Antes que te formaras dentro del vientre de tu madre, antes que tú nacieras, te conocía y te consagré. Para ser mi profeta...
 
Deja tus hermanos, deja a tu padre ya tu madre; abandona tu casa, porque la tierra gritando está nada traigas contigo porq...
TENGO QUE GRITAR, TENGO QUE ARRIESGAR: ¡AY DE MÍ SI NO LO HAGO! ¿CÓMO ESCAPAR DE TI, CÓMO NO HABLAR, SI TU VOZ ME QUEMA DE...
Era una persona de esas que se dicen buenas, me gustaba alegrar la vida de los demás y compartir con ellos la felicidad y ...
Un día por despiste, se me ocurrió asomarme a la ventana de mi felicidad y descubrí La mirada triste del que está solo y m...
Todos me tendían sus manos, pero no entendía su queja, y les decía, «yo, ya soy feliz y bueno, ¿qué queréis?».  Desde la v...
Miré sus manos, Señor y oí el gemido de su voz :
 
sonríe con el alegre sé el pan del hambriento sé la alegría del triste sé la fuerza del que lucha Llora con el desconsolado
«Escucha a tus hermanos, escucha a tus hermanos»
<ul><li>Decidí dejar la ventana de felicidad; hice de mi tiempo, el tiempo de ellos; de mis días, nuestra vida; de mi sonr...
Señor, hoy me presento ante ti, con las heridas, el hambre y los problemas de mis hermanos.
 
¡Heme aquí, Señor!
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cuento vocacional la_llamada

1.399 visualizaciones

Publicado el

Cuento Vocacional.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.399
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
89
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuento vocacional la_llamada

  1. 4. Antes que te formaras dentro del vientre de tu madre, antes que tú nacieras, te conocía y te consagré. Para ser mi profeta de las naciones, yo te escogí: irás a donde te envíe y lo que mande proclamarás. TENGO QUE HABLAR...
  2. 6. Deja tus hermanos, deja a tu padre ya tu madre; abandona tu casa, porque la tierra gritando está nada traigas contigo porque a tu lado yo estaré. Es hora de luchar, porque mi pueblo sufriendo está.
  3. 7. TENGO QUE GRITAR, TENGO QUE ARRIESGAR: ¡AY DE MÍ SI NO LO HAGO! ¿CÓMO ESCAPAR DE TI, CÓMO NO HABLAR, SI TU VOZ ME QUEMA DENTRO? TENGO QUE HABLAR, TENGO QUE LUCHAR: ¡AY DE MÍ SI NO LO HAGO! ¿CÓMO ESCAPAR DE TI, CÓMO NO HABLAR, SI TU VOZ ME QUEMA DENTRO?
  4. 8. Era una persona de esas que se dicen buenas, me gustaba alegrar la vida de los demás y compartir con ellos la felicidad y las risas. Pero me preguntaba a mí mismo ¿qué querrá Dios de mí, si ya soy bueno?
  5. 9. Un día por despiste, se me ocurrió asomarme a la ventana de mi felicidad y descubrí La mirada triste del que está solo y marginado , El llanto de un niño que tiene hambre, El dolor del enfermo La lucha del que no tiene trabajo, La tristeza del que no tiene quién le ame…
  6. 10. Todos me tendían sus manos, pero no entendía su queja, y les decía, «yo, ya soy feliz y bueno, ¿qué queréis?». Desde la ventana de mi felicidad yo te preguntaba: Dios ¿qué hay que hacer para seguir siendo bueno? Y tú respondías siempre: «Escucha a tus hermanos. Escucha a tus hermanos»
  7. 11. Miré sus manos, Señor y oí el gemido de su voz :
  8. 13. sonríe con el alegre sé el pan del hambriento sé la alegría del triste sé la fuerza del que lucha Llora con el desconsolado
  9. 14. «Escucha a tus hermanos, escucha a tus hermanos»
  10. 15. <ul><li>Decidí dejar la ventana de felicidad; hice de mi tiempo, el tiempo de ellos; de mis días, nuestra vida; de mi sonrisa, nuestra alegría; de mi fe, tu presencia. </li></ul>
  11. 16. Señor, hoy me presento ante ti, con las heridas, el hambre y los problemas de mis hermanos.
  12. 18. ¡Heme aquí, Señor!

×