INSTITUTO DE ENSEÑANZA SUPERIOR EN LENGUAS VIVAS 
“JUAN R. FERNÁNDEZ” 
 
TRADUCTORADO EN INGLÉS 
 
 
 
RESIDENCIA 
Prof. P...
“… ¿Y entonces qué?” Limitaciones del diseño participativo en 
cuanto a las decisiones de planificación urbana 
 
Mariana ...
facilitar la participación pública (Hornecker et al, 2002; Botero y Saad­Sulonen 2010;                       
Bratteteig y...
La asociación de residentes Pro Meri­Rastila defendió las tierras forestales del                     
lugar por medio de c...
su maestro de la escuela local. Aproximadamente, la mitad de los alumnos provenían de                           
contextos...
presentar numerosos comentarios de residentes (las 6 entradas incluían 218                   
comentarios). Analizamos el ...
completo el objeto de diseño, en este caso, el PMA. Por lo tanto, sostenemos que el                               
objeto ...
objetivo de dar un ejemplo de ciudadanos y profesionales independientes que generan e                         
implementan...
CITY PLANNING BOARD [Junta de Planificación Urbana], Actas de la reunión, 5 de                         
noviembre de 2013....
SHULER, D. y NAMIOKA, A. (eds.), ​Participatory Design. Principles and Practices,                     
Hillsdale, Lawrence...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

“… ¿Y ENTONCES QUÉ?” LIMITACIONES DEL DISEÑO PARTICIPATIVO EN CUANTO A LAS DECISIONES DE PLANIFICACIÓN URBANA

393 visualizaciones

Publicado el

Traducción de un artículo “… so what?” –
Limitations of Participatory Design on Decisionmaking
in Urban Planning , Actas de la 13° Conferencia de Diseño Participativo, Windhoek, Namibia, 6 de octubre de 2014

Publicado en: Diseño
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
393
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
69
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

“… ¿Y ENTONCES QUÉ?” LIMITACIONES DEL DISEÑO PARTICIPATIVO EN CUANTO A LAS DECISIONES DE PLANIFICACIÓN URBANA

  1. 1. INSTITUTO DE ENSEÑANZA SUPERIOR EN LENGUAS VIVAS  “JUAN R. FERNÁNDEZ”    TRADUCTORADO EN INGLÉS        RESIDENCIA  Prof. Paula Grosman          “… ¿Y ENTONCES QUÉ?” LIMITACIONES DEL DISEÑO PARTICIPATIVO EN CUANTO A LAS DECISIONES DE PLANIFICACIÓN URBANA      Mariana Salgado y Michail Galanakis              SALGADO, Mariana y Michail GALANAKIS, ​“… so what?” –  Limitations of Participatory Design on Decision­making in Urban  Planning​, Actas de la 13° Conferencia de Diseño Participativo, Windhoek,  Namibia, 6 de octubre de 2014                Traducción: Laura I. Álvarez  Agosto de 2015     
  2. 2. “… ¿Y entonces qué?” Limitaciones del diseño participativo en  cuanto a las decisiones de planificación urbana    Mariana Salgado, Aalto University  Michail Galanakis, Universidad de Helsinki  RESUMEN  En este artículo se analizan ciertos aspectos relacionados con el diseño                      participativo del proyecto OurCity que se desarrolló en Meri­Rastila, un barrio                      multicultural del este de Helsinki, en Finlandia. El objetivo de OurCity fue democratizar                          los procesos de diseño y empoderar a los residentes para que influyeran en la                            reurbanización del área. Los procesos de diseño participativo fueron un elemento crucial                        del proyecto OurCity y de las actividades que incluyó, sobre todo con respecto al                            proceso de elaboración de un plan maestro alternativo (PMA) para el área. El plan                            compitió con el que había elaborado el Departamento de Planificación Urbana de                        Helsinki pero fue rechazado por una diferencia de pocos votos. Se subestimó el alcance                            del diseño participativo porque el PMA, objeto de diseño, se concibió en forma aislada                            del proceso participativo que ese plan implicaba. Si el diseño participativo se hubiera                          presentado como un factor crucial para el proceso, el PMA habría tenido un impacto                            mayor. En este artículo, sostenemos que es necesario volver más visibles los procesos                          de diseño participativo en el producto final de los proyectos de planificación                        participativa. Esta idea surge de nuestra experiencia como miembros del equipo OurCity                        y de un análisis de medios de comunicación impresos y textos digitales.  Palabras clave  Diseño participativo, inmigrantes, inclusión social, planificación, comunidad.    INTRODUCCIÓN  En nuestras ciudades, cada vez más diversas, tomar decisiones sobre temas                      importantes para el bien común no es una tarea sencilla, y menos aún cuando se trata de                                  planificación urbana, ya que ese es un campo en el que ideales supuestamente                          universales han sido cuestionados (Hracs y Massam, 2008). Las formas en que                        diferentes personas conciben, perciben y sienten el espacio urbano como ámbito común                        difieren entre sí. Hracs y Massam (ibíd.) sostienen que las conversaciones cívicas son                          fundamentales para negociar ideas y valores. La planificación puede acercar a las                        personas y hace posible la negociación (Forester, 2000; Sandercock, 2003). Asimismo,                      las coaliciones formadas para hacer planificaciones físicas y sociales tienen un gran                        potencial para desarrollar ámbitos interculturales (Sandercock y Attili, 2009). En esas                      coaliciones, personas y grupos diferentes construyen puentes de comunicación y                    entendimiento por medio de negociaciones continuas y a veces difíciles. El diseño                        participativo facilita la construcción de espacios en los que se pueden desarrollar las                          conversaciones cívicas y crea un entorno favorable para el entendimiento intercultural.                      En trabajos recientes se ha investigado sobre la implementación del diseño participativo                        en la planificación urbana y en el diseño de sistemas interactivos con el propósito de                              2 
  3. 3. facilitar la participación pública (Hornecker et al, 2002; Botero y Saad­Sulonen 2010;                        Bratteteig y Wagner 2012).  En Finlandia, la Ley de Uso de la Tierra y Edificación (Ministerio de Medio                            Ambiente, 1999) estipula que los planificadores urbanos deben consultar a los                      ciudadanos. En la mayoría de los casos, el Departamento de Planificación Urbana inicia                          y conduce esas instancias de consultas, que se conciben como presentaciones de planes                          definidos previamente, en las que solo unos pocos residentes participan y dan su                          opinión. El proceso de planificación no ofrece a los ciudadanos la posibilidad de aportar                            ideas al proyecto en sus etapas iniciales (Saad­Sulonen, Botero y Kuutti, 2012), ni de                            involucrar a la comunidad. Leikila, Fahenle y Galanakis (2013: 187­8) explican que los                          procesos de planificación urbana de Helsinki no satisfacen las necesidades que surgen                        como consecuencia de una creciente diversidad etnocultural.   Los miembros del equipo OurCity trabajamos en miras a la participación de la                          comunidad en las etapas iniciales del proceso de planificación urbana organizando                      talleres abiertos a los residentes de Meri­Rastila. OurCity comparte valores y visiones                        de otros proyectos urbanos participativos anteriores que empoderaron a ciudadanos                    marginados para que influyeran sobre el entorno en el que viven (Yan­Chi Kwok,                          2004). Adherimos a la agenda política que el diseño participativo comenzó en los años                            70 (Ehn, 1988) expresando argumentos democráticos a favor de la inclusión en el                          proceso de planificación. Estamos de acuerdo con Björgvinsson, Ehn y Hillgren (2012),                        quienes sostienen que el diseño participativo facilita la democracia agonística y la                        inclusión de las voces marginales. Asimismo, valoramos la teorización del diseño                      participativo que se elabora en relación con un contexto, más que la teorización                          abstracta. En ese sentido, el proyecto OurCity se centró en Meri­Rastila porque, a pesar                            de la oposición de los residentes, el Departamento de Planificación Urbana de Helsinki                          proyectaba un área nueva de viviendas que implicaría la destrucción de la cuarta parte                            de las tierras forestales de la región.    EL CASO DEL PROYECTO OURCITY  En 2012, un equipo independiente de especialistas que incluía arquitectos,                    diseñadores y trabajadores comunitarios de diversas nacionalidades se reunió para                    organizar el proyecto OurCity en Meri­Rastila. Alrededor del 28 % de los residentes no                          habla finés como lengua materna. Ese porcentaje es mucho mayor que en el resto de                              Helsinki (Helsinki ​kuntarekisteri​: ​Facta 2012). En el pasado, Meri­Rastila ha sido                      estigmatizada por tener habitantes de origen somalí (Galanakis, 2008). El equipo de                        OurCity advirtió que esa situación representaba una gran oportunidad para desarrollar                      una conversación cívica en esa área. Uno de los objetivos de OurCity era que los                              inmigrantes que residen en Meri­Rastila, a quienes no se suele escuchar, expresaran su                          opinión sobre la planificación del entorno en el que viven. El equipo se acercó a las                                partes interesadas, negoció colaboraciones e inició debates sobre el tema del espacio                        urbano. Sin embargo, salieron a la luz problemas relacionados con la accesibilidad a los                            servicios públicos (Fuad­Luke, 2012).   3 
  4. 4. La asociación de residentes Pro Meri­Rastila defendió las tierras forestales del                      lugar por medio de cabildeo, de asambleas y de manifestaciones con velas para reclamar                            y para difundir sus ideas sobre el futuro de la región. También se reunió con los                                planificadores urbanos para debatir los planes para el futuro. Los miembros de Pro                          Meri­Rastila identificaron rápidamente la oportunidad que representaba el proyecto                  OurCity y pidieron ayuda al equipo para elaborar un plan maestro alternativo al                          presentado por los planificadores urbanos, un plan que permitiera construir un área de                          viviendas para 2 000 personas, y a su vez evitara la destrucción de las tierras forestales.                              OurCity aceptó ayudar y de ahí que sostengamos que el plan maestro alternativo (PMA)                            fue una iniciativa impulsada por los ciudadanos. OurCity estipuló que el plan se                          elaborara como parte de un proceso de diseño participativo que integrara a los                          inmigrantes y otros residentes que generalmente tienen menor participación.  Los inmigrantes que residían en Meri­Rastila valoraban mucho los bosques y no                        querían que los destruyeran. No obstante, su participación en el debate sobre la                          planificación presentó muchas dificultades (Leikila, Fahenle y Galanakis, 2013). Dos                    arquitectos del equipo OurCity supervisaron a un equipo de diseño más numeroso                        conformado por estudiantes universitarios que elaboraría un PMA para Meri­Rastila.                    Llevamos a cabo una serie de talleres de diseño participativo con los residentes y, en                              conjunto con el equipo de estudiantes, analizamos los resultados de los talleres para                          determinar la elaboración del PMA. De esa manera, nuestro plan representaba las voces                          de un grupo amplio de residentes. Cuando terminamos de elaborar el PMA, los                          miembros del equipo OurCity decidimos dejar que el grupo Pro Meri­Rastila se lo                          apropiara y lo presentara ante la Junta de Planificación Urbana (JPU), que lo evaluaría.  El PMA se presentó ante la junta como alternativa al plan que habían propuesto                            los planificadores urbanos, pero los miembros de la junta votaron cinco a cuatro a favor                              de este último (Junta de Planificación Urbana, 2012). Posteriormente, el Fondo                      Finlandés para la Innovación (SITRA) financió un análisis comparativo del impacto                      ambiental de las dos propuestas. A pesar de que el análisis favoreció al PMA (Savisalo                              et al, 2013), la JPU votó nuevamente a favor de la propuesta oficial y el PMA fue                                  rechazado (Junta de Planificación Urbana, 2012b). Sin embargo, se les indicó a los                          especialistas del Departamento de Planificación Urbana de Helsinki que elaboraran una                      nueva versión de su plan que conservara el bosque como área recreativa. En ese                            contexto, nos preguntamos cómo perciben los medios de comunicación, las autoridades                      y los blogueros activos la participación de los residentes, incluidos los inmigrantes, en el                            PMA. Nos preguntamos cómo ha influido ese proceso participativo sobre la toma de                          decisiones. Con esas preguntas presentes, describiremos el proceso y expondremos los                      resultados.     EL PROYECTO OURCITY Y LOS TALLERES DE DISEÑO PARTICIPATIVO  Se invitó a los miembros de OurCity a participar en actividades y a organizar otras                              que incluyeran a los residentes (blog del equipo OurCity, 2012). En este artículo, se                            analizan tres talleres orientados a informar a los residentes sobre el diseño del PMA.                            Los participantes del primer taller fueron los quince miembros del grupo Pro                        Meri­Rastila. En el segundo taller, trabajamos con diecisiete alumnos de quinto grado y                          4 
  5. 5. su maestro de la escuela local. Aproximadamente, la mitad de los alumnos provenían de                            contextos multiculturales. En el tercer taller, se invitó a participar a todos los residentes                            y trabajadores comunitarios. Sin embargo, la invitación abierta no resultó suficiente.                      Enviamos invitaciones especiales a grupos y asociaciones de inmigrantes del lugar.                      Contratamos a un intérprete para que un grupo de mujeres somalís pudieran participar                          en un taller al que finalmente concurrieron treinta y cinco personas. Los objetivos de los                              primeros tres talleres eran, principalmente, los que siguen: alentar a los participantes a                          que usaran la creatividad y a que jugaran con arcilla, bloques LEGO y piezas de madera,                                a la vez que imaginaban escenarios posibles para Meri­Rastila; facilitar el debate sobre                          las propuestas formuladas por residentes del lugar, tanto autóctonos como inmigrantes                      y, por último, construir vínculos con residentes que, más adelante, definirían el diseño                          del PMA. En el cuarto taller, ocho miembros del equipo de diseño del PMA analizaron                              la información obtenida en los talleres previos en forma de videos, fotos y audios, y                              presentaron sus conclusiones. La idea de ​infilling urbano surgió a partir de esos talleres                            1 y se volvió el concepto de diseño fundamental para el PMA. Ese concepto fue una                              estrategia sólida para hacerle frente al plan urbano oficial. Poniendo en práctica la idea                            de ​infilling​, el PMA podría incluir la construcción de la mayoría de las viviendas nuevas                              propuestas por los planificadores urbanos, la zona tendría mayor densidad de población,                        podrían preservarse los espacios disponibles para nuevos servicios públicos, y las redes                        de servicios existentes no se verían perjudicadas. Además, y fundamentalmente, las                      tierras forestales estarían protegidas.   Los talleres resultaron especialmente útiles al comienzo del proceso de                    planificación. En esa etapa, los residentes participativos no fueron los únicos en                        expresar sus opiniones: el proceso estuvo abierto para aquellos que nunca habían                        formado parte de un debate público. Las mujeres somalís que participaron en el taller                            manifestaron la necesidad de un centro comunitario amplio para sus festejos y                        reuniones; esos pedidos se incluyeron en el PMA. Los talleres permitieron que los                          residentes involucrados desempeñaran un papel activo en las diversas etapas del proceso                        de diseño. Ese compromiso es evidente en la manera en que los residentes defendieron                            el PMA en los medios (tanto en debates que se generaron en blogs como en cartas                                enviadas a periódicos). Sostenemos que las ventajas principales del PMA fueron la                        preservación de las tierras forestales y los procesos de diseño participativo que                        incluyeron a los residentes del lugar.     LA TRIVIALIZACIÓN DEL PROCESO PARTICIPATIVO  En el transcurso del proyecto OurCity, extrajimos un total de 32 artículos de                          medios impresos en los que se hablaba de los planes propuestos para Meri­Rastila. A                            efectos de este trabajo, analizamos 23 artículos de medios impresos, 6 entradas                        importantes de blog, la documentación que recopiló el equipo de diseño sobre el plan                            maestro alternativo y las resoluciones de la JPU. Las entradas de blog se eligieron por                              1  El concepto de ​infilling​ hace referencia a un proceso de densificación en el que se prefiere el uso óptimo  de tierras libres o subutilizadas dentro de una área edificada más que la ocupación de áreas rurales o zonas  verdes en desarrollo contiguas a las ciudades. Este tema es abordado en profundidad en textos sobre  desarrollo urbano que no competen a este artículo.   5 
  6. 6. presentar numerosos comentarios de residentes (las 6 entradas incluían 218                    comentarios). Analizamos el material teniendo en cuenta dos preguntas: ¿el debate se                        generó en torno al proceso de diseño participativo?, y ¿cómo se describía ese proceso?   En el 28 % de los artículos se valoraba la participación de los ciudadanos. Solo en                              unos pocos de los artículos y comentarios de los blogs se mencionaba que había                            inmigrantes participando en la elaboración del PMA. En cuatro artículos se mencionaba                        que había inmigrantes participando en la propuesta, pero solo uno estaba en finés. El                            título en español de ese artículo hubiera sido "Lámparas y bloques LEGO para salvar el                              bosque. Los habitantes de Meri­Rastila caminan por el bosque y hacen artesanías para                          defenderlo". En ese texto, se hacía referencia al facilitador del taller como "coordinador                          de artesanías", a pesar de que no se trataba de una actividad de artesanías. En el mismo                                  artículo se mencionaba la participación de mujeres somalís, pero solo de manera                        anecdótica; no se interpretaba esa participación como una muestra positiva de inclusión                        social (Hakkarainen y Vanninen, 2012). Por estas razones, concluimos que los métodos                        participativos que pusimos en práctica fueron presentados de manera muy poco                      satisfactoria.  Ni la JPU, ni los medios de comunicación destacaron el valor del PMA en cuanto                              propuesta que conllevaba un proceso de planificación democrático. En el material que                        analizamos, se consideraba que el PMA era importante ante todo porque protegía las                          tierras forestales (70​​%), luego porque fomentaba la participación de los ciudadanos                      (45 %) y finalmente porque la constitución del equipo OurCity era multicultural (10 %).                        Cuando los autores de las fuentes mencionadas hacían referencia al contexto de                        procedencia de los involucrados, se referían a los miembros de OurCity como                        "internacionales", mientras que, para nombrar a los residentes extranjeros de                    Meri­Rastila, utilizaban el término "inmigrantes". De un total de 218 comentarios                      escritos en respuesta a las 6 entradas de blog, el 25 % se refería al PMA en términos del                                    beneficio de proteger el bosque; solo el 2,7 % se refirió a la propuesta destacando lo                              valioso que es el hecho de que los residentes del lugar estén representados; ​ninguno de                              los comentarios se refería al hecho de que la elaboración del plan era un proceso que                                involucraba a residentes extranjeros. El PMA describía de manera efectiva la propuesta                        de planificación por medio de planos arquitectónicos y de un informe de 39 páginas. El                              2 proceso de diseño participativo que incluía a los residentes está descrito en la página                            ocho de ese documento. Al parecer, esas explicaciones no fueron suficientes para                        comunicar a las autoridades y al público general el valor de la participación de los                              residentes de la región, en especial de los inmigrantes, en el proceso de planificación.  Shuler y Namioka (1993) sostienen que las personas que se vean afectadas por                          una decisión o un acontecimiento deberían tener la oportunidad de influir sobre esa                          decisión o acontecimiento. Para que eso suceda, la sociedad tiene que adherir a la                            participación abiertamente. Asimismo, las iniciativas participativas que convoquen a                  diversos interesados deben ser visibles en el resultado final en la medida en que tengan                              un impacto en la toma de decisiones. El proyecto OurCity concibió un proceso                          participativo en el que residentes autóctonos e inmigrantes expresaron sus                    preocupaciones. Esa etapa participativa no fue reconocida ni analizada una vez                      2  ​http://meidankaupunki.wordiseño  participativoress.com/alternativemaster­plan/a3­book­and­exhibition­panels/ 6 
  7. 7. completo el objeto de diseño, en este caso, el PMA. Por lo tanto, sostenemos que el                                objeto de diseño fue concebido de manera relativamente aislada del proceso                      participativo que implicaba.    ANÁLISIS  Hay muchas razones por las que el proceso de diseño participativo se percibió                          como separado del objeto de diseño. Uno de los motivos puede ser el hecho de que no se                                    haya logrado mostrar más eficazmente la interconexión entre la participación de los                        ciudadanos y el producto final; otra razón puede ser que quizás a los diseñadores que no                                tienen capacitación en materia de diseño participativo les es difícil valorar ese tipo de                            iniciativas. En nuestra experiencia, esa dificultad se ve especialmente en arquitectos y                        planificadores urbanos. De hecho, no sería inapropiado decir que subestimar la                      participación de los residentes en el PMA es indicativo de prácticas de planificación                          tradicionales aún vigentes (ver Scott­Brown, 2009). También reconocemos que, para                    lograr que hubiera reciprocidad y confianza entre todos los participantes de los procesos                          de diseño participativo, se habría necesitado más tiempo que el período predeterminado                        de un año concedido al proyecto OurCity. Más aún, a pesar de que trabajamos con                              mucha dedicación en el proceso de diseño participativo y en la inclusión de la                            comunidad, no logramos defender adecuadamente la participación de los residentes al                      momento de tomar las decisiones centrales que concernían al PMA. Finalmente, el                        proceso de diseño participativo, como también su impacto en la elaboración del PMA,                          fueron subestimados.  Podríamos preguntarnos, entonces, de qué sirve que los ciudadanos participen si                      esa participación casi no obtiene reconocimiento y si la distribución de poder que                          requiere parece inalcanzable. Dentro del círculo de defensores del diseño participativo,                      seguimos creyendo en su valor. Sin embargo, en muchos casos, el público general y las                              autoridades aún lo perciben como un gesto "benévolo", más que como un proceso de                            diseño integral. Si no se lo valora debidamente, el diseño participativo no afecta la toma                              de decisiones. Creemos que es una situación desafortunada para la comunidad                      involucrada. Por lo tanto, proponemos el uso de etiquetas de estándar ISO especiales                          3 que certifiquen los proyectos en los que se aplique el diseño participativo. De esa                            manera, cualquiera podría corroborar que un proyecto de cualquier ámbito, desde                      desarrollo urbano hasta producción industrial, pone en práctica procesos de diseño                      participativo que realmente involucren a los usuarios finales.     CONCLUSIONES  El hecho de que el PMA fue una propuesta impulsada por residentes y planificada                            con la colaboración de algunos de ellos se vio aplacado por la preocupación por salvar                              las tierras forestales. Idealmente, esos dos componentes deberían favorecerse entre sí.                      Con el PMA, el proyecto OurCity influyó en la toma de decisiones. Alcanzamos nuestro                            3 ​International Organization for Standardarization. 7 
  8. 8. objetivo de dar un ejemplo de ciudadanos y profesionales independientes que generan e                          implementan nuevas ideas. Asimismo, concordamos con Nuojua et al. (2008) en que se                          necesitan nuevos métodos de participación pública para que los procesos de                      planificación urbana sean más democráticos. También se requieren métodos que                    vuelvan visibles los procesos participativos en todas las etapas de toma de decisiones en                            planificación urbana.   Los diseñadores pueden presentar sus resultados finales de muchas maneras:                    vistas aéreas o en perspectiva, planos y maquetas en escala, o representaciones digitales;                          todas sirven para describir las propuestas en términos del resultado final. Sin embargo,                          ninguno de esos formatos da cuenta de los procesos de diseño participativo ni muestran                            lo rico, ni lo caótico, de la participación de la comunidad. Existen pruebas de que ciertos                                métodos de mapeo promueven la participación pública en la toma de decisiones (Latour                          y otros, 1992; Sieber, 2006). Si el diseño participativo fuera incorporado de manera                          convincente en la planificación urbana, se beneficiaría en gran medida de esos métodos                          de mapeo. Desafortunadamente, en la planificación urbana tradicional, se sigue                    subestimando al diseño participativo y, por lo tanto, se considera innecesario representar                        los procesos involucrados. En las circunstancias descriptas, como diseñadores, debemos                    reformar nuestras herramientas de visualización para visibilizar los procesos de diseño                      participativo en el resultado final. El uso de una etiqueta de estándar ISO que certifique                              el diseño participativo otorgaría un valor agregado al plan maestro que impulsaron los                          residentes y que se realizó con su colaboración. Tomar decisiones de manera                        responsable en una ciudad requiere procesos de planificación que contemplen en mayor                        medida las necesidades de los ciudadanos y la participación ciudadana. Por lo tanto, es                            hora de que los defensores del diseño participativo en el campo de la planificación                            urbana tengan ​sisu​ (“perseverancia” en finés) y se animen a más.     AGRADECIMIENTOS  Queremos agradecer a todos los residentes de Meri­Rastila, a nuestros colegas del                        proyecto OurCity, a la ciudad de Helsinki, Capital Mundial del Diseño 2012, y a la                              Academia de Finlandia (Decisión N° 137954) por su apoyo a este proyecto.    REFERENCIAS  BLOG DEL PROYECTO OURCITY, «Alternative Master Plan». ​http://bit.ly/1kYpLdf                [Consulta: 24 de febrero de 2014]  BOTERO, Andrea y Joanna SAAD­SULONEN, «Enhancing citizenship: the role of                    in­between infrastructures», Actas de la 11° Conferencia de Diseño Participativo,                    EE.UU., 2010, pp. 81­90.  BRATTETEIG, Tone e Ina WAGNER, «Disentangling power and decision­making in                    participatory design», Actas de la 12° Conferencia de Diseño Participativo,                    Volumen 1, 2012, pp. 41­50.  CITY PLANNING BOARD [Junta de Planificación Urbana], Actas de la reunión, 8 de                          mayo de 2012. ​http://bit.ly/1f5FgLd​ [Consulta: 20 de febrero de 2014]  8 
  9. 9. CITY PLANNING BOARD [Junta de Planificación Urbana], Actas de la reunión, 5 de                          noviembre de 2013. ​http://bit.ly/1diseño participativoIY5Y [Consulta: 20 de                febrero de 2014]  EHN, P., ​Work­Oriented Design of Computer Artifacts​, Estocolmo, Arbetslivscentrum,                  1988.  FORESTER, J. F., ​The Deliberative Practitioner. Encouraging Participatory Planning                  Processes, ​Cambridge (Massachusetts) y Londres, The MIT Press, 2000.  FUAD­LUKE, D., ​How Was It for You? ​[en línea], OurCity ­ OutReach y la ciudad de                                Helsinki, 2012. http://bit.ly/1mUmlNi [Consulta: 26 de febrero de 2014]  GALANAKIS, M., ​Space Unjust. Socio­spatial Discrimination in Urban Public Space ­                      Cases from Helsinki and Athens​, University of Art and Design Helsinki,                      Jyväskylä, Gummerus, 2008.  HAKKARAINEN, K. y VANNINEN A., «Lyhdyin ja Legon metsä puolesta.                    Meri­Rastila väki kävelee ja askartelee metsän puolesta», ​Helsingin Sanomat,                  2012.  HELSINGIN KUNTAREKISTERI [Registro municipal de Helsinki], ​Facta 2012​:                http://bit.ly/1gQqn1M  HORNECKER, Eva; Hal EDEN y Eric SCHARFF, ​«"In MY situation, I would dislike                          THAAAT!" Role Playing as Assessment Method for Tools Supporting                  Participatory Planning», Actas de la 7° Conferencia de Diseño Participativo, 2002,                      pp. 243­247.  HRACS, J. B. y MASSAM, H. B., «Places/Spaces of celebration and Protest:                        Citizenship, Civic Conversations and the Promotion of Rights and Obligations»,                    Canadian Journal of Urban Research​, 2008, Volumen 17, pp. 63­81.  LAND USE AND BUILDING ACT [Ley de uso de la tierra y edificación], traducción                            no oficial al inglés, 1999. ​http://bit.ly/NuzA7L​ ​[Consulta: 20 de febrero de 2014]  LATOUR, B., MAUGUIN, P. y TELL, G., «A Note on Socio­Technical Graphs«,                        Social Studies of Science​, 1992, Volumen 22, pp. 33­57.  LEIKKILÄ, J., FAEHNLE, M. y GALANAKIS, M., «Urban Nature and Social                      Diversity Promoting Interculturalism in Helsinki by Planning Urban Nature»,                  Urban Forestry & Urban Greening​, 2013, Volumen 12, N°2, pp. 183­190.  NUOJUA, J., JUUSTILA, A., RÄISÄNEN, T., KUUTTI, K. y SOUDUMSAARI, L.,                      Proceedings of the PDC 2008​, pp. 274­277.  SAAD­SULONEN, Joanna; Andrea BOTERO y Kari KUUTTI, «A long­term strategy                    for designing (in) the wild: lessons from the Urban Mediator and traffic planning                          in Helsinki», Actas de la Conferencia de Diseño de Sistemas Interactivos (DIS),                        Universidad de Newcastle, 2012, pp. 166­175.  SANDERCOCK, L. y ATTILI, G., «Towards a Cosmopolitan Urbanism: From Theory                      to Practice», en L. Sandercock y G. Attili (eds.), ​Where Strangers Become                        Neighbours, ​Springer Science + Business Media, 2009, pp. 192­229.  SANDERCOCK, L., ​Cosmopolis II Mongrel Cities in the 21st Century​, Continuum,                      Londres y Nueva York, 2003.  SAVISALO, A., TVRDÝ, J., PARTANEN, J. y RAPOLA, E., «Rastilan                    vaihtoehtotarkastelu», FCG suunnittelu ja tekniikka OY, 2013.              http://bit.ly/1naHyzo​ [Consulta: 21 de febrero  de 2014]  SCOTT BROWN, D., «Urban design at fifty. A personal view», en Kriegery A. y                            Saunders W. (eds.), ​Urban Design​, Minnesota, Imprenta de la Universidad de                      Minnesota, 2009, pp. 61–87.  9 
  10. 10. SHULER, D. y NAMIOKA, A. (eds.), ​Participatory Design. Principles and Practices,                      Hillsdale, Lawrence Earlbaum Associates, 1993.  SIEBER, ​Renee, «Public participation Geographic Information Systems: A Literature                  Review and Framework», Anales de la Asociacion de Geografos Americanos,                    Volumen 96, N°3, 2006, pp. 491­507.  YAN­CHI KWOK, Jackie, «TheWeight of Space: Participatory Design Research for                    Configuring Habitable Space of New Arrival Women in Hong Kong», Actas de la                          8° Conferencia de Diseño Participativo, 2004, pp. 183­192.    10 

×