Sleeping - Bolsas de dormir para acampar

3.292 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.292
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.043
Acciones
Compartido
0
Descargas
33
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Sleeping - Bolsas de dormir para acampar

  1. 1. Prof. Luis Rodolfo Gómez Vida en la Naturaleza Año 2007 FACDEF - UNT BOLSAS DE DORMIR (Sacos de Dormir) PARA SOÑAR AL AIRE LIBRE Recomendaciones para realizar la correcta elección del saco de dormir según la actividad a realizar. Formatos, modelos, rellenos y características técnicas. Consejos y cuidados. Existen otras situaciones que guardan estrecha relación con sentir el frío: el buen estado físico de la persona, la alimentación , el cansancio, etc., y que pueden afectar la comodidad dentro de un saco de dormir. También la temperatura exterior y la humedad del aire son aspectos que determinan cuánto tiempo puede la bolsa mantener el calor en su interior. Así, conocer la capacidad de aislamiento térmico es el punto más importante a la hora de comprar este producto. El tejido exterior de un saco de dormir debe ofrecer la cualidad de repeler el agua, ser respirable, y ligero y fuerte al mismo tiempo. De nada servirá que sea completamente impermeable, ya que la condensación del vapor producido por la transpiración al dormir mojará el interior de la bolsa, lo que redundará en la pérdida de la capacidad de aislamiento. El tejido interior, en cambio, puede estar compuesto en algodón o material sintético, pero el primero presenta el inconveniente de no retener el calor al favorecer la circulación del aire. También es sensible a la humedad, se ensucia fácilmente, y absorbe la transpiración. Por su parte, las telas sintéticas como el nailon son más livianas, se calientan rápidamente, permiten el paso de la humedad hacia el exterior, y conservan la temperatura del compartimiento. La progresiva aparición de las fibras sintéticas fue desplazando la utilización del plumón como material de relleno en las bolsas de dormir.
  2. 2. Prof. Luis Rodolfo Gómez Vida en la Naturaleza Año 2007 FACDEF - UNT Aunque éste siga siendo el mejor material para el abrigo, los sintéticos presentan una mejor protección contra la humedad y son más baratos. Incluso, una vez mojados abrigan igual y pueden secarse con rapidez, mientras que el plumón pierde sus cualidades de aislamiento. Pero con la tecnología actual se lograron diseñar fibras de gran similitud a las bondades térmicas del divet, y asimilándose tanto entre ellas que, a pesar de ser distintos productos, para usos convencionales ya no se tiene tan en cuenta si el relleno de una bolsa es de Quallofil, Dacrón, Ploarguard, Fil Power, Dicrolene, Duvetina, Hollofil, Holow Poliéster, Insul, Quadrolofr o Hollowfiber, siempre y cuando se comparen productos confeccionados para idénticas necesidades. El relleno, a su vez, le dará al saco de dormir una altura que influirá en su rendimiento, es decir que determinará la eficacia de la aislamiento: mientras más espesor tenga, más aire caliente se acumulará en la cámara interior. Pero, por supuesto, la cantidad de relleno está dada en función de la finalidad de la bolsa. En este sentido, se pueden establecer tres categorías: para zonas cálidas, de frío moderado y extremo. Cada fabricante calcula para sus productos determinadas temperaturas comfort, que en algunos casos se manejan hasta los – 43ºC, pero que un saco sea cómodo para una persona también dependerá de factores como la temperatura ambiente (es molesto usar en el monte una bolsa preparada para fríos polares), el viento, el uso de aislantes, de vestimenta adecuada, la alimentación y el estado físico. Por confección también se entiende la forma de la bolsa y el tipo de costura, aspectos que determinan su finalidad. En cuanto a los formatos, podremos encontrar dos bien definidos: los rectangulares (también conocidos como rectos o tipo sobre),y los momias o sarcófagos. Los primeros pueden o no poseer cierre lateral que abarque todo el lado de la bolsa (resulta útil que tenga asa por dentro y fuera de la bolsa), incluso están aquellos que se transforman en mantas y se les puede adosar otra similar para formar un saco de dos plazas. Este tipo de bolsas rectangulares es ideal para zonas de frío bajo a cálidas, ya que al no tener capucha o un cordón que ajuste el extremo al cuello, el calor se escapa por la gran abertura que posee. En cambio , las de tipo momia son las más adecuadas para el frío moderado a extremo, porque disponen de una capucha (algunas rectas también la tienen) con cordón para ajustar la abertura al cuello, y un cierre que puede estar ubicado al costado de la bolsa o sobre el pecho de la persona.
  3. 3. Prof. Luis Rodolfo Gómez Vida en la Naturaleza Año 2007 FACDEF - UNT Algunos modelos no presentan cremalleras debido a que por ellas siempre se fuga el calor, por lo que resultarán un tanto incómodo meterse en el saco, pero la temperatura se mantendrá correctamente. La particularidad de este formato es que se adpata al cuerpo, o sea que es ancho a la altura de los hombres y se estrecha hacia los pies. De este modo la cantidad de aire que necesita calentarse es menor, y la cámara toma temperatura más rápido. Otro formato, menos difundido y más difícil de conseguir, es el tipo momia con mangas incorporadas, a fin de que la persona pueda manipular una cámara de fotos o video, o un arma de fuego. También tiene un cierre en la parte de los pies, con lo cual se puede ir de un lado a otro dentro del saco. Por último, un elemento que los inexpertos o recién iniciados en el tema de campamentismo no tiene demasiado en cuenta es la funda para bolsas de dormir. Esta se confecciona para ser utilizada al aire libre, y está destinada a repeler el agua y la humedad, auque de nada servirá que sea absolutamente impermeable ya que aparecerá como mencionamos anteriormente, el problema de la condensación del vapor de agua que se forma dentro del saco. En la actualidad Gore, Dupont y 3M, entre otras marcas, fabrican telas que poseen el sistema de tres capas (waterroof, impermeable; breathable, respirable y windproof, no permite que el viento traspase la tela exterior) con las cuales se confeccionan estas fundas. Por otra parte, también preservan la cubierta exterior de la bolsa y mejoran su rendimiento térmico. En general, una funda ofrece de cuatro a seis grados de aislamiento adicional debido al colchón de aire que se genera entre el exterior de la bolsa de dormir y la cara interior de la cubierta protectora. Consecuentemente, se ampliará el espectro de uso para una determinada bolsa o se contará con una reserva de temperatura para zonas de frío extremo. TIPOS DE COSTURA Existe en el mercado bolsas con diferentes tipos de costura, de acuerdo con los materiales con los que fueron confeccionadas y con las condiciones térmicas del terreno previsto para su uso. Cosido de un lado a otro (1): es, tal vez, la confección más sencilla y económica, utilizada, por lo general, en bolsas (elaboradas con fibra) concebidas para regiones cálidas, aunque también es factible encontrarlo en las de pluma. La cubierta exterior se encuentra unida directamente a la interior, lo que facilita la pérdida de calor porque no hay material aislante en la costura. Doble o en capas contrapuestas (2 y 3): las capas interior y exterior, cosidas en forma individual y separadas por material aislante, se encuentran enfrentadas de forma tal que la costura de una se ubica sobre la costura o cámara de la otra. De esta manera, la fuga de calor disminuye en comparación con el “cosido de un lado a otro”. Por lo general, su la utiliza en las bolsas de fibra.
  4. 4. Prof. Luis Rodolfo Gómez Vida en la Naturaleza Año 2007 FACDEF - UNT A piezas (4): el relleno de poliéster está dispuesto en varias capas oblicuas tipo sándwich, que evitan de manera considerable la pérdida de calor, aunque no de la misma manera que las costuras en “V”. En forma de “V” (5): la confección es similar al modero en canal, pero los tabiques se encuentran cosidos en forma oblicua (en “V”), lo que elimina los lugares fríos de las costuras. El modelo resulta eficaz en zonas de bajas temperaturas, es uno de los más caros, y se encuentra mayormente en los tejidos de duvet. En canal o cámara (6): las costuras (transversales o longitudinales) forman en el aislamiento tabiques que mantienen separadas las capas interna y externa. Así no hay pérdida de temperatura por las uniones, y los rellenos se mantienen fijos. Es uno de los tipos de costura usual en los sacos de plumón. Combinados: su característica principal radica en que la parte inferior tiene diferente costura que la superior y/o, también, menos cantidad de material. Esta particularidad se debe a que algunos fabricantes consideran que el mayor porcentaje de abrigo es necesario que esté en la parte de arriba, porque la de abajo va apoyada sobre aislantes y, además, porque se comprime con el peso del cuerpo. DORMIR MEJOR Por mejor calidad de relleno que tenga una bolsa de dormir, si no se la emplea sobre algún tipo de aislante, el frío del suelo penetrará en el organismo. Esta particularidad se debe a que el plumón, y en menor medida el poliéster, se aplanan bajo el peso del cuerpo, reduciendo, así, sus propiedades térmicas. Los aislantes tradicionales, de por sí muy livianos, están confeccionados con espuma de polietileno de celdas cerradas (algunos también son aluminizados para una mejor conducción del calor) y proveen un buen aislamiento debajo del saco de dormir (ya que tampoco dejan pasar el agua). Por lo general, tienen de 8 a 15 mm de espesor (entre 10 y 12 es una buena medida), aproximadamente 1,40 a 2,00 metros de longitud, y de 55 a 60 cm de ancho. En todos los casos, la superficie debe ser lisa o poseer cierta textura, pero nunca ser resbaladiza. Los aislantes de goma espuma no son recomendables porque abultan más, dejan pasar la humedad y se comprimen fácilmente con el peso del cuerpo. Algunos cuidados Si la bolsa está rellena con plumas, cuando no se la usa hay que almacenarla estirada o colgada para evitar que las plumas se apelmacen. Ningún tipo de bolsa se debe guardar húmeda. Secarla al sol o al viento es lo más conveniente para que tenga una prolongada vida útil.
  5. 5. Prof. Luis Rodolfo Gómez Vida en la Naturaleza Año 2007 FACDEF - UNT Repelentes, cremas, hollín, humo, tierra, grasa o cualquier tipo de suciedad que se adhiera a la tela disminuye la capacidad aislante. Por tal motivo, no hay que exponerla a fogatas para secarla más rápido (además una chispa puede quemarla), ni rociarla con aerosoles para ahuyentar insectos, ni dormir desnudo (es preferible vestir una delgada capa de ropa). Para limpiarla se deben seguir las instrucciones del fabricante (casi ninguno recomienda limpieza a seco ni secarropas). La bolsa de pluma se puede lavar en lavarropas de carga frontal (no de carga superior), con programas suaves, varios enjuagues y jabones especiales. O sumergiéndolas en bañaderas. Para secarla, hay que evitar retorcerla, Lo ideal es estirarla sobre redes y no colgarla en sogas (de esta manera se evitará el estiramiento de la tela).

×