CPEL – COUNSELING – LOGOTERAPIA             CARRERA DE CONSULTORIA PSICOLÓGICA (PLAN 212)CICLO LECTIVO: 2012 / CUATRIMESTR...
como la de las eventuales personas o niños a su cargo, integrándose él mismo y ayudando aintegrar en la sociedad de manera...
ego centrado y auto destructivo en la persona de “Narciso”. Es, de la relación entre estosdos personajes de la leyenda que...
Narciso (los padres) representa el sistema parental, el cual, por cualquier razón(stress laboral, alcoholismo, abuso de dr...
Entonces, en lugar de actuar según sus propios sentimientos y de una maneraproactiva, el hijo espera hasta ver lo que otro...
libros, hablado muchas veces con sus hermanos y amigos, y todos ellos le han reforzado laidea de que no había nada malo en...
de la terapia. Ella comenzó la terapia luego de haber vivido en secreto con ataques depánico por dos años. Sentía que corr...
necesidades de sus padres). Las convicciones religiosas de su madre, hicieron que lossentimientos fueran irrelevantes. Hab...
“Lo que un niño necesita más es un protector firme pero que lo entienda, alguienque necesita que sus necesidades se vean s...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Modelo parental narcisista original

2.789 visualizaciones

Publicado el

Los niños de padres narcisistas llegan a terapia con dificultades que se originan en el mismo sistema de relaciones parentales. Los profesionales que interactúan con el niño pueden tener algunas dificultades a la hora de registrar este tipo de familia disfuncional debido a su apariencia de “normalidad”. En este artículo intentaremos ponernos principalmente en el lugar de aquellos niños que sufren las consecuencias de la neurosis o del trastorno narcisista de personalidad ( DSM-4: F60.8/301.81) de uno o ambos padres. Mariano García Mollo, Argentina, Buenos Aires.

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.789
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
20
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Modelo parental narcisista original

  1. 1. CPEL – COUNSELING – LOGOTERAPIA CARRERA DE CONSULTORIA PSICOLÓGICA (PLAN 212)CICLO LECTIVO: 2012 / CUATRIMESTRE: 1ºASIGNATURA: PSICOLOGÍA EVOLUTIVACURSO: 2º AÑO - TURNO MAÑANACATEDDRA: Lic. Isabel Gonzalo de De LucaTRABAJO ESCRITO: PARCIAL I° CUATRIMESTREALUMNO: MARIANO GARCIATEMA: Tipos de familias disfuncionales “El sistema parental narcisista” “Padres no exasperéis a vuestros hijos” (Efesios 6,4)Los niños de padres narcisistas llegan a terapia con dificultades que se originan en elmismo sistema de relaciones parentales. Los profesionales que interactúan con el niñopueden tener algunas dificultades a la hora de registrar este tipo de familia disfuncionaldebido a su apariencia de “normalidad”. En este artículo intentaremos ponernosprincipalmente en el lugar de aquellos niños que sufren las consecuencias de la neurosis odel trastorno narcisista de personalidad ( DSM-4: F60.8/301.81) de uno o ambos padres.Finalmente, y a modo de ejemplo presentaremos dos casos de adultos sobrevivientes aesta manera tergiversada de “ser familia” que trasciende todas las épocas y culturasaunque en la nuestra especialmente se halla muy difundida.Definición de familia funcional y disfuncional: Comencemos con una posible definición de familia funcional para llegar luego a lade familia disfuncional en general. Ambos conceptos provienen de la psicología yencuentran su sentido en el “rol” o “función” que la familia debe aportar a la sociedadcomo desarrolladora e integradora de las capacidades del niño hasta su madurez, es decircomo persona en todas sus dimensiones, física, psíquica, y espiritual. Entendiendo por“desarrollo maduro” o “saludable” al proceso por el cual un joven llega a la adultez encondiciones de satisfacer sus propias necesidades vitales, emocionales y trascendentes, 1
  2. 2. como la de las eventuales personas o niños a su cargo, integrándose él mismo y ayudando aintegrar en la sociedad de manera positiva y competente a cada niño según sea el caso.Es así que podemos esbozar una definición de familia disfuncional como: “Aquella en la cual los continuos conflictos, las conductas regulares inadecuadas,o incluso el abuso por parte de algún miembro de la familia, obligue a uno o másmiembros de la misma, a realizar un esfuerzo de adaptación de tales acciones que conllevetrastornos psico-físicos o emocionales que dificultarán el proceso de inclusión del niño enla sociedad de una manera positiva y competente según sea el caso”.Errores de percepción en el diagnóstico de la familia narcisista: El primer error de percepción lo debe enfrentar el niño, pues en la mayoría de loscasos crecen dando por hecho que tal disposición del sistema parental es normal. Llegandoincluso a pensar que el discordante, defectuoso, equivocado o digno de ser culpado es él. Un segundo error de percepción lo padece el entorno del niño, pues a menudo nohay registro de que una familia “intacta” pueda ser disfuncional. Como resultado de esto,los amigos, la familia extensa y los maestros de estos niños pueden ser completamenteinconscientes de tal situación. Incluso el niño puede ser injustamente acusado como“problemático” por sus padres, y puesto aún bajo un estrés mayor que el que debensoportar otros niños que han crecido en otros tipos de familias disfuncionales que nopresenten síntomas de neurosis o trastorno narcisista de la personalidad. Un tercer error de percepción es la creencia de que “familia disfuncional” essinónimo inmediato de padres separados o familias ensambladas (no incluimos aquí el casode niños criados en hogares formados por parejas del mismo sexo, que debe ser tratado aparte debido a la falta de investigación y resultados estadísticos comprobadoscientíficamente). Esto se debe a que en algunos casos el necesario complementopadre/madre, la tolerancia y el diálogo intra-familiar puede quedar salvaguardado por elcompromiso que los padres separados asumen frente a las necesidades de sus hijos. Sinembargo, esto no significa necesariamente que para el niño ver separados a sus padresconstituya una situación normal para él, por más estable y amigable que permanezca larelación. Un último error de percepción menos común pero vigente aún en nuestros días esaquel que estigmatiza o reduce el concepto de familia disfuncional a aquellas que se venprivadas o carentes de recursos materiales.El Sistema Narcisista original (Narciso y Eco) A pesar de que el personaje de la mitología griega llamado Narciso (Νάρκισσος) esmuy conocido, no sucede lo mismo con la trama completa de esta interesante tragedia. Ensus dos versiones tanto la original griega como la latina legada por Ovidio en su libro “Lasmetamorfosis” (ca. 43 a.C) se ha querido personificar dos tipos distorsionados de amor,uno dependiente y reflectivo incapaz de amarse a sí mismo en la persona de “Eco”, y otro 2
  3. 3. ego centrado y auto destructivo en la persona de “Narciso”. Es, de la relación entre estosdos personajes de la leyenda que podemos derivar el nombre de familia narcisista.El mito La tragedia comienza a gestarse ya desde la concepción del niño Narciso, puestoque él es fruto de la violencia sexual. El dios-río Cefiso, después de raptar y violar a lanáyade Liriope, engendró en ella a un joven de espléndida belleza, a quien dieron pornombre Narciso. Preguntado sobre si el recién nacido tendría una larga vida, Tiresias, elsabio capaz de predecir el futuro, contestó crípticamente «Sí, siempre y cuando nunca seconozca a sí mismo.» A lo largo de su vida, Narciso, va a provocar en hombres y mujeres,mortales y dioses, grandes pasiones, a las cuales no responde por su incapacidad paraamar y para reconocer al otro. Según el relato de Ovidio, entre las jóvenes heridas por suamor estaba la ninfa Eco, quien había disgustado a Hera y por ello ésta le habíacondenado a repetir las últimas palabras de todo cuanto se le dijera sin poder expresarseella por sí misma. Eco fue, por tanto, incapaz de hablarle a Narciso de su amor por él,pero un día, cuando él estaba caminando por el bosque, acabó apartándose de suscompañeras y siguió a su amado hasta que sus ruidos develaron su presencia. Al oír elruido de las ramas Narciso preguntó «¿Hay alguien aquí?», Eco contenta respondió:«Aquí, aquí». Incapaz de verla oculta entre los árboles, él le gritó: «¡Ven!». Después deresponder: «Ven, ven», Eco salió de entre los árboles con los brazos abiertos. Narcisocruelmente se negó a aceptar su amor. Tentado por Afrodita, al contemplar su imagen enel espejo de la superficie del agua, sintió una fascinación por su propia imagen de la queno pudo sustraerse. No podía tocar ni abrazar al ser que veía reflejado en el agua, perotampoco podía apartar su vista de él. Subyugado por la bella imagen de sí mismo que ledevolvía el río, se retrajo de toda posible relación amorosa con otros seres, e incluso deatender sus propias necesidades básicas. En una contemplación absorta de sí mismo acabóarrojándose a las aguas y muriendo ahogado en su propia imagen. Finalmente, en el sitiodonde su cuerpo había caído, creció una hermosa flor de olor repugnante llamadaNarciso. Mientras tanto, Eco, consumida de melancolía, se retiró a una cueva donde sucuerpo se consumió, quedando de ella solo una voz sin forma que repite, en la lejanía, laúltima frase o sílaba que se pronuncie.El sistema parental narcisista: Una lectura completa del mito nos permite hacer una impresionante alegoría de lasrelaciones interactivas de una familia narcisista. Eco (el niño) ha perdido toda la capacidad de formar sus propias palabras y sólopuede repetir lo que pronuncian los demás. Cuando se enamora de Narciso, lo sigue con laesperanza de que algún día el vaya a pronunciar palabras de amor que ella pueda entoncesrepetir. Eco representa la persona-niño tratando de ganar la atención y aprobación quenecesita, convirtiéndose en un reflejo reactivo de las necesidades de sus padres. Eco no hapodido desarrollar la capacidad para encontrar su propia “voz” – es decir, para reconocersus propios deseos y necesidades, y para desarrollar estrategias para satisfacerlos. 3
  4. 4. Narciso (los padres) representa el sistema parental, el cual, por cualquier razón(stress laboral, alcoholismo, abuso de drogas, enfermedad mental, discapacidad física, osimplemente falta de madurez emocional para ser padres), se ocupa principalmente desatisfacer sus propias necesidades. Narciso obsesionado consigo mismo se vuelve incapazde ver, escuchar y reaccionar a las necesidades de los demás.Elementos de un Sistema Narcisista: Dentro del sistema de la familia narcisista, el locus para satisfacer necesidadesemocionales1 está invertido: mientras que, en una familia saludable, los padres intentanproveer de todo para satisfacer las necesidades de los niños; en una familia narcisista, seconvierte en la responsabilidad de los niños el satisfacer las necesidades emocionales de lospadres.1. Una responsabilidad Tergiversada En una familia saludable, los padres aceptan la responsabilidad de satisfacer ciertasnecesidades de sus niños, hacen que sus propias necesidades estén satisfechas por su cuentao entre la pareja, y/o con otros adultos que sean capaces de hacerlo. En tal familia, laexpectativa intrínseca está en que los niños no son responsables de satisfacer lasnecesidades de sus padres. Al contrario, los niños son “responsables” de aprendergradualmente cómo satisfacer sus propias necesidades de una manera independiente. Seespera que un niño, con el apoyo de los padres se involucre en un proceso de aprendizajeque dura más o menos 18 años, en el cual aprenderá las habilidades necesarias para llevaruna vida satisfactoria. Si el proceso funciona correctamente, el niño va a aprender a travésdel modelo parental a entregarse al servicio de los demás satisfaciendo a un mismo tiemposus propias necesidades emocionales. Contrariamente en la familia narcisista los padres no están focalizados en satisfacerlas necesidades emocionales del niño. La responsabilidad se tergiversa, es decir, en lugar deresidir en los padres se desplaza hacia el niño. Es así que el niño se convierte de manerainapropiada, en responsable de satisfacer las necesidades de los padres, y, al hacer esto, sele priva de la oportunidad de la experimentación necesaria y del crecimiento.2. Niños reactivos a las expectativas de los demás Tal como Eco sólo podía reflejar las palabras de los otros, del mismo modo losniños criados en una familia narcisista se convierten en seres reactivos o reflectivos. Dadoque aprenden desde muy temprano que su principal trabajo es el de satisfacer lasnecesidades de los padres, cualquiera que éstas sean. No desarrollan la confianza en suspropios sentimientos y juicios. De hecho, sus propios sentimientos son una fuente deincomodidad: es mejor no tener sentimientos en lo absoluto, que tener sentimientos que nopueden ser expresados ni aceptados incondicionalmente. Adquiriendo la necesidad crónicade gustar y de ser validado constantemente.1 Hablamos de necesidades emocionales porque un sistema narcisista puede perfectamente satisfacer otro tipode necesidades del niño, como son las de educación, vestido, higiene, la alimentación, etc. 4
  5. 5. Entonces, en lugar de actuar según sus propios sentimientos y de una maneraproactiva, el hijo espera hasta ver lo que otros esperan de él o necesitan, y luego reaccionasegún sus expectativas. La reacción puede ser ya sea positiva o negativa –el niño puedeelegir, ya sea satisfacer las necesidades expresadas o tácitas, o revelarse en contra de esasnecesidades-, pero, sea cual fuese esa reacción, todo es reactivo.3. Problemas con la intimidad Para el niño de una familia narcisista las relaciones íntimas son un problema. Losniños de estas familias han aprendido a no confiar. Por lo tanto, durante el estado adulto, noimporta cuánto quieran formar relaciones cercanas y amorosas, siempre tendrá dificultadespara bajar las barreras a la confianza que ya han erguido hace mucho tiempo. Lasatisfacción de necesidades como la seguridad psicológica y física es el eje central para eldesarrollo de la confianza en el niño. El sobreviviente de una familia narcisista tiene dosopciones, ya sea aprende a no confiar o una vez que confía se le enseña a que no confíemás. Cuando son bebés o niños pequeños, muchos fueron bien alimentados, losmantuvieron en un lugar cálido, se les mimó, se les trató bien. Un niño dependiente,necesitado (como somos todos), es una mínima amenaza para el sistema de los padres: lasnecesidades son simples y el sistema parental es capaz y además quiere satisfacerlo. Pero amedida que el niño crece y busca diferenciarse de los padres, las necesidades comienzan aser más complejas. El sistema parental puede ser francamente incapaz de ocuparse de estasnecesidades, o puede verse amenazado por éstas y sentirse más y más ofendido. A estaaltura la responsabilidad de satisfacer las necesidades comienza a tornarse del padre haciael hijo y la erosión de la confianza comienza. Mientras que ciertos comportamientos obvios (emborracharse o avergonzar al niño)van a producir obviamente una crisis de confianza del niño. Adultos que se criaron enfamilias narcisistas, con frecuencia describen una disfunción que es mucho más encubierta,describiendo a sus padres como “sólo están ahí”.Las familias narcisistas suelen funcionar de manera encubierta En la mayoría de los casos estudiados de familias narcisistas se han encontradodisfunciones más sutiles que en otros tipos de familias disfuncionales. Puede ocurrir que unconsultante o paciente llegue a terapia traumatizado y con rasgos muy semejantes a los quesolemos encontrar en casos de adultos hijos de familias alcohólicas por ejemplo. Pero, sinembargo, el terapeuta o counselor no llega a entender de dónde ni porqué se originaron losproblemas de esta persona. Un adulto victima de padres narcisistas puede llegar a terapiacon un genograma familiar y con un historial donde no hubo abusos, donde nadie bebía niconsumía drogas. Esto ocurre porque la familia narcisista en general funciona bastante bien.Los niños son alimentados, tienen ropa, fiestas de cumpleaños, se los lleva de vacaciones yse gradúan en buenas escuelas. La familia parece normal, incluso cuando se la mira decerca. Pero la disfunción pasa por otro costado. El problema fue que se esperaba que losniños satisfacieran las necesidades de los padres. Esta situación puede parecer inclusosaludable en algunos casos como manifestación de responsabilidad y maduración en elniño, pero emocionalmente es una tragedia que a la larga se llevará como una pesada carga.Los niños de esta familia suelen ser adultos que llegan a terapia habiendo leído todos los 5
  6. 6. libros, hablado muchas veces con sus hermanos y amigos, y todos ellos le han reforzado laidea de que no había nada malo en su familia. Estas personas llegan completamenteconvencidas de que tiene que haber alguna falla en su propia personalidad. ¡Esto debía serasí, porque no había nada malo en la manera en que fueron criados!Enfoque terapéutico El modelo de tratamiento para la familia narcisista debe estar enfocado en lasnecesidades emocionales y en la capacidad de contactar con los propios sentimientos,aumentando la confianza en sí mismo y en las decisiones tomadas por él libre yresponsablemente. El consultante debe aprender a no ocultar, reprimir o postergar susnecesidades. La aceptación incondicional de la propia historia de vida no podrá en absolutocambiar su pasado ni anular los daños que se le han hecho durante su infancia. Sinembargo, gracias a este doloroso e incómodo tocar fondo el consultante podrá hacer elduelo que le permitirá recuperar la identidad que se hallaba atrapada en la cárcel invisibledel pasado. Una vez superado el duelo el paciente podrá asumir la difícil tarea de dejar desentirse víctima de su pasado para convertirse en un ser renovado que asume su historiapersonal y vive con ella orientado hacia un futuro de entrega y amor que trascienda todacarencia.Dos ejemplos:Hilda y la madre que “siempre está ahí”: “Mi mamá estaba siempre ahí, haciendo las cosas normales. Pasábamos bastantetiempo en casa con ella y estaba… ahí. Pero recuerdo haberme sentido como que no podíaacercarme lo suficiente a ella. Es difícil describirlo. Ella estaba ahí, se preocupaba, perono realmente. Recuerdo haberle dicho eso que me preocupaba tanto, de mi mejor amigaque me había humillado tanto en la buffet de la escuela -enfrente de todos- y ella hizo ungesto con la cabeza y me dijo todo lo correcto, pero era como que me hacía sentir que meestaba dedicando su tiempo, haciendo lo que las madres tienen que hacer y sacándolo del“libro de las madres”… porque, en cuanto terminé, comenzó a hablar de mi papá, decómo ella estaba enojada con él, porque le había hecho algo. Como si yo no le hubiesedicho nada!… Y eso no fue una sola vez, un incidente, en realidad esto pasaba ¡todo eltiempo!... Yo la adoraba, y supongo que todavía lo hago; yo sé que me quería, pero eracomo tratar de agarrar humo, uno no lo puede agarrar con las manos. Aún me siento así”. La historia de Hilda no es una historia de abuso obvio, abierto o dramático. Se tratade una incapacidad emocional por parte de la madre hacia la hija. Hilda sentía que el centrode atención de su mamá no estaba puesto en ella, y tenía razón: estaba puesto en la relacióncon su marido. Su madre realmente quería que Hilda le prestara atención a ella, que fuerasu aliada y que satisficiera sus propias necesidades emocionales.Florencia y la madre que “hace de madre”: Florencia es una secretaria ejecutiva de unos 31 años y trabaja para una corporaciónejecutiva de alto nivel. Está casada felizmente y tiene tres hijos de edad escolar; el cuartoniño murió cuando tenía 6 meses, de un ataque de neumonía, seis años antes del comienzo 6
  7. 7. de la terapia. Ella comenzó la terapia luego de haber vivido en secreto con ataques depánico por dos años. Sentía que corría el riesgo de suicidarse, y ya no podía evitar losataques. El relato de Florencia acerca de su familia de origen, de la experiencia que habíatenido, era el relato de una persona que había tenido una familia cercana, cálida y religiosa.Eran seis hermanos: el padre era un oficial militar de alto rango, y la madre permanecía encasa dedicada a sus hijos. Florencia contaba siempre, por ejemplo, que tenía muchos chicoscon quienes jugar y que a su mamá nunca le importaba que su casa fuese el centro delvecindario para que jugaran los niños. Tenía recuerdos de haberse sentido especial, porquevivía en una base militar y todos saludaban a su padre y saludaban a los niños. Recuerdahaber tenido cinco o seis años cuando se perdió dentro de la base, para luego ser“rescatada” por seis soldados, que la llevaron a tomar un chocolate caliente con galletas ydespués la llevaron a casa en un jeep. Habló de cómo le gustaba ir a la oficina de su padre ysentirse muy importante porque era la pequeña hija del coronel.Sin embargo, cuando se le preguntó acerca de sus relaciones con su padre y su madre, suvoz se ponía nerviosa. Había una rabia muy suprimida, hasta cuando contaba unacontecimiento feliz. Florencia se convirtió en una especie de armadillo, alguien con uncaparazón muy duro que la protege, siendo por dentro una persona muy suave y vulnerable.Sus comentarios acerca de su familia, sus colegas y su marido, por lo general, eransarcásticos. Hacía chistes agresivos acerca de todo, enmascarando su rabia como humor.Pero luego de muchos meses de terapia, una imagen comenzó a emerger. Emergió con unaactitud agonizante, ya que era muy difícil para ella decir cualquier cosa sobre su padre quefuera a ser visto como negativo. Básicamente, Florencia no tenía ninguna conexión emocional con su mamá; sumadre no lo podía permitir. Su madre era “una madre que hace” (en oposición a “unamadre que es”). Luego de más de un año de terapia, Florencia describió a su mamá de lasiguiente manera: “…mamá se pasaba todo el tiempo tratándose de ganar esa alas de mierda[refiriéndose a las creencias religiosas muy fuertes de su madre, especialmente en losúltimos años]. De lo único de que se trataba era de cómo era vista por los otros. Todo loque no tenía sustancia ni nada para nuestra relación. Nos recuerdo a todos nosotrosvestidos impecablemente y haciendo fila para ir a la iglesia. La familia del coronel,nosotros ocho, siempre sentados en el mismo banco de iglesia. Aunque nos estuviéramosmuriendo, teníamos que levantarnos, vestirnos e ir a la iglesia. Estaba tan ocupadahaciendo lo que era correcto y asegurándose de que todos hiciésemos lo correcto, paraasegurar su lugar en el cielo. No importaba lo que sentíamos, o ¡ni siquiera si sentíamosalgo! Lo único que importaba es que hiciéramos. Y yo, personalmente, siempre me sentímuy mal, excepto cuando estaba con mi papá. Él me hacía sentir importante. Él era unhéroe. Usted sabe… el uniforme, todas esas medallas, toda la gente que lo saludaba dondesea que el fuera. Pero mi mamá, ¡uf! Yo sabía que nunca iba a estar a la altura de lo queella me pedía. No sabía ni por qué; no podía preguntar. Entonces era presumida porafuera, pero siempre estaba muy enojada, y… lastimada”. Según como progresó la historia de la familia de origen de Florencia, fue más y másevidente para ella que las necesidades de su niñez no habían sido levemente ignoradas, sinoque habían sido sacrificadas para servir a otros (y, en este caso sobre todo, por las 7
  8. 8. necesidades de sus padres). Las convicciones religiosas de su madre, hicieron que lossentimientos fueran irrelevantes. Había una manera prescrita de cómo vivir, y así era lamanera como se debía vivir, punto. No importaba como uno se sintiera acerca de eso. Lacarrera del padre era muy importante para ambos padres. El papá de Florencia siempre fueel primer foco de atención en la vida de su madre. En esta pareja de padres, cualquier cosaque amenazara el estatus, el ego o la paz del padre, era intolerable. Esa era la dinámicatácita que manejaba esta familia narcisista. Cuando Florencia quedó embarazada a los 16años, su padre se enfureció y le pegó arrojándola por las escaleras; su madre apoyó estaacción, culpándola a ella. Unos años más tarde, cuando el niño pequeño de Florencia murió,su padre fue incapaz de asistir al funeral, dijo que estaba demasiado triste. El día despuésdel funeral, su madre le dijo que se estaba comportando de una manera egoísta al llorar, yque “debía levantarse y hacer lo que era correcto” (es decir, limpiar la casa y preparar lacomida, en caso de que alguien fuera a visitarla. Inmediatamente después, la mamá deFlorencia se fue, y su joven marido tan triste y sus tres hijos se las tuvieron que arreglarsolos. Ella regresó a su casa diciendo “tu padre me necesita; esto ha sido tan duro paraél”. “¡¿Y qué hay de mí?!”, gritó Florencia cuando contaba su historia. “¡¿Acaso nopensó que me podía lastimar?! No, a mí no se me tenía permitido sentir o apenarme. ¡Yono existía para ella, yo no estaba haciendo lo correcto! ¡Y que Dios me perdone si llegaraa llorar, a sentirme lastimada o hasta necesitarlos” Excepto por aquella oportunidad en la que el padre de Florencia la empujó por lasescaleras, nunca nadie fue golpeado en la familia. Nunca a nadie “le falto algo”materialmente. Ninguno de los padres sufrió el abuso de alguna sustancia, ni de ningunaenfermedad mental, de discapacidad física, de nada. Pero era una familia disfuncionalnarcisista. La expectativa clara era que los niños debían satisfacer las necesidadesemocionales de los padres, y que los niños no debían solicitar a sus padres para que losapoyen emocionalmente.Conclusión Es mi deseo que este artículo pueda ayudar a terapeutas y counselors a descubrir elvacío existencial y emocional que agobia a un sobreviviente de este tipo de familiadisfuncional. Especialmente porque resulta difícil ubicarlos dentro de alguna categoría, oun marco de trabajo alrededor del cual organizar el tratamiento o las técnicas necesariaspara estimular el desarrollo inhibido de la vida emocional y afectiva de estas personas quesigue latente. Concluímos con las palabras de John Bradshaw2:2 John Bradshaw es una de las figuras más sobresalientes en el campo de la recuperación de las familiasdisfuncionales. Además de seminarios, ha dirigido varias series de televisión sobre estos temas. Bradshaw esel autor de una serie de cuestionarios que abarcan todas las etapas del desarrollo, desde los años cruciales dela primera infancia hasta la adolescencia, que permiten descubrir con precisión dónde tuvo lugar lainterrupción del crecimiento normal y saludable, para así volver a conectar de forma gradual y segura con lossentimientos congelados del pasado. En sus obras John Bradshaw describe de forma conmovedora, su propioviaje interno y nos muestra como nuestro niño herido puede volver a ocupar el lugar del "niño maravilloso" 8
  9. 9. “Lo que un niño necesita más es un protector firme pero que lo entienda, alguienque necesita que sus necesidades se vean satisfechas gracias al esposo o a la esposa. Talprotector necesita ver resuelto el problema en sus propias relaciones, y también requieretener un sentido de responsabilidad. Cuando este es el caso, tal protector puede estardisponible para el niño y proveer lo que el niño necesita”.que siempre mereció. 9

×