Elaborado por
Perspectivas sobre
infraestructuras
urbanas
2015
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20151
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015...
2
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
El ritmo al que el proceso urbanístico se
desarrolla en todo el mundo e...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20153
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20154
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20155
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20156
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20157
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20158
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20159
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201510
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201511
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201512
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201513
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201514
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201515
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201516
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201517
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201518
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201519
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201520
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201521
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201522
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 201...
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015

381 visualizaciones

Publicado el

La manera en que la calidad y la eficacia de las infraestructuras repercuten en el crecimiento económico de la ciudad.

Publicado en: Ingeniería
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
381
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015

  1. 1. Elaborado por Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015
  2. 2. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20151 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 Índice Prólogo 2 Resumen 3 Acerca de la investigación 5 Introducción 6 Sección 1 Financiar las infraestructuras adecuadas impulsa la prosperidad económica 8 Caso práctico 1: Los dirigentes municipales de Ámsterdam aprenden el valor del compromiso 11 Sección 2 Gestión de la construcción de infraestructuras 15 Caso práctico 2: Río impulsa la revolución del transporte 18 Sección 3 Una mejor información es primordial para llevar a cabo acciones más eficaces 20 Caso práctico 3: El dinero y la ambición avivan el crecimiento en Abu Dhabi 25 Conclusión 26 Anexo: resultados de la encuesta 29
  3. 3. 2 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 El ritmo al que el proceso urbanístico se desarrolla en todo el mundo en el siglo XXI parece imparable. El crecimiento demográfico altamente concentrado en las ciudades es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los líderes en su intento por proteger el futuro de sus ciudades frente a la abrumadora crisis de sostenibilidad global. Debido al aumento de población de los cascos urbanos, las autoridades municipales se han involucrado más que nunca en el bienestar de los ciudadanos. Para gobernar una ciudad se requieren habilidades políticas y económicas, pero, como hemos visto cada vez más, también es necesario aprovechar los inventos y adaptaciones tecnológicos y sociales con el fin de gestionar, procesar y comunicar las decisiones que se tomen y conocer las reacciones que generen. El debate sobre el futuro de las ciudades ha estado dominado en los últimos años por el concepto de “inteligente”, visto sobre todo desde la perspectiva de la red de información y el uso de grandes datos para mejorar la eficacia de las infraestructuras y los servicios. Sin embargo, a excepción de algunos casos, esta perspectiva ha subestimado la capacidad de los propios ciudadanos y el papel que pueden desempeñar en el uso de los avances tecnológicos para participar en la toma de decisiones a nivel local y convertirse en actores de sus entornos urbanos. En FCC (Fomento de Construcciones y Contratas) creemos que los ciudadanos son un elemento imprescindible del eje conformado por los responsables políticos y las empresas privadas contratadas por los gobiernos locales. FCC es una empresa de servicios ciudadanos, lo que significa que los ciudadanos conforman el foco de atención de todo lo que hacemos, ya sea la construcción de conexiones vitales de metro y ferrocarril en Riad o Lima, la gestión de los servicios de residuos críticos en el Reino Unido, España y gran parte de Europa central y oriental, o la prestación de servicios del ciclo integral del agua en 22 países de todo el mundo. Nos hemos asociado con The Economist Intelligence Unit en esta encuesta e informe global porque creemos que se requieren previsión y debate público para abordar los mencionados retos. Como podrá ver en las conclusiones del informe, una de las mayores dificultades que encontramos consiste en satisfacer las expectativas y necesidades de los ciudadanos con soluciones prácticas y viables desde el punto de vista económico proporcionadas por las autoridades municipales y los proveedores de servicios. Todo está relacionado con modelos financieros, flujos de información y sistemas de gestión, con el reto añadido de proporcionar estas soluciones de tal manera que se fomente una mayor integración social, algo que apunta directamente a la esencia de nuestra actividad. Nos complace compartir estas conclusiones con usted y esperamos que le ayuden a conocer mejor los problemas que afectan a ciudadanos, responsables políticos y empresas a diario en nuestro mundo cada vez más urbanizado. Juan Bejar Vicepresidente y CEO, FCC Group Prólogo Los desafíos de un mundo cada vez más urbanizado
  4. 4. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20153 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 En el ámbito mundial, las infraestructuras urbanas gozan de mejor forma de la que muchos informes nos harían creer pero, si las ciudades no logran incrementar el gasto en sus sistemas de gestión del transporte, energía, agua y residuos en un futuro cercano, estas infraestructuras y servicios vitales van a verse perjudicados y los dirigentes municipales serán los que carguen con la culpa. En una encuesta reciente de The Economist Intelligence Unit, ejecutivos de empresa y responsables políticos afirmaban que la imposibilidad de mantener de los sistemas de infraestructuras y servicios más importantes de sus ciudades era consecuencia directa de un liderazgo deficiente y de la ausencia de habilidades entre los dirigentes municipales. No se trata de un fallo inherente al sector público. De hecho, los responsables políticos encuestados se valoran a sí mismos con mayor severidad que con la que lo hacen los ejecutivos del sector privado. No obstante, esto sugiere que las ciudades deberían dedicar más tiempo a formar a sus dirigentes y a colaborar con el sector privado. De hecho, más de la mitad de los encuestados cree que el uso de asociaciones de los sectores público y privado (APP) sería la manera más eficaz de mejorar las infraestructuras y servicios en su ciudad. Además, el 82% afirmó que el gobierno debería colaborar más estrechamente con el sector privado a fin de mejorar las infraestructuras y los servicios urbanos. Los dirigentes municipales también deben poner mayor énfasis en entablar relaciones con los ciudadanos con el fin de obtener apoyo para estas inversiones, ya que, incluso cuando los proyectos ofrecen los resultados previstos, si el público no los admite, es posible que se consideren un fracaso. Para obtener el mayor valor posible de estas inversiones en infraestructuras, los dirigentes municipales han de pensar de forma más estratégica acerca de la manera de planificarlas, financiarlas y llevarlas a cabo. Eso incluye la creación de plataformas para la participación del público en los debates sobre las decisiones de inversión, la creación de una mayor transparencia en torno a los gastos y la incorporación de las cuestiones ambientales y sociales en la toma de decisiones, así como la asociación con organizaciones privadas para encontrar nuevas fuentes de financiación e ideas de diseño. En su conjunto, estas estrategias ayudarán a los líderes en la transición de sus ciudades hacia el futuro, y garantizarán que puedan atraer a firmas multinacionales que posibiliten el crecimiento de sus economías. Este informe, basado en un una encuesta realizada a más de 400 participantes, distribuidos entre 300 ejecutivos de empresas y 100 responsables políticos, analiza el estado de las infraestructuras urbanas en todo el mundo y la manera en que los dirigentes municipales pueden lograr el compromiso de ciudadanos y proveedores de servicios a fin de garantizar el apoyo y la inversión para estos proyectos. El estudio examina: l Los sistemas de infraestructuras que requieren la mayor atención, actualmente y en el futuro. l La manera en que la calidad y la eficacia de las infraestructuras repercuten en el crecimiento económico de la ciudad. l Los obstáculos sociales, políticos y financieros a la creación de infraestructuras y servicios. l Las relaciones e interacciones entre ciudadanos, autoridades gubernamentales y proveedores de infraestructuras o servicios. l Lo que pueden hacer los dirigentes municipales para crear soluciones de infraestructuras sostenibles que los empresarios y los ciudadanos respalden. Las conclusiones principales incluyen lo siguiente: l Los encuestados culpan mayoritariamente a los dirigentes municipales de las deficiencias de infraestructuras y servicios. La ausencia de voluntad política (40%), la carencia de habilidades entre los funcionarios (39%) y la escasa eficacia del gobierno (34%) se consideran los principales impedimentos para la creación de infraestructuras. El 34% de los encuestados también mencionó la falta de financiación como uno de los problemas. Los responsables políticos son incluso más duros con los dirigentes municipales (más de la mitad mencionó la carencia de habilidades y conocimientos de los funcionarios como uno de los principales impedimentos) que sus colegas del sector privado. Resumen
  5. 5. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20154 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 l En Europa Occidental fueron más tendentes a mencionar la carencia de financiación como un impedimento por encima de otras regiones. Esto se debe, en parte, a la necesidad de modernizar y mantener una infraestructura que va envejeciendo al mismo tiempo que se combate la persistente crisis económica. Sin embargo, también sugiere que los gobiernos están pasando por alto la oportunidad de aprovechar unos tipos de interés que registran mínimos históricos, favoreciendo en su lugar la austeridad a corto plazo. l Los encuestados necesitan infraestructuras de alta calidad para mejorar el estatus de sus ciudades, pero quieren que la atención se centre más en las operaciones y el mantenimiento para lograrlo. Una mayoría considera que atraer a empresas multinacionales es una de las principales prioridades para los dirigentes municipales, con más de un 75% que afirma que la disponibilidad y la calidad de sus infraestructuras afectarán a la elección del destino en el que las empresas multinacionales decidan invertir. Sin embargo, un considerable 65% sostiene que su ciudad debería mejorar el mantenimiento y las operaciones de los sistemas y servicios existentes, en lugar de construir nuevas infraestructuras físicas. Esto puede entrar en conflicto con los deseos de los dirigentes municipales que, con frecuencia, prefieren costosos proyectos de nuevas infraestructuras que dejen un mayor legado personal. l A pesar de que los medios de comunicación describen el estado de las infraestructuras como al borde del colapso, las infraestructuras urbanas se mantienen relativamente en buena forma, aunque necesitan cuantiosas inversiones para permanecer así. Mientras que tres cuartas partes de los encuestados dicen que las infraestructuras de su ciudad son adecuadas a día de hoy, el 68% cree que será necesaria una mayor inversión en los próximos cinco años para que esta situación se mantenga. Uno de cada diez afirma que sus sistemas y servicios actuales son ya insuficientes o muy deficientes, y en Latinoamérica, esta proporción se eleva a un preocupante 44%. l Unas sólidas relaciones y una mejor colaboración entre los ciudadanos y los dirigentes municipales resultan cruciales para el éxito de los proyectos de infraestructuras. Aproximadamente la mitad de los encuestados sostiene que una mayor transparencia en el gasto público sería la forma más eficiente de mejorar las infraestructuras y los servicios en sus ciudades y el 26% cree que su ciudad debería poner en marcha plataformas para recibir sugerencias de los ciudadanos para que los servicios sean más sostenibles. Este deseo de participar en el debate sobre las infraestructuras pone de relieve una oportunidad para que los dirigentes municipales involucren a la población a través de canales de comunicación más participativos, como la denuncia móvil. l Los encuestados creen que el compromiso del sector público resulta primordial para mejorar las infraestructuras y los servicios urbanos. Mientras que la mayoría cree que estas iniciativas deberían estar encabezadas por el sector público, el 82% afirma que el gobierno tendría que trabajar en mayor medida con el sector privado para mejorar las infraestructuras y los servicios urbanos. Además, un mayor uso de las APP fue el medio citado con mayor frecuencia (54%) para aportar la mayor mejora posible a las infraestructuras y servicios. l Las inversiones en ferrocarriles y carreteras constituyen las principales preocupaciones en materia de infraestructuras, lo que subraya la necesidad de sistemas sostenibles para el transporte de personas y mercancías. Los responsables políticos tienden a estar más preocupados que los ejecutivos por los sistemas de infraestructura ocultos, como la energía, el agua y las redes de tecnologías de la información (TI), que requieren una inversión significativa para mantenerlos. l Los ejecutivos piensan que “mejorar la educación” debería ser el principal objetivo de su ciudad, mientras que los responsables políticos ni siquiera lo incluyen en las tres primeras posiciones. Esto pone de manifiesto una falta de conexión preocupante que debería provocar que los líderes de la ciudad a reconsideraran sus prioridades. No se pueden pasar por alto las infraestructuras sociales ni las inversiones más blandas en capital humano en el esfuerzo de las ciudades por atraer inversiones y aumentar el crecimiento. l Los encuestados están dispuestos a adaptar su uso de las infraestructuras si se les brindan las herramientas para realizar un seguimiento de estas. Más del 70% afirma que sería probable que modificase su consumo de energía/agua y el uso del transporte si se le proporcionara mejor acceso a la información sobre el uso de estos servicios. Esto debería alentar a los dirigentes municipales a invertir en infraestructura de la red inteligente, aplicaciones móviles, de tránsito o de seguimiento y en tecnologías de sensores para atraer usuarios y transmitir información de uso a los ciudadanos. l Los encuestados se muestran deseosos de apoyar las iniciativas de energía limpia, aunque los ciudadanos tienen una menor percepción del valor que los proyectos de agua y residuos pueden aportar. Se trata de una buena noticia para las ciudades que invierten en mejoras energéticas, pero en el caso de las ciudades que tratan de desarrollar iniciativas de sostenibilidad no relacionadas con la energía, estos resultados sugieren que se enfrentarán a una dura batalla para ganar el apoyo del público. l
  6. 6. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20155 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 Acerca de la investigación Perspectivas sobre las infraestructuras y servicios urbanos es un informe confeccionado por The Economist Intelligence Unit (EIU) y patrocinado por FCC (Fomento de Construcciones y Contratas), una empresa española de infraestructuras y servicios de agua y medioambientales. La investigación se basa en un estudio realizado entre 409 encuestados de todo el mundo, que comprendía a 306 ejecutivos de empresas y 103 responsables políticos, y que se llevó a cabo en septiembre y octubre de 2014. Aproximadamente la mitad (51%) son consejeros o ejecutivos de nivel superior; el resto son vicepresidentes, directores o jefes de unidades de negocio o de departamento. Los encuestados proceden de Europa Occidental, Norteamérica, Latinoamérica, Oriente Medio y Asia- Pacífico. La mitad de las empresas representadas en la muestra tiene una cifra de negocios global que supera los 500 millones de dólares estadounidenses anuales. Para complementar los resultados de la encuesta, la EIU realizó 18 entrevistas en profundidad con líderes de ciudades, expertos de la industria y altos ejecutivos de todo el mundo. Nos gustaría dar las gracias a todos los que respondieron a la encuesta, así como a los siguientes ejecutivos (figuran por orden alfabético) por su tiempo y conocimientos: Leonie van den Beuken, Directora de Planificación espacial y Asuntos medioambientales del Puerto de Ámsterdam Stefan Brem, Director de Análisis de riesgos y Coordinación de investigaciones para la Oficina Federal Suiza de Protección Civil, Zúrich Isabel Dedring, teniente de alcalde responsable del área de Transporte en Londres Michael Häupl, alcalde y gobernador de Viena Dan Hoornweg, Profesor y Catedrático de investigación en el Instituto de Tecnología de la Universidad de Ontario, y antiguo asesor principal del Banco Mundial en materia de ciudades sostenibles. Greg Koch, director de administración hídrica global en la Oficina de Sostenibilidad de The Coca-Cola Company Ed Lee, alcalde de San Francisco Toni Lindau, Presidente y Director de EMBARQ, Brasil Stefan Majer, Director del Departamento de Tráfico y miembro de la Magistratura en Fráncfort Michael Muenter, Director de la Oficina de Planificación de Políticas del Alcalde, Stuttgart Tom Murcott, Vicepresidente Ejecutivo Internacional de Gale International, Songdo (Corea del Sur) Eduardo Paes, alcalde de Río de Janeiro Guilherme Penin, Secretario Federal de Políticas Portuarias, Brasilia Kais Samarrai, Director de Desarrollo Urbano del Consejo de Planificación Urbanística de Abu Dhabi Bill Tompson, economista sénior, Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), República Checa Mike Tinskey, Director Mundial de Electrificación de vehículos e Infraestructuras en Ford Motor Company, Detroit David Wagstaff, Director de Estrategia y Política Térmica para el Departamento de Energía (Reino Unido) Mark Watts, Director Ejecutivo, C40 Cities Climate Leadership, Londres (Reino Unido)
  7. 7. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20156 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 Introducción En todo el mundo, las infraestructuras urbanas están envejeciendo y las poblaciones aumentando, lo que obliga a los dirigentes municipales de hoy en día a tomar decisiones difíciles acerca de las infraestructuras, que repercutirán en generaciones venideras. Se trata de elecciones que definirán el legado que dejen y su capacidad para posicionar a sus ciudades con el propósito de que prosperen en el futuro. Pero también tienen que tomar estas decisiones dentro de los márgenes de presupuestos municipales limitados que deben atender al mismo tiempo la necesidad de renovar o modernizar los sistemas de transporte, agua, energía, informática y tratamiento de residuos. Tales presiones financieras a menudo conducen a compromisos frustrantes, y los dirigentes municipales deben estar preparados para defender sus decisiones ante los agentes públicos y privados a fin de garantizar que se impliquen en estas inversiones. En muchos casos, la “venta” de estos proyectos a los contribuyentes con problemas de liquidez constituye un obstáculo importante, ya que los dirigentes municipales intentan convencer a los ciudadanos para que apoyen un costoso proyecto urbano que puede perturbar su entorno y tardar años en completarse. A fin de superar estos obstáculos financieros y sociales, muchos dirigentes municipales buscan colaboradores del sector privado para sacar partido de innovadoras soluciones de financiación y de ejecución de proyectos. También crean plataformas que permiten a los ciudadanos compartir sus comentarios, conocer cómo se están asignando recursos y sopesar qué proyectos deberían financiarse. Puede que dicha gestión de relaciones requiera tiempo extra en las primeras fases de estos proyectos, pero puede agilizar la entrega a largo plazo y contribuir a que los dirigentes municipales mantengan un apoyo continuo. Aunque quizás estos obstáculos para el desarrollo de infraestructuras parezcan insuperables, han de abordarse si las ciudades quieren estar bien posicionadas de cara al futuro. Tal como Michael Häupl, alcalde de Viena, asevera: “El desarrollo de infraestructuras constituye una oportunidad para el crecimiento y la competitividad, pero también para la creación y conservación de puestos de trabajo, sobre todo en tiempos de dificultades económicas”. Mantener estos sistemas y servicios operativos, así como prepararlos para la próxima generación, supone un reto constante. En ciudades de naciones desarrolladas, las carreteras, vías navegables, sistemas de alcantarillado y redes de energía tienen décadas de antigüedad y muchos superaron hace tiempo el ciclo de vida previsto. Estos antiguos sistemas se construyeron con tecnología obsoleta, y están experimentando una creciente necesidad de mantenimiento y actualizaciones para que sigan en funcionamiento. “Las ciudades bien urbanizadas se enfrentan al reto de modernizar las infraestructuras que ya no se ajustan a la finalidad prevista”, manifiesta Mark Watts, director ejecutivo de C40 Cities Climate Leadership de Londres, una red de dirigentes de las megaciudades del mundo que están tomando medidas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Muchas de estas ciudades han estado en el modo de reacción, reparando la red de abastecimiento de agua, las redes eléctricas y las carreteras a medida que han ido surgiendo los problemas. Pero, para posicionarse de cara al futuro, los dirigentes municipales tienen que pensar de forma más estratégica, añade Watts. “Necesitan un nuevo proyecto. No pueden limitarse a seguir lo que otras ciudades hicieron en el pasado”. Lo que se requiere es la implementación de nuevas tecnologías diseñadas para dar soporte a las futuras poblaciones con soluciones sostenibles desde el punto de vista medioambiental. Teniendo en cuenta desde la energía limpia hasta las ciudades rediseñadas con servicios de transporte rápidos, estos sistemas requerirán ideas innovadoras y un sólido liderazgo a fin de ejecutar estos proyectos. “Se trata de decisiones importantes que tendrán consecuencias durante décadas”, alega Dan Hoornweg, Profesor y Catedrático de investigación en el Instituto de Tecnología de la Universidad de Ontario, y antiguo asesor principal del Banco Mundial en materia de ciudades sostenibles. “Las infraestructuras son como el esqueleto de la ciudad, por lo que tienes que tomar decisiones pensando a largo plazo”. En los mercados emergentes, los dirigentes municipales se enfrentan a un reto aún mayor, ya que el rápido crecimiento de la población fuerza infraestructuras que ya son insuficientes más allá de su capacidad. Estas presiones provocan una congestión masiva, sistemas
  8. 8. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20157 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 de agua utilizados al máximo de su capacidad y un acceso poco fiable a la energía y a la TI. Existe una necesidad vital de reducir los residuos, que incluye tanto el uso ineficiente de los sistemas de infraestructuras como la cantidad de residuos producidos por residentes de la ciudad. “El Planeta se tambalea por el impacto colectivo de las ciudades”, declara Hoornweg. Y, a medida que las poblaciones urbanas siguen creciendo, la presión sobre los dirigentes municipales para construir sistemas de infraestructuras de alto rendimiento y servicios sostenibles solo puede ir en aumento. “Si no conseguimos nuevas ciudades adecuadas, ni corregimos las deficiencias de las ciudades existentes, estamos perdidos”. Esto se aplica especialmente a los dirigentes de ciudades en las que estos sistemas se están desmoronando. Según nuestra encuesta, los ciudadanos y líderes empresariales culpan sin género de dudas a los dirigentes municipales del deficiente mantenimiento de las infraestructuras, mencionando la falta de voluntad política, la carencia de habilidades de los funcionarios y la escasa eficacia gubernamental para solucionar estos problemas. Y, cuanto peores son las infraestructuras de las ciudades, menos confianza tienen los ciudadanos en sus dirigentes. Entre aquellos que viven en ciudades donde las infraestructuras se consideran inadecuadas en la actualidad, más de la mitad cita “la corrupción o el uso inadecuado de los fondos” como una de las principales trabas. Esto debería ser una llamada de atención a los dirigentes municipales que tienen que demostrar un mejor ejercicio de la autoridad, mucha más transparencia y una mayor responsabilidad a la hora de tomar sus decisiones en materia de infraestructuras. Los ciudadanos y los ejecutivos de empresa preferirían también que los dirigentes municipales invirtieran en el mantenimiento de los sistemas y servicios existentes, en lugar de poner énfasis en la inversión en nuevas infraestructuras, que por lo general acarrean un coste más alto. Los dirigentes municipales más innovadores se han puesto al frente de estos desafíos mediante el uso de las lecciones aprendidas de sus colegas mundiales, asociándose con los ciudadanos y el sector privado para poner en práctica soluciones sostenibles que reduzcan la congestión y los fallos del sistema, al tiempo que mejoran la calidad de vida de las personas y las empresas. Estas decisiones no siempre son fáciles y, con frecuencia, cuentan con la oposición social, pero cuando los líderes prometen valor a largo plazo para la comunidad y lo cumplen, son capaces de transformar las infraestructuras urbanas y posicionar a su ciudad para un futuro más próspero y sostenible. l
  9. 9. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20158 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 A pesar del pesimismo transmitido por muchos en los medios de comunicación, los sistemas y servicios de las infraestructuras urbanas globales gozan de unas condiciones aceptables. Sin embargo, los dirigentes municipales no pueden permitirse el lujo de ser complacientes. Mientras que tres cuartas partes de los encuestados valoran sus sistemas actuales como adecuados en la actualidad, el 68% dice que será necesario realizar cuantiosas inversiones en los próximos cinco años para mantener estos sistemas en funcionamiento y para satisfacer las necesidades de las poblaciones de rápido crecimiento. Esto resulta especialmente cierto en Latinoamérica y Asia-Pacífico, donde el estado de deterioro de las infraestructuras es más grave: el 44% y el 31%, respectivamente, declaran que sus infraestructuras son inadecuadas en el momento presente o que lo serán en los próximos cinco años, lo que sugiere una mayor sensación de urgencia para invertir en nuevos sistemas y servicios en estas regiones. Con independencia de la región, encontrar la financiación para respaldar estas mejoras será uno de los mayores desafíos a los que se enfrentarán los dirigentes municipales en los próximos años. Además, el precio de estos proyectos será considerable: la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles estima que los Estados Unidos tendrán que invertir 3600 billones de dólares estadounidenses para que sus carreteras, puentes, sistemas de suministro de agua y otras infraestructuras vuelvan a estar en buen estado. En Alemania, una comisión nombrada por el gobierno puso de manifiesto que el país necesitaría gastar unos 7.200 millones de euros (8.900 millones de dólares estadounidenses) al año durante los siguientes 15 años para subsanar las deficiencias de sus infraestructuras, y México elevó su objetivo de gasto en infraestructuras a los 7.700 billones de pesos (587.000 millones de dólares estadounidenses), casi el doble del objetivo de 4.000 billones anunciado el pasado mes de julio. Entablar relaciones sólidas tiene sentido, ya que permite que las ciudades creen los servicios y sistemas de infraestructuras que necesitan, tanto para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos como para atraer a empresas multinacionales que, con frecuencia, resultan imprescindibles para el desarrollo económico. “Si no dispones de infraestructuras eficaces, difícilmente vas a tener una ciudad próspera”, afirma Isabel Dedring, teniente de alcalde responsable del área de Transportes de Londres. Pero siguen sin resolverse las dudas acerca de la obtención del dinero para ello. Muchos países ya están incumpliendo las promesas de inversión en infraestructuras. En Catar, por ejemplo, el gasto público se redujo un 6,6% en 2014 respecto al año anterior y, en Brasil, el Sección1Financiar las infraestructuras adecuadas impulsa la prosperidad económica Las infraestructuras y los servicios de la ciudad en la que resido o trabajo principalmente son... % de encuestados Adecuados y seguirán siéndolo durante los próximos cinco años Adecuados pero requerirán inversión en los próximos cinco años Adecuados, pero dadas las tendencias actuales, dejarán de serlo en los próximos cinco años Inadecuados y requieren inversión en la actualidad Muy deficientes para la mayoría de finalidades Inexistentes para la mayoría de finalidades 32,3 43,0 15,2 8,6 0,7 0,2 0 10 20 30 40 50 Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. ❝Si no dispones de infraestructuras eficaces, difícilmente vas a tener una ciudad próspera❞. Isabel Dedring, teniente de alcalde responsable del área de Transporte en Londres.
  10. 10. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 20159 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 gasto en infraestructuras al margen de la Copa del Mundo de fútbol y las sedes olímpicas se ha reducido considerablemente, cancelando o aplazando muchas de las inversiones a largo plazo en sistemas de transporte rápido. En Europa, Michael Häupl culpa a la consolidación presupuestaria y a las constantes iniciativas de austeridad impuestas por los gobiernos de la UE de la falta de financiación para mejoras en infraestructuras. “[Y] no parece probable que la situación vaya a cambiar en un futuro próximo”, añade, explicando que los costes de la negligencia y la inacción afectarán enormemente al desarrollo urbano. Una consecuencia que no nos sorprende. Un crecimiento económico que se está quedando rezagado, la reducción de la recaudación fiscal y los mercados financieros volubles constituyen los principales retos de los gobiernos que buscan financiación para estos imponentes proyectos. Todo ello está llevando a muchos dirigentes municipales a entablar relaciones más sólidas con el sector privado a fin de aprovechar las oportunidades de financiación alternativas o los acuerdos de las APP, así como a involucrar a los ciudadanos de forma más eficaz en el proceso de gestión de las infraestructuras para obtener su compromiso en estas costosas tareas. Estas condiciones económicas requieren que los dirigentes municipales adopten un planteamiento más estratégico para la planificación de proyectos y la gestión de las partes interesadas, así como que presten una mayor atención al control presupuestario y a la gestión de las relaciones con las partes interesadas, afirma Bill Tompson, economista sénior de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE): “Necesitan que desarrollar mejores estructuras de gobierno y soluciones de planificación y gestión de las inversiones”. Puede ser una transición difícil para los funcionarios del gobierno, pero los resultados merecerán la pena si pueden garantizar que los ciudadanos acepten estos proyectos y atraer a más empresas a la economía local. Esta es un área en la que los políticos y los líderes empresariales están de acuerdo. Casi la mitad de cada grupo indicó que “fomentar que empresas multinacionales establezcan sus actividades” debería situarse entre las principales prioridades de un dirigente municipal. Esta armonización resulta beneficiosa para los líderes de la ciudad, que necesitan lograr el apoyo del sector público respecto a grandes proyectos que aporten el mayor valor económico para todos sus residentes, tanto presentes como futuros. Los encuestados no se ponen de acuerdo en la manera de llegar a ese punto. La mitad de los ejecutivos de la encuesta dijo que “mejorar la educación” debe ser la máxima prioridad para los dirigentes municipales, convirtiéndola en su preocupación número uno en materia de infraestructuras. Sin embargo, los políticos encuestados ni siquiera incluyen la educación en los tres primeros puestos de sus listas, lo que pone de manifiesto una desconexión alarmante entre las prioridades de los líderes empresariales y de los dirigentes municipales. Si los líderes de la ciudad quieren ganarse la confianza y el apoyo de los ciudadanos particulares y del sector empresarial, necesitan invertir en los sistemas de infraestructuras y servicios que estos grupos constituyentes más valoren. El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, está haciendo precisamente eso, a través de varios programas diseñados para priorizar el desarrollo de las escuelas. “La educación tiene un efecto directo en el crecimiento económico a largo plazo y en el desarrollo humano”, afirma. Desde 2009, su ciudad ha invertido más de 1.500 millones de reales (571 millones de dólares estadounidenses) para construir y modernizar las escuelas y centros de cuidado infantil. Paes también está apoyando el proyecto Fábrica de Escuelas para construir más de 136 nuevas escuelas en la ciudad con el fin de aumentar el número de niños escolarizados a jornada completa. En este aspecto, es importante reconocer que las infraestructuras sociales son tan imprescindibles como las infraestructuras físicas cuando se trata de construir una ciudad dinámica desde el punto de vista económico. Otra desconexión clave está relacionada con la forma de asignar el gasto en infraestructuras. Dos tercios de los encuestados quieren que los líderes de la ciudad prioricen el mantenimiento de los sistemas y servicios existentes respecto a las infraestructuras físicas nuevas, probablemente debido a que estos proyectos son generalmente menos costosos, tienen plazos de ejecución más cortos y constituyen un uso más eficiente de los recursos. “Invertir en las infraestructuras existentes puede generar mucho valor de forma relativamente rápida”, apunta Dedring. Las carreteras y ferrocarriles figuran entre sus principales preocupaciones Los ejecutivos empresariales y los responsables políticos coinciden en que las infraestructuras de transporte deberían ser prioritarias para los dirigentes municipales. En la mayoría de las ciudades, esos proyectos consisten predominantemente en sistemas de ferrocarril y carreteras. Los ejecutivos y responsables políticos incluyeron los metros y los trenes entre las principales preocupaciones de infraestructuras de sus ciudades, subrayando la necesidad de encontrar métodos sostenibles de transporte de pasajeros y mercancías. Tal vez por eso, muchos de los mayores proyectos de infraestructuras urbanas en ❝Necesitan desarrollar mejores estructuras de gobierno, así como soluciones para la gestión y planificación de inversiones❞. Bill Tompson, economista sénior, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), República Checa. Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. Encuestados que afirman que su ciudad necesita mejorar el mantenimiento y las operaciones por encima de la necesidad de nuevas infraestructuras físicas % de encuestados Media global Oriente Medio Norteamérica Europa Latinoamérica Asia-Pacífico 66 63 72 63 61 71 0 10 20 30 40 50 60 70 80
  11. 11. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201510 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 PERCEPCIONES SOBRE Carreteras y ferrocarriles como sus principales preocupaciones Una buena infraestructura de transportes resulta imprescindible para el transporte de personas y mercancías en cualquier ciudad, y por ello es una de las principales prioridades para ciudadanos, administraciones públicas y empresas. Los nuevos proyectos de carreteras y ferrocarriles, así como las mejoras o el mantenimiento de los sistemas existentes, tienen el poder de transformar las dinámicas sociales y económicas de una ciudad. No obstante, se requieren una planificación minuciosa y mucha experiencia para lograr el equilibrio imprescindible entre las demandas de todos los implicados. En abril de 2014, FCC inauguró la línea uno del metro de Panamá, el primer sistema de transporte de este tipo en Centroamérica. Estamos orgullosos de poder afirmar que, gracias a la planificación y el compromiso con muchas partes interesadas, logramos entregar el proyecto en un tiempo récord que llegó a poco más de tres años. La Secretaría del Metro de Panamá, una agencia del Gobierno Nacional que encargó la construcción y que se encargará de gestionar el nuevo sistema de transporte, estima que la línea uno cubrirá las necesidades de transporte de un millón de personas, al tiempo que reducirá la congestión del tráfico en la capital de Panamá. Del mismo modo, FCC ha iniciado también la construcción de la línea dos del Metro de Lima. Se trata del mayor proyecto de infraestructura actualmente en curso en Latinoamérica, con 35 kilómetros de extensión y más de 11.000 personas trabajando en él. Este megaproyecto mejorará la calidad de vida en Lima y reducirá los tiempos de viaje de millones de peruanos. El proyecto requerirá la inversión de unos 4.400 millones de euros, y el primer tramo estará finalizado en 2016. Uno de los mejores ejemplos del efecto transformador de las infraestructuras de transporte es el Puente de Nueva Europa, construido por FCC y abierto al público en diciembre de 2013. El puente de 1,9 kilómetros que conecta Vidin (Bulgaria) con Calafat (Rumanía) ha reducido los tiempos de viaje de tres horas a tan solo diez minutos, y se ha convertido en todo un símbolo de lo que puede lograrse a través de la colaboración transfronteriza para conectar Europa. El comisario europeo de Política Regional, Johannes Hahn, elogió este proyecto porque “abre las puertas a un sinfín de oportunidades de negocio e investigación a ambos lados del Danubio”. Con los proyectos de metro en marcha en Riad, Doha, Lima y Bucarest, FCC Construcción seguirá adoptando el mismo enfoque de planificación y compromiso con el que se han construido con éxito más de 200 kilómetros de ferrocarril de alta velocidad, así como miles de kilómetros de carreteras, autovías y autopistas en todo el mundo. l Miguel Jurado Presidente de FCC Construcción Una sección de la Línea Uno del metro de la ciudad de Panamá, construido por FCC.
  12. 12. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201511 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 curso en la actualidad implican la construcción de grandes centros de transporte y líneas de metro. La estación central de Viena, por ejemplo, es uno de proyectos de infraestructuras y construcción de mayor envergadura en Europa. La propia estación se completó recientemente y la reurbanización de sus alrededores concluirá en 2015. Este proyecto de siete años de duración con una inversión de 987 millones de euros (1.300 millones de dólares estadounidenses) sirve como núcleo de transporte diario a 145.000 personas y 1.000 trenes, incluyendo ocho líneas de tren expreso, además de conectar a los pasajeros con líneas de autobús, líneas de tranvía y estaciones de metro de toda la ciudad. El proyecto resulta imprescindible para las acciones que Viena está llevando a cabo encaminadas a fomentar entre los ciudadanos el uso del transporte público, en lugar del privado, explica Häupl. “Un uso más amplio del transporte público y En su opinión, ¿qué áreas de las infraestructuras y servicios urbanos de su país van a requerir mayor atención en un futuro inmediato? Se refiere a nuevas infraestructuras y servicios, así como a modernización y mejor mantenimiento de las infraestructuras existentes. % de encuestados Transporte: carreteras Transporte: metros y trenes Transporte: aeropuertos Tecnología de información y comunicaciones Energía: generación Energía: distribución Agua: suministro y distribución Agua: tratamiento de aguas residuales Residuos: recogida Residuos: tratamiento y reciclaje No hay áreas que requieran atención 33,7 52,1 20,1 33,7 25,9 16,6 19,1 13,0 9,3 14,9 6,6 0 10 20 30 40 50 60 Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. Caso práctico 1 Los dirigentes municipales de Ámsterdam aprenden el valor del compromiso Muchas ciudades se enfrentan a una presión cada vez mayor para satisfacer las necesidades de una población creciente en una zona ya de por sí concurrida. Esto puede dañar las relaciones entre las diferentes partes de una ciudad o de su gobierno, ya que se ven obligados a batallar por terrenos y recursos limitados en una lucha por ajustarse a las necesidades de los ciudadanos y las empresas. Pero no tiene por qué ser necesariamente así, tal como afirma Leonie van den Beuken, Directora de Planificación espacial y Asuntos medioambientales del Puerto de Ámsterdam. Según ella, la buena gestión de las relaciones y la voluntad de comprometerse otorgan el mayor valor posible a los ciudadanos y agentes interesados a la hora de tomar decisiones clave en materia de infraestructuras. Las oficinas portuarias y de la ciudad se vieron envueltas en un enfrentamiento sobre quién tendría acceso a unos terrenos pertenecientes al puerto. Se trata de una de las partes más antiguas del puerto, pero que sigue teniendo muy buena calidad, con capacidad para acomodar los barcos más grandes e incorporar la tecnología de almacenamiento y envío más moderna, y todo ello constituía las inversiones necesarias para dar apoyo a la floreciente economía de Ámsterdam. Pero los líderes de la ciudad querían destinar el terreno a la creación de nuevas zonas residenciales, consideradas cruciales para dar cabida a la creciente población de una ciudad ya densamente poblada. En lugar de pelear sobre quién iba a hacerse con los terrenos, los dos grupos se esforzaron por escuchar los argumentos de la otra parte y en colaborar hacia metas comunes. Después de numerosas reuniones y estudios en profundidad, ambas partes admitieron su interés mutuo y codependencia. Reconociendo que cada proyecto ofrecía valor estratégico para la economía local, se hizo evidente que el terreno no se necesitaría para la expansión de la ciudad antes de 2040, expone Van Beuken. Por ello, la ciudad acordó posponer el desarrollo de los proyectos residenciales. “Aunque el terreno queda reservado para la futura expansión de la ciudad, las empresas asentadas en la actualidad podrán permanecer allí hasta 2040. Sin embargo, la ciudad va a crecer en las proximidades, por lo que habrá que hacer un esfuerzo por reducir el impacto ambiental a largo plazo en los futuros vecindarios”. En octubre de 2014, el alcalde solicitó también que el ayuntamiento aprobase una financiación de 105 millones de euros (132 millones de dólares estadounidenses) para la construcción de un nuevo sistema de esclusas. El gobierno nacional solo pagaría por las esclusas cuando alcanzasen 100 años de vida útil, en 2029, relata Van den Beuken. “Esperar otros 15 años no era una opción válida para la economía de la ciudad”. Casi al mismo tiempo, tuvieron lugar las negociaciones entre las autoridades del ferrocarril y el Puerto relativas a una línea de mercancías en la estación de ferrocarril de Ámsterdam. La línea de mercancías tenía que desaparecer para que las autoridades del ferrocarril pudieran lidiar con el intenso flujo de personas que utilizaban los andenes para desplazarse en tren, lo que estaba ocasionando problemas de seguridad. Trabajando con el grupo del ferrocarril y sus clientes, fueron capaces de crear una programación usando líneas compartidas que no afectan a los horarios de envío. “Este demostró ser otro caso en el que todas las partes decidieron no elevar al máximo sus apuestas en detrimento de los otros, sino que se decantaron por un planteamiento de beneficio mutuo y cooperación”, comenta. Todo consiste en considerar a los participantes como socios en lugar de como adversarios, y en aspirar a alcanzar objetivos comunes por el bien de la ciudad. “No vemos estas opciones como triunfos o fracasos, sino como ganancias mutuas de las que todos nos beneficiamos”, afirma Van den Beuken. “El Puerto de Ámsterdam tiene el camino despejado para crecer de nuevo”. l
  13. 13. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201512 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 un rápido acceso a los espacios verdes dentro de la ciudad son los indicadores que justifican que Viena se autodenomine una ciudad modelo desde el punto de vista medioambiental”. Por otro lado, el proyecto Crossrail que ha tardado nueve años en completarse, con una inversión de 14.800 millones de libras esterlinas (23.600 millones de dólares estadounidenses) destinado a construir una línea férrea de 118 kilómetros en el Gran Londres, se considera una de las iniciativas de infraestructuras más importantes jamás acometidas en el Reino Unido. “Es un proyecto fantástico”, afirma Isabel Dedring. La nueva línea añadirá capacidad y aliviará la congestión del metro, lo que supone un importante problema para los londinenses. Invertir en proyectos que abordan directamente las cuestiones de calidad de vida ayuda a funcionarios como Dedring a reforzar la confianza y el apoyo de la comunidad para las iniciativas relativas a infraestructuras. No todas las regiones tienen el mismo conjunto de prioridades ni los mismos desafíos de calidad de vida. En la región de Asia-Pacífico, por ejemplo, la generación de energía se encuentra entre las tres principales opciones de infraestructuras, lo que refleja una demanda constante de nuevas fuentes de energía a medida que crecen las poblaciones locales. Casi 1.000 millones de personas en la región no disponen de un acceso fiable al suministro eléctrico y se prevé que la demanda energética llegue prácticamente a duplicarse para el año 2030, según el Banco Asiático de Desarrollo (BAD), lo que obliga a estos dirigentes municipales a hacer de la construcción de nuevas fuentes de energía uno de sus principales objetivos. En Oriente Medio, los encuestados tendieron a citar los aeropuertos, en lugar de los metros, como punto central del desarrollo de infraestructuras, lo que refleja los esfuerzos de la región por convertirse en un eje económico global. Oriente Medio alberga actualmente varios proyectos aeroportuarios importantes, como la expansión del Aeropuerto Internacional de Abu Dhabi (AUH), con la que la capacidad de las instalaciones se incrementará a 27 millones de pasajeros al año para 2017 y 40 millones anuales para el año 2030, según los últimos informes. “Abu Dhabi quiere ser una capital global con un desarrollo económico sostenible”, comenta Kais Samarrai. El proyecto del aeropuerto, junto con cuantiosas inversiones en otros sistemas de infraestructuras, así como en escuelas y programas sociales, forman parte de ese plan general. Ojos que no ven, corazón que no siente: cómo afrontar los sistemas de infraestructuras ocultos Los ejecutivos también sitúan la TI y las infraestructuras de carreteras entre sus tres inquietudes principales. Los responsables políticos están igualmente preocupados por los sistemas informáticos, aunque el suministro energético y de agua también ocupan los primeros puestos de sus listas. Esta disparidad no es nada nuevo. La mayoría de los ciudadanos tienden a preocuparse por las infraestructuras de las que pueden apreciar su deterioro. Atascos, cortes de carreteras, retrasos de los trenes y otros inconvenientes de la red de transporte son indicios de que las infraestructuras necesitan inversiones. Como no se ven baches ni atascos de tráfico en las infraestructuras de suministro de agua, alcantarillado o energía, es fácil suponer que estos sistemas funcionan siempre adecuadamente. Los responsables políticos son más conscientes de estos sistemas ocultos y de las cuantiosas inversiones que se requieren para su mantenimiento y mejora. Tienen presentes las repercusiones económicas de largo alcance que pueden causar las deficiencias de las infraestructuras, tanto en lo referente a los costes directos relacionados con la reparación reactiva de las redes de energía que fallan o de las tuberías de abastecimiento de agua rotas en el menor tiempo posible como del impacto económico para las empresas afectadas por estas averías. Sin embargo, resulta difícil convencer a los ciudadanos para que apoyen estos proyectos, sobre todo si esto significa ❝Si puedes demostrar que esto logrará que se disponga de un sistema mejor, más rápido, más barato, más ecológico o de mayor fiabilidad, se lo puedes vender al público❞. David Wagstaff, Director de Estrategia y Política Térmica para el Departamento de Energía (Reino Unido). Piense en la ciudad en la que está asentado e indique cuáles de los siguientes factores generarían las mayores mejoras de las infraestructuras y los servicios. Seleccione un máximo de tres respuestas. % de encuestados Mayor financiación para infraestructuras y servicios Mayor uso de asociaciones entre los sectores público y privado para infraestructuras y servicios Mayor transparencia en el gasto público en infraestructu- ras y servicios Mejor formación de los funcionarios del sector público Mejor uso de la TI para incrementar la eficiencia en general Mayor centralización de la obtención de infraestructuras y servicios Más iniciativa en el sector privado Creación de centros de excelencia No se requieren mejoras" 35,7 53,8 44,5 35,5 37,7 21,8 12,0 15,2 1,0 0 10 20 30 40 50 60 Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014.
  14. 14. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201513 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 elevar sus tasas. La mayoría se muestran reacios a apoyar costosos proyectos de mejora que podrían repercutir en sus facturas de suministros públicos, pero cuando fallan, aunque sea por unas horas, los ciudadanos se escandalizan, comenta Hoornweg. “Nadie quiere pagar para soterrar las líneas de alta tensión y, sin embargo, cuando una tormenta de granizo les deja sin suministro durante cuatro días, se muestran indignados”. Los dirigentes municipales no pueden ignorar los fallos de estos sistemas ocultos, por lo que tienen que esforzarse más a la hora de establecer relaciones de confianza con los ciudadanos particulares y los líderes empresariales, e instruirles acerca de la importancia de las inversiones en infraestructuras, afirma David Wagstaff, Director de Estrategia y Política Térmica para el Departamento de Energía y Cambio Climático (DECC) en Londres. “Si puedes demostrar que esto logrará que se disponga de un sistema mejor, más rápido, más barato, más ecológico o de mayor fiabilidad, se lo puedes vender al público”. Todo esto forma parte de la gestión de las relaciones con las partes interesadas. Cuando los líderes de la ciudad dedican el tiempo necesario a comunicarse con los ciudadanos acerca de las necesidades continuas de las infraestructuras, así como a fomentar la transparencia en la forma en que asignan los fondos y a crear oportunidades para que los ciudadanos opinen sobre el desarrollo de proyectos, pueden ganarse su confianza y apoyo para estas inversiones fundamentales. Este proceso de creación de relaciones debe incluir el intercambio de datos reales sobre el coste y el valor del proyecto, así como conocer la opinión del público sobre el plan. Saltarse este paso puede que ahorre tiempo en un principio, pero a la larga es posible que desencadene una reacción en contra del proyecto, falta de confianza en los dirigentes municipales e insatisfacción con los resultados del proyecto, aun cuando generen el valor previsto. En el estudio, los encuestados clasificaron una mayor transparencia en el gasto público (45%) entre los tres principales factores que generarían las mayores mejoras de infraestructuras y servicios en sus ciudades. Esta fue la segunda área de mejora citada con mayor frecuencia por encima de una mayor financiación. “Es de suma importancia que los ciudadanos puedan expresar su opinión y participar en la gestión de la ciudad”, afirma Eduardo Paes. Y él debe saberlo bien: Latinoamérica presta más atención a la transparencia del gasto público como medio para mejorar las infraestructuras y la prestación de servicios que cualquier otra región. El pueblo quiere tener voz Esa transparencia puede contribuir en gran medida a garantizar el apoyo público, que resulta crucial para el éxito de cualquier proyecto de infraestructuras, sobre todo cuando tiene un precio considerable. Con independencia de los beneficios que un proyecto aporte a la ciudad, su valor percibido dependerá ampliamente del hecho de contar, o no, con el apoyo del público. “Al planificar proyectos de infraestructura en el futuro, será necesario comunicarse con los clientes y los ciudadanos de una manera más amplia y transparente”, comenta Stefan Majer, Director del Departamento de Tráfico y miembro de la Magistratura en Fráncfort. Eso implica comunicar el valor de los proyectos potenciales, y escuchar las inquietudes de los clientes y de los ciudadanos respecto a los efectos financieros, ambientales y sociales. Una parte esencial de esto consiste en reconocer la relación entre el gobierno, el sector privado y aquellos ciudadanos que van a hacer uso de las infraestructuras y servicios. Incluso si un proyecto genera beneficios reales, estos no se materializarán sin contar con el apoyo de todas las partes interesadas. Cuando los dirigentes municipales se toman la molestia de ganarse el apoyo del público, se ahorra tiempo y dinero a largo plazo, y estas inversiones se pueden convertir en grandes historias de éxito público. Analicemos el Programa de bonos para la seguridad en las calles y la repavimentación de carreteras de San Francisco de 2011 por importe de 248 millones de dólares estadounidenses. Por entonces, la ciudad tenía una tremenda acumulación de proyectos de reparación y reposición de las calles, pero no disponía de presupuesto suficiente para hacer frente a todos ellos. En lugar de subir los impuestos para incrementar el gasto, los dirigentes municipales solicitaron a los votantes que aprobaran un programa de bonos con el objetivo de financiar las reparaciones, otorgándoles el poder de decidir si la ciudad debía pagar para mejorar el estado de sus carreteras. El alcalde animó a apoyar las iniciativas a través de campañas en los medios y reuniones públicas para debatir el estado de las infraestructuras viales, y añadió una medida que ordenaba la contratación local para los proyectos de carreteras que atrajo a los grupos comunitarios. El bono fue aprobado con un 68% de los votos, y el programa invierte ahora 70 millones de dólares estadounidenses al año en mejoras de carreteras y proyectos de mantenimiento. “Las calles de nuestra ciudad muestran mejoras notables gracias al bono de repavimentación de carreteras aprobado por los votantes, que está superando con creces sus objetivos, logrando que las Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. La mayor transparencia en el gasto público es uno de los principales factores para mejorar las infraestructuras y los servicios % de encuestados Media global Oriente Medio Norteamérica Europa Latinoamérica Asia-Pacífico 44 43 46 39 54 38 0 10 20 30 40 50 60 ❝Al planificar proyectos de infraestructura en el futuro, será necesario comunicarse con los clientes y los ciudadanos de una manera más amplia y transparente❞. Stefan Majer, Director del Departamento de Tráfico y miembro de la Magistratura en Fráncfort.
  15. 15. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201514 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 calles sean más uniformes y seguras, y creando puestos de trabajo, todo ello sin subir el impuesto sobre bienes inmuebles”, explica Lee. A fin de mantener el apoyo, la ciudad dispone de sitios web con mapas de calles que muestran a los ciudadanos los progresos realizados, y que les dan la posibilidad de indicar las carreteras que siguen necesitando obras. En lugar de asumir que la aprobación inicial era suficiente, San Francisco mantuvo su compromiso con los residentes de la ciudad, compartiendo información y solicitando opiniones continuas, lo que contribuyó a lograr el apoyo inicial de los ciudadanos para el proyecto y a mantenerlo durante todo el programa. Por el contrario, hay infinidad de ejemplos de proyectos de infraestructuras urbanas que se aprobaron sin el apoyo del público y que tuvieron que hacer frente a graves reacciones como consecuencia de ello. Uno de los ejemplos más notables es el proyecto Stuttgart 21, que se encuentra actualmente en curso: se trata de una iniciativa ferroviaria y de desarrollo urbano que incluye 57 kilómetros de vías férreas nuevas, 30 kilómetros de túneles y 25 kilómetros de líneas de alta velocidad. Los opositores argumentan que el importe de 6.000 millones de euros (7.500 millones de dólares estadounidenses) y el impacto ambiental conexo, la convierten en una mala inversión. Justo antes del inicio de las obras programado en 2007, presentaron 67.000 firmas en su contra, pero el alcalde siguió adelante con el proyecto de todos modos. “Eso enfureció a los que estaban en contra del proyecto”, comenta Michael Muenter, Director de la oficina de Políticas del Alcalde, Stuttgart. En retrospectiva, opina que, si el alcalde hubiera retrasado la construcción con el fin de contar con el apoyo de la opinión pública para el proyecto y escuchado las preocupaciones de los opositores, podría haber evitado parte de las reacciones airadas. “Debería haber existido un proceso de discusión más prolongado que incluyera oportunidades para el diálogo abierto con el público”, añade Muenter. En su lugar, los opositores organizaron una manifestación multitudinaria contra el proyecto, a la que acuedieron de más de 100.000 personas. Este es un ejemplo clásico de la importancia que tiene la continua atención a las relaciones con la comunidad para el éxito de los proyectos de infraestructuras. A pesar de que las encuestas de opinión pública muestran que el proyecto cuenta actualmente con el apoyo del 58% de la comunidad, todavía hay manifestantes que se reúnen en la escalinata del ayuntamiento una vez a la semana para expresar su descontento. Se trata de la calidad de vida Los dirigentes municipales más innovadores no se limitan a obtener el apoyo ciudadano a los proyectos de infraestructuras, sino que consideran que la inversión pública en infraestructuras es un punto de anclaje y el catalizador de la integración social. Desde la construcción de parques, escuelas y carriles bici, hasta la puesta en marcha de políticas y programas que garanticen que se satisfagan las necesidades de todos los miembros de la comunidad, estos líderes reconocen que las decisiones de infraestructuras que tomen hoy, determinarán la calidad de vida de los ciudadanos en el futuro. “Si quieres ser competitivo, no te puedes limitar a invertir en proyectos de infraestructuras”, afirma Kais Samarrai, Director de Desarrollo Urbano del Consejo de Planificación Urbanística de Abu Dhabi. “También debe haber una cuantiosa inversión en desarrollo y programas sociales”. Esta actitud coincide con los resultados de nuestra encuesta, que muestran que tres de cada cuatro encuestados están de acuerdo en que la integración social constituye un factor importante para las infraestructuras y la prestación de servicios de su ciudad. Sin embargo, convertir la integración social en parte de la planificación de infraestructuras requiere un plan urbanístico muy meditado, que aborde las necesidades, tanto emocionales como físicas, de la comunidad a largo plazo, comenta Tom Murcott, Vicepresidente Ejecutivo de Gale International. Gale International forma parte de la APP responsable del desarrollo de Songdo IBD, una “ciudad verde” con una inversión de 40.000 millones de dólares estadounidenses cerca de Seúl (Corea del Sur) con un patrocinador del sector público, Incheon Metropolitan City. Uno de los mayores retos para Songdo consiste en asegurarse de que las partes interesadas locales respalden el proyecto, que es una de las razones por las que el equipo de Gale International haya recomendado la inclusión de un parque de 40 hectáreas en el centro de la ciudad, así como priorizar su construcción a la de cualquiera de los edificios de oficinas, apartamentos u otras estructuras urbanas del plan. “Sabíamos que no no podríamos obtener ningún ingreso del parque, pero resultó crucial para el proyecto, ya que brinda a la gente un lugar atractivo al que acudir”, comenta Murcott. El equipo de Gale International tuvo que vender a los responsables de la toma de decisiones del gobierno local la idea de comenzar con el parque que, por el momento, ha tenido el efecto deseado. A pesar de que la ciudad no está construida en su totalidad, se ha convertido en un destino para los ciudadanos de Seúl y de muchas comunidades cercanas, lo que anima a nuevos inversores e inquilinos a decantarse por Songdo. Y, gracias a la construcción de inmuebles alrededor de los límites del parque, se incrementa el valor de la propiedad y la calidad de vida de los futuros habitantes. “Todas las decisiones de diseño que tomamos consisten en mejorar la calidad de vida”. Los dirigentes municipales de Stuttgart están tomando decisiones similares en su lucha por construir una infraestructura que apoye la integración social, en lugar de obstaculizarla, a medida que la población de la ciudad crece, comenta Muenter. Eso incluye la adición de líneas de transporte rápido para aliviar la congestión, llevar a cabo renovaciones en 300 parques y plazas de rodadura, y la implementación de un modelo de desarrollo del casco urbano que requiere que todas las viviendas de nueva construcción de la ciudad destinen al menos el 20% de los pisos a viviendas de protección oficial, con el fin de garantizar que las familias que trabajan en la ciudad también puedan vivir en ella. “[La política de vivienda] suscitó muchas controversias con el sector inmobiliario, pero nuestro objetivo final era la cohesión social”, añade Michael Muenter. “Queremos una ciudad en la que todo el mundo pueda vivir”. Mientras que la comunidad del sector inmobiliario luchó contra el plan, el gobierno recibió un amplio apoyo de las comunidades y los grupos políticos. l ❝Sabíamos que no podríamos obtener ningún ingreso del parque, pero resultó crucial para el proyecto, ya que brinda a la gente un lugar atractivo al que acudir.❞Tom Murcott, Vicepresidente Ejecutivo Internacional de Gale International, Songdo (Corea del Sur).
  16. 16. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201515 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 El éxito de la realización de cualquier proyecto de infraestructuras consiste en mucho más que cumplir los plazos o los límites presupuestarios. Se trata de gestionar eficazmente los recursos y demostrar el valor del proyecto a las partes interesadas de la ciudad. Si los ciudadanos no están convencidos de que el proyecto merezca la inversión, o si creen que los dirigentes municipales han pasado por alto sus preocupaciones o usado los fondos de forma indebida, estos proyectos se considerarán fracasos, independientemente de que cumplan sus objetivos. Esto resulta especialmente cierto en las ciudades con problemas de liquidez, donde los ciudadanos escépticos necesitan confiar en la capacidad de las autoridades municipales para cumplir sus promesas. Los dirigentes municipales pueden superar esas dudas y aumentar sus posibilidades de éxito si establecen relaciones más fuertes con la comunidad, el sector privado y otros funcionarios públicos que participan en la planificación y ejecución de estos proyectos. Estas colaboraciones también pueden servir para poner ideas novedosas sobre la mesa, comenta Hoornweg. “Las ciudades necesitan crear nuevos métodos para la planificación de infraestructuras, y los ingenieros y planificadores que trabajan en el sector privado pueden ayudarles a hacerlo”. Cuando la financiación y la planificación del proyecto se quedan cortas Los gobiernos de todo el mundo tienen ambiciosos planes para invertir en infraestructuras, pero la continuidad y la financiación pueden plantear un desafío. Aun cuando los gobiernos nacionales anuncian grandes planes para invertir cuantiosas sumas de dinero en mejoras de las infraestructuras, nunca parece haber suficiente para todo. Más de un tercio de los encuestados mencionó la escasez de fondos como un impedimento para la construcción de infraestructuras y la prestación de servicios. Incluso cuando tienen acceso a los fondos, muchos dirigentes municipales tienen dificultades para decidir qué proyecto de infraestructuras urbanas llevar adelante. Recientemente, la escasez de fondos ha sido especialmente común en Europa Sección2Gestión de la construcción de infraestructuras ❝La población de las ciudades ha crecido de forma simultanea a la reducción de la recaudación fiscal disponible para infraestructuras❞. Stefan Majer, Director del Departamento de Tráfico y miembro de la Magistratura en Fráncfort. Citados por responsables empresariales Citados por responsables políticos Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. Principales obstáculos de las infraestructuras y los servicios % de encuestados Ausencia de proveedores adecuados Poca eficacia gubernamental Ausencia de voluntad o de sentido de urgencia entre los políticos Ausencia de financiación pública Carencia de habilidades, conocimientos o formación de los funcionarios en esta área Ausencia de un proceso eficaz de contratación pública Corrupción o uso inadecuado de los fondos asignados a las infraestruc- turas y los servicios Ausencia de un marco normativo adecuado Atención centrada en las nuevas inversiones en lugar de en el mantenimiento necesario 22 14 28 36 39 40 30 36 54 33 32 18 17 25 30 13 15 17 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 55
  17. 17. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201516 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 Occidental, donde los encuestados fueron más propensos a citar la falta de fondos como impedimento que en otras regiones, y están, por extensión, limitados en las elecciones que pueden hacer. “La población de las ciudades ha crecido de forma simultanea a la reducción de la recaudación fiscal disponible para infraestructuras”, comenta Majer de Fráncfort. “Las ciudades como Fráncfort ya no tienen la capacidad de asumir los costes, por lo que dependen de la ayuda financiera del gobierno federal y estatal”. Aun cuando las ciudades son capaces de obtener fondos para apoyar grandes proyectos, el dinero no va a resolver todos sus problemas. Las limitaciones de espacio, la oposición pública, los riesgos ambientales, las cuestiones normativas y la falta de experiencia de gestión de proyectos son solo algunos de los obstáculos a los que se enfrentan los dirigentes municipales cuando tratan de aplicar los programas principales. En Brasil, por ejemplo, el gobierno está prestando dinero a las ciudades de todo el país en un esfuerzo por impulsar el desarrollo de las infraestructuras para mejorar la movilidad urbana. Sin embargo, todavía hay poco control o supervisión local de estas iniciativas, afirma Toni Lindau, Presidente y Director de EMBARQ Brasil, un programa del Instituto de Recursos Mundiales (WRI), para apoyar soluciones de transporte y planificación urbanas sostenibles. Brasil no ha realizado las inversiones suficientes en su infraestructura, a pesar de su rápida urbanización en las últimas décadas, comenta Lindau. “Las ciudades han crecido de forma caótica, con escasa planificación de las infraestructuras”. A pesar de que ahora están recibiendo dinero para mejorar estos sistemas, la mayoría de los dirigentes municipales brasileños no tienen experiencia en la gestión de grandes proyectos. “En muchos casos, se trata de la mayor cuantía monetaria que estas ciudades hayan recibido en toda su historia”, añade. La mayoría de los planes de los proyectos carecen de presupuesto adicional para la contratación de expertos externos o la formación de líderes del proyecto, por lo que estos líderes tienen que apañárselas por su cuenta. “Y eso incrementa mucho el riesgo”. Las normativas también pueden obstaculizar una prestación eficaz de servicios: el 30% de los responsables políticos, en general, indicó que el entorno normativo es un impedimento principal para los proyectos de infraestructuras, lo que supone más del doble del porcentaje de encuestados del sector privado, que mencionan esta como un área de gran preocupación. “En Brasil, el mayor obstáculo a la construcción de proyectos de infraestructuras siempre ha sido la burocracia”, expone Guilherme Penin, Secretario Federal de Políticas Portuarias en Brasilia. Conseguir los permisos, pasar las auditorias ambientales y jurídicas, y lograr que los interesados liberen fondos pueden añadir años de demora a estos proyectos. Explica que, a pesar de ello, el gobierno está realizando grandes esfuerzos para aliviar los embotellamientos causados por la burocracia, realizando sencillos cambios en el proceso, tales como autorizaciones para la construcción de carreteras. “Antiguamente, las obras no podían comenzar hasta obtener la licencia para 500 kilómetros”, afirma. “Ahora dividimos las licencias en «tramos» de 25 kilómetros, de modo que si hay un tramo con más facilidad para obtener la licencia, se autorizará en primer lugar y podrán iniciarse las obras. Gracias a este cambio, ya no es necesario esperar a la concesión de licencias de las travesías más difíciles, que se encuentran en zonas delicadas desde el punto de vista medioambiental, explica. “(Tales cambios) pueden lograr que los procesos sean mucho más eficientes”. Las APP generan dinero, eficacia y nuevas ideas Si el sector público pretende encontrar soluciones innovadoras, sostenibles y rentables para sus necesidades de infraestructuras, tiene que abrirse a nuevas ideas, comenta Mike Tinskey, director global de Electrificación de vehículos e Infraestructuras en Ford Motor Company. “El éxito llegará solo si los gobiernos, los constructores de infraestructuras y la industria trabajan juntos a escala global”. Un modelo popular para la colaboración en infraestructuras son las APP, a través de las cuales las empresas privadas ayudan a los dirigentes municipales a obtener financiación adicional y acceso a las ideas innovadoras, así como a aprovechar las prácticas óptimas de realización de proyectos que se han perfeccionado en el sector privado, donde el incumplimiento de los plazos o del objetivo de presupuesto se traducen directamente en la pérdida de los márgenes de beneficios. Todo esto se puede traducir en grandes ventajas para las infraestructuras de la ciudad. En general, los encuestados comentaron que el sector público debería liderar la provisión de infraestructuras y servicios, aunque los responsables políticos fueron casi dos veces más propensos a elegirse ellos mismos (62%), en comparación con los ejecutivos de negocios (37%), lo que sugiere que el sector público puede estar sobrestimando su capacidad de satisfacer las necesidades de infraestructuras de los ciudadanos. A nivel regional, el sector público de Latinoamérica sale peor parado: solo el 27% de los encuestados favoreció al sector público para liderar estos proyectos, en comparación con alrededor del 50% de los participantes en Norteamérica, Oriente Medio y Asia- Pacífico. Europa también se encuentra rezagada en lo que respecta a la confianza en la efectividad de sus gobernantes. Creación del modelo comercial Sin embargo, todo el mundo (incluso los funcionarios públicos) estuvo de acuerdo en que el sector público no lo puede hacer en solitario. Un 82% de los encuestados (y el 84% de los políticos) están de ❝El éxito llegará solo si los gobiernos, los constructores de infraestructuras y la industria trabajan juntos a escala global❞. Mike Tinskey, Director Mundial de Electrificación de vehículos e Infraestructuras en Ford Motor Company, Detroit.
  18. 18. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201517 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 acuerdo en que el gobierno debe trabajar con el sector privado para mejorar las infraestructuras y los servicios urbanos, y más de la mitad (54%) indicó que un mejor uso de las APP generaría la mejora más importante en las infraestructuras y los servicios de la ciudad. Esto indica que reconocen el valor financiero y empresarial que el sector privado puede aportar a estas iniciativas, incluidas las oportunidades de riesgo compartido y el acceso a nuevos modelos de financiación. Las organizaciones del sector público no son conocidas por situarse a la vanguardia cuando se trata de decisiones de infraestructuras, lo que constituye una de las numerosas razones por las que están haciendo espacio para el sector privado en estos proyectos. En los últimos años, cada vez más proyectos de la ciudad han ido adoptando las APP, la financiación privada y otros modelos del sector privado para construir infraestructuras. Las empresas privadas se involucran en estas colaboraciones porque ven estos proyectos como inversiones estables que van en la línea de sus competencias básicas, mientras que el sector público las considera una solución a los grandes problemas de financiación y una oportunidad para disminuir el riesgo y la carga que supone la construcción de estos proyectos por su cuenta. Sin embargo, la definición de condiciones válidas para todas las partes puede resultar problemática, sostiene Bill Tompson de la OCDE. Para que estos proyectos funcionen, los funcionarios municipales tienen que pensar en términos del rendimiento de la inversión, la depreciación y la responsabilidad financiera. “Las ciudades no siguen los mismos principios contables que las empresas”, explica. Eso incluye aspectos como la depreciación de activos y la definición de un rendimiento cuantificable de la inversión. Pero los inversores necesitan ese tipo de información si quieren evaluar con exactitud la viabilidad de una concesión a largo plazo. “Si no se dispone de la capacidad analítica para evaluar el impacto económico de un proyecto, puede ser difícil asegurar la inversión en él”, comenta Tompson. “Nadie quiere prestar dinero sin tener buenas perspectivas de amortización”. Los dirigentes municipales pueden aplacar este desafío mediante la creación de un modelo comercial sólido para estos proyectos que muestre los beneficios económicos, sociales y ambientales a largo plazo del proyecto. Hoy en día, muchos inversores se sienten atraídos por los proyectos de infraestructuras, como los planes de energías renovables y los esfuerzos de conservación de acuíferos, dice Christopher Watts de C40. Pero no invertirán en ellos solo porque sean proyectos ecológicos. “Los buenos proyectos encuentran inversores, y los buenos administradores municipales, que se hayan molestado en entablar relaciones con el sector privado, encontrarán los socios que necesitan”. Las asociaciones tienen que ofrecer un buen rendimiento sobre la inversión con beneficios claramente definidos, como políticas que incentiven políticas de Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. Un mayor uso de asociaciones entre los sectores público y privado es uno de los principales factores para mejorar las infraestructuras y servicios urbanos % de encuestados Media global Oriente Medio Norteamérica Europa Latinoamérica Asia-Pacífico 54 56 49 45 54 64 0 10 20 30 40 50 60 70 Responsables de políticas Responsables de empresas Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. ¿Qué sector sería más eficaz a la hora de mejorar las infraestructuras y los servicios en su ciudad? % de encuestados El sector público El sector privado El sector benéfico Los propios ciudadanos Todos ellos 62 37 1 22 1 1 3 4 32 36 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 55 60 65 Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. El sector público es considerado el más eficaz en la mejora de infraestructuras y servicios, por regiones % de encuestados Latinoamérica Europa Norteamérica Oriente Medio Asia-Pacífico 27 37 54 49 52 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 55
  19. 19. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201518 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 energía limpia y estrategias de mitigación de riesgos, en caso de que dichas políticas deban cambiar. Estar abierto a nuevas ideas Trabajar con el sector privado aporta más que financiación para los proyectos. Según Dan Hoornweg, al buscar ideas fuera de su propio equipo, los dirigentes municipales también tienen que aprovechar las mentes innovadoras que estas empresas aportan, implicándoles en las primeras fases del proceso de planificación. “Los ingenieros deben asumir un papel más activo en estos proyectos para optimizar la toma de decisiones de infraestructuras”, afirma. “Son los que pueden ayudar a las ciudades a averiguar cómo operar con menos personal, menos energía y menos impacto ambiental”. También aportan un nuevo marco de referencia para el proyecto, lo que puede ayudar a los dirigentes municipales a tomar mejores decisiones de diseño, tal como comenta Tom Murcott de Gale International, mencionando la temprana planificación de la empresa en el proyecto de Songdo en Corea del Sur, cuando instó a funcionarios municipales a asignar prioridad a la finalización de un puente, con una inversión de 1.000 millones de dólares estadounidenses, para conectar el aeropuerto con la ciudad. El puente reduciría el tiempo de viaje de 90 a 15 minutos, un argumento de peso para que las empresas multinacionales instalaran allí sus operaciones. ❝Los buenos proyectos encuentran inversores, y los buenos administradores municipales, que se hayan molestado en entablar relaciones con el sector privado, encontrarán los socios que necesitan❞. Mark Watts, Director Ejecutivo, C40 Cities Climate Leadership, Londres (Reino Unido). Caso práctico 2 Río impulsa la revolución del transporte La elección de Río de Janeiro como anfitriona de los Juegos Olímpicos de 2016, constituyó el elemento catalizador para que el alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, pusiera en marcha su plan destinado a hacer de Río la “ciudad del futuro”. Una gran parte de dicha visión consiste en la construcción de nuevas infraestructuras ecológicas, socialmente integradas, y en el uso de una tecnología y un diseño innovador para cubrir las necesidades de movilidad de los habitantes de la ciudad. Pero, no es tarea sencilla. Río, al igual que muchas ciudades de Brasil, se enfrenta a una expansión urbana masiva y a la escasez de infraestructuras para respaldar el repunte de población. Sin embargo, al reproducir los éxitos de otras ciudades principales, Paes ha sido capaz de poner en marcha proyectos que están ayudando a Río transformarse. Uno de los proyectos con más éxito que surge de esta visión es el nuevo sistema de Autobuses de transporte rápido (BRT). El sistema de transporte está diseñado para ofrecer la calidad, la velocidad y el impacto ambiental inferior de los trenes ligeros, pero dentro del marco presupuestario más reducido de los sistemas de autobús que requieren menos activos. Esto se consigue mediante el uso de autobuses de alta velocidad, carriles reservados y estaciones de pasajeros por encima del nivel del suelo. “Las ciudades de rápido crecimiento como Río no cuentan con el mismo presupuesto destinado a infraestructuras que Londres o Nueva York para construir los costosos sistemas de metro subterráneo”, afirma Mark Watts, Director Ejecutivo de C40 Cities Climate Leadership de Londres, una red de dirigentes de las megaciudades del mundo que toman medidas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Encontrar soluciones innovadoras y rentables, como el BRT, permite a los dirigentes municipales, como Paes, solucionar las crisis de transporte con presupuestos razonables y en un corto período de tiempo. Ganarse el público Para asegurarse de contar con apoyos para el proyecto BRT antes de iniciar las obras, el equipo del señor Paes realizó audiencias públicas en cada comunidad para presentar el proyecto, explicar cómo afectaría los barrios y cuáles serían los beneficios una vez que se hubiera completado. También se instalaron kioscos en puntos estratégicos de la zona para recibir las consultas de los residentes y compartir información. En junio de 2012, Río puso en marcha su primer corredor BRT, denominado Transoeste, en la zona occidental de la ciudad. El corredor transporta ahora a 185.000 pasajeros al día y ha reducido a la mitad la duración de los desplazamientos de esos pasajeros. Dos años después, se inauguró el segundo corredor. Transcarioca conecta Barra con el Aeropuerto Internacional y ha estado transportando a más de 200.000 pasajeros al día. El equipo de Paes estima que, cuando se pongan en marcha los dos corredores adicionales en el año 2016, la cuota de viajes realizados en transporte público en Río pasará del 18% al 63%, lo que se situaría entre las mayores proporciones de usuarios de transporte público de cualquier ciudad del mundo. “Las ciudades compactas con sólidos sistemas de transporte público reducen la dependencia en los vehículos de pasajeros con motor, las emisiones de carbono y la contaminación”, añade Paes. “Eso no solo supone efectos positivos en la calidad de vida, sino también oportunidades económicas y mayor productividad para los ciudadanos”. “El éxito del sistema BRT de Río es un logro magnífico”, comenta Watts. “El alcalde Paes ha utilizado el impulso de los Juegos Olímpicos de 2016 para llevar a cabo una revolución del transporte”. l
  20. 20. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201519 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 “Fue una inversión importante, pero estuvimos de acuerdo en que, para lograr que Songdo IBD se convirtiera en un destino realmente internacional, las infraestructuras necesarias eran cruciales para el éxito del proyecto”, explica. Sentar a las mentes del sector privado en la mesa de planificación, puede ayudar a los dirigentes municipales a ver sus proyectos desde una nueva perspectiva y, en consecuencia, a tomar mejores decisiones. ¿Qué están haciendo otras ciudades? Además de recurrir a expertos del sector privado, los líderes de la ciudad deben buscar consejo en sus compañeros”, afirma Christopher Watts de C40. “Ninguna ciudad del mundo tiene el monopolio de las buenas ideas”. Al hablar entre ellos, pueden aprovechar las lecciones aprendidas y encontrar inspiración para sus propias soluciones de infraestructuras urbanas transformadoras. “Muy pocos líderes de cualquier campo quieren ser los primeros en hacer algo porque se necesita una gran cantidad de capital político para ser un pionero”, afirma Watts. Sin embargo, compartir sus historias de éxito con los demás, les aporta la confianza necesaria para seguir adelante. Watts hace referencia a la proliferación de proyectos de autobuses de transporte rápido (BRT) en los últimos años, tras el éxito del popular sistema BRT en Curitiba, Brasil, así como a la implementación generalizada de carriles bici y de los programas de alquiler de bicicletas que siguieron el ejemplo de Copenhague, considerada ahora la mejor ciudad para andar en bicicleta del mundo. “Una gran parte de nuestro éxito proviene de escuchar relatos inspiradores de excepcionales dirigentes municipales hablando de sus logros, de los retos que afrontaron y de la manera en que los superaron”, prosigue Watts. Cuanto más compartan estos dirigentes sus éxitos, y fracasos, más rápido se podrán aplicar buenas soluciones en todo el mundo. El papel de las empresas Los líderes empresariales también pueden beneficiarse de la participación en el desarrollo de infraestructuras como una manera de informar a la comunidad de que está invirtiendo en el éxito a largo plazo de la ciudad, y para garantizar un ambiente de negocios sostenible, dice Greg Koch, Director de Administración hídrica global en la Oficina de Sostenibilidad de The Coca-Cola Company. Esto resulta especialmente cierto en las ciudades de mercados emergentes que pueden no tener los recursos para construir sus propios sistemas de infraestructuras. Parte de nuestra diligencia debida consiste en colaborar estrechamente con el gobierno local para abogar por la inversión en infraestructuras y garantizar que el uso que hacemos del agua no afecte negativamente a la población local ni al medio ambiente”, comenta Koch. Cuando los sistemas existentes se queden cortos, la compañía hará inversiones en las infraestructuras de la comunidad necesarias para dar respaldo a su negocio mediante el apoyo a programas de conservación del agua, excavación de pozos, limpieza de arroyos de la zona e instalación de tecnología de recogida de agua de lluvia en las comunidades con escasez de agua. La compañía ha construido también varias plantas de producción combinada de energía eléctrica y térmica, así como sistemas de tratamiento de aguas residuales en sus propias instalaciones con el fin de reducir los efectos de las operaciones en los recursos locales al tiempo que garantizan su propio acceso constante al agua y la energía limpia. “En última instancia, las infraestructuras son responsabilidad del gobierno”, afirma, “pero si estas inversiones benefician a nuestra empresa, es lógico que lo hagamos siempre que sea posible”. Las empresas también tienen que trabajar con los dirigentes municipales en la gestión del riesgo, ya que las infraestructuras críticas pueden verse afectadas por un desastre, comenta Stefan Brem, Director de Análisis de riesgos y Coordinación de investigaciones para la Oficina Federal Suiza de Protección Civil. Las inundaciones, cortes de luz, incendios y otros desastres pueden dejar a oscuras el distrito de negocios de una ciudad y poner a los empleados de una empresa en situaciones de riesgo. La colaboración entre los sectores público y privado en la planificación de desastres garantiza que todo el mundo tenga vigente un plan en caso de que se produzca una catástrofe. “Es también importante que los sectores público y privado hagan evaluaciones conjuntas de riesgo, de modo que, cuando llegue el momento, puedan responder de una manera meditada”. l ❝Ninguna ciudad del mundo tiene el monopolio de las buenas ideas❞. Mark Watts, Director Ejecutivo, C40 Cities Climate Leadership, Londres (Reino Unido).
  21. 21. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201520 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 Una forma de controlar el gasto mientras se presta atención a soluciones sostenibles, consiste en invertir en más proyectos de mantenimiento rentables, en lugar de construir nuevos sistemas complejos y costosos. Como se ha puesto de relieve, dos tercios de los encuestados coinciden en que sus ciudades necesitan mejorar el mantenimiento y las operaciones de los sistemas existentes más que construir nuevas infraestructuras físicas. Estos proyectos son más fáciles de financiar, por lo general implican menos burocracia y pueden empezar a ofrecer un valor cuantificable casi de inmediato. Isabel Dedring, de Londres, hace referencia a los esfuerzos continuos de su ciudad por mejorar la capacidad del “Tube”, su sistema de metro subterráneo. En lugar de añadir nuevas líneas o estaciones, su equipo se centró en mejorar la fiabilidad del tráfico existente, acortando el tiempo de respuesta en caso de incidentes, realizando un mantenimiento proactivo para prevenir fallos y mejorando el proceso para modernizar los vagones y otros activos. Como consecuencia de estos cambios, los retrasos se han reducido en un 40% en los últimos cinco años, comenta. Tal aumento de la fiabilidad supone que puedan circular más trenes a intervalos menores para dar cabida a más pasajeros. “Se trata de un proyecto poco conocido que ha tenido un gran impacto”. Este tipo de operaciones y proyectos de mantenimiento rentables demuestran el considerable valor que puede obtenerse de pequeños cambios. No obstante, conseguir el apoyo del gobierno para este tipo de iniciativas puede resultar sorprendentemente difícil. “Existe una tendencia (entre los funcionarios gubernamentales) de favorecer las nuevas infraestructuras, ya que es emocionante y ello implica entrevistas e inauguraciones con corte de cinta”, declara Dedring. De hecho, el proyecto de productividad del metro fue el resultado de la presión ejercida por artículos de prensa y en los medios sociales en los que se quejaban del rendimiento del servicio, y se incluían fotos de la gente que se veía obligada a salir de los túneles de metro caminando después de que sus trenes se estropearan. “Los medios de comunicación prestaron gran atención a este asunto, lo que desencadenó la presión política para el cambio”, añade Dedring. Mejores datos y ciudades más inteligentes Una forma de ganar apoyo para estos proyectos y de crear relaciones más solidas entre el gobierno, los proveedores de infraestructuras y los ciudadanos consiste en abrir canales claros para el intercambio de información. Uno de los medios para conseguirlo es lograr que los ciudadanos sean más conscientes de las repercusiones que sus hábitos tienen sobre las necesidades de infraestructuras. Esto conlleva el potencial de generar un cambio significativo en la forma en que se exigen los servicios y se utilizan las infraestructuras. Una gran mayoría de los encuestados indicó que estarían dispuestos a cambiar su consumo de energía y agua (72%), así como los hábitos de uso del transporte (76%) si contaran con mejor acceso a la información sobre los niveles de uso y las interrupciones del tráfico, respectivamente. Lograr estas mejoras requiere un enfoque sistemático respecto a la gestión de datos, la conexión de las opiniones con la toma de decisiones y la provisión de infraestructuras. El papel que puede desempeñar la TI para mejorar la prestación de servicios se está expandiendo. Lamentablemente, solo la mayoría de los encuestados de Norteamérica ven un mejor uso de la TI como una ruta clave para mejorar la infraestructura y los servicios urbanos. Se trató de su primera opción, mencionada por el 60%, en comparación con solo el 22% de los de Latinoamérica, y menos del 40% en otras regiones. En paralelo, los encuestados en Norteamérica fueron mucho más propensos a indicar que su ciudad debería emplear una plataforma para recibir opiniones de los ciudadanos sobre los servicios, como una vía para que sean más sostenibles y más tendentes a expresar la voluntad de cambiar su uso de la infraestructura en consecuencia. Esta discrepancia regional sugiere que los Sección3Una mejor información es primordial para llevar a cabo acciones más eficaces Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. Un mejor uso de la TI para incrementar la eficiencia general es uno de los principales factores para mejorar las infraestructuras y servicios urbanos % de encuestados Media global Oriente Medio Norteamérica Europa Latinoamérica Asia-Pacífico 38 36 60 34 22 38 0 10 20 30 40 50 60 70
  22. 22. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201521 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 políticos y los ciudadanos de muchas regiones no están aprovechando al máximo las ventajas de la TI como elemento catalizador de una mayor eficacia, o que están pasando por alto las conexiones entre el intercambio de datos, las opiniones de los ciudadanos y la sostenibilidad. Los dirigentes municipales han de hacer un mejor trabajo en la gestión de sus infraestructuras como un conjunto de sistemas complejos y trabajar con sus ciudadanos tanto para recibir sus comentarios como para proporcionarles información puntualmente. Esto pone de relieve la necesidad de crear sólidas relaciones y comunicaciones entre los funcionarios y las comunidades de la ciudad. Aprovechar el cambio de hábitos y la participación ciudadana puede mejorar los resultados, al tiempo que reduce los costes y logra la aceptación de las partes interesadas de la ciudad. El programa Smarter Planet de IBM, por ejemplo, mostró que los consumidores utilizaron un 6,6% menos de agua de media después de que se instalaran contadores de agua inteligentes en sus hogares. Y un estudio actualmente en curso, realizado por Pacific Gas and Electric, un suministrador radicado en California, demuestra que los consumidores que reciben informes mensuales de consumo de energía en el hogar, reducen el consumo de energía de inmediato, a cualquier hora del día, lo que sugiere que han cambiado la configuración de sus sistemas de calefacción, aire acondicionado u otros equipos que funcionan de forma continua, y que el cambio de hábitos se mantiene durante los meses en que están sometidos a seguimiento. Esto debería constituir un fuerte estímulo para los dirigentes municipales que deseen invertir en tecnologías de ciudad inteligente, como las infraestructuras de red inteligente, aplicaciones móviles de seguimiento del tráfico, tecnologías de sensores, análisis de datos y otras herramientas para integrar datos de múltiples fuentes con el fin de informar y conectar a los ciudadanos en tiempo real. Estas herramientas pueden capacitar rápidamente a las ciudades para reducir tanto su congestión como su huella de carbono, mientras que retrasan la necesidad de construir nuevas infraestructuras costosas—una de las principales preocupaciones de las ciudades de todo el mundo. Al mismo tiempo, se trata de tecnologías que mejoran la calidad de vida de los ciudadanos, y ayudan a los líderes a atraer empresas globales innovadoras, que son objetivos clave de los líderes de hoy en día. Muchas ciudades ya están disfrutando del éxito de las soluciones de ciudad inteligente, ofreciendo valiosas hojas de ruta para otros dirigentes municipales que muestran la manera en que la tecnología inteligente podría ayudarles a resolver sus propios problemas medioambientales, sociales y de financiación. En la ciudad de Nueva York, el programa de City 24/7 brinda a los ciudadanos acceso a pantallas públicas inteligentes con WiFi, ubicadas en las antiguas cabinas telefónicas, que integran la información de programas gubernamentales, empresas y ciudadanos encaminada a proporcionar información sobre los eventos cercanos y los proveedores locales. En el caso de Glasgow (Reino Unido) los dirigentes municipales desplegaron un cuadro de mandos de la ciudad que proporciona a los ciudadanos información en tiempo real sobre el flujo de tráfico, alertas meteorológicas, accidentes y los tiempos de espera para los servicios de tren y autobús. Y luego está el caso de Tel Aviv, que ha sido elogiada por sus muchas iniciativas de ciudad inteligente, entre las que se incluye el despliegue de acceso WiFi por toda la ciudad, tecnología de teléfonos inteligentes basados en la localización para ayudar a los visitantes, y el proyecto de Digi-Tel, que permite a los ciudadanos acceder a servicios e información a través de correo electrónico, mensaje de texto o una página web personalizable. El ciudadano como parte interesada Estos son solo algunos ejemplos de cómo las tecnologías más conectadas pueden abordar los desafíos urbanos y fomentar relaciones más sólidas con los ciudadanos y propietarios de negocios. Pero este tipo de proyectos no deben tomarse a la ligera. Las soluciones de ciudad inteligente requieren integración y gestión de grandes cantidades de datos con el fin de aprovechar el valor real. Eso significa que las ciudades tienen que desarrollar su propia experiencia o asociación analítica con el sector privado para sacar partido de estas habilidades. También han de ganarse el apoyo Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. Los ciudadanos están dispuestos a actuar si saben cómo hacerlo % de encuestados Media global Oriente Medio Norteamérica Europa Latinoamérica Asia-Pacífico 65 71 72 64 70 70 78 86 91 65 65 62 47 63 76 70 70 63 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 65 71 72 64 70 70 78 86 91 65 65 62 47 63 76 70 70 63 Los ciudadanos pueden informar a las autoridades locales acerca de las deficien- cias en cualquier ámbito, desde problemas con los semáforos a fugas de gas Dispuestos a informar a las autoridades locales acerca de las deficiencias Es probable que modifique el consumo de energía/agua si recibe mejor información acerca de su uso Fuente: encuesta de The Economist Intelligence Unit, noviembre de 2014. A fin de ser más sostenible, mi ciudad debería utilizar una plataforma para recibir información de los ciudadanos acerca de los servicios % de encuestados Media global Oriente Medio Norteamérica Europa Latinoamérica Asia-Pacífico 26 26 41 23 21 21 0 10 20 30 40 50 Consultar el gráfico en el anexo: ¿Cuáles de las siguientes iniciativas cree que debería poner en marcha su ciudad para ser más sostenible?
  23. 23. Elaborado por The Economist Intelligence Unit; patrocinado por FCC, 201522 Perspectivas sobre infraestructuras urbanas 2015 PERCEPCIONES SOBRE Mejores datos y ciudades más inteligentes Infraestructuras como la gestión del ciclo integral de agua, consideradas por muchos como un servicio de “oculto”, juegan un papel crucial en la ciudad, que no puede ser subestimado. El gran vacío de información existente ha de ser cubierto entre los ciudadanos, las autoridades municipales y los proveedores de servicios de infraestructuras. Para ello, podemos introducir plataformas de opinión, con las que los ciudadanos empezarán a sentirse más involucrados, las autoridades conocerán las demandas de la ciudad, y los proveedores de servicios, como FCC aqualia, estarán en mejor disposición para ofrecer soluciones inteligentes y eficientes. Con esto en mente, el departamento de I+D de nuestra empresa puso en marcha un ambicioso proyecto piloto denominado SmartWater, en colaboración con el Gobierno local de Santander (España). Gracias a la introducción de una aplicación, los usuarios finales del suministro de agua pueden realizar el seguimiento de su propio consumo, recibir alertas y notificaciones relacionadas con el servicio, así como informar de incidencias. La investigación realizada por la EIU demuestra abrumadoramente que los ciudadanos quieren tener la oportunidad de hacer sencillamente esto, y que, trabajando juntos, podemos mejorar la eficiencia del agua. FCC aqualia opera en 22 países de cuatro continentes, prestando servicios a más de 1.100 municipios y más de 23,5 millones de personas. Esto significa que estamos en una posición privilegiada para garantizar el uso más eficiente de uno de los recursos más valiosos del mundo. Podemos contribuir a lograrlo dando un giro a la gestión del ciclo del agua, de manera que deje de ser un servicio que pasa desapercibido para convertirse en uno en el que todos los ciudadanos tengan un papel activo.l Félix Parra Director general de FCC aqualia Aplicación SmartWater de FCC aqualia para el gobierno de Santander

×