Filosofia de la educación pdf

2.315 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.315
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
32
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Filosofia de la educación pdf

  1. 1. FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN ENSAYO FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN FERNÁNDEZ MEJÍA, María del Carmen MÉXICO, 2013        
  2. 2.   INTRODUCCIÓN: La Filosofía de la Educación da sustento al ser y hacer en la educación. Al considerar esta dimensión del pensamiento a través de la historia del hombre, la educación adquiere un estatus de influencia en el desarrollo de la persona. En este ensayo se asientan ideas que responden a cinco preguntas que abordan la relación entre la filosofía, la educación, la praxis y el trabajo en el día a día. Las respuestas abordan puntos personales acerca de la relación entre la maestría en docencia y el estudio de la filosofía; la teleología y la práctica docente; educación intercultural, sociedad del conocimiento en la sociedad mexicana; propuestas filosóficas y la práctica personal y por último aportaciones para mejorar la educación en México. DESARROLLO: Razón e importancia que tiene el estudiar Filosofía de la educación en la maestría Educación y Docencia. La educación en tanto concepto universal se fundamenta en las filosofías educativas que la orientan hacia un fin. En ese continuo construir, deconstruir y reconstruir es que la filosofía de la educación ha acompañado al hombre a lo largo de su existencia adoptando diversos discursos. Cuando específicamente se aborda su dimensión epistemológica, se enfocan ideas sobre su objeto de estudio, su naturaleza y la relación entre la teoría y la práctica y en este sentido es que el quehacer profesional en el campo de la educación responde a una filosofía implícita o explícita que orienta y regula los proyectos educativos generados a nivel nacional, local, institucional e incluso personal. A la filosofía no le preocupa cómo, con qué, ni en qué medio, ni a qué sujeto psicobiológico se educa. Se enfoca en el qué, quién y para qué es la educación (FULLAT, 1994). Puesto que la educación se entiende como un proceso de formación y transformación que permite al individuo determinarse a sí mismo e interactuar con el ambiente cercano para generar un cambio de mayor alcance que promueva el   2  
  3. 3. bienestar social para el presente y el futuro, es imprescindible que cada modelo, idea, proyecto, acción y circunstancia se circunscriba a una filosofía educativa, a un saber crítico. Estudiar, analizar y conocer las diferentes filosofías de la educación que aparecen desde la cuna de la civilización hasta nuestros días es sustancial para sustentar y entender la praxis y la teoría educativa de los profesionales en este campo. A la reflexión del por qué dentro de los estudios de maestría en Educación y Docencia es importante abordar esta área de conocimiento, se vislumbra que el puente entre la filosofía y la práctica se construye a través de acciones y creencias. En cuanto a las acciones posibles a promover en el aula es esperable, por una parte que los maestros: conciban la enseñanza y el aprendizaje más allá de las paredes del aula; construyan entornos de aprendizaje innovadores; planifiquen sus proyectos de trabajo en el aula de a la luz de las herramientas y entornos que resulten significativos para el desarrollo de los contenidos a enseñar y de las habilidades de comprensión a desarrollar; desplieguen las estrategias didácticas pertinentes para ofrecer igualdad de oportunidades de aprendizaje para todos sus alumnos; puedan re-formular la manera de evaluar el aprendizaje de sus alumnos, avanzando hacia estrategias que permitan la realización de valoraciones personalizadas, formativas y sistemáticas y que apoyen a los alumnos en la construcción de sus propios procesos dejándolos expresarse y promoviendo la autonomía. Todo lo anterior adquiere un sentido en el ser y hacer de la educación. Por otra parte se espera que los profesionales de la educación participen activamente en la generación de modelos educativos que se alineen con las necesidades políticas, sociales, económicas, educativas y culturales de la sociedad mexicana. Las acciones en el campo de educación y docencia adquieren una razón de ser, una respuesta social que permita la equidad nacional. Influencia de la teleología de la educación en la práctica docente personal. La educación se alimenta de utopías, de ideales y fines que marcan un camino que afronta dificultades en su práctica es decir una práctica educativa que   3  
  4. 4. no responde a un fin en sí misma es una práctica sin sentido, sin orientación o finalidad. La mirada hacia los fines que persigue tienen un punto de coincidencia en la universalidad de enfoques que pueden plantearse desde la Teleología de la Educación. El fin de la educación es un objetivo una aspiración, un propósito, una meta (FERMOSO, 2001). Con el trabajo que día a día se desarrolla en la práctica docente personal es necesario hacer ciertas precisiones: la institución en que se labora pertenece a una comunidad judía árabe, y tiene características especiales: es una escuela incluyente, bicultural (judeo-mexicana), comunitaria. Estos tres aspectos la perfilan como una institución cuyos fines contemplan la asimilación de dos culturas. Dentro de esta realidad la práctica profesional que personalmente se lleva a cabo es con el equipo docente. Esta dimensión permite y favorece el proceso de reflexión de la práctica profesional. El análisis de los fines que institucionalmente se persiguen se ligan con un modelo educativo que fomenta la mirada internacional, el respeto a los valores culturales de la comunidad judía y su integración en la sociedad mexicana; el respeto a las tradiciones y la religión así como a las formas sociales propias de esta comunidad. Así descrito, el modelo educativo institucional debe ser fortalecido por los docentes quienes aprenden, estudian y respetan la filosofía detrás del modelo. Para llegar a cumplir esa tarea se realizan talleres de trabajo. Sin embargo, el modelo tiene asimismo la mirada puesta en la calidad educativa para lo cual se realizan diferentes tipos de acompañamiento a los docentes. Se pretende desarrollar seres humanos íntegros y respetuosos. La misión de la institución es brindar a los alumnos una educación de excelencia para enfrentar un mundo cambiante desarrollando en ellos una identidad judeo-mexicana, una conciencia crítica basada en valores y una actitud de compromiso y respeto hacia el individuo y la sociedad. Se visualiza a sí misma como una institución dinámica, que forma individuos cuyas aportaciones a la sociedad mexicana y a la comunidad judía en el ámbito social, cultural y laboral, reflejan un compromiso ético y una sólida formación académica y judaica y un vínculo afectivo con el Estado de Israel. Los fines educativos de la institución se incluyen en los proyectos que se planean, en las actividades que se proyectan y   4  
  5. 5. se consideran en la formación profesional continua que se proporciona. Como la misión lo describe los fines concretos son los factores filosóficos, culturales, sociales, políticos y prácticos (FERMOSO, 1997). En la sociedad mexicana: límites de la educación intercultural en el contexto de la globalización y la sociedad del conocimiento. Desde la Filosofía de la Educación la sociedad mexicana requiere una educación reformulada basada en las necesidades sociales, históricas, políticas y económicas que sea incluyente y atienda las diferencias regionales y culturales con una mirada a largo plazo que permita disminuir el rezago educativo de los grupos desplazados. Para lograr la integración de todos los grupos y evitar una mirada monocultural en el universo que es México debe considerarse la educación, la escuela y la sociedad misma como un espacio de encuentro para vivir la interculturalidad, como menciona Aguado (2003), la interculturalidad acepta la complejidad de cada ser humano y las formas culturales que los suyos elaboran y exige tomar conciencia los propios valores y creencias. En el mundo globalizado donde el planeta parece más cercano y los intercambios más rápidos, la educación afronta ahora fuentes universales y pereciera infinitas de conocimiento y esta situación plantea un desafío para los sistemas y profesores quienes deben remirar su práctica áulica. Acumular conocimientos es cosa del pasado cercano, ahora se enfoca el aprender a aprender, a descubrir lo significativo, a desarrollar procesos metacognitivos y participar en forma activa en la red. Es aquí donde destacan Los siete saberes para la educación del futuro (Morin); los cuatro pilares y la educación basada en competencias que articulan sus propuestas a través de los fines que persiguen: el desarrollo pleno de la persona, la lucha por su libertad y la conciencia de ser parte de la cultura; el desarrollo de sus capacidades y la creatividad por desarrollar, crear y ser. La sociedad del conocimiento ha globalizado ciertas políticas educativas cuyo fin estelar es mejorar la calidad de la educación. En este sentido los gobiernos incluyendo a México apremian el logro de ciertos postulados generales enfocados, de acuerdo con la OCDE, en mejoras significativas en el   5  
  6. 6. diseño de las políticas públicas, las habilidades docentes, la mejora en la enseñanza y el aprendizaje, el liderazgo y la evaluación (OCDE, 2010). Para ello plantean que los sistemas educativos cuenten con objetivos y metas claras, viables y que respondan a las necesidades del país en materia de educación. En realidad la sociedad del conocimiento requiere, en palabras sencillas de inversión, persistencia, cambio, adaptación, evaluación y reflexión para mejorar el Sistema Educativo Nacional enfocando la mejora en la preparación profesional de los docentes para replicar dentro de las aulas una educación de calidad. Sin embargo, la educación nacional se ve limitada por varios factores: la inversión que asignan los gobiernos en turno, la política del SNTE y la CNTE; mantener una mirada de intereses variados excepto los educativos en sí mismo, la falta de formación profesional, la heterogeneidad de las comunidades y el retraso acumulado durante los últimos setenta años. “La orientación de la educación mexicana, más allá de los mandatos constitucionales, siempre ha sido una cuestión en controversia que se manifiesta en proyectos de política educativa que responden a diferentes intereses y grupos sociales”. (ORNELAS, 1995). De las propuestas filosóficas estudiadas cuál es la más apropiada para la práctica educativa de la comunidad en la que estoy inserta: razones. La filosofía educativa sustenta la praxis y la teoría educativa en la que los docentes construyen su credo pedagógico. Mantener “visibles” estas ideas fortalecen el ser del maestro. Desde la perspectiva personal, el constructivismo como corriente filosófico epistemológica ha sido una línea de pensamiento que llega hasta nuestros días. Con algunas variantes, actualmente el constructivismo se piensa como operaciones internas en las que sujeto cognoscente no copia la realidad que le rodea sino que construye representaciones o interpretaciones de la realidad mediado por el lenguaje y la interacción social. Dado que la comunidad educativa en la está inserta la práctica profesional personal, esta corriente aborda y abarca los fines, los planes de estudio, las propuestas de enseñanza y de aprendizaje que la institución se ha propuesto como medio para desarrollar aprendizajes integrales   6  
  7. 7. de calidad que respondan a las necesidades del siglo XXI. En ese camino, el puente entre la filosofía y la práctica se construye a través de acciones y creencias que la Institución fortalece con el trabajo cotidiano. En cuanto a las acciones posibles a promover en el aula se trabaja para que los maestros: conciban la enseñanza y el aprendizaje más allá de las paredes del aula; construyan entornos de aprendizaje innovadores; planifiquen sus proyectos de trabajo en el aula, trabajen por fortalecer las herramientas y entornos que resulten significativos para el desarrollo de los contenidos a enseñar y de las habilidades de comprensión a desarrollar; desplieguen las estrategias didácticas pertinentes para ofrecer igualdad de oportunidades de aprendizaje para todos los alumnos; puedan reformular la manera de evaluar el aprendizaje de sus alumnos, avanzando hacia estrategias que permitan la realización de valoraciones personalizadas, formativas y sistemáticas y que apoyen a los alumnos en la construcción de sus propios procesos dejándolos expresarse y promoviendo la autonomía1. ¿De qué manera puedes participar y aportar para que la educación en México obtenga mejores resultados que los logrados hasta el momento? Mediante el trabajo honesto practicado con ética profesional. Al colaborar en la formación de los docentes. Al visualizar los ideales y los fines últimos de un proyecto pedagógico. Al respetar el capital cultural de los estudiantes a la vez que se les enseña a mirar la diversidad nacional y mundial. Con una visión de educación incluyente. Al dar a los docentes reconocimiento y dignidad laboral. CONCLUSIONES:                                                                                                                 1  Esa es la labor de mi trabajo como directora académica. Las filosofías de la educación que apoyan mis creencias sobre educación y pedagogía me ubican dentro de la filosofía epistemológica que sustenta las ideas constructivistas con orientación de pedagogía de educación personalizada y libertaria (Freire) para construir la libertad como forma de vida.     7  
  8. 8. • Desconocer la filosofía que subyace al trabajo educativo es trabajar en cierta forma en el vacío. • Los profesionales de la educación tienen el deber de mantener altos estándares de calidad en el trabajo que realizan. • México requiere de cambios políticos sustanciales para desarrollar la reforma del 2011 basada en las innovaciones que actualmente contempla el mundo educativo. • La sociedad del conocimiento posibilita el intercambio cultural, social y educativo para enriquecer las miradas sobre el hecho educativo y su práctica. REFERENCIAS: Aguado, T., (2003). Pedagogía Intercultural. México: Editorial Mc Graw Hill. Aguilar, Salvador., (1998). Un modelo educativo para México. México: Editorial Santillana. Altarejos, Francisco., (1987). La naturaleza práctica de la filosofía de la educación. Educar. 11 (), pp.11 - 34 Fermoso, Paciano., (1997). Teoría de la Educación. México: Editorial Trillas. Fullat, Octavi., (1979). Filosofías de la Educación. Barcelona: Editorial CEAC. Ornelas, Carlos., (1997). El sistema educativo mexicano. La transición de fin de siglo. México: Editoriales CIDE. FCE. NF. Savater, Fernando., (1997). El valor de educar. México: Editorial IEESA. Schmelkes, Sylvia. Torres Bodet , El plan de once años y los libros de texto gratuitos. Octubre 2010. Recuperado de http://reposital.cuaed.unam.mx:8080/jspui/bitstream/123456789/1899/1/Mesa%2 011-Schmelkes-presentación.pdf , consultado: 17 de septiembre de 2013. Secretaría de Educación Pública. Programa Escuelas de Calidad. Recuperado de http://básica. sep. gob.mx/pec/start.php?act=Objetivos: consultado el 18 de septiembre del 2013. Yurén, Ma Teresa., (1998). La filosofía de la educación en México: Principios, fines y valores. México: Editorial Trillas.   8  

×