabajado para desarrollar procesos de producción escrita y apoyar Plan Lector grado primero.

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
425
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La pequeña pelusa

  1. 1. LA PEQUEÑA PELUSA COLECTIVO GRADOS CUARTO Y QUINTOPROFESORA LUZ STELLA POSADA
  2. 2. Érase una vez una inmensa familia demariposas que vivía en el jardín de losDuendelín, un precioso espacio en el cualencontraban, día a día, alimento, compañía ydiversión.
  3. 3. Sucedió que cierto día, lamás pequeña de la familiade las mariposas se fue ajugar a un jardín vecino y,estaba tan entretenida queno notó cuando un gato seacercaba al lugar…
  4. 4. De repente la pequeñamariposa sintió un “gjuiu” muycerca de sí. Voló tan alto comopudo; pero el astuto gato lealcanzó a rasguñar una alita.Pelusa, que así se llamaba lamariposa, debió permanecerescondida varias horas metidaen un girasol esperando laretirada del temido gato.
  5. 5. Mientras tanto en el jardín de losDuendelín todas las mariposas estabanconfundidas porque Pelusa habíadesaparecido. De pronto a Molly, lahermanita mayor de Pelusa, se leocurrió llamar al detective Pablo, unabejorro muy conocido en el jardín ysus alrededores.
  6. 6. Pablo de inmediato atendió el llamado ypresentándose en el jardín de losDuendelín preguntó a las mariposas “¿ enqué puedo ayudarlas tiernas amiguitas? Yellas en coro le respondieron” ayúdanos aencontrar a Pelusa”.
  7. 7. Pablo el abejorro, salió acumplir su misión y muy,pero muy pronto, en unjardín vecino encontró aPelusa desmayada en ungirasol. La alzó con el mayorcuidado posible y latransportó sosteniéndola,con sus no muy suavespaticas, hasta el jardín delos Duendelín.
  8. 8. La familia de Pelusa al verla llegar a salvo,entre las paticas de Pablo, se puso contenta yrevoloteaba y revoloteaba alrededor de élpara expresarle sus agradecimientos.
  9. 9. Y , aunque no lo crean, las mariposasfueron felices comiendo perdices. FIN.

×