ROCKYY yo que pensaba que hoy iba a ser un día común y corriente, pero quien iba aimaginar que justo hoy mi vida cambiaria...
Fue grande la sorpresa al ver, mientras caminábamos, que nuestra parte de laselva, no fue la única arrasada, habían ya muc...
mano y sin tener que buscarla, ¿qué más puedo pedir? Valdrá la pena entregartodos estos animaluchos a ellos a cambio de mi...
Faltaba poco para llegar al nido humano, y el jefe decidió que descansaríamos,era hora de poner en marcha nuestro plan. Mi...
que halaran el contenedor y lo vaciaran en el rio más cercano, no les íbamos adejar nada a los humanos, ahí participo el g...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Rocky

143 visualizaciones

Publicado el

historia basada en el daño ecologico generado por los humanos, y el impacto sobre los animales

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
143
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Rocky

  1. 1. ROCKYY yo que pensaba que hoy iba a ser un día común y corriente, pero quien iba aimaginar que justo hoy mi vida cambiaria drásticamente.Es un día caluroso como muchos otros, yo esperaba con ansias las semillasque mi madre traería para mí pues como todo buen lorito, me fascinan lassemillas, pero mientras me encontraba en el nido, todo empezó a temblar, lashojas caían, y todo comenzaba a desmoronarse, el árbol entero sedesplomaba.Todo yacía en el piso, incluyéndome, no escuchaba nada, mis ojos veían todode una forma extraña, solo diferenciaba colores y estaba muy mareado. “estodebe ser obra de humanos” me dije, así que lo primero que hice fueesconderme como pude. Mi madre me contaba historias sobre esas horrorosascriaturas peludas, que cazaban con armas parecidas a las redes de las arañas,disparaban cosas extrañas como las hormigas o los gusanos tira-flechas y queeran totalmente incivilizados.Después de un tiempo, no estoy seguro de cuanto, cuando por fin sentí que elsuelo dejaba de temblar, decidí salir de mi escondite, no fui el único, las demáscriaturas de la selva que sobrevivieron también salieron a echar un vistazo;todos quedamos anonadados, lo que antes eran arboles, de todos los tamaños,donde la vista que se apreciaba era totalmente verde, era ahora un horizonteinmensamente azul, arrasaron con toda la vegetación. ¡Nos quedamos sinhogar!Llanto a mí alrededor, gritos por doquier, todos preguntaban por sus seresqueridos y yo, no veía a mi mama ni a mis hermanos por ningún lado,imaginaba lo peor.-¡Calmado todo el mundo! Gritó de repente un mono aullador, -en vista de quelos humanos se encargaron de destruir esta parte de la selva, no tenemos másopción que irnos a crear un nuevo hogar, ¿Quién está conmigo?- con laspalabras del mono, los demás animales calmaron sus ánimos y tomamos unadecisión, salimos en busca de un nuevo hogar. Sora
  2. 2. Fue grande la sorpresa al ver, mientras caminábamos, que nuestra parte de laselva, no fue la única arrasada, habían ya muchos cementerios de arboles, sepodría decir que la nuestra fue la última en caer.El mono tomo el liderato del grupo, no estoy seguro si sabía exactamente loque hacía, ya que yo sentía que nos acercábamos cada vez más a la guaridade los humanos, se suponía que iríamos a buscar selva, pero lo queencontramos con cada paso que avanzamos es tierra removida y grandesmonstruos de metal que al parecer les gustaba bastante la tierra, ya que se lacomían sin parar.A petición del grupo, nos detuvimos en una pequeña cueva en el camino parapoder descansar, llevábamos ya un día y medio tratando de llegar a nuestrodestino, así que todos estaban quejándose de cansancio.El mono aullador le indico a otros 2 y a un chimpancé que exploraran la zonapara buscar agua, y algo de fruta. Al cabo de 3 horas llegaron con unoscuantos bananos y como con 5 cocos llenos de agua –esto es todo lo quequeda jefe- dijeron ellos, así que a todos nos toco comer un pedacito debanano con un sorbito de agua de coco, “que tortura” pensé yo, estabaempezando a recordar con nostalgia lo bien que me atendía mi madre y en siestaría viva o no, pero finalmente me daba por vencido y abandonaba esosrecuerdos tan dolorosos.Mientras yo deambulaba perdido en mis pensamientos, escuche unaconversación muy interesante pero perturbadora, estaban hablando el monoaullador que se hacía llamar “jefe” y otro.-¿Estás seguro de querer hacer esto?-¿Y por qué no habría de estarlo?-Ya sabes cómo son los humanos, ellos arrasaran con todo y pisotearan al quesea con tal de conseguir su oro, que a fin de cuentas, ¿Qué tiene de bueno eloro? ¿A caso sabe rico?- Bah esos humanos serán unos barbaros, pero ellos me prometieron una vidallena de comodidades, con toda la comida que yo quisiera al alcance de mi Sora
  3. 3. mano y sin tener que buscarla, ¿qué más puedo pedir? Valdrá la pena entregartodos estos animaluchos a ellos a cambio de mi comodidad ja ja ja…Imaginaran mi sorpresa, Salí de ahí lo mas calladamente posible y lo primeroque hice fue temblar, -¿qué vamos a hacer?- Fue mi único pensamiento, nopodía ir por ahí diciéndoles a los demás lo que había escuchado sin pruebas,ya que ese condenado mono se había ganado la confianza de todos,necesitaba pruebas y ¡ya! Pensé mucho en que podía hacer, -Puedo volar-, medije, y empecé a entrenar todos los días y al cabo de una semana ya mepavoneaba en los cielos (y yo que pensaba que era tan difícil). Era el momentode entrar en acción.Un día mientras descansábamos salí a volar y a lo lejos, pero relativamentecerca de nosotros, estaba el campamento humano, trague saliva y me dirigíhacia allá volando entre las ramas de los árboles y a poca altura para que nome descubrieran, sin embargo, no tuve que avanzar mucho para encontrar miprueba, ahí había un “rio” que antes era de agua cristalina y ahora era negro yde un material viscoso. Apenas volví con los demás, mientras el “jefe” dormía,los reuní, -¡escúchenme, el jefe nos está engañando, no vamos en busca deninguna selva, nos está llevando hacia el nido de los humanos!- les mostré laprueba y les conté sobre la conversación, aproveche y pregunte sobre el oro yun pequeño mono capuchino ya muy viejo, nos dijo que era un mineral quepara los humanos era muy valioso y que por culpa de eso habían peleado porgeneraciones además que este suelo estaba lleno de el.Las palabras del anciano quedaron resonando en todas las cabezas, me sacode mis pensamientos una pequeña voz que preguntaba – ¿Qué vamos ahacer?- todos me estaban mirando, así que les dije –esto sonara muydescabellado, pero, la selva está muy lejos de aquí, dudo que logremos llegar,incluso si lo lográsemos, no duraría mucho tiempo porque los humanostambién irán a destruirla, yo propongo que lleguemos hasta el nido de loshumanos y acabemos con el- todos me miraron boquiabiertos, sabía lo quepensaban, pero otro mono hablo, -yo conozco bien a los humanos, trabaje enun laboratorio científico y luego me trajeron a la selva, los puedo guiar- todosmurmuraban pero al final se tomo la decisión, iríamos hacia allá. Sora
  4. 4. Faltaba poco para llegar al nido humano, y el jefe decidió que descansaríamos,era hora de poner en marcha nuestro plan. Mientras dormía, amarramos almono sirviente y al jefe a un árbol, los dejamos abandonados y seguimosnuestro camino.A la entrada al nido humano, el mono científico se hiso pasar por subordinadodel jefe, y nos entrego, les dijo que el jefe había muerto en el trayecto. Una vezen las jaulas, esperamos la media noche para salir de allí, por supuesto elmono científico nos abrió las puertas.Como pensamos habían muchos más animales, los reclutamos y nos dividimosen 2 grupos, uno que se dirigiría hacia la salida con las mujeres y los niños y elotro sería el encargado del sabotaje, cuando sacábamos a los demás animales,algo me sorprendió demasiado, al punto de llorar, mi madre y mis hermanosestaban allí, y sanos, los abrace, y les explique todo, mi madre me beso, medeseo suerte y se fue con el grupo uno.Los que quedamos, nos dividimos en 3 sub grupos, uno que se encargaría desabotear el equipo electrónico, compuesto en su mayoría de monos, otro quesabotearía planos papeles y todo lo que ellos hubieran hecho de investigacióndurante todo el tiempo y otro que sería de centinelas, que se encargarían deavisarnos si algún humano se acercaba, compuesto principalmente deroedores.Se inicio la operación, los monos hicieron muy bien su trabajo, dañaron cableseléctricos que conectaban todo el edificio, estábamos a oscuras, dañaroncámaras, computadores, muchos aparatos raros que el mono científico decíaque eran para hacer experimentos, todo quedo inservible, el otro grupo,también daño cerros y cerros de papeles, todo quedo hecho picadillo, y loscentinelas, estaban alertas.Yo tenía preparado otro equipo, para buscar en el edificio el lugar dondeestaban guardando el oro, andaba con el mono científico, el mono capuchino ymis dos hermanos. Buscamos mucho, pero lo encontramos, el problema eraque ya estaba amaneciendo, así que nos apresuramos, tuvimos suerte ya quela habitación estaba afuera del edificio, así que llamamos mas animales para Sora
  5. 5. que halaran el contenedor y lo vaciaran en el rio más cercano, no les íbamos adejar nada a los humanos, ahí participo el grupo de los animales grandes yfuertes como leopardos, asnos, cerdos, caballos, monos etc.Yo cogí un coco con unas cuantas piedritas de oro, y volví a entrar junto conmis hermanos y el mono científico, nuestro plan era venganza. Nosaseguramos que todos los animales estuvieran fuera y empezamos a buscarlas habitaciones de los humanos. Los cuatro teníamos razones de sobra parano poder perdonarlos, así que actuamos sin piedad.El mono abría la puerta de sus habitaciones y les saltaba encima, cuando ellosabrían la boca para gritar les tirábamos piedritas de oro a la boca, a ver si quizádisfrutaban de su tan anhelado oro, pero como lo supusimos, los terminabamatando ya que se ahogaban, aunque sabía que no me entendían, les decía–ahí tienen su oro, llénense con él, tráguenselo este es el fruto de ladestrucción de nuestro hogar- se los decía llorando, tenía que sacar esesentimiento de mi interior.Pero en una habitación, uno de los hombres que escucho todo el alboroto, sepreparo con un rifle y cuando entramos donde él, le disparo al mono científico,y el lamentablemente murió al instante. Los próximos objetivos éramos mishermanos y yo, así que lo dejamos ahí, pero él nos siguió, volamos tan rápidocomo pudimos, pero le disparo a John, llenos de tristeza, salimos volando miotro hermano y yo de ese lugar y nos encontramos con el resto del grupo queestaba a varios metros de distancia.Gracias a lo que hicimos, el nido de los humanos quedo inservible, y se fueronde la zona. Al poco tiempo una gran cantidad de humanos llego y comenzarona plantar nuevos árboles y así, toda la selva empezó a renacer.Dentro de los animales, soy considerado un héroe, pero yo no me siento comotal, si, hice algo grande, pero el costo fue demasiado alto. A las nuevasgeneraciones les cuento la historia y concluyo diciéndoles que el odio no secombate con odio, nosotros pudimos haber salido y dejado a los humanoslamentar su perdida, pero nuestra ambición de hacerlos sufrir se podía igualara la ambición de ellos mismos por el oro, y todo tarde o temprano se paga. Sora

×